Blogs

Archivo de la categoría ‘Campazzo’

Río en 10 nombres

Lunes, 1 Agosto 2016

En muchos casos no son los mejores jugadores de sus selecciones, pero por unos motivos u otros, los Juegos Olímpicos de Brasil pueden significar para estos hombres una reivindicación y un paso adelante en sus carreras. Todos son extraordinarios jugadores que, en su mayoría, no lideran todavía a su selección pero que tienen en esta competición la oportunidad de empezar a cambiar su rol.

Sergio Scariolo ha confirmado que Ricky Rubio será el base que comience los partidos durante la cita olímpica. El reto del jugador de los Timberwolves será sin embargo ser el director de juego en los momentos decisivos de los partidos. Me gustaría que el adjetivo que se asocie al juego de Rubio sea el de “brillante” y no el de “correcto” que le acompaña con más frecuencia últimamente.

Demarcus Cousins. Ese es mi hombre de Estados Unidos. Lo sé, no es el mejor jugador pero en un equipo que lanzará más de 30 triples cada partido, me apetece ver si Cousins confirma lo que apuntó en el Mundial de 2014 y muestra su versión más demoledora y diferencial ante los grandes pívots que acudirán a la cita olímpica. Probablemente el mejor pívot del mundo en estos momentos.

Francia es una de las selecciones favoritas para conseguir medalla en los Juegos. Nuestros vecinos presentan una gran capacidad atlética y muchos jugadores capaces de generar anotación para ellos y para los demás. Entre ellos, la temporada de Nando de Colo merece que le destaquemos y pensemos en él como uno de los referentes a la altura del mismísimo Tony Parker. De Colo viene de ser MVP en las últimas competiciones que ha disputado y por qué no pensar que pueda repetir galardón en Río de Janeiro.

Fortaleza, poderío y mucha personalidad. Nikola Jokic es uno de los referentes de otro de los candidatos, Serbia. El jovencísimo pívot de los Nuggets ya ha dejado su tarjeta de visita en el preolímpico. Los Juegos nos ayudarán a dimensionar mejor a un jugador que, sin mucho ruido, está tirando abajo todos los obstáculos que se le plantean en su carrera.

Mindaugas Kuzminskas debe dar un paso más en su trayectoria en la selección lituana. Hasta ahora, Maciulis demostraba más capacidad competitiva y de liderazgo en el equipo nacional. Kuzminskas debe ser uno de los mejores aleros altos en Río y dejar atrás esas dudas sobre su escasa presencia en el juego en los momentos más calientes de los partidos. ya que habitualmente, el nuevo jugador de los Knicks empieza muy enchufado los partidos pero se va disolviendo con el paso de los minutos.

Dario Saric es otro de los jugadores europeos que dará el salto a la NBA después de los Juegos Olímpicos. Saric parece preparado para el reto. Su actuación en el preolímpico fue decisiva para que Croacia venciera a domicilio a Italia. Junto a Bogdanovic liderará a una selección que, salvo sorpresa, echará en falta a un buen base para optar a los puestos de privilegio.

Raulzinho Neto no será probablemente el base titular de Brasil pero tendrá la responsabilidad de evitar que el equipo se “caiga” cuando Marcelinho Huertas no esté en pista. Neto siempre me ha parecido un gran talento pero me deja dudas su evolución después de un año complicado en los Jazz en una etapa de su formación donde parece imprescindible que dispute minutos y se muestre más sólido y constante en su rendimiento.

Bastante menos talento que Neto tiene Matthew Dellavedova, pero éste siempre podrá presumir de ser campeón de la NBA y de haberse hecho un hueco en la mejor competición del mundo por su digamos “dureza” defensiva. Dellavedova  es un jugador con grandes limitaciones pero dos virtudes de la que carecen otros bases más talentosos, confía mucho en sí mismo y es un gran competidor. No bastará para que Australia opte a medallas pero seguro que dan más de un susto a equipos más poderosos.

En la última ocasión de ver jugar con Argentina a los dos mejores jugadores de su historia, Ginóbili y Scola, Facundo Campazzo tendrá la responsabilidad de ser el base que dirija a la albiceleste. Campazzo tendrá en estos juegos la oportunidad de dar respuesta a determinadas dudas sobre su techo como jugador y si se trata de un tipo “vistoso” capaz de liderar a buenos equipos o si está preparado para enfrentarse a los mejores bases del mundo.

Ike Diogu será el referente de Nigeria, actual campeón africano. Diogu parece haber superado problemas físicos que le han acompañado últimamente y tendrá en sus manos la difícil tarea de que Nigeria pueda competir en cada partido. Nigeria es el principal exponente de las virtudes y carencias del baloncesto africano. Buena capacidad atlética pero poco conocimiento del juego, escasa capacidad de lanzamiento y bases muy lejos del nivel que se requiere en estas competiciones.

Rebeldes y resignados

Viernes, 17 Octubre 2014

¿Y a ti quién te gusta más, Campazzo o Draper?, me preguntaron el otro día. Pues hombre, igual pagaría algo más por una entrada para ver al talentoso base argentino pero creo que, en caso de jugarme un título, a día de hoy  apostaría por Draper. Y no es que crea que Campazzo no pueda tener una buena contribución en el Real Madrid y tenga capacidad para hacerse un hueco en el equipo (de hecho me parece mejor incorporación ahora que cuando se anunció) sino que Draper tiene una solidez y experiencia de la que hoy carece Campazzo.

Campazzo acaba de aterrizar y habrá que ver cómo maneja los minutos Pablo Laso con él. Sin duda, parte en desventaja con Llull y Rodríguez pero, por el momento, tiene bien claro que la única manera de hacerse un hueco es jugando con atrevimiento en ataque y exprimiéndose al máximo en defensa donde está realizando un esfuerzo muy generoso. Su evaluación llegará dentro de unos meses, cuando habrá que ver si es capaz de ofrecer mucho en poco tiempo, el eterno reto de los suplentes, y si el papel secundario que se le supone acaba consumiendo la energía que parece transmitir ahora mismo.

El primer partido de Draper en la recién comenzada Euroliga pone en perspectiva el nivel del jugador, la calidad de los dos bases que le cerraban el paso en el Real Madrid y también el tremendo reto que debe asumir el hombre que hereda su rol en el Real Madrid, Facundo Campazzo. Draper era el máximo exponente de unos criterios de rotación de Pablo Laso que parece haber abandonado este año. Esa rotación permitía participación en el puesto de base a tres jugadores pero no logró crear una verdadera competencia en el puesto porque los minutos de Llull, Rodriguez y Draper parecían predefinidos antes de cada partido.

Lo cierto es que el famoso tercer cuarto donde jugaba el base “croata” solían ser 10 minutos de buen baloncesto del Real Madrid. De Draper me admiró la capacidad para asumir este papel y me hubiera decepcionado que, en el caso de que el club hubiese querido, continuara en el Real Madrid. De haber aceptado esa situación hubiera significado una especie de resignación incompatible con la “rebeldía” que debe ayudar a la evolución de cualquier jugador profesional.

También rebelde y valiente fue la decisión de Víctor Claver de intentar triunfar en la NBA. Una vez realizada esa apuesta, desespera comprobar su falta de coraje y su resignación para intentar buscar nuevos horizontes. En los que se suponen deben ser los mejores años de su carrera, Claver apenas participa en los partidos de pretemporada con los Blazers. Cada minuto que pasa destierra el debate por ver si es un “tres” o un “cuatro” y deja paso a uno nuevo sobre si podrá ser de nuevo aquel jugador que, sobre todo, destacó en el Valencia de Pesic.