Blogs

Archivo de la categoría ‘Árbitros ACB’

Dos de Euroliga

Jueves, 23 Marzo 2017

Ayer jugaron Real Madrid y Barcelona,  Bartzokas volvió a exhibir ese estado de nerviosismo que le acompaña desde que las derrotas abundan en el equipo azulgrana, Rice demostró su clase y su pasotismo a partes iguales y el Real Madrid certificó tanto la ventaja de campo en los Play Offs de cuartos de final como que no está en un momento fluido de juego.

Pero hoy los titulares no los merecen Real Madrid y Barcelona sino dos equipos que asegurarán un equipo más, al menos, en la próxima Euroliga y que se disputarán un título europeo al que optan después de un camino durísimo.

La trayectoria de Valencia Basket y Unicaja de Málaga en la Eurocup define, en parte,  el momento por el que atraviesan ambas entidades. Creo que en el club valenciano y en su técnico, Pedro Martínez, en particular, quedó un sabor amargo de la pasada edición de la Eurocup y este año han afrontado la competición más mentalizados y conscientes de que su excelente nivel de juego les daba una oportunidad de optar a un título de prestigio. Su regularidad les ha hecho valedores de la ventaja campo que han sabido explotar frente a equipazos como Khimki y Hapoel a los que ha enfrentado con jugadores importantes de baja por lesión.

Hay muchos detalles en el juego que reflejan lo bien trabajado que está Valencia Basket. Su manera de defender el “pick and roll” tiene pocos rivales en Europa, la ocupación de espacios y el equilibrio entre el juego interior y exterior hablan de la riqueza táctica de un colectivo que huye de la “dictadura del pick and roll” a la que cada vez se reduce más el juego de muchos equipos. Sería injusto no mencionar el crecimiento en el carácter competitivo de un jugador diferente como Bojan Dubljevic pero creo que los jugadores que mejor representan el espíritu de Valencia Basket son Fernando San Emeterio, Rafa Martínez y Pierre Oriola. Los dos primeros ejemplifican el compromiso, la sapiencia y la oportunidad para aparecer en momentos decisivos de los partidos. Dos tipos con trayectorias ejemplares a los que quizás no damos demasiado bola porque andamos demasiado pendientes de nuestros “americanos” o los referentes nacionales de Real Madrid y Barcelona. Oriola, sobre el ya he escrito en alguna otra ocasión, es un jugador que transmite ambición, solidaridad y hambre por defender un sitio en la élite ganado a base de mucho curro.

Unicaja será sin duda un rival complicado para Valencia Basket. Los de Joan Plaza llegarán con mucha confianza después de superar dos eliminatorias con el factor cancha en contra. Hasta esta fecha, la temporada de Unicaja está llena de altibajos quizás determinados por la propia personalidad de muchos de sus jugadores, talentosos pero poco estables, en muchos casos. Unicaja me dejó algo frío en la Copa de Vitoria, creo que tenían una gran oportunidad de derrotar al Barcelona en Cuartos pero se vinieron demasiado pronto abajo en cuanto los catalanes consiguieron ponerse por delante. Ese punto de espíritu competitivo que les faltó en Vitoria sí que lo han demostrado en Europa donde su nivel defensivo de los últimos partidos ha sido sencillamente espectacular.

La sensación es que Joan Plaza empezó la temporada buscando un ritmo de juego más alto pero que el equipo muestra más solidez cuando el partido camina a menos posesiones y al juego en media pista. El ritmo de juego y el rebote serán probablemente los aspectos que determinen el ganador de la Eurocup, hasta su desenlace, sólo queda por felicitar a ambas plantillas y prepararnos para unos partidos dignos de los mejores de la Euroliga.

Sobre obsesiones, Tomic y un genio

Lunes, 10 Junio 2013

No defraudó el primer partido entre el Real Madrid y el Barcelona por las alternativas en el marcador, los recursos tácticos empleados por los dos técnicos y ese “emocionante” final que denota la tensión con la que están viviendo estos eternos rivales la lucha por el último título de la temporada. Aún así, tengo la sensación, poco compartida eso sí, que estos dos equipos son peores que los que disputaron la final la temporada pasada. Entonces los buenos minutos de ambos conjuntos eran más prolongados, ahora viven más de los momentos de inspiración individual de sus estrellas o de secundarios que alteran el guión previsto como Víctor Sada. No obstante, el partido dio para mucho incluso por exceso.

- El Barcelona y los árbitros.  Hace tiempo que técnicos y jugadores del Barcelona afrontan los partidos contra el Real Madrid con cierto aire de sospecha sobre la labor de los colegiados. Creo que esta sospecha que va camino de convertirse en obsesión les hace estar en desventaja con su rival. El Barcelona fue mejor muchos minutos del partido pero especuló con la ventaja y dejó de ser agresivo cuando el Real Madrid presentó defensas zonales en el último cuarto. Además, sigue sin ser capaz de dominar el rebote defensivo, hecho que resultó decisivo en la resolución del encuentro. Comprendo que la última jugada provocara airadas reacciones por la trascendencia de la decisión y porque lo habitual en estas jugadas es señalar falta  pero no entiendo la predisposición sobre la actuación arbitral que demuestra el equipo de Xavi Pascual cada vez que juega contra el Real Madrid.

- Mirotic y Carroll. Empiezan a tener el cartel de sospechosos habituales en las grandes citas y estoy convencido que lograrán desquitarse en algún partido. Para eso, bien haría Mirotic en volver a lo básico, controlar su ansiedad y dejar que su momento llegue. Carroll está señalado por Pascual como un elemento débil de la defensa madridista y en ataque no encuentra su espacio porque Rudy, Llull y Rodríguez (aunque éste con mucho mejor criterio) abusan de utilizar demasiados botes perjudicando la circulación de balón. Su momento llegará, seguro.

- Tomic, ¿Lo ves?. Seguro que esa corta frase salió de la boca de algún entrenador y directivo del equipo madrileño. El rendimiento de Tomic lleva una línea descendente en este Play Off. En justicia, hay que decir que el Barcelona no fue capaz de encontrarle (de hecho ni lo intentó) en los momentos decisivos del partido cuando era la principal ventaja ofensiva de su equipo. Tomic es un factor diferencial del Barcelona respecto al Real Madrid, además es un jugador que necesita para no “irse” de los partidos ser frecuentemente alimentado en situaciones cercanas al aro por eso sorprendió que, emparejado con Reyes o Slaughter, no formara parte recurrentemente del plan del Barça en ataque.

- Sergio Rodríguez y punto. Más allá de los números, la actuación del base canario fue espectacular por la demostración de personalidad, atrevimiento y seguridad con la que dirigió a su equipo en los minutos finales. Entiendo que aquello de “echarse el equipo a la espalda” debe ser esto. La evolución de Sergio Rodríguez tiene un plus fundamental, ha sido capaz de convertirse en un jugador sólido sin perder capacidad creativa, esto es, ha limitado su margen de error sin convertir su baloncesto en rutinario y previsible. Grande.

De sillas, árbitros y otras historias

Lunes, 24 Enero 2011

No era Salónica ni Atenas, era Badalona. Lástima que algún estúpido haya manchado el buen nombre de una afición excepcional con el lanzamiento de una silla al campo, un hecho tremendamente esporádico en la ACB que así debe considerarse y que debe interpretarse como un toque de atención en la labor pedagógica que todos debemos realizar para que la cordura reine en todo lo que rodea a los partidos.

Injustificable el lanzamiento de la silla y desconcertante, y van unos cuantos, el arbitraje de Badalona. Para mí, sin ninguna trascendencia en el resultado, pero irritante en cuanto a la aplicación del reglamento en tanto en cuanto las mismas acciones pueden pitarse de manera muy distinta la próxima semana. Los colegiados españoles siguen encatados de haberse conocido, se reconocen como los mejores de Europa pero cada año el nivel no hace más que bajar y bajar. La humildad es un elemento esencial para el progreso, no solo de jugadores y entrenadores.

La jornada nos deja también la nueva incorporación del Real Madrid, el lituano de 2,20 en su país y 2, 15 en España, Begic. Es el sexto pívot de la plantilla, el séptimo si contamos a Velickovic. Un buen jugador, sin duda, pero inferior a Tomic y Fisher. Nos lo intentan vender como especialista defensivo, pero es simplemente un  gran taponador, que no es lo mismo. Una oportunidad del mercado, dicen en el Madrid, aunque no deben andar muy convencidos porque nadie se atreve a reconocer la autoría del fichaje. El equipo parece mucho más sólido y los roles andan más que definidos, me temo que Begic va a tardar muy mucho en ponerse en forma…

Sorprende la nueva derrota del Caja Laboral que no ha reaccionado muy bien al fichaje de Batista, no porque el uruguayo no esté aportando sino porque su presencia ha  reducido la importancia en el juego de Barac, ya sabéis aquello de vestir un santo para desvestir otro. El actual campeón acumula ya 7 derrotas y lo más preocupante una ausencia importante de liderazgo en el campo. Se echa en falta un jugador exterior capaz de asumir la responsabilidad en ataque y no permitir que los equipos puedan cerrarse tanto sobre el juego interior vitoriano, seguro que Ivanovic ya lo ha pedido y Querejeta está en ello. Dudo que el Caja Laboral fiche otro pívot..

Mitos

Lunes, 7 Junio 2010

Dice una de las definiciones de Mito: “Conjunto de creencias o imágenes idealizadas que se forman alrededor de un personaje y que le convierten en modelo o prototipo”.

Pienso en esto mientras observo la doble ración de baloncesto dominguero, la ACB en Vitoria, la NBA en Los Ángeles. La pasión de unos aficionados orgullosos de su equipo en el Buesa Arena, el “show Business” en el Staples Center, el baloncesto bueno, de calidad en contadísimos momentos de los dos partidos, dominados por los nervios y la tensión de la mayoría de los protagonistas.

Mito 1: Entrenadores.Pienso cuánto hay de verdad en lo que nos han contado y recuerdo las palabras de Xavi Pascual previas a su enfrentamiento en la Final Four de la Euroliga contra el CSKA de Moscú aludiendo a que dabamos por hecho que el entrenador del equipo ruso era peor que Messina simplemente porque no se le conocía. Pasa lo mismo con Phil Jackson y Doc Rivers. Jackson es un triunfador, coleccionista de títulos de campeón de la NBA rodeado de una aureola excesiva favorecida por un personaje amante del Zen y que regala libros a sus jugadores. ¿Es un buen entrenador?, sin duda,  pero sus aportaciones al juego son cuestionables y su capacidad de improvisación es limitada. El segundo partido de la Serie ha sido dominado tácticamente por Doc Rivers, más impulsivo que su colega de Los Ángeles, menos reflexivo pero con mucha más pasión e iniciativa. Rivers ya ganó por la mano a Jackson hace dos años y va camino de repetir la situación a base de una mayor capacidad para exprimir los numerosos recursos de su plantilla. Boston iguala las Series Finales a una victoria con Garnett y Pierce esperando su momento, muy malas noticias para los Lakers.

Mito 2. Árbitros. Después de la huelga paripé que se ha cerrado en falso y que dará que hablar nuevamente (al tiempo), la semifinal entre Caja Laboral y Real Madrid ha vuelto a demostrar que los colegiados españoles son de un gran nivel y tienen una gran capacidad para compensar errores y aciertos.El quinto partido en Vitoria fue el fiel ejemplo de lo traicionera que resulta la conciencia. A falta de ataque inventada de Tomic se responde con la misma situación señalada a Splitter. Si se le perdona la tercera falta a uno, se hace lo mismo con el otro. Si Sergio LLull comete falta de ataque y se le pita a la defensa, la siguiente acción se le señalan unos pasos imaginarios. ¿Influencia en el resultado?. Ninguna.¿Buen arbitraje? No. Arbitraje inteligente.

Los árbitros y la cintura de la ACB

Viernes, 14 Mayo 2010

Pasan demasiadas cosas en la ACB que nos obligan a pensar que esta organización necesita renovarse urgentemente y afrontar un cambio importante que impulse de nuevo la competición nacional. Porque no nos engañemos, el baloncesto de clubes funciona, el baloncesto de selecciones funciona pero la ACB va camino de convertirse en una liga clandestina que solo llamará la atención un par de fines de semana al año (El de la Copa y quizás la Final). Parece que hay un poco la sensación de que, una vez terminadas la Copa del Rey y la Euroliga, lo que apetece ya es que empiece a jugar España y ver si somos capaces de repetir el campeonato del mundo sin Pau Gasol. Quién ganará la ACB parece algo secundario, quizás porque todo el mundo lo tiene claro.

En medio de todo este panorama, los árbitros de la ACB se declaran en huelga y amenazan con dejar la resolución de la Liga con colegiados bosnios de categorías inferiores (que son los únicos que ha podido encontrar la ACB). Difícil mojarse en este tema. Por un lado, los colegiados tienen todo el derecho a reclamar un convenido digno que les equipare a entrenadores y jugadores aunque el momento escogido para la Huelga merece algún reproche por oportunista y dañino pero quizás, y así lo habrán pensado, es el más adecuado para dar notoriedad a sus demandas. Siempre he pensado que este tipo de reivindicaciones hay que realizarlas antes de que la competición comience, nunca evitando su desarrollo (las distancias con la NBA solamente se han reducido en el juego, el resto sigue a años luz). Probablemente la justicia de las demandas quedan ocultadas por las consecuencias derivadas de un parón arbitral en este momento.

La ACB, que ya viene con la piel sensible después de sus polémicas con FEB y Euroliga, ha reaccionado con unidad (sólo pública) y orgullo dando a conocer una nueva propuesta para los árbitros que mejora sus condiciones salariales y laborales pero que, en su espíritu, no dignifica mucho más la profesión de colegiado. Nuevamente menciono el momento escogido para esta huelga como clave para la decisión de firmeza adoptada por los clubes que han recogido el envite arbitral como un chantaje que ponía a prueba la unidad y fortaleza de la organización.

Probablemente todo se solucione pasado este fin de semana, la ACB se comprometerá a atender la demanda de los árbitros y éstos dejarán para más adelante su postura de fuerza. En caso contrario será curioso ver cómo se juegan los Play Offs con árbitros extranjeros. Será un buen momento para corroborar que los árbitros españoles, tantas veces autodenominados como los mejores de Europa están en lo cierto, o quizás no.

De tanto decírselo, se lo creyeron.

Lunes, 30 Noviembre 2009

Una de árbitros. Los autoproclamados mejores colegiados  de Europa están patinando más de la cuenta en las primeras semanas de competición. Es cierto que el nivel general es alto, probablemente mejor que en el resto del continente, pero es por eso mismo por lo que debemos ser exigentes y censurar actitudes y decisiones más que discutibles.

La técnica señalada a Moncho Fernández en Murcia está bien pitada si atendemos al reglamento pero es moralmente rechazable por la cantidad de veces que la presencia de entrenadores dentro del campo es obviada de manera sistemática por los colegiados y porque el momento en que fue señalada invita a dejar que el partido se resuelva por las acciones de los jugadores en el campo. No me imagino a Real Madrid, Barcelona, Unicaja y, ni mucho menos, Caja Laboral siendo castigados con falta técnica con dos abajo en el último minuto del partido. 

Es curioso como el reglamento se aplica con rigurosidad en algún caso y se ignora sistemáticamente en otros,  como las ya famosas paradas en tres tiempos de Navarro y Bullock después de la salida de bloqueos indirectos. Además, no parece lógico que se castigue con técnica una protesta airada y se vaya de rositas el técnico que cuestiona una tras otra todas las decisiones arbitrales ( y hay varios entrenadores de este tipo en la Liga que acaban sin ninguna técnica la temporada).

No tengo ninguna derrota que achacar a los colegiados en mi etapa como entrenador ACB. Lo que sí me llamó la atención es la absurda chulería de muchos de los árbitros de la competición. Un gremio bien tratado por la prensa y alabado merecidamente como ningún estamento arbitral en nuestro país, bien haría en olvidar actitudes altaneras y afinar su criterio para juzgar las acciones de uno de los deportes donde la influencia del criterio arbitral es más decisiva.