Blogs

Entradas con etiqueta ‘Guillem Vives’

La dictadura del pase

Martes, 22 Agosto 2017

Hace tiempo que España nos acostumbró a ser prudentes con las conclusiones que deparan sus partidos de preparación. Hace tiempo también que dejó de merecer la pena cuestionar rivales y entorno de estos partidos, porque el callo del equipo hace que tengan muy presente saber los momentos en los que hay que “ponerse”.

La lesión de Llull durante la preparación y la ausencia de habituales como Reyes, Mirotic o Rudy Fernández concedían quizás algo más de interés a esta preparación para ver las diferentes alternativas que elegía Scariolo. Confirmada la presencia de Vives y Oriola, y a  falta de que se disputen los partidos preparatorios con más miga, sí se pueden adivinar algunas de las intenciones y certezas que presenta un combinado que, como he comentado en otras ocasiones, es tan favorito como el que más a conseguir el título.

Principio y fin. Los Gasol son el punto de partida del juego del equipo. Ellos determinan la organización ofensiva y los planteamientos defensivos. Absolutamente lógico. Su convivencia en el campo posibilita disponer de los dos mejores pasadores interiores del mundo con todo lo que significa. Los hermanos Gasol además tienen amenaza desde la línea de tres puntos lo que permite una distribución de espacios adecuada. Me gusta mucho como ambos están manejando esta amenaza en el lanzamiento exterior en estos partidos. Como un recurso, pero sin  olvidar que donde marcan diferencias es jugando cerca del aro. Los Gasol darán muchos tiros librados a sus compañeros. La mayoría de exteriores del equipo son eficaces lanzadores a “pies quietos” y pocos son capaces  de generar sus opciones habitualmente después de bloqueos indirectos, por lo que los hermanos Gasol ayudarán a que encuentren lanzamientos en las situaciones más ventajosas para ellos. La presencia simultánea de Pau y Marc ocupará mucho tiempo del scouting de los rivales que intentarán buscar la manera de castigarles explotando el uso del “cuatro” abierto en ataque. Scariolo está usando los partidos para ofrecer distintas respuestas colectivas ante este hecho (eso sí,  Ndour generó bastantes problemas..).

Entre los jugadores que son capaces de fabricarse tiros después de bloqueos está Álex Abrines. De momento, el balear sigue mostrando esa versión contenida que evita que cualquier partido suyo pueda calificarse como malo… pero tampoco como bueno. No es buena cosa que con 24 años la mayoría de las veces se pase inadvertido.

El ritmo. Me gusta la intención de España de jugar rápido. Aprovecha las virtudes de Ricky Rubio y Sergio Rodríguez y explota la actividad de tipos como San Emeterio, Sastre, Juancho Hernangómez y, sobre todo, un Pierre Oriola cuya movilidad e intensidad parecen gozar de la confianza de Sergio Scariolo por encima de un Willy Hernangómez que también ha tenido muchos momentos positivos. Las soluciones de contraataque y juego en llegada darán muchos puntos a España, sobre todo si la defensa alcanza una solidez que realmente está siendo difícil medir en los partidos de preparación disputados.

La alternativa. La solución de juntar a Rubio y Rodríguez en el mismo quinteto ya ha sido explorada por Sergio Scariolo y estoy convencido que la veremos en algunos finales de partido. Compensará la creatividad que aportaba Llull y ayudará a liberar algo a los Gasol.  Los dos bases de España son una garantía. Rubio es más sólido en defensa mientras que Rodríguez tiene más puntos en sus manos. Los dos comparten gran capacidad para pasar por lo que ayudan a confirmar esa sensación optimista que desprenden todos los equipos que cuentan con buenos pasadores.

Bases en clave España

Domingo, 31 Mayo 2015

No se puede decir que estos Cuartos de Final de la Liga Endesa estén caminando por el abismo de lo impredecible. Real Madrid y Barcelona han superado sus duelos frente a Herbalife Gran Canaria y FIATC Joventud de manera solvente mientras que las eliminatorias que se presentaban más igualadas se resolverán en el tercer y definitivo duelo.

Centro mi atención en el emparejamiento entre Dominion Bilbao Basket y Valencia Basket por lo interesante que supone ver a dos de los posibles candidatos a acompañar a Sergio Rodríguez y Sergi Llull en la lista de Sergio Scariolo para el próximo Eurobasket. Si la serie ha vuelto a Bilbao para decidirse ha sido en gran medida por la actuación de Quino Colom. El base andorrano es uno de los jugadores de la temporada, sin duda. Escribe esto alguien que siempre ha tenido grandes dudas sobre su capacidad para asentarse en la élite. Siempre había tenido a Colom por un jugador poco sólido, desocupado en defensa y con tendencia a atender poco a aspectos fundamentales del juego en ataque. Su temporada, sin embargo, nos ha mostrado a un jugador maduro, con personalidad para liderar a un equipo con  jugadores curtidos y jóvenes necesitados de buenos bases para consolidar su progresión.

Más allá de la pareja de bases del Real Madrid y de alguna semana deslumbrante de Jayson Granger, ningún base de la Liga Endesa ha alcanzado el nivel de Colom, responsable directo de que Bilbao Basket oposite a reeditar éxitos pasados. Por tanto, si Colom fuera el elegido para acudir al Eurobasket, su designación sería muy justa atendiendo a sus méritos y a la influencia en el buen rendimiento de su equipo.

Probablemente Guillem Vives represente la alternativa a Quino Colom. Vives no ha tenido una temporada al nivel de Colom pero su presencia indicaría el deseo de la FEB y de Scariolo de apostar por un jugador llamado a dirigir a España en muchas competiciones venideras. Es cierto que, a diferencia de Colom, Vives no ha tenido el cartel de indiscutible en Valencia Basket. Van Rossom tiene el rol de titular y parece el base más fiable de un equipo definido por su irregularidad desde que arrancó el curso.

Creo que salvo los ocho o nueve jugadores que formen parte de la rotación habitual de España, el resto de elecciones deben atender a aspectos concretos que busque el seleccionador. Si hablamos de méritos, Colom gana por varios cuerpos a Vives pero entendería la designación de éste, por su proyección y por lo que pueden aportarle esos minutos (que se presumen pocos) en su proceso formativo. En cualquier caso, pese a las ausencias de Calderón y Ricky Rubio, no creo que el puesto de base esté creando grandes preocupaciones a Scariolo si atendemos al extraordinario rendimiento de Rodríguez y LLull. La pareja de bases del Real Madrid es el verdadero factor diferencial del equipo de Laso. Su capacidad creativa y anotadora puede igualarse durante algunos minutos pero resulta inalcanzable para la mayoría de los rivales durante todo el encuentro. Después de la lógica resaca posterior al título europeo, los “Sergios” se han encargado de activar nuevamente a su equipo liderando las dos victorias de la serie, apetece ver si lograrán mantener este nivel en las próximas semanas y, sobre todo, cómo asumirán el mando de España en una situación absolutamente novedosa para ambos.

Una de bases

Mircoles, 4 Febrero 2015

Uno de los aspectos que más me interesaba de esta temporada de la Liga Endesa era observar la evolución de determinados bases españoles. No es que andemos mal en esa posición pero sí es cierto que tenemos una buena cantidad de jugadores que ocupan la posición de base sobre los que apetece centrarse en su progresión y cómo se van adaptando a los diferentes estímulos que aparecen en su carrera. Jugadores de diferentes perfiles que, en algún caso, han afrontado el cambio a nuevos equipos y sobre los que pesa la sombra de la irregularidad.

El fichaje de Guillem Vives por el Valencia fue considerado un gran acierto el pasado verano y a buen seguro se seguirá viendo como tal dentro de unos años. Hasta el momento, sin embargo, Vives no ha pasado de la intrascendencia en la mayoría de los partidos y se ha visto, como suele pasar con muchos jugadores jóvenes, muy penalizado por la errática marcha del equipo. Es bastante probable que la presencia de Carles Durán en el banquillo puede tener una gran influencia para que el rendimiento de Vives mejore y pueda corroborar la extraordinaria sensación que dejó la pasada campaña. En gran parte, su recorrido como jugador dependerá de que sea capaz de mostrarse más fiable en su lanzamiento de tres puntos y de que intente explorar con más frecuencia todas las posibilidades que le ofrecen sus condiciones técnicas y físicas. Igual es una sensación mía, pero siempre que veo a Vives en el Valencia Basket pienso que juega algo contenido y pensando demasiado en no cometer errores.

El paso adelante de Jaime Fernández esta temporada está siendo más evidente. Sobre Fernández siempre ha pesado ese aire de sospecha que rodea a todos los bases anotadores. Su capacidad para anotar y la verticalidad con la que juega pueden hacer pensar que es un escolta camuflado en un cuerpo de base pero más que intentar adivinar su puesto, conviene valorar la extraordinaria personalidad y valentía que siempre muestra. En los buenos y en los malos momentos de su equipo, Movistar Estudiantes, Fernández nunca ha dejado de intentarlo. Es cierto, aún le queda mucho para averiguar todos los secretos de una posición compleja en la que tienes que atender a muchas variables, pero es muy de agradecer ese entusiasmo con el que compite y la actividad que demuestra. Para esta temporada, puede ser suficiente, pero el baloncesto profesional es muy competitivo y el año que viene necesitará seguir progresando, ser capaz de alternar ritmos, mejorar sus porcentajes de tiro y no tener tanta ansiedad para jugar como si tuviera que hacer muchas cosas en poco tiempo.

Las condiciones y talento de Vives y la actividad y personalidad de Jaime Fernández ilusionan, no provoca lo mismo la trayectoria que está tomando la carrera de Josep Franch. El jugador de Gipuzkoa Basket tiene tiempo y condiciones de sobra para impulsar su carrera al nivel que todos esperábamos cuando dio sus primeros pasos en la liga con la Penya. Nunca es buena señal haber conocido cuatro equipos de la Liga Endesa con 24 años. Franch transmite cierta frialdad jugando y no parece adaptarse al papel que cabe esperar de un base suplente con un titular tan consolidado como Jared Jordan. Es cierto, su situación no es nada fácil pero cabe esperar que un jugador tan joven pueda transmitir algo más de entusiasmo y vitalidad. No parece el suyo un problema de aptitudes sino de tener la mejor actitud posible para dar la vuelta a su rol. Al final, es un cambio completo de mentalidad donde tiene que abandonar esa imagen de joven promesa sobre la que siempre cabe pensar que hará un buen partido por una realidad algo más dura, un tipo que tiene que competir al máximo por ganar cada minuto beneficiando con esa actitud la progresión de un grupo que se intenta agarrar con todo a la máxima competición.

Motivos

Mircoles, 27 Noviembre 2013

Productos de la crisis, jugadores que “rompen” definitivamente, entrenadores capaces de levantar proyectos apasionantes y apuestas más atractivas para el espectador. Todo eso y mucho más está ofreciendo la Liga Endesa. Y apetece hablar también de aspectos que nos ilusionan de la competición porque el debate para hacerla más atractiva, solvente e interesante no debe cegarnos de tal manera que obviemos los distintos motivos que aún hacen de este circo algo apasionante.

Y sí, sigue siendo ésta una Liga de muchas velocidades pero afortunadamente, no como en otros deportes, no abunda el victimismo y la continua apelación a las diferencias económicas sino un aire más inconformista que enriquece la competitividad y el juego en sí. Y es verdad, la liga sigue siendo medio clandestina y permite modelos de gestión que acumulan miles de euros de deuda cada día (eso de fichar y no pagar, en fin…), pero con todo eso no dejan de surgir historias y nombres apasionantes.

Emotivo, brillante y muy didáctico es el trabajo de Aíto García Reneses en Cajasol. La plantilla es de aquellas que se califican como “bonitas” si por un momento olvidamos que esto se trata (aunque no sólo) de ganar partidos. Valoro mucho que los rectores de Sevilla miraran más allá de los números para dar continuidad al trabajo de Aíto y que no se apresurasen por el mal comienzo en la presente campaña. A día de hoy no parece ninguna locura que el equipo más joven de la Liga juegue la Copa del Rey y eso sería una hazaña impresionante para un conjunto lleno de grandes proyectos pero de pocos jugadores con una trayectoria estable en nuestra competición.

Seguro que el técnico madrileño está disfrutando de una aventura que ha parecido tambalearse muchas veces pero que tiene el aval de cimentarse sobre pilares que deben asegurar la estabilidad del club en los próximos años. Este Cajasol es un equipo al que apetece ver por la consolidación de Satoranski, la posible recuperación de Franch y la evolución de hombres como Porzingins y Hernangómez. Junto a ellos, un jugador impresionante como Latavious Williams, una de las joyas menos valoradas de la Liga.

Después de Sergio Rodríguez, que está a otro nivel, creo que no exagero mucho si digo que Guillem Vives puede ser el mejor base de la competición hasta este momento. En la última selección sub 20 había tres nombres que destacaban que hoy viven realidades muy diversas en la ACB. Dani Díez intenta hacerse un hueco en un equipo muy armado y consolidado. Sólo la experiencia de convivir con ellos le enriquecerá y debe estar listo para aprovechar todas las oportunidades que tenga. Jaime Fernández acusa la dinámica negativa en cuanto a resultados de su club que no favorece la estabilidad para los jugadores jóvenes pero frecuentemente deja detalles para ilusionar. Lo suyo debe ser un ejercicio de constancia, trabajo y paciencia para poder enlazar varios partidos buenos consecutivos.

Guillem Vives está impactando en la competición. Su influencia en el juego de la Penya es máximo y ha asumido con enorme arrojo una responsabilidad que, en ocasiones, ha dinamitado carreras prometedoras. Vives es uno de esos bases que ayuda en muchas facetas del juego y que cuenta con una virtud impropia de su edad, es un jugador bastante estable que encaja bien los errores, algo en lo que influye, y mucho, la confianza que le está dando Salva Maldonado. Vives es de las mejores noticias de la Liga hasta el momento y un gran heredero de los innumerables bases que ha fabricado el Joventut para nuestro baloncesto.

Historias de una medalla

Lunes, 22 Julio 2013

Veo con atención los partidos de la selección española sub 20 y pienso cómo la inercia ganadora de nuestros equipos ha contribuido a reforzar la competitividad de nuestros jugadores. Porque no nos engañemos el combinado sub 20 es un equipo limitado, no sólo por las ausencias (Abrines) sino porque faltan solistas y abundan los especialistas. Pero más allá de eso, es un equipo que apuntala tendencias, que juega exprimiendo las cualidades de sus jugadores y que muere de exceso, cómo debe ser en jugadores de estas edades.

Hay en esta sub 20 cierto aire a una estructura de equipo de la España de antes, de la del “casi” y la del “uy” que anticipa lo que será la España del futuro.  Quizás, por qué no decirlo, es el preludio de lo que nos espera después de que la generación del 80 de un paso definitivo al lado después del Mundial de 2014. Seremos competitivos, daremos guerra y nos divertiremos pero no seremos muy superiores a nadie. Un equipo pequeño, de rotación corta y con los roles muy delimitados. La dirección corresponde a Guillem Vives, un base alto, con mucha envergadura y que, a buen seguro, ofrecerá muchos buenos partidos con la Penya la próxima temporada. La sobriedad de Vives se ha complementado muy bien con la espontaneidad de Jaime Fernández. El jugador de Asefa Estudiantes tiene la suerte de vivir cada verano experiencias muy distintas pero complementarias para su formación. Durante la temporada en la Liga Endesa ejerce de base lo que le obliga  a jugar con más pausa y a tomar menos tiros pero también le ayuda a mejorar en su interpretación de situaciones colectivas. En verano, la selección le recluta como escolta anotador y Jaime se libera con muchos aciertos y algunos errores, para mí siempre excusables porque  desconfío del que con 19 años juega permanentemente pensando en huir del error en vez de enfrentarse a él.

El último vértice del triángulo lo ha formado Dani Díez, que ocupará el hueco de Carlos Suárez en la primera plantilla del Real Madrid. El jugador madrileño es un competidor excelente que, con paciencia, demostrará que la apuesta del Campeón de Liga por él es todo un acierto. Es un jugador versátil que alterna las posiciones de “tres” y de “cuatro” con margen de mejora a nivel técnico pero con una mentalidad excelente para el máximo rendimiento. Algún aficionado del Real Madrid pensará aquello de “El Barça ficha a Papanikolau y nosotros a Dani Díez” y no debería decirlo con temor sino con orgullo. Está claro que el griego es ahora mismo mejor jugador que el madrileño pero no sería un buen mensaje para la cantera blanca que un jugador que ha formado parte del mejor quinteto de los últimos tres Europeos (Sub 18-Sub 20) no tuviera hueco en su plantilla. Es mejor que un aficionado se pregunte por qué el rival ficha a Papanikolau que 50 canteranos pensando aquello de “Si Dani no tiene hueco, entonces nosotros…”.