Blogs

Archivo de la categoría ‘sergio rodriguez’

El “Chacho” y el CSKA

Martes, 18 Julio 2017

Sergio Rodríguez jugará en el CSKA de Moscú al menos las dos próximas temporadas. Buena noticia para la Euroliga necesitada de recuperar iconos y, especialmente para el equipo ruso que contará con uno de los pocos jugadores capaces de suplir la creatividad y el talento del ya “Clipper”, Milos Teodosic.

La marcha de Sergio Rodríguez no ha sentado nada bien en cierto sector del madridismo, probablemente minoritario, que entiende, en base a no sé qué criterio, como una “traición” que el internacional español no acabe a las órdenes de Pablo Laso después de su aventura americana. Asume este grupo de “indignados” que el Real Madrid ha hecho todo lo posible por recuperar a Rodríguez. A diferencia de todos ellos desconozco el nivel de real interés que han demostrado los dirigentes blancos. Desde luego, a nivel público no ha habido ningún gesto que evidenciara un verdadero deseo por reincorporarle y aunque así hubiera sido es imposible obviar que Sergio Rodríguez tiene todo el derecho y razones para escoger el proyecto moscovita.

Hay dos realidades innegables en el pasado reciente de Sergio Rodríguez en el Real Madrid. La primera de ellas es que el tinerfeño alcanzó el mejor nivel de su carrera y fue decisivo en los éxitos que tuvo el equipo. La segunda realidad es que el “base” del ciclo Laso siempre fue en primer término Llull y no Sergio Rodríguez que acostumbraba a no empezar los partidos de titular pero, eso sí, siempre solía ser protagonista junto a Llull de los minutos decisivos de los encuentros. Se obvia este detalle en determinados análisis y no hay que reducirlo a anecdótico porque en Moscú la marcha de Teodosic le permite un rol totalmente protagonista mientras que, en su año de ausencia, el peso y la influencia de Llull en el Real Madrid no ha hecho otra cosa que aumentar.

Asumiendo que el Real Madrid tiene todo el derecho a otorgar a Sergio Rodríguez el rol que considere, deberíamos ser consecuentes y pensar que el “Chacho” pueda sentirse atraído por la excepcional oferta económica y deportiva del CSKA de Moscú que hace pensar que apuestan por él como el base de referencia de un equipo aspirante, como el que más, a conquistar el título más preciado de los que se disputan en el viejo continente.

La unión de Sergio Rodríguez y su nuevo técnico, Itoudis, presenta retos atractivos para el jugador canario.  Seguramente el técnico griego le protegerá en defensa como hacía con Teodosic. Protección que no significará condescendencia ya que no dudará en penalizarle en determinados momentos. En ataque, Rodríguez exprimirá su capacidad para “alimentar” a sus compañeros y deberá adaptarse a combinar su creatividad en el dribling con la dinámica de un equipo que ha hecho de la circulación de balón su mejor aval en los últimos tiempos.  Su consolidación como tirador de larga distancia también es una característica decisiva que ha impulsado al conjunto ruso a abordar su incorporación. La óptima explotación de los espacios de la que suele hacer gala el equipo ruso le dará opciones de disfrutar de buenas opciones de tiro además de las que se puede generar él mismo.

Particularmente me gusta el desafío que ha asumido Sergio Rodríguez. La sombra de Teodosic le acompañará especialmente en sus malas actuaciones (y eso que el serbio también ha tenido sus “gatillazos”) pero Rodríguez está en la edad ideal para liderar junto a Nando de Colo uno de los proyectos más importantes del baloncesto europeo. Nada le atrae más al “Chacho” que la NBA pero una vez cerrada esa puerta, guste o no,  pocos destinos más estimulantes que Moscú, o mejor dicho que el CSKA.

Historia de tres bases

Lunes, 3 Julio 2017

José Manuel Calderón, Sergio Rodríguez, Ricky Rubio. En el orden que queráis, estamos hablando de tres jugadores históricos de nuestro baloncesto, protagonistas de los mayores éxitos de la selección española y con muchos y buenos partidos a sus espaldas en la mejor liga del mundo.

Los tres jugadores afrontan momentos  de cambios en su carrera. Ricky Rubio ha sido traspasado a los Utah Jazz, Sergio Rodríguez espera un nuevo destino en la agencia libre y José Calderón acaba de firmar por los Cleveland Cavaliers en lo que significa una oportunidad histórica de luchar por un título de la NBA que sería un grandísimo broche a su brillante carrera.

La presencia de Calderón en los Cavaliers es un motivo ilusionante que debe servir de impulso al jugador extremeño. A sus 36 años y si las lesiones le respetan, Calderón puede tener minutos en  una franquicia que exige a sus suplentes decisión para tirar e inteligencia en la toma de decisiones. Estoy convencido que Calderón no tendrá difícil mejorar las prestaciones de un Deron Williams decepcionante en las pasadas finales  pero, por otro lado, despojándome de la gorra española, no parece una apuesta que mejore el nivel de una franquicia necesitada de mayor capacidad atlética para poder detener a las poderosas tropas del Oeste.

La decisión de Gordon Hayward de permanecer o no en los Jazz delimitará si Ricky Rubio ha aterrizado en un aspirante a Play Offs o en un equipo sin grandes pretensiones. Me sorprende lo poco que han valorado en Minnesota Timberwolves la última temporada de Rubio y cómo ha influido en la evolución de Towns o Wiggins. En los Jazz, Rubio enriquecerá a interiores atléticos pero con poca “gracia” para generarse sus opciones de anotación como Rudy Gobert. A priori, el estilo de los Jazz le viene bien al jugador español que aterriza en una franquicia que hace del orden y el juego de pases una de sus señas de identidad. Por el nivel de sus compañeros, es imprescindible que Rubio siga insistiendo en esa versión vertical y más “desenfadada” que exhibió en la segunda mitad de la pasada temporada. Desde su año de rookie, los últimos meses de competición mostraron el mejor baloncesto en la carrera de un Rubio que acudirá al próximo Eurobasket con la vitola de titular que siempre le ha otorgado Scariolo.

A día de hoy, Sergio Rodríguez no tiene equipo para la próxima temporada. De por sí, la noticia sorprende. Las sospechas sobre su labor defensiva parecen pesar a la hora de que alguna franquicia en la NBA se lance a por su fichaje a pesar de que, en mi opinión, su temporada pasada en los Sixers ha tenido momentos muy positivos. Con este panorama, la opción más posible parecería la vuelta al Real Madrid pero tampoco hay noticias al respecto.

El jugador siempre ha manifestado su idea de seguir explorando la vía americana pero es un poco intrigante que no se conozca, al menos públicamente, intención de los blancos en recuperarle. El equilibrio y el talento que aportaba el “Chacho” a la rotación blanca resultó decisivo para muchos títulos. La propuesta de Laso siempre evidenció que LLull era su base preferido, incluso cuando estaba Rodríguez, pero la presencia de ambos en los momentos decisivos de los partidos generaba menos certezas en los rivales que tenían que hacer frente a dos tipos capaces de generar superioridades y amenazar además desde larga distancia.

Quizás la idea es dar más protagonismo a Doncic la próxima temporada (aunque el esloveno se adapta a todas las posiciones exteriores), o es que no hay intención de  “amenazar” el protagonismo de Llull. A lo mejor  es el propio Rodríguez el que no tiene intención de volver y apuesta por una nueva aventura americana o moscovita, o quizás es que estamos ante una de esas negociaciones discretísimas, pero lo cierto es que parece raro que, teniéndolo a tiro, se obvie la posibilidad de retorno de un jugador básico en uno de los mejores ciclos del Real Madrid.

Vivir sin “la barba”

Lunes, 12 Septiembre 2016

La baja de Sergio Rodríguez del Real Madrid es una de las noticias del año en la Liga ACB. El base canario siempre ha sentido devoción por la NBA y no ha desaprovechado la opción de darse otra oportunidad en la mejor liga del mundo.

El tiempo dará certezas sobre lo que ahora son presunciones respecto a lo que puede suponer la baja de Rodríguez en el juego del Real Madrid. La realidad es que la pareja Llull-Rodríguez ha marcado diferencias en el baloncesto europeo en los últimos años.  Con ellos, Laso construyó una rotación que pocas veces alteró. Llull se encargaba de abrir los partidos mientras que Rodríguez se sumaba al encuentro en marcha con la difícil misión de mantener la dinámica positiva o de cambiar un inicio dubitativo. Laso acostumbraba a terminar los partidos con sus dos bases en pista lo que le garantizaba criterio, capacidad anotadora y múltiples ventajas para ellos y para sus compañeros. La mejora en el lanzamiento exterior del jugador canario en los últimos años dio una nueva dimensión a su juego ya que impedía decisiones defensivas más permisivas con su lanzamiento. En definitiva, no se puede entender este ciclo exitoso de Pablo Laso al frente del Real Madrid sin la capacidad de anotación y pase de Sergio Rodríguez.

Es comprensible que el técnico madridista califique por tanto de “insustituible” a Rodríguez aunque si hubiera que decir quién ha sido “el base de Laso” diríamos que éste ha sido Llull por la apuesta que realizó el técnico vitoriano para que el balear ocupara esa posición y por la confianza que siempre ha demostrado en él. Quién sabe si este hecho ha pesado también en la decisión de Sergio Rodríguez que, por otro lado, ha encontrado en la propuesta de juego de Pablo Laso el entorno más adecuado para exprimir sus cualidades.

La ausencia de Rodríguez tampoco es una buena noticia para la Liga Endesa, necesitada de jugadores carismáticos capaces de enganchar a nuevos aficionados. El base internacional cumple de sobra con ambas condiciones. Se pierde un icono de la competición.

La reacción de los responsables del Real Madrid ante la marcha de Rodríguez está llena de toda lógica. Draper es un jugador de equipo de características muy distintas a las del “Chacho” pero que sabe a quién poner el balón en las manos y aportará defensa y un ratio muy limitado de errores. La elección de Draper está muy relacionada con las posibilidades que puede ofrecer Luka Doncic. El jugador esloveno tiene el puesto de base en la cabeza aunque en ocasiones se topa con la realidad a la que le llevan sus condiciones físicas. Doncic sufre cuando jugadores más pequeños le presionan el bote y a veces carece de la explosividad necesaria en el puesto pero es tan sumamente bueno y tiene tanto y tanto talento que cabe pensar que puede solventar cualquier reto que se le presente. Además, seguro que Laso está dando vueltas a la manera en que ejerciendo de base también puede sacar provecho de su estatura.

Asumiendo y compartiendo las palabras de Laso de que Sergio Rodríguez es insustituible, la pareja Draper-Doncic es una buena solución porque otorga espacio al proyecto más interesante del baloncesto europeo y se le respalda por un jugador solvente que “matará” porque esta nueva etapa en el Real Madrid perdure. Será inevitable que, después de alguna derrota, existan miradas que se dirijan a Philadelphia pero harán falta varios meses para ver el resultado de la apuesta. Y si no, quién sabe…. Rodríguez puede estar de vuelta para los Play Offs…

Una final, cuatro parejas

Mircoles, 15 Junio 2016

Quién sabe si el Real Madrid se acordará de ese último minuto en el partido de Fase Regular en el Palau donde dejó escapar varios puntos que le hubieran dado la ventaja de campo en esta final. Concedo bastante importancia al “factor cancha” y por eso entiendo que, dentro de la gran igualdad entre estos equipos, el Barcelona es ligeramente favorito para llevarse el título.

A priori, la necesidad también es mayor en los azulgranas, con el proyecto de Xavi Pascual en cuestión y con bastantes meses sin llevarse un título de calado a sus espaldas. Se enfrentan dos equipos con filosofías distintas. El Barcelona representa la supremacía del pase pero para ganar también necesitará dosis de talento y creatividad de acciones generadas a través del bote. El Real Madrid genera por las ventajas que obtienen a través del dribling sus “pequeños” pero también su mejor versión está relacionada cuando el equipo es capaz de circular el balón con velocidad.

Los bases. El rendimiento de los bases marcará gran parte de la serie. Analizando el histórico de los últimos duelos, ha existido una gran relación entre quién ha controlado esa posición y el resultado del encuentro. El dominio de la pasada temporada del Real Madrid se sustentó en la superioridad que marcaban los “Sergios”. Satoransky ha logrado elevar su nivel este curso y en los enfrentamientos contra el Real Madrid  ha dominado  a sus rivales en determinados momentos resultando un jugador incómodo para los de Pablo Laso. Me interesa especialmente ver cómo el desgaste defensivo al que se ve sometido en su trabajo con Rodríguez o LLull le afecta a las iniciativas que toma en ataque  y el espacio que le concede Pascual para jugar con intención de castigar a sus defensores (seguro que Carroll en algún momento).

Abrines y Rudy Fernández. Abrines tiene la oportunidad de confirmar en esta final todo aquello que viene apuntando de manera discontinua desde hace tiempo. El ex jugador de Unicaja se ha visto perjudicado en su evolución por las lesiones y la falta de continuidad en un rol determinado. Apetece una versión de Abrines más constante y sólida que además de mostrar su capacidad defensiva no limite su registro en ataque a ser exclusivamente un tirador porque tiene condiciones para hacer más cosas. Abrines es un jugador con condiciones parecidas a Rudy Fernández que también viene de una temporada muy determinada por sus problemas en la espalda. La semifinal contra Valencia Basket ha mostrado a un Rudy más certero en el lanzamiento de tres puntos. Su desgaste físico hace que Rudy use el tiro con más asiduidad que antaño (incluso en ocasiones con mala selección) y juegue con menos agresividad al aro frecuentando menos la línea de tiros libres. Particularmente, me gusta mucho más el Rudy Fernández todoterreno que el “tirador” pero incluso cuando no está acertado le reconozco el valor que aporta en defensa.

Los minutos de Carroll y Navarro. A priori, Carroll y Navarro no estarán entre los jugadores de sus equipos que más minutos disputen pero su influencia en el resultado puede ser determinante. Carroll y Navarro están señalados por ambos entrenadores como jugadores a los que castigar por su debilidad defensiva pero en ataque son capaces de ayudar a que sus equipos obtengan parciales importantes a su favor en poco tiempo. Carroll vive un momento de gran confianza que tendrá su última prueba enfrentándose seguro durante varios minutos a Oleson, el jugador que mejor le ha defendido.

Ayón y Tomic. Ayón es el pívot que define lo que quiere Pablo Laso para esa posición y Tomic es el jugador más determinante jugando al poste bajo en Europa. La realidad que les une es que son fundamentales para sus equipos por la diferencia que hay entre ellos y sus sustitutos aunque en esta posición, Pascual parece tener algo  más de confianza en su banquillo. El factor físico y las faltas personales que cometan serán otros factores que pueden tener influencia en el resultado de la Final.

A Sergio lo que es de Sergio

Domingo, 20 Septiembre 2015

Quién sabe si aquella derrota ante Francia sirvió para convencer a Pau Gasol de acudir a este Eurobasket y prolongar una carrera extraordinaria con el equipo nacional. Quién sabe también si aquella derrota sirvió para valorar dentro del grupo todo lo que había aportado Scariolo y quizás lo poco que se le había reconocido. Lo único cierto es que este título europeo conseguido por España es de un mérito extraordinario en fondo y forma.

Los primeros minutos de la Final contra Lituania han mostrado cierta falta de tensión en ambos equipos, como si estuvieran vacíos después de dos semifinales tan duras y exigentes en el plano físico y mental. En este entorno, España ha jugado con mucha más seguridad por la experiencia de sus jugadores y, sobre todo, por la fiabilidad de contar con unos tipos que están más habituados a levantar títulos que los lituanos. Más allá del efecto “Gasol”, cuyo dominio en este Eurobasket tiene escasos equivalentes en la historia, España ha marcado diferencias por la generosidad con la que ha jugado, representada como nadie por Sergio Rodríguez y Sergio Llull, en su  mejor actuación conjunta del campeonato.

No creo que haber sido el único que ha pensado que España ya había hecho lo más difícil antes de la final. Esta impresión también ha sido compartida por españoles y lituanos durante todo el partido. Los de Scariolo han demostrado nuevamente su capacidad para adaptarse a lo que pedía cada instante. Quizás,  de los últimos cinco partidos, éste era el encuentro donde su desenlace dependía en mayor medida de lo que hicieran los jugadores españoles. Por lo menos,  algo así parecía también que pensaban los lituanos, presos de una cierta resignación desde el momento en que España “rompió” el encuentro en los primeros minutos.

La Final ha sido un digno colofón a la brillantez con la que Sergio Scariolo ha manejado al grupo y a ciertas decisiones tácticas que ayudaron a incrementar el rendimiento del colectivo.

- El rol de los “Sergios”. Tras el “experimento” de hacerles coincidir en el quinteto titular frente a Serbia, Scariolo ha optado por dar continuidad a la rotación de Llull y Rodríguez en el Real Madrid, haciéndoles coincidir en momentos concretos, habitualmente trascendentes y permitiendo comenzar de titular a Sergio Llull para intentar no “meter” en el partido a los bases rivales y aprovecharse de la habitual efervescencia inicial del balear.

-  Proteger y reforzar a Mirotic. El rendimiento de Mirotic ha crecido junto al del equipo. Scariolo le ha ayudado con el seguro que siempre es contar con Felipe Reyes y la solidez defensiva que éste aporta en muchos momentos. Lo mejor de Mirotic con España está por llegar y ésta experiencia hará crecer como jugador de enorme talento y que, tácticamente, ha tenido también algo que ver en los espacios que ha propiciado para Pau Gasol.

- Pau y a través de Pau. El enorme rendimiento de Gasol viene también provocado por una buena disposición táctica del equipo, especialmente en la ocupación de espacios y movimiento del resto de los jugadores. En anteriores experiencias, el juego interior de España fue más previsible y menos “rico” por las dudas del resto de jugadores en cuánto a cómo moverse cuando el balón estaba en situaciones cercanas.

- Descubrimiento Claver. Víctor Claver jugó toda la preparación en la posición de “cuatro”. Valoro por eso mucho más la aportación que ha tenido como “tres” en los partidos decisivos. Scariolo rectificó a tiempo un déficit evidente, el físico de nuestro juego exterior, necesitado de piernas y centímetros que limitaran a los rivales y echasen una mano en el rebote. Está en las manos y, sobre todo, en la cabeza, de Claver que este Eurobasket signifique en su carrera algo más que un título.

- Adaptarse y crecer. Valoro mucho de todos los éxitos de Scariolo en la selección su capacidad para hacer crecer al equipo a medida que la competición avanzara. El patrón de este Campeonato de Europa tiene matices similares a otros anteriores con el técnico italiano. No se puede dudar de la buena planificación, capacidad de adaptación y  preparación de los partidos que han realizado el técnico italiano y sus colaboradores.

La presencia de España en los Juegos Olímpicos de Río como Campeona de Europa es extraordinaria para nuestro deporte y será, esta vez, sí, el  broche de oro a una  generación irrepetible. Al frente de ellos estará un técnico que ya forma parte de la historia del baloncesto de nuestro país. Scariolo ha sido muchas veces criticado y casi siempre poco reconocido, lo cierto es que ha encontrado en este Eurobasket  y en las circunstancias que rodeaban a España un estímulo ideal para reencontrarse consigo mismo y aprovechar su experiencia y conocimiento de las peculiaridades del grupo para sacar la mejor versión de sí mismo.

Roles y Trolas

Mircoles, 24 Junio 2015

Me alegra que un tipo normal haya liderado a un grupo para conseguir algo extraordinario. Seguro que peco de corporativista pero no se puede entender esta temporada histórica del Real Madrid sin valorar todo el recorrido desde que Pablo Laso fue designado entrenador del equipo. Desde un mensaje moderado y humilde y manejando con entereza el fuego amigo, Laso ha sabido construir un equipo histórico que ha logrado atraer admiradores y aficionados.

Hay un momento clave en la temporada del Real Madrid que es cuando Laso intercambia los roles de Bourousis y Slaughter. El equipo que ha desarrollado el mejor baloncesto de ataque en Europa en los últimos años elevó su nivel cuando entró en la rotación un tipo que renuncia a intentar anotar cuando está a dos metros del aro. El mensaje afectó en primera instancia a Bourousis pero caló en todo el equipo.

La Final ha evidenciado la diferencia entre un equipo asentado y otro que aún está en modo “búsqueda”. Desde hace tiempo, Laso ha encontrado el rol de todos sus jugadores mientras que Pascual solo ha parecido confiar de manera estable en Tomic. Por ejemplo, Thomas y Lampe han pasado de titulares a muy secundarios. Dudas frente a certezas, confianza frente a inquietud, pasión frente a resignación y también los “Sergios” frente a Huertas y Satoransky.

Reducir la diferencia entre los dos equipos a los bases no sería del todo justo pero actualmente la aportación de Llull y Rodríguez es diferencial y decisiva para explicar esta temporada histórica. Dos jugadores alejados del perfil de base-director que necesitan anotar para encontrar sentido a su juego  y lograr implicarse en otras facetas y que, a diferencia del curso pasado, han llegado al momento decisivo de la temporada en un buen momento físico. Satoransky y Huertas es una pareja magnífica pero que no suma tanto como la de los blancos porque Huertas no acaba de adaptarse a compartir minutos y porque ninguno de los dos es un tirador sólido desde la larga distancia lo que, en determinados momentos, es una limitación importante por los recursos defensivos que permite a los rivales.

Desde la superioridad en la posición de base, el Real Madrid ha consolidado su ventaja con la aportación de sus “segundos” espadas. El trío Rivers, Maciulis y Carroll merece un aparte por su solidez. Rivers ha logrado encajar dejando a un lado cierto espíritu libre y aplicándose en artes que no le venían tanto de serie. Acostumbrado a “buscar” ha acabado entendiendo las ventajas de “esperar”. Algo parecido le ha ocurrido al lituano Maciulis, excelente en defensa y rebote y muy generoso repartiendo juego desde el poste bajo. Carroll puede decir con orgullo que ha sido un factor diferencial en los dos títulos principales del curso. Su recuperación es otro mérito de Laso que ha tenido la habilidad de ponderar más sus virtudes que sus defectos para encontrarle siempre espacio en su rotación. Los buenos minutos de Carroll son fruto también de aquellas veces que tuvo oportunidades cuando sus lagunas defensivas tenían más visibilidad que su aportación en ataque.

Seguro que el Barcelona se reinventará y optará a todos los títulos la próxima temporada. La Final no deja, sin embargo, muchas pistas sobre cuales, serán los pilares del nuevo proyecto. Estará Tomic, que ya es mucho, pero queda por ver quién aportará ese plus de competitividad tan necesario para competir al máximo. Ese empuje que ha aportado Nocioni al Real Madrid y que no parece sumar  Doellman, talentoso pero huidizo cuando los partidos se juegan con el nivel de intensidad y actividad que ha propuesto el Real Madrid y el Barça no ha sabido igualar.

Bases en clave España

Domingo, 31 Mayo 2015

No se puede decir que estos Cuartos de Final de la Liga Endesa estén caminando por el abismo de lo impredecible. Real Madrid y Barcelona han superado sus duelos frente a Herbalife Gran Canaria y FIATC Joventud de manera solvente mientras que las eliminatorias que se presentaban más igualadas se resolverán en el tercer y definitivo duelo.

Centro mi atención en el emparejamiento entre Dominion Bilbao Basket y Valencia Basket por lo interesante que supone ver a dos de los posibles candidatos a acompañar a Sergio Rodríguez y Sergi Llull en la lista de Sergio Scariolo para el próximo Eurobasket. Si la serie ha vuelto a Bilbao para decidirse ha sido en gran medida por la actuación de Quino Colom. El base andorrano es uno de los jugadores de la temporada, sin duda. Escribe esto alguien que siempre ha tenido grandes dudas sobre su capacidad para asentarse en la élite. Siempre había tenido a Colom por un jugador poco sólido, desocupado en defensa y con tendencia a atender poco a aspectos fundamentales del juego en ataque. Su temporada, sin embargo, nos ha mostrado a un jugador maduro, con personalidad para liderar a un equipo con  jugadores curtidos y jóvenes necesitados de buenos bases para consolidar su progresión.

Más allá de la pareja de bases del Real Madrid y de alguna semana deslumbrante de Jayson Granger, ningún base de la Liga Endesa ha alcanzado el nivel de Colom, responsable directo de que Bilbao Basket oposite a reeditar éxitos pasados. Por tanto, si Colom fuera el elegido para acudir al Eurobasket, su designación sería muy justa atendiendo a sus méritos y a la influencia en el buen rendimiento de su equipo.

Probablemente Guillem Vives represente la alternativa a Quino Colom. Vives no ha tenido una temporada al nivel de Colom pero su presencia indicaría el deseo de la FEB y de Scariolo de apostar por un jugador llamado a dirigir a España en muchas competiciones venideras. Es cierto que, a diferencia de Colom, Vives no ha tenido el cartel de indiscutible en Valencia Basket. Van Rossom tiene el rol de titular y parece el base más fiable de un equipo definido por su irregularidad desde que arrancó el curso.

Creo que salvo los ocho o nueve jugadores que formen parte de la rotación habitual de España, el resto de elecciones deben atender a aspectos concretos que busque el seleccionador. Si hablamos de méritos, Colom gana por varios cuerpos a Vives pero entendería la designación de éste, por su proyección y por lo que pueden aportarle esos minutos (que se presumen pocos) en su proceso formativo. En cualquier caso, pese a las ausencias de Calderón y Ricky Rubio, no creo que el puesto de base esté creando grandes preocupaciones a Scariolo si atendemos al extraordinario rendimiento de Rodríguez y LLull. La pareja de bases del Real Madrid es el verdadero factor diferencial del equipo de Laso. Su capacidad creativa y anotadora puede igualarse durante algunos minutos pero resulta inalcanzable para la mayoría de los rivales durante todo el encuentro. Después de la lógica resaca posterior al título europeo, los “Sergios” se han encargado de activar nuevamente a su equipo liderando las dos victorias de la serie, apetece ver si lograrán mantener este nivel en las próximas semanas y, sobre todo, cómo asumirán el mando de España en una situación absolutamente novedosa para ambos.

Motivos

Mircoles, 27 Noviembre 2013

Productos de la crisis, jugadores que “rompen” definitivamente, entrenadores capaces de levantar proyectos apasionantes y apuestas más atractivas para el espectador. Todo eso y mucho más está ofreciendo la Liga Endesa. Y apetece hablar también de aspectos que nos ilusionan de la competición porque el debate para hacerla más atractiva, solvente e interesante no debe cegarnos de tal manera que obviemos los distintos motivos que aún hacen de este circo algo apasionante.

Y sí, sigue siendo ésta una Liga de muchas velocidades pero afortunadamente, no como en otros deportes, no abunda el victimismo y la continua apelación a las diferencias económicas sino un aire más inconformista que enriquece la competitividad y el juego en sí. Y es verdad, la liga sigue siendo medio clandestina y permite modelos de gestión que acumulan miles de euros de deuda cada día (eso de fichar y no pagar, en fin…), pero con todo eso no dejan de surgir historias y nombres apasionantes.

Emotivo, brillante y muy didáctico es el trabajo de Aíto García Reneses en Cajasol. La plantilla es de aquellas que se califican como “bonitas” si por un momento olvidamos que esto se trata (aunque no sólo) de ganar partidos. Valoro mucho que los rectores de Sevilla miraran más allá de los números para dar continuidad al trabajo de Aíto y que no se apresurasen por el mal comienzo en la presente campaña. A día de hoy no parece ninguna locura que el equipo más joven de la Liga juegue la Copa del Rey y eso sería una hazaña impresionante para un conjunto lleno de grandes proyectos pero de pocos jugadores con una trayectoria estable en nuestra competición.

Seguro que el técnico madrileño está disfrutando de una aventura que ha parecido tambalearse muchas veces pero que tiene el aval de cimentarse sobre pilares que deben asegurar la estabilidad del club en los próximos años. Este Cajasol es un equipo al que apetece ver por la consolidación de Satoranski, la posible recuperación de Franch y la evolución de hombres como Porzingins y Hernangómez. Junto a ellos, un jugador impresionante como Latavious Williams, una de las joyas menos valoradas de la Liga.

Después de Sergio Rodríguez, que está a otro nivel, creo que no exagero mucho si digo que Guillem Vives puede ser el mejor base de la competición hasta este momento. En la última selección sub 20 había tres nombres que destacaban que hoy viven realidades muy diversas en la ACB. Dani Díez intenta hacerse un hueco en un equipo muy armado y consolidado. Sólo la experiencia de convivir con ellos le enriquecerá y debe estar listo para aprovechar todas las oportunidades que tenga. Jaime Fernández acusa la dinámica negativa en cuanto a resultados de su club que no favorece la estabilidad para los jugadores jóvenes pero frecuentemente deja detalles para ilusionar. Lo suyo debe ser un ejercicio de constancia, trabajo y paciencia para poder enlazar varios partidos buenos consecutivos.

Guillem Vives está impactando en la competición. Su influencia en el juego de la Penya es máximo y ha asumido con enorme arrojo una responsabilidad que, en ocasiones, ha dinamitado carreras prometedoras. Vives es uno de esos bases que ayuda en muchas facetas del juego y que cuenta con una virtud impropia de su edad, es un jugador bastante estable que encaja bien los errores, algo en lo que influye, y mucho, la confianza que le está dando Salva Maldonado. Vives es de las mejores noticias de la Liga hasta el momento y un gran heredero de los innumerables bases que ha fabricado el Joventut para nuestro baloncesto.

Parker y algo más

Viernes, 20 Septiembre 2013

Probablemente sea Francia el equipo europeo con más potencial para inquietar a España. Hay equipos más talentosos que los galos pero éstos cuentan con una capacidad atlética incomparable y son capaces de llevar el partido a un nivel de dureza incómodo para los nuestros. Cierto, la derrota duele pero también pone en perspectiva y valor la cantidad de veces que nos hemos impuesto a este rival.

Y lo cierto es que la cosa pintaba para “otro día en la oficina” para los nuestros. Poco a poco, aunque desde el principio sin la brillantez del partido contra Serbia, España se imponía a Francia merced a su dominio en los dos conceptos fundamentales de este juego, el pase y el tiro. Lo curioso de este encuentro ha sido que la memoria, tantas veces aliada de los nuestros ha sido un elemento traicionero que ha resultado decisivo para el desenlace del duelo. Curiosamente han pesado más la forma y el fondo de las tres derrotas de España en este Europeo que la innumerable lista de victorias precedentes frente a Francia. Eso, y varias cositas más.

El músculo de Francia se ha impuesto a partir de la segunda parte. Cada ataque español ha tenido un cierto aire de tortura también por nuestro empecinamiento en abusar de los botes y limitar la circulación del balón a pocos espacios.

El tiro. Francia ha superado el 65% en tiro de tres puntos en los últimos 25 minutos de partido. Es verdad que no suelen hacerlo y que el planteamiento de la selección española pasaba un poco por esto pero no debemos olvidar pensar que, siendo un equipazo, no todo lo que pasa en un partido corre de la cuenta de España. Mérito de Francia.

Parker y el plan. El base francés ha hecho lo que se espera de una estrella de su dimensión y ha sido el encargado de llevar a cabo el principal plan ofensivo diseñado por el entrenador francés, esto es, jugar permanentes situaciones de bloqueos directos contra Marc Gasol.  Pero no basta eso contra España y por eso merecen destacarse otros elementos fundamentales en el triunfo francés. El temple de Diot en los tiros libres, el trabajo fundamental de Pietrus y una debilidad personal como Diaw, el mejor pasador y generador de juego de los franceses. Decepcionante, eso sí, el partido de Batum. Despistado, errático y por momentos superado por la tensión.

En el debe de España. Estas cuatro derrotas de España en este Eurobasket (demasiadas) han tenido el denominador común de no saber interpretar correctamente las situaciones en los finales apretados. Contra Francia no ha sido una excepción, Es verdad que muchos de nuestros jugadores han tenido momentos brillantes y que, alguno de ellos han estado excelentes en la faceta defensiva (Rudy y Calde por encima) pero ha faltado claridad y gente que acompañara en su empeño a un Sergio Rodríguez audaz, competitivo, brillante al que le ha sobrado coraje y talento y le ha faltado ver algo más de decisión en las caras de sus compañeros.

Marc y el resto

Mircoles, 21 Agosto 2013

Igual son cosas mías, pero Marc Gasol se da cada vez más un aire a Sabonis. No es sólo la manera de pasar o de coger el balón con ese aire “sobradillo” sino por encima de todo esa sensación dominante que transmite cuando está en cancha que hace pensar que todo lo que pueda pasar en el partido va a depender de él.  Igual exagero, o quizás no, pero no me cabe duda de que en el denominado Eurobasket de las ausencias, España contará con el jugador más determinante.

Evidentemente no llego a esta reflexión viendo (que no escuchando) los partidos de preparación de España para la cita de Eslovenia porque Gasol no es una aparición repentina pero sí que es cierto que las ausencias de Pau Gasol y de Serge Ibaka van a permitir a mucha más gente reconocer y apreciar la verdadera dimensión del jugador de los Grizzlies. ¿Y cuál es la dimensión de Gasol? Para responder a esa pregunta basta con observar la influencia de sus cualidades en la organización colectiva del equipo y en sus “aportaciones” en la producción de sus compañeros. Lo ejemplifico, he visto a Sergio Rodríguez meter una canasta después de cortar hacia canasta tras un pase de Marc Gasol.

El detalle no parece muy trascendente salvo si pensamos que el “Chacho”, el mayor virguero de nuestra selección, probablemente nuestro mejor base en este momento (sí, lo he dicho) no se distingue por anotar gracias a sus movimientos sin balón pero, tanto él como sus compañeros, saben que siempre que se pasa el balón a Marc Gasol hay muchas posibilidades de volver a recibirlo con ventaja. En una selección con varios jugadores con capacidad para anotar de larga distancia pero con ningún tirador “puro” es una bendición contar con un pívot que posibilite con sus pases unas décimas de segundo para lanzar muy necesarias para elevar los porcentajes. Para los amantes de los detalles, recomiendo medir el porcentaje de tiro de tres con Marc en cancha o sin él.

La influencia de Marc Gasol no acaba en el apartado ofensivo pero su trabajo en defensa presenta algún matiz no tan positivo. La organización defensiva que está trabajando Juan Antonio Orenga pretende preservar a Gasol de grandes recorridos defensivos y juega mucho con la intimidación que ejerce Marc en situaciones cercanas. A priori, bastante lógico todo. Sin embargo, da la sensación de que Gasol se emplea de manera algo pasiva en determinadas situaciones que requieren de cierto grado mayor de actividad. Es cierto que los partidos de preparación son para lo que son y que Marc ya no es ningún meritorio que viene con la idea de  ver si puede rascar algún minutillo pero conviene estar preparados porque los rivales intentarán que Gasol defienda infinidad de situaciones de bloqueos directos para desgastarle, sacarle faltas y alejarle de situaciones cercanas al aro, como hacían con Sabonis, vamos.