Blogs

Archivo de la categoría ‘Carlos Jiménez’

El último “tres”

Viernes, 6 Octubre 2017

Ya he comentado en alguna ocasión mi percepción sobre la carrera de Álex Mumbrú. En su aparición me entusiasmó su verticalidad, valentía y determinación para atacar el aro. Por un  momento, tuve dudas de su evolución porque no acababa de mejorar su tiro y, fundamentalmente, porque acostumbraba a tomar malas decisiones. Su madurez ha sido extraordinaria por su capacidad de liderazgo, mejora en el lanzamiento exterior y la capacidad para explotar desde su posición de “tres”, esa posición que empieza a ser maldita, el poste medio.

Parece que en la que será su última temporada, Mumbrú ocupará más tiempo la posición de “cuatro” que la de “tres”. Más allá de la anécdota, este cambio tiene un punto simbólico que representa tendencias en el baloncesto europeo y mundial. Claramente se ha dejado de priorizar buscar ventajas a través del tamaño de los jugadores en pos de generar superioridades aprovechando al máximo los espacios.

Ninguna posición ha abrazado tanto la demagogia como la del “tres” o la de alero alto. Durante años se convirtió en obsesión buscar aleros grandes. En muchos momentos primaba más la apariencia que la verdadera efectividad. Yo también participé de esa fiebre. A cualquier chaval con movilidad y con buena mano le ayudábamos a visualizar cocodrilos en la zona y  le formábamos para atacar el aro siempre de cara, mientras eran incapaces de tener ningún recurso cuando intentaban sacar ventaja de su estatura cerca del aro. En los últimos años hemos asistido a una regresión en este proceso. Porque claro, de qué sirve ser más grande si no sabes sacar beneficios de esa superioridad. Incluso en muchos equipos, tácticamente apenas han existido diferencias entre el uso del “tres” y el “cuatro”

Mumbrú ha sido el mejor bastión de la posición de alero. El jugador, diría incluso en Europa, que mejor ha entendido cómo sacar ventajas de unas cualidades y el digno heredero de los Jiménez, Andrés, el pionero y Carlos, el mejor. El vértigo que acompañaba su irrupción en la élite se ha ido complementando con la pausa y habilidad para dominar partidos acercando a sus defensores al aro. Y digo bien, dominar, porque pocos jugadores habrán ocupado más tiempo en los análisis de los técnicos de la ACB que Álex Mumbrú, capaz de anotar jugando de espaldas y de generar muchos tiros librados a sus compañeros por las ayudas que generaba y su habilidad en el pase.

Entiendo que su nueva oposición obedece a la movilidad que se requiere en defensa para enfrentarse a jugadores más pequeños pero creo que el catalán todavía guarda buenos momentos jugando de alero. Seguro que Carles Durán sabe utilizarle de la manera más adecuada. A los demás no nos queda otra que disfrutar con su juego y en preparar una despedida al máximo representante de todas las ventajas que se pueden obtener jugando con un alero alto.

Leyendazas

Lunes, 8 Octubre 2012

Camina la Liga Endesa con una cierta normalidad salvo en el número de victorias del Barcelona Regal. Los equipos que parecía que habían hecho un buen trabajo en verano (Asefa Estudiantes, Valencia y Herbalife Gran Canaria) están confirmando que sus equipos  son más sólidos que en las temporadas precedentes mientras que aquellos que han visto reducido su presupuesto o ya lo tenían muy limitado como Lagún Aro y Canarias empiezan a comprobar la dureza de una competición que castiga cruelmente cualquier agujero en la plantilla. Muy meritorio también el comienzo de Blu Sens Monbus que ha derrotado a dos rivales de su liga y jugará con mucha más confianza en las próximas jornadas. Los gallegos también parece que han acertado con sus movimientos veraniegos manteniendo el bloque de jugadores decisivo para la permanencia y añadiendo piezas que mejoran aquellos aspectos en los que andaban más justos.

Permitidme, sin embargo, que más allá de apuntes colectivos que no dejan de ser meras sensaciones por el escaso número de jornadas disputadas, me quede con dos bocados de la jornada de unas debilidades personales creo que ampliamente compartidas. Dos jugadores nacionales, partícipes de grandes éxitos de nuestro baloncesto y en los que prefiero fijarme sin ningún sentimiento nostálgico que me prive del placer que supone verles seguir dando lecciones en la cancha. Me refiero a Raúl López y Carlos Jiménez.

Hay una sensación que no me abandona desde hace tiempo cuando pienso en Raúl LópezAquello de ”lo que pudo ser este chico sin las lesiones” ha prevalecido demasiado en la manera de analizar su juego. Como aventurar cuál hubiera sido su carrera sin tener sus rodillas machacadas no conduce a mucho, parece más útil detenerse en como este base “de culto” sigue siendo capaz de influir en los partidos de manera decisiva, como emplea gestos técnicos cada vez más en desuso y como la convivencia con jugadores con el colmillo retorcido como Mumbrú y Grimau ha influido positivamente en su capacidad competitiva. Hay un grupo de jugadores que deberían ser referencia para todos nuestros jóvenes y que los entrenadores de formación deberíamos insistir en que sean observados y analizados, Raúl pertenece sin duda a este grupo.

Carlos Jiménez tiene poco que ver con Raúl López. Su carrera no se ha soportado en el talento sino en su capacidad para oxigenar a sus equipos en aquellos aspectos dónde necesitaban más aire. Si hacía falta rebote, era el primero en asegurarlos, si se necesitaba defensa, él se bastaba con lo suyo y con lo de algunos más y, ahora, si hace falta jugar un mes más, ahí está Carlos Jiménez. Si a Raúl le ha pesado la sombra de una carrera virtual sin lesiones, a Carlos Jiménez no se le ha ponderado en ocasiones por esa actitud suya de no darse importancia que relativizaba números y actuaciones extraordinarias. Aún hoy, con 36 años, gana partidos para un Unicaja dirigido por un técnico de prestigio como Repesa que este año añadirá una línea más a su palmáres,  ya puede decir que ha entrenado a Carlos Jiménez.

Don Carlos

Jueves, 19 Abril 2012

Don Carlos nunca ha tenido quién le escriba o mejor dicho, nunca le han escrito lo suficiente. Don Carlos siempre ha sido el mejor amigo del héroe, ese tipo silencioso que sabías que estaría allí sin pedírselo, ese que aparece de refilón en los créditos de las películas pero imprescindible para que la obra sea redonda. Don Carlos se ha partido la cara, literal y figuradamente, pero nunca ha hecho alarde de ello y ha convertido a medianías en jugadores millonarios, aunque esto no le gustará que lo diga, o quizás sí, porque ya con el “culo pelado” es hora de dejarse de tonterías.

Don Carlos permitió soñar a una entidad modesta y ahora se deja el alma por su supervivencia. Pase lo que pase, habrá poco que reprocharle porque si todo el club se manejara con su dignidad hace semanas que Asefa Estudiantes estaría planificando la próxima temporada en la Liga Endesa. Don Carlos es HISTORIA de nuestro baloncesto pero sólo pocos le recordaremos dentro de algunos años. Pensaremos en un alero extraordinario, con una voracidad reboteadora admirable, exhuberante en defensa,  en sus momentos de máxima plenitud física no he visto a nadie con esa capacidad para corregir errores ajenos y “leer” lo que se precisaba de él en cada momento. Cuando hablemos de él no olvidaremos su inteligencia en ataque, vale, no es un jugador talentoso con el balón en las manos pero sí a la hora de tomar decisiones, de ocupar espacios y de aplicar una regla poco valorada en tiempos de filigranas y saltos exhuberantes, MENOS ES MÁS.

Carlos Jiménez se retirará cuando acabe la presente temporada, con el orgullo intacto y el depósito vacío, no podrá ser de otra forma.  Espero  poder contar que vi a España campeona Olímpica, europea y mundial, que vi jugar a dos súper clases como Pau Gasol y a Juan Carlos Navarro y también que compartí equipo con un tipo que era capaz de dominar un partido sin tirar a canasta durante diez minutos, Don Carlos, por supuesto.

N´Dong y el dilema Perovic-Wallace

Lunes, 7 Noviembre 2011

Es difícil de explicar que Boniface N´Dong no haya tenido una carrera larga en la NBA. La cuna del baloncesto ha permitido a los Ratlif y Mbengas de turno hacer carrera en diversas franquicias pero no ha permitido consolidarse a otros jugadores como N´Dong, en mi opinión un buen jugador de rotación para cualquier equipo de la Liga americana.

(more…)

Actitud y condiciones

Lunes, 10 Octubre 2011

Ay, el talento. Qué bonito concepto para definir la facilidad para desarrollar los fundamentos técnicos por parte de los jugadores de baloncesto. En un deporte dónde las capacidades atléticas se antojan cada vez más importantes, los jugadores talentosos nos reconcilian con la belleza del juego, con la virtud de la estética que produce un pase brillante, un cambio de mano académico o un tiro en suspensión perfectamente equilibrado.

Sin embargo, el talento no lo es todo sin una actitud adecuada, porque la competición no sólo exige de grandes condiciones sino de la mentalidad adecuada para expresarlas en momentos de máxima tensión. Y ahí, en los partidos, es dónde se ven las grandezas y las miserias.

Reflexiono sobre esto después del primer fin de semana de la Liga Endesa. Me congratula ver en nuestra competición a un jugador como Milenko Tepic, talentazo diría yo. Su partido de presentación me deja tan frío como sus últimas temporadas en Grecia. Dicen de él que puede jugar en tres posiciones, base, escolta y alero, y digo yo ¿y qué?. Lo conveniente sería que jugase bien en alguna de ellas. Sus condiciones son innegables pero su actitud no parece la más adecuada porque no parece perturbarle pasar inadvertido y se inhibe de participar en aspectos del juego no relacionados con la anotación. Parece pertenecer a esta estirpe de jugadores que necesitan anotar para empezar a producir en otras facetas. En definitiva, tiene clase pero no hambre, algo que le sobra a su compañero Pancho Jasen, menos académico y estilista pero capaz de convertir cada partido en una batalla, ¿contra quién?, contra sí mismo, sabe que el tiempo pasa pero quiere vencerle demostrando que hoy no es peor que ayer, orgullo que se dice.

La misma sensación tengo cuando coinciden en el campo Víctor Claver y Carlos Jiménez. Claver es una de mis debilidades y mis particulares decepciones. Un perfil de jugador que es difícil que ofrezca nuestro baloncesto. Grande para jugar de exterior, con gran capacidad técnica y un atleta inusual en nuestra raza. Es difícil que piense de Claver que haya hecho un partido malo, pero tampoco suelo tener la sensación de que lo haya hecho bueno, parece que siempre sabe a poco. Don Carlos Jiménez, es otra cosa. Nunca ha saltado ni mucho ni poco (ahora menos) pero rebotea por sus brazos largos, por su instinto y porque va a todas. Tampoco ha conocido la angustia del anotador porque cuando no le han entrado los pocos tiros que realizaba se bastaba para dominar el partido en defensa, en el pase o con su habilidad para ocupar los espacios más adecuados. Aún hoy, con 35 años es un jugador de máximo nivel que podría jugar en cualquier equipo de la competición. Un mito de nuestro baloncesto, eclipsado por no haber jugado en Real Madrid o Barcelona y por haber coincidido en el tiempo con otros jugadores históricos. Un campéon del mundo y subcampeón olímpico, porque sí, Carlos Jiménez estuvo en Pekín y jugó una final contra Estados Unidos coj.., digo excelente, aunque pocas veces se haya dicho.