Blogs

El caso Mirotic

Nikola Mirotic ha vuelto a disponer de minutos en el último partido de Chicago Bulls y se ha destapado con uno de sus mejores partidos del curso en la victoria de su equipo frente a los Hornets. A pesar de esta actuación es evidente que hay “caso Mirotic” y que el jugador de origen montenegrino no goza de la total confianza de su entrenador que durante varios partidos ha mantenido a Mirotic sin jugar e incluso fuera de la convocatoria.

Vaya por delante que las condiciones de Mirotic le dan, no sólo para jugar, sino para ser pieza importantísima en estos Bulls de Fred Hoiberg. Si hablamos de condiciones, no tengo muchas dudas. Si nos fijamos en el rendimiento, ¿es tan ilógico que Hoiberg empiece a mirar hacia otro lado?. Seguramente también, si la alternativa es Lauvergne, pero son tantas las condiciones del ala-pívot que conviene enfocar el asunto desde el prisma de la exigencia más que el de la condescendencia.

No se ha observado una gran evolución en el juego de Mirotic desde su llegada a la NBA. Hace igual o algo peor aquello que ya dominaba cuando jugaba con el Real Madrid y no ha dado un paso adelante en aquellos aspectos del juego en los que tenía más margen de mejora (defensa y consistencia fundamentalmente). Mirotic sufre en sus carnes ese proceso de especialización al que son reducidas muchas piezas en la NBA. De ser un “cuatro” con capacidad para tirar, ha pasado a ser un “cuatro” tirador. La diferencia es notable y nada trivial, máxime cuando el talento de Mirotic le da para bastante más. Lo cierto es que Mirotic juega como un  especialista en el tiro de tres (más del 60% de sus tiros son de tres puntos frente al 50% de su primera temporada en los Bulls) que apenas supera el 30% de acierto en este tipo de lanzamientos. Es una pena que un tipo con habilidad para jugar en el poste medio, que siempre ha demostrado ambición para capturar rebotes y que conoce el juego como para promediar más de 1 asistencia en 22 minutos de juego, se reduzca de esa manera.

Es probable que estemos ante un momento muy puntual dentro de la trayectoria profesional  de Mirotic. Me consta que es un tipo muy profesional y comprometido y se supone que los mejores años de su carrera están por llegar. Veremos si la medida de Hoiberg de no concederle minutos se vuelve a repetir y cómo afecta a su posible continuidad o no en los Bulls.

Suena bien un cambio de equipo para Mirotic pero no será suficiente si no viene acompañado de un cambio de mentalidad. El proceso de evolución de los jugadores no sólo afecta a su parte técnica y táctica sino también a su grado de competitividad y rebeldía ante los momentos adversos.  Mirotic está ante un gran reto para superar dudas que le vienen acompañando desde que jugaba en el Real Madrid cuando Felipe Reyes era el que disputaba los  minutos trascendentes de los partidos. Por edad, condiciones y capacidad de trabajo no se puede mirar al futuro de Mirotic más que con optimismo, sobre todo si acierta en pensar que no todo pasa por su “mano” sino por su cabeza. Cometería un error Mirotic si decide jugarse su carrera exclusivamente a su porcentaje en el tiro de tres puntos. Seguro que le  dará para tener buenos contratos y para tener momentos de gloria, pero no dejaría de ser un gran ejercicio de conformismo.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta