Blogs

A Sergio lo que es de Sergio

Quién sabe si aquella derrota ante Francia sirvió para convencer a Pau Gasol de acudir a este Eurobasket y prolongar una carrera extraordinaria con el equipo nacional. Quién sabe también si aquella derrota sirvió para valorar dentro del grupo todo lo que había aportado Scariolo y quizás lo poco que se le había reconocido. Lo único cierto es que este título europeo conseguido por España es de un mérito extraordinario en fondo y forma.

Los primeros minutos de la Final contra Lituania han mostrado cierta falta de tensión en ambos equipos, como si estuvieran vacíos después de dos semifinales tan duras y exigentes en el plano físico y mental. En este entorno, España ha jugado con mucha más seguridad por la experiencia de sus jugadores y, sobre todo, por la fiabilidad de contar con unos tipos que están más habituados a levantar títulos que los lituanos. Más allá del efecto “Gasol”, cuyo dominio en este Eurobasket tiene escasos equivalentes en la historia, España ha marcado diferencias por la generosidad con la que ha jugado, representada como nadie por Sergio Rodríguez y Sergio Llull, en su  mejor actuación conjunta del campeonato.

No creo que haber sido el único que ha pensado que España ya había hecho lo más difícil antes de la final. Esta impresión también ha sido compartida por españoles y lituanos durante todo el partido. Los de Scariolo han demostrado nuevamente su capacidad para adaptarse a lo que pedía cada instante. Quizás,  de los últimos cinco partidos, éste era el encuentro donde su desenlace dependía en mayor medida de lo que hicieran los jugadores españoles. Por lo menos,  algo así parecía también que pensaban los lituanos, presos de una cierta resignación desde el momento en que España “rompió” el encuentro en los primeros minutos.

La Final ha sido un digno colofón a la brillantez con la que Sergio Scariolo ha manejado al grupo y a ciertas decisiones tácticas que ayudaron a incrementar el rendimiento del colectivo.

- El rol de los “Sergios”. Tras el “experimento” de hacerles coincidir en el quinteto titular frente a Serbia, Scariolo ha optado por dar continuidad a la rotación de Llull y Rodríguez en el Real Madrid, haciéndoles coincidir en momentos concretos, habitualmente trascendentes y permitiendo comenzar de titular a Sergio Llull para intentar no “meter” en el partido a los bases rivales y aprovecharse de la habitual efervescencia inicial del balear.

-  Proteger y reforzar a Mirotic. El rendimiento de Mirotic ha crecido junto al del equipo. Scariolo le ha ayudado con el seguro que siempre es contar con Felipe Reyes y la solidez defensiva que éste aporta en muchos momentos. Lo mejor de Mirotic con España está por llegar y ésta experiencia hará crecer como jugador de enorme talento y que, tácticamente, ha tenido también algo que ver en los espacios que ha propiciado para Pau Gasol.

- Pau y a través de Pau. El enorme rendimiento de Gasol viene también provocado por una buena disposición táctica del equipo, especialmente en la ocupación de espacios y movimiento del resto de los jugadores. En anteriores experiencias, el juego interior de España fue más previsible y menos “rico” por las dudas del resto de jugadores en cuánto a cómo moverse cuando el balón estaba en situaciones cercanas.

- Descubrimiento Claver. Víctor Claver jugó toda la preparación en la posición de “cuatro”. Valoro por eso mucho más la aportación que ha tenido como “tres” en los partidos decisivos. Scariolo rectificó a tiempo un déficit evidente, el físico de nuestro juego exterior, necesitado de piernas y centímetros que limitaran a los rivales y echasen una mano en el rebote. Está en las manos y, sobre todo, en la cabeza, de Claver que este Eurobasket signifique en su carrera algo más que un título.

- Adaptarse y crecer. Valoro mucho de todos los éxitos de Scariolo en la selección su capacidad para hacer crecer al equipo a medida que la competición avanzara. El patrón de este Campeonato de Europa tiene matices similares a otros anteriores con el técnico italiano. No se puede dudar de la buena planificación, capacidad de adaptación y  preparación de los partidos que han realizado el técnico italiano y sus colaboradores.

La presencia de España en los Juegos Olímpicos de Río como Campeona de Europa es extraordinaria para nuestro deporte y será, esta vez, sí, el  broche de oro a una  generación irrepetible. Al frente de ellos estará un técnico que ya forma parte de la historia del baloncesto de nuestro país. Scariolo ha sido muchas veces criticado y casi siempre poco reconocido, lo cierto es que ha encontrado en este Eurobasket  y en las circunstancias que rodeaban a España un estímulo ideal para reencontrarse consigo mismo y aprovechar su experiencia y conocimiento de las peculiaridades del grupo para sacar la mejor versión de sí mismo.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Deja tu respuesta