Blogs

Archivo de la categoría ‘Alberto Díaz’

“Keep calm” and Suárez

Jueves, 6 Abril 2017

Unicaja de Málaga jugará la próxima edición de la Euroliga después de proclamarse campeón de la Eurocup. La serie ha tenido algunos momentos de buen baloncesto (especialmente en los dos primeros partidos), grandes detalles tácticos y varios mensajes contundentes de cómo la mentalidad y el convencimiento son aspectos decisivos para resolver competiciones de este nivel.

El plan. Insistía Joan Plaza en muchos tiempos muertos a sus jugadores sobre la necesidad de mantener la calma. El técnico catalán avisó de sus intenciones antes de la serie, el objetivo era llegar vivo a los minutos finales de la misma. Por un momento, pareció que no lo lograría pero sus jugadores siguieron su plan y lograron que el factor cancha pasara a ser una losa para los valencianos. Plaza bajó las revoluciones del partido conocedor de que en una batalla a campo abierto tenía poco que ganar. Unicaja apostó por ataques largos, no necesariamente con mucha circulación de balón y por aprovechar momentos de inspiración de algunos de sus jugadores. La idea partía de intentar incomodar a Valencia impidiendo que anotara canastas fáciles, obligando a que dependiera demasiado de su tiro exterior y que el partido fuera a pocos puntos. La superioridad en el juego interior de los valencianos no fue tal por el buen trabajo defensivo planteado por Plaza y por la superioridad de la pareja Brooks/Suárez sobre la dupla Thomas/Sikma, una de las claves del desenlace

Para que la apuesta saliera bien influyeron principalmente dos aspectos. El primero de ellos la ansiedad de Valencia Basket a partir del momento en que vio que su margen se reducía en el último cuarto. Un ataque fue el más significativo en este sentido, con cuatro tiros seguidos de los de Pedro Martínez después de imponer su físico en el rebote de ataque. Cada tiro de ese ataque llevaba más miedo en el vuelo que el anterior, demostrando que querían cerrar el partido rápido porque empezaba a ser una molestia cada segundo de más que pasaban en la pista.

El primer jugador de Unicaja que leyó el mensaje fue Carlos Suárez. No discutiré el MVP a la voluntad y acierto de Alberto Díaz pero el lenguaje corporal de Suárez, su determinación y esfuerzo en los peores momentos de su equipo y la manera de conducir con su actitud la remontada, fueron realmente emocionantes. A lomos de los huevos (con perdón) de Suárez, de los tiros de Díez y Smith y ayudados por el bloqueo de Valencia expresado en la dificultad para anotar desde fuera o por hacer llegar el balón en buenas condiciones a Dubljevic, Unicaja se llevó una victoria que tuvo parte de su origen en las dos eliminatorias previas también con el factor cancha en contra. Suárez apenas anotó, pero nunca asumió la derrota, afrontó retos diversos en defensa y con su actitud de no rendirse obligó a muchos de sus compañeros a seguirle para no delatarse.

Valencia Basket echó en falta un líder en los momentos decisivos, alguien a quién no le quemara el balón en los momentos decisivos. Los de Pedro Martínez no lograron salir del ritmo bajo al que les llevó Unicaja pero aun así tuvieron momentos para “matar” la Final. No sé si a alguien más le pasó pero en esos momentos finales eché particularmente en falta al lesionado Diot. El equipo valenciano tiene un reto mayúsculo de aquí a final de temporada, la Euroliga es un objetivo al alcance de la mano aunque para lograrlo deberán superar las heridas que deja una derrota de este tipo. Por trayectoria y nivel de juego en los últimos tiempos, no hay duda de que ese lugar en la máxima competición europea es del todo merecido para este grupo.

Ocultos..pero no tanto

Lunes, 7 Marzo 2016

Camuflados por la dinámica de sus equipos, varios jugadores de la Liga Endesa están dando un paso adelante en su rendimiento. Algunos de ellos ya venían avisando de sus posibilidades en temporadas precedentes, otros han superado las previsiones más optimistas que se podían haber realizado allá por el mes de octubre. En todos los casos, su mérito es grande por lo complicado que supone no verse afectado por inercias negativas y asumir el rol que su equipo precisa. Más allá de que la temporada de sus equipos no sea quizás la esperada, no parecen estos jugadores los principales culpables de este hecho.

Santiago Yusta era uno de los referentes del Real Madrid junior que arrasó en España y Europa los dos últimos años. La apuesta de Río Natura Monbus Obradoiro parecía más pensada a largo plazo pero el impacto de Yusta se dejó notar desde las primeras jornadas. Superados unos partidos más grises, Yusta se está ganando su espacio en el equipo gallego a base de energía, actividad y mucho, mucho atrevimiento. Su capacidad atlética le ayuda a estar preparado para la exigencia de la competición, aún tiene margen de mejora en su lanzamiento y en la toma de decisiones pero no parece nada arriesgado predecir que será un jugador que destacará muchos años en esta competición tan exigente.

Dentro de la decepcionante temporada de Movistar Estudiantes, Jaime Fernández es una de las noticias positivas por su implicación y por la mejora en aquellos aspectos que su juego más demandaba. Fernández, sobre el que siempre ha pesado la sombra de ser un escolta en el cuerpo de un base, ha aprovechado sus experiencias como Director de Juego para enriquecer su capacidad para elegir la mejor opción y “comunicarse” mejor con sus compañeros. La presencia de Laprovittola consolida en el equipo colegial la tendencia cada vez más imperante de jugar con dos jugadores creativos simultáneamente. El base argentino hace que Fernández se encuentre más cómodo y que el equipo se aproveche de su verticalidad a la hora de buscar la canasta. Aún así, Estudiantes necesitará otro paso adelante de más jugadores para lograr salvar la categoría.

Cuando se confirmó que Alberto Díaz formaría parte de la plantilla definitiva de Unicaja en ningún momento pensé que tendría un papel importante en el grupo. Creo que no fui el único que lo pensó pero por eso mismo valoro en gran medida la madurez y sobriedad que está demostrando Díaz en un grupo muy tocado en su ánimo. Díaz se merece cada minuto que juega si bien su presencia en cancha desnuda el bajo rendimiento de otros jugadores llamados a ser referentes del equipo. Díaz no destaca por su talento ni por su creatividad pero es más que correcto en muchos aspectos del juego y, sobre todo, es un tipo del que fiarse en momentos donde otros miran hacia un lado.

Ondrej Balvin confirma la teoría de que la evolución de los jugadores grandes lleva un ritmo distinto.  El jugador checo está disputando su mejor temporada en la Liga Endesa y la peor comparada con las que están por venir. Balvin tiene una buena movilidad a pesar de su tamaño y entiende bastante bien el juego. Todavía debe ganar en solidez defensiva y en continuidad en sus prestaciones pero es un jugador de lo más interesante por lo que es y por lo que parece que llegará a ser. Creo que a Balvin, como a su equipo, le ha afectado que no se haya consolidado ningún base en el grupo, asignatura pendiente del irregular conjunto andaluz.