Blogs

Archivo de la categoría ‘Teodosic’

El “Chacho” y el CSKA

Martes, 18 Julio 2017

Sergio Rodríguez jugará en el CSKA de Moscú al menos las dos próximas temporadas. Buena noticia para la Euroliga necesitada de recuperar iconos y, especialmente para el equipo ruso que contará con uno de los pocos jugadores capaces de suplir la creatividad y el talento del ya “Clipper”, Milos Teodosic.

La marcha de Sergio Rodríguez no ha sentado nada bien en cierto sector del madridismo, probablemente minoritario, que entiende, en base a no sé qué criterio, como una “traición” que el internacional español no acabe a las órdenes de Pablo Laso después de su aventura americana. Asume este grupo de “indignados” que el Real Madrid ha hecho todo lo posible por recuperar a Rodríguez. A diferencia de todos ellos desconozco el nivel de real interés que han demostrado los dirigentes blancos. Desde luego, a nivel público no ha habido ningún gesto que evidenciara un verdadero deseo por reincorporarle y aunque así hubiera sido es imposible obviar que Sergio Rodríguez tiene todo el derecho y razones para escoger el proyecto moscovita.

Hay dos realidades innegables en el pasado reciente de Sergio Rodríguez en el Real Madrid. La primera de ellas es que el tinerfeño alcanzó el mejor nivel de su carrera y fue decisivo en los éxitos que tuvo el equipo. La segunda realidad es que el “base” del ciclo Laso siempre fue en primer término Llull y no Sergio Rodríguez que acostumbraba a no empezar los partidos de titular pero, eso sí, siempre solía ser protagonista junto a Llull de los minutos decisivos de los encuentros. Se obvia este detalle en determinados análisis y no hay que reducirlo a anecdótico porque en Moscú la marcha de Teodosic le permite un rol totalmente protagonista mientras que, en su año de ausencia, el peso y la influencia de Llull en el Real Madrid no ha hecho otra cosa que aumentar.

Asumiendo que el Real Madrid tiene todo el derecho a otorgar a Sergio Rodríguez el rol que considere, deberíamos ser consecuentes y pensar que el “Chacho” pueda sentirse atraído por la excepcional oferta económica y deportiva del CSKA de Moscú que hace pensar que apuestan por él como el base de referencia de un equipo aspirante, como el que más, a conquistar el título más preciado de los que se disputan en el viejo continente.

La unión de Sergio Rodríguez y su nuevo técnico, Itoudis, presenta retos atractivos para el jugador canario.  Seguramente el técnico griego le protegerá en defensa como hacía con Teodosic. Protección que no significará condescendencia ya que no dudará en penalizarle en determinados momentos. En ataque, Rodríguez exprimirá su capacidad para “alimentar” a sus compañeros y deberá adaptarse a combinar su creatividad en el dribling con la dinámica de un equipo que ha hecho de la circulación de balón su mejor aval en los últimos tiempos.  Su consolidación como tirador de larga distancia también es una característica decisiva que ha impulsado al conjunto ruso a abordar su incorporación. La óptima explotación de los espacios de la que suele hacer gala el equipo ruso le dará opciones de disfrutar de buenas opciones de tiro además de las que se puede generar él mismo.

Particularmente me gusta el desafío que ha asumido Sergio Rodríguez. La sombra de Teodosic le acompañará especialmente en sus malas actuaciones (y eso que el serbio también ha tenido sus “gatillazos”) pero Rodríguez está en la edad ideal para liderar junto a Nando de Colo uno de los proyectos más importantes del baloncesto europeo. Nada le atrae más al “Chacho” que la NBA pero una vez cerrada esa puerta, guste o no,  pocos destinos más estimulantes que Moscú, o mejor dicho que el CSKA.

Lecciones de Berlín

Martes, 17 Mayo 2016

La Final Four de Berlín ha estado a la altura de toda la temporada de la Euroliga. CSKA de Moscú ha sido un justo campeón refrendando el extraordinario nivel de su juego durante todo el año. Los rusos han derrotado al excepcional Fenerbahce y a muchos de sus “fantasmas”.  Durante el ciclo de Itoudis al frente del CSKA, el equipo de Moscú ha desarrollado el mejor juego en Europa.  He conocido plantillas de los rusos en años recientes a priori mejores que su magnífico grupo de jugadores actual, pero este año las piezas parecían más encajadas, los roles más definidos y la pareja De Colo-Teodosic ha marcado diferencias.

La trascendencia de los partidos no ha limitado el nivel de los equipos. Tanto el partido entre el Baskonia y Fenerbahce como la Final fueron dos partidos magníficos, con alternativas y riqueza visual y táctica.

La Final exhibió la maestría del CSKA en la ocupación de los espacios y en su manera de circular el balón durante la primera parte y el orgullo del Fenerbahce para remontar subiendo líneas en defensa y jugando con mayor ritmo en ataque. Los detalles magníficos de De Colo y Teodosic no deben menospreciar el valor de hombres como Hines o Khryapa, absolutamente decisivos para el desenlace del encuentro y los mejores representantes de la filosofía de juego que ha impuesto Itoudis.  De Colo mereció el MVP por su madurez y su capacidad para jugar con la aceleración y la pausa.

Destaco de Fenerbahce la capacidad de Obradovic para exprimir al máximo las distintas combinaciones que les ofrece las características de su plantilla. Acostumbrados a un baloncesto excesivamente riguroso en cuanto a  las condiciones de los jugadores que deben ocupar cada posición, hemos visto como Obradovic, que utilizó como “interiores” a Kalinic y Datome en su cruce contra el Real Madrid,  ha usado durante la Fase Final el recurso de jugar simultáneamente con sus dos  “cincos”, Vesely y Udoh. La apuesta le salió mejor en algunos momentos que en otros pero valoro mucho su iniciativa por inusual en estos tiempos tan dogmáticos.

La semifinal de Baskonia reivindica el nivel y el trabajo del equipo. Sólo determinados detalles le apartaron de jugar la final.  Para mí, Darius Adams sale reforzado de este evento porque jugó con una personalidad tremenda, ayudó a que su equipo se metiera en el partido y superó una y otra vez a una defensa que había demostrado su nivel para defender a jugadores exteriores durante toda la temporada. Cierto, tomó malas decisiones en momentos trascendentes (en ningún caso el último tiro) pero también Teodosic, por ejemplo, tuvo  su cuota de responsabilidad en permitir laremontada de Fenerbahce en la Final.

Bourousis también realizó un partido acorde a su trayectoria en Vitoria. El pívot griego llegó un poco cansado al final del encuentro lo que le limitó a la hora de trabajar para conseguir mejores opciones para recibir el balón (movió más la boca que las piernas en los últimos minutos), pero su partido fue espléndido. En un baloncesto que valora cada vez más a  jugadores interiores móviles y versátiles, Bourousis marca diferencias por su capacidad para jugar de espaldas a canasta (poca variedad de movimientos pero muy efectiva), su liderazgo y su gran manera de entender el juego que expresa a través del pase.

Un gran Baskonia que además exhibió a su extraordinaria afición. Con ganas de ver si son capaces de trasladar su versión Europea a los Play Offs de la Liga Endesa. Si es así, la Liga saldrá ganando y el título tendrá un firme candidato más.

Vencer a la memoria

Mircoles, 13 Mayo 2015

Me cuesta encontrar un favorito para la Final Four de la Euroliga. Más allá del tópico de que, una vez llegados aquí, cualquier equipo puede ser campeón, es difícil concentrar en un equipo más factores que puedan hacernos pensar que parte con más opciones que el resto. Y claro, yo también pienso como la mayoría que, a priori, en las semifinales tanto Real Madrid como  CSKA Moscú parecen mejores que sus rivales pero entonces recuerdo que el presupuesto del Fenerbahce supera por bastante al de los blancos y que los entrena un tipo que sabe un poquito de qué va este tema y que  Olympiacos tiene un alma de superviviente que se adapta perfectamente a los partidos del “todo o nada”.

Me rindo entonces en la tarea de escoger favorito y prefiero centrarme en aquellos factores que pueden resultar decisivos para resolver la incógnita de quién será el campeón de Europa en el año 2015. Pienso en el Real Madrid y me provoca mucha curiosidad saber cómo lidia con el hecho de ser el equipo local. Merece Pablo Laso culminar su obra con un título que se le resiste. Las opciones del Real Madrid pasarán por ser sólidos en defensa, encontrar al menos un aliado en el juego interior (Ayón parece en buen momento) y, por encima de todo, evitar que la ansiedad y la presión lleven al equipo a esos momentos en los que se utilizan demasiados botes, el balón apenas circula y  se abusa del lanzamiento exterior.

Esta competición está llena de historias de héroes que han resultado decisivos para decantar el título para sus equipos pero el Real Madrid menos brillante de la temporada es el que ha olvidado las bondades del juego colectivo y ha intentado ganar los partidos a través, exclusivamente, de la capacidad en el juego “uno contra uno” de sus jugadores exteriores más importantes. El cuarteto Llull, Rodríguez, Rudy y Reyes es diferencial en el Real Madrid. Desde su talento se ha creado un equipo impresionante que roza la excelencia cuando logra implicar a más jugadores en una dinámica positiva, por eso creo que las posibilidades de título pasan porque jugadores como Ayón, Carroll o Nocioni ofrezcan minutos de calidad y superen esa irregularidad que parece acompañarles este curso.

La semifinal frente a Fenerbahce presenta retos difíciles para Laso y su grupo. Los turcos juegan numerosísimas situaciones de “pick and roll” que medirán al Real Madrid desde los primeros minutos. Queda pendiente ver el plan de partido de Obradovic y si se atreve a retar a los locales jugando “a ritmo” o si opta por arriesgar menos y jugar con la ansiedad que puede suponer a los blancos ver que no anotan con fluidez y no pueden encontrar canastas en transición. El Real Madrid tiene ventaja en la posición de base y los turcos tienen más talento en jugadores como Goudelock, Vesely, Bogdanovic, Preldzic o Bjelica.  No cabe duda del potencial del Fenerbahce pero el Real Madrid se impondrá si domina el rebote (ojo con esto que es el termómetro del Real Madrid esta temporada) y si exprime al máximo esos minutos que tienen los turcos en todos los partidos donde sus jugadores parecen desconectar y hacer la guerra cada uno por su lado.

¿Por fin, Teodosic?.  Personalmente, uno de los alicientes que presenta esta Final Four es observar si Milos Teodosic culmina la que puede haber sido la mejor temporada de su carrera. El base serbio es un talento impresionante pero ha pegado algún petardazo que otro en este tipo de citas. El CSKA comparte con el Real Madrid un par de detalles. Como los blancos, también luchará contra su historia reciente y también, en sus peores momentos, echa en falta mayor aportación anotadora de sus jugadores interiores, aun así, ningún equipo en Europa ha jugado mejor baloncesto hasta ahora del que han exhibido los rusos en varios de sus partidos de esta edición de la  Euroliga .

El muro de Teodosic.. y de alguno más.

Jueves, 11 Octubre 2012

Ya está aquí la Euroliga 2012-2013 y llega con esa sensación de que es una competición arrolladora que tiende a difuminar las ligas nacionales. Será la edición de la vuelta de Messina, de los ambiciosos proyectos turcos, de la oportunidad del Real Madrid de demostrar jerarquía fuera de España, de ver si el Barcelona Regal seguirá siendo una auténtica referencia y de comprobar cómo responden Caja Laboral y Unicaja con sus renovados proyectos. Y también será la edición del descanso de Zeljko Obradovic, una personalidad indudablemente ligada a la historia de esta competición.

Si algo puede demostrarnos la historia de esta competición es que pone a cada uno en su sitio pero que siempre deja un pequeño hueco para que proyectos  atrevidos, no siempre sustentados en un gran poder económico, sean capaces de instalarse en dinámicas ganadoras. Lo cierto es que la Euroliga se convierte en ocasiones en un simbólico muro para muchos personajes que no han encontrado en esta competición el respaldo suficiente a su supuesta fama. Siempre pienso por ejemplo en Milos Teodosic, base serbio del CSKA Moscú. Creo que desde hace algún tiempo su prestigio y su salario va bastante por delante de su rendimiento. En 2010 fue nombrado MVP de la Euroliga pero lo cierto es que esta competición es la que más ha dejado dudas (junto con algún descalabro con su selección)  sobre su capacidad para pasar del escalón de ser un jugador llamativo de su época a una verdadera referencia. La llegada de Messina al CSKA añade más interés a la hora de comprobar si el bueno de Milos conseguirá dirigir a una gran plantilla a un título de prestigio. Reconozco la calidad de Teodosic pero pienso que todavía no ha conseguido plasmarla completamente en las dinámicas de sus equipos, veremos si la progresiva experiencia que está adquiriendo le hace mejorar en este sentido.

El CSKA de Teodosic es uno de los favoritos de esta edición que presenta al Fenerbahce turco como el equipo que más inversión ha realizado en busca del título. Los McCalebb, Andersen, Bogdanovic, Batiste y compañía tienen todas las cualidades para convertirse en el primer equipo turco que alcance la final de la Euroliga. La historia, a la que siempre hay que respetar pero no temer, nos indica que cada verano hay un proyecto turco que parece dar la sensación de optar al título. Lo cierto es que el Fenerbahce 2012-2013 no parece ninguna broma pero siempre hay algo en los equipos turcos que me hace desconfiar de ellos en los momentos decisivos y me cuesta verles por encima de otros proyectos más asentados.

Si Teodosic y Turquía  tratan de superar sus históricos límites, Rudy Fernández se enfrenta a uno de los principales retos que le han hecho regresar a Europa. El jugador balear tiene la oportunidad de llevar al Real Madrid al siguiente nivel, al nivel Final Four. Cierto es que hace dos temporadas el club blanco ya estuvo entre los cuatro mejores, pero entonces no dio la impresión de poder competir realmente por el título. Con un año de trabajo a cuestas, con una dinámica muy positiva y con uno de los mejores, si no el mejor, juego exterior del continente, ¿Por qué no puede ser este año?

Serbios sin alma

Viernes, 9 Septiembre 2011

Peco de injusticia en el titular por varios motivos. Primero, porque debería centrarme en hablar de España, del excepcional partido que ha realizado el equipo entrenado, hoy también, por Sergio Scariolo. Debería hablar de los detalles de nuestro equipo, de la mejora evidente de Ricky, de cómo su empuje “pica” a Calderón y éste saca orgullo en el comienzo del segundo tiempo. No debería olvidarme de aspectos relacionados con la rotación, de Felipe , queva ganando su espacio y de Ibaka, que tendrá que recuperar el suyo. También tiene toda la pinta de que me equivocaré en mis predicciones que hablaban de Sada como un jugador importante en este grupo y por último debería elogiar sin parar los buenos detalles defensivos de nuestro equipo limitando enormemente a un equipo con gran talento. España crece, sobre todo en defensa y ese es el mejor mensaje posible.

Pero como a uno le gusta mucho el baloncesto, mira con cierta decepción que uno de los presumibles partidos más interesantes del campeonato se venga abajo porque esta generación de Serbia olvide que las características que han escrito su brillante historia han sido el talento y el orgullo. Si hablamos de talento, esta selección Serbia está a la altura de sus predecesoras, sus jugadores son pequeños manuales de técnica individual. En especial, Teodosic, brillante en ataque y pasota en defensa. El futuro base de CSKA representa lo bueno y lo malo del grupo. Capaz de realizar un baloncesto excelente y de mostrar una soberbia inaudita para alguien con no demasiados logros hasta el momento.

Pero lo más decepcionante de Serbia ha sido el hecho de que ha renunciado realmente al hecho de medirse a España. Su empeño ha durado cinco minutos, vista la superioridad inicial de los nuestros,  los balcánicos han mirado para otro lado (Turquía) y han exhibido momentos de forma desaprovechados (Savanovic) talento exagerado (Bjeliça) e ideas oxidadas (Ivkovic).

Como sigo considerando el talento y las condiciones físicas los elementos más diferenciadores de este juego, no cometeré el error de enterrar a Serbia, de momento, lo que me deja su campeonato es la sensación de que no he visto a esta selección nunca defender tan mal. Se lo ha jugado todo a la carta de ganar a Turquía, veremos como le sale.

Espléndida Serbia

Mircoles, 8 Septiembre 2010

Minutos después de acabar el partido de cuartos de final del Mundial de Turquía que ha dejado a España fuera de la lucha por las medallas conviene aparcar análisis más generales (que llegarán) y dedicar unos momentos a pensar y saborear este espléndido partido de baloncesto entre dos grandísimas selecciones. Es duro que el actual Campeón del Mundo se quede lejos de repetir éxito, pero este hecho no debe evitar reconocer el sensacional partido de una Serbia que ha dignificado como no había hecho en mucho tiempo la brillante historia de su baloncesto.

El Tablero. En la partida de ajedrez Ivkovic-Scariolo, el técnico balcánico empezó tomando la iniciativa dando una lección de como ocupar los espacios en ataques. Serbia hizo el campo de ataque muy grande aprovechando la versatilidad de sus jugadores y España sufrió para defender tanto espacio. No nos han hecho daño jugadores muy creativos con el balón en las manos, sino aquellos que han tenido la virtud de ocupar el mejor espacio en cada momento. La mayoría de los lanzamientos balcánicos vinieron de ventajas generadas jugando de cara al aro. Los dos mejores tiros defendidos fueron los dos últimos, también anotados por Keselj y Teodosic. En defensa, Ivkovic recurrió por momentos a una zona de ajustes que condicionó el ritmo de España y anuló la conexión con Marc Gasol en el juego interior.

Inconsistencia y Ritmo. España ha jugado un buen partido, conviene recordarlo para los mensajes apocalípticos que se nos avecinan, pero ha sido un equipo inconstante y poco sólido. La inconsistencia ha sido la nota dominante durante todo el campeonato, al equipo le ha costado tener un buen rendimiento continuado en los partidos, probablemente debido más a desconexiones mentales que a factores tácticos. Por otra parte, España tampoco hoy ha encontrado el ritmo adecuado a sus intereses, quizás sorprendida por el descaro con el que Serbia ha afrontado el partido, una imagen muy alejada de la especulativa selección que nos imaginábamos.

El dilema de la última falta. Cuando te anotan un triple desde más de 8 metros para ganar el partido hay que dar todo el mérito al ataque. La posibilidad de tener la última posesión para empatar o ganar el partido se esfumó una vez se dejaron transcurrir demasiados segundos a Teodosic con el balón en las manos. Si no se hizo cuando restaban 10, 12 segundos la opción de defender era la correcta y un tiro tan lejano parece una buena respuesta de la defensa. Con el quinteto serbio la opción más factible hubiera sido una falta a Velickovic cuando inició la acción de bloqueo sobre Teodosic pero insisto, parece poco reprochable la última defensa de España una vez que se decidió no hacer falta.

El “Tres” y el “Cuatro”. Serbia nos ha machacado en los puestos de “tres” y “cuatro”. Entre Bjelica, Keselj, Velickovic y Savanovic han anotado más de 60 puntos. El dato es lo suficientemente contundente para que nos planteemos una reflexión de cómo vamos a ocupar esos puestos en el futuro y cómo lo hemos hecho en el presente. La exhuberancia de Rudy y Navarro han eclipsado la necesidad de ir encontrando alternativas válidas al eterno Carlos Jiménez. La gran actuación de Jorge Garbajosa en este Mundial sirve para tapar la boca a todos aquellos que cuestionaban su posición de indiscutible en el grupo. El problema es que bajo el colchón que te dan las medallas, quizás la Federación tendría que haber planificado dando algo más de espacio a jugadores que en un plazo medio de tiempo se antojan imprescindibles para el equipo nacional. En este sentido, jugadores como Suárez o Claver (que es como si no hubiera ido) están perdiendo la oportunidad de acumular experiencia al abrigo de sus laureados  compañeros. Hay veces que no conseguir un medalla se ve compensado con el paso del tiempo por las vivencias que ofreces a determinados proyectos.

España ha perdido haciendo un buen partido ante un rival que ha sido mejor y que ha jugado cerca de su máximo nivel. No hay más. Queda acabar de la manera más digna posible y aprovechar la derrota para dejar a un lado el autobombo, las giras a medida y pensar seriamente cómo queremos que se realice la tan manida “transición”.