Blogs

Cómo encajar a un gigante

El fichaje de Walter “Edy” Tavares por el Real Madrid es un buen movimiento del conjunto blanco. Por edad, su condición de cupo y capacidad de progresión se me ocurren pocas incorporaciones accesibles mejores que el jugador nacido en Cabo Verde.

Tengo mucho interés en ver cuál es el proceso de adaptación e integración de Tavares al Real Madrid en una época en la que el “juego” mira con cierta desconfianza y aire sospechoso a piezas que en tiempos, no tan lejanos, eran más codiciadas. Tavares es un jugador bastante móvil para su estatura, algo muy apreciado por Pablo Laso, y puede ayudar a solventar algunas carencias que exhibe el equipo, esto es, proteger su aro en defensa y recursos para conseguir canastas de alto porcentaje que rodee a un grupo en el que cada vez menos jugadores atacan el aro con decisión.

Para que la importante apuesta por Tavares se traduzca en algo positivo es importante que se ajusten las expectativas y que Pablo Laso y su equipo técnico identifiquen con clarividencia el potencial de un jugador así. Tavares no ha tenido oportunidades en la NBA porque en el baloncesto actual se pregunta antes a quién puede defender Tavares que quién puede detener a un tipo de 2,20 si se le alimenta correctamente de balones cerca del aro. Como en  muchos aspectos, manejar con equilibrio esta dualidad determinará el nivel de las respuestas.

Si ha habido un entrenador en España que ha entendido como nadie el valor de los centímetros ha sido y es Aíto García Reneses. El trabajo del actual técnico del Alba Berlín da pistas interesantes para explotar y hacer progresar a jugadores del perfil de Tavares.  Contra la idea general de “acampar” a estos gigantes debajo del aro en defensa, Aíto obligaba a Dueñas, Porzingis, Gasol y el propio Tavares a defensas agresivas en el pick and roll, alejadas del dogma, pero muy útiles para el desarrollo de los jugadores y por el mensaje de actividad que transmitía al equipo.

 La constitución física de Tavares nos hace pensar en alguien para utilizar en tres o cuatro rotaciones de cinco o seis minutos. Para sacar lo mejor de él es importante que en ese tiempo tenga un verdadero impacto en el juego. Tavares todavía no tiene muchos recursos para generarse sus propias canastas si no recibe muy cerca del aro por lo que es importante que tácticamente se trabajen situaciones previas para que pueda recibir con ventaja y en la posición adecuada. El talento de los “pequeños” del equipo hará que rápidamente  interpreten la atención que genera en las continuaciones después de bloqueo.

Hay que tener un punto de paciencia con Tavares. Viene de una  época con poco estímulo competitivo y aterrizará en dos competiciones con una exigencia tremenda que, en algún caso, son desconocidas para él. El Real Madrid, como todos los equipos de Euroliga afronta una exigencia tremenda pero tanto plantilla como aficionados deben pensar que Tavares tiene  condiciones para ayudar desde el primer día pero su mayor valor viene determinado por lo que puede llegar a ser a medida que vaya acumulando experiencias, y tanto él como los que le rodean, sepan entender todo su potencial.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Deja tu respuesta