Blogs

Entradas con etiqueta ‘Javier Beirán’

Un equipazo

Martes, 2 Mayo 2017

El triunfo de Iberostar Tenerife en la Champions League organizada por la FIBA es un éxito incuestionable que consolida el proyecto del equipo canario y confirma su buen hacer en los últimos años.

Desde que Alejandro Martínez, actual técnico del Real Betis, consiguió superar la travesía de las competiciones FEB e  instalar al equipo en la  ACB, el “Canarias” ha seguido progresando hasta conseguir este importante hito en el que también ha tenido mucho que ver la personalidad y el sello que ha impuesto su entrenador, Txus Vidorreta.  El técnico vasco ha creado una dinámica en la que el colectivo es lo más importante y donde la ambición y el deseo son  imprescindibles para que el grupo luche por los primeros puestos de la Liga Endesa con algunos de los mejores equipos de Europa.

Cuando comenzó la Champions League se percibió que Iberostar Tenerife quería hacer algo importante en esta competición. Además del título en sí, Vidorreta ha logrado consolidar la dinámica ganadora de la Liga Endesa en Europa y ha sabido explotar su momento hasta el final. Cuando un equipo se acostumbra a competir al máximo contra los mejores, logra asentar unos hábitos que son imprescindibles para sacar adelante partidos por pura inercia, incluso sin jugar su mejor baloncesto.

La Final Four disputada en su pabellón ha sido un buen resumen de muchas de las virtudes y valores que definen la temporada de Iberostar Tenerife.

Equipo. Si en las semifinales destacarn Abromaitis y Bogris, en la final fueron White y Grigonis. No hay una estrella en el equipo de Tenerife sino muchos buenos jugadores que tienen capacidad y confianza para dar un paso adelante cuando se precisa. La propuesta de juego del equipo exhibe la variedad táctica que impone su entrenador con movimientos y sistemas que permiten tener a muchos jugadores enchufados y no dejar la suerte del partido en el acierto exclusivo de alguno de ellos. Me gusta mucho el  uso del tiro de tres puntos que hace Iberostar Tenerife. Entiende la importancia de este concepto en el juego moderno porque tiene muchos jugadores con capacidad para lanzar pero también pone mucho celo en que la circulación de balón proporcione buenas situaciones de tiro. No se ven malos tiros en el equipo canario.

Defensa.  No ha sido ajeno Iberostar Tenerife a los nervios típicos de una “Final Four”. El número de pérdidas de balón (33 entre los dos partidos) refleja tensión, nervios y un punto de aceleración al que también pudo contribuir la presión de ejercer como local. Para compensar esas posesiones malgastadas, el equipo exhibió una actitud defensiva diferencial. No es casualidad que los canarios sean el equipo que recibe menos puntos por partido en la Liga Endesa. Hay varios aspectos que definen el trabajo defensivo de los de Txus Vidorreta. Sus jugadores son muy versátiles y eso les permiten jugar situaciones de cambios defensivos con garantías, sus bases (San Miguel y Bassas) mandan un mensaje muy positivo al resto del equipo “apretando” desde los primeros segundos de posesión y el equipo entiende que la defensa de un “pick and roll” implica a mucho más que sólo dos jugadores.

Química.  Tiene que haber mucho y buen trabajo desde hace años y una buena labor en el día a día para generar todas esas buenas sensaciones que transmite Iberostar Tenerife. Da gusto ver como Rodrigo San Miguel juega el mejor baloncesto de su carrera y se ha convertido en un tirador sólido de tres puntos, la implicación de los Doornekamp  y Abromaitis, el liderazgo de White, lo bien que complementa Vidorreta a sus “cincos”, Vázquez, Bogris y Niang y la manera en que Grigonis va dando esos pasos para convertirse en la estrella que puede llegar a ser. Todo ello sin contar por lesión con el que estaba siendo su mejor jugador y uno de los mejores de la Liga Endesa como es Javier Beirán, que, a buen seguro, contribuirá a partir de la próxima temporada a más éxitos del equipo canario.

Iberostar Tenerife tiene grandes y próximos retos. El más próximo, intentar conseguir la ventaja de campo en los Play Offs de la Liga Endesa. A medio y largo plazo, el objetivo será seguir asentando un proyecto que cuenta con una afición entregada. De momento, sirvan estas líneas como un pequeño homenaje para un equipo histórico, expresión de un proyecto que viene madurándose desde hace varios años.

Defendiendo el fuerte

Lunes, 10 Octubre 2016

En plena época de debate sobre la escasa presencia de jugadores españoles en la Liga Endesa conviene fijarse en el excepcional rendimiento de varios hombres en este comienzo de competición. No hay mejor manera de defender el papel del jugador español que sobre la cancha y, antes que el proteccionismo, ayuda más a la causa destacar estas actuaciones y reconocer su rendimiento.

Carlos Suárez es la mejor noticia de Unicaja en este comienzo de campaña. El equipo andaluz presenta muchas caras nuevas y Joan Plaza apuesta por mayor dinamismo y rapidez en el estilo de juego esta temporada. Suárez parece más asentado en la posición de “cuatro”  y está jugando con una confianza inusual desde hace varias temporadas. A su habitual aportación en defensa y rebotes está uniendo una gran eficacia en el lanzamiento exterior. El ex jugador de Estudiantes y Real Madrid está en la mejor edad para explotar sus condiciones y está demostrando madurez e inteligencia para aprovechar la atención que genera el juego exterior de los malagueños. Más allá de su papel de “pegamento” es muy agradable ver a Suárez disfrutar sobre la pista y tomar iniciativas en su juego para las que está más que preparado.

Javier Beirán es otro de los protagonistas de este comienzo de temporada y un factor diferencial para que su equipo, Iberostar Tenerife, forme parte del grupo de invictos. Beirán es un jugador sólido, completísimo y con una gran capacidad para competir. No sólo es un gran tirador sino que aporta en defensa y tiene una gran intuición y ambición para rebotear. Conozco su capacidad y empeño por ser mejor cada día por lo que no tengo duda de que su constancia le está ayudando a dar ese paso que separa el buen jugador del gran jugador. Beirán es una apuesta segura porque además aporta un valor diferencial en este juego, rara vez toma una mala decisión, por eso es el jugador de su equipo que más minutos disputa.

El siguiente protagonista no está teniendo un impacto numérico tan llamativo como Suárez y Beirán pero representa muchos valores que deben reconocerse en cualquier deportista. La carrera de Pierre Oriola, a sus 24 años, es un ejemplo de lo que significa ganarse un sitio día a día. Valencia Basket, siempre atento a jóvenes españoles que le garanticen cupos y futuro, apostó por su contratación y han bastado tres jornadas para confirmar que es todo un acierto.  El juego interior de los valencianos es de primer nivel y precisamente por eso hay que valorar que Oriola se haya hecho hueco en estas jornadas. El jugador catalán suple su inferioridad física en algunos emparejamientos con mucha actividad, intensidad y actitud. Oriola merece reconocimiento porque, desde fuera, trasmite la imagen de un tipo inconformista y rebelde. Esa es la vía por la que el jugador español tiene que hacerse hueco en la Liga Endesa, asegurarse de estar preparado para los retos que se le presenten y responder a ellos.