Blogs

Archivo de la categoría ‘Francia’

Madurez, generosidad, talento y memoria…

Jueves, 18 Agosto 2016

No esperaba una diferencia tan grande entre España y Francia en el encuentro de Cuartos de Final. En absoluto me ha sorprendido el nivel de la selección española pero intuía una Francia más competitiva, más dura, con más corazón y determinación para tratar de llevar el partido a su terreno.

La realidad es que la brutal puesta en escena de España y su preparación del partido hicieron mella en los jugadores franceses que se encontraron de nuevo ante su pesadilla más recurrente en los últimos años. Gran parte de esta victoria olímpica tiene su origen en el extraordinario encuentro que disputaron ambas selecciones hace casi un año en Lille, donde Pau Gasol “destrozó” a los entonces anfitriones. El técnico francés, Vincent Collet apostó por que en Brasil no ocurriera lo mismo pero olvidó que Gasol no es de aquellos que entra en barrena si no logra anotar sino que es capaz de interpretar qué precisa su equipo en cada momento. También España supo utilizar los recuerdos en su beneficio mostrando la seguridad, confianza y personalidad de todas las generaciones campeonas.

Desde la atención generada por Pau Gasol fue asentándose España. Rudy Fernández y el mejor Mirotic aprovecharon los espacios mientras que Llull y Rubio incomodaban a De Colo y Parker hasta el punto de no permitirles “entrar” en el partido. Con el aire a favor que dejaron los titulares, la “segunda” unidad respondió con grandeza. Navarro no está brillando en el tiro pero deja dos o tres pinceladas en forma de pases muy brillantes cada partido, Claver da presencia física y actividad defensiva, Sergio Rodríguez aporta talento y puntos, Felipe Reyes es Felipe Reyes y Willy Hernangómez mostró personalidad para atacar el aro sin dejarse intimidar por el físico de los franceses.

El pegamento que une al equipo español y que lo diferencia del resto es la generosidad de sus jugadores. España tiene exteriores brillantes en el pase y el mejor pívot pasador del mundo. Cuando todos los jugadores tienen voluntad de encontrar la mejor posición de sus compañeros y la ocupación de espacios y juego sin balón ayuda, el pase marca diferencias.

Mencionadas varias virtudes ofensivas, conviene resaltar que el trabajo defensivo de España está siendo extraordinario en fondo y forma. Es mérito de Scariolo y su cuerpo técnico la capacidad que tienen para explotar al máximo las virtudes de sus jugadores y camuflar aquellas debilidades individuales de determinados jugadores (por ejemplo la defensa zonal en los momentos de convivencia de Rodríguez y Navarro).

¿Se puede?. Antes del comienzo del Torneo veía inalcanzable a Estados Unidos para cualquier rival. Si tomamos como referencia los tres últimos partidos de España y de los americanos empiezo a pensar que hay alguna opción. El nivel defensivo de USA no tiene nada que ver con otras citas y el paso de la competición no ha servido para “sumar” jugadores sino para reducir sus amenazas, eso sí, tremendas. No se me calentará la boca diciendo que España es favorita, en realidad sus opciones son pocas, pero existen, pasan por cuidar el balón, dominar el rebote y explotar el a veces irracional uso de manos de Estados Unidos en defensa atacando con decisión el aro. Por esos factores, otros más y uno fundamental, que los americanos no tengan un buen día en el tiro. Estos jugadores nos han regalado tantos momentos maravillosos que merecen que podamos pensar que pueden firmar un epílogo inolvidable a su historia.

Francia, otra vez..

Martes, 16 Agosto 2016

¿Qué hacemos con los niños?, ¿Dónde vamos de vacaciones? y ¿Cuándo jugamos contra Francia en baloncesto? pueden ser algunas de las preguntas que se repiten en muchos hogares cuando se acerca el verano. En efecto, el enfrentamiento contra la selección “vecina” en algún cruce decisivo es todo un clásico y se repite cada verano en el último lustro.

España ha vuelto a demostrar en su encuentro frente a Argentina que se maneja perfectamente en los partidos de “todo o nada”. Por eso, porque la “historia” con Francia juega a su favor y por el nivel de sus dos últimos partidos, podemos ser optimistas respecto a las posibilidades de nuestra selección. Conviene estar preparados, eso sí, para un partido durísimo, en el que España tendrá muchos problemas para jugar al mismo ritmo que contra lituanos y argentinos ya que el seleccionador francés sabe que las opciones de su equipo pasan por llevar el partido a media pista, a posesiones largas y donde la superioridad física de su equipo tenga más peso que el mayor talento español.

Comparto con Scariolo la apreciación de que Francia es, después de Estados Unidos, el rival más duro para España. La madurez y el talento de De Colo, en el mejor momento de su carrera, el conocimiento del juego de Parker y Diaw, la intimidación de Gobert y los chispazos de Batum y Heurtel son sólo algunos de los argumentos de un equipo que ha confirmado en los Juegos una irregularidad que ya apuntó en los partidos de preparación. No acaba esta Francia de ser un equipo “redondo” (aunque estuvo a punto de dar un susto a Estados Unidos) pero eso no quita para advertir de su potencial.

España llegará reforzada a su partido de Cuartos de Final. Sus dos últimos partidos han sido de un gran nivel pero Francia puede destapar algunos asuntos tácticos sobre los que se puede dar mejor respuesta. Uno de ellos será la defensa del bloqueo directo que jugarán permanentemente Parker y De Colo. Otro,  la tendencia a abusar del bote que muestra el equipo cuando las defensas rivales suben líneas y  por último, sigue echándose en falta algo más de claridad en el juego sin balón cuando Gasol recibe en situaciones cercanas al aro. El partido tendrá en el rebote uno de los factores claves para conocer su desenlace. Si España domina el rebote, las posibilidades de conseguir superioridades aumentan y muchos jugadores parecen sentirse más cómodos. Destacable en este sentido la contribución de Rudy Fernández. A su habitual actividad defensiva en el trabajo en las líneas de pase, en las segundas y terceras ayudas y en rebote, el balear está añadiendo una confianza en ataque inusual desde hace varios (muchos ) meses. Fernández, en este nivel, es un activo de máximo nivel en Europa y un factor diferencial que convierte a un buen equipo en un aspirante a todo. Buenísima noticia para nuestra selección.

Más allá de la implicación emocional porque juegue España, como aficionado al baloncesto, los partidos España-Francia siempre ofrecen detalles muy interesantes. España luchará por imponer su estilo rápido compaginándolo con la superioridad de Gasol sobre sus pares. Francia intentará trabar el encuentro y evitar que los de Scariolo jueguen con margen desde el comienzo. Será importante que Ricky Rubio muestre la agresividad del día de Lituania para que Parker tenga que preocuparse de “jugar” también en defensa. Sobre la pista varios duelos individuales de primer nivel y muchas cuentas pendientes generadas en los últimos años. Un “clásico” que llega antes de lo que merece el potencial de ambos equipos pero que llega en cuartos de final por la preparación con la que llegaron los dos equipos a esta cita. A disfrutar¡

Revoluciones e involuciones

Jueves, 30 Julio 2015

Anda uno esperando que se anime algo esto, echando de menos un poco más de chicha en espera del inicio de la súper gira de la “ÑBA”. Es tiempo de rumores, especulaciones y certezas que empiezan a consolidar sensaciones sobre determinados personajes y lo que nos pueden deparar los próximos eventos. Comparto algunas de mis inquietudes.

¿Y Claver?. El Barcelona ficha a Perperoglou y el Real Madrid parece que a Taylor. Ninguno de los dos equipos con más presupuesto de nuestro baloncesto ha caído en la cuenta de incorporar a Víctor Claver. Después de confirmarse su no continuidad en el Khimki, el futuro del jugador valenciano es una incógnita que quizás nos ayude a resolver la convocatoria con la selección española. Personalmente, pienso que Claver está en una edad perfecta y que hay pocos jugadores con sus condiciones y su versatilidad. El hecho de que aun esté sin equipo parece indicar que esta opinión no está muy extendida.

Revolución azulgrana. Ya he escrito sobre esto en más ocasiones pero es que el Barcelona no para de hacer fichajes y con ello se refuerza mi sensación de que el afán por cambiar piezas está haciendo olvidar otros aspectos muy importantes para consolidar el rendimiento de una plantilla. Es incuestionable que Arroyo y Perperoglou son buenos jugadores pero los dos creo que ya han dado su mejor baloncesto. Arroyo es un base de talento que se complementará seguramente muy bien con Tomic en el juego 2×2 pero su rendimiento sólo ha sido óptimo cuando ha jugado con continuidad y sintiendo que el equipo le pertenece. Esto es muy difícil en el Barcelona actual y el matiz diferenciador y que más valoro de los bases del Real Madrid, especialmente de Sergio Rodríguez que rinde al máximo con poco más de 20 minutos de media en pista. En definitiva, la plantilla del Barcelona tiene una pinta estupenda y sobre el papel es candidata a todo. Una plantilla amplia por aquello de dosificar esfuerzos ante la dureza del calendario aunque difícil de manejar cuando estén todos los jugadores disponibles.

Italia y Francia. En clave de Eurobasket, estas dos selecciones me llaman la atención por las plantillas que presentan aunque mi pronóstico para ellas es muy distinto. Italia presenta un “roster” magnífico, el más redondo de los últimos años pero me da poca confianza porque algunas de sus presuntas estrellas no acompañan su talento con un carácter competitivo idóneo, además, no tiene mucha calidad en el puesto de base y eso le penaliza frente a otras selecciones. Francia es el máximo favorito para el Eurobasket. Físicamente es el mejor equipo del continente y cuenta con el conocimiento del juego que aportan hombres como Parker, De Colo y Diaw.

Es el tiro… Sigo con atención los campeonatos de Europa de selecciones en categorías inferiores. No hay mayor termómetro para identificar cuales son los aspectos que imperan en la formación de los jugadores y aventurar hacia donde camina nuestro deporte. Este verano confirma lo que viene anticipándose desde hace tiempo en los jugadores españoles. Hemos ganado en capacidad competitiva y contamos con técnicos muy preparados a nivel táctico capaces de formar grupos sólidos y difíciles de ganar. Por contra, se va agudizando la escasa solidez de nuestras promesas en el lanzamiento exterior. Cada vez contamos con menos jugadores fiables en el tiro, muchos de ellos son capaces de anotar (mayor versatilidad) pero pocos se les puede considerar como especialistas en el tiro. Mala selección de tiro y poco acierto.

Alrededor de una medalla

Lunes, 23 Septiembre 2013

Terminado el Eurobasket, es momento de analizar lo que supone la medalla de bronce para España y enmarcar esta selección como el primer paso hacia la irremediable transición que se avecinará después del Campeonato del Mundo del próximo año.

Aunque la competición no ha tenido un nivel demasiado elevado y su sistema  ha permitido demasiados partidos intrascendentes, es interesante que pongamos en valor esta medalla de España como un ejercicio de orgullo competitivo en defensa de un estatus adquirido en los últimos años. No ha habido término medio con esta selección, o ha aplastado a los rivales o ha perdido el resto de los encuentros y probablemente el número de partidos permita comentar que no es una casualidad este desarrollo sino que está relacionado muy directamente con las características de algunos de nuestros jugadores, capaces de llegar a su mejor nivel en dinámicas positivas pero menos acostumbrados a tener un papel fundamental en los momentos decisivos de los encuentros con el equipo nacional.

Lo que nos traemos.  De Eslovenia volvemos con el prestigio intacto con la garantía de que jugadores como Marc Gasol, Sergio Rodríguez o Rudy Fernández son una base muy sólida sobre la que se debe construir el futuro. También volverá reforzado un Víctor Claver que ha llevado una línea muy ascendente en todo el campeonato y al que hay que reconocerle su impacto en la medalla conseguida. La presumible vuelta de Reyes, Ibaka y Gasol para el campeonato del Mundo volverá a plantear otro reto al jugador valenciano, el de rendir con menos continuidad en el juego. También volvemos con la sensación de que el equipo ha ido de menos a más, que ha avanzado en su distribución de roles, ha tenido paciencia para encontrar espacio a jugadores que no arrancaron bien el Europeo, ha realizado una buena preparación de los partidos y que ha encontrado un estilo atractivo que encajaba con las cualidades del grupo. Todos estos aspectos deben colocarse en el haber del seleccionador. Creo que Orenga dirigirá a España en el Mundial, creo que lo merece y también que, con todas las estrellas, su labor será mucho más complicada por paradójico que parezca.

Lo que nos dejamos.  Hemos perdido una oportunidad para ganar otro campeonato de Europa porque, a pesar de las bajas, los mejores momentos de baloncesto de este Eurobasket los ha ofrecido España. No es poca cosa, pues, pero esta generación de Francia también merece un reconocimiento, en especial, un jugador espectacular como Tony Parker, ejemplo de compromiso y adaptación. Por otra parte deja cierto mal sabor de boca la forma en la que se han perdido los cuatro partidos. En todos ellos pareció que su resultado estaba más en manos de España que del rival pero faltó serenidad, planes mejor definidos, mayor acierto y sobró el indudable entusiasmo de los rivales ante el reto de vencer al absoluto dominador del baloncesto europeo de los últimos años. El mejor aval de España lo resumieron las palabras de Parker tras su victoria, calificándola “como la más bella”.

Parker y algo más

Viernes, 20 Septiembre 2013

Probablemente sea Francia el equipo europeo con más potencial para inquietar a España. Hay equipos más talentosos que los galos pero éstos cuentan con una capacidad atlética incomparable y son capaces de llevar el partido a un nivel de dureza incómodo para los nuestros. Cierto, la derrota duele pero también pone en perspectiva y valor la cantidad de veces que nos hemos impuesto a este rival.

Y lo cierto es que la cosa pintaba para “otro día en la oficina” para los nuestros. Poco a poco, aunque desde el principio sin la brillantez del partido contra Serbia, España se imponía a Francia merced a su dominio en los dos conceptos fundamentales de este juego, el pase y el tiro. Lo curioso de este encuentro ha sido que la memoria, tantas veces aliada de los nuestros ha sido un elemento traicionero que ha resultado decisivo para el desenlace del duelo. Curiosamente han pesado más la forma y el fondo de las tres derrotas de España en este Europeo que la innumerable lista de victorias precedentes frente a Francia. Eso, y varias cositas más.

El músculo de Francia se ha impuesto a partir de la segunda parte. Cada ataque español ha tenido un cierto aire de tortura también por nuestro empecinamiento en abusar de los botes y limitar la circulación del balón a pocos espacios.

El tiro. Francia ha superado el 65% en tiro de tres puntos en los últimos 25 minutos de partido. Es verdad que no suelen hacerlo y que el planteamiento de la selección española pasaba un poco por esto pero no debemos olvidar pensar que, siendo un equipazo, no todo lo que pasa en un partido corre de la cuenta de España. Mérito de Francia.

Parker y el plan. El base francés ha hecho lo que se espera de una estrella de su dimensión y ha sido el encargado de llevar a cabo el principal plan ofensivo diseñado por el entrenador francés, esto es, jugar permanentes situaciones de bloqueos directos contra Marc Gasol.  Pero no basta eso contra España y por eso merecen destacarse otros elementos fundamentales en el triunfo francés. El temple de Diot en los tiros libres, el trabajo fundamental de Pietrus y una debilidad personal como Diaw, el mejor pasador y generador de juego de los franceses. Decepcionante, eso sí, el partido de Batum. Despistado, errático y por momentos superado por la tensión.

En el debe de España. Estas cuatro derrotas de España en este Eurobasket (demasiadas) han tenido el denominador común de no saber interpretar correctamente las situaciones en los finales apretados. Contra Francia no ha sido una excepción, Es verdad que muchos de nuestros jugadores han tenido momentos brillantes y que, alguno de ellos han estado excelentes en la faceta defensiva (Rudy y Calde por encima) pero ha faltado claridad y gente que acompañara en su empeño a un Sergio Rodríguez audaz, competitivo, brillante al que le ha sobrado coraje y talento y le ha faltado ver algo más de decisión en las caras de sus compañeros.

Sobre Francia, Rudy e Ibaka

Martes, 7 Agosto 2012

España “inicia” mañana los Juegos Olímpicos. Una realidad tan innegable como que en el partido contra Brasil el equipo intentó ganar, fue ganando pero cuando empezó a perder recordó que no era tan grave la derrota. Dicho esto, la “preparación” para los partidos que ahora comienzan han minado la confianza de un grupo cuyas caras no transmiten la alegría de otras ocasiones y que da una sensación de fragilidad desconocida. Aún así, el palmarés de este equipo nos obliga a pensar que las posibilidades de disputar la Final olímpica son muchas porque una victoria frente a Francia en cuartos de Final haría que estos depredadores de medallas  se alimentaran de la enorme motivación que supone “oler” un nuevo éxito.

Francia. Seguro que España era el rival que menos le apetecía en Cuartos de Final. Moralmente partimos con gran ventaja, aunque menos que antes de empezar los Juegos Olímpicos ( nuestro juego ha permitido que cualquier equipo piense que tiene más opciones de ganarnos). Los galos tienen capacidad física pero sus jugadores interiores tienen pocos centímetros para detener nuestro juego interior y poca movilidad para castigar a los hermanos Gasol en situaciones lejanas al aro. Es un rival que nos va bien pero con el que no bastará el nivel de juego mostrado en esta primera fase. Más allá de la importancia de la defensa de Parker y Batum habrá que prestar atención a recuperar esa actividad defensiva que permita canastas en situaciones de transición que tienen un componente terapeútico muy necesario para los nuestros.

Ibaka. El jugador de origen congoleño puede aportar muchas de las cosas de las que está careciendo el equipo. Intensidad, intimidación (recibimos muchos puntos debajo del aro sin él en pista) y actividad. Conjugar todo lo que aporta Ibaka con los puntos que ofrecen los Gasol es el gran reto de Scariolo que seguro que tiene en la cabeza la indudable aportación del jugador de los Thunder en la final del pasado Eurobasket. La coincidencia en el campo de Ibaka y Sergio Rodríguez ha ofrecido buenos momentos de España, no se trata de dudar de Calderón y Marc Gasol sino de ofrecer más variantes y sumar más nombres a la causa. Soy de los que piensa que los entrenadores deciden quién empieza los partidos y la actuación de los jugadores determina quién los termina.

Rudy Fernández. La versión “contenida” de Rudy no me gusta. En defensa es un jugador imprescindible vistas las carencias del equipo pero en ataque ha interiorizado demasiado que no es una opción principal. La atención que generan los Gasol no se debe traducir sólo en juego con el otro pívot sino también en conceder opciones de lanzamiento exterior para sus compañeros. Rudy es un jugador de primer nivel europeo que está jugando con la prudencia de un debutante. Tanto el propio jugador como el equipo deben analizar cómo ser capaces de “meter” al jugador del Real Madrid en la competición.

Benditos nervios

Lunes, 16 Julio 2012

Hay veces que todos los que nos dedicamos a pensar un poquito sobre baloncesto intentamos dar con la fórmula del éxito sin percatarnos de que las respuestas siempre las ofrecen los jugadores.Presencio el Francia-España preparatorio para los Juegos Olímpicos con un interés añadido por no ser uno de esos partidos a medida a los que nos acostumbra la FEB en cada verano. Francia en París es un partido de preparación de verdad contra un buen equipo con muchas cuentas pendientes y con un ambiente contrario. Los dos equipos juegan sus propias partidas de cartas enseñando cómo serán sus rotaciones y los elementos tácticos trabajados hasta ahora. La prueba es más que superada por España que ofrece una versión solidísima, dominante, diría yo, especialmente en la salida del tercer cuarto cuando durante seis minutos Scariolo decidió probar con su trío exterior titular, es decir, Calderón, Navarro y Rudy y la mejor pareja interior que disponía Ibaka, Pau Gasol. La victoria con menos renta en la preparación es la que mejor sensación me ha dejado por la constancia de que España dispone de un plan definido al que sólo falta dar forma e incorporar en su plenitud a todos los jugadores que deben desarrollarlo.

Estos seis minutos del tercer cuarto sirvieron para poder ver en pista nuevamente a Juan Carlos Navarro. El escolta español declaró después del partido que se sintió algo nervioso después de algún tiempo sin pisar la pista. Pienso en esas declaraciones y entiendo por qué este equipo ha logrado ser constante en la consecución del éxito. Uno sólo siente nervios si hay un componente de pasión en todo lo que hace. Navarro y todo este grupo mantienen la ilusión por el juego y las ganas de retarse cada partido y no hay mejor aval que ese para afrontar una competición tan exigente como los Juegos Olímpicos. Me gustó mucho la “humanización” que mostró Navarro, lejos de mostrar una debilidad, insinuó todo lo que le aporta este deporte.

Rudy, Rudy. No tengo muy claro que Rudy Fernández debiera ser descalificado en su acción con Gelabale, lo que sí pienso es que es momento de detenerse un poco en la, a veces, actitud altiva de Rudy en el campo. El excepcional jugador balear tiene demasiados argumentos baloncestísticos para verse metido en todos los fregados. La exageración llevada al extremo pasa de ser pillería a provocación, y no se trata con estos comentarios de exculpar ninguna acción de los franceses pero como debería hacer Rudy (y alguien decírselo) es mejor preocuparse primero de lo que depende de uno mismo que de lo que hacen los demás.

Simplemente, España

Domingo, 18 Septiembre 2011

España ha revalidado el título de Campeón de Europa de una manera brillante. Está bien detenernos en el “cómo”, porque éste, como todos los equipos de Leyenda no sólo será recordado por los títulos sino por la excelente manera de conseguirlos.

La verdad es que uno pensaba que esta Final destaparía uno de los aspectos menos conocidos de esta generación, la épica. Francia era un rival a la altura, capacidad física, talento y química entre sus mejores jugadores. Un equipo con los suficientes ingredientes para poner en dificultades a España y exigirla al máximo. Craso error el mío porque España tiene la virtud de elevar sus prestaciones según aumenta la importancia del evento y en esta ocasión no ha sido menos.

Tácticamente el partido ha respondido a un patrón extraño para tratarse de una final, ninguno de los dos equipos ha tenido excesivos problemas para anotar en su inicio y en ese perfil  de juego España es imbatible por cualquier equipo Europeo.

Rodillo y resignación. El desarrollo del partido ha seguido un modelo bastante conocido. España se ha adaptado al rival para superarle. El equipo más físico del campeonato, Francia, ha recibido 10 tapones, el equipo que más contraataques había realizado no ha sido capaz de defender el juego de transición español. Visto así, el mensaje es desolador para los rivales que como los galos “reman” con poca fe cuando se ven con el marcador en contra. Por eso fue tan destacable cómo se manejaron los macedonios en la semifinal y por eso es tan meritoria la manera en que España está escribiendo la historia.

Los nombres de la historia. Todos estos héroes merecen elogios sin parar. Navarro y  Pau Gasol son referencias del baloncesto mundial (sí, mundial), Marc Gasol ha realizado su competición más completa con España, pero me gustaría centrarme en algunos nombres que ocuparán menos espacio pero que han tenido su momento decisivo en el partido. Por un lado, José Manuel Calderón, que dio las primeras pistas al equipo demostrando a Parker que admiramos lo bueno que es pero que también sabemos sus debilidades. Después llegó el momento Ibaka, fundamental para el primer arreón de España. Emotivos minutos del congoleño cuya sonrisa es realmente iluminadora. Por último, Víctor Sada, una de mis reconocidas debilidades, prácticamente inédito en el campeonato, pero nuevamente excelente cuando le ha tocado participar.

Y Scariolo. Es justo reconocer el gran trabajo del seleccionador español. La idea general es minusvalorar el trabajo de los entrenadores cuando tienen grandes jugadores. Mi percepción es la contraria. Los grandes jugadores tienden a descubrir la carencia de los entrenadores. Scariolo ha sabido adaptarse al grupo, ha tenido paciencia para perseverar en sus ideas y personalidad para aislarse de las poco argumentadas críticas.

Y ahora. Ahora nos queda disfrutar de este éxito, guardar todas las bellas imágenes que nos ha dejado este Europeo en la memoria y contar los días para que estos muchachos se junten en busca de su reto pendiente, los Juegos Olímpicos. Mientras tanto, GRACIAS a todos ellos y a todos los que estuvieron antes ganaran o no.

El ‘lockout’ de Francia

Domingo, 11 Septiembre 2011

Resulta duro sentarse a escribir del partido España-Francia. Uno siempre ha pensado que el deporte es uno de los máximos exponentes de valores como la  competitividad, capacidad de superación y el respeto a unas normas.

Francia, hasta hoy el equipo que mejores sensaciones había dejado en el torneo, ha renunciado a medirse a España, ha privado a los espectadores y aficionados de vivir una nueva lucha entre el talento y el físico, pero sobre todo, ha faltado el respeto a la competición, al rival, a los aficionados y a ellos mismos.

El instigador y los cómplices. El autor intelectual de esta fechoría es el entrenador francés, Vincent Collet. El técnico francés ha decidido elegir el calendario de cruces de su equipo en el camino hacia una presumible final. En una muestra de complejos sin precedentes, ha minusvalorado la propia capacidad de su equipo y ha decidido prescindir de sus mejores jugadores en un claro mensaje que a sus jugadores no les ha costado interpretar. Permitidme que dedique unas palabras a los cómplices de este atropello, los jugadores, que han perdido una nueva oportunidad de dignificar su profesión. Algunos de ellos forman parte de un “lock out” que tiene paralizada la NBA defendiendo sus derechos y los de sus compañeros, todos ellos montarían una rebelión si su entrenador les hiciera dobles o triples sesiones de entrenamiento. Sin embargo, sorprendentemente, asienten y consienten a obedecer la instrucción más indigna que cualquier jugador puede recibir, no hacer todo lo posible por ganar y en algunos casos ni siquiera poder competir contra los mejores jugadores del continente.

España. El equipo de Scariolo se ha visto sorprendido por la pasividad de los franceses. Su actitud de la segunda parte es ejemplificadora y alentadora. Cuando lo más fácil era entrar en el malvado juego de los galos, los nuestros escogieron el camino más digno y demostraron, una vez más, su respeto por esta profesión. La actitud francesa pone en cuarentena todo lo visto en el partido por lo que, como los franceses, guardaré fuerzas para lo que viene, aunque, eso sí,  dormiré sin ningún cargo de conciencia.

España: Apuntes y descartes.

Mircoles, 10 Agosto 2011

No lo entiendo, supongo que debe ser así, pero no lo entiendo. El tema de los descartes, quiero decir. Vale que sea conveniente tener a más gente preparada por posibles incidencias de lesiones pero, después de que cada convocado juegue como mínimo 50 partidos en la temporada, debería tenerse una idea clara de lo que puede aportar cada uno al grupo. Parece que Suárez o Sada se unirán a Rafa Martínez y Xavi Rey como jugadores que no disputarán el Europeo, ambos casos dolorosos, sin duda, aunque en el caso del alero del Real Madrid con el agravante de que sería su tercer “descarte” consecutivo. Seguro que hay otras maneras de hacer las cosas.

Había curiosidad por ver el primer partido de preparación de España con vistas al Eurobasket. La realidad es que Francia impone más cuando lees su plantilla que en el juego. Los galos siguen exhibiendo capacidad atlética pero adolecen de buenos pasadores y lanzadores exteriores. Aún así, cualquier equipo que cuente en sus filas con talentazos como Parker o Batum merece un respeto y estos partidos a medida que se monta España en sus famosas giras poco tienen que ver con lo que nos encontraremos en Lituania.

Las sensaciones de España, en cualquier caso, fueron muy positivas. Pau Gasol muestra hambre y deseo, y eso es una gran noticia. La temporada de Ricky Rubio ha dejado aparcado el debate de la titularidad en beneficio de Calderón y parece que los roles están algo más definidos que hace un año. El equipo dio la sensación de tener claro que no puede repetir la desidia defensiva exhibida en el pasado Campeonato del Mundo y por momentos encontró la fórmula de expresarse con mayor velocidad. Una buena prueba que también dejó claros algunos aspectos sobre los que seguir trabajando como los movimientos de los jugadores cuando se logra meter el balón en situaciones cercanas a nuestros pívots y una mayor velocidad en la circulación del balón. Sin duda, que con el paso de los entrenamientos y los partidos el equipo seguirá creciendo y asimilando las ideas de un Scariolo que ha optado por utilizar a Claver como “cuatro” para no renunciar a la posibilidad de abrir más el campo en momentos determinados. La respuesta del jugador valenciano reforzará la idea del seleccionador ya que pareció mucho más desinhibido que en las preparaciones anteriores.

P.D El equipo parece tener bastante más claro que el “entorno” que la autocomplacencia y la euforia desmedida no conduce a nada. Algunas informaciones respecto al partido de ayer me han hecho cuestionar si no me había enterado y era la final del Campeonato de Europa o un simple partido amistoso. No aprendemos…