Blogs

Entradas con etiqueta ‘España’

Respeto

Lunes, 27 Noviembre 2017

No ha sido el mejor fin de semana posible para el Baloncesto. Simultanear encuentros de la Euroliga con partidos clasificatorios para el Campeonato del Mundo de selecciones deja en mal lugar a todos aquellos encargados de dirigir un deporte con la supuesta misión de promocionarlo y engrandecerlo. Cuando los más perjudicados de una medida son aficionados y jugadores es evidente el error.

Dicho esto, he de reconocer que, particularmente, he disfrutado  y me he emocionado viendo el tremendo compromiso de la selección española durante sus dos partidos frente a Montenegro y Eslovenia. Entiendo el aire de reivindicación con el que han jugado los convocados por Scariolo. En ocasiones, hemos insistido tanto en las consecuencias de las “ventanas” que nos hemos olvidado que debajo de esa camiseta jugarían personas de trayectorias inmaculadas dispuestas a todo por dejar bien claro que son una excelente alternativa.

Las dos victorias logradas frente a Montenegro y Eslovenia son de un valor extraordinario. Si en Montenegro el equipo exhibió solidez y un buen planteamiento, frente a Eslovenia el grupo recordó a selecciones previas a la aparición de los Junior de Oro. Para los que ya vamos siendo “viejunos” el partido nos evocó a aquellos de la década de los 80 ó 90 donde España combatía su inferioridad física con valentía y descaro.  Así, Vidmar parecía haber crecido más desde el pasado Eurobasket, Prepelic seguía viendo el aro igual de grande y Cancar demostraba su enorme talento. Frente a ellos siempre ofreció respuesta un colectivo excepcional, heterogéneo en cualidades y edad pero sin fisuras en su compromiso.

Todos los jugadores merecen un gran reconocimiento pero permitidme que comience dedicando unas líneas al técnico, Sergio Scariolo. Su manera de gestionar a sus jugadores y entender sus cualidades ha sido excepcional. En un grupo con pocos puntos ha sabido dar galones anotadores a Colom, encontrar espacio a Jaime Fernández, explotar los terrenos  que mejor domina Vázquez y adivinar el tremendo potencial de chicos como Paulí o Vicedo. Scariolo compite con los Gasol, con un Gasol, y con ninguno, hay que decirlo, y muchas veces porque no estamos ni cerca de estar cansados de escucharlo.

Hay imágenes que han dejado estos dos partidos mucho más importantes que cualquier aspecto que se pueda dibujar en una pizarra. La implicación de Fran Vázquez y su manera de marcar diferencias jugando por encima del aro, los nervios de un debutante de 39 años, Oliver, y su ansiedad por no anotar sus primeros puntos con España y la manera de vivir el partido de los jugadores en el banquillo.

La selección ha conseguido que un fin de semana que veíamos con temor y cierto aire de decepción se haya convertido en un soplo de aire fresco, en un viaje a donde empezó todo y en una fiesta que sus protagonistas, incluso los más laureados, no lograrán olvidar. Mi agradecimiento a todos ellos.

Una escuela de valores

Domingo, 21 Agosto 2016

Es difícil escribir de esta selección sin tener la sensación de haber leído y escuchado todo.  No es tarea fácil mantenerse tantos años en la excelencia por lo que debe valorarse este tercer puesto en los Juegos Olímpicos de Brasil como un éxito indudable de este grupo de técnicos y jugadores que han luchado hasta el límite de sus fuerzas llevando hasta el límite su talento y ambición para compensar el evidente desgaste de sus piernas.

El partido contra Australia ha expuesto muchas de las cualidades que han definido a España durante todos estos años. En especial, aquellas que daban soporte a otras más comentadas pero que son imprescindibles para formar un grupo campeón. España ha demostrado un nivel competitivo admirable y se ha agarrado a un encuentro frente a un rival que le superaba físicamente. El nivel de deseo de jugadores con la barriga llena de títulos conmueve y emociona. Más allá de la calidad de los “nuestros”,  no debe dejar de valorarse su compromiso por defender su trayectoria y por engrandecer, aún más, su legado. Deseo, compromiso y mucha solidaridad, representada como nadie por José Manuel Calderón, impecable en su lenguaje gestual en el banquillo. No soy yo de comparar actitudes con otros deportes pero Calderón es uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro baloncesto, con más de 500 partidos en la mejor liga del mundo, vamos que no es un buen jugador entre muchos, un Pedro o Pedrito de la vida para que nos entendamos.

Pau Gasol es el mejor jugador de baloncesto en competiciones FIBA del Mundo, quizás exagero, o no, pero es el que más veces me transmite la sensación de ser “imparable”. En una época de buenos jugadores interiores, Gasol supera a todos y cada uno de ellos en cada partido con la selección. Su capacidad para jugar dentro y fuera y su nivel técnico es un activo de valor incalculable para esta selección. Desconozco si esta cita de Brasil será la última con la selección de Pau Gasol pero conviene no ahorrar en elogios a un tipo que ha hecho de España lo que es y ha sabido encontrar en la selección un grupo de jugadores y entrenadores que le han ayudado a explotar, como en ningún otro sitio, sus infinitas cualidades técnicas y tácticas.

A lomos de Gasol y del descaro de Sergio Rodríguez, España ha sacado un partido adelante frente a una selección australiana que, salvo su petardazo de semifinales, ha demostrado un nivel altísimo en el Torneo. Esta última defensa de España, decisiva para la victoria es un gran reconocimiento para ese trío de amigos que son Llull, Claver y Ricky Rubio. Llull ha tenido un día errático en el tiro pero su generosidad en defensa es imprescindible. Llull se encuentra jugando más cómodo cuando es defendido por bases, cuando saca más ventaja de sus cualidades físicas Claver ha demostrado que tiene hueco en este equipo y ha confirmado su buena costumbre de realizar campeonatos “de menos a más”. Tengo mucha curiosidad por ver si su temporada en el Barcelona le ayuda para “romper” en un jugador mucho mejor de lo que es o por el contrario le “confunde” algo más. Por último, Ricky Rubio, enorme en actividad defensiva pero demasiado timorato y dubitativo en ataque. Los parciales de España con él en pista durante el torneo son más positivos que su actuación individual y también deben ponderarse. Espero mucho de Ricky Rubio en el futuro por su inteligencia para “leer” lo que esta experiencia FIBA le ha enseñado sobre su juego. Sin duda, debe ser uno de los pilares de esta selección en el futuro. La pareja que ha formado con Sergio Rodríguez es muy complementaria.

Ya habrá tiempo de analizar el futuro de España después de estos Juegos Olímpicos pero me gustaría apuntar que esta competición ha reforzado la visión optimista que tenía. Asumiendo que Pau Gasol es insustituible, queda recordar que su hermano Marc no ha podido acudir a Brasil y que le quedan varios años de buen nivel, que Willy Hernangómez ha dado buenos minutos en la competición y que LLull, Rudy Fernández y Sergio Rodríguez son jugadores de primer nivel que siempre han demostrado un gran compromiso con el grupo. En espera de Juancho y Abrines, los Juegos Olímpicos han significado un paso adelante de Nikola Mirotic respecto a lo realizado en el pasado Eurobasket. Sus cualidades refuerzan las de Pau Gasol en ataque pero aún tiene recorrido para ser un jugador más sólido en defensa y rebote. Es joven, lo logrará.

Ayudará para el futuro que siga Sergio Scariolo al frente de la nave. Su manera de entender como dirigir a este colectivo, la capacidad para evolucionar al grupo y de alcanzar el mejor rendimiento cuando toca es admirable. Merece más que un par de líneas, las tendrá.

Francia, otra vez..

Martes, 16 Agosto 2016

¿Qué hacemos con los niños?, ¿Dónde vamos de vacaciones? y ¿Cuándo jugamos contra Francia en baloncesto? pueden ser algunas de las preguntas que se repiten en muchos hogares cuando se acerca el verano. En efecto, el enfrentamiento contra la selección “vecina” en algún cruce decisivo es todo un clásico y se repite cada verano en el último lustro.

España ha vuelto a demostrar en su encuentro frente a Argentina que se maneja perfectamente en los partidos de “todo o nada”. Por eso, porque la “historia” con Francia juega a su favor y por el nivel de sus dos últimos partidos, podemos ser optimistas respecto a las posibilidades de nuestra selección. Conviene estar preparados, eso sí, para un partido durísimo, en el que España tendrá muchos problemas para jugar al mismo ritmo que contra lituanos y argentinos ya que el seleccionador francés sabe que las opciones de su equipo pasan por llevar el partido a media pista, a posesiones largas y donde la superioridad física de su equipo tenga más peso que el mayor talento español.

Comparto con Scariolo la apreciación de que Francia es, después de Estados Unidos, el rival más duro para España. La madurez y el talento de De Colo, en el mejor momento de su carrera, el conocimiento del juego de Parker y Diaw, la intimidación de Gobert y los chispazos de Batum y Heurtel son sólo algunos de los argumentos de un equipo que ha confirmado en los Juegos una irregularidad que ya apuntó en los partidos de preparación. No acaba esta Francia de ser un equipo “redondo” (aunque estuvo a punto de dar un susto a Estados Unidos) pero eso no quita para advertir de su potencial.

España llegará reforzada a su partido de Cuartos de Final. Sus dos últimos partidos han sido de un gran nivel pero Francia puede destapar algunos asuntos tácticos sobre los que se puede dar mejor respuesta. Uno de ellos será la defensa del bloqueo directo que jugarán permanentemente Parker y De Colo. Otro,  la tendencia a abusar del bote que muestra el equipo cuando las defensas rivales suben líneas y  por último, sigue echándose en falta algo más de claridad en el juego sin balón cuando Gasol recibe en situaciones cercanas al aro. El partido tendrá en el rebote uno de los factores claves para conocer su desenlace. Si España domina el rebote, las posibilidades de conseguir superioridades aumentan y muchos jugadores parecen sentirse más cómodos. Destacable en este sentido la contribución de Rudy Fernández. A su habitual actividad defensiva en el trabajo en las líneas de pase, en las segundas y terceras ayudas y en rebote, el balear está añadiendo una confianza en ataque inusual desde hace varios (muchos ) meses. Fernández, en este nivel, es un activo de máximo nivel en Europa y un factor diferencial que convierte a un buen equipo en un aspirante a todo. Buenísima noticia para nuestra selección.

Más allá de la implicación emocional porque juegue España, como aficionado al baloncesto, los partidos España-Francia siempre ofrecen detalles muy interesantes. España luchará por imponer su estilo rápido compaginándolo con la superioridad de Gasol sobre sus pares. Francia intentará trabar el encuentro y evitar que los de Scariolo jueguen con margen desde el comienzo. Será importante que Ricky Rubio muestre la agresividad del día de Lituania para que Parker tenga que preocuparse de “jugar” también en defensa. Sobre la pista varios duelos individuales de primer nivel y muchas cuentas pendientes generadas en los últimos años. Un “clásico” que llega antes de lo que merece el potencial de ambos equipos pero que llega en cuartos de final por la preparación con la que llegaron los dos equipos a esta cita. A disfrutar¡

Olímpicos y grande Macedonia

Viernes, 16 Septiembre 2011

España jugará los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Viene bien recordarlo porque este  era el principal objetivo  de este Campeonato de Europa. De manera directa, sin Pre Olímpico que valga, España luchará por conquistar el único título de prestigio que le resta, un aliciente más para estos jugadores que señalarán el próximo verano como un objetivo vital en sus carreras.

Tensión. El partido no ha sido fácil para España, el equipo ha jugado con un cierto grado de tensión, lógico al verse señalado unánimemente como favorito. Las celebraciones efusivas de Scariolo en el segundo cuarto, la excesiva atención a los árbitros por momentos y cierto desconcierto ante la apática manera de jugar de Macedonia han sido síntomas que expresaban que el equipo no acababa de encontrarse del todo cómodo y que vivía el partido con un punto de nervios mayor de lo habitual.

Conviene detenerse en el equipo Macedonio, el rival con menos nombre al que nos hemos enfrentado y sin duda, el más digno. Un equipo apático, con aire ochentero por no llamarlo pachanguero, difícil de descifrar en sus sistemas ofensivos (si los tiene) pero que juega con mucho, mucho corazón. Excelentemente dirigida desde el banquillo, ha sabido jugar en muchos momentos con la paciencia de España atacando con circulaciones de balón irrelevantes hasta encontrar el momento de anotar con comodidad. Por momentos, España ha mostrado la versión defensiva del mundial de Turquía, dónde recibíamos canastas fáciles con inusitada frecuencia. En el día en que Serbia se ha despedido de los Juegos Olímpicos es bueno reivindicar el valor del deseo y el orgullo como elementos imprescindibles para desarrollar cualquier actividad.

Macedonia tuvo un buen momento para empezar a pensar en la Medalla de Bronce cuando España adquirió su primera gran diferencia en el segundo cuarto. Entonces, cuando Serbia empezó a pensar en Turquía y Francia a seguir con su plan previsto, los macedonios tiraron de casta y se fueron al descanso con ventaja, estaba en juego algo más importante que los Juegos Olímpicos, estaba en juego su dignidad.

La actuación del rival hace aún más meritoria la victoria de España. El hecho de convertir en rutinario jugar finales de Campeonatos de Europa no debe quitarle valor en ningún caso. El grupo no ofrece una versión tan coral como en otras ediciones porque Navarro se va agrandando a medida que va oliendo el título y los Gasol juegan en otra Liga que las otras parejas de pívots del campeonato. Aún así, son destacables las aportaciones de Llull, Ricky Rubio e Ibaka que han ofrecido buenos momentos desde el banquillo y llegarán a la final con un mayor grado de confianza.

Sé que debería dedicar algunas líneas más a Navarro, su actuación ha sido prodigiosa y decisiva. La final contra Rusia o Francia, equipos de indudable capacidad atlética será otro reto más para este histórico jugador. Seguro que lo supera, disfrutaremos viendo cómo lo hace.

A semis, Navarro y el “fenómeno” Boza

Mircoles, 14 Septiembre 2011

España ya está en semifinales del Europeo/Preolímpico de Lituania. Ha sido un partido duro, “perro” en su inicio,  pero fácilmente  resuelto por España que ha sabido aprovechar sus puntos fuertes frente a un equipo esloveno que ha acusado físicamente el desgaste que supone jugar contra los nuestros.

La selección española ha vuelto a confirmar la opinión mayoritaria de que esta competición es una lucha contra sí misma, afirmación que asumo en lo que respecta a que somos el mejor equipo pero no en la parte que tiende a exagerar todo lo bueno y malo que realiza la selección, ni en aquella que considera cualquier opción de que el rival pueda participar de la “Fiesta” también. (more…)

El ‘lockout’ de Francia

Domingo, 11 Septiembre 2011

Resulta duro sentarse a escribir del partido España-Francia. Uno siempre ha pensado que el deporte es uno de los máximos exponentes de valores como la  competitividad, capacidad de superación y el respeto a unas normas.

Francia, hasta hoy el equipo que mejores sensaciones había dejado en el torneo, ha renunciado a medirse a España, ha privado a los espectadores y aficionados de vivir una nueva lucha entre el talento y el físico, pero sobre todo, ha faltado el respeto a la competición, al rival, a los aficionados y a ellos mismos.

El instigador y los cómplices. El autor intelectual de esta fechoría es el entrenador francés, Vincent Collet. El técnico francés ha decidido elegir el calendario de cruces de su equipo en el camino hacia una presumible final. En una muestra de complejos sin precedentes, ha minusvalorado la propia capacidad de su equipo y ha decidido prescindir de sus mejores jugadores en un claro mensaje que a sus jugadores no les ha costado interpretar. Permitidme que dedique unas palabras a los cómplices de este atropello, los jugadores, que han perdido una nueva oportunidad de dignificar su profesión. Algunos de ellos forman parte de un “lock out” que tiene paralizada la NBA defendiendo sus derechos y los de sus compañeros, todos ellos montarían una rebelión si su entrenador les hiciera dobles o triples sesiones de entrenamiento. Sin embargo, sorprendentemente, asienten y consienten a obedecer la instrucción más indigna que cualquier jugador puede recibir, no hacer todo lo posible por ganar y en algunos casos ni siquiera poder competir contra los mejores jugadores del continente.

España. El equipo de Scariolo se ha visto sorprendido por la pasividad de los franceses. Su actitud de la segunda parte es ejemplificadora y alentadora. Cuando lo más fácil era entrar en el malvado juego de los galos, los nuestros escogieron el camino más digno y demostraron, una vez más, su respeto por esta profesión. La actitud francesa pone en cuarentena todo lo visto en el partido por lo que, como los franceses, guardaré fuerzas para lo que viene, aunque, eso sí,  dormiré sin ningún cargo de conciencia.

Serbios sin alma

Viernes, 9 Septiembre 2011

Peco de injusticia en el titular por varios motivos. Primero, porque debería centrarme en hablar de España, del excepcional partido que ha realizado el equipo entrenado, hoy también, por Sergio Scariolo. Debería hablar de los detalles de nuestro equipo, de la mejora evidente de Ricky, de cómo su empuje “pica” a Calderón y éste saca orgullo en el comienzo del segundo tiempo. No debería olvidarme de aspectos relacionados con la rotación, de Felipe , queva ganando su espacio y de Ibaka, que tendrá que recuperar el suyo. También tiene toda la pinta de que me equivocaré en mis predicciones que hablaban de Sada como un jugador importante en este grupo y por último debería elogiar sin parar los buenos detalles defensivos de nuestro equipo limitando enormemente a un equipo con gran talento. España crece, sobre todo en defensa y ese es el mejor mensaje posible.

Pero como a uno le gusta mucho el baloncesto, mira con cierta decepción que uno de los presumibles partidos más interesantes del campeonato se venga abajo porque esta generación de Serbia olvide que las características que han escrito su brillante historia han sido el talento y el orgullo. Si hablamos de talento, esta selección Serbia está a la altura de sus predecesoras, sus jugadores son pequeños manuales de técnica individual. En especial, Teodosic, brillante en ataque y pasota en defensa. El futuro base de CSKA representa lo bueno y lo malo del grupo. Capaz de realizar un baloncesto excelente y de mostrar una soberbia inaudita para alguien con no demasiados logros hasta el momento.

Pero lo más decepcionante de Serbia ha sido el hecho de que ha renunciado realmente al hecho de medirse a España. Su empeño ha durado cinco minutos, vista la superioridad inicial de los nuestros,  los balcánicos han mirado para otro lado (Turquía) y han exhibido momentos de forma desaprovechados (Savanovic) talento exagerado (Bjeliça) e ideas oxidadas (Ivkovic).

Como sigo considerando el talento y las condiciones físicas los elementos más diferenciadores de este juego, no cometeré el error de enterrar a Serbia, de momento, lo que me deja su campeonato es la sensación de que no he visto a esta selección nunca defender tan mal. Se lo ha jugado todo a la carta de ganar a Turquía, veremos como le sale.

Jugando medio bien, tirando mal

Mircoles, 7 Septiembre 2011

No es algo menor la victoria contra Alemania si tenemos en cuenta que el equipo jugó con algo más que un ligero recuerdo de los diez últimos minutos contra Turquía y que, a veces, nos olvidamos que el rival también existe. Ganar a España era la penúltima esperanza de Alemania para estar en los próximos Juegos Olímpicos, no debemos olvidarlo porque llevar al límite la sensación de que jugamos contra nosotros mismos es un error absoluto que puede estar pesando en el grupo mucho más de lo que pensamos.

Lo cierto es que hemos ganado a Alemania, que estamos más cerca de los cuartos pero que todos nos preguntamos qué sucede para que la selección ofrezca momentos agonísticos y desconcertantes, especialmente en ataque, dónde cinco jugadores de extraordinario talento muestran enormes dificultades para anotar. Aquí van algunas de mis  respuestas.

España y Scariolo. Scariolo es un entrenador magnífico, excesivamente señalado en mi opinión por la crítica, tendente a exagerar posibles fallos y esconder virtudes. La España de Scariolo no es muy reconocible en ninguno de los equipos entrenados por el técnico italiano. Scariolo es fan de hacer el campo grande, para ello precisa de bases habilidosos creando situaciones de ventaja en su juego en penetración y, al menos tres jugadores más dispuestos a anotar en situaciones exteriores. España tiene y debe de jugar con los hermanos Gasol gran parte del partido. Las ventajas son más que evidentes pero la dependencia del acierto en el lanzamiento exterior es enorme. España no está tirando bien, de hecho si salvamos lo mejor de España en el campeonato (los 20 minutos contra Lituania) y lo peor, (el último cuarto frente a Turquía) diría que el equipo está jugando bien (sin alardes)  y tirando muy mal. La misma percepción parecen tener nuestros jugadores, que encajan con demasiada ansiedad el hecho de no anotar en la larga distancia, y los jugadores rivales, que tienden a cerrarse según avanza el paso de los minutos produciendo esa extraña sensación de que nunca tenemos el partido controlado.

Ritmo. Siempre he reivindicado que el juego natural de España es el juego de contraataque. En el estado actual del equipo, las canastas fáciles y de alto estímulo serían de enorme ayuda, hay jugadores como Rudy Fernández que acusan especialmente no sumar en contraataque. España tiene una fase predominante de juego que es el juego posicional, tiene una opción que usa esporádicamente que es el contraataque en primera oleada (término más de balonmano pero entendible) pero debe afinar más en la continuidad del juego, en encontrar lanzamientos en situaciones de llegada, en poner en juego al primer pívot que llega de manera más rápida, en definitiva que el balón pase por más sitios de manera más rápida.

El vaso medio lleno. Leo lo escrito y no me gusta dejarme llevar por ese aire derrotista que detecto. El equipo avanza, en cualquier caso, muestra compromiso defensivo y carácter competitivo, tiene la mejor pareja de pívots del campeonato, nos recuerda a los nostálgicos que se puede jugar con dos jugadores muy interiores a la vez y hoy ha sumado a San Emeterio a la causa como lo hizo Felipe contra Turquía o Ibaka y LLull contra Lituania. Habiendo hecho todo perfecto hasta ahora no estaríamos mucho más cerca del objetivo.

España pierde la música

Lunes, 5 Septiembre 2011

Nada mejor que estas 24 horas para ejemplificar la grandeza del baloncesto. Un equipo moribundo, al borde del abismo hace menos de un día, ha derrotado al grupo que mejor baloncesto ha desarrollado en Europa en el último lustro. El subcampeón mundial ha vencido a un campeón de Europa que ha dado la sensación de no tener bien asimilada la importancia del encuentro. La derrota limita el margen de error de España en lo que queda de Europeo y alimenta las esperanzas de Francia, Alemania y Serbia, nuestros siguientes rivales.

El escenario. El partido es frío, frío. Poca gente, los dos equipos clasificados, demasiado olor a primera fase cuando realmente es un partido de la segunda. Además, no juega Pau, se le reserva… No juzgo, desconozco la realidad de su lesión, solo digo que ganando hoy y el miércoles había dos partidos para reservarle.. Es un primer mensaje que quita importancia al partido. Perdón, he acabado juzgando.

El desarrollo. Turquía empieza relajada los primeros minutos y España entra en su juego con relativa facilidad. Todo cambia cuando los turcos aterrizan en el partido gracias a Preldzic y empiezan a pensar en la posibilidad de ganar. Turquía no es Italia, sabe competir y pelear, ni siquiera es Lituania, tienen menos talento pero anotarles canastas fáciles es misión complicada. Son subcampeones del Mundo y les hemos dado la opción de pensar que pueden ganarnos, peligro.

Dos puntos. Y llega el último cuarto. Hasta entonces, nada brillantes pero sobrios, sólidos y con pocos errores en defensa. Partido para Felipe, que nos emociona pensando en lo duro que han sido estos días para él. Es difícil describir el último cuarto, la defensa de Turquía es excelente, dura, al límite, como si se jugaran la clasificación para los cuartos de final. España está a otra cosa, no logra subir su tensión competitiva y el partido le supera. Cada jugador busca una cara amiga que le quite el problema de tener el balón y no tenemos ni un mísero contraataque al que agarrarnos porque volvemos a naufragar en el rebote. Los jugadores españoles se muestran sorprendidos y, con el marcador en contra, no encuentran ninguna solución. Rudy falla tiros libres, Marc Gasol lanza de tres puntos y los turcos tienen bien claro que la amenaza es Navarro. España olvida su versión coral del partido contra Lituania, el balón se mueve despacio y se usan demasiados botes sin ningún sentido. España tira muy bien cuando pasa muy bien.

Y ahora. Podemos ser campeones de Europa, claro que sí. Hemos jugado 20 minutos primorosos que nadie más alcanzará en este Campeonato de Europa, ni siquiera España, pero ya estamos advertidos. No hay nada que reservar, unos Juegos Olímpicos es demasiado botín para despreciarlo.

España de Oro: Balance

Lunes, 21 Septiembre 2009

España es campeona de Europa. A la séptima fue la vencida y sólo el título Olímpico separa a este equipo de un palmarés único en el deporte español. La victoria de España y el desarrollo del Eurobasket dejan varios apuntes que merece la pena que destaquemos.

Ganas a España. El Eurobasket paralelo al deportivo que ha jugado España ha sido digno de análisis. Los partidos perdidos frente a Serbia y Turquía desataron comentarios y rumores de manera desmedida. Había ganas de decir muchas cosas que sólo tenían sentido en la derrota, el Eurobasket de Madrid no terminó en aquel tiro de Gasol. Como cualquier colectivo España debe estar sometida a la crítica, más si el juego de España es tan pobre como en los tres primeros partidos, eso sí, aprovechar el viento de las derrotas para destapar ciertos asuntos de la convivencia del grupo huele más a oportunismo.

Scariolo. Hemos visto a un Scariolo mucho más contenido que entrenando clubes. Intentó ir contra natura en su filosofía de los últimos años y empezó utilizando mucho tiempo a los hermanos Gasol a la vez, lo que afectaba a la distribución de espacios en ataque. La preparación de los últimos cuatro partidos (mérito también de sus ayudantes) ha sido brillante, de igual manera que la gestión de las rotaciones. España ha sacado del campo físicamente a sus rivales. Su gestión de los momentos difíciles ha sido inteligente y, como siempre, ha sido el menos escuchado ya que siempre dijo que España marcaría diferencias cuando recuperara el tono físico. Sería importante que tuviera continuidad en el cargo, tiene contrato pero todo es posible.

Pau Gasol. Probablemento no ha sido el Pau Gasol más brillante pero sí el más dominante jugando con España. Está en el mejor momento de su carrera. Cuesta encontrar algún defensor que le haya incomodado mínimamente. Dentro del buen funcionamiento colectivo, su actuación merece destacarse. Esperemos que siga encontrando retos para acudir a la selección nacional. Junto a él Rudy Fernández merece destacarse por saber implicarse en aspectos del juego como la defensa y el rebote donde España era más débil. Podría haber hecho más puntos pero hubiera sido de menos utilidad para el equipo.

Los bases. El salto de calidad de España ha venido con la progresión de los bases. Ricky Rubio ha ido de menos a más. La experiencia que ha acumulado en este campeonato le será de gran utilidad a él y a España para futuros eventos. Raúl López y Cabezas han superado las dudas iniciales y han sabido adaptarse a un rol muy complicado como es el de jugar muy pocos minutos.

Y ahora qué. El verano que viene vendrá el mundial y se pondrá a prueba el hambre de esta selección. El grupo es joven y se va refrescando con jugadores como Llull o Claver que dentro de un año serán mucho más útiles. Sería conveniente que no hubiera culebrón respecto al seleccionador. ¿Se tomará Pau Gasol dos veranos libres hasta las Olimpiadas de Londres?. De momento, a disfrutar lo que tenemos y el tiempo irá dando respuesta a todas las incógnitas.