Blogs

Entradas con etiqueta ‘Carlos Jiménez’

El último “tres”

Viernes, 6 Octubre 2017

Ya he comentado en alguna ocasión mi percepción sobre la carrera de Álex Mumbrú. En su aparición me entusiasmó su verticalidad, valentía y determinación para atacar el aro. Por un  momento, tuve dudas de su evolución porque no acababa de mejorar su tiro y, fundamentalmente, porque acostumbraba a tomar malas decisiones. Su madurez ha sido extraordinaria por su capacidad de liderazgo, mejora en el lanzamiento exterior y la capacidad para explotar desde su posición de “tres”, esa posición que empieza a ser maldita, el poste medio.

Parece que en la que será su última temporada, Mumbrú ocupará más tiempo la posición de “cuatro” que la de “tres”. Más allá de la anécdota, este cambio tiene un punto simbólico que representa tendencias en el baloncesto europeo y mundial. Claramente se ha dejado de priorizar buscar ventajas a través del tamaño de los jugadores en pos de generar superioridades aprovechando al máximo los espacios.

Ninguna posición ha abrazado tanto la demagogia como la del “tres” o la de alero alto. Durante años se convirtió en obsesión buscar aleros grandes. En muchos momentos primaba más la apariencia que la verdadera efectividad. Yo también participé de esa fiebre. A cualquier chaval con movilidad y con buena mano le ayudábamos a visualizar cocodrilos en la zona y  le formábamos para atacar el aro siempre de cara, mientras eran incapaces de tener ningún recurso cuando intentaban sacar ventaja de su estatura cerca del aro. En los últimos años hemos asistido a una regresión en este proceso. Porque claro, de qué sirve ser más grande si no sabes sacar beneficios de esa superioridad. Incluso en muchos equipos, tácticamente apenas han existido diferencias entre el uso del “tres” y el “cuatro”

Mumbrú ha sido el mejor bastión de la posición de alero. El jugador, diría incluso en Europa, que mejor ha entendido cómo sacar ventajas de unas cualidades y el digno heredero de los Jiménez, Andrés, el pionero y Carlos, el mejor. El vértigo que acompañaba su irrupción en la élite se ha ido complementando con la pausa y habilidad para dominar partidos acercando a sus defensores al aro. Y digo bien, dominar, porque pocos jugadores habrán ocupado más tiempo en los análisis de los técnicos de la ACB que Álex Mumbrú, capaz de anotar jugando de espaldas y de generar muchos tiros librados a sus compañeros por las ayudas que generaba y su habilidad en el pase.

Entiendo que su nueva oposición obedece a la movilidad que se requiere en defensa para enfrentarse a jugadores más pequeños pero creo que el catalán todavía guarda buenos momentos jugando de alero. Seguro que Carles Durán sabe utilizarle de la manera más adecuada. A los demás no nos queda otra que disfrutar con su juego y en preparar una despedida al máximo representante de todas las ventajas que se pueden obtener jugando con un alero alto.

Leyendazas

Lunes, 8 Octubre 2012

Camina la Liga Endesa con una cierta normalidad salvo en el número de victorias del Barcelona Regal. Los equipos que parecía que habían hecho un buen trabajo en verano (Asefa Estudiantes, Valencia y Herbalife Gran Canaria) están confirmando que sus equipos  son más sólidos que en las temporadas precedentes mientras que aquellos que han visto reducido su presupuesto o ya lo tenían muy limitado como Lagún Aro y Canarias empiezan a comprobar la dureza de una competición que castiga cruelmente cualquier agujero en la plantilla. Muy meritorio también el comienzo de Blu Sens Monbus que ha derrotado a dos rivales de su liga y jugará con mucha más confianza en las próximas jornadas. Los gallegos también parece que han acertado con sus movimientos veraniegos manteniendo el bloque de jugadores decisivo para la permanencia y añadiendo piezas que mejoran aquellos aspectos en los que andaban más justos.

Permitidme, sin embargo, que más allá de apuntes colectivos que no dejan de ser meras sensaciones por el escaso número de jornadas disputadas, me quede con dos bocados de la jornada de unas debilidades personales creo que ampliamente compartidas. Dos jugadores nacionales, partícipes de grandes éxitos de nuestro baloncesto y en los que prefiero fijarme sin ningún sentimiento nostálgico que me prive del placer que supone verles seguir dando lecciones en la cancha. Me refiero a Raúl López y Carlos Jiménez.

Hay una sensación que no me abandona desde hace tiempo cuando pienso en Raúl LópezAquello de ”lo que pudo ser este chico sin las lesiones” ha prevalecido demasiado en la manera de analizar su juego. Como aventurar cuál hubiera sido su carrera sin tener sus rodillas machacadas no conduce a mucho, parece más útil detenerse en como este base “de culto” sigue siendo capaz de influir en los partidos de manera decisiva, como emplea gestos técnicos cada vez más en desuso y como la convivencia con jugadores con el colmillo retorcido como Mumbrú y Grimau ha influido positivamente en su capacidad competitiva. Hay un grupo de jugadores que deberían ser referencia para todos nuestros jóvenes y que los entrenadores de formación deberíamos insistir en que sean observados y analizados, Raúl pertenece sin duda a este grupo.

Carlos Jiménez tiene poco que ver con Raúl López. Su carrera no se ha soportado en el talento sino en su capacidad para oxigenar a sus equipos en aquellos aspectos dónde necesitaban más aire. Si hacía falta rebote, era el primero en asegurarlos, si se necesitaba defensa, él se bastaba con lo suyo y con lo de algunos más y, ahora, si hace falta jugar un mes más, ahí está Carlos Jiménez. Si a Raúl le ha pesado la sombra de una carrera virtual sin lesiones, a Carlos Jiménez no se le ha ponderado en ocasiones por esa actitud suya de no darse importancia que relativizaba números y actuaciones extraordinarias. Aún hoy, con 36 años, gana partidos para un Unicaja dirigido por un técnico de prestigio como Repesa que este año añadirá una línea más a su palmáres,  ya puede decir que ha entrenado a Carlos Jiménez.

Don Carlos

Jueves, 19 Abril 2012

Don Carlos nunca ha tenido quién le escriba o mejor dicho, nunca le han escrito lo suficiente. Don Carlos siempre ha sido el mejor amigo del héroe, ese tipo silencioso que sabías que estaría allí sin pedírselo, ese que aparece de refilón en los créditos de las películas pero imprescindible para que la obra sea redonda. Don Carlos se ha partido la cara, literal y figuradamente, pero nunca ha hecho alarde de ello y ha convertido a medianías en jugadores millonarios, aunque esto no le gustará que lo diga, o quizás sí, porque ya con el “culo pelado” es hora de dejarse de tonterías.

Don Carlos permitió soñar a una entidad modesta y ahora se deja el alma por su supervivencia. Pase lo que pase, habrá poco que reprocharle porque si todo el club se manejara con su dignidad hace semanas que Asefa Estudiantes estaría planificando la próxima temporada en la Liga Endesa. Don Carlos es HISTORIA de nuestro baloncesto pero sólo pocos le recordaremos dentro de algunos años. Pensaremos en un alero extraordinario, con una voracidad reboteadora admirable, exhuberante en defensa,  en sus momentos de máxima plenitud física no he visto a nadie con esa capacidad para corregir errores ajenos y “leer” lo que se precisaba de él en cada momento. Cuando hablemos de él no olvidaremos su inteligencia en ataque, vale, no es un jugador talentoso con el balón en las manos pero sí a la hora de tomar decisiones, de ocupar espacios y de aplicar una regla poco valorada en tiempos de filigranas y saltos exhuberantes, MENOS ES MÁS.

Carlos Jiménez se retirará cuando acabe la presente temporada, con el orgullo intacto y el depósito vacío, no podrá ser de otra forma.  Espero  poder contar que vi a España campeona Olímpica, europea y mundial, que vi jugar a dos súper clases como Pau Gasol y a Juan Carlos Navarro y también que compartí equipo con un tipo que era capaz de dominar un partido sin tirar a canasta durante diez minutos, Don Carlos, por supuesto.

España de aquí a Londres

Viernes, 23 Septiembre 2011

Cuesta despedirse de España, es como los amiguetes del verano que no volverás a ver hasta dentro de un año y con los que has pasado grandes momentos. Es hora de volver a la rutina, a nuestra liga ACB o Endesa, a nuestra NBA con su “Lock Out” y esa Euroliga apasionante con la irrupción de los turcos y su dinero.

En ese “Hasta luego” particular que decimos a la selección, aún quedan algunas reflexiones sobre este equipo legendario y algunas incógnitas por resolver hasta que volvamos a encontrarnos. Miramos con enorme ilusión al próximo verano y al gran objetivo de nuestro baloncesto, ganar unos Juegos Olímpicos. Sin duda, lo merecemos y sería un magnífico homenaje para aquellos chicos de Los Ángeles 84, los que señalaron el camino,  y una justa reivindicación para el actual grupo de jugadores después de su partido legendario en Pekín. (more…)

Lo que va de Japón a Turquía

Mircoles, 21 Julio 2010

Arranca España su preparación para el Campeonato del Mundo de Turquía y es irremediable echar un vistazo atrás para analizar como ha evolucionado nuesto baloncesto en estos cuatro años desde la anterior y exitosa cita mundialista hasta ahora donde nuestro equipo nacional sigue gozando de una extraordinaria salud.

Seleccionadores. Tres seleccionadores en cuatro años parecen demasiados, aunque es cierto que Scariolo parece destinado a dar estabilidad a un puesto porque es el que más afinidad tiene que con José Luis Sáez. Las marchas de Pepu y Aíto dejaron cierto poso amargo. Los métodos de Scariolo son muy distintos a los de los dos técnicos españoles, sus sesiones de entrenamiento son más exigentes y sus sistemas algo más rígidos pero el entrenador italiano es una auténtica garantía.

El núcleo duro. Navarro, Mumbrú, Calderón, Garbajosa y Pau Gasol son los verdaderos líderes del equipo. La de Gasol no iba a ser la única ausencia este verano en la selección pero el presidente de la Federación Española ha hecho un gran esfuerzo por asegurar la presencia de otros pesos pesados como Garbajosa y Navarro. Pau Gasol sigue haciendo historia en la NBA mientras que Navarro huyó de la liga americana desesperado por no estar en una franquicia ganadora.

La generación intermedia. Rudy Fernández y Marc Gasol tuvieron un papel fundamental en el éxito de Saitama de hace cuatro años. Ambos daban muy buenos minutos desde el banquillo  resultaron decisivos en momentos puntuales. Ahora están más consolidados aunque vienen de realidades muy distintas en la NBA. Mientras el prestigio de Marc Gasol aumenta sin parar, Rudy vive en las dudas propias de quien se siente con capacidad de hacer muchas cosas y le limitan a realizar solo una. Tengo gran curiosidad por ver cómo afronta Rudy el Mundial de Turquía y si es capaz de vencer la sombra que Portland ha hecho crecer sobre él.

Ricky y Llull. Desde Japón, y con el permiso del reincorporado Fran Vázquez, son las dos apariciones más brillantes de nuestro baloncesto. De Ricky Rubio ya sabíamos hace cuatro años que su futuro estaba destinado a ser un jugador determinante en el combinado nacional, entonces con 16 años ya jugaba en la ACB y su cabeza no apuntaba a un desvío prematuro del camino correcto. La aparición de Llull es más sorpresiva pero igual de contundente. El jugador balear representa  muchas de las cualidades del jugador moderno, versátil, atlético y completo en ambos lados de la pista. Si a esto le añades la pasión que desprende en todas sus acciones no es de extrañar que Scariolo aguante hasta el último momento para ver si puede viajar a Turquía y que se haya ganado el exigente corazón de Messina.

Carlos Jiménez y Sergio Rodríguez. Otros dos jugadores decisivos en el éxito del Campeonato del Mundo de Japón que no estarán en Turquía por diversos motivos. Carlos Jiménez puso punto final a su presencia en el equipo nacional hace dos años. El hecho de estar rodeado de grandes estrellas no debe cegarnos y dejar de valorar lo que ha significado Carlos Jiménez para nuestra Selección. Su carácter silencioso y altruista parece haber contagiado a los que debían haberle rendido un reconocimiento mucho más público. Sergio Rodríguez jugó el Europeo de Madrid después del Mundial de Japón y no ha vuelto a jugar con  España. El canario afronta una nueva etapa en su carrera que le definirá definitivamente como jugador. Los que creemos en él pensamos que está capacitado para llevar las riendas del Real Madrid y volver a hacerse hueco en España con capacidad para disputar el puesto de tú a tú a Calderón y Ricky Rubio.

Obradovic y van 7

Lunes, 4 Mayo 2009

Gran Final Four la que hemos visto este fin de semana en Berlín. Dejando a un lado el innecesario tercer y cuarto puesto con victoria del Regal Barcelona, hemos asistido a tres encuentros de emoción, intensidad y grandes detalles que nos reafirman en la calidad del baloncesto europeo.

Panathinaikos y CSKA, Obradovic y Messina, un guión ya conocido que deparó una extraordinaria final, desigual en su desarrollo pero de enorme interés debido a la calidad de los equipos, a sus innumerables recursos y al orgullo de campeón del CSKA de Moscú que siguió peleando hasta rozar el triunfo aún llegando a tener 23 puntos de desventaja. Como suele suceder con este tipo de eventos, el partido dejará tendencias y conceptos del juego que serán imitados en todo el continente.

Los grandes equipos y los grandes entrenadores siempre marcan la pauta a la hora de las innovaciones en el juego. La Final de Berlín ha mandado mensajes contradictorios sobre la tan debatida figura del pívot. Obradovic tiene mucho que agradecer de su triunfo al trabajo de Batiste y, especialmente de Pekovic pero en los últimos minutos decidió no utilizarlos demasiado en sus opciones ofensivas. Por otro lado, la distribución de los jugadores exteriores empieza a olvidarse del uno-dos y tres y, aunque Siskauskas, el mejor ”tres” de Europa,  ha sido uno de los jugadores del campeonato, ahora se apuesta por jugar con los mejores juntos, independientemente de que se puedan juntar en pista dos bases y un escolta pequeño.

Por último, me gustaría resaltar a los héroes de Berlín. Por un lado, Zeljko Obradovic, que consigue su séptimo título, el año que quizás menos ha sonado la candidatura del Panathinaikos. El genial técnico ha manejado con habilidad a su plantilla y sigue disfrutando de una especial permisividad que le permite protestar todas y cada una de las decisiones arbitrales en su contra. Supongo que serán privilegios que dan los títulos. De sus jugadores me quedo con tres, el primero Jasikevicius, dosificado en sus esfuerzos, penalizado en minutos por su fragilidad defensiva pero letal en el lanzamiento y en el juego de “pick and roll”. El segundo Nikola Pekovic, el pívot más dominante de Europa, absolutamente imparable ganando la posición cerca del aro. El tercero, Perperoglou, como sinónimo de todos aquellos jugadores de equipos imprescindibles para alcanzar el éxito colectivo. Ni un mal tiro, ni una mala decisión, insuperable en defensa, sin duda, el Carlos Jiménez griego.

Una de lógica

Sbado, 21 Febrero 2009

Tau Vitoria y Unicaja de Málaga son los finalistas de la Copa del Rey 2009. La final que parecía más lógica cuando se sortearon los cuadros de emparejamientos de la presente edición.

El equipo vitoriano dio un golpe de autoridad en su semifinal contra el Regal Barcelona. El encuentro volvió a confirmar que dos minutos muy malos pueden ser suficientes para perder un partido. El Barça dinamitó sus opciones en el final de la primera parte y en el comienzo de la segunda y,  a pesar del esfuerzo anotador de Juan Carlos Navarro, no encontró la manera de frenar las alternativas ofensivas del Tau. La ausencia de Lakovic pesó demasiado en la dirección de los azulgranas donde Barret no contó con ningún minuto de juego en un claro síntoma de desconfianza por parte de Xavi Pascual.

Justo premio para el Tau que está corroborando en esta edición todo lo bueno que ha realizado en esta temporada y que merece la consideración de favorito para la final contra un Unicaja que está sacando sus partido adelante gracias a su extraordiaria intensidad defensiva que obliga  a un esfuerzo máximo de concentración de sus rivales durante todo el partido.

MMT Estudiantes solo puede encontrar noticias positivas en esta Copa del Rey. El triunfo frente al DKV Joventud fue un premio al esfuerzo del grupo y una recompensa para su envidiable afición que ha estado muy cerca de volver a vivir una final de una Copa del Rey. Si no lo ha logrado ha sido por el desgaste que produce la defensa malagueña que ha provocado numerosas pérdidas de balón de los de Luis Casimiro que han echado en falta alguna alternativa que complementara el acierto ofensivo de Iturbe.

Unicaja no será un rival fácil para el Tau. Las defensas zonales que pueda plantear Aíto pueden ser un buen antídoto para el mejor juego ofensivo de Europa. Además. Archibald y N´Dong pueden desgastar a Splitter y Carlos Jiménez no permitirá que Mickeal domine desde la posición de “3″. Pero todos estos detalles pueden no ser suficientes si no logran una mayor consistencia en el puesto de base ya que Cook no está encontrando el pulso a la competición.

Orgullo, Corazón y el Señor Jiménez

Viernes, 22 Agosto 2008

España jugará la final de los Juegos Olímpicos después de 24 años cerrando un ciclo mágico de los nuestros con tres finales consecutivas en el Campeonato del Mundo, Europeo y finalmente estos Juegos de Pekín.

Nuestra selección ha conseguido la victoria en un partido emocionante, lleno de matices de interés y mostrando una gran capacidad para sobreponerse al extraordiario acierto de los lituanos.

Lituania ha creado muchos problemas a España a través de situaciones de bloqueos centrales aprovechando la extraordinaria capacidad de Jasikevicius en este tipo de juego. Durante más de 30 minutos, los nuestros se vieron incapaces de encontrar una alternativa eficaz para defender esta situación que obligaba a nuestra defensa a abrise demasiado y a conceder demasiado espacio para los terribles tiradores bálticos. España logró mantenerse en el partido gracias al trabajo de sus, con todo el respeto, “obreros”, en especial de Felipe Reyes y Carlos Jiménez y dio la puntilla a los lituanos a través de Gasol y Rudy Fernández que fue el encargado de anotar cuando España consiguió la renta definitiva.

Permitidme unas líneas para el capitán de la selección, Carlos Jiménez. Sí, ya sé que llevo muchos días hablando de él y destacando su trabajo, pero hoy ha vuelto a estar excelso en muchísimas facetas del juego. Jiménez es un jugador de entrenadores más que del gran público pero espero que este encuentro sirva para un reconocimiento más amplio para un jugador que no sólo se ha mostrado ejemplar en el campo sino que empezó a cambiar el rumbo del equipo con sus declaraciones avisando de cuál debía ser el camino correcto del conjunto si quería alcanzar el éxito.

El partido dejó de nuevo la confirmación de que estamos ante una generación de ganadores, capaces de sobreponerse a situaciones adversas en un partido que pintaba bastante mal ante la comodidad ofensiva de Lituania. La final olímpica es un justo premio para dos entrenadores brillantísimos. El primero Aíto García Reneses, que vivirá una final olímpica como premio a una extraordinaria trayectoria, hoy nos dejó una gotita más de su sabiduría cambiando el ritmo del partido con una defensa zonal en el momento oportuno que incomodó sin duda a Lituania. El segundo entrenador, que no debemos olvidar, es Pepu Hernández, de cuya labor durante los dos años anteriores seguro que se ha beneficiado el propio Aíto y que, a buen seguro, está disfrutando del éxito de este grupo que también es un poco suyo.