Blogs

Archivo de la categoría ‘Felipe reyes’

Una selección en abril

Jueves, 30 Marzo 2017

Respeto a la historia y los galones o paso al empuje, al mérito y al futuro. No es la selección española de baloncesto el primer caso, ni será el último, donde estas opciones se “enfrentarán” pero el próximo Eurobasket y las seis ventanas para compromisos de selecciones que tendremos entre finales de 2017 y comienzos de 2018, obligan a reflexionar sobre cuál es la mejor manera de afrontar el futuro del combinado.

La sensación después de la gira del seleccionador Sergio Scariolo por Estados Unidos es que todos los jugadores españoles que juegan en la NBA han manifestado su intención de acudir a la cita del próximo verano. El compromiso de los Gasol y compañía sigue siendo admirable y único en el mundo y no debe dejar de mencionarse. El rendimiento de los hermanos Gasol no genera ninguna duda pero hay otros componentes de esta época dorada de la selección que, por su momento actual, pueden generar más incertidumbre.

Después de los Juegos Olímpicos de Brasil sólo José Manuel Calderón anunció su decisión de dejar la selección nacional. La sensación previa de fin de etapa no acabó de corresponderse con la realidad.

Es evidente que hay varios jugadores que han dado un paso adelante estos meses. Willy Hernangómez ya es un habitual de las últimas convocatorias y su temporada en los Knicks está superando las expectativas. Lo mismo se puede decir de su hermano Juancho, de manera más discontinua, pero con partidos de mucho valor en un equipo que opta a los Play Offs. La energía y versatilidad del pequeño de los Hernangómez son cualidades necesarias en España así como la capacidad de tiro de un Abrines que aportaría esa amenaza exterior de la que España va menos sobrada de lo que pensamos.

Valencia Basket aporta buenas noticias colectivas e individuales en forma de progreso de Joan Sastre y un interesantísimo Pierre Oriola. Claro que también debemos destacar la solidez de San Emeterio, Rafa Martínez y los cortos pero firmes pasos de Vives. El otro finalista de la Eurocup, Unicaja de Málaga tiene un perfil interesante de especialista en Alberto Díaz  y un valor seguro en un Carlos Suárez al que siempre, quizás de manera injusta, damos por descartado para estas cosas.

En definitiva, hay alternativas y Scariolo tiene que decidir entre aquel principio de que hay jugadores que deciden cuando se retiran o pensar en dar entrada a tipos que necesitará con total seguridad más adelante.

Los casos de Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes son los de más miga. Hasta este momento, la temporada de Navarro ha estado muy condicionada por las lesiones y sus Juegos Olímpicos en Brasil ya dejaron claro que no es un elemento esencial en la rotación de la selección. Su condición de mito es indiscutible pero si atendemos al mérito, a día de hoy Joan Sastre, Rafa Martínez o Fernando San Emeterio deberían estar por delante.

Reyes ha demostrado que se adapta a roles con pocos minutos y es capaz de producir en poco tiempo y nos tiene acostumbrados a finales de temporada magníficos mientras que Oriola viene demostrando en Valencia Basket su capacidad para adaptarse a todos los retos que se le presenta por delante jugando mucho o menos y en la posición de “cuatro” y de “cinco”.

Bueno, basta de dar rodeos, esta sería mi lista si el Eurobasket fuera dentro de un mes

Bases: Ricky Rubio, Sergio Rodríguez, Sergio Llull (sí, ya sé que jugará de dos en la selección..)

Exteriores: Rudy Fernández (hay caso Rudy es evidente, pero incluso sin anotar aporta tanto en otras facetas..), Joan Sastre, Juancho Hernangómez (también puede hacer y muy bien el “cuatro” y ahora mismo su temporada dice más cosas que la de Claver aunque el valenciano  está en plena remontada. ), Alex Abrines. Un apunte en esta posición, elijo a Sastre como guiño al futuro pero viendo jugar a Rafa Martínez siempre tengo la sensación de que ha jugado menos con España de lo que ha merecido.

Interiores: Pau Gasol, Marc Gasol, Nikola Mirotic, Willy Hernangómez

Faltaría una plaza…. Pero no pensaríais que me iba a mojar tanto. Quizás Alberto Díaz por si necesitas un base que apriete cinco minutos a una estrella rival, el mencionado Rafa Martínez por si el día está que no entra ni un tiro, u otro pívot (a día de hoy, Oriola) si se obvia que Juancho Hernangómez puede darte minutos en la posición de cuatro.

Detrás de un premio

Lunes, 25 Mayo 2015

Felipe Reyes ha recibido el premio al mejor jugador de la Fase Regular de la Liga Endesa y bien que me alegro. Su designación, avalada por profesionales y aficionados es un merecido reconocimiento para un tipo admirable que, durante toda su trayectoria ha mantenido una enorme regularidad para mantenerse durante más de una década en la élite de nuestro baloncesto.

Es difícil medir la justicia o no de estos reconocimientos individuales pero en este caso cuesta encontrar alguien que haya realizado más méritos que el pívot cordobés. Su perseverancia ha sido decisiva para que su equipo haya logrado más victorias que nadie y la decisión de Pablo Laso de incluirle como titular varió definitivamente el comienzo algo dubitativo de los blancos. No es menor el tema del rol otorgado por su técnico, Reyes se adapta a todo. Ha destacado como titular de igual manera que cuando sustituía a Mirotic porque, a diferencia de otros jugadores, está preparado para aportar a su equipo en todos los contextos y situaciones. Su trayectoria en la selección española avala esta impresión porque ni siquiera la demoledora presencia de los Gasol e Ibaka ha evitado que todos pensáramos que siempre había espacio para Felipe Reyes.

A sus 35 años, Reyes está próximo a renovar su vinculación con el Real Madrid que comenzó en el año 2004. Lógico que club y jugador se entiendan a tenor de lo exitoso de su convivencia. El pívot ha encontrado retos para progresar temporada tras temporada. Uno no dura tanto tiempo en ningún equipo sólo con carácter y personalidad sino también con capacidad para reconocer qué necesita el grupo de él en cada momento. Con todo eso y también con mucha pasión, la que a veces incluso juega malas pasadas y hace que estés excesivamente nervioso en una final de la Euroliga.

Para el Real Madrid la presencia de Felipe Reyes ha sido una bendición, ha desnudado y estimulado a muchos compañeros de puesto. No hubo mejor preparación para la aventura americana de Mirotic que convivir con Reyes cada día ni ha habido mejor termómetro para dejar en evidencia la intensidad de muchos compañeros que  compararles con  la manera en que competía Felipe cada partido.

Entiendo que todos estemos ávidos de caras nuevas, de chicos jóvenes  que impulsen esa regeneración de la ACB de la que tanto se habla y por la que tan poco se hace. Comparto que nuestra competición carece de rostros novedosos que ayuden a hacer algo de ruido y contribuyan a fabricar buenas historias pero todos esos hechos no deben hacernos caer en la justicia de no valorar en su justa medida el trabajo, la capacidad de superación y el gen ganador de Reyes. Yo soy de Felipe Reyes porque me gusta la gente que construye trayectorias muy por encima de sus condiciones y no hace sino recordarnos que no hay nada más decisivo que una buena mentalidad que alimente el factor diferencial en este juego, la ambición.

El clásico y los clásicos

Viernes, 26 Diciembre 2014

Mucho se habla estos días sobre lo acertado de que la Liga Endesa no pare en Navidades y de ese emparejamiento previamente establecido entre Barcelona y Real Madrid que empieza a formar parte de la rutina de estas fiestas. Se agradece, obviamente, como espectador (aunque no lo veía de la misma manera como profesional) y se valoran iniciativas que contribuyan a la promoción de este deporte aunque aún esté pendiente la “gran revolución” de la ACB anunciada de un tiempo a esta parte y que no acaba de llegar.

El Real Madrid aventaja al Barcelona en la Liga Endesa pero es el equipo catalán el que ha renovado a su entrenador. Hacen bien los dirigentes catalanes en confiar su proyecto a un técnico tan solvente como Xavi Pascual, merecedor del crédito que le proporcionan desde un club que proyecta, al menos en su sección de baloncesto, rigor y ambición en las decisiones que toma. Hace bastante tiempo que las derrotas parece que tienen más peso y repercusión en el Real Madrid que en el Barcelona, por la desconfianza que los dirigentes blancos han mostrado en Pablo Laso y por la manera en que el Barcelona suele rendir en los momentos decisivos de la temporada. Nadie tiene duda de que ambos equipos lucharán hasta el final por los tres títulos que quedan en juego pero el Barcelona cuelga un cartel de equipo algo más fiable que los blancos.

Concedo a este “clásico” una importancia relativa. El Barcelona es favorito porque juega en casa mientras que el Real Madrid intentará consolidar los buenos momentos apuntados en los dos últimos partidos. Será un buen momento para observar si el Barcelona mantiene contra el Real Madrid esa apuesta por un juego mucho más rápido que está apuntado esta temporada y  nuevamente comprobaremos si el desenlace de estos duelos sigue muy condicionado por el rendimiento de la pareja de bases. Desgraciadamente no podremos disfrutar de la magia de Juan Carlos Navarro, muy maltratado por las lesiones en los últimos tiempos. Pienso en la lesión del escolta azulgrana y en la manera en que el Barcelona ha planificado el “invierno” de la carrera de su jugador-referencia. Navarro es un jugador importante en la estructura de juego del Barça pero su ausencia no tiene tanta trascendencia como antes incluso en momentos actuales con más bajas en el juego exterior. El cuerpo de Navarro está bastante castigado y sus lesiones en las últimas temporadas también han permitido un paso adelante de otros jugadores. El Barcelona y su entrenador han sabido crear estructuras en la plantilla y en el juego donde se respete el estatus de estrella de Navarro y en las que esté garantizada la competitividad y el nivel en su puesto.

Si la última etapa de Juan Carlos Navarro está viéndose muy condicionada por las lesiones y el impacto de éstas en su juego, su compañero de generación Felipe Reyes, está viviendo un año fantástico. Reyes no es un jugador de talento como Navarro pero su carrera sólo puede verse desde la admiración. Si Navarro no es tan imprescindible en el Barcelona como antes, Reyes ha ganado importancia en el juego del Real Madrid este curso. La situación refleja dos evidencias, la primera y más importante es que el jugador cordobés retoma su espíritu de “meritorio” antes de cada partido y no se conforma con ser ningún comparsa en el grupo. La segunda evidencia es que el Real Madrid no ha sustituido bien a Mirotic (no era nada fácil). En los primeros partidos de la temporada, Pablo Laso intentó combinar a Ayón y Bourousis pero la apuesta no parece haberle convencido mientras que Nocioni ha tenido problemas en algún emparejamiento defensivo ante “cuatros” algo más físicos, sobre todo en la Euroliga. Ante este panorama, Reyes ha aprovechado al máximo sus minutos y parece más importante este año que el anterior, hecho que obliga a rendirse ante un jugador histórico de nuestro baloncesto y que también genera algunas conclusiones no del todo positivas para el conjunto madrileño.

Los momentos del drama

Jueves, 11 Septiembre 2014

Desde los Juegos Olímpicos de Barcelona no habíamos asistido a un momento tan doloroso para nuestra selección de baloncesto. La enorme decepción que ha supuesto esta derrota contra Francia en “nuestro” Mundial invita a la frustración pero también a los excesos, algo de lo que intento alejarme en estas líneas. Si lo analizas con detenimiento, algunos de los aspectos negativos vividos en el encuentro ya han tenido sus antecedentes, lo que era difícil pensar es que todos estos detalles se vieran en el mismo partido.

1. Tensión. Por mucho que un equipo esté acostumbrado a competir y sus jugadores importantes tengan “el culo pelao”, jugar en casa con la obligación de ganar siempre es un componente que en un momento determinado puede generar un punto más de tensión. Ya desde la primera fase se ha notado al equipo y al banquillo algo sobreactuado y cuando han aparecido las primeras dificultades, los amplios recursos que mostraba la selección se han ido reduciendo.

2. “Pequeños”. España jugó francamente bien en la primera fase pero gestionó mal la posibilidad de no “perder” a tantos jugadores por el camino. Dentro de la gestión de los roles, no utilizar a Felipe Reyes se entiende poco por el desarrollo del partido (muy propicio para el cordobés) y porque su trayectoria habla de un jugador fiable capaz de rendir a buen nivel sin necesidad de contar con muchos minutos en pista. Las victorias de la primera fase curiosamente no contribuyeron a sumar jugadores a la causa sino todo lo contrario. Desconozco hasta qué punto ha influido en la poca participación de Reyes la incomodidad que han mostrado los Gasol e Ibaka  cuando han sido sustituidos en otros partidos,  pero Felipe Reyes ha sacado adelante muchos partidos que tenían el mismo aroma que el de Francia.

3. Francia. Mucho mérito al corazón con el que jugó Francia, pero su nivel de baloncesto tampoco fue extraordinario lo cual hace la derrota más dolorosa. Su plan partió de ahogar líneas de pase a los pívots, dejar mucho espacio a Rubio y jugar con un ritmo muy bajo. Imposible que sorprendiera a nadie. Algo más impactante su superioridad en el rebote, aspecto diferenciador en el juego de España y sobre el que ha cimentado su baloncesto en los partidos anteriores. Francia ha hecho lo correcto y España se ha visto inmersa en un partido que no esperaba y se ha visto superada física, anímica y tácticamente.

4. Los bases. Orenga ha apostado por Ricky Rubio para lo bueno y para lo malo. Rubio ha estado mejor robando balones que defendiendo y con él en pista jugamos de manera extraordinaria en Granada. Eso sí, con reglas FIBA y partidos igualados contar con un base que no anota desde la larga distancia es una rémora muy importante. Sergio Rodríguez tampoco ha estado cómodo y ha abusado del bote en muchas situaciones. Calderón no ha jugado de base contra Francia y apenas en el campeonato. El base que ha dirigido esta generación tan maravillosa no ha ejercido como tal casi en ningún momento. Cuestionable al menos. En el partido decisivo, contar con tres grandes bases no ha garantizado tener los 40 minutos del puesto bien cubiertos.

5. Ibaka y la ansiedad. El nivel tan bajo de Ibaka y Marc Gasol ha sido determinante. Me detengo en Ibaka porque ha mostrado síntomas que ya hemos advertido y observado en algunos jugadores en determinados momentos. Está bien sumar nuevos recursos al juego como el lanzamiento exterior pero reducirse a eso es limitarse como jugador. Ibaka ha jugado con mucha ansiedad porque quería demostrar mucho en poco tiempo. Ha abusado del lanzamiento exterior y le ha faltado un punto de tranquilidad. Será uno de los referentes en el futuro, reboteando, intimidando, anotando cerca del aro y también lanzando de fuera pero como un recurso más, no como la base de su juego.

6. Y ahora. Ahora hay que replantearse la absurda norma de que un entrenador ACB no pueda ser seleccionador, hay que atreverse a denunciar determinado caldo de cultivo creado por la FEB, hay que detenerse en realidades que transmite nuestro baloncesto (esa ausencia de tiradores que viene) y también no olvidar todo lo que debemos a este grupo tan maravilloso que tantos buenos momentos nos ha ofrecido. También veremos lo que queda de Mundial, un campeonato pobre, por cierto, con pocos partidos a destacar. Y ya duele decirlo, porque es el “nuestro”, pero es lo que hay.

Miedo

Viernes, 14 Junio 2013

Durante los 30 primeros minutos del tercer partido se refuerza la sensación de que si hubiera que elegir un término para definir lo que estamos viviendo en la Final de la Liga Endesa sería el de Miedo. El Barcelona, que también lo padece, como analizaremos después, ha encontrado en el temor que transmite el Real Madrid en su juego su principal elemento motivador y con ello se ha dado una opción, ahora mínima,  de competir por un título ante un rival que durante muchos momentos ofrece una sensación de vacío, de necesidad de encontrar un anotador constante que les alumbre en los abundantes minutos de oscuridad.

En este contexto, Felipe Reyes que de miedos sabe lo justo, se empeña en mandar mensajes a sus compañeros para que alguien se sume a su esfuerzo y se anime a no dejar escapar una oportunidad histórica de conquistar el campeonato. El primero en reaccionar es Sergio Llull, un tipo al que se le pueden cuestionar alguna toma de decisión pero en ningún caso su capacidad competitiva y la confianza que muestra en sus cualidades. Sobre estos dos jugadores, el Real Madrid realiza un último cuarto magnífico, el mejor de la final en el que suma buenas noticias además de la victoria, como los primeros minutos grandiosos de Mirotic en la Serie y las posibilidades que ofrece Darden en el poste bajo.

Todos los mensajes positivos que suma el Real Madrid son puñaladas en el corazón de un Barcelona que tiene dificultades para encontrar escuderos a Navarro en los momentos decisivos. Marcelinho Huertas, buen jugador de finales de partido, no ha entrado en la eliminatoria, como tampoco Lorbek, y Tomic no es alimentado con la continuidad que requiere. Quizás, solo quizás, el Barcelona ha interiorizado tanto su inferioridad que no ha sabido castigar lo suficiente tantos minutos sombríos de su rival y se ha conformado con seguir a rajatabla su plan de intentar llegar con opciones a los últimos minutos.

No nos engañemos, la Final no está siendo grandiosa, aunque sí interesante. El Real Madrid tiene casi todo en su mano pero le convendría no olvidar que sus mejores minutos han venido cuando se ha olvidado de envidar contastemente a la “chica” y apostar a la “grande”. Si se empeña en aceptar la propuesta del Barcelona aún puede meterse en un problema porque los de Xavi Pascual parecen disminuidos y lejos del potencial de la temporada pasada pero tienen orgullo, carácter, muchos títulos a sus espaldas y a Navarro…, demasiados argumentos para que los madrileños no teman un quinto partido.

No hay plan que detenga a Felipe y Sergio

Viernes, 10 Mayo 2013

Tantas y tantas cosas nos ha dejado la semifinal de la Euroliga entre Real Madrid y Barcelona Regal que cuesta ordenar las ideas máxime cuando uno ya tenía un pensamiento muy consolidado cuando veía que el Barcelona Regal comenzaba el último cuarto en plan dominador y el Real Madrid empezaba a jugar contra su rival y los fantasmas de estar tantos años sin optar al título.

Entonces pensaba que el Barcelona tiene muy claro cómo jugar al Real Madrid mientras que los de Pablo Laso se intentan abrazar a los momentos de inspiración de sus brillantes jugadores. No por la derrota debe dejar de valorarse la calidad del planteamiento azulgrana, insistiendo en su ventaja con Tomic, obligando a Rudy a utilizar su mano izquierda, jugando con la ansiedad de LLull y exagerando las ayudas en los bloqueos indirectos para evitar que Carroll entre en esos momentos mágicos que contagian a todo el equipo.

LLegado a ese punto donde todo parecía perdido o casi, Laso también quiso jugar su partido, recordó al equipo la necesidad de buscar canastas de alto porcentaje y estimuló la defensa utilizando una defensa mixta sobre Navarro. Del resto se encargaron dos tipos muy diferentes que representan dos valores muy necesarios en este deporte. Por un lado, Felipe Reyes, el tesón, la competitividad y el corazón. Por otro, Sergio Rodríguez, la inspiración, el talento y la mejor medicina contra la monotonía.

Este es el partido en unos minutos, más allá de eso, los 40 minutos vienen a confirmar distintas sensaciones que merecen comentarse.

Las “bajas” del Barcelona…..Mickeal siempre castiga al Real Madrid pero las verdaderas bajas de los catalanes han sido Lorbek y Víctor Sada. El primero es un jugador irreconocible que sólo tiene parangón con aquel que aterrizó en la ACB con Unicaja. A Sada, la eliminatoria contra Panathinaikos le ha penalizado, desde entonces su rol es muy secundario.

Y las del Madrid. Se esperaba mucho más de Mirotic, Rudy y Carroll. El nivel de los tres y la victoria conseguida habla muy bien de la profundidad de la plantilla blanca y es uno de los avales que deben hacer que los madridistas afronten la Final con mucho optimismo. Mirotic ha tenido poco peso en el partido porque Felipe Reyes se ha ganado cada uno de los minutos que ha jugado, como toda su vida, por cierto. Rudy Fernández tiene un problema con el tiro que va a más con el paso de la temporada, incluso parece que en cada lanzamiento cambia el gesto técnico. Carroll, por su parte, es uno de los focos principales de la defensa azulgrana y uno de los “rivales débiles” que elige Pascual en la defensa del Real Madrid.

Lo que descubre el partido. Ya habrá tiempo para hablar del futuro  pero sin duda que este partido marcará en parte las prioridades de ambos equipos. El Barcelona debe decidir qué bases quiere,  si realmente va a apostar por Abrines y Todorovic y si puede recuperar al mejor Lorbek. El Real Madrid necesita anotadores de alto porcentaje cerca del aro, tipos que garanticen un mínimo de puntos en cada partido. Pero quién piensa en el futuro con una Final de la Euroliga por delante con todas las opciones para ganarla. La oportunidad es inmejorable para los de Pablo Laso y ni siquiera el nivelazo del Olympiacos contra el CSKA evita que se les considere favorito, se lo han ganado.

El Madrid y los Pívots

Mircoles, 20 Febrero 2013

En la impresionante plantilla del Real Madrid siempre se ha señalado a los jugadores interiores como los elementos más débiles. La pasada derrota en la Copa del Rey frente al Barcelona ha vuelto a poner en el centro del debate la necesidad o no de un refuerzo en esa posición. Manteniendo que los clubes del nivel del Real Madrid siempre deben estar atentos a lo que pueda ofrecer el mercado considero que en todo este debate de los pívots ha vuelto a aparecer en cierta medida ese exagerado tremendismo que acompaña cualquier tropiezo de los grandes.

Tomic y los sustitutos. El rendimiento de Ante Tomic en su temporada en el Real Madrid no daba para pensar en una apuesta firme por él en forma de un contrato alto, eso es así. El jugador croata necesita continuidad en el juego y tener mucho contacto con el balón para mantenerse mentalmente en los partidos. Compro la idea de que ninguno de los jugadores que ocupan los minutos que jugaba Tomic parece mejor jugador que el croata pero debemos tener en cuenta factores que pueden influir en su rendimiento. Por un lado debemos valorar que, salvo Mirotic y Reyes, el resto de jugadores interiores de los blancos (Begic, Hettsheimeir y Slaughter) no tienen una estabilidad de minutos garantizados y su rol depende de las necesidades del partido, de las características del rival y de su rendimiento cuando aparecen en pista. A veces disponer de una plantilla amplia tiene un lado perverso que obliga a los jugadores a estar preparados para rendir al máximo independientemente del tiempo que les toque jugar, no todos los jugadores lo logran, de hecho creo que especialmente Begic y Hettsheimeir tienen un cierto déficit de confianza cuando entran con los partidos en marcha y muestran un mejor rendimiento cuando forman parte del quinteto inicial.

El plan de juego. No creo que el sistema de juego del Real Madrid impida el brillo de los jugadores interiores,  lo que sucede es que sus jugadores exteriores son de tal calidad que no se puede pensar que pasen por los partidos de puntillas. Llull, Sergio Rodríguez, Carroll y Rudy Fernández necesitan tener el balón en sus manos. Con esta premisa, los interiores son más finalizadores que generadores aunque es verdad que en determinados momentos de los partidos de máximo nivel quizás se eche en falta un jugador que libere a los exteriores y que sea una verdadera amenaza cuando le pones el balón en el poste medio. Por ahí quizás esté el margen de mejora para próximas temporadas y digo para próximas porque creo que la marcha del equipo no da para que ningún jugador sea sustituido.

Uno a uno. Asumiendo que Mirotic es un jugador de perfil diferente de sus compañeros por su capacidad para generar dentro y fuera y que Felipe Reyes juega bien o muy bien 9 de cada 10 partidos, participe 15, 20 ó 25 minutos, queda detenerse en Begic, Slaughter y Hettsheimeir. Mirza Begic está rindiendo peor que cuando competía por minutos contra Tomic. Una paradoja o quizás no, ya que puede que esa supuesta mayor responsabilidad que él puede haber interiorizado le esté frenando más que ayudando. Slaughter está cumpliendo con lo que se esperaba de él, es un especialista que permite alternativas defensivas agresivas, un jugador interior móvil que puede acabar contraataques y jugar por encima del aro pero al que hay que darle las canastas más que hechas. Hettsheimeir aún está buscando su sitio y sería bueno que lo encontrara cuánto antes porque es un jugador con margen de mejora y que puede dar un salto de calidad a un equipo ya de por sí admirable. El brasileño es un buen reboteador y puede anotar desde varias distancias pero se está echando en falta cierta energía en el juego que sí desplegaba en sus anteriores clubes. Quien sabe si la responsabilidad le está bloqueando o aún es demasiado pronto para medirle teniendo en cuenta su reciente inactividad pero yo soy de los que piensa que el ex jugador de Cai Zaragoza tiene cualidades para ser un jugador importante en este equipo, veremos.

Jawai, Exhuberancia matizada

Lunes, 24 Septiembre 2012

Dentro de los muchos méritos acumulados por Pablo Laso desde que está al frente del Real Madrid, uno de los más reseñables es cómo ha logrado cambiar la mentalidad del club madrileño en sus enfrentamientos directos frente al Barcelona Regal. El grupo deprimido y acomplejado que era incapaz de acercarse a su mejor nivel anterior a su llegada ha dado paso a un equipo orgulloso de mostrar sus cualidades ante la mejor defensa del campeonato.

Rudy y … Slaughter. La Súpercopa Endesa 2012 ha confirmado que el Real Madrid parte con más camino andado que el Barcelona porque ha realizado menos modificaciones en su plantilla tanto en nombres como en roles pero que el club catalán cuenta con argumentos suficientes para volver a conquistar cualquier título en liza. La definitiva incorporación de Rudy Fernández ya se amortiza adecuadamente. El jugador balear es un referente en ambos lados del campo y poco a poco empieza a quitarse la megaespecialización en el lanzamiento que le aportó la NBA y se acerca al jugador total de la “Penya”. Marcus Slaughter será un jugador muy útil para el Real Madrid porque contagia actividad, impide que el hombre que defiende colabore activamente en la circulación de balón y muestra intensidad en la lucha por los rebotes, eso sí, tiene toda la pinta que será más valorado por los entrenadores que por la afición. Hay dos jugadores que se sienten especialmente acertados cuando juegan contra el Barça, Llull y Carroll, asignaturas defensivas pendientes de Xavi Pascual para próximos enfrentamientos.

Jawai-Tomic Vs Vázquez-N´Dong. Rondaba hace tiempo esta comparación en mi cabeza y empiezo a encontrar alguna respuesta que me ayude a una resolución definitiva sobre cuál es la mejor pareja. La presentación en la Súpercopa de Nathan Jawai ha sido como él, contundente. Su evidente sobrepeso no impide cierta movilidad para correr al aro después de jugar bloqueos y Pablo Laso ya tendrá apuntado este detalle como objetivo prioritario de mejora para próximos enfrentamientos. Evidentemente, Jawai es un gran fichaje porque además de sus cualidades como jugador desprende carisma y ayudará a poblar algo más las desangeladas gradas del Palau. Respecto a Tomic, no será esta final de la Súpercopa el partido de la reivindicación  ante su ex-equipo. El jugador croata empezó enchufado pero su primer paso por el banquillo le enfrió demasiado  (algo bastante habitual en este jugador que necesita de mucha continuidad para mentalmente mantenerse en los encuentros). La sensación que deja la pareja de “cincos” del Barcelona es que ofensivamente ofrecen más alternativas que sus predecesores Vázquez y N´Dong pero que el Barcelona Regal recibirá muchos más puntos debajo del aro esta temporada y sufrirá mucho más en la defensa del “pick and roll” porque Jawai y Tomic sufren y mucho en estas situaciones. La intensidad y agresividad de Jawai están demasiado concentradas en un lado del campo.

Por último, un comentario merecido para Mirotic y Reyes, excepcionales librando combates en inferioridad física, claramente mejorado el primero en estas artes. Tampoco tiene pinta que ésta será la temporada donde dará la sensación de que Felipe Reyes ya no tiene sitio en el Real Madrid. Mucha culpa del progreso de Mirotic la tiene la actitud de Reyes que permanentemente le hace saber que está listo por si el jugador de origen montenegrino se despista.

El día después de Felipe

Martes, 31 Julio 2012

España ha vencido a Australia en su segundo partido de los Juegos Olímpicos. La selección ha realizado un excepcional tercer cuarto en el que ha asegurado la victoria. En ese tiempo no ha jugado Felipe Reyes, da igual, su actuación ha vuelto a ser impresionante porque su presencia en el segundo cuarto enseñó el camino a España de cuál era la intensidad que requería el partido. Felipe Reyes ha dicho que el próximo verano no estará con el equipo nacional. La noticia ha pasado de puntillas, tanto que no quiero convertirme en cómplice de un injusto olvido y hoy entre rebote y rebote del bueno de Reyes se me ha ocurrido pensar en el día después de su marcha.

- El día después de Felipe vendrá otro, igual hasta con más talento, pero no será lo mismo. Ese día los entrenadores nos quedaremos sin un ejemplo constante con el que convencer a aquellos niños ( y no tan niños) que argumentan que no rebotean porque sus rivales son más altos.

- El día después de Felipe, pensaremos cuándo acaba el margen de mejora de un jugador y nos acordaremos que el jugador del Real Madrid añadía repertorio a su juego año tras año.

- El día después de Felipe, nos desesperarán menos algunos suplentes de la selección (no diré nombres) que no tendrán a su lado otro jugador de rotación que no desprecia cada segundo del juego y que lucha por reivindicarse cada momento incluso compartiendo puesto con los hermanos Gasol y Serge Ibaka.

- El día después de Felipe, nos arrepentiremos si alguna vez dudamos de él o pensamos que su tiempo había pasado, echaremos de menos su tiro a cinco metros, sus giros siempre para acabar con su mano derecha y hasta sus protestas cuando le pitan falta o pasos (porque Felipe, como Navarro, nunca hacen falta ni pasos).

Muchos días después de Felipe, pocos hablarán de él recordando esta generación dorada, pero que nadie lo dude, junto a la dirección de Calderón y el talento descomunal de Navarro y Gasol también se hizo un hueco Felipe Reyes, ese que pedía el cambio y en la primera acción cogía un rebote.

“Matar” al veterano

Viernes, 24 Febrero 2012

Pasada la Copa del Rey, anda uno repasando las imágenes que nos dejó la cita de Barcelona y empezando a imaginarse como será el resto de la temporada. Además, no olvidamos que es año Olímpico y la especial ilusión que nos hace la próxima cita en Londres. Empezamos a elucubrar con posibles candidatos para formar la selección nacional y cuesta encontrar alguna aparición rutilante que cuestione el grupo de 15 ó 16 candidatos que se manejan en los últimos tiempos. Dos reflexiones sobre esto, los que están son muy buenos y tenemos que disfrutar al máximo lo que nos queda de alguno de ellos porque el futuro, en este caso, no va a ser mejor.

Pero más allá de quién forme el grupo final, que tiempo habrá para analizarlo, pienso hasta qué punto se ha valorado y se valora la trayectoria de determinados jugadores veteranos que han sufrido demasiado desgaste mediático por el mero hecho de llevar mucho tiempo en la élite. Estamos en un país con demasiada tendencia a cansarnos pronto de determinadas caras y todos ( repasando alguno de mis escritos me incluyo) quizás realizamos aseveraciones demasiado categóricas sobre jugadores que merecen mucho más respeto por conseguir lo más difícil de esta profesión, mantenerse durante mucho tiempo en el máximo nivel.

Tengo la sensación de que además, en muchos casos, no hemos hecho un gran favor a los jugadores llamados a reemplazar a estos veteranos ya que les hemos  ponderado mucho más por el mero hecho de representar la novedad  que por verdaderos méritos deportivos. Hay varios ejemplos representativos, me centraré en un par de ellos.

- “Los tres de España”. Pienso en Carlos Suárez, Víctor Claver, Alex Mumbrú, Carlos Jiménez y, aún en menor medida, en Rabaseda. Me alegró muy especialmente el partidazo de Carlos Suárez en la final de Copa del Rey contra el Barcelona. Desde que le conozco siempre me ha parecido un jugador extraordinariamente competitivo, no recuerdo en su etapa de formación un partido de máxima importancia en el que no rindiera al máximo. Sin embargo, en muchos momentos de estas temporadas no ha mostrado ese deseo de ser protagonista de un partido como lo hizo en Barcelona, su presencia fue decisiva en los dos lados del campo. A Carlos Suárez y Víctor Claver les lanzamos entre todos como relevos de los ya curtidos Mumbrú y Jiménez. En esa “campaña” probablemente pecamos de injustos relativizando la aportación de éstos. La verdad es que ni Claver ni Suárez han tenido un rendimiento tan constante como para afirmar con rotundidad que “han retirado” a Mumbrú y Jiménez que, sobre todo en el caso del primero, vienen realizando una temporada excepcional. La presencia de Suárez y Claver en el equipo nacional es muy necesaria para que vayan teniendo más experiencias que puedan ayudar en los diferentes procesos de transición en el equipo nacional pero debemos ser más exigentes con jugadores de su enorme capacidad, que la tienen. Creer en ellos no significa “matar” a veteranos para que se les haga hueco sino exigirles que realmente muestren que son superiores a ellos.

Felipe y Nikola. El caso de Mirotic y Felipe Reyes tiene el interés añadido de que además comparten equipo. La irrupción de Mirotic pareció descentrar en algún momento a Felipe Reyes. El jugador de origen montenegrino es un talento superior de aquellos que pueden marcar una época. Sin embargo, las ganas que tenemos de “más Mirotic” no deben hacernos caer en la injusticia de no valorar en su justa medida a Reyes. La temporada del capitán del Real Madrid sólo puede calificarse de fantástica. Ante la irrupción de Mirotic ha hecho lo más beneficioso para él, para su equipo y para su compañero de puesto, competir como un animal y “marcar distancias” con el aún inexperto Mirotic en los aspectos del juego dónde es superior. En ese rebote ofensivo que no pelea Niko, aparece Reyes; cuando Lorbek castiga con dos triples porque Mirotic hace ayudas demasiado largas, ahí está Felipe para cortar esa sangría; cuando el partido está más en el barro que para pasos de ballet siempre está Don Felipe Reyes. A todos nos gusta ver acciones plásticas técnicamente o demostraciones de exhuberancia física pero no debemos dejar de ponderar los mensajes actitudinales de muchos jugadores. Felipe Reyes quiere jugar los Juegos Olímpicos y seguir teniendo protagonismo en el Real Madrid, quién no quiera que sea así, que demuestre lo contrario, en el campo, por favor.