Blogs

Archivo de la categoría ‘Anthony Randolph’

Historia de una decepción

Viernes, 15 Septiembre 2017

No formaré parte del bando de los apocalípticos ni de los desagradecidos. La selección española ha caído en unas semifinales del Eurobasket, las décimas consecutivas y optará con todas las garantías a una nueva medalla continental. Tampoco creo que sea positivo cerrar los ojos y obviar la pequeña decepción se supone la derrota frente a Eslovenia, no tanto por el mero resultado en sí, sino porque  España no compitió cerca de su mejor nivel. Es asumible el mayor entusiasmo esloveno, propio de quién se encuentra ante una oportunidad única, pero deja mal sabor de boca esa percepción de que los nuestros tuvieran su peor partido defensivo en el peor momento.

El encuentro dejó la sensación de que Eslovenia superó a la selección tanto en planteamiento como en disposición. Kokosvov demostró un buen conocimiento de nuestra selección y explotó al máximo carencias de las cuales veníamos avisados y sobre las que se debe prestar atención en los próximos años, especialmente la ausencia de tiradores y de jugadores creativos en el uno contra uno. El plan de Eslovenia imitó varios aspectos de lo que realizó Turquía en el encuentro de octavos de final. Concedió opciones de tiro a costa de evitar que los Gasol jugaran cómodos y lograron que éstos no conectaran con sus compañeros ni entre ellos (cuando los pívots no logran pasarse entre ellos es mal síntoma).

Aunque eficaz en fondo y forma, el destino del partido no pasó exclusivamente por la defensa eslovena y el escaso acierto en el lanzamiento exterior español. Lo más sorprendente de la semifinal resultó el bajísimo nivel defensivo de España. Cierto es que los eslovenos lanzaron con gran acierto pero discrepo de los que justifican el resultado sólo en este aspecto. Ni siquiera comparto que se trabajara especialmente mal sobre Doncic y Dragic que no tuvieron grandes porcentajes en el tiro. El problema de España fueron las canastas fáciles concedidas, el deficiente balance defensivo y la ausencia de esa solidaridad que ha sido santo y seña de este colectivo. En ningún  momento España logró alterar el “timing” de pase esloveno y eso es peligrosísimo ante un equipo en el estado anímico de los balcánicos que crecieron y crecieron ante la falta de cualquier atisbo de duda que les pudiera plantear la defensa de los de Scariolo.

La propuesta de juego eslovena merece destacarse porque es vistosa para el espectador y quizás representativa del estilo de juego que parece imponerse. A lomos de los excepcionales Dragic y Doncic y explotando como nadie los espacios, Kokoskov ha construido un equipo en el que todos tienen muy claro cuál es su papel. Asumiendo el peso de sus dos talentos exteriores, el factor que hace crecer a los eslovenos es la capacidad física y el talento de Randolph y el buen trabajo de Vidmar cerca del aro. En estos dos jugadores está el destino de Eslovenia en la final además de en su trabajo defensivo, más inteligente que intenso.

España, en cierto modo, representa una propuesta poco habitual en estos tiempos. Un equipo construido en torno a la convivencia simultánea de los Gasol que deberá afrontar paulatinamente una transición en la que tiene que encontrar perfiles determinados que parecen no abundar, especialmente exteriores que tengan en su cabeza como primera opción tirar desde larga distancia. Mejor centrarse en lo más cercano,  esto es,  la disputa por la medalla de bronce, que sería un final fantástico para uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro baloncesto, Juan Carlos Navarro. ¡¡A por ello¡¡

Gran Canaria y tres más

Viernes, 23 Septiembre 2016

Pensaba antes de escribir sobre la Supercopa si sería una sobrada decir que el Herbalife Gran Canaria es el favorito para levantar el primer título oficial de la temporada. Probablemente lo sea si tenemos en cuenta que sus rivales son tres de los diez mejores equipos de Europa. Lo cierto, es que si atendemos al nivel mostrado en los partidos de pretemporada, los canarios son tan favoritos como sus rivales, aunque siempre conviene relativizar lo hecho hasta ahora de igual manera que habrá que tener mucha cautela para analizar todo lo que nos deje este fin de semana de baloncesto.

Herbalife Gran Canaria se enfrentará en semifinales al Baskonia, anfitrión y con el reto de romper con la dinámica negativa en las últimas competiciones en las que ha ejercido de local. El conjunto vasco llegará con menos rodaje porque algunos jugadores vienen de disputar el preeuropeo y Sito Alonso no ha podido trabajar con una plantilla que ha sufrido varios cambios. Las ausencias de Beabuois y Bargnani restan atractivo al encuentro. El pívot italiano es uno de los fichajes del año en la Liga Endesa y creo que la filosofía de juego de Alonso le puede ayudar a impulsar una carrera bastante errática de momento. Sin Bargnani, Beaubois y la duda de Larking, la atención en Baskonia se centrará en comprobar si Hanga mantiene su extraordinario nivel y si el alemán Voigtmann puede contener al versátil juego interior de Herbalife Gran Canaria. Los canarios se han movido bien en el verano y su nuevo técnico, Luis Casimiro, parece haber encontrado buena aceptación a su propuesta de juego entre los jugadores. McCalebb es su fichaje más mediático y el que más condicionará el nivel del equipo. Si el “macedonio” recupera su mejor nivel será una noticia estupenda para la amplia nómina de tiradores que le acompañan y que hacen de Gran Canaria un equipo muy peligroso con muchos puntos en sus  manos.

La pretemporada del Real Madrid ha sido bastante atípica. Laso ha sido el técnico que más descanso ha dado a sus jugadores internacionales y los blancos apenas han disputado partidos de preparación. Una buena idea a tenor de lo cargada que se presenta la temporada. A priori, el Barcelona parece más rodado de cara a este primer partido pero un grupo tan ganador como el madridista aprovechará cualquier opción que tenga para llevarse el título. Anthony Randolph es un fichaje excelente, uno de los jugadores con más talento que ha pisado nuestra liga en los últimos años pero llevará un tiempo ver qué impacto tiene en el equipo y cómo encaja con un Gustavo Ayón que se llenó de galones en la última campaña.

El primer “clásico” del año se empezará a decidir desde la posición de base. Tyrese Rice se ha hecho pronto con los mandos del Barcelona mientras que Llull lleva más de un mes sin disputar un encuentro oficial. Al Real Madrid le acompañará en cada derrota o momento malo la sombra de Sergio Rodríguez pero apenas tres partidos de pretemporada han bastado para confirmar que Doncic está listo para dar otro paso adelante. En el Barcelona apetece ver si Tomic es tan del agrado de Bartzokas como lo era de Pascual además de comprobar cómo maneja el técnico griego la versatilidad de Claver y los minutos de calidad que puede aportar Navarro.

La Supercopa es un título que no deja heridas pero que tiene el atractivo de dar a conocer rápidamente las caras nuevas de los mejores equipos de nuestro baloncesto. Cumple a la perfección su papel de primer acto de la temporada pero siempre conviene acercarse a ella con mucha prudencia que seguramente se respete poco a tenor de la moda imperante de sacar conclusiones incluso sin arrancar la temporada. Intentaremos disfrutar y no contagiarnos de esa tendencia.