Blogs

Un “agradable” mal rato

Un pasito más de España hacia la lucha por las medallas en un partido poco vistoso contra Turquía. Los 17 puntos de diferencia final no reflejan la dureza de un partido, tácticamente dominado por Turquía durante algunos momentos, y que la selección española ha sacado adelante por experiencia, tranquilidad y, fundamentalmente, por calidad.

El mensaje de Sergio Scariolo respecto a cómo determinará el rendimiento defensivo la suerte de España en el Eurobasket parece haber calado en el equipo y este duelo de octavos de final reforzará la confianza de sus jugadores en esta faceta de juego. Se percibe una buena preparación de los partidos y una buena disposición para que cada jugador haga lo que tiene que hacer e incluso algo más. Es cierto que en algún momento ha faltado algo de solidez en el control del rebote defensivo pero también condicionado por la movilidad y agresividad de los exteriores turcos atacando el aro.

Como decíamos, la propuesta de Turquía ha exigido a España al máximo. Los turcos ayudaron con criterio sobre los Gasol y, sobre todo, evitaron que recibieran en buenas posiciones. Se ha echado de menos mayor agresividad de Pau Gasol para trabajar posiciones más cercanas cuando le ha defendido Osman y una mejor ocupación de los espacios para encontrar mejores posiciones de pase y tiro. En general, a pesar de que España siempre ha llevado la iniciativa, el partido transmitía más la sensación de que estaba en el ritmo y propuesta que pretendían los turcos que, eso sí, más allá de su corazón han demostrado que han acudido con un equipo justo de talento y profundidad.

Disminuida la producción anotadora de los Gasol por el buen trabajo colectivo turco, España se ha apoyado en el rendimiento de sus bases para consolidar sus ventajas y confirmar su victoria. El matiz de este Eurobasket es que, seguramente, es la primera competición en que Ricky Rubio y Sergio Rodríguez comparten un momento óptimo de confianza que se refleja en que los dos aportan en aquellos aspectos en los que menos se les espera. Espoleado por el mensaje que manda Rubio en los minutos iniciales, el “Chacho” muestra una buena actividad defensiva que completa con su habitual descaro y personalidad en ataque. Dado que el día no estaba para que Pau  y Marc Gasol pudieran recibir con comodidad, Sergio Rodríguez ha tomado el mando anotando y poniendo en juego a los hermanos a través de brillantes pases jugando “pick and roll”. Rubio ha aportado su habitual actividad defensiva y puntos muy valiosos exhibiendo, como en todo el Eurobasket, mayor confianza en su lanzamiento donde está aprovechando el tiempo que le concede el scouting rival y la calidad de los pases de sus compañeros.

La victoria frente a Turquía no ha sido brillante pero sí que es de las que refuerza a los equipos porque ha superado un buen planteamiento y ha permitido exhibir varios de los recursos que se suponen. Scariolo ha acertado ajustando la defensa apostando por Juancho Hernangómez durante varios minutos en la posición de “cuatro” al igual que en jugar los minutos decisivos con sus dos bases en pista porque también el encuentro ha confirmado que se echan de menos generadores de ventajas exteriores con el dribling. España pasa a cuartos de final después de un partido duro y lo más importante, útil, que deja como principal aspecto de mejora el juego en contraataque y llegada, aspectos en los que el grupo siempre ha mostrado disposición y clarividencia.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Deja tu respuesta