Blogs

El vuelo de Irving

Kyrie Irving quiere irse de los Cavaliers, alejarse de Lebron James y liderar un proyecto. Da igual, ganador o perdedor, por lo que parece, sino sentirse principio y fin de algo y no mero escudero de uno de los mejores jugadores de la historia.

Reconozco que la decisión me ha extrañado porque, a priori, hay muy pocos destinos mejores que los Cavaliers en estos momentos. No formo, por tanto, parte de ese grupo que ha asumido los deseos de Irving como algo previsible aunque entiendo que el base de origen australiano quiera explorar nuevos límites en su juego.

Para entender las posibles causas que han llevado a Kyrie Irving a solicitar su traspaso no hay mejor escenario que la pasada final de la NBA. En un lado, los Golden State Warriors fueron capaces de sumar el talento de sus piezas en beneficio del colectivo. Varias canastas llegaron por conexiones entre Durant y Curry y muchas más fueron generadas por la capacidad de pase de Thompson y Green y la exploración de los beneficios de un buen juego sin balón de sus compañeros. Durant anota creándose sus tiros y después de trabajar sin balón. En el  otro lado, el habitual plan de los Cavaliers, con Lebron James generando y muchos jugadores abiertos a la expectativa de beneficiarse de la buena capacidad de pase del genio de Akron. Mientras, Kyrie Irving, cada vez que recibe el balón atacó el aro mediante situaciones de aclarados. A veces tuve la sensación de que juega con cierta urgencia y necesidad de lanzar porque piensa que si la suelta no volverá a recibir. Eso explica que sea uno de los bases con peor ratio de asistencias por minuto y que lance a canasta tanto o más que el “Rey”.  Pero no parece un tema de tiros a canasta, sino de tiempo con el balón en las manos. Desconozco la química personal entre los jugadores de los Cavaliers, deportivamente no hay ningún matiz destacable que permitiera pensar que es un equipo trabajado.

En honor a la verdad, el plan de los Cavaliers no difirió mucho respecto al que les otorgó el título con dos matices absolutamente diferenciales en contra, su defensa en 2017 ha sido una broma, empezando por la de Irving y James y enfrente los Warriors tenían sangre en los ojos y a un tal kevin Durant en sus filas.

Irving sabe que jugando con Lebron James nunca ejercerá de base a tiempo completo y quiere explotar al máximo esa habilidad que le permite ser uno de los mejores jugadores de uno contra uno de la competición. En tiempos donde está de moda la unión de súper héroes, Irving huye de la compañía del más poderoso simplemente porque piensa que éste le aleja de algo que parece valorar más que los anillos e incluso el prestigio, el balón.

La decisión de Irving me gusta por su evidente arrojo y riesgo y me inquieta por ese tufillo que desprende  cierta soberbia. El traspaso de Irving traería un candidato más al MVP y uno menos para el título además de la respuesta final a cuánto impedía Lebron James el vuelo de Kyrie Irving, o ¿quizás le ayudaba?.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta