Blogs

Archivo de la categoría ‘Marc Gasol’

El MVP y la dictadura de las estadísticas

Lunes, 17 Abril 2017

No caeré en la exageración de decir que es “otro” baloncesto pero el aroma y la intensidad de los play offs de la NBA no tienen comparación con casi ninguno de los más de 1.200 encuentros anteriores de la Fase Regular. La preparación táctica de los partidos se incrementa y el nivel de contacto defensivo se lleva al límite reduciendo las canastas “fáciles” que se conceden. Un lujo para los que nos gusta este deporte que en los próximos dos meses nos deparará imágenes y momentos inolvidables, sin duda.

El debate de estos días no es sólo el comienzo de los Play Offs de la NBA sino quién merece el premio a jugador más valioso de la temporada regular. Este reconocimiento goza de gran prestigio y valor entre los jugadores y algunos de los aspirantes no desaprovecha cada ocasión delante de un micrófono de reivindicar su candidatura. La NBA vive una época excepcional de “súper estrellas”, cada vez es menos ocasional la noche en la que  se bate algún récord y los amantes de las estadísticas tienen mas faena que nunca. El hecho de contar con tantos jugadores tan buenos en el “uno contra uno” realza el valor de los especialistas en el tiro que no tienen más que saber ocupar su espacio y no dudar cuando les llega el balón. Por eso, cada vez se lanza más de tres puntos y pívots como los hermanos Gasol se reinventan ampliando el uso del tiro de larga distancia.

Comparto con Marc Gasol su apreciación del mal uso que a veces se hace de las estadísticas. La mayoría de las veces los números son representativos pero en ocasiones no expresan totalmente la capacidad para entender el juego, el liderazgo y la manera de condicionar el resultado mediante acciones que no tienen su equivalente en ningún dato. El equilibrio entre los números y el dominio del juego debe permitir decirnos que Marc Gasol es el mejor cinco de la NBA por su manera de pasar, su variedad ofensiva, su liderazgo y su buena toma de decisiones pero también que su número de rebotes por partido (algo más de seis de media) es bastante pobre.

¿Y a quién darías el MVP? no seré yo el único que ha escuchado esta pregunta en cualquier tertulia de baloncesto en la que haya participado últimamente. La verdad, no lo tengo nada claro por lo que aprovecharé a compartir mis dudas y ver si dentro de unos párrafos me aclaro. Número a número, no hay mejor candidato que Westbrook, ha promediado un triple doble, ha llevado a un equipo justito a los play offs y conmociona la pasión y espíritu competitivo que transmite cada partido. Sobre el jugador de los Thunder pesa, sin embargo, sus malos porcentajes (peores que el curso precedente), sus pérdidas de balón y esa sensación de que no logra con su juego “enganchar” a ningún compañero a la causa con continuidad. No hay ningún compañero de Westbrook que haya aumentado su valor de mercado esta temporada. El máximo anotador de la competición es el que peor porcentaje en tiros de campo tiene entre los 25 mejores de esa lista.

James Harden es otro candidato más que sólido. La “barba” tampoco tiene unos porcentajes deslumbrantes pero ha consolidado a Houston Rockets como uno de los mejores equipos de la competición y ha encontrado en la propuesta de D´Antoni el mejor aliado para explotar al máximo sus cualidades. Un bloqueo directo central para Harden, Capela atacando el aro y tres compañeros esperando abiertos para lanzar. Ese es el plan A, B y C de los Rockets que ha posibilitado que Harden lidere la competición en asistencias.

Como no soy capaz de decidir entre Papá Westbrook y Mamá Harden, mi apuesta para el MVP es Kawhi Leonard. La pista me la dio Harden indicando para defender su candidatura que “esto se trata de ganar partidos”. En ese sentido, de los candidatos, Leonard no tiene rival porque sus Spurs han sido el equipo que más cerca han estado de los Warriors. Los números de Leonard no pueden competir contra Westbrook y Harden pero  Leonard es de los mejores defensores de la competición, no se dosifica en defensa y es capaz de producir en ataque en estructuras más complejas que privilegian la circulación de balón. Si los Spurs han mostrado ese nivel tan alto es, en gran parte, por el constante empeño de Leonard en ser mejor jugador cada día. Westbrook y Harden han hecho mejor que nunca ( o mejor dicho, más que nunca, no mejor) aquello que llevan haciendo toda su trayectoria pero Leonard ha evolucionado de ser un “finalizador” a ser un tipo con múltiples recursos para generarse sus puntos incluido el lanzamiento de tres puntos donde mejora a sus rivales claramente en porcentaje.

No creo que gane mi candidato, me parecerá justo el premio para Westbrook o Harden, claro que sí. Los números de ambos son tremendos pero no conviene reducir el valor del juego a una planilla estadística.

Mitos

Jueves, 22 Enero 2015

No es que sea yo un apasionado del All Star de la NBA. Lo era y mucho, en tiempos, cuando empecé a engancharme a este mundillo. Es de entonces cuando recuerdo momentos mágicos como aquel concurso de mates que ganó Michael Jordan en Chicago, con cierto aire a tongazo, frente a Dominique Wilkins, la proeza voladora de Spud Webb y por supuesto ese inolvidable último All Star de Magic Johnson.

Desde entonces me he ido alejando del evento a la vez que me he aproximado a la NBA. Quizás, demasiados personajes sin carisma o  ese tufillo a permanente “pachangueo” han conseguido que dejara de prestar mucha atención al famoso fin de semana de las estrellas.

La presumible titularidad de Pau y Marc Gasol en este acontecimiento merece sin embargo ser reconocida por su simbolismo. Más allá de la anécdota ( que desgraciadamente se recordará en el futuro más que otras hazañas de los hermanos), significa la confirmación definitiva de la trascendencia entre los aficionados de todo el mundo de dos jugadores diferenciales que atesoran la cualidad más difícil de encontrar, entender el juego.

La conquista del territorio americano de los hermanos Gasol se ha construido desde la paciencia y con mucha inteligencia. Es cierto que físicamente hay muchos jugadores interiores deslumbrantes pero son muy pocos los que atesoran cualidades técnicas que les ayuden a explotar esas condiciones. Si los recursos técnicos de los Gasol  marcan diferencias, tácticamente estamos ante dos jugadores impresionantes por su capacidad para relacionarse con sus compañeros mediante el pase.

No es extraño, por tanto, que ambos hayan alcanzado su mejor rendimiento cuando han compartido equipo con otros jugadores interiores con habilidad para interpretar el juego. La pareja Randolph- Marc Gasol es la clave del éxito de los Grizzlies y desmitifica esa idea tan de moda que parece prohibir compartir tiempo en pista a jugadores que pueden ocupar espacios similares. Marc Gasol ha ayudado en gran medida a revitalizar la carrera de Zach Randolph y el jugador español ha interpretado perfectamente las cualidades de su compañero para  enriquecer su propio juego y ser capaz de progresar cada temporada.

Pau Gasol siempre ha sido un jugador reconocido en la NBA pero probablemente no lo suficientemente “dimensionado”. Su rendimiento presente y el aval  de su trayectoria han consolidado su peso en la competición. Pero no sólo eso, sino la realidad de los pívots norteamericanos que han compartido carrera con Pau o los jugadores que se están formando en las Universidades estadounidenses. Tengo la sensación de que la admiración que generan los hermanos Gasol también viene condicionada porque, quizás desde Duncan, no ha aparecido en Estados Unidos un jugador interior capaz de generarse con asiduidad sus propias canastas, ser eficaz en la corta y en la media distancia y saber pasar con claridad y calidad. Lo que para Marc y Pau Gasol es fácil no se encuentra en Chandler, Howard, Drummond, De Andre Jordan, etc. Todos son grandes jugadores, sobre los que se puede o podrán construir equipos ganadores pero no cabe esperar de ellos acciones que permitan deducir que son grandes conocedores del deporte que practican.

Marc y el resto

Mircoles, 21 Agosto 2013

Igual son cosas mías, pero Marc Gasol se da cada vez más un aire a Sabonis. No es sólo la manera de pasar o de coger el balón con ese aire “sobradillo” sino por encima de todo esa sensación dominante que transmite cuando está en cancha que hace pensar que todo lo que pueda pasar en el partido va a depender de él.  Igual exagero, o quizás no, pero no me cabe duda de que en el denominado Eurobasket de las ausencias, España contará con el jugador más determinante.

Evidentemente no llego a esta reflexión viendo (que no escuchando) los partidos de preparación de España para la cita de Eslovenia porque Gasol no es una aparición repentina pero sí que es cierto que las ausencias de Pau Gasol y de Serge Ibaka van a permitir a mucha más gente reconocer y apreciar la verdadera dimensión del jugador de los Grizzlies. ¿Y cuál es la dimensión de Gasol? Para responder a esa pregunta basta con observar la influencia de sus cualidades en la organización colectiva del equipo y en sus “aportaciones” en la producción de sus compañeros. Lo ejemplifico, he visto a Sergio Rodríguez meter una canasta después de cortar hacia canasta tras un pase de Marc Gasol.

El detalle no parece muy trascendente salvo si pensamos que el “Chacho”, el mayor virguero de nuestra selección, probablemente nuestro mejor base en este momento (sí, lo he dicho) no se distingue por anotar gracias a sus movimientos sin balón pero, tanto él como sus compañeros, saben que siempre que se pasa el balón a Marc Gasol hay muchas posibilidades de volver a recibirlo con ventaja. En una selección con varios jugadores con capacidad para anotar de larga distancia pero con ningún tirador “puro” es una bendición contar con un pívot que posibilite con sus pases unas décimas de segundo para lanzar muy necesarias para elevar los porcentajes. Para los amantes de los detalles, recomiendo medir el porcentaje de tiro de tres con Marc en cancha o sin él.

La influencia de Marc Gasol no acaba en el apartado ofensivo pero su trabajo en defensa presenta algún matiz no tan positivo. La organización defensiva que está trabajando Juan Antonio Orenga pretende preservar a Gasol de grandes recorridos defensivos y juega mucho con la intimidación que ejerce Marc en situaciones cercanas. A priori, bastante lógico todo. Sin embargo, da la sensación de que Gasol se emplea de manera algo pasiva en determinadas situaciones que requieren de cierto grado mayor de actividad. Es cierto que los partidos de preparación son para lo que son y que Marc ya no es ningún meritorio que viene con la idea de  ver si puede rascar algún minutillo pero conviene estar preparados porque los rivales intentarán que Gasol defienda infinidad de situaciones de bloqueos directos para desgastarle, sacarle faltas y alejarle de situaciones cercanas al aro, como hacían con Sabonis, vamos.

Crédito y grandeza

Viernes, 17 Mayo 2013

Pasada la Final Four de la Euroliga y en espera de que en la competición nacional se decidan las últimas plazas para luchar por el título, es inevitable volver la vista a los Play Offs de la NBA y disfrutar de un evento tan excepcionalmente promocionado que, a veces, incluso llegas a plantearte si alguna de las cosas que suceden se han gestado en algún estudio de guionistas.

Disfruto viendo los Play Offs de la NBA por su capacidad para humanizar a los héroes (Durant), para encumbrar a pequeños gladiadores (Nate Robinson), para reivindicar a la raza de los tiradores (Curry y Thompson) y para que un pívot, Marc Gasol defienda con grandeza lo trascendentes que deben ser en este deporte los hombres grandes si son utilizados en condiciones.

Detengámonos en cada uno de los nombres mencionados. Kevin Durant se quedará de nuevo sin optar a su primer anillo. Su equipo ha sido incapaz de superar el impacto de la lesión de Russel Westbrook. La derrota frente a los Grizzlies, por contundente, da para que se pueda cuestionar el liderazgo del bueno de Durant en la franquicia, sin embargo, su esfuerzo en la serie ha sido tremendo aportando como nunca en más aspectos del juego además de la anotación, sin duda, es mucho mejor jugador que antes de los Play Offs y, aunque hoy parezca lo contrario, está mucho más cerca de un título que, con toda probabilidad, tiene reservado en un futuro.

No soy muy de Nate Robinson, al contrario que a muchos de sus fans no me va su aire “tribunero” y, a veces, me cuesta trasladar la vistosidad de su juego a rentabilidad real para su equipo. No ha sido el caso en estos Play Offs, dónde su espíritu rebelde ha dotado de un gran interés a la serie entre su equipo Chicago Bulls y Miami Heat. Robinson es un jugón con un grado máximo de competitividad que, en la derrota, ha sabido liderar a un grupo que merece el máximo de los respetos.

De la pareja de tiradores de los Warriors, Stephen Curry y Klay Thompson ya he hablado en alguna otra ocasión pero me resisto a no volver a hacerlo por el placer que ha supuesto ver cómo incordiaban a esos Spurs tan sólidos y solidarios. La sensación es que lo mejor de Curry y Thompson está por venir tiene una pequeña nube acechando, los problemas físicos del primero. No voy a decir que estos dos jugadores sean atletas mediocres porque faltaría a la verdad pero su encanto viene por la calidad de sus gestos técnicos y por las ventajas que obtienen por una buena ejecución de los mismos. Será que soy un bicho raro, pero  prefiero cambios de mano y tiros de Curry en vez de 10 mates con la cabeza por encima del aro.

Y en estas, Marc Gasol y sus Grizzlies optan a jugar la Final de la NBA. Así de fácil y así de meritorio. El impacto de Marc Gasol en estos Play Offs está siendo tremendo. La intensidad con la que se juega estos partidos es brutal, tanta que, en muchas ocasiones afecta a la clarividencia y a la calidad de las acciones. Se juega con mucho corazón y, en ocasiones, muchas, falta calidad y cabeza. Aquí es donde aparece Marc Gasol, cuyo conocimiento del juego supera al de la mayoría de los jugadores. Sobre él gira el juego de unos Grizzlies construidos desde la solidez de su trabajo defensivo y la fortaleza, quizás inigualable de su juego interior. Y ahora llega Tim Duncan, qué bueno….

El premio de Marc y “La Serie”

Mircoles, 24 Abril 2013

El Premio de “Mejor defensor del Año” es un reconocimiento a la brillante trayectoria de Marc Gasol en la NBA. La realidad es que no tengo ni idea si Marc Gasol ha sido el mejor defensor durante la temporada en la Liga Regular pero me alegra que la competición tenga un reconocimiento con un jugador que marca diferencias por su capacidad para interpretar el juego y por su arrolladora personalidad, imprescindible, sin duda, para ejercer el liderazgo de su franquicia. En defensa, Gasol utiliza máximas eficaces, la primera de todas, saber situarse perfectamente en cada momento y la segunda, reconocer las habilidades de los jugadores a los que se enfrenta, dicho de otro modo, Marc Gasol en defensa también piensa. Me gusta también que la NBA abandone ese gusto que tenía por conceder este premio a grandes taponadores o “ladrones” y sepa valorar a un jugador que no sustenta sus habilidades exclusivamente en su físico.

No llegaré al nivel del mítico Jerry West en cuanto a su afirmación de que es el jugador más infravalorado de la Liga pero considero que la percepción del internacional español en Estados Unidos aún no se corresponde con su verdadero valor.

Es época de premios y eso quiere decir que los Play Offs de la NBA ya han comenzado, vamos, que la pretemporada ha terminado. De todos los cruces hay algunos que llaman la atención  por la historia de las franquicias (como ese Knicks contra estos disminuidos Celtics) y otros por el atractivo que ofrecen propuestas como las de los Denver Nuggets y los Golden State Warriors. Quién no se haya enganchado a esta serie, aún está a tiempo de hacerlo porque tiene pinta de que será larga y muy, pero que muy, entretenida.

Los Nuggets venían lanzados del final de la Liga Regular pero se han encontrado con unos sorprendentes Warriors que bien podían ir ganando por dos a cero si en el primer partido no hubieran pecado de cierto conformismo en algunos momentos. Hay múltiples puntos de interés en ambos equipos, los Nuggets tienen mucho que rascar más allá de los vuelos de Faried y McGee, especialmente por los detalles del talentoso francés Fournier y el buen hacer del veterano Miller, pero sobre todo, la duda de si Iguodala dará ese paso de buen a gran jugador. En los Warriors está respondiendo a gran nivel el rookie Barnes, Thompson sigue exhibiendo su muñeca, pero sobre todo juega Stephen Curry, y eso es algo serio. Curry es alta costura en una pista de baloncesto, un manual de detalles técnicos que está acompañando con un empeño competitivo admirable, uno de los tipos a los que más me gusta ver jugar y del que siempre esperas que te sorprenda, un grandísimo tirador y mucho más. No creo que a los Warriors les baste con Curry para ganar a los Nuggets pero merecerá la pena seguir con atención el desarrollo de estos partidos entre dos equipos diferentes, algo alejados del primer plano pero que están ofreciendo los mejores momentos de los Play offs.

“Cada día más trabajo, cada día más equipo”

Domingo, 10 Febrero 2013

Pues eso. Mejores palabras que las que ha dicho Mickeal después de la Final son difíciles encontrar para definir lo que ha realizado este Barcelona Regal en esta Copa del Rey. Una demostración de autoridad impresionante cimentada en su extraordinaria actitud de trabajo, su amplitud de recursos ofensivos y la habilidad de Xavi Pascual  en sus decisiones para camuflar los escasos puntos débiles de su grupo.

Los bases del Barça. En mi opinión la clave del Torneo. Navarro, Mickeal y Lorbek solo pueden ser discutidos en su condición de mejores “2″, “3″ y 4″ que juegan en Europa por pocos jugadores pero Marcelinho y Sada se mueven en una línea poco constante en los últimos tiempos. El brasileño ha superado a todos los bases que ha tenido delante y ha sido una fuente de alimentación constantes para los “finalizadores” de los que dispone su equipo. Con Huertas y Sada a este nivel, el Barcelona es prácticamente imbatible y te obliga a jugar a un nivel excepcional al que sólo pueden llegar pocos equipos.

El factor Oleson. La Copa ha confirmado lo adecuado del fichaje. Oleson es un jugador que se puede definir como “estable”. Anota de manera constante, no comete grandes errores y te permite mantener el nivel cuando Navarro o Mickeal no están en cancha. Oleson ha dado continuidad a los momentos de excelencia del Barcelona y tiene un perfil que encaja muy bien con lo que demanda Xavi Pascual, un entrenador que sabe como exprimir toda la amplitud del campo.

Ganar al Madrid. No tengo al Barcelona Regal con un equipo con problemas de autoestima, nadie ha ganado más que ellos en los últimos años pero lo cierto es que la victoria frente al Real Madrid dio al equipo ese punto de confianza que, por momentos, había perdido en algunos partidos de la temporada. El equipo ha dado la sensación de tener plena confianza en lo que estaba haciendo en cada momento. La confianza en el juego suele manifestarse a la hora de tirar y sobre todo de pasar. Poca gente lo menciona pero qué bien se ha pasado el balón en la Copa este Barcelona.

El Rey Pete. Mickeal probablemente no es el mejor jugador del Barcelona pero sí es un jugador enormemente diferencial. Estamos ante uno de los elegidos que se crecen cuando asoman cualquier tipo de trofeo en su camino, incluso los que parecen más lejanos. El competidor por excelencia no tiene rival en su puesto, sólo Nocioni consiguió limitarlo. Me da igual si merecía o no el MVP, es admirable la manera en que logra sacar lo mejor de sí mismo en los partidos trascendentales. Impagable.

Con permiso. Perdón por meter un breve comentario del Real Madrid en el día que se deben rendir todos los homenajes al campeón. Como casi siempre todo muy exagerado todo lo referente al equipo blanco. En mi opinión, nada de fracaso perder con este Barcelona, firme aspirante a la Final Four y ganador de 10 títulos en 4 años. Es cierto, Llull hizo algún tiro de más, pero ¿por qué no mirar al que hizo algún tiro de menos?. Ojo, soy muy fan de Mirotic pero alguno de sus pases en vez de extra pass fueron “fear pass”. Pues eso

Eternos

Domingo, 12 Agosto 2012

No era difícil adivinar que España realizaría su mejor partido del campeonato contra Estados Unidos. Este equipo extraordinario no deja de ser humano y las victorias y los años han erosionado la continuidad en la excelencia dejando paso a una versión más dosificada que muestra su extraordinaria calidad en los momentos decisivos.

Los equipos históricos también escriben su leyenda con sus derrotas. Ésta frente a Estados Unidos en Londres se recordará también como un hito por haber competido de tú a tú contra un excelente equipo, superior al Estados Unidos de Pekín, en mi opinión. (more…)

Proyecto España

Lunes, 13 Septiembre 2010

El Campeonato Mundial de Turquía o el Campeonato de Kevin Durant, como prefieran, ha llegado a su fin. Un Mundial bastante discreto en cuanto al juego, con solo tres o cuatro partidos que perdurarán en nuestra memoria y con la lógica decepción del sexto puesto de España que obliga a una  reflexión que debe ir encaminada a preparar el futuro de la mejor manera posible.- Durant y coach K. Es justo dedicar unas líneas al justísimo campeón. Estados Unidos ha dominado el campeonato con el grupo de jugadores a priori menos preparados para hacerlo. Bajo el cobijo del excepcional Kevin Durant el grupo ha mostrado una actitud excepcional de trabajo y de respeto por el Torneo. Su juego no ha sido espectacular pero sí brillante en su cuidado de los detalles fundamentales. En España vende más la crítica jocosa y oportunista que los juicios sólidos. Cuesta encontrar líneas de halago al trabajo del entrenador de Estados Unidos, Mike Kryzewski. En mi opinión su labor ha sido excepcional por su capacidad de adaptar al equipo rápidamente a las necesidades de la competición y por conseguir que jugadores que son estrellas en sus equipos asumieran roles muy distintos a los que desarrollan habitualmente, sin conceder a la galería ninguna mueca de desagrado o enfado.

Los retos de España. La selección nos tenía muy mal acostumbrados. Esta decepción nos debe hacer reflexionar sobre lo meritorio de lo logrado y las asignaturas pendientes a las que tiene que hacer frente el equipo nacional. Hay varias cuestiones que deja el campeonato.

1. Scariolo. Como no conviene separar la actuación del Técnico de la de su grupo de jugadores, conviene asumir que el técnico italiano no ha estado bien, sin embargo creo que debe continuar porque creo que su capacidad es máxima y porque está preparado para iniciar una nueva reconstrucción de un grupo ganador. El estilo de España debe pasar por jugar más rápido, con más continuidad y recuperar sensaciones de agresividad defensiva que han brillado por su ausencia en Turquía. La mayor diferencia entre esta España y la Campeona del Mundo y Europa ha estado en su falta de compromiso en defensa. Por ahí tiene que empezar el trabajo del seleccionador. Hay motivos para ser muy optimistas ya que tenemos buenos jugadores, nos faltaban jugadores determinantes y el equipo tiene alma, como demostró con la excepcional e infructuosa remontada contra Argentina.

2. “El Tres”, el “Cuatro”  o un nuevo modelo. La posición de alero alto y de pívot que juegue abierto para generar espacios son las que necesitan de alternativas urgentes. Parece que Mumbrú y Garbajosa acaban su ciclo con España. Su actuación ha sido más que digna aunque sigo pensando que los minutos que ha jugado Mumbrú hubieran ayudado más a un joven sin que el resultado de la selección hubiera variado en nada. El “Cuatro” es un reto enorme de esta selección. Claver parece la alternativa elegida por la Federación (que no por Scariolo) pero en su equipo juega de alero y no acaba de realizar una temporada redonda. Habrá que esperar la evolución de Aguilar y Mirotic pero mientras tanto conviene centrarse en lo que tenemos y quizás ser menos rígidos y plantear una estructura de juego que permita la convivencia de Fran Vázquez con cualquiera de los hermanos Gasol o los dos hermanos juntos. Scariolo ha sido demasiado rígido en este sentido y el equipo ha adolecido de poderío físico en muchos momentos del campeonato.

3. Ricky y Marc. Probablemente los dos jugadores españoles que más por debajo de las expectativas han rendido. Ricky Rubio no ha encontrado el pulso al campeonato. La Primera fase no hizo más que cargarle de dudas y no consiguió remontar el vuelo. Su juego ha perdido chispa e improvisación y su presencia en el campo ha resultado demasiado intrascendente. Ha llevado al equipo a un ritmo demasiado bajo, agradeceríamos que de vez en cuando cometiera errores propios de un chaval de 19 años.
Marc Gasol no ha estado mal, ni tampoco bien
. En su caso, disculparía que al equipo le ha costado recurrir de manera constante a él como una alternativa fiable en ataque pero Gasol se ha mostrado demasiado frío en el campeonato, poco dominador en defensa y rebote. En definitiva, le ha faltado pasión, recuperar esa sensación de gratitud que mostró en el Mundial de Japón y no mostrar siempre una cara como si se le debiera algo.

Malos hábitos

Sbado, 28 Agosto 2010

Lo sabemos. España perdió contra Serbia el primer partido del pasado europeo, incluso la selección de fútbol ganó el pasado mundial después de caer derrotada en su primer compromiso. No se trata entonces de alarmar y elucubrar con un presumible fracaso en el recién estrenado campeonato del Mundo sino de analizar cómo un equipo que ha tuteado a la, hasta ahora inabordable, selección de Estados Unidos, se ha mostrado tremendamente errático, nervioso y ansioso como en este partido ante Francia.

Francia. Explotar sus “rarezas”. El equipo galo es atípico y muy discreto en muchas facetas del juego. Estamos ante uno de los peores grupos de pasadores y tiradores del campeonato. Para limitar sus deficiencias ofensivas, Francia trata de llevar el partido a un ritmo bajo e incomodar a sus rivales con muchas situaciones defensivas de cambios entre jugadores. Entre que a esta España le cuesta anotar en situaciones rápidas y que no hemos estado muy hábiles leyendo la disposición defensiva de nuestros rivales, es evidente que el plan francés ha resultado un éxito.

España. Fría y errática. Los cinco primeros ataques de España no presagiaban nada bueno. Curiosamente todos ellos fueron después de errores franceses, pero incomprensiblemente se desarrollaron en media pista y a un ritmo lento. El primer mensaje que se mostró a Francia fue oxígeno puro para los jugadores del país vecino.

Nombres. A priori España superaba claramente a Francia en los puestos capitales de este juego. El base y el “cinco”. Nuestros bases no han contribuido a encontrar las respuestas que demandaba el partido y han sido superados por Albicy, sin duda, el jugador de esta primera jornada del mundial. Marc Gasol ha estado muy condicionado por sus dos tempraneras faltas y no ha podido exhibir su superioridad absoluta frente a los galos. Preocupante, sin duda, los problemas que tiene el equipo nacional para alimentar de manera constante al pívot de Memphis. Su sustituto Fran Vázquez tampoco ha estado acertado, en realidad como todo el banquillo español.

Y ahora. España debe jugar pensando en recuperar sensaciones más que con la idea de sumar victorias. El nivel del grupo posibilitará sumar triunfos suficientes para avanzar en el campeonato. A corto plazo debemos encontrar capacidad para anotar más veces en situaciones de contraataque, canastas con efecto revitalizador y muy dañinas animicante para los rivales. Desde ese punto de partida, también parece prioritario que recordemos que los principales éxitos de España han venido respaldados por actuaciones muy sólidas de los reservas. Actualmente nuestros suplentes parecen menos titulares que nunca, debemos remediarlo.

Qué no perderse del Mundial de Turquía

Viernes, 27 Agosto 2010

Es cierto que no estamos ante el mejor Campeonato del Mundo posible. Probablemente no estén en Turquía ninguno de los 10-15 mejores jugadores del mundo. Aún así, no debemos desmerecer una competición que puede consolidar al que será uno de los jugadores de la próxima década como Kevin Durant, perpetuar la hegemonía española o respaldar la nueva colección de talentos balcánicos.

España. Ricky y Marc. Tengo la sensación de que el resultado final de España depende en gran medida de cómo rindan nuestro base y pívot titulares. Rubio asumirá el mando absoluto tras la lesión de Calderon. Su sintonía en el juego con Navarro y Vázquez serán muy útiles pero debe mostrarse más regular en su rendimiento. Una buena oportunidad para escribir un renglón de oro en una trayectoria que se presume de leyenda. Marc Gasol puede ser el pívot más dominante de la competición, el problema es que la propia selección a veces lo olvida.

La hora de los bajitos. Una de las notas más características del campeonato será la presencia simultánea de varios pequeños en cancha y de solo un jugador interior. El baloncesto camina en un peculiar regreso al pasado que está relativizando la importancia de los aleros grandes. España jugará muchos minutos con Rudy y Navarro juntos, Brasil con Alex García y Leandrinho en las alas, Estados Unidos presentará tres escoltas a la vez en el exterior y Kevin Durant de falso “cuatro”.

Tapaditos. La lógica apunta a Estados Unidos y España un peldaño por encima de Serbia y Grecia. Después situaría a Argentina y Turquía, estos más que nada por su condición de anfitriones. No me gustaría cruzarme con Argentina en cuartos, su quinteto inicial es de lo mejor del campeonato y a un partido son durísimos. De los menos nombrados, Australia y Croacia pueden ser las sorpresas. Creo poquito en Brasil (por lo que pueden llegar lejos)

Un vistazito a. Las ausencias harán que nos fijemos más en los jóvenes talentos que aprovecharán el campeonato para relanzar sus carreras. El australiano, Patrick Mills, los alemanes Pleiss y Benzing, el madridista Tomic y el canadiense Olinik, son algunos de los jugadores que pueden destacar en Turquía. Además será un buen momento para examinar a lustrosas incorporaciones de la ACB como Bjelica y observar el rendimiento de jugadores como Velickovic que disfrutará de sus últimos minutos de “cuatro” del año antes de emprender su aventura como “alero” en el Real Madrid.  En España, da la sensación de que éste tampoco será el campeonato del despegue de Victor Claver ya que parte claramente como el quinto pívot del grupo.

Sanciones “Inteligentes”. Después de la monumental tángana del Grecia-Serbia preparatorio, la FIBA ha optado más por el pragmatismo que por la justicia. Krstic no debería disputar este Mundial, tres partidos por estrellar una silla en la cabeza de un contrario parece una sanción de chiste que crea un precedente peligroso.