Blogs

Archivo de la categoría ‘Pau Gasol’

La dictadura del pase

Martes, 22 Agosto 2017

Hace tiempo que España nos acostumbró a ser prudentes con las conclusiones que deparan sus partidos de preparación. Hace tiempo también que dejó de merecer la pena cuestionar rivales y entorno de estos partidos, porque el callo del equipo hace que tengan muy presente saber los momentos en los que hay que “ponerse”.

La lesión de Llull durante la preparación y la ausencia de habituales como Reyes, Mirotic o Rudy Fernández concedían quizás algo más de interés a esta preparación para ver las diferentes alternativas que elegía Scariolo. Confirmada la presencia de Vives y Oriola, y a  falta de que se disputen los partidos preparatorios con más miga, sí se pueden adivinar algunas de las intenciones y certezas que presenta un combinado que, como he comentado en otras ocasiones, es tan favorito como el que más a conseguir el título.

Principio y fin. Los Gasol son el punto de partida del juego del equipo. Ellos determinan la organización ofensiva y los planteamientos defensivos. Absolutamente lógico. Su convivencia en el campo posibilita disponer de los dos mejores pasadores interiores del mundo con todo lo que significa. Los hermanos Gasol además tienen amenaza desde la línea de tres puntos lo que permite una distribución de espacios adecuada. Me gusta mucho como ambos están manejando esta amenaza en el lanzamiento exterior en estos partidos. Como un recurso, pero sin  olvidar que donde marcan diferencias es jugando cerca del aro. Los Gasol darán muchos tiros librados a sus compañeros. La mayoría de exteriores del equipo son eficaces lanzadores a “pies quietos” y pocos son capaces  de generar sus opciones habitualmente después de bloqueos indirectos, por lo que los hermanos Gasol ayudarán a que encuentren lanzamientos en las situaciones más ventajosas para ellos. La presencia simultánea de Pau y Marc ocupará mucho tiempo del scouting de los rivales que intentarán buscar la manera de castigarles explotando el uso del “cuatro” abierto en ataque. Scariolo está usando los partidos para ofrecer distintas respuestas colectivas ante este hecho (eso sí,  Ndour generó bastantes problemas..).

Entre los jugadores que son capaces de fabricarse tiros después de bloqueos está Álex Abrines. De momento, el balear sigue mostrando esa versión contenida que evita que cualquier partido suyo pueda calificarse como malo… pero tampoco como bueno. No es buena cosa que con 24 años la mayoría de las veces se pase inadvertido.

El ritmo. Me gusta la intención de España de jugar rápido. Aprovecha las virtudes de Ricky Rubio y Sergio Rodríguez y explota la actividad de tipos como San Emeterio, Sastre, Juancho Hernangómez y, sobre todo, un Pierre Oriola cuya movilidad e intensidad parecen gozar de la confianza de Sergio Scariolo por encima de un Willy Hernangómez que también ha tenido muchos momentos positivos. Las soluciones de contraataque y juego en llegada darán muchos puntos a España, sobre todo si la defensa alcanza una solidez que realmente está siendo difícil medir en los partidos de preparación disputados.

La alternativa. La solución de juntar a Rubio y Rodríguez en el mismo quinteto ya ha sido explorada por Sergio Scariolo y estoy convencido que la veremos en algunos finales de partido. Compensará la creatividad que aportaba Llull y ayudará a liberar algo a los Gasol.  Los dos bases de España son una garantía. Rubio es más sólido en defensa mientras que Rodríguez tiene más puntos en sus manos. Los dos comparten gran capacidad para pasar por lo que ayudan a confirmar esa sensación optimista que desprenden todos los equipos que cuentan con buenos pasadores.

Héroes del 2016

Viernes, 30 Diciembre 2016

El 2016 ha dado grandes momentos para nuestro deporte. Aunque la competición en los Juegos Olímpicos no fue especialmente brillante o por lo menos no tanto como ediciones precedentes, tanto en la NBA como en Europa hemos asistido a grandes exhibiciones, partidos enormes e incipientes rivalidades que van camino de convertirse en legendarias.

El escaparate principal sigue “molando” y mucho pero cualquier resumen que aborde el baloncesto no debe dejar de señalar la decadencia e inmovilidad que acompaña lo que viene después de la Euroliga y la ACB, esto es, aquellas competiciones que deberían asegurar el relevo y la formación de los más jóvenes. El baloncesto español es una fachada brillante con puertas y ventanas de lujo que una vez traspasadas no logran ocultar un absoluto vacío.

Cada uno de vosotros tendrá momentos de este año en su memoria, pretendo en unas líneas compartir con vosotros aquellos personajes con los que siempre asociaré el 2016.

- La dimensión de Lebron. El alero de los Cavaliers  cumplió con su cometido de llevar un título a su deprimida región. Este tercer  anillo en su trayectoria es el más meritorio por lo que supone ganar a los actuales Warriors. Lebron James llevó al límite su capacidad competitiva y demostró que es mucho más que un físico imponente.

- Stephen Curry.  Es cierto, perder un título cuando dominas tres a uno en la serie es dramático y deja tocada la percepción del año de un Curry que además estuvo especialmente fallón contra los Cavaliers. La presencia de Curry en esta lista se justifica por su impacto en el juego y por el valor de sus gestos técnicos. En una época con varios jugadores en nivel “súper estrella”, Curry se ha elevado por encima de muchos ellos llevando su carrera a una dimensión poco esperada.

- El rey de la FIBA.  No llegó al nivel del Eurobasket en Francia pero la cita olímpica reafirmó de nuevo que hay pocos o ningún jugador con tanto impacto en el baloncesto de selecciones que Pau Gasol. El pívot catalán aguanta año tras año en la élite viendo como jugadores más jóvenes que él acusan en mayor medida el paso del tiempo. Su compromiso con España tiene visos de continuar y esa es la mejor garantía para asegurar la competitividad del equipo de Scariolo.

-Itoudis y Obradovic. CSKA y Fenerbahce disputaron una final de la Euroliga emocionante y con detalles que evidencian el nivel de las plantillas y de sus dos técnicos. Itoudis, antiguo ayudante de Obradovic ha formado un CSKA de Moscú intenso y solidario en el que ha sabido encontrar riqueza táctica para sacar el mejor baloncesto en su carrera de dos talentazos como Teodosic y De Colo. Se está anunciando una rivalidad que puede durar años aunque los equipos españoles harán lo posible para evitar que la Euroliga repita final.

- Valencia, Vitoria, Las Palmas… Si la Liga ACB es la mejor competición nacional de Europa de largo se debe en gran parte al empuje y rebeldía de su clase media-alta. En Valencia, Pedro Martínez ha consolidado al equipo en la élite y ha construido un grupo reconocible por su actividad e intensidad en el que la verdadera estrella es el colectivo. En Vitoria, Sito Alonso ha dado continuidad al buen trabajo de Perasovic. Baskonia es uno de los mejores equipos de la Euroliga y esa frase explica de por sí muchas cosas. Herbalife Gran Canaria logró materializar con el título de la Súpercopa un buen trabajo que viene desde hace tiempo. Hay un aspecto en común que une a estos equipos, con diferentes matices cada uno de ellos, su apuesta de juego es muy atractiva y logra generar adeptos no sólo entre los suyos.

- Don Alejandro. ¿será el 2016 el año de la retirada de las canchas de Aíto García Reneses?. No lo sé, pero por si acaso,  no está de más recordar la figura de uno de los personajes históricos de nuestro baloncesto que entre sus numerosos méritos también merece que se destaque su influencia en la formación de muchos técnicos que llevan de manera excelente el prestigio del baloncesto español por toda Europa.

Pau y “Pops”

Viernes, 11 Noviembre 2016

El mejor pívot pasador del mundo (con permiso de su hermano, Marc) en el reino del “Passing Game”. Los mejores pies jugando de espaldas en un equipo que no limita la aportación de los pívots a jugar situaciones de “pick and roll”. El jugador de mejor rendimiento en las competiciones de selecciones FIBA en los últimos 15 años en la franquicia  que más respeto e influencia ha demostrado por el baloncesto fuera de la NBA.

Todo parece encajar para que la aventura de Pau Gasol en los Spurs sea todo un éxito pero los comienzos distan de ser los esperados. Es pronto, muy pero que muy pronto, estoy convencido de que Gasol encajará a la perfección en el equipo tejano pero los primeros partidos de la temporada me están dejando algo frío respecto al engranaje de Gasol en el ecosistema de Gregg Popovich.

Gasol juega menos que nunca (21 minutos de media) y ahí parece que está el origen de esta “incomodidad” en la pista que manifiesta. La falta de continuidad afecta a cualquier jugador, sobre todo a aquellos que vienen de una dinámica diferente, y Gasol no acaba de acostumbrarse a disputar menos minutos y tener poca presencia ofensiva en ese tiempo. Leonard y Aldridge son opciones prioritarias en el juego de los Spurs en el que el catalán  también es víctima del “small ball” que parece ganar terreno en la NBA lo que obliga a Popovich a apostar por quintetos más pequeños para defender a sus rivales donde Aldridge ocupa la posición de “cinco” y desplaza al jugador español al banquillo.

El último partido de los Spurs frente a los Rockets fue significativo en este sentido, con Gasol jugando 13 minutos y unos Rockets desatados castigando a los veteranos Spurs con un ritmo alto de juego y con Harden generando ventajas de manera constante.

Tengo a Gasol por una de las mentes más brillantes que ha dado este juego en mucho tiempo por lo que me interesa mucho ver cómo es capaz de “convencer” a Popovich de que su presencia en la pista es necesaria para incrementar el nivel de juego de los Spurs. Ya escribí que no soy muy optimista con las opciones de título de los Spurs, muchos de sus mejores jugadores tienen las piernas castigadas y físicamente parecen lejos de las mejores franquicias de la Liga. Aun así, con Gasol a pleno rendimiento tendrían recursos suficientes para ser un equipo altamente competitivo.

Ahora mismo, Popovich opta por igualar las propuestas de los rivales antes que explorar la convivencia durante más tiempo de Aldridge y Gasol. De momento, el laureado técnico parece penalizar la defensa de Gasol antes que valorar el resto de sus amplias virtudes. La ecuación Aldridge-Gasol es la más urgente que debe solucionar Popovich. Donde ve un problema puede encontrar el valor fundamental para que los Spurs sean más sólidos. Para ello, sería conveniente que los dos jugadores tuvieran la oportunidad de jugar más minutos juntos y explorar cómo pueden beneficiarse de sus cualidades. En la época que prima los espacios y la búsqueda de las “divisiones” para encontrar tiros abiertos, es posible, claro que sí, jugar un buen baloncesto con dos grandes jugadores en el poste medio.

El reto para Gasol es mayúsculo y pondrá a prueba una de sus cualidades injustamente menos valoradas, su competitividad. Nadie tiene el rendimiento de Gasol a los 36 años sin un alto grado de ambición y constancia por lo que estoy seguro que será capaz de revolverse ante esta situación y hacerse un hueco como jugador franquicia en los Spurs. Para ser justos, sus situación tampoco se puede achacar en exclusiva a Popovich sino también a que ha llegado a este comienzo de temporada menos “fino” que otros años. Habrá que seguir con atención este proceso de adaptación de Gasol en el que si no acaba de afianzarse veremos como Popovich deja de ser ese entrenador laureado y admirado para convertirse en un sospechoso habitual, al tiempo….

Lo que sabemos, lo que intuimos

Sbado, 12 Septiembre 2015

No es mala cosa que la victoria de España frente a Polonia se haya conseguido gracias a un parcial diferencial en el último periodo. El equipo afrontará el duelo de Cuartos de Final contra Grecia con un nivel de confianza más elevado y con menos sabor a esa debilidad que viene exhibiendo durante toda la competición y que ha presidido el partido contra los polacos durante muchos minutos.

Es cierto que España no puede presumir de juego ni de autoridad en los dos últimos partidos pero no debemos infravalorar la  madurez y el carácter ganador de un equipo que ha afrontado dos partidos seguidos sin margen de error, ante  rivales inferiores, eso sí, pero que ha sabido sacar adelante evidenciando una gran habilidad para elevar sus prestaciones en momentos decisivos.

Después de valorar lo obvio, España sigue viva, no olvidamos que el calificativo que más se ajusta a la mayoría de los minutos que ha jugado la selección en este Eurobasket es el de “frágil”. Los partidos parecen poco controlados, se encajan demasiadas canastas fáciles y se cometen errores en defensa impropios de un equipo del máximo nivel. En ataque se juega con la ansiedad propiciada porque en pocas ocasiones se logran canastas fáciles provocadas por una buena defensa.

Se echa en falta cierta química en el juego ofensivo y mayor facilidad para “leer” situaciones tácticas planteadas por los  rivales. Además de las cualidades más evidentes que aportaban los ausentes, se añora brillantez en el pase. España es más previsible porque tiene menos recursos que en otras citas pero aún hay margen para progresar, especialmente en la circulación de balón, en la ocupación de los espacios y en la agresividad a la hora de atacar la canasta, ahora penalizada por cierta falta de confianza.

No necesitábamos otro partido histórico de Pau Gasol con la selección para corroborar su importancia en el equipo. En el Eurobasket con mayor presencia de “cincos” de gran nivel, España sigue teniendo al mejor de todos, con diferencia. También sabemos que los de Scariolo necesitan la mejor versión de los “Sergios” para progresar en el campeonato y que ese aspecto de equipo con poco físico y que ocupa poco espacio en defensa puede tener en Víctor Claver un aliado para determinados momentos y frente a determinados jugadores.

Las sensaciones previas al encuentro de Cuartos de Final frente a Grecia no son las mejores. Entiendo a todos los que piensan que el nivel actual  del juego de España no da para progresar mucho más. Intento combatir esta intuición agarrándome a ciertos detalles. Primero, la confianza que merecen jugadores con las vitrinas repletas de títulos y después esos avances  paulatinos en el rendimiento de tipos que afilan el colmillo cuando el partido es un “todo o nada”.  El progreso de los LLull y Rodríguez es significativo (en ataque, al menos), Ribas muestra una estabilidad muy apreciable y Mirotic parece encontrar su espacio poco a poco. Además, tenemos a Gasol, mejor que cualquier jugador griego. Está claro que no basta sólo con él pero a buen  seguro que toda la selección griega prefería encontrarse con Polonia en la siguiente fase.

Muchas crónicas comenzaron con aquello de “tanto va el cántaro a la fuente que al final….”, pero recordad que muchas veces el cántaro no se rompió.

Mitos

Jueves, 22 Enero 2015

No es que sea yo un apasionado del All Star de la NBA. Lo era y mucho, en tiempos, cuando empecé a engancharme a este mundillo. Es de entonces cuando recuerdo momentos mágicos como aquel concurso de mates que ganó Michael Jordan en Chicago, con cierto aire a tongazo, frente a Dominique Wilkins, la proeza voladora de Spud Webb y por supuesto ese inolvidable último All Star de Magic Johnson.

Desde entonces me he ido alejando del evento a la vez que me he aproximado a la NBA. Quizás, demasiados personajes sin carisma o  ese tufillo a permanente “pachangueo” han conseguido que dejara de prestar mucha atención al famoso fin de semana de las estrellas.

La presumible titularidad de Pau y Marc Gasol en este acontecimiento merece sin embargo ser reconocida por su simbolismo. Más allá de la anécdota ( que desgraciadamente se recordará en el futuro más que otras hazañas de los hermanos), significa la confirmación definitiva de la trascendencia entre los aficionados de todo el mundo de dos jugadores diferenciales que atesoran la cualidad más difícil de encontrar, entender el juego.

La conquista del territorio americano de los hermanos Gasol se ha construido desde la paciencia y con mucha inteligencia. Es cierto que físicamente hay muchos jugadores interiores deslumbrantes pero son muy pocos los que atesoran cualidades técnicas que les ayuden a explotar esas condiciones. Si los recursos técnicos de los Gasol  marcan diferencias, tácticamente estamos ante dos jugadores impresionantes por su capacidad para relacionarse con sus compañeros mediante el pase.

No es extraño, por tanto, que ambos hayan alcanzado su mejor rendimiento cuando han compartido equipo con otros jugadores interiores con habilidad para interpretar el juego. La pareja Randolph- Marc Gasol es la clave del éxito de los Grizzlies y desmitifica esa idea tan de moda que parece prohibir compartir tiempo en pista a jugadores que pueden ocupar espacios similares. Marc Gasol ha ayudado en gran medida a revitalizar la carrera de Zach Randolph y el jugador español ha interpretado perfectamente las cualidades de su compañero para  enriquecer su propio juego y ser capaz de progresar cada temporada.

Pau Gasol siempre ha sido un jugador reconocido en la NBA pero probablemente no lo suficientemente “dimensionado”. Su rendimiento presente y el aval  de su trayectoria han consolidado su peso en la competición. Pero no sólo eso, sino la realidad de los pívots norteamericanos que han compartido carrera con Pau o los jugadores que se están formando en las Universidades estadounidenses. Tengo la sensación de que la admiración que generan los hermanos Gasol también viene condicionada porque, quizás desde Duncan, no ha aparecido en Estados Unidos un jugador interior capaz de generarse con asiduidad sus propias canastas, ser eficaz en la corta y en la media distancia y saber pasar con claridad y calidad. Lo que para Marc y Pau Gasol es fácil no se encuentra en Chandler, Howard, Drummond, De Andre Jordan, etc. Todos son grandes jugadores, sobre los que se puede o podrán construir equipos ganadores pero no cabe esperar de ellos acciones que permitan deducir que son grandes conocedores del deporte que practican.

Pau y el título

Martes, 2 Diciembre 2014

Confiesa Pau Gasol que su deseo es conseguir su tercer anillo de campeón de la NBA y no le faltan argumentos para pensar que es un objetivo  al alcance de su nuevo equipo, Chicago Bulls. Cumplido el primer mes de competición ya se puede asegurar que la elección de Gasol ha sido tan inteligente como las decisiones que acompañan su juego y que el estímulo de formar parte de un equipo ganador está logrando sacar las mejores cualidades del jugador catalán.

El potencial de Chigago Bulls se intuye más que se aprecia porque el equipo apenas ha logrado tener a todos sus mejores jugadores disponibles a la vez y porque el rendimiento defensivo del grupo aún dista mucho del que su entrenador, Tom Thibodeau desea. Las primeras semanas de competición han ofrecido momentos que apuntan a cuales pueden ser las cualidades que hagan de Chicago Bulls un sólido aspirante al título. Estamos ante un conjunto equilibrado con talento y puntos en sus bases (de momento el estado físico de Rose va acompañado con un interrogante), un “pegamento” ideal como Butler y, probablemente, el juego interior más completo de la NBA.

Cuesta encontrar un cuarteto de jugadores interiores como Noah, Gasol, Gibson y Mirotic. De momento, no completan los dedos de una mano los partidos que todos ellos han estado disponibles  pero todos ellos han apuntado momentos de gran baloncesto. Merece la pena destacar la capacidad de pase de Gasol y Noah, conocida en el caso del español y extraordinariamente desarrollada por el jugador francés. Cuando se habla de Noah debe hacerse desde la misma pausa con la que él ha dotado a su juego porque su evolución es admirable y tiene un punto sorprendente. En ningún caso se ponía en duda su carácter competidor, su esfuerzo defensivo y su facilidad para capturar rebotes, pero personalmente dudaba de que consiguiera esa capacidad para asistir a sus compañeros. Madurez, sin duda, y también una buena labor de sus entrenadores para transformar a un jugador al que su capacidad para relacionarse en el juego con sus compañeros le han elevado a otro nivel.

Dentro de los jugadores interiores, Mirotic afronta un año de aprendizaje y adaptación a la competición. El jugador de origen montenegrino no pierde ocasión, sin embargo, de exhibir su carácter depredador y está aprovechando a la perfección los minutos que dispone. Mirotic está disipando alguna duda que manifesté en este mismo espacio respecto a su posible especialización como un mero lanzador de larga distancia. El ex jugador del Real Madrid está aportando un buen número de rebotes y no sólo se limita a abrir el campo en ataque sino a aprovechar su velocidad respecto a los jugadores que suelen ocuparse de su defensa. Cuando Noah, Gasol y Gibson estén disponibles, sus minutos en pista se verán reducidos pero de momento, Mirotic ha cumplido con su parte, está preparado.

Apetece ver el recorrido en la temporada de Chicago Bulls ya que tiene una gran oportunidad de ser el mejor equipo de su conferencia. Ni los Wizards, ni los Raptors (ahora con mejor récord ) tienen tanto baloncesto como  Chicago mientras que Cleveland Cavaliers tiene potencial pero una plantilla mucho más corta que los Bulls, además de muchos egos difíciles de manejar con un índice de derrotas superior al esperado.En el Este, apuesto por Chicago, eso sí no me preguntéis por un posible resultado contra siete u ocho equipos de la Conferencia Oeste…

Pau por aquí, Pau por allá

Martes, 7 Enero 2014

El culebrón “Pau Gasol” domina la atención mediática estos días. Todo hace indicar que el mejor jugador español de la historia es el elegido por los Lakers para iniciar una reconstrucción sobre la que se deben mantener todas las dudas del mundo visto el acierto de sus dirigentes últimamente.

Hay varios aspectos que justifican la incomodidad de Gasol con los Lakers. Desde el frustrado traspaso por Chris Paul, el ex jugador del Barcelona siempre ha estado en medio de negociaciones  y rumores  que le situaban fuera de los Lakers. En el caso de Gasol pesa más su contrato que  su enorme influencia en los dos últimos títulos de la franquicia y el fin de su etapa en los Lakers parece bastante cercano. La realidad es que son demasiados meses con el cartel de “transferible” a cuestas y muchas operaciones frustradas en las que el nombre de Gasol ha estado encima de la mesa.

Entendible, por tanto, que el jugador catalán esté cansado de sentirse permanentemente señalado y por qué no decirlo, degradado, porque en un año y medio ha pasado de querer ser cambiado por uno de los mejores bases de la competición a verse envuelto en unas negociaciones que le mandaban a Cleveland a cambio de un jugador que iba a ser despedido por su nueva franquicia en unos días. Este aspecto me parece interesante y poco comentado. Ahora mismo no parece ser muy alta la valoración de Pau Gasol en la NBA, o quizás habría que decir que lo que parece poco atractivo es su contrato, por eso habrá que esperar a que Gasol adquiera la condición de Agente Libre para conocer cuál es su estatus actual en una competición que no anda sobrados de jugadores con la inteligencia, capacidad de pase y conocimiento del juego del español.

Escribe un seguidor de los Lakers, por lo que no soy dudoso respecto a lo que significa jugar en esta franquicia. Sin embargo, no comparto ese aire victimista que tiende a interpretar su salida del equipo como un paso atrás. Desgraciadamente, detrás de los actuales Lakers hay pocas cosas, por lo que puede ser interesante una franquicia que revitalice el ánimo del español y que sepa asumir sus cualidades para crecer en torno a él. Gasol fue decisivo para que los deprimentes Grizzlies jugaran Play Offs y ayudó a los Lakers a conseguir dos anillos impensables sin su presencia.  Su siguiente reto debe ser hacer mejor a la franquicia donde aterrice. Para ello deberá mejorar físicamente (lesiones aparte, no está bien) y defender con orgullo su carrera. Eso, o volver a Europa, donde su llegada tendría un efecto tremendo en el mapa del baloncesto continental.

Ricky y Pau

Lunes, 11 Noviembre 2013

Un punto de nostalgia en este partido que han disputado los Lakers de Pau Gasol y los Timberwolves de Ricky Rubio. Nostalgia, o quizás pena, por ver esta plantilla del equipo californiano, escasamente competitiva,  mezcla de jóvenes animosos pero con poco talento y veteranos muy lejos de sus mejores días. Lo raro del tema es que uno ya no se sorprende de que los Wolves ganen en Los Ángeles, algo lógico si comparamos los rosters actuales de ambos equipos y la situación particular de los dos jugadores españoles de ambos equipos.

El comienzo de temporada de Pau Gasol es claramente decepcionante (algo que quizás ya se anunciaba desde esas fotos de hace unos meses con algunos kilitos de más) y no le ayudará a continuar en la franquicia como es su deseo. El tiempo pasa para todos, también para el mejor jugador de nuestra historia, pero hay maneras de retrasar sus efectos y no parece que el verano de Gasol le haya ayudado a llegar en perfectas condiciones a estos primeros partidos. La ausencia de Bryant y la “espantá” de Howard permitían a Gasol la oportunidad de reivindicarse como un jugador capaz de liderar a un equipo muy necesitado de referentes. El Pau Gasol actual es un jugador errático porque físicamente está lejos de sus mejores momentos. Esa falta de tono físico repercute en su acierto y en su toma de decisiones donde convive con la duda más tiempo que nunca. Es seguro que el jugador español mejorará con el paso de los partidos y con la vuelta de Bryant pero, a día de hoy, relacionar a estos Lakers con los Play offs parece una broma en toda regla. Se avecina reconstrucción en toda regla en los Lakers y miedo da de pensarlo vistas las últimas decisiones de sus dirigentes.

El rendimiento de Pau Gasol en la NBA está muy condicionado por su estado físico, por su entorno, y por lo difícil que resulta encontrar estímulos cuando has alcanzado de sobra todos tus objetivos. Esos condicionantes son muy distintos en el caso de Ricky Rubio. El ex jugador de Penya y Barça está en un equipo perfecto para sus condiciones que le otorga un rol imprescindible para su desarrollo y su confianza. Ricky sigue teniendo un gran problema con el porcentaje de tiro pero su entrenador y sus compañeros adoran contar en pista con un tipo que aporta generosidad, buenísimas lecturas en el juego dos contra dos y muchísima habilidad para recuperar balones. Los Timberwolves cuentan con un quinteto titular equilibrado que puede pintar la cara a cualquier conjunto de la Liga. Su banquillo y su escasa consistencia defensiva impide que pensemos en ellos como algo más que candidatos a los últimos puestos de Play Offs.

El reto de Rubio pasa por no dejarse llevar por lo complaciente que resulta tener muchos minutos en pista. El objetivo de acabar la temporada con más victorias que derrotas debe ser el impulso que le ayude a intentar no limitarse en su evolución. Está más que asumido que el juego de la NBA penaliza menos aquellos aspectos técnicos y tácticos en los que tiene más problemas, pero no por ello debe dejar de pensar en seguir trabajando por ser más consistente en el lanzamiento. Seguro que lo hará, su trayectoria en este sentido invita al optimismo.

¿Nos hemos pasado con D´Antoni?

Jueves, 18 Abril 2013

Pues eso, ¿no hemos sido demasiado duros con un entrenador que ha ganado 30 de sus últimos 40 partidos?. Sí, lo sé, son los Lakers, pero estos Lakers de piernas cansadas, banquillo limitado y con muchos problemas de lesiones a lo largo de toda la temporada (Primero Nash, luego Pau, el hombro de Howard siempre dando guerra y finalmente la dramática lesión de Kobe). Ahí van varios apuntes que podrían ayudar en la respuesta.

Esa boquita… y la de los demás. El bueno de Mike no ha sido muy prudente delante de los micrófonos y ha exhibido poco tacto y poca inteligencia. Quizás no ha demostrado mucho respeto a la trayectoria de Pau Gasol. Eso sí, para ser justos, Pau tampoco se ha quedado corto, aunque ya sabemos que el límite que tienen los jugadores para “desbarrar” siempre se considera mayor que el de los entrenadores. A la fiesta se sumó incluso Ricky Rubio al que se le jaleó su pública defensa a Pau Gasol criticando a D´Antoni. Evidentemente cualquiera es libre de decir lo que quiera aunque ya me hubiera gustado a mí ver qué decían los que jalearon a Ricky si el técnico de los Lakers hubiera criticado por ejemplo el porcentaje de tiros de campo de Rubio. Ya os lo digo yo, hubieran dicho “Que D´Antoni se dedique a lo suyo”, pues eso.

El estilo D´Antoni. Pocos entrenadores hay más identificados con una forma de entender el juego que Mike D´Antoni. Un par de semanas bastaron para descubrir que su ideario no era el más adecuado para esta plantilla. Ahora mismo los Lakers juegan con los sistemas de su técnico al ritmo que demandan los jugadores. Aún así, el técnico de los Lakers siempre se ha sentido más cómodo cuando ha contado con un “cuatro” más móvil y con mayor capacidad para anotar desde larga distancia que Gasol. Dicho esto, es justo destacar que la convivencia en el juego entre Gasol y Howard ha progresado enormemente en las últimas fechas. Entonces, no me queda claro si el bajo rendimiento de Gasol era culpa de la propuesta de D´Antoni o del propio jugador. En mi opinión D´Antoni no explota los mejores espacios para Gasol pero éste tiene capacidad para jugar un gran baloncesto incluso en esas condiciones, por lo que aunque suene simple el principal responsable del bajo rendimiento de Pau Gasol era él mismo,  como lo es de los maravillosos partidos que han sido decisivos para que los Lakers jueguen Play Offs.

¿Entonces?  Pues eso, que a estas alturas aún no he respondido a la pregunta del título, ¿Nos hemos pasado con D´Antoni?. La respuesta sería que No, porque el técnico ha tocado a uno de los nuestros y por ahí no pasamos, aunque también podíamos pensar que tenemos la piel muy fina y confundimos respetar a los mitos con cerrar de vez en cuando los ojos. Otra cosa es el anuncio de los Lakers de que D´Antoni será su entrenador la próxima temporada, igual pelín precipitado andando el tío Phill libre….

La Banda de Mike

Jueves, 24 Enero 2013

La Banda de Mike viste color púrpura y oro y desafina una de cada dos noches en distintas ciudades americanas. Aún llevan puesto el nombre de los Lakers en su camiseta pero algunos recordamos que aquello era otra cosa.

La decepcionante temporada de Los Ángeles Lakers no deja de ser noticia. Lo preocupante ya no es que cada vez estén más lejos de los puestos de Play Offs sino que su juego no evidencia síntomas de ningún progreso, más bien de todo lo contrario. No es un problema de piernas, de físico ni de talento, sino de actitud. Los jugadores ni están ni se les espera, ni creen ni quieren creer en lo que les propone Mike D´Antoni y de esta manera predecir una mejora a corto plazo parece una aventura demasiado arriesgada.

D´Antoni. Hombre, parece que bien, bien,  no lo está haciendo. Da la sensación que desde que se hizo cargo del equipo nunca creyó que con estos jugadores pudiera jugar el baloncesto que a él le gusta. Se le puede acusar de rigidez en su método y de no haber creado una defensa colectiva sólida (enorme reto con las carencias estructurales del equipo en este sentido). Es verdad, no ha mejorado en nada al equipo de Mike Brown que, por lo menos daba la sensación de estar más predispuesto en defensa. El peor enemigo del entrenador son las dudas. Estoy casi convencido que D´Antoni siempre ha pensado que para su baloncesto la convivencia de Gasol y Howard le restaba velocidad y amenaza en más espacios del campo. Tiene todo el derecho del mundo a pensarlo pero ha dudado de su apuesta y por el camino ha generado heridas casi irreparables con jugadores como el español. D´Antoni es un técnico muy identificable con un método, algo que debían saber quienes le contrataron, pero nadie ha puesto más en cuestión sus ideas que él mismo. La duda es un elemento imprescindible para desarrollarse en cualquier ámbito profesional pero deben terminarse una vez se cierra la puerta del despacho. La decisión de empezar con Pau Gasol en el banquillo (que no es tan grave señores) parece ese grito ahogado de “voy a perder con mis ideas”, hasta llegar a esta decisión muchas cosas se han podrido en los Lakers.

Gasol y el debate.  Es curioso todo lo que se escucha y lee en torno al jugador español. Hace mucho tiempo que el gris desapareció de la escala de colores cuando se habla del mayor de los Gasol. Estamos en un punto dónde si dices que está jugando mal te cuestionan y te acusan de dudar de él y no valorar su trayectoria. Por otro lado si argumentas que los espacios que ocupa no le permiten desarrollar su mejor rendimiento parece que intentas excusarle y atribuir todos sus males a su técnico. Pelín cansino todo. Pues bien, Gasol no está jugando nada bien. Físicamente no se le aprecia en las mejores condiciones y se ha encontrado con un entrenador que le demanda en la posición de “cuatro” cuando su físico le reduce cada vez más al “cinco”. Aunque siempre ha exhibido una mentalidad privilegiada, es lógico que se vea afectado por todo lo que le rodea a él y al equipo. Lo cierto es que su falta de energía en defensa y ataque no es más llamativa que la de la mayoría de sus compañeros pero eso no es un impedimento para que se puede mencionar. Hay tres decisiones que ayudarían a pensar que Pau Gasol aún puede demostrar su mejor baloncesto en la NBA. Su traspaso a otro equipo, el traspaso de Howard o el despido de Mike D´Antoni.