Blogs

Archivo de la categoría ‘Montakit Fuenlabrada’

Ilusión

Martes, 9 Enero 2018

Estamos asistiendo a una primera vuelta de la Liga Endesa bastante atractiva. Hay que decirlo, y muchas veces si hace falta. Es necesario el espíritu crítico y que no dejemos de exigir a los responsables de dirigir el apasionante deporte de la canasta que cuiden y velen por crear productos apasionantes. Esa exigencia no debe cegarnos para no reconocer y mencionar aquellos aspectos positivos que deja una competición que lleva más que dignamente su convivencia con el estímulo evidente que ofrece la espectacular Euroliga.

Creo que el nivel medio de los jugadores ha descendido respecto a hace  unas temporadas pero también afirmo que el grado de competitividad de los equipos y  la preparación de los entrenadores están logrando que cada jornada vivamos partidos muy atractivos en los que cada vez es menos fácil pronosticar su desarrollo y desenlace. Son muchos más los equipos que están de manera constante cerca de su máximo potencial que aquellos que no logran consolidar una buena dinámica y eso produce que, en líneas generales, se esté jugando un buen baloncesto.

Los esfuerzos de equipos como Monbus Obradoiro, ahora en una mala racha, Delteco GBC, con resultados muy por encima de los que a priori garantizaba su plantilla, San Pablo Burgos y Montakit Fuenlabrada, son vitamina esencial para una competición en la que la lucha por evitar el descenso se presume más dramática que nunca porque no hay ningún equipo especialmente descolgado.

Dentro de las historias que está dejando la primera vuelta de esta Liga Endesa, la más meritoria es la de Montakit Fuenlabrada, brillantemente clasificado para la Copa que se disputará en Gran Canaria. El conjunto madrileño tiene todo el motivo del mundo para celebrar como se merece su presencia en una cita tan importante pero además debe valorar que, recién comenzado el mes de enero, casi ha garantizado su permanencia en la competición, seguramente, su objetivo principal al comenzar el curso.

Hay muchos matices en la gestión del “Fuenla” que suelen ser receta habitual de los equipos  exitosos. Su entrenador, Néstor García ha sabido heredar los aspectos positivos que ya había dejado el trabajo de Jota Cuspinera y añadir  “colmillo” defensivo al colectivo.  Hay un par de diferencias esenciales entre el rendimiento de Montakit Fuenlabrada y equipos de similar presupuesto. El primero de ellos es su capacidad para “agarrarse” a los partidos en sus momentos malos, que por cierto ha tenido en casi todos los encuentros. Es difícil realizar parciales contundentes al grupo del “Ché” porque no acostumbra a encadenar errores y sabe jugar perfectamente con el ritmo que demanda el partido. La otra clave fundamental es su eficacia en los finales igualados donde cuenta con el aval  de gozar de tres jugadores tan competitivos como Vargas, Paco Cruz y Marko Popovic, que ha encontrado en Fuenlabrada y su entorno el hábitat ideal para revitalizar su carrera.

El ejemplo de Montakit Fuenlabrada es representativo y enriquecedor para una competición que no deja margen a la resignación. Claro que hay diferencias presupuestarias, igual o más que nunca, pero también hay un deseo de rebeldía evidente y menos partidos  que en otras ediciones “entregados” desde el vestuario. El paso adelante de varios jugadores jóvenes nacionales que hacen temer menos por el comentado “relevo” y el empuje de feudos entregados al baloncesto como Santiago o Burgos (qué bueno que viniste) son otros motivos por los que ilusionarse y considerar a esta primera vuelta como la mejor en muchos años. O quizás es cosa mía, que he comenzado demasiado optimista el año….¿Cómo lo veis?

De magos, olas gigantes y canastas milagrosas

Martes, 24 Mayo 2016

No recuerdo una última jornada de la Liga Regular con tantas cosas en juego como la disputada el pasado fin de semana. Desde el primer puesto que confirmó el Barcelona y la consiguiente ventaja campo en todos los cruces de Play Off (me sigue pareciendo poco premio para un equipo que gana una competición de 34 jornadas), pasando por las últimas plazas entre los ocho primeros  y terminando por el nombre del segundo equipo abocado a un supuesto descenso.

Empiezo por esto último porque la sangre manda y aun ando un poco en shock. El descenso de Movistar Estudiantes es justo, mucho, en el fondo y cruel en la forma, en tanto en cuanto perdió un partido que nunca debió dejar marchar. Ese parcial final de 15-0 con el que el Retabet GBC derrotó a los madrileños es un fiel reflejo de muchos de los males que han acompañado a la plantilla durante toda la temporada. Un equipo huérfano de líderes, incapaz de dominar ningún partido por la fragilidad de sus jugadores de referencia y la inmadurez de jóvenes prometedores. El Estu se bloqueó cuando lo tenía todo a favor, fue víctima de sus errores,  decisiones desacertadas  y la falta de autoestima generada durante toda la temporada.  La ola gigante de la que habló Juancho Hernangómez viene gestándose desde hace mucho tiempo.

No debería temer Estudiantes tanto la LEB si la permanencia en la ACB vuelve a convertirse en una especie de anestesia para aplicar aquello de “cambiar para que nada cambie”. Es comprensible el deseo de muchos aficionados de que ese paso atrás en la gestión se refleje también en la categoría deportiva en la que juega el equipo.  No llega  un club a esta situación por responsabilidad de una persona en concreto entre otras cosas porque hace mucho tiempo que no se tiene clara la firma de determinadas decisiones. Me pareció acertado el diseño original de la plantilla en cuanto permitía espacio a jugadores jóvenes con condiciones para desarrollar varios años de su carrera en la máxima categoría. Falló estrepitosamente la elección de los jugadores destinados a proteger a estos chicos y la dinámica perdedora no sólo provocó un cambio de entrenador sino un interminable goteo de fichajes que mejoraron los resultados del equipo aunque no llegaron a consolidar  un rendimiento positivo constante. Algunas incorporaciones resultaron útiles como Simpson y Laprovittola (aunque su exceso de protagonismo ha podido restar en cuanto al ritmo que obligaba a jugar al equipo), otras más intrascendentes (Rey, Pumprla) y alguna extraña (fichar a Kendall para que apenas participe). Su entregada afición y el apoyo de los patrocinadores  son los pilares más sólidos que tiene Movistar Estudiantes para afrontar modificaciones necesarias. Falta lo más importante, tener la decisión de afrontarlas.

No llega a ser tan cruel por lo que supone un “descenso” pero la derrota de Dominion Bilbao Basket frente al Cai Zaragoza por un triple lejanísimo de Joan Sastre tiene su miga porque supone que los de Sito Alonso no disputarán el Play off por el título al que sí optarán UCAM Murcia y Montakit Fuenlabrada (probablemente libra por libra, el mejor equipo de la Fase Regular).

En una última jornada llena de emociones y de acciones que se recordarán con el paso del tiempo, Raúl López se merece cada línea y espacio que ha ocupado en los medios estos días y el unánime reconocimiento que ha recibido de todo el baloncesto español. Me alegra que se haya abandonado por fin la coletilla de lo que pudo ser y valoremos de manera extraordinaria todo lo que ha sido y su humildad para afrontar los éxitos y obstáculos en su trayectoria. Un ejemplo, se le echará de menos en las pistas.

Estados de ánimo

Lunes, 18 Enero 2016

Probablemente Morabanc Andorra y Montakit Fuenlabrada sean los dos mejores equipos  ”libra por libra” de la Liga Endesa hasta el momento. Que a falta de una jornada para el final de la primera vuelta tengan opciones, y no pocas, de disputar la Copa del Rey es realmente admirable. Su rebeldía es una noticia buenísima para una competición que castiga al máximo los errores en la confección y dirección de las plantillas.

Montakit Fuenlabrada ocupó la última posición la pasada edición de la competición. A estas alturas ya ha ganado tantos partidos como entonces superando lesiones y la marcha de su entrenador, Zan Tabak, atraído por el reto de la Euroliga. Su sustituto, Jota Cuspinera ha acertado en las recetas empleadas. La propuesta de  juego permite que la mayoría de sus jugadores tengan espacio para demostrar su talento.

Perfiles como Tabu, Paunic o Popovic precisan de un técnico que confíe en ellos y sepa encontrar hueco a sus muchas virtudes (capacidad para anotar, creatividad, competitividad) haciendo que pesen más que sus defectos (toma de decisiones e inconsistencia).Es cierto que los madrileños no son un equipo especialmente sólido en defensa donde acusan la ausencia de intimidadores y cierta falta de físico en su línea exterior pero es difícil igualar su ritmo de juego y defender su amplia gama de tiradores. Un reconocimiento especial para dos jugadores nacionales con la etiqueta de ir justos para la ACB como Uriz y Alex Urtasun que tienen mucho que ver en la gran trayectoria de su equipo. Uriz ha ganado solidez con el paso de los años y aporta justo lo que necesita el grupo, no es un base excepcional en nada pero aporta buen nivel en muchas facetas y su capacidad para entender el juego ha mejorado muchísimo. Urtasun está disputando su mejor temporada en la competición  y va sobrado de confianza. La victoria contra el Real Madrid ilustra a la perfección la buena condición mental del navarro. Después de cuatro triples errados fue capaz de anotar el tiro decisivo.

El encuentro frente al Real Madrid evidenció más que nunca lo importante que resulta el estado de ánimo para competir al máximo. El Real Madrid perdió el encuentro anotando un 57% en tiros de dos, un 45% en tiros de tres y un 85% en tiros libres. Os animo a encontrar un partido donde algún equipo perdiera con este porcentaje de acierto. Sin embargo, esta efectividad no pareció reforzar al equipo de Pablo Laso que se mostró inseguro en la circulación y custodia del balón y que volvió a demostrar cierta relajación defensiva. El entusiasmo de Fuenlabrada y las decisiones de Cuspinera les permitió mantenerse en el partido y dar la puntilla en el momento justo.

Entusiasmo y ánimo que empiezan a faltar en Movistar Estudiantes que ha decidido prescindir de su entrenador, Diego Ocampo. El técnico gallego no ha tenido premio a su apuesta por los jóvenes porque le han faltado cimientos sólidos que garantizaran triunfos y, con ellos, confianza. El trasiego de los jugadores extranjeros y la falta de físico de jugadores que deberían haber dado empaque al proyecto están siendo un lastre importante.

Los males del “Fuenla”

Lunes, 6 Abril 2015

No sé si un milagro, pero lo cierto es que Montakit Fuenlabrada necesitará ganar la mayoría de los siete partidos que restan por disputarse de la Fase Regular de la Liga Endesa para librarse de uno de esos dos puestos que marcan el descenso últimamente más “virtual” que otra cosa. La esperanza para el grupo dirigido por Hugo López es que su imagen en los partidos habla de que el equipo está vivo y se muestra competitivo aunque cada derrota que acumula es una piedra más en la mochila para afrontar el siguiente envite.

El club madrileño ha sido un modelo de gestión en los últimos años. Su proyecto pasaba por acceder a jugadores en crecimiento que aprovecharan el escaparate que supone jugar en la Liga Endesa para promocionarse, evolucionar y dejar un rendimiento económico al club además de su aportación deportiva. Además, siempre han tratado de tener un especial cuidado con los jugadores de su cantera por los que han apostado y en los que han invertido recursos para intentar darles unos medios formativos muy adecuados. Frente a una situación económica precaria, Fuenlabrada ha sabido sobrevivir durante muchos años con una identidad propia y exhibiendo una rebeldía digna de todo reconocimiento.

La situación actual del “Fuenla” refleja lo dura que es la Liga Endesa y cómo cualquier despiste te puede llevar a una situación límite. Las expectativas a principio de temporada no hacían presagiar esta situación actual y parecía que Ferrán López había vuelto a armar un equipo con ciertas garantías para no pasar apuros dirigido por un técnico de probada solvencia y conocedor del club como Luis Casimiro. La realidad con el caminar de las jornadas empezó a mostrar un grupo poco sólido, con un buen puñado de jugadores irregulares y un anotador espectacular como Andy Panko, admirable, sin duda, pero “sospechoso” de no ayudar a generar grupos ganadores. El cese de Luis Casimiro dio la oportunidad a Hugo López de tomar el mando de un equipo ACB. Su llegada pareció relativizar al equipo pero la realidad que pesaba en la época de Casimiro ha vuelto a imponerse.

La posición de base es probablemente la que más está delimitando el rendimiento de los madrileños. La idea era confiar en dos jóvenes como Dani Pérez y Alberto Díaz. Ambos tendrán muchos años en esta Liga pero probablemente aún no tienen la madurez y el conocimiento del juego suficiente para ser bases titulares de un grupo que, como todos, pero quizás en mayor medida, reclama directores de juego más estables para sacar el mejor rendimiento de determinados jugadores. Tampoco la llegada de Mayo parece haber arreglado el problema en la dirección por lo que la soledad de Panko parece que crece cada jornada mientras mira a un lado y a otro para ver quién se suma a su causa. Un día es Clark, otro día Burtt, a veces el interesante Akindele y últimamente Cvetkovic, pero pocos días se suman todos ellos a la vez.

La frustración para Fuenlabrada viene además porque sus rivales en la lucha por evitar la salvación, como Bruixa D´Or Manresa, Baloncesto Sevilla, con Luis Casimiro al frente por cierto, y Morabanc Andorra, parecen estar en su mejor momento de juego de toda la temporada. Sólo Gipuzkoa Basket, de los de abajo, parece dar síntomas de debilidad pero aún está lejos de los madrileños que tendrán un rival más importante que los rivales a los que se enfrenta, su propia ansiedad.