Blogs

Archivo de la categoría ‘Turquía’

Un “agradable” mal rato

Domingo, 10 Septiembre 2017

Un pasito más de España hacia la lucha por las medallas en un partido poco vistoso contra Turquía. Los 17 puntos de diferencia final no reflejan la dureza de un partido, tácticamente dominado por Turquía durante algunos momentos, y que la selección española ha sacado adelante por experiencia, tranquilidad y, fundamentalmente, por calidad.

El mensaje de Sergio Scariolo respecto a cómo determinará el rendimiento defensivo la suerte de España en el Eurobasket parece haber calado en el equipo y este duelo de octavos de final reforzará la confianza de sus jugadores en esta faceta de juego. Se percibe una buena preparación de los partidos y una buena disposición para que cada jugador haga lo que tiene que hacer e incluso algo más. Es cierto que en algún momento ha faltado algo de solidez en el control del rebote defensivo pero también condicionado por la movilidad y agresividad de los exteriores turcos atacando el aro.

Como decíamos, la propuesta de Turquía ha exigido a España al máximo. Los turcos ayudaron con criterio sobre los Gasol y, sobre todo, evitaron que recibieran en buenas posiciones. Se ha echado de menos mayor agresividad de Pau Gasol para trabajar posiciones más cercanas cuando le ha defendido Osman y una mejor ocupación de los espacios para encontrar mejores posiciones de pase y tiro. En general, a pesar de que España siempre ha llevado la iniciativa, el partido transmitía más la sensación de que estaba en el ritmo y propuesta que pretendían los turcos que, eso sí, más allá de su corazón han demostrado que han acudido con un equipo justo de talento y profundidad.

Disminuida la producción anotadora de los Gasol por el buen trabajo colectivo turco, España se ha apoyado en el rendimiento de sus bases para consolidar sus ventajas y confirmar su victoria. El matiz de este Eurobasket es que, seguramente, es la primera competición en que Ricky Rubio y Sergio Rodríguez comparten un momento óptimo de confianza que se refleja en que los dos aportan en aquellos aspectos en los que menos se les espera. Espoleado por el mensaje que manda Rubio en los minutos iniciales, el “Chacho” muestra una buena actividad defensiva que completa con su habitual descaro y personalidad en ataque. Dado que el día no estaba para que Pau  y Marc Gasol pudieran recibir con comodidad, Sergio Rodríguez ha tomado el mando anotando y poniendo en juego a los hermanos a través de brillantes pases jugando “pick and roll”. Rubio ha aportado su habitual actividad defensiva y puntos muy valiosos exhibiendo, como en todo el Eurobasket, mayor confianza en su lanzamiento donde está aprovechando el tiempo que le concede el scouting rival y la calidad de los pases de sus compañeros.

La victoria frente a Turquía no ha sido brillante pero sí que es de las que refuerza a los equipos porque ha superado un buen planteamiento y ha permitido exhibir varios de los recursos que se suponen. Scariolo ha acertado ajustando la defensa apostando por Juancho Hernangómez durante varios minutos en la posición de “cuatro” al igual que en jugar los minutos decisivos con sus dos bases en pista porque también el encuentro ha confirmado que se echan de menos generadores de ventajas exteriores con el dribling. España pasa a cuartos de final después de un partido duro y lo más importante, útil, que deja como principal aspecto de mejora el juego en contraataque y llegada, aspectos en los que el grupo siempre ha mostrado disposición y clarividencia.

España pierde la música

Lunes, 5 Septiembre 2011

Nada mejor que estas 24 horas para ejemplificar la grandeza del baloncesto. Un equipo moribundo, al borde del abismo hace menos de un día, ha derrotado al grupo que mejor baloncesto ha desarrollado en Europa en el último lustro. El subcampeón mundial ha vencido a un campeón de Europa que ha dado la sensación de no tener bien asimilada la importancia del encuentro. La derrota limita el margen de error de España en lo que queda de Europeo y alimenta las esperanzas de Francia, Alemania y Serbia, nuestros siguientes rivales.

El escenario. El partido es frío, frío. Poca gente, los dos equipos clasificados, demasiado olor a primera fase cuando realmente es un partido de la segunda. Además, no juega Pau, se le reserva… No juzgo, desconozco la realidad de su lesión, solo digo que ganando hoy y el miércoles había dos partidos para reservarle.. Es un primer mensaje que quita importancia al partido. Perdón, he acabado juzgando.

El desarrollo. Turquía empieza relajada los primeros minutos y España entra en su juego con relativa facilidad. Todo cambia cuando los turcos aterrizan en el partido gracias a Preldzic y empiezan a pensar en la posibilidad de ganar. Turquía no es Italia, sabe competir y pelear, ni siquiera es Lituania, tienen menos talento pero anotarles canastas fáciles es misión complicada. Son subcampeones del Mundo y les hemos dado la opción de pensar que pueden ganarnos, peligro.

Dos puntos. Y llega el último cuarto. Hasta entonces, nada brillantes pero sobrios, sólidos y con pocos errores en defensa. Partido para Felipe, que nos emociona pensando en lo duro que han sido estos días para él. Es difícil describir el último cuarto, la defensa de Turquía es excelente, dura, al límite, como si se jugaran la clasificación para los cuartos de final. España está a otra cosa, no logra subir su tensión competitiva y el partido le supera. Cada jugador busca una cara amiga que le quite el problema de tener el balón y no tenemos ni un mísero contraataque al que agarrarnos porque volvemos a naufragar en el rebote. Los jugadores españoles se muestran sorprendidos y, con el marcador en contra, no encuentran ninguna solución. Rudy falla tiros libres, Marc Gasol lanza de tres puntos y los turcos tienen bien claro que la amenaza es Navarro. España olvida su versión coral del partido contra Lituania, el balón se mueve despacio y se usan demasiados botes sin ningún sentido. España tira muy bien cuando pasa muy bien.

Y ahora. Podemos ser campeones de Europa, claro que sí. Hemos jugado 20 minutos primorosos que nadie más alcanzará en este Campeonato de Europa, ni siquiera España, pero ya estamos advertidos. No hay nada que reservar, unos Juegos Olímpicos es demasiado botín para despreciarlo.

¿Qué hay en Europa aparte de los nuestros?

Viernes, 5 Febrero 2010

Eso  me preguntaba el otro día un amigo y de ahí nacen estas líneas como reflexión. En realidad era una pregunta cargada de justificada satisfacción viendo el poderío de nuestro baloncesto de clubes y de selecciones, y realizada desde el que se sabe dueño y seguidor del mejor producto.

Es evidente que realizar una valoración general del estado general del baloncesto en Europa es realmente complicado por lo que parece más riguroso que comentemos esos detalles más significativos de lo que nos está ofreciendo el baloncesto continental.

Baloncesto serbio. Renacer con matices. Si hay un equipo que merece destacarse a estas alturas de la temporada es el Partizan de Belgrado. Especialista en reinvenciones constantes y eterna fábrica de talentos. Su entrenador no tardará en dar el salto a algún equipo con mayor presupuesto. La selección Serbia ya destacó en el pasado europeo dejándonos una perfecta radiografía del estado del baloncesto en el país balcánico donde cada vez tenemos más y más jugadores de nivel medio-alto pero dónde se echan muchísimo de menos las primerísimas figuras de décadas pasadas.

Money, money. Cuesta llamar al Pabellón del Macabbi el Nokia Arena, te hace recordar con nostalgia “La Mano de Elías”. Pero es lo que hay. Los clubes están tiesos y hay que buscar recursos de dónde sea. Cuesta encontrar proyectos distintos a los de Olympiakos, Macabbi, Barça, Real Madrid, Panathinaikos, Caja Laboral y CSKA de Moscú ( y éste lo digo con dudas) que puedan ser candidatos a ser el mejor equipo del continente en alguno de los próximos diez años. Las diferencias entre este grupo y el resto tienden a hacerse más grandes.

Siena. Isla en el desierto. Es muy meritorio el proyecto de Montepaschi Siena de los últimos años pero no deja de ser testimonial en el decaidillo baloncesto italiano. La ausencia de la selección en las últimas grandes citas, el poco compromiso de sus jugadores en la NBA con su país y la huída de los grandes patrocinadores no hacen pensar en un renacer inmediato del baloncesto transalpino.

Turquía. Ejemplo de mala gestión. Mejor pintan las cosas para la selección turca que para el baloncesto de clubes otomano. La liga turca está siendo el primer paso de muchos jóvenes jugadores americanos que aprovechan las débiles defensas de la competición para deslumbrar con sus números y buscar mejores contratos. El Efes Pinsel de esta temporada es un ejemplo muy representativo de los problemas de gestión en Turquía. Una gran plantilla, con más de 12 jugadores, que deja en la grada a jugadores con contratos millonarios que acabarán por quizás ganar la liga turca, con suerte jugando los Cuartos de Final de la Euroliga y cambiando a más de la mitad de sus cromos la próxima temporada. Ningún jugador de prestigio ha hecho una carrera sólida en el efervescente baloncesto turco.

Lo que viene. Vendrán buenos jugadores de países con poca tradición como Suecia y Polonia, hay varios proyectos de figurones en Lituania y grandísimos atletas en Francia que no tendrán salida en ningún club de su país por la curiosa debilidad económica del baloncesto francés. Vendrán unas nuevas reglas (alejamiento línea tres puntos) que tendrán menos impacto del que se supone, aunque tengo la esperanza de que otorgue un mayor espacio y por tanto protagonismo a los pívots. Vendrán muchos de los que se fueron a Estados Unidos y tardarán en irse algo más aquellos jugadores jóvenes, cada vez menos sensibles a dejarse omnubilar por el brillo de la NBA.

¿Turquía o Grecia?

Viernes, 18 Septiembre 2009

Bueno, pues ya estamos en semifinales. La capacidad atlética francesa poco pudo hacer ante la variedad de recursos ofensivos españoles. Permitidme un comentario corporativista, si Scariolo ha recibido muchos palos después de las derrotas y el juego que estaba realizando España, también hay que darle mérito en la extraordinaria preparación del partido de Cuartos de Final. Una cosa es asumir que el entrenador es el blanco más fácil de esta película y otra no denunciar la injusticia del olvido del papel del técnico en la victoria.

Turquía y Grecia lucharán por una plaza en semifinales y enfrentarse a los nuestros. Ojalá me equivoque pero pienso que la semifinal no tendrá mucho que ver con el partido contra Francia. El perfil de turcos y helenos es muy distinto al de los franceses. No tienen tanto poderío físico ni un base como Tony Parker pero disponen de más recursos y más equilibrio para incomodar a España.

Asumiendo que los dos rivales serán difíciles y que España es superior a ambos, preferiría jugar contra Turquía. Grecia me merece mucho más respeto en este tipo de campeonatos. Sus jugadores son mucho más competitivos que los turcos y su banquillo es más consistente lo que presumiblemente les haría llegar más frescos a la lucha por las medallas.

Se hace difícil pensar que Turquía ganase a España dos veces en una semana. Hubo detalles tácticos del primer partido como las ayudas interiores y la polivalencia de los jugadores turcos sobre los que España estaría más advertida. Lo que parece claro es que, tanto turcos como griegos, intentarán dormir el partido y que nuestra selección no anote en situaciones de contraataque o transición algo que dependerá en buena medida del nivel defensivo de los jugadores de Scariolo.

Resumen. Creo que Turquía es más asequible, también pienso que ganará Grecia. En cualquier caso, en semifinales se intuye un partido duro, de no muchos puntos y con presumible igualdad hasta los últimos minutos. Gasol no estará tan cómodo contra ninguno de los dos equipos pero puede decidir el partido por su capacidad para pasar. La mejora de España ha venido desde la defensa, definiendo roles y limitando al máximo los errores de pase en ataque. El rebote será otro aspecto fundamental para llegar a la final. Por último, el rival más duro de aquí al final del campeonato estará en la semifinal, no en la final.