Blogs

Archivo de la categoría ‘NBA 2012-2013’

¿Y si fueran los Knicks?

Mircoles, 10 Abril 2013

Campeones de División varios años después, inmersos en la mejor racha de victorias de la Liga y  transmitiendo buenísimas sensaciones en su juego ofensivo, los New York Knicks obligan a preguntarse ¿Por qué no?. A priori la respuesta es sencilla y tiene nombre de ciudad del estado de Florida pero hay muchos detalles en estos Knicks que hacen pensar que pueden ser un equipo enormemente peligroso en los play offs.

El tiro. Estamos ante el equipo de la competición con mayor número de jugadores capaces de anotar desde larga distancia. Dado que el nivel defensivo de los equipos NBA tiende a subir en varios puntos en los Play Offs, contar con muchos tiradores es una gran alternativa si tenemos en cuenta las pocas “bandejas” que se conceden especialmente en los últimos cuartos. Generalmente, los equipos de este perfil tienden a pervertir sus virtudes exagerando su uso. Por eso es muy importante que Chandler y Stoudemire (cuando se recuperen) estén bien alimentados para que puedan finalizar cerca del aro y que incluso Carmelo Anthony también trabaje en situaciones cercanas. Con un buen equilibrio y una buena mentalidad colectiva para pasar al compañero mejor situado es fácil que los Knicks superen los 15 triples anotados por noche y eso es mucho decir.

Los Knicks y el juego.  Hay muchas cosas que me gustan del manejo que realiza el entrenador Mike Woodson de su plantilla, algunas de ellas se suman a una cierta tendencia que se va imponiendo en el juego y en la que creo bastante. Woodson no cataloga exclusivamente a sus jugadores por su presumible mejor puesto de juego sino por sus prestaciones de tal manera que sus rotaciones se enriquecen porque no encuentra límites a la hora de “mezclar” jugadores en la pista. Esto posibilita que coincidan muchas veces dos supuestos bases como Prigioni o Felton (a veces Kidd), que Anthony y Novak sean por momentos los pívots del equipo (cierto que en el juego interior hay muchas bajas) o que tenga hueco en el equipo un jugador versátil como Copeland. Me gusta esta mirada al baloncesto sin tanta rigidez y la echo de menos en otros equipos que sacrifican tener a los mejores jugadores a la vez en pista por tener una estructura más académica (pienso en los Thunder por ejemplo).

El límite. La presencia del mejor equipo de la Liga, los Heat, en la misma Conferencia señala el presumible límite de los Knicks en esa frontera. Aunque sea mucho aventurarnos, ese hipotético enfrentamiento tiene algunos aspectos que le hacen más igualado de lo que parece. Los Knicks han competido muy bien frente a los James, Wade y compañía en los partidos de Liga Regular, saben adaptarse a la estructura ofensiva de Miami y además castigarles en el rebote, el eslabón débil de los actuales campeones. Los aspectos diferenciales a día de hoy son la defensa, donde los Knicks a veces no son lo suficientemente sólidos porque quizás en algunos puestos no pueden igualar la capacidad atlética de otros equipos y la sombra de la irregularidad que acompaña a algunos de sus jugadores como J.R Smith o Raymond Felton sobre los que pesa, quizás injustificadamente, cierto aire de sospechosos. Miami se ha ganado el cartel de súper favorito pero apetece y mucho esta presumible final de conferencia.

El cascabel de los Heat y el reto de los Lakers

Lunes, 18 Marzo 2013

A estas alturas de la temporada, metidos de lleno en el último tercio de la Liga Regular, dos aspectos fundamentales llaman mi atención en la NBA. Por un lado, la fabulosa racha ganadora de los actuales campeones, los Miami Heat y por otro la lucha de Los Angeles Lakers por prolongar su temporada en los play offs.

He visto muchos de los partidos de Miami Heat en estas semanas y las sensaciones de solvencia del grupo van incluso más allá de los resultados. El equipo funciona con unos roles muy determinados, para mi gusto incluso demasiado programados (rotaciones idénticas casi cada partido), donde cada jugador sabe perfectamente lo que se espera de él en cada momento. No es sólo la sensación de dominio que transmite Lebron James y la madurez de un Wade que compensa el descenso en la explosividad de sus piernas con una mejor toma de decisiones respecto al jugador que aterrizó en la Liga, sino la capacidad de los secundarios de aportar exactamente lo que se espera de ellos en cada momento.

Hay que rascar un poco  más allá del “Big Three” para entender el éxito de los Heat y fijarse en la aportación reboteadora de Haslem, la capacidad para abrir el campo de Allen y Battier y el fenomenal rendimiento que está ofreciendo Andersen, cuyo refuerzo demuestra una buena capacidad de maniobra en los despachos de un equipo con déficit de centímetros en las posiciones interiores. Miami es el máximo favorito para el título, en mi opinión sólo un buen plan de los Thunder podía alejar a Lebron James de su segundo campeonato pero dejemos el tiempo correr y para empezar veremos dónde se detiene esta racha ganadora de los de Florida.

Miami Heat es un grupo con alguna súper estrella que permite que muchos secundarios se pongan en valor, esa es la clave de su éxito, todo lo contrario que Los Ángeles Lakers, un colectivo con varios All Star poco avenidos deportivamente y en el que pocos jugadores de banquillo logran aportar de manera consistente en el juego. El caso es que, la desgracia en forma de problemas físicos de los californianos, con lesiones de Pau Gasol y Kobe Bryant de por medio puede ser un buen punto de partida para que más jugadores se sientan útiles y den el último empujón para que el equipo juegue Play Offs, eso y que Nash y sobre todo Howard sean capaces de consolidar la mejoría en su rendimiento de las últimas semanas.

Kobe Bryant merece que su temporada regular más meritoria del último lustro tenga continuidad, el sexto puesto de la Conferencia Oeste debería ser el objetivo, después, probablemente los Clippers, ¿a qué suena bien?.

James, Durant y el resto..

Viernes, 15 Febrero 2013

Quizás no somos muy conscientes ahora mismo, pero el tiempo pondrá en perspectiva la incipiente rivalidad, con hermosos capítulos ya vividos, que están protagonizando Lebron James y Kevin Durant, líderes de los dos equipos llamados a repetir final de la NBA.

El duelo de la pasada madrugada no tuvo ningún tinte épico, un partido de Liga Regular sin más, que por la desigualdad que presentó invitaba a invertir en alguna hora más de sueño, pero la realidad es que el encuentro fue realmente representativo de la dimensión actual de estos jugadores y de su influencia en el entorno en el que conviven, esto es, en sus equipos.

 Lebron, Durant y el pase.  La cualidad que más valoro en Lebron James es su capacidad para pasar. A partir de ahí es capaz de implicar a varios jugadores del equipo en la dinámica ofensiva. La manera en la que los Heat han construido el equipo tiene mucho que ver en cómo James es capaz de alimentar a jugadores que se aprovechan de la atención que genera el propio James y Wade. El mayor ejemplo lo representa Shane Battier que representa un modelo de especialización típico de la NBA. El actual Battier hace muchas menos cosas pero resulta más útil, no tiene que generar sus puntos sino encargarse de aprovechar los tiros librados que le proporcionen. Kevin Durant no tiene el pase tan interiorizado en su patrón de juego como James, probablemente porque se siente absolutamente imparable (y con mucha razón) cuando emprende el camino al aro. Aún así, este aspecto de su juego medirá la progresión de “Durantula” en los próximos años.

El tiro, terreno Durant….. o no.  Si Lebron James se convierte en una amenaza constante en el lanzamiento de tres puntos, las posibilidades defensivas de sus oponentes se reducen al máximo o a la nada. Aún es pronto para afirmar que el jugador de los Heat puede competir con Durant en este terreno. Sigo pensando que Durant tiene más recursos para anotar que Lebron James pero tiene un espacio indudable de mejora como es el juego en el poste medio-bajo. No hay problema, tiene la ambición y capacidad de trabajo suficiente para mejorar en este sentido. En eso y en esa pequeña obsesión que está desarrollando esta temporada en estar demasiado pendiente de la labor arbitral, sinceramente no creo que tenga derecho a quejarse.

 Las Súper estrellas y el equipo. Cuando juega Miami Heat contra Oklahoma City Thunder tengo la sensación de que Miami tiene un plan muy reconocible y las piezas muy ajustadas para desarrollarlo y los Thunder dependen demasiado de la inspiración de sus mejores jugadores, los famosos impulsos. Sobre esta idea ya me he manifestado en alguna ocasión y la presencia de Westbrook junto a Durant es un tema que no acabo de ver nada claro. Westbrook es un excelente jugador pero no es un tirador de larga distancia consistente, tiende a reducir los espacios ofensivos de su equipo y es poco fiable en la toma de decisiones. No digo traspasar sin más, pero quizás los directivos de los Thunder deberían explorar qué pueden sacar por Westbrook, un base menos anotador pero con mayor rango de tiro y un jugador interior capaz de amenazar desde la larga distancia ayudarían a equilibrar la plantilla.

La Banda de Mike

Jueves, 24 Enero 2013

La Banda de Mike viste color púrpura y oro y desafina una de cada dos noches en distintas ciudades americanas. Aún llevan puesto el nombre de los Lakers en su camiseta pero algunos recordamos que aquello era otra cosa.

La decepcionante temporada de Los Ángeles Lakers no deja de ser noticia. Lo preocupante ya no es que cada vez estén más lejos de los puestos de Play Offs sino que su juego no evidencia síntomas de ningún progreso, más bien de todo lo contrario. No es un problema de piernas, de físico ni de talento, sino de actitud. Los jugadores ni están ni se les espera, ni creen ni quieren creer en lo que les propone Mike D´Antoni y de esta manera predecir una mejora a corto plazo parece una aventura demasiado arriesgada.

D´Antoni. Hombre, parece que bien, bien,  no lo está haciendo. Da la sensación que desde que se hizo cargo del equipo nunca creyó que con estos jugadores pudiera jugar el baloncesto que a él le gusta. Se le puede acusar de rigidez en su método y de no haber creado una defensa colectiva sólida (enorme reto con las carencias estructurales del equipo en este sentido). Es verdad, no ha mejorado en nada al equipo de Mike Brown que, por lo menos daba la sensación de estar más predispuesto en defensa. El peor enemigo del entrenador son las dudas. Estoy casi convencido que D´Antoni siempre ha pensado que para su baloncesto la convivencia de Gasol y Howard le restaba velocidad y amenaza en más espacios del campo. Tiene todo el derecho del mundo a pensarlo pero ha dudado de su apuesta y por el camino ha generado heridas casi irreparables con jugadores como el español. D´Antoni es un técnico muy identificable con un método, algo que debían saber quienes le contrataron, pero nadie ha puesto más en cuestión sus ideas que él mismo. La duda es un elemento imprescindible para desarrollarse en cualquier ámbito profesional pero deben terminarse una vez se cierra la puerta del despacho. La decisión de empezar con Pau Gasol en el banquillo (que no es tan grave señores) parece ese grito ahogado de “voy a perder con mis ideas”, hasta llegar a esta decisión muchas cosas se han podrido en los Lakers.

Gasol y el debate.  Es curioso todo lo que se escucha y lee en torno al jugador español. Hace mucho tiempo que el gris desapareció de la escala de colores cuando se habla del mayor de los Gasol. Estamos en un punto dónde si dices que está jugando mal te cuestionan y te acusan de dudar de él y no valorar su trayectoria. Por otro lado si argumentas que los espacios que ocupa no le permiten desarrollar su mejor rendimiento parece que intentas excusarle y atribuir todos sus males a su técnico. Pelín cansino todo. Pues bien, Gasol no está jugando nada bien. Físicamente no se le aprecia en las mejores condiciones y se ha encontrado con un entrenador que le demanda en la posición de “cuatro” cuando su físico le reduce cada vez más al “cinco”. Aunque siempre ha exhibido una mentalidad privilegiada, es lógico que se vea afectado por todo lo que le rodea a él y al equipo. Lo cierto es que su falta de energía en defensa y ataque no es más llamativa que la de la mayoría de sus compañeros pero eso no es un impedimento para que se puede mencionar. Hay tres decisiones que ayudarían a pensar que Pau Gasol aún puede demostrar su mejor baloncesto en la NBA. Su traspaso a otro equipo, el traspaso de Howard o el despido de Mike D´Antoni.

Warriors. El equipo del momento

Jueves, 3 Enero 2013

No creo que Golden State Warriors gane la NBA este año, pero pocos equipos son tan divertidos de ver como ellos. La temporada de la plantilla dirigida por Mark Jackson está siendo impresionante en cuanto a resultados y magnética si nos atendemos a su juego. No hay más que ver como viven los partidos los aficionados en Oakland para darse cuenta de que se está gestando una historia interesante y atractiva que nos hace rememorar aquellos comienzos de la década de los 90 dónde el mítico “Run TMC” (Tim Hardaway, Mitch Richmond y Chris Mullin) logró atraer la atención de todos los aficionados al baloncesto gracias a su apuesta por un baloncesto excepcionalmente dinámico  que trataba de compensar su ausencia de centímetros con una mayor dosis de velocidad y atrevimiento.

La historia de los Warriors actuales aún está por escribirse pero tiene una pinta estupenda. Probablemente faltan jugadores carismáticos en su plantilla pero hay muchos nombres sobre los que merece la pena detenerse. Stephen Curry está llamado a ser un constante All Star en los próximos años si logra que las lesiones le permitan cierta continuidad en su juego. Es un base con alma de escolta de los que logra llamar la atención cada vez que se levanta para tirar. A mí siempre me ha recordado un poco a Ray Allen (aunque juegan en posiciones distintas) por su elegancia driblando y la facilidad con la que realiza los gestos técnicos. Es un jugador muy interesante que crecerá a medida que vaya disputando partidos de nivel (unos play offs por ejemplo) que le hagan poner a prueba sus límites.

Si Stephen Curry está llamado a ser el eje sobre el que se vaya asentando este proyecto, David Lee es uno de los principales responsables del buen presente del equipo. Sin hacer mucho ruido, supera los 20 puntos y 10 rebotes por partido y sobre todo aporta a un grupo inexperto solidez y capacidad competitiva en ambos lados de la cancha. La influencia de jugadores como Lee va más allá de los números y alcanza a la responsabilidad que contagia a sus compañeros. Probablemente a David Lee no le de para liderar un equipo campeón pero es una pieza fundamental para consolidar hábitos ganadores en una franquicia en expansión como los Warriors. Por encima de todo, el ex jugador de los Knicks transmite hambre, elemento fundamental para que la química de cualquier colectivo funcione.

El rookie, Thompson y el banquillo.  No se puede hacer un buen análisis de los Warriors actuales sin mencionar la importancia que tiene su entrenador Mark Jackson en el proyecto. Jackson cumple su segunda temporada en los Warriors después de que en sus primeros meses al frente del equipo su continuidad llegase a estar cuestionada. El estilo que ha implantado va a favor de corriente de las características de unos jugadores que cada vez parecen sentirse más a gusto. Jackson siempre ha apostado mucho por Klay Thompson otro tirador “como los de antes” del que era difícil esperar un rendimiento tan bueno como el que está ofreciendo. Tampoco ha dudado Jackson a la hora de conceder muchos minutos al rookie Harrison Barnes que además de capacidad atlética ofrece bastantes intangibles muy necesarios.

A día de hoy Golden State Warriors han ganado 22 partidos y Los Angeles Lakers, 15. Impensable a comienzo de temporada. ¿La diferencia? Piernas frescas, hambre de triunfos y cada jugador ofreciendo lo que se espera de él en la posición dónde puede hacerlo. La lógica suele imponerse y el panorama cambiará cuando se completen los 82 partidos, o quizás no… mientras tanto yo prefiero ver jugar a los Warriors.

Cuatro fenómenos y… Westbrook

Mircoles, 26 Diciembre 2012

La jornada de partidos del día de Navidad en la NBA no es sólo una gran idea promocional de la competición sino una buena oportunidad para revisar el estado de algunos de los aspirantes a un título que se decidirá seis meses después.

Como interés añadido, los encuentros programados este año permitían la opción de disfrutar de los cuatro jugadores más destacados de este inicio de competición, Carmelo Anthony, Lebron James, Kobe Bryant y Kevin Durant. Ninguno de ellos ha defraudado, Kobe Bryant ha mostrado de nuevo sus rejuvenecidas piernas y su extraordinaria capacidad competitiva. La versión de Bryant contra los Knicks es la mejor que puede ofrecer a su equipo ya que sin alejarle de ser la primera opción ofensiva permitió que el resto de sus compañeros pudieran disfrutar de un protagonismo muy necesario para mantener al equipo enchufado. El escolta de los Lakers tuvo un gran rival en Carmelo Anthony, sin duda instalado en el “siguiente nivel”. Anthony ha dado un paso adelante porque ya no deja que los partidos le atropellen sino que sabe lo que se espera de él en cada momento, su efectividad ha aumentado porque ya no tira como si le fuera la vida en cada lanzamiento sino con un mayor aplomo que le ha dado la experiencia y la buena dirección de su técnico Mike Woodson. Un gustazo ver la evolución de Carmelo y su gran influencia para hacer de los Knicks un gran equipo.

Lebron James y Kevin Durant han vivido un nuevo capítulo de un duelo que promete ser legendario. Los dos han estado en su papel, Durant tiene más recursos que James para anotar pero éste tiene mayor presencia en los partidos por su actividad defensiva y su voluntad para implicar a más jugadores de su equipo en el juego ofensivo.

La coincidencia de estos cuatro jugadores históricos en una misma jornada me hizo fijar la atención en otro jugador con enormes condiciones que desde hace tiempo me genera enorme contradicciones quizás porque su juego es una contradicción en sí mismo. Entiendo a Russell Westbrook, con esas condiciones técnicas y físicas es difícil no pensar que cada vez que tienes el balón puedes anotar sin muchos problemas. Aún así me sigue transmitiendo la sensación de que es un jugador desubicado, obligado a jugar de base y a atender a muchos factores sobre los que no tiene el control. Westbrook es el Carmelo Anthony de sus primeros años, él tiene su partido en su cabeza y da igual lo que requiera cada momento. No tengo claro que los problemas de Westbrook se resuelvan exclusivamente con el paso del tiempo, creo que sería más efectivo si jugara de escolta y no tuviera tanto tiempo contacto con el balón, ya sabéis “menos es más”. Los Thunder deben pensar muy bien qué plan tienen con Westbrook incluso si una opción del mismo es valorar que pueden obtener por él en un hipotético traspaso.

Duncan no está en campaña

Jueves, 13 Diciembre 2012

Agrada ver que en una colección de egos descomunales como es la NBA aún hay tipos que se dejan llevar por la lógica y saben distinguir la paja del trigo. Uno no llega a ser probablemente el mejor “cuatro” de la historia de la NBA sin una buena mentalidad que complete unas grandes condiciones en el juego.

Hablamos de Tim Duncan, por supuesto, un jugador capaz de mejorar sensiblemente sus números respecto a la temporada anterior con 36 años en las piernas, porque sigue empeñado en hacer que el equipo de toda su vida, los Spurs, continuen siendo una referencia dentro de la competición. Duncan es una estrella al servicio de una causa que asume el paso del tiempo y la pérdida de protagonismo ante otros “productos” de la Liga pero que no se resigna a poder seguir compitiendo contra ellos. Poco aporta a Duncan el “All Star” y por eso hace bien en manifestar que no tiene un gran interés en participar. Esos días de descanso le vendrán muy bien a él y a su equipo.

La actitud de Duncan no debe despistarnos. Que él quiera alejarse de los focos no significa que dejemos de ponderar su excepcional temporada y cómo ha influido su personalidad en la manera en que se han definido los Spurs de los últimos años. Su “matrimonio” con su entrenador Gregg Popovich han logrado crear una franquicia con una gran personalidad que, en su momento, fue poco valorada. Los Spurs de Duncan y Popovich privilegian el pase sobre el bote y el juego colectivo sobre el permanente aclarado. El único límite que tiene un jugador de San Antonio para desarrollar su talento es impedir que sus compañeros también puedan realizarlo. Es por eso que todo jugador del equipo tejano tendrá posibilidad de destacar independientemente de su sueldo, procedencia o formación y eso es así porque han coincidido en el tiempo un entrenador como Popovich y un jugador tan solidario como Duncan.

Me alegra ver que en los últimos años ha aumentado el reconocimiento hacia los Spurs. Durante algún tiempo se les identificó como una alternativa poco atractiva y puede ser verdad que buscando el entretenimiento puro y duro no sería la primera elección de casi nadie. Si hablamos de buen baloncesto la historia cambia. Dicen que San Antonio Spurs son el equipo más europeo de la NBA, yo diría que son el más americano o por lo menos el más americano si nos creemos sus propios lemas, aquellos del sueño americano y de una verdadera igualdad de oportunidades. Pero mejor no entrar en ese debate (que daría para muchos post)  y disfrutar de los Spurs y del legendario Duncan.

Los viejos Knicks y los “Cleveland Heat”

Viernes, 7 Diciembre 2012

Tenía mucho interés en observar el Miami Heat-New York Knicks de la pasada madrugada. Por un lado, los actuales campeones con la ayuda del siempre elegante Ray Allen y por otro el equipo que mejor baloncesto está desarrollando en este comienzo de temporada, los sorprendentes New York Knicks.

Los Knicks se presentan sin Carmelo pero exhiben todas las virtudes que les están haciendo sumar tantas victorias hasta el momento. No es un equipo con una gran capacidad atlética pero lo suple con mucho orden en su juego, habilidad para jugar situaciones de “pick and roll” y generosidad de todos los jugadores para encontrar al compañero en mejor disposición para lanzar. Además, estamos ante un equipo versátil capaz de adaptarse a varios ritmos y que cuenta con muchos grandes pasadores (Kidd, Felton, Wallace, Prigioni). Este equipo merece admiración y respeto, quizás aún es demasiado pronto para calificarles como grandes candidatos pero los que veíamos con cierto excepticismo su apuesta a principio de temporada nos estamos llevando un buen “Zas” en toda la boca.

Mr Woodson y Novak. El entrenador de los Knicks se llama Mike Woodson y tiene mucho o todo que ver con el rendimiento de su equipo. El ex entrenador de los Hawks ha logrado plasmar un juego colectivo brillante en un equipo con algún espíritu con tendencia a caminar por libre. Cierto es que la vuelta de Amare Stoudemire será otro gran reto pero la manera en que ha recuperado a jugadores como Wallace y revalorizado a grandes especialistas como Steve Novak hablan de un técnico con las ideas muy claras.

El “Big One”. La defensa de Miami Heat está rayando lo ridículo en este comienzo de temporada, el partido frente a los Knicks ha confirmado que fiar todo a situaciones de cambios automáticos entre jugadores resta agresividad y tensión a un grupo que está mostrando a jugadores muy alejados de su mejor nivel. Los Miami Heat 2012-2013 siguen viendo crecer a un Lebron James poco respaldado por Bosh y especialmente por un Dwayne Wade que exhibe un declive en sus piernas demasiado anticipado para la edad que tiene. Wade apenas consigue tiros librados y para un jugador al que no se le puede calificar como un consumado tirador le limita enormemente su mayor dificultad para conseguir canastas fáciles. Fiar todo a James no bastará a los Heat para repetir campeonato. La ausencia de jugadores grandes que garanticen canastas de alto porcentaje hace al equipo muy dependiente de su lanzamiento exterior y de que la defensa les facilite contraataques. Seguro que en Play offs la intensidad será distinta pero yo soy de los que piensa que es difícil salir de determinadas situaciones cuando conviertes los vicios en hábitos, veremos…

De límites

Domingo, 2 Diciembre 2012

De límites va la cosa. Primero, los límites a la libertad de los entrenadores por la sanción que ha impuesto la NBA a los San Antonio Spurs porque su entrenador prescindió voluntariamente de cinco jugadores en su partido contra Miami Heat. Siendo un admirador de la estructura en general del deporte americano, esta decisión es un precedente peligrosísimo porque invade la libertad de elección de los entrenadores a la hora de planificar los descansos de sus jugadores en una temporada con muchísimos partidos.

(more…)

El “cuatro” de D´Antoni

Mircoles, 28 Noviembre 2012

Mike D´Antoni debió pensar que todo sería más fácil cuando aceptó hacerse cargo de los lakers. Las sensaciones que transmitía el equipo con Brown eran difíciles de empeorar y lo cierto es que durante algunos momentos de determinados partidos los Lakers han dado la sensación de ser capaces de adaptarse a la velocidad de ejecución que exige su nuevo entrenador. Pero no nos engañemos un balance de 8 derrotas en los primeros 15 partidos de la competición es un dato tremandamente decepcionante para un equipo construido para pelear por el título. (more…)