Blogs

Archivo de la categoría ‘Luka Doncic’

Los retos de Doncic

Viernes, 13 Octubre 2017

No considero exagerados casi ninguno de los comentarios que leo y escucho sobre Luka Doncic. No recuerdo un jugador con tanto impacto y mejor palmarés a su edad. El curso recién comenzado es un enorme estímulo para el jugador esloveno que con el título del pasado Eurobasket a sus espaldas deberá asumir mayor responsabilidad en el Real Madrid por la lesión de LLull y por su propia evolución que demanda un mayor protagonismo en la cancha.

La temporada no será exclusivamente un camino de rosas para Doncic. A bote pronto se me ocurren tres obstáculos que deberá superar. El primero será ver cómo responde físicamente después de su primer verano “ocupado” con una competición tan exigente como el Eurobasket. Ahora mismo está exprimiendo el punto de forma que le dejó la competición pero la Euroliga y la ACB pasan factura y veremos malas semanas del joven esloveno, seguro. También deberá saber lidiar con todo el ruido alrededor de su figura y, por último, en un reto compartido con su entrenador, tiene que manejar el impacto que supondrá el regreso dentro de unos meses de un jugador como LLull que puede alterar el rol principal que ahora tiene en el equipo.

En un momento donde la opinión unánime es que los límites de Luka Doncic son  impredecibles prefiero detenerme en aquellos aspectos que no debe descuidar para que su formación se vaya completando de la mejor manera posible. Pienso que a nivel físico, Doncic tiene bastante margen de mejora. No es excesivamente rápido por lo que creo que debe atender a cualquier gramo de más que pueda lastrarle en este sentido. Desde el punto de vista técnico debe incidir en su capacidad para progresar en dribling con su mano izquierda (Obradovic lo leyó muy bien en la última Final Four), y seguir insistiendo en la velocidad y precisión de su tiro, faceta en la que su mejora ha sido evidente en el último curso. Tácticamente es un jugador maravilloso pero debe cuidar la selección de tiro y no limitarse a lanzamientos cuando su altura le concede ventaja en situaciones cercanas al aro. No sería una buena señal que, amparado en sus progresos en el tiro, dejara de hacer otras cosas en las que también destaca. Muchos jugadores no han alcanzado toda su potencial por una excesiva especialización en una faceta técnica determinada.

Respecto a la defensa, su principal objetivo debe ser la constancia. Le he visto momentos extraordinarios ante jugadores de primer nivel y otros donde se muestra ausente y desconectado. Su ambición para capturar rebotes es admirable y dudo que esta temporada suponga un paso atrás en ese sentido.

Lejos del punto nostálgico que expresan algunos porque podamos estar ante los últimos meses de Doncic en Europa prefiero apuntarme a aquellos que disfrutan del camino y no exclusivamente de la meta.

España-Eslovenia en claves

Mircoles, 13 Septiembre 2017

España y Eslovenia disputarán un puesto en la final de la presente edición del Eurobasket. Dos selecciones invictas que han alcanzado las semifinales con cierta autoridad y cuyas propuestas son, en gran medida, antagónicas. España se construye a partir de su juego interior y alcanza su mejor nivel cuando sus “pequeños” explotan los espacios que les generan los hermanos Gasol. Eslovenia está determinada por la creatividad de sus “combos” pero ha llegado a su plenitud competitiva cuando Vidmar y Randolph han sabido explotar la atención que generan Doncic y Dragic. ¿Favorita?. España, por experiencia y, sobre todo, por la mayor solidez que exhibe en defensa y rebote.

Ritmo. Me gusta que España corra aprovechando su defensa y capacidad reboteadora. No debe privarse de conseguir estos puntos “gratis” en la semifinal, eso sí, tiene que tener la cabeza fría para no convertir el partido en un correcalles. En este escenario, Eslovenia igualará el hecho de contar con menos variedad de recursos ofensivos.

Profundidad.  España cuenta con mayores alternativas desde el banquillo que una Eslovenia que ha crecido en el campeonato a medida que ha reducido los minutos de sus jugadores de rotación. Eslovenia se beneficia de este hecho por la confianza con la que juegan los chicos que disponen de minutos pero se ve perjudicada por determinadas concesiones defensivas donde, especialmente Doncic y Dragic, tienden a dosificarse. Es fundamental que estos dos superclases se sientan presionados en su labor defensiva. En este sentido, es importante que Rubio siga mostrándose agresivo, que el “Chacho” castigue a sus pares y que Sastre, San Emeterio y Juancho Hernangómez sigan mostrando determinación e incluso se atrevan, en el caso de los dos últimos, a explorar terrenos que han pisado poco en el campeonato como el poste medio.

¿Qué tapamos con la manta?. Es raro el ataque que Eslovenia no utiliza una situación de “pick and roll” para Dragic o Doncic. Lo ideal es que España pueda ir alternando situaciones defensivas que obliguen a pensar a estos jugadores. Mi opinión es que la prioridad debe ser proteger divisiones profundas y continuaciones ganadoras de Randolph y Vidmar a costa de conceder algún tiro exterior de más de sus estrellas. Eslovenia no gana por los triples de Doncic y Dragic sino por las faltas que provocan, los tiros de alto porcentaje que consiguen,  las continuaciones de sus interiores y los tiros librados que conceden a sus compañeros.

El peso de la defensa. Ya he comentado que Eslovenia deja momentos defensivos que exhiben cierta sospecha. No creo que, por lo menos en los primeros minutos, se obsesione con excesivas ayudas sobre los hermanos Gasol. El paso del tiempo hará que se vayan cerrando más y pongan a prueba el tiro exterior de los de Scariolo. España no ha necesitado hasta el momento utilizar durante muchos minutos defensas alternativas, algo que puede ser de utilidad en la semifinal, fundamentalmente para alternar el ritmo ofensivo esloveno.

En definitiva, una semifinal con una  pinta estupenda, con grandes talentos en la pista en la que España cuenta con recursos para llevar a Eslovenia a un terreno que no ha pisado en todo el Eurobasket, el  terreno de la duda.