Blogs

Entradas con etiqueta ‘Howard’

Grandeza

Viernes, 12 Mayo 2017

El baloncesto necesita de iconos, ídolos que arrastren aficionados y “enchufen” a niños el amor por el juego.  La NBA ofrece un momento magnífico en este sentido con un grupo de jugadores de gran nivel, probablemente más que nunca, que cada noche dejan actuaciones e imágenes extraordinarias.

La presencia de estas estrellas condiciona el funcionamiento y las dinámicas de muchas franquicias y nos descubren la verdadera dimensión de algunos jugadores. El tiempo nos ha dado, por ejemplo, respuestas sobre Dwight Howard (bueno pero no tanto para construir alrededor de él), o sobre cómo se benefician mutuamente Lebron James y la corte de tiradores que le acompañan.  También hay espacio para historias de superación admirables como la del  pequeño base, Isaiah Thomas,  capaz de convertirse en un icono de un equipo legendario como los Boston Celtics desde una segunda ronda del draft, o para ejercicios extremos de perseverancia como el extraordinario empeño de Russell Westbrook de convertir a los Thunder en un equipo competitivo a pesar de las limitaciones de su plantilla.

En la época de mayor acumulación de talento (y de no talento… aunque eso lo dejaremos para otro día) merece destacarse el ejercicio de orgullo, sabiduría y respeto por el colectivo que ejemplifican los San Antonio Spurs. Y no es que los tejanos no cuenten con jugadores magníficos, que los tienen, sino que es capaz de crear mecanismos donde jugadores con poco protagonismo estén preparados para ayudar al colectivo cuando se necesite.

Hay varios matices que separan a los Spurs de muchos de los equipos de la competición. Su propuesta ofensiva explora el uso del pase y no sólo del dribling, los pívots son usados para bloquear y para generar desde el poste medio y su reclutamiento de jugadores no sólo obedece a la calidad individual sino a la posibilidad de ser un “Spur”, esto es, tener buen rendimiento defensivo, dejar tu ego a un lado, entender el juego y estar preparado mentalmente para cuando llegue tu oportunidad, porque seguro que llegará.

Sólo con estos ingredientes y con una mentalidad extraordinaria se explica que los San Antonio Spurs hayan accedido a la Final de la Conferencia Oeste derrotando 4-2 a los Houston Rockets después de jugar el último partido de la serie sin Tony Parker ni Kawhi Leonard. La abultada última victoria es una muesca más en la extraordinaria trayectoria de una franquicia diferente y muy  necesaria que explorará sus límites ante uno de los mayores retos de su carrera, tratar de derrotar a uno de los equipos de la historia con más puntos en sus manos, los Golden State Warriors.

Unas horas antes, en una competición empeñada en caminar hacia el abismo por su incapacidad para apelar al consenso y a la lógica, un modesto equipo canario dignificó también el valor del grupo frente al vedetismo. Iberostar Tenerife derrotó al Barcelona en el Palau exhibiendo una paciencia infinita en ataque y una solidaridad defensiva deslumbrante. Una victoria histórica que refleja la ambición de un grupo capaz de alejarse de la tentadora relajación que llamaba a sus puertas después de su brillante título europeo.

Mitos

Jueves, 22 Enero 2015

No es que sea yo un apasionado del All Star de la NBA. Lo era y mucho, en tiempos, cuando empecé a engancharme a este mundillo. Es de entonces cuando recuerdo momentos mágicos como aquel concurso de mates que ganó Michael Jordan en Chicago, con cierto aire a tongazo, frente a Dominique Wilkins, la proeza voladora de Spud Webb y por supuesto ese inolvidable último All Star de Magic Johnson.

Desde entonces me he ido alejando del evento a la vez que me he aproximado a la NBA. Quizás, demasiados personajes sin carisma o  ese tufillo a permanente “pachangueo” han conseguido que dejara de prestar mucha atención al famoso fin de semana de las estrellas.

La presumible titularidad de Pau y Marc Gasol en este acontecimiento merece sin embargo ser reconocida por su simbolismo. Más allá de la anécdota ( que desgraciadamente se recordará en el futuro más que otras hazañas de los hermanos), significa la confirmación definitiva de la trascendencia entre los aficionados de todo el mundo de dos jugadores diferenciales que atesoran la cualidad más difícil de encontrar, entender el juego.

La conquista del territorio americano de los hermanos Gasol se ha construido desde la paciencia y con mucha inteligencia. Es cierto que físicamente hay muchos jugadores interiores deslumbrantes pero son muy pocos los que atesoran cualidades técnicas que les ayuden a explotar esas condiciones. Si los recursos técnicos de los Gasol  marcan diferencias, tácticamente estamos ante dos jugadores impresionantes por su capacidad para relacionarse con sus compañeros mediante el pase.

No es extraño, por tanto, que ambos hayan alcanzado su mejor rendimiento cuando han compartido equipo con otros jugadores interiores con habilidad para interpretar el juego. La pareja Randolph- Marc Gasol es la clave del éxito de los Grizzlies y desmitifica esa idea tan de moda que parece prohibir compartir tiempo en pista a jugadores que pueden ocupar espacios similares. Marc Gasol ha ayudado en gran medida a revitalizar la carrera de Zach Randolph y el jugador español ha interpretado perfectamente las cualidades de su compañero para  enriquecer su propio juego y ser capaz de progresar cada temporada.

Pau Gasol siempre ha sido un jugador reconocido en la NBA pero probablemente no lo suficientemente “dimensionado”. Su rendimiento presente y el aval  de su trayectoria han consolidado su peso en la competición. Pero no sólo eso, sino la realidad de los pívots norteamericanos que han compartido carrera con Pau o los jugadores que se están formando en las Universidades estadounidenses. Tengo la sensación de que la admiración que generan los hermanos Gasol también viene condicionada porque, quizás desde Duncan, no ha aparecido en Estados Unidos un jugador interior capaz de generarse con asiduidad sus propias canastas, ser eficaz en la corta y en la media distancia y saber pasar con claridad y calidad. Lo que para Marc y Pau Gasol es fácil no se encuentra en Chandler, Howard, Drummond, De Andre Jordan, etc. Todos son grandes jugadores, sobre los que se puede o podrán construir equipos ganadores pero no cabe esperar de ellos acciones que permitan deducir que son grandes conocedores del deporte que practican.

Pasen y Vean

Lunes, 28 Abril 2014

No pertenezco al grupo de personas que venera la NBA por encima de todo y entiende que, por sistema, todo lo que emana de Estados Unidos es maravilloso. Considero que la temporada regular da espacio para muchos partidos sin interés, que el nivel medio de los jugadores no está progresando y que la mayoría de las propuestas de juego están poco trabajadas y derivan en muchos malos tiros cada noche. Eso sí, la NBA es un modelo organizativo y una permanente escuela de cómo vender su producto, pero tampoco vendría mal que revisaran algunos aspectos de su competición.

Dicho todo esto, la primera ronda de los Play Offs está siendo absolutamente maravillosa. La competitividad que están exhibiendo todos los equipos, la lucha entre diferentes propuestas, las series entre equipos con modelos de juego parecidos, las estrellas y las que quieren serlo, los gatillazos de los mejores, la reivindicación de algún veterano y el colorido en las gradas están haciendo de estos días una auténtica fiesta del baloncesto.

Salvo los actuales campeones, Miami Heat, que tampoco se han librado de momentos de apuro frente a los voluntariosos Bobcats, todos los favoritos están viviendo momentos muy tensos y caminan con muy poco margen para el error. La emoción y el interés alcanza ambas conferencias pero es indudable que el atractivo se centra en la Conferencia Oeste donde coinciden ocho equipos espléndidos.

El mérito de Memphis. Los Thunder de Durant, Westbrook e Ibaka están padeciendo, nuevamente, lo incómodo que resulta jugar contra los Memphis Grizzlies.  El conjunto de Marc Gasol es el equipo más atípico de los que disputan los Play Offs en el Oeste. En cierto modo, Memphis es un guiño a un pasado algo lejano, por la cantidad de balones que hacen llegar a situaciones interiores. Desde allí, Gasol y Randolph anotan, generan y, sobre todo llevan el partido a un ritmo en el que no se encuentran cómodos estos Thunder. Los Grizzlies es el típico equipo al que hay que darle mérito porque son capaces, con su propuesta, de hacer que casi todos los conjuntos jueguen mal contra ellos, especialmente en los momentos decisivos de la temporada.

No esperaba que los Spurs sufrieran tanto ante estos Mavericks. Los de Popovich llegaban a los Play Offs en una dinámica muy positiva y exhibiendo la mejor circulación de balón de la Liga pero los de Dallas no han afrontado la serie como aquellos que se han clasificado en el último partido para los Play Offs sino como los campeones que ganaron el título hace tres cursos. En este contexto, los Mavericks son peligrosísimos, más aún, si Calderón muestra su faceta más atrevida y ganadora y marca diferencias con el siempre imprevisible Devin Harris. Pienso que los Spurs harán valer sus mayores recursos pero se agradece esta muestra de orgullo que está exhibiendo Dallas.

Que me perdonen los seguidores de los Clippers pero cuesta no engancharse a los Warriors mientras jueguen para ellos dos tipos como Stephen Curry y Klay Thompson. A lo mejor no les llega para seguir en la competición, pero el talento de estos dos chicos, esa manera de levantarse para tirar y la elegancia con la que desarrollan sus gestos técnicos son muy cautivadoras. Para la anécdota, merece destacarse el proceso “Benjamin Button” de Jermaine O´Neal ofreciendo muchos minutos de calidad en el mermado juego interior de los de Oakland.

Dejo para el final, el extraordinario enfrentamiento que estamos viviendo entre Blazers y Rockets. Tres partidos decididos en la prórroga, los Rockets a una derrota de ser eliminados y momentos espectaculares llenos de matices. Los Blazers empezaron golpeando por dentro con el descomunal Aldridge y los Rockets reaccionaron dando más protagonismo a Asik. Harden hace muchas cosas, no todas ellas bien, mientras que Howard está haciendo un esfuerzo importante para evitar ser muy señalado. En Portland, Lillard, se empeña en demostrar cada noche que la mayor diferencia entre los dos equipos está en la posición de base.  Una serie espectacular que merece no acabar nunca.

El amigo invisible

Martes, 24 Diciembre 2013

Cuando yo era profesional de esto, no entendía muy bien por qué se montaban tantos follones con aquello de los cupos y nadie protestaba porque no se disponía de unos breves días de descanso en épocas navideñas. Ahora, como aficionado, bien que me alegro porque esto de que haya partidos siempre es una buena excusa para huir de escaparates, cortilandias y demás. Entre la Liga Endesa, la jornada navideña de la NBA, la Premier y la San Silvestre matamos los viciosos del deportes estos días tan “entrañables”.

Es tiempo de regalos y he hecho el ejercicio de imaginarme qué regalos les habrán realizado a alguno de los protagonistas de nuestro baloncesto.

Por ejemplo, a Xavi Pascual seguro que le han regalado una foto de Pérez Pizarro, su árbitro favorito, aquel que ya le hace fruncir el ceño cada vez que sabe que les dirige. Eso u otro jugador, que va con una plantilla corta.  Claro que si de árbitros va el tema, supongo que Navarro y Jaycee Carroll habrán tenido un detallito con el colectivo por todos aquellos “pasos” que se van olvidando por el camino.

En la ACB de regalo van a llegar unos intérpretes que hablen BALONCESTO, que es de lo que menos se habla por allí últimamente. Eso o igual un Sistema de competición nuevo que durará un año porque enseguida habrá alguien que se queje porque imaginaros una edición como la actual si el sistema de competición fuera una liga de ida y vuelta. La sede de la Euroliga también acogerá regalos, en especial el despacho del Sr Bertoméu. No vendrá de Málaga, no seáis mal pensados sino de Gran Canaria, unas vacaciones pagadas por el Cabildo.

La FEB no recibirá regalos porque siempre ha destacado por su generosidad. Este año hará llegar a todos los clubes de la Liga Endesa un manual ilustrado de su famoso Método FEB en el que dedicará una línea de sus 250 páginas a agradecer el trabajo de los clubes con esos jugadores. En el libro no aparecerá Mirotic, sino todo el trabajo que realizó Ibaka en esas concentraciones con la FEB cuando era cadete y junior.

También llegarán regalos a nuestros jugadores de la NBA. A Pau Gasol, mientras cena con Howard y D´Antoni, le llegará un obsequio del resto de pívots de la Liga, a Marc Gasol tiene pinta de que le van a traer tiempo de sobra para preparar el Mundial de España mientras que Ricky Rubio, al que Pekovic y Love deberían llenarle la casa de obsequios por sus numerosas asistencias, recibirá un duendecillo que recitará sin parar “Lo de Sergio no es por la barba sino por el tiro”.

Pues eso, Feliz Navidad¡¡

Un engaño

Lunes, 29 Abril 2013

Alguien ha comentado o escrito que los Lakers quieren construir su futuro en torno a Dwight Howard, que será la piedra angular de una nueva etapa tras el liderazgo de Kobe Bryant. A día de hoy demasiada responsabilidad para un tipo que, con muchos compañeros lesionados,  se autoexpulsa en el último partido de la temporada y no tiene muy claro si quiere prorrogar su compromiso con la franquicia. Howard es un jugador con unas excelentes condiciones cuyo sentido de la responsabilidad le impide liderar ningún proyecto porque carece de la cualidad más importante para desarrollar con éxito cualquier profesión, la pasión.

He conocido a bastantes jugadores que se dedicaban al baloncesto porque pensaban que era lo mejor que podían hacer. Al final, más temprano que tarde su falta de interés por el juego o mejor dicho, por la competición, les ha impedido progresar y han alcanzado su plenitud demasiado pronto. Es lógico, la competencia es brutal y la profesión es tan bonita que hay mucha gente que se deja la piel por agarrarse a cualquier oportunidad que se les ofrece, muchos de ellos dejarán su vida deportiva sin ganarse ningún Titular pero tendrán la conciencia tranquila de que no abandonaron voluntariamente ningún partido y que jugaron cada minuto respetando los principios de responsabilidad que deben primar en cualquier deporte colectivo.

De momento, Howard no puede ser considerado de otra manera que un engaño. En este mismo espacio, he defendido sus extraordinarias condiciones, incluso sería muy debatible la manera en que los Lakers han encajado en su Sistema de Juego las posibilidades que ofrece disponer de un jugador como él. La realidad es que es triste que un tipo con tanto por ofrecer transmita tanta apatía y desinterés por superarse.

Hay algo muy positivo en Dwight Howard. Su ejemplo debe advertir a muchos otros jugadores que piensan que con tener grandes condiciones ya está todo el trabajo hecho. En la mayoría de los casos será suficiente para obtener grandes contratos pero los verdaderamente grandes han sido aquellos a los que nunca se les ha cuestionado el dinero que ingresan.

Es cierto, el año de los Lakers ha sido tan desastroso que no deben perder un minuto en pensar cómo reconstruirse para rendir de acuerdo a las expectativas que genera su historia. Es lógico que para ello puedan pensar en recurrir a aquellos recursos que tengan más a mano, quién sabe, quizás no todo esté perdido con Howard, aunque quizás merecería la pena explorar otras posibilidades, incluso alguna a la que le guste jugar a baloncesto.

¿Nos hemos pasado con D´Antoni?

Jueves, 18 Abril 2013

Pues eso, ¿no hemos sido demasiado duros con un entrenador que ha ganado 30 de sus últimos 40 partidos?. Sí, lo sé, son los Lakers, pero estos Lakers de piernas cansadas, banquillo limitado y con muchos problemas de lesiones a lo largo de toda la temporada (Primero Nash, luego Pau, el hombro de Howard siempre dando guerra y finalmente la dramática lesión de Kobe). Ahí van varios apuntes que podrían ayudar en la respuesta.

Esa boquita… y la de los demás. El bueno de Mike no ha sido muy prudente delante de los micrófonos y ha exhibido poco tacto y poca inteligencia. Quizás no ha demostrado mucho respeto a la trayectoria de Pau Gasol. Eso sí, para ser justos, Pau tampoco se ha quedado corto, aunque ya sabemos que el límite que tienen los jugadores para “desbarrar” siempre se considera mayor que el de los entrenadores. A la fiesta se sumó incluso Ricky Rubio al que se le jaleó su pública defensa a Pau Gasol criticando a D´Antoni. Evidentemente cualquiera es libre de decir lo que quiera aunque ya me hubiera gustado a mí ver qué decían los que jalearon a Ricky si el técnico de los Lakers hubiera criticado por ejemplo el porcentaje de tiros de campo de Rubio. Ya os lo digo yo, hubieran dicho “Que D´Antoni se dedique a lo suyo”, pues eso.

El estilo D´Antoni. Pocos entrenadores hay más identificados con una forma de entender el juego que Mike D´Antoni. Un par de semanas bastaron para descubrir que su ideario no era el más adecuado para esta plantilla. Ahora mismo los Lakers juegan con los sistemas de su técnico al ritmo que demandan los jugadores. Aún así, el técnico de los Lakers siempre se ha sentido más cómodo cuando ha contado con un “cuatro” más móvil y con mayor capacidad para anotar desde larga distancia que Gasol. Dicho esto, es justo destacar que la convivencia en el juego entre Gasol y Howard ha progresado enormemente en las últimas fechas. Entonces, no me queda claro si el bajo rendimiento de Gasol era culpa de la propuesta de D´Antoni o del propio jugador. En mi opinión D´Antoni no explota los mejores espacios para Gasol pero éste tiene capacidad para jugar un gran baloncesto incluso en esas condiciones, por lo que aunque suene simple el principal responsable del bajo rendimiento de Pau Gasol era él mismo,  como lo es de los maravillosos partidos que han sido decisivos para que los Lakers jueguen Play Offs.

¿Entonces?  Pues eso, que a estas alturas aún no he respondido a la pregunta del título, ¿Nos hemos pasado con D´Antoni?. La respuesta sería que No, porque el técnico ha tocado a uno de los nuestros y por ahí no pasamos, aunque también podíamos pensar que tenemos la piel muy fina y confundimos respetar a los mitos con cerrar de vez en cuando los ojos. Otra cosa es el anuncio de los Lakers de que D´Antoni será su entrenador la próxima temporada, igual pelín precipitado andando el tío Phill libre….

El cascabel de los Heat y el reto de los Lakers

Lunes, 18 Marzo 2013

A estas alturas de la temporada, metidos de lleno en el último tercio de la Liga Regular, dos aspectos fundamentales llaman mi atención en la NBA. Por un lado, la fabulosa racha ganadora de los actuales campeones, los Miami Heat y por otro la lucha de Los Angeles Lakers por prolongar su temporada en los play offs.

He visto muchos de los partidos de Miami Heat en estas semanas y las sensaciones de solvencia del grupo van incluso más allá de los resultados. El equipo funciona con unos roles muy determinados, para mi gusto incluso demasiado programados (rotaciones idénticas casi cada partido), donde cada jugador sabe perfectamente lo que se espera de él en cada momento. No es sólo la sensación de dominio que transmite Lebron James y la madurez de un Wade que compensa el descenso en la explosividad de sus piernas con una mejor toma de decisiones respecto al jugador que aterrizó en la Liga, sino la capacidad de los secundarios de aportar exactamente lo que se espera de ellos en cada momento.

Hay que rascar un poco  más allá del “Big Three” para entender el éxito de los Heat y fijarse en la aportación reboteadora de Haslem, la capacidad para abrir el campo de Allen y Battier y el fenomenal rendimiento que está ofreciendo Andersen, cuyo refuerzo demuestra una buena capacidad de maniobra en los despachos de un equipo con déficit de centímetros en las posiciones interiores. Miami es el máximo favorito para el título, en mi opinión sólo un buen plan de los Thunder podía alejar a Lebron James de su segundo campeonato pero dejemos el tiempo correr y para empezar veremos dónde se detiene esta racha ganadora de los de Florida.

Miami Heat es un grupo con alguna súper estrella que permite que muchos secundarios se pongan en valor, esa es la clave de su éxito, todo lo contrario que Los Ángeles Lakers, un colectivo con varios All Star poco avenidos deportivamente y en el que pocos jugadores de banquillo logran aportar de manera consistente en el juego. El caso es que, la desgracia en forma de problemas físicos de los californianos, con lesiones de Pau Gasol y Kobe Bryant de por medio puede ser un buen punto de partida para que más jugadores se sientan útiles y den el último empujón para que el equipo juegue Play Offs, eso y que Nash y sobre todo Howard sean capaces de consolidar la mejoría en su rendimiento de las últimas semanas.

Kobe Bryant merece que su temporada regular más meritoria del último lustro tenga continuidad, el sexto puesto de la Conferencia Oeste debería ser el objetivo, después, probablemente los Clippers, ¿a qué suena bien?.

La Banda de Mike

Jueves, 24 Enero 2013

La Banda de Mike viste color púrpura y oro y desafina una de cada dos noches en distintas ciudades americanas. Aún llevan puesto el nombre de los Lakers en su camiseta pero algunos recordamos que aquello era otra cosa.

La decepcionante temporada de Los Ángeles Lakers no deja de ser noticia. Lo preocupante ya no es que cada vez estén más lejos de los puestos de Play Offs sino que su juego no evidencia síntomas de ningún progreso, más bien de todo lo contrario. No es un problema de piernas, de físico ni de talento, sino de actitud. Los jugadores ni están ni se les espera, ni creen ni quieren creer en lo que les propone Mike D´Antoni y de esta manera predecir una mejora a corto plazo parece una aventura demasiado arriesgada.

D´Antoni. Hombre, parece que bien, bien,  no lo está haciendo. Da la sensación que desde que se hizo cargo del equipo nunca creyó que con estos jugadores pudiera jugar el baloncesto que a él le gusta. Se le puede acusar de rigidez en su método y de no haber creado una defensa colectiva sólida (enorme reto con las carencias estructurales del equipo en este sentido). Es verdad, no ha mejorado en nada al equipo de Mike Brown que, por lo menos daba la sensación de estar más predispuesto en defensa. El peor enemigo del entrenador son las dudas. Estoy casi convencido que D´Antoni siempre ha pensado que para su baloncesto la convivencia de Gasol y Howard le restaba velocidad y amenaza en más espacios del campo. Tiene todo el derecho del mundo a pensarlo pero ha dudado de su apuesta y por el camino ha generado heridas casi irreparables con jugadores como el español. D´Antoni es un técnico muy identificable con un método, algo que debían saber quienes le contrataron, pero nadie ha puesto más en cuestión sus ideas que él mismo. La duda es un elemento imprescindible para desarrollarse en cualquier ámbito profesional pero deben terminarse una vez se cierra la puerta del despacho. La decisión de empezar con Pau Gasol en el banquillo (que no es tan grave señores) parece ese grito ahogado de “voy a perder con mis ideas”, hasta llegar a esta decisión muchas cosas se han podrido en los Lakers.

Gasol y el debate.  Es curioso todo lo que se escucha y lee en torno al jugador español. Hace mucho tiempo que el gris desapareció de la escala de colores cuando se habla del mayor de los Gasol. Estamos en un punto dónde si dices que está jugando mal te cuestionan y te acusan de dudar de él y no valorar su trayectoria. Por otro lado si argumentas que los espacios que ocupa no le permiten desarrollar su mejor rendimiento parece que intentas excusarle y atribuir todos sus males a su técnico. Pelín cansino todo. Pues bien, Gasol no está jugando nada bien. Físicamente no se le aprecia en las mejores condiciones y se ha encontrado con un entrenador que le demanda en la posición de “cuatro” cuando su físico le reduce cada vez más al “cinco”. Aunque siempre ha exhibido una mentalidad privilegiada, es lógico que se vea afectado por todo lo que le rodea a él y al equipo. Lo cierto es que su falta de energía en defensa y ataque no es más llamativa que la de la mayoría de sus compañeros pero eso no es un impedimento para que se puede mencionar. Hay tres decisiones que ayudarían a pensar que Pau Gasol aún puede demostrar su mejor baloncesto en la NBA. Su traspaso a otro equipo, el traspaso de Howard o el despido de Mike D´Antoni.

El “cuatro” de D´Antoni

Mircoles, 28 Noviembre 2012

Mike D´Antoni debió pensar que todo sería más fácil cuando aceptó hacerse cargo de los lakers. Las sensaciones que transmitía el equipo con Brown eran difíciles de empeorar y lo cierto es que durante algunos momentos de determinados partidos los Lakers han dado la sensación de ser capaces de adaptarse a la velocidad de ejecución que exige su nuevo entrenador. Pero no nos engañemos un balance de 8 derrotas en los primeros 15 partidos de la competición es un dato tremandamente decepcionante para un equipo construido para pelear por el título. (more…)

El gesto

Mircoles, 31 Octubre 2012

Ese gesto o no gesto de Kevin Garnett hacia Ray Allen cuando éste se acercó a saludar a sus compañeros en el partido que ha inaugurado la temporada 2012-2013 tiene una carga simbólica que explica muy bien qué representan los personajes de los que estamos hablando. Garnett no ganará el Nobel de la Paz, ni siquiera el Príncipe de Asturias y no ejemplifica muchos de los valores que deben coronar a un deportista pero esa mentalidad sin grises de “conmigo o contra mí” tiene mucho que ver en su excelente nivel competitivo a estas alturas de su carrera.

Garnett “desprecia” a Allen más por fichar por Miami Heat que por abandonar los Celtics porque no hay rivalidad más grande ahora en la NBA que entre los Celtics y los Heat, una vez que la lesión de Derrick Rose en los Bulls les ha despejado enormemente el camino en el Este.  El partido inaugural se quedará en anecdota ante lo que nos espera por vivir entre estos dos equipos. A día de hoy los Heat parecen por encima de cualquier equipo de la competición, Lebron James está empeñado en acentuar su rol de jugador total, Wade parece muy recuperado de su operación de rodilla, Bosh proporciona equilibrio entre el juego interior y exterior, Battier no quita tiros a nadie y defiende por todos y luego está el señor Ray Allen que ha encajado en un equipo en el que se beneficiará de la capacidad de atención que generan sus compañeros.

Pero el brillo de Miami no debe dejar a un lado la admiración que debe provocar Boston Celtics. Un grupo empeñado en estar a la altura de su leyenda, alimentado por la voracidad competitiva de Pierce y Garnett y dirigidos por el cada vez más tremendo Rajon Rondo. La excitación (por no llamarlo odio) que despiertan los Heat en los Celtics es el principal estímulo que mueve la ambición del único obstáculo real que puede evitar que Miami Heat dispute su tercera final consecutiva. Boston Celtics es un equipo admirable.

¿Y los Lakers, qué?.  El equipo necesita tiempo, Nash y Howard son jugadores con demasiado impacto en el juego para esperar un óptimo rendimiento desde el inicio. Como suele suceder en estos casos, el entrenador Mike Brown empieza a estar más que señalado. Sin duda, tiene mucho trabajo por delante y es cierto que hasta ahora no ha dado con la manera de conseguir victorias. En la primera derrota contra Dallas ha dado la sensación de que aún es un equipo sin un plan muy definido en ataque,  ha recibido demasiadas canastas fáciles  y sobre todo ha metido 12 de 31 tiros libres, culpa de Mike Brown, sin duda….