Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mirotic’

El caso Mirotic

Martes, 14 Marzo 2017

Nikola Mirotic ha vuelto a disponer de minutos en el último partido de Chicago Bulls y se ha destapado con uno de sus mejores partidos del curso en la victoria de su equipo frente a los Hornets. A pesar de esta actuación es evidente que hay “caso Mirotic” y que el jugador de origen montenegrino no goza de la total confianza de su entrenador que durante varios partidos ha mantenido a Mirotic sin jugar e incluso fuera de la convocatoria.

Vaya por delante que las condiciones de Mirotic le dan, no sólo para jugar, sino para ser pieza importantísima en estos Bulls de Fred Hoiberg. Si hablamos de condiciones, no tengo muchas dudas. Si nos fijamos en el rendimiento, ¿es tan ilógico que Hoiberg empiece a mirar hacia otro lado?. Seguramente también, si la alternativa es Lauvergne, pero son tantas las condiciones del ala-pívot que conviene enfocar el asunto desde el prisma de la exigencia más que el de la condescendencia.

No se ha observado una gran evolución en el juego de Mirotic desde su llegada a la NBA. Hace igual o algo peor aquello que ya dominaba cuando jugaba con el Real Madrid y no ha dado un paso adelante en aquellos aspectos del juego en los que tenía más margen de mejora (defensa y consistencia fundamentalmente). Mirotic sufre en sus carnes ese proceso de especialización al que son reducidas muchas piezas en la NBA. De ser un “cuatro” con capacidad para tirar, ha pasado a ser un “cuatro” tirador. La diferencia es notable y nada trivial, máxime cuando el talento de Mirotic le da para bastante más. Lo cierto es que Mirotic juega como un  especialista en el tiro de tres (más del 60% de sus tiros son de tres puntos frente al 50% de su primera temporada en los Bulls) que apenas supera el 30% de acierto en este tipo de lanzamientos. Es una pena que un tipo con habilidad para jugar en el poste medio, que siempre ha demostrado ambición para capturar rebotes y que conoce el juego como para promediar más de 1 asistencia en 22 minutos de juego, se reduzca de esa manera.

Es probable que estemos ante un momento muy puntual dentro de la trayectoria profesional  de Mirotic. Me consta que es un tipo muy profesional y comprometido y se supone que los mejores años de su carrera están por llegar. Veremos si la medida de Hoiberg de no concederle minutos se vuelve a repetir y cómo afecta a su posible continuidad o no en los Bulls.

Suena bien un cambio de equipo para Mirotic pero no será suficiente si no viene acompañado de un cambio de mentalidad. El proceso de evolución de los jugadores no sólo afecta a su parte técnica y táctica sino también a su grado de competitividad y rebeldía ante los momentos adversos.  Mirotic está ante un gran reto para superar dudas que le vienen acompañando desde que jugaba en el Real Madrid cuando Felipe Reyes era el que disputaba los  minutos trascendentes de los partidos. Por edad, condiciones y capacidad de trabajo no se puede mirar al futuro de Mirotic más que con optimismo, sobre todo si acierta en pensar que no todo pasa por su “mano” sino por su cabeza. Cometería un error Mirotic si decide jugarse su carrera exclusivamente a su porcentaje en el tiro de tres puntos. Seguro que le  dará para tener buenos contratos y para tener momentos de gloria, pero no dejaría de ser un gran ejercicio de conformismo.

Una escuela de valores

Domingo, 21 Agosto 2016

Es difícil escribir de esta selección sin tener la sensación de haber leído y escuchado todo.  No es tarea fácil mantenerse tantos años en la excelencia por lo que debe valorarse este tercer puesto en los Juegos Olímpicos de Brasil como un éxito indudable de este grupo de técnicos y jugadores que han luchado hasta el límite de sus fuerzas llevando hasta el límite su talento y ambición para compensar el evidente desgaste de sus piernas.

El partido contra Australia ha expuesto muchas de las cualidades que han definido a España durante todos estos años. En especial, aquellas que daban soporte a otras más comentadas pero que son imprescindibles para formar un grupo campeón. España ha demostrado un nivel competitivo admirable y se ha agarrado a un encuentro frente a un rival que le superaba físicamente. El nivel de deseo de jugadores con la barriga llena de títulos conmueve y emociona. Más allá de la calidad de los “nuestros”,  no debe dejar de valorarse su compromiso por defender su trayectoria y por engrandecer, aún más, su legado. Deseo, compromiso y mucha solidaridad, representada como nadie por José Manuel Calderón, impecable en su lenguaje gestual en el banquillo. No soy yo de comparar actitudes con otros deportes pero Calderón es uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro baloncesto, con más de 500 partidos en la mejor liga del mundo, vamos que no es un buen jugador entre muchos, un Pedro o Pedrito de la vida para que nos entendamos.

Pau Gasol es el mejor jugador de baloncesto en competiciones FIBA del Mundo, quizás exagero, o no, pero es el que más veces me transmite la sensación de ser “imparable”. En una época de buenos jugadores interiores, Gasol supera a todos y cada uno de ellos en cada partido con la selección. Su capacidad para jugar dentro y fuera y su nivel técnico es un activo de valor incalculable para esta selección. Desconozco si esta cita de Brasil será la última con la selección de Pau Gasol pero conviene no ahorrar en elogios a un tipo que ha hecho de España lo que es y ha sabido encontrar en la selección un grupo de jugadores y entrenadores que le han ayudado a explotar, como en ningún otro sitio, sus infinitas cualidades técnicas y tácticas.

A lomos de Gasol y del descaro de Sergio Rodríguez, España ha sacado un partido adelante frente a una selección australiana que, salvo su petardazo de semifinales, ha demostrado un nivel altísimo en el Torneo. Esta última defensa de España, decisiva para la victoria es un gran reconocimiento para ese trío de amigos que son Llull, Claver y Ricky Rubio. Llull ha tenido un día errático en el tiro pero su generosidad en defensa es imprescindible. Llull se encuentra jugando más cómodo cuando es defendido por bases, cuando saca más ventaja de sus cualidades físicas Claver ha demostrado que tiene hueco en este equipo y ha confirmado su buena costumbre de realizar campeonatos “de menos a más”. Tengo mucha curiosidad por ver si su temporada en el Barcelona le ayuda para “romper” en un jugador mucho mejor de lo que es o por el contrario le “confunde” algo más. Por último, Ricky Rubio, enorme en actividad defensiva pero demasiado timorato y dubitativo en ataque. Los parciales de España con él en pista durante el torneo son más positivos que su actuación individual y también deben ponderarse. Espero mucho de Ricky Rubio en el futuro por su inteligencia para “leer” lo que esta experiencia FIBA le ha enseñado sobre su juego. Sin duda, debe ser uno de los pilares de esta selección en el futuro. La pareja que ha formado con Sergio Rodríguez es muy complementaria.

Ya habrá tiempo de analizar el futuro de España después de estos Juegos Olímpicos pero me gustaría apuntar que esta competición ha reforzado la visión optimista que tenía. Asumiendo que Pau Gasol es insustituible, queda recordar que su hermano Marc no ha podido acudir a Brasil y que le quedan varios años de buen nivel, que Willy Hernangómez ha dado buenos minutos en la competición y que LLull, Rudy Fernández y Sergio Rodríguez son jugadores de primer nivel que siempre han demostrado un gran compromiso con el grupo. En espera de Juancho y Abrines, los Juegos Olímpicos han significado un paso adelante de Nikola Mirotic respecto a lo realizado en el pasado Eurobasket. Sus cualidades refuerzan las de Pau Gasol en ataque pero aún tiene recorrido para ser un jugador más sólido en defensa y rebote. Es joven, lo logrará.

Ayudará para el futuro que siga Sergio Scariolo al frente de la nave. Su manera de entender como dirigir a este colectivo, la capacidad para evolucionar al grupo y de alcanzar el mejor rendimiento cuando toca es admirable. Merece más que un par de líneas, las tendrá.

Madurez, generosidad, talento y memoria…

Jueves, 18 Agosto 2016

No esperaba una diferencia tan grande entre España y Francia en el encuentro de Cuartos de Final. En absoluto me ha sorprendido el nivel de la selección española pero intuía una Francia más competitiva, más dura, con más corazón y determinación para tratar de llevar el partido a su terreno.

La realidad es que la brutal puesta en escena de España y su preparación del partido hicieron mella en los jugadores franceses que se encontraron de nuevo ante su pesadilla más recurrente en los últimos años. Gran parte de esta victoria olímpica tiene su origen en el extraordinario encuentro que disputaron ambas selecciones hace casi un año en Lille, donde Pau Gasol “destrozó” a los entonces anfitriones. El técnico francés, Vincent Collet apostó por que en Brasil no ocurriera lo mismo pero olvidó que Gasol no es de aquellos que entra en barrena si no logra anotar sino que es capaz de interpretar qué precisa su equipo en cada momento. También España supo utilizar los recuerdos en su beneficio mostrando la seguridad, confianza y personalidad de todas las generaciones campeonas.

Desde la atención generada por Pau Gasol fue asentándose España. Rudy Fernández y el mejor Mirotic aprovecharon los espacios mientras que Llull y Rubio incomodaban a De Colo y Parker hasta el punto de no permitirles “entrar” en el partido. Con el aire a favor que dejaron los titulares, la “segunda” unidad respondió con grandeza. Navarro no está brillando en el tiro pero deja dos o tres pinceladas en forma de pases muy brillantes cada partido, Claver da presencia física y actividad defensiva, Sergio Rodríguez aporta talento y puntos, Felipe Reyes es Felipe Reyes y Willy Hernangómez mostró personalidad para atacar el aro sin dejarse intimidar por el físico de los franceses.

El pegamento que une al equipo español y que lo diferencia del resto es la generosidad de sus jugadores. España tiene exteriores brillantes en el pase y el mejor pívot pasador del mundo. Cuando todos los jugadores tienen voluntad de encontrar la mejor posición de sus compañeros y la ocupación de espacios y juego sin balón ayuda, el pase marca diferencias.

Mencionadas varias virtudes ofensivas, conviene resaltar que el trabajo defensivo de España está siendo extraordinario en fondo y forma. Es mérito de Scariolo y su cuerpo técnico la capacidad que tienen para explotar al máximo las virtudes de sus jugadores y camuflar aquellas debilidades individuales de determinados jugadores (por ejemplo la defensa zonal en los momentos de convivencia de Rodríguez y Navarro).

¿Se puede?. Antes del comienzo del Torneo veía inalcanzable a Estados Unidos para cualquier rival. Si tomamos como referencia los tres últimos partidos de España y de los americanos empiezo a pensar que hay alguna opción. El nivel defensivo de USA no tiene nada que ver con otras citas y el paso de la competición no ha servido para “sumar” jugadores sino para reducir sus amenazas, eso sí, tremendas. No se me calentará la boca diciendo que España es favorita, en realidad sus opciones son pocas, pero existen, pasan por cuidar el balón, dominar el rebote y explotar el a veces irracional uso de manos de Estados Unidos en defensa atacando con decisión el aro. Por esos factores, otros más y uno fundamental, que los americanos no tengan un buen día en el tiro. Estos jugadores nos han regalado tantos momentos maravillosos que merecen que podamos pensar que pueden firmar un epílogo inolvidable a su historia.

El lío de España

Mircoles, 10 Agosto 2016

España se ha metido en un lío. La segunda derrota en los Juegos Olímpicos frente a los anfitriones, Brasil, limita el margen de error del combinado dirigido por Sergio Scariolo. La realidad es que España ha tenido los dos partidos en su mano pero no ha conseguido llevarse ninguno.

Por encima de este dato innegable, lo más preocupante es que la sensación del equipo sigue sin ser positiva y que la derrota frente a Croacia dejó ciertas heridas y dudas en el grupo. Frente a la discreta Brasil, hubo muchos momentos de indecisión, renuncias a tiros camufladas con fintas absurdas y poca claridad en el movimiento sin balón cuando éste llegaba a situaciones interiores en las manos de Pau Gasol.

Ricky Rubio. En esta polarización absurda en la que nos encontramos es difícil analizar detalles de algún jugador sin que te encasillen como “hater” o “lover” . No me parece mal el plan de Scariolo de empezar los partidos con Ricky Rubio para buscar solidez defensiva y reducir las posibilidades de que los bases rivales comiencen demasiado enchufados. Lo cierto es que la nula amenaza de Rubio en el lanzamiento exterior y la actitud de los rivales ante este hecho está pesando en el ánimo, no sólo del base catalán, sino de sus compañeros. No culpo a Rubio de no anotar sino de no intentarlo ni jugar de manera agresiva. En realidad, es un síntoma de esa evolución como jugador que ya he mencionado alguna otra vez que le lleva a ser demasiado académico y mucho menos creativo de lo que acostumbraba. Echo de menos al Ricky Rubio de la “Penya” en ambos lados de la cancha. Alguien debería decirle que en los momentos difíciles hay que volver a los orígenes. Aún está a tiempo.

Que nadie entienda el párrafo anterior como que la situación de España se debe exclusivamente a la actuación de Rubio. En absoluto. En defensa, falta constancia en el esfuerzo y en ataque se precisa mayor voluntad por jugar en transición, además de conceptos más claros en la circulación de balón. El equipo tiene muy identificado cual es el plan A, el que debe ser, Pau Gasol, pero falta por construir como ese plan puede enriquecer a más jugadores y otras alternativas que, a la vez, puedan liberar a Gasol de la responsabilidad durante algunos minutos. El ciclo exitoso de España se ha basado en este equilibrio que permitía espacio para brillar a sus estrellas a la vez que sacaba el máximo partido a las características de otros jugadores.

Scariolo apuntó frente a Brasil alguna idea nueva respecto al partido frente a Croacia. Utilizó una defensa en zona durante varios minutos además de equipos más “bajitos” con la idea de tener más jugadores exteriores capaces de generar superioridades. La realidad es que ninguna de las ideas lució mucho, entre otras cosas, porque el escaso acierto en el lanzamiento fue haciendo mella en la confianza de un grupo que reduce sus momentos de inspiración a las fases creativas de Sergio Rodríguez.

España debe marcarse objetivos a corto plazo, el primero de ellos ganar un partido cuanto antes ( en este sentido beneficia que el próximo partido sea contra Nigeria), a partir de ahí, mejorar el ritmo de juego y el trabajo de los jugadores sin el balón. Estos jugadores son ganadores pero también se incomodan con las derrotas. Entiendo que Scariolo piense en seguir apostando por las ideas que traía y quiera dar un margen a la rotación que tenía pensada, pero en estas situaciones a veces ayuda alguna cara nueva que aporte ilusión y, sobre todo, decisión.

No sé si más minutos de Calderón, o si algún momento de Llull como base, quizás comprobar si Abrines cumple con el rol de tirador que fue decisivo para incluirle entre los 12 elegidos o probar con Reyes de titular para que, después con Mirotic, el equipo acuse menos la convivencia de los suplentes. Lo cierto es que parece que alguna pieza habrá que tocar. Confío en Scariolo, se lo ha ganado de sobra en su trayectoria con la selección.

La duda de España

Lunes, 11 Julio 2016

Algo menos de un mes para que España comience su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Hasta ese primer partido contra Croacia, Sergio Scariolo tendrá que decidir definitivamente los 12 convocados y construir los roles y el modo de juego de un combinado que parte con la ventaja de contar con estructuras muy asentadas pero que, como todos los grupos, tiene incógnitas pendientes de resolver.

En la lista de los 20 jugadores con los que está trabajando Scariolo hay cuatro bases más Sergio LLull. La estructura de la selección hace pensar que es muy complicado que Llull ocupe la posición de base y que Guillem Vives es uno de los descartes casi seguros para la cita olímpica. Entiendo que esta cita tiene un cierto aroma a fin de etapa y que hay jugadores que, por su historial, se han ganado el derecho a decidir cuándo dejan de acudir a la selección pero llevar a Rubio, Rodríguez, Calderón y Llull obliga a que, alguno de ellos tenga un rol muy limitado y en una posición que no es habitual. Llull jugará de escolta porque en esa posición, ahora mismo,  es el mejor de los convocados y entre los otros tres habrá alguno que será el “sacrificado” en minutos, presumiblemente, Calderón.  Hay veces que muchos jugadores buenos en un mismo puesto no consiguen un buen rendimiento en una posición. La última vez que estos cuatro jugadores coincidieron con España, en el Campeonato del Mundo de Madrid, ninguno de ellos rindió a su nivel, todos parecieron desubicados y sin saber muy bien lo que se esperaba de ellos. Seguro que Scariolo tomó buena nota de aquello y delimitará muy claramente los papeles de cada uno de ellos.

La presencia de los cuatro “bases” deja muy limitadas las opciones en el resto del juego exterior , contando con que  Navarro y Rudy tienen plaza fija salvo que sus problemas físicos se lo impidan. Si pensamos que en el Juego interior, España acudirá con Claver como comodín y cuatro jugadores  más (Pau Gasol, Felipe Reyes, Mirotic, Mar Gasolc o Willy Hernangómez), cabe deducir que entre San Emeterio, Ribas y Abrines se disputan una única plaza.

No lo tiene fácil Scariolo. Si la decisión dependiera del rendimiento en la temporada, me quedaría con San Emeterio. Si fuera por trayectoria reciente en la selección debería pesar el recuerdo del gran Eurobasket de Ribas el pasado verano y  si fuera por necesidades específicas del grupo y como un guiño al relevo inevitable que se avecina, la elección debería ser Abrines.

San Emeterio, que siempre suele ir de “tapado” tiene sus opciones porque siempre ha parecido muy del gusto del seleccionador por su alto grado competidor y por su experiencia en el rol que se le pediría. Ribas es un gran jugador pero con Calderón, Ricky, Navarro y Llull quizás se necesite a alguien con otro perfil aunque su presencia no “cantaría” en absoluto. Particularmente pienso que por estructura del equipo, que Ribas estuviera en la lista de 12 sería la decisión menos lógica pero me gustaría  por lo que significaría el reconocimiento de su trabajo en el pasado Eurobasket cuando otros se bajaron del carro. Si Abrines hubiera “roto” como muchos esperábamos quizás a estas alturas no habría mucho debate sobre su convocatoria definitiva. La realidad es que por unas causas u otras, el balear no tiene un rendimiento constante aunque si Scariolo elige por características que puedan complementar lo que ya tiene, quizás sería la decisión más lógica.

Detrás de los números

Viernes, 8 Enero 2016

Terminado el año  y con más de un tercera parte de la Liga Regular disputada, parece un buen momento para evaluar la temporada de los jugadores españoles en la NBA. Todos ellos gozan de roles bastante estables y son tipos muy asentados en la competición, sin embargo, no todos,  acaban de encontrar su mejor rendimiento de manera constante.

Mucho tienen que agradecer los Chicago Bulls a Pau Gasol. La inteligencia en el juego del campeón de la NBA es clave para que la franquicia de Illinois parezca la única alternativa sólida al dominio de los Cleveland Cavaliers en la conferencia Este. En un equipo en el que, a veces, parece que cada uno camina por su lado, Gasol es el pegamento perfecto porque mejora cada balón que llega a sus manos. Personalmente, después de su maravilloso “despertar” en el Barcelona y su excelente contribución a los títulos de los Lakers, éste es el momento que más valoro de Pau Gasol (a nivel de club) por lo significativo que resulta observar cómo ha lidiado con el paso del tiempo y su capacidad para sobrevivir y destacar gracias a su enorme conocimiento del juego.

La versatilidad de Nikola Mirotic también es un factor importante en estos Bulls pero la temporada del jugador de origen montenegrino no parece, por el momento, un gran paso adelante respecto a su año de “rookie”. Me parece interesante que Mirotic huya de especializarse como tirador de tres puntos y siga manteniendo su voluntad de aportar puntos cerca de la canasta. Le ayudará en su objetivo jugar con un punto menos de ansiedad, quizás determinada por las dudas que percibe en su técnico, Fred Hoiberg, que parece desconfiar de la aplicación defensiva y errática toma de decisiones del jugador de origen montenegrino. Los últimos partidos, Mirotic ha vuelto a ser titular en la posición de alero, un reto apasionante para el que parece totalmente preparado y del que si logra salir airoso le ayudará a tener mayor estabilidad en el equipo.

Quizás los números no hacen justicia a la interesante aportación de José Calderón en los Knicks. Los de Nueva York están realizando una buena temporada (ya han ganado tantos partidos como en todo el curso precedente) y Calderón ejerce con solvencia su papel de “Director” de talentos de dudosa “cabeza” como Affalo, López o Derrick Williams que junto con Carmelo Anthony y el brillante Pozingins son la base de la franquicia. La experiencia de Calderón contribuye a dotar de mucho criterio a un grupo con tendencia a la dispersión. Su entrenador, Derek Fisher le concede muchos minutos y el base extremeño parece disfrutar con el reto de intentar llevar a los Knicks a los Play Offs. Si las lesiones le respetan y los Knicks no captan a otro base que altere su rol, creo que Calderón aún crecerá con el paso de la competición y podrá confirmar este progreso después de varias temporadas intrascendentes.

Los Memphis Grizzlies son una de las decepciones de la temporada hasta el momento y Marc Gasol aunque es su jugador más destacado también está teniendo un rendimiento menos sólido que en años precedentes. El pequeño de los Gasol no parece ajeno de la falta de identidad de un equipo que nunca ha sido especialmente entretenido de ver pero que competía a través de una defensa muy dura y generando en ataque a través de la capacidad para anotar y pasar de sus dos jugadores interiores, el propio Gasol y Randolph. El dato más significativo que explica el rendimiento de Marc Gasol es su porcentaje de tiro, por debajo del 50%, algo que en un pívot no deja de ser un porcentaje malo.

Ibaka sigue cumpliendo en su papel de escudero de Durant y Westbrook, dos súperestrellas de la competición. No es fácil para el resto de jugadores de los Thunder alcanzar estabilidad en su rendimiento porque estos dos jugadores acaparan el balón en prácticamente todas las acciones por lo que valoro el rendimiento de Ibaka, su progreso en el lanzamiento exterior (nada malo su porcentaje de tres) y su aportación defensiva en un equipo que no anda sobrado de especialistas en esta faceta. Al igual que su equipo, Ibaka tiene margen de crecimiento para dar la razón a los que pensamos que los Thunder son una alternativa seria al dominio de los Warriors en el Oeste.

Piernas y mano…

Sbado, 5 Septiembre 2015

Ya es difícil adaptarse a que dos favoritas al título se encuentren en la primera jornada como para no sorprenderse de la extraordinaria intensidad con la que han disputado el encuentro España y Serbia. No diré que ha sido un partido bueno porque ha faltado claridad y acierto para poder calificarlo así,  pero sí  un duelo bastante atractivo por el ritmo y dureza que han tratado de imponer ambos equipos. Al final, la victoria Serbia se explica porque en un momento determinado, dentro de esta intensidad tremenda, ha sido capaz de subir un punto más su nivel de actividad y acierto.

No me alinearé con los que utilizan esta derrota como un presagio de un futuro desastre sino con los que  intentan buscar cuales son los límites de nuestro equipo y tratan de entender cómo puede crecer un grupo con un núcleo de jugadores  importantes con bastante experiencia en la selección pero obligados a enfrentarse a un entorno diferente con la confianza algo más mermada.

Los bases.  Los extraordinarios Sergio Llull y Sergio Rodríguez afrontan por primera vez la responsabilidad de dirigir en roles preferentes el juego de España. No seré yo quién desconfíe de la pareja de bases que ha dirigido al equipo que mejor ha jugado en Europa en los últimos años. España está en buenos manos pero hasta ahora, ni en la preparación, ni este primer encuentro del Eurobasket, los “Sergios” han dado la sensación de encontrarse cómodos. Scariolo opta por combinarles en pista de inicio y no como un recurso exclusivo para los momentos decisivos. Hay dos aspectos básicos de progreso en manos de ambos jugadores. El primero de ellos obedece a su relación en el juego con Pau Gasol y el segundo a que los jugadores destinados a abrir el campo con su eficacia en el tiro sean una real amenaza. Contra Serbia, Gasol ha estado desconectado del juego demasiados minutos y nuestros bases han echado en falta acierto de los tiradores para facilitarles más espacio cuando atacan la canasta.

La rotación. Tengo la sensación de que en un momento determinado del encuentro  nos han faltado piernas. Acertarán también los que rebatan este argumento señalando la reacción de España en el último cuarto pero  esa defensa tan blandita que ha permitido demasiadas canastas fáciles de Serbia no solo parecía deberse a falta de concentración sino a cierta falta de aire. Más allá del quinteto LLull, Rodríguez, Rudy, Mirotic y Gasol, sólo Reyes y Ribas (soberbios) parecen formar parte de la rotación de España y el partido no ha ayudado a aventurar que alguien más esté listo para partidos de este nivel.

El tiro. Es difícil ganar un partido del máximo nivel concediendo muchas canastas fáciles y con un porcentaje tan bajo de lanzamiento de tres puntos. Más allá del desacierto puntual, me preocupa que es un aspecto en el que nuestro baloncesto (sobre todo el que viene) manifiesta una preocupante involución.

La táctica.  Serbia ha ido  un punto por delante durante casi todo el partido. Ha frenado el arranque español poniendo dos bases en pista para ajustarse a la presencia simultánea de los “Sergios”, no le ha importado desgastar a Kuzmic con faltas frente a Gasol en los primeros minutos que ayudaron a desconectar del juego al pívot catalán. Por último, los serbios han identificado cada debilidad defensiva de España a la perfección, reforzando la apuesta de Djordjevic de quintetos atípicos destinados precisamente a ese fin.

Reforzarse. El campeonato es largo, el grupo es complicado y los presumibles cruces no tanto pero lo mejor que puede hacer España es intentar crecer en todos aquellos aspectos que el partido frente a Serbia ha identificado como mejorables; un plan más definido y constante en ataque; una mejor circulación de balón que ayude a encontrar tiros con algo más de tiempo que ayuden a subir el  porcentaje y, por lo tanto, confianza y una defensa más sólida que evite canastas fáciles y proporcione puntos de alto porcentaje que no lleven a que los partidos se decidan exclusivamente por el factor acierto en el tiro de larga distancia.

Queda mucho, varias selecciones tienen gran nivel, también España, por supuesto.

10 NBA que apetecen

Viernes, 28 Agosto 2015

No son necesariamente los mejores,  pero por diferentes motivos, son los jugadores que juegan en la NBA que más curiosidad y atractivo me provocan de cara al próximo Eurobasket. Dentro de una amplia nómina de jugadores extraordinarios, estos 10 hombres enriquecen la competición y elevan el nivel de sus diferentes selecciones.

- El trono de Parker.  Tony Parker es un clásico de estas listas. No aporta novedad su presencia pero sí que lidere a la selección favorita de esta edición. Después de un irregular curso en los Spurs, Parker ha demostrado en la preparación estar listo para dar ese punto de conocimiento del  juego y equilibrio que tanto valora una Francia llena de talento y de poderío físico. Dennis Schröeder hará su “presentación” en Europa tratando de ayudar a Nowitzki y compañía para que Alemania opte a puestos de privilegio. Los mejores bases de Europa no son ningunos niños y ya tenían ese estatus hace cinco años. Schröeder tiene 21 años y este Eurobasket ayudará a especular sobre su verdadera dimensión. El chico tiene personalidad y arrojo pero por muchos partidos que lleve en la mejor liga del Mundo en esta competición se encontrará con otro tipo de estímulos que ayudarán a conocer su nivel.

- Bargnani o “la tomadura de pelo”. Igual el bueno de Phil Jackson se ha pasado un poco en sus calificativos a Bargnani pero lo cierto es que el jugador italiano nunca ha tenido un rendimiento acorde a su elección de draft y, lo que es peor, a sus condiciones. Bargani es uno de los aspectos que me hace sospechar de una Italia talentosa pero con tendencia a diluirse en esfuerzos individuales y a exhibir poco esfuerzo en defensa.

- El “fenómeno griego”. Gianis Antentokoumpo está llamado a ser uno de los referentes del baloncesto europeo en la próxima década. Los partidos de preparación han dejado claro que su peso en Grecia será mucho mayor que en el pasado campeonato del Mundo. Las reglas FIBA penalizan algo más su escasa amenaza en el lanzamiento exterior pero su impacto en el juego es total por su envergadura, velocidad y capacidad para romper defensas.

- Gobert y Koufos.  Rudy Gobert fue  uno de los grandes culpables de la dolorosa derrota de España en el pasado Campeonato del Mundo. Su trabajo defensivo y su actividad en el rebote compensó la teórica ventaja que exhibía España con los Gasol e Ibaka. A priori, la versión de Gobert que veremos en este Eurobasket debe ser aun mejor. Su temporada en la NBA ha sido muy  buena y poco a poco está siendo capaz de ir depurando sus limitaciones técnicas. Pocos jugadores juegan tan por encima del aro como el jugador francés cuya trayectoria ejemplifica la paciencia que se debe tener con los jugadores grandes que no tienen una evolución tan previsible. Kostas Koufos disputará su primera gran competición con la selección absoluta griega. A diferencia de Gobert, Koufos pareció no cumplir con las expectativas que apuntaba en edad juvenil. Ahora es un jugador algo más asentado que apetece verle medirse contra los grandes jugadores interiores del continente en una edición que presenta una  nómina de jugadores interiores impresionante.

- El reto de Hezonja. Tengo curiosidad por ver si Hezonja será ya un jugador importante en este Eurobasket. Lo lógico es que tenga minutos en los que deslumbre y otros en los que exhiba aquellos aspectos mejorables  (manejo de balón, lectura del juego y pase) propios de su edad y su carácter. Croacia será uno de los equipos a seguir aunque a priori está un escalón por debajo de selecciones como Francia, España, Grecia y Serbia.

- El tiro, el pase, el talento. Nowitzki, Diaw y Mirotic comparten posición y mucho talento en sus manos. El alemán vuelve a implicarse con su selección para buscar otra experiencia olímpica. Que todos deseemos que aparezcan “nuevos” jugadores no debe hacernos despreciar a tipos como Nowitzki, historia de este deporte. Boris Diaw es otro “clásico” para paladares algo más exquisitos, un “base” desde el poste bajo que rinde al máximo en su selección nacional. Mirotic, por su parte, representa el cambio del modelo de España. Su compenetración con Pau Gasol será fundamental para que España consiga sus objetivos.

Detrás de las pruebas

Mircoles, 19 Agosto 2015

Conviene abordar con equilibrio todo lo que se pueda interpretar de los partidos de preparación de España camino al Eurobasket. De momento, parece más apropiado intuir cuales pueden ser las señas de identidad del grupo, especialmente sus fortalezas y debilidades y las primeras pistas que parece otorgar Scariolo sobre los roles que quiere repartir entre sus jugadores.

Ritmo. Parece positiva la intención de la selección de jugar con una velocidad más de lo que venía haciendo. El peso de los jugadores del Real Madrid y las características del grupo se adaptan a buscar más opciones de anotación en situaciones de juego en llegada. Para que este juego tenga éxito es imprescindible que la defensa sea más sólida y obligue a peores elecciones de pase y tiro de los atacantes. Es en este punto donde aun queda margen de mejora, y mucho. Los jugadores exteriores deben adaptarse a que, esta vez, no tienen a sus espaldas dos “porteros” como Ibaka o Marc Gasol por lo que su responsabilidad de no ser superados debe ser mayor. También, entiendo, que Pau Gasol, a medida que los partidos tengan más trascendencia incrementará su actividad defensiva y dotará al equipo de mayor intimidación.

Mirotic y Reyes.  La presencia de Mirotic tiene mucho impacto en el juego de España. El jugador de los Bulls está en su propia fase de adaptación pero ya ha dado muestras de su personalidad y su influencia en la manera de jugar del equipo. Es importante que no se dedique exclusivamente a tirar de tres puntos y que aporte en situaciones de rebote porque el grupo no destaca por su capacidad física y puede ser un aspecto decisivo ante selecciones poderosas en este aspecto. Por su parte, Felipe Reyes, sigue a lo suyo. Su particular bienvenida al grupo a Mirotic ha sido defender su espacio con la intensidad y el orgullo que siempre le ha caracterizado. Me gusta la historia de estos dos jugadores que se han “alimentado” mutuamente en beneficio de sus carreras. Reyes contribuyó a la evolución de Mirotic en su etapa en el Real Madrid y la irrupción del joven jugador de origen montenegrino significó un estímulo para Felipe Reyes para defender su estatus de jugador importante en el equipo.

Rotaciones. Llull, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Mirotic, Reyes y Pau Gasol son los cimientos de esta selección. ¿Suficiente?. Entiendo que no, por la obligación que supone que siempre rindan de manera óptima. La pregunta entonces es quién se quiere sumar a ser un jugador estable de rotación. De momento, la preparación no ha otorgado respuestas. Pienso que Abrines, si supera sus problemas físicos, puede ayudar  por su actividad defensiva y su amenaza en el lanzamiento exterior y Hernangómez debe dar 10 minutos de rotación sólida en la zona siempre y cuando se muestre más concentrado en defensa. Particularmente, también espero a un Pau Ribas más atrevido que deje atrás su percepción de secundario y se anime a ser el jugador que se ha destapado en Valencia. Lo cierto es que no son más que expectativas como lo sigue siendo Claver sobre el que pesan decepciones pasadas que nublan juicios reales. De momento, Scariolo le está haciendo jugar más tiempo en la posición de “tres”, quizás intuyendo que necesitaremos más centímetros en esa posición ante determinados rivales. No lo está haciendo ni mejor ni peor que los compañeros con los que parece jugarse el puesto aunque parece que siempre llevará el “debe” a cuestas de lo que, en un momento, se esperó de él.

Un paisaje distinto

Martes, 11 Agosto 2015

Bélgica, Polonia, Macedonia, Venezuela, República Checa. Sin duda, no podemos hablar de unos partidos de preparación del todo exigentes para nuestra selección. Bien es cierto que la preparación es simplemente eso, ir afinando la puesta a punto física de los jugadores (sobre todo de aquellos que llevan bastante tiempo sin competir) y  aventurar posibles respuestas a las diferentes demandas que surgirán durante el Eurobasket. Probablemente, rivales de mayor entidad y entornos menos cómodos ayudarían algo más para conseguir estos objetivos pero tampoco debemos engañarnos y otorgar mayor importancia a este hecho.

He de reconocer que el próximo campeonato de Europa es el más atractivo que recuerdo desde hace bastante tiempo. Su condición de “preolímpico”  y el buen nivel de selecciones como Francia, Serbia y Grecia en el pasado campeonato del Mundo dotan a esta cita de un aroma distinto a recientes citas continentales que se afrontaban, desde nuestro prisma, pensando en qué selección podría estar cerca del nivel de España.

El panorama ha cambiado bastante. España es una candidata más, tan candidata como cualquiera, pero no para mirar por encima del hombro a otras selecciones. Además, el equipo afronta situaciones novedosas que originan nuevos retos pero también algún interrogante adicional con el que no solíamos acudir a eventos de este tipo. Muchos jugadores con experiencia pero roles distintos, incorporaciones de impacto y curiosidad por ver qué modelo de juego logra encajar todo el talento del grupo.

Me parece relevante que en la inmensa mayoría de las declaraciones escuchadas hasta el momento, se repita de manera constante la palabra “humildad”. Es un buen punto de partida, sin duda, y una velada autocrítica hacia determinadas actitudes, seguramente inconscientes, que invadieron el colectivo y su entorno en eventos anteriores. Desde la actitud adecuada, España necesitará conjugar un alto ritmo de juego que beneficia a los “Sergios” y Rudy Fernández (los tres jugadores exteriores probables en los momentos decisivos del partido) con la influencia que debe ejercer Pau Gasol en el ataque español. A diferencia del Real Madrid donde a los interiores se les pone en juego a través de bloqueos, Gasol necesita producir recibiendo de espaldas por lo que se impone equilibrio  para que los exteriores no abusen de intentar generar ventajas siempre y  paciencia para aprovechar la atención que recibe Gasol en situaciones cercanas.

Y en estas, Mirotic. La “aparición” de Nikola Mirotic tiene un impacto en el fondo y forma de España. La convivencia de los hermanos Gasol en cancha y su complemento con Ibaka significaba una cierta (y bendita) anomalía respecto a la tendencia actual del juego que identifica en la posición de “cuatro” a tipos rápidos con capacidad para abrir el campo a través de su lanzamiento exterior. Mirotic y su versatilidad harán de España un equipo distinto, probablemente menos previsible en ataque pero con mayor capacidad para anotar en situaciones rápidas aunque también concederá más canastas “fáciles”.

Un reto bonito el que afronta Scariolo, intentar arrebatar a la mejor Francia ¿de siempre?  el título en su país y con una selección con la misma esencia pero aires novedosos y atractivos.  Los “Sergios” a los mandos, el debut de Mirotic y el esperadísimo paso delante de jugadores que vienen empujando desde hace algún tiempo. Y si no empujan estos, siempre estará Felipe Reyes.