Blogs

Archivo de la categoría ‘Txus Vidorreta’

Un equipazo

Martes, 2 Mayo 2017

El triunfo de Iberostar Tenerife en la Champions League organizada por la FIBA es un éxito incuestionable que consolida el proyecto del equipo canario y confirma su buen hacer en los últimos años.

Desde que Alejandro Martínez, actual técnico del Real Betis, consiguió superar la travesía de las competiciones FEB e  instalar al equipo en la  ACB, el “Canarias” ha seguido progresando hasta conseguir este importante hito en el que también ha tenido mucho que ver la personalidad y el sello que ha impuesto su entrenador, Txus Vidorreta.  El técnico vasco ha creado una dinámica en la que el colectivo es lo más importante y donde la ambición y el deseo son  imprescindibles para que el grupo luche por los primeros puestos de la Liga Endesa con algunos de los mejores equipos de Europa.

Cuando comenzó la Champions League se percibió que Iberostar Tenerife quería hacer algo importante en esta competición. Además del título en sí, Vidorreta ha logrado consolidar la dinámica ganadora de la Liga Endesa en Europa y ha sabido explotar su momento hasta el final. Cuando un equipo se acostumbra a competir al máximo contra los mejores, logra asentar unos hábitos que son imprescindibles para sacar adelante partidos por pura inercia, incluso sin jugar su mejor baloncesto.

La Final Four disputada en su pabellón ha sido un buen resumen de muchas de las virtudes y valores que definen la temporada de Iberostar Tenerife.

Equipo. Si en las semifinales destacarn Abromaitis y Bogris, en la final fueron White y Grigonis. No hay una estrella en el equipo de Tenerife sino muchos buenos jugadores que tienen capacidad y confianza para dar un paso adelante cuando se precisa. La propuesta de juego del equipo exhibe la variedad táctica que impone su entrenador con movimientos y sistemas que permiten tener a muchos jugadores enchufados y no dejar la suerte del partido en el acierto exclusivo de alguno de ellos. Me gusta mucho el  uso del tiro de tres puntos que hace Iberostar Tenerife. Entiende la importancia de este concepto en el juego moderno porque tiene muchos jugadores con capacidad para lanzar pero también pone mucho celo en que la circulación de balón proporcione buenas situaciones de tiro. No se ven malos tiros en el equipo canario.

Defensa.  No ha sido ajeno Iberostar Tenerife a los nervios típicos de una “Final Four”. El número de pérdidas de balón (33 entre los dos partidos) refleja tensión, nervios y un punto de aceleración al que también pudo contribuir la presión de ejercer como local. Para compensar esas posesiones malgastadas, el equipo exhibió una actitud defensiva diferencial. No es casualidad que los canarios sean el equipo que recibe menos puntos por partido en la Liga Endesa. Hay varios aspectos que definen el trabajo defensivo de los de Txus Vidorreta. Sus jugadores son muy versátiles y eso les permiten jugar situaciones de cambios defensivos con garantías, sus bases (San Miguel y Bassas) mandan un mensaje muy positivo al resto del equipo “apretando” desde los primeros segundos de posesión y el equipo entiende que la defensa de un “pick and roll” implica a mucho más que sólo dos jugadores.

Química.  Tiene que haber mucho y buen trabajo desde hace años y una buena labor en el día a día para generar todas esas buenas sensaciones que transmite Iberostar Tenerife. Da gusto ver como Rodrigo San Miguel juega el mejor baloncesto de su carrera y se ha convertido en un tirador sólido de tres puntos, la implicación de los Doornekamp  y Abromaitis, el liderazgo de White, lo bien que complementa Vidorreta a sus “cincos”, Vázquez, Bogris y Niang y la manera en que Grigonis va dando esos pasos para convertirse en la estrella que puede llegar a ser. Todo ello sin contar por lesión con el que estaba siendo su mejor jugador y uno de los mejores de la Liga Endesa como es Javier Beirán, que, a buen seguro, contribuirá a partir de la próxima temporada a más éxitos del equipo canario.

Iberostar Tenerife tiene grandes y próximos retos. El más próximo, intentar conseguir la ventaja de campo en los Play Offs de la Liga Endesa. A medio y largo plazo, el objetivo será seguir asentando un proyecto que cuenta con una afición entregada. De momento, sirvan estas líneas como un pequeño homenaje para un equipo histórico, expresión de un proyecto que viene madurándose desde hace varios años.

Una de invictos

Martes, 18 Octubre 2016

Una de Invictos

Dinámicas. De eso se trata ahora mismo. Las primeras jornadas de la Liga Endesa nos están apuntando las primeras sensaciones de los distintos equipos y empiezan a señalar nombres interesantes que pueden ser los grandes protagonistas del curso.

Las primeras semanas de competición también están confirmando la intención de la mayoría de los equipos ACB por jugar con un ritmo rápido, explorar más los conceptos que los sistemas y no especular con el ritmo. Ya sé que venden más los mensajes siempre negativos y las críticas pero también merece la pena apuntar que se juega un buen baloncesto en la Liga Endesa y que el nivel de competitividad de los equipos es máximo. Cierto, hay menos talento que hace años pero también hay más trabajo y menos resignación.

Dominion Bilbao Basket e Iberostar Tenerife son los dos líderes de la competición. Sus cuatro victorias sin derrota son un justo premio a su nivel de juego. Sobre esa base trabajarán con más tranquilidad y, aunque es muy probable que en alguna semana sean superados por los transatlánticos que les persiguen, estos triunfos son un paso importante para optar a disputar la Copa del Rey, el primer objetivo de los primeros meses de competición.

Dominion Bilbao Basket es el equipo de Alex Mumbrú. Probablemente no hay un jugador en toda la Liga Endesa con más influencia en la personalidad de un grupo. Mumbrú es un dolor de muelas para los rivales, un activo incalculable para sus compañeros y un síntoma de las carencias que acompañan a generaciones posteriores de jugadores.  No hay otro “tres” más completo que Mumbrú capaz de tirar y de jugar para él y sus compañeros desde el poste bajo. Mumbrú da sentido a tener un alero alto porque sabe aprovechar su cuerpo. Sus habilidades y su liderazgo son claves para que un equipo que estuvo a punto de no seguir en la competición por sus dificultades económicas muestre ese carácter y personalidad cada semana.

La fortaleza de Iberostar Tenerife es  la variedad de recursos ofensivos que maneja. No tiene grandes anotadores pero tiene muchos jugadores con puntos en sus manos. Su técnico, Txus Vidorreta está desarrollando un gran trabajo adoptando decisiones y propuestas que están ayudando a la evolución de sus jugadores. Ya hablé en otro post del todoterreno Beirán pero cada semana encuentras aportaciones muy interesantes de otros jugadores como Vázquez, Grigonis, Doornekamp y un Rodrigo San Miguel quizás en el mejor momento de su carrera porque el ritmo al que quiere jugar su técnico es el que más le va a sus cualidades.

Hay varios puntos en común que comparten estos equipos, destaco entre ellos el buen y amplio uso que hacen del lanzamiento de tres puntos. Si quieres competir al máximo nivel es imprescindible contar con varios jugadores que amenacen desde larga distancia, sin duda es un aspecto diferencial y que muestra la evolución del juego en los últimos años donde los equipos no tienen que prepararse para defender al “tirador” sino a equipos que tiran.

Cierra el trío de invictos, con un partido menos, el Real Madrid. Los actuales campeones se agarran a un Llull extraordinario y a una defensa algo más consolidada que otros años por estas fechas. Los blancos siguen con una facilidad extraordinaria para anotar y eso es demasiada exigencia para sus rivales. Aún tienen puntos de mejora los de Laso, en especial en las figuras de Maciulis y Taylor y en mecánicas colectivas que puedan ayudar más a aprovechar el extraordinario talento para generar juego de Anthony Randolph.