Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mumbrú’

Postureo

Martes, 13 Diciembre 2016

Suenan a historias de “viejuno”  pero me ha dado por reflexionar sobre aquellos tiempos en que valorábamos el tamaño del jugador más allá de sus aptitudes y de  si sabía realmente sacar provecho a esa ventaja física. Esa moda pasó y tanto en Estados Unidos como en Europa se imponen tendencias menos encorsetadas que posibiliten que coincidan quintetos atípicos atendiendo más a las habilidades propias y del rival. Los Warriors en la NBA son abanderados del “Small Ball” y Fenerbahce alterna minutos con dos “cincos” puros como Udoh y Vesely con otras propuestas donde sus “interiores” son Da Tome y Kalinic.

Creo que hubo un tiempo en nuestro baloncesto que nos dejábamos llevar más por la apariencia que por la esencia, donde predominaba ocupar una posición con tamaño más que con cualidades. Claro que este es un deporte donde el factor físico es importante, hasta decisivo, pero lo que marca la diferencia es cómo se utiliza ese físico. Los primeros minutos de Pau Gasol en la Liga ACB los jugó en la posición de “tres”. Entonces Gasol era un jugador más ligero y rápido que el actual y tenía talento de sobra para ocupar esa posición pero pronto Aíto García Reneses supo valorar que era absurdo desperdiciar esos enormes brazos lejos del aro y que el jugador catalán sacaba más provecho de su velocidad jugando contra interiores que contra otros aleros.

La posición de “tres” fue la que más sufrió y aún sufre ese síndrome de la “tamañitis”. La pervivencia en la élite de Mumbrú no sólo se debe a su enorme competitividad sino a que sus herederos han sido incapaces de hacer valer esa superioridad física sobre la mayoría de sus  rivales jugando o pasando desde el poste bajo. Desde el pionero Andrés Jiménez, al que Aíto (nuevamente Aíto) sí que supo cómo explotarle en ese puesto, hemos asistido a numerosos proyectos de aleros altos que no han sido capaces de adaptarse al máximo a la posición.

Bartzokas, por ejemplo, utiliza a Víctor Claver mayoritariamente en la posición de “tres”. Claver es un buen alero alto, en defensa tiene piernas para defender a jugadores exteriores y te permite jugar situaciones de cambios defensivos con enormes garantías. A partir de ahí, es discutible que pudiera aportar más jugando de “cuatro” donde ganaría capacidad en el rebote, tiempo para los tiros y podría sacar más ventaja sobre sus pares cuando pone el balón en el suelo. Si Claver fuera amenaza en el poste bajo, su presencia como alero alto tendría más sentido, pero no lo es…

Luka Doncic es otro jugador con cuerpo de “tres” pero su cabeza es y siempre ha sido la de un base. Acierta Laso en su apuesta por el talentoso esloveno en esta posición y es un reto para técnico y jugador ir descubriendo como utilizar su ventaja física y limitar cómo intentarán castigar sus rivales los inconvenientes de su tamaño. Desde su altura, Doncic distribuye con facilidad y saca tiros por tamaño y técnica más que por velocidad. Además, cuando ataca el aro (cosa que hace poco bajo mi punto de vista) genera superioridades por zancada y fortaleza. De momento, el poste medio  no lo ocupa demasiado pero tiene recursos técnicos para anotar y pasar desde esa posición como tan brillantemente  hacían, por ejemplo, Diamantidis o Pepe Sánchez. Doncic justifica aquello del “base alto” sobre lo que también hubo obsesión hace unos años a partir del “efecto Montero”. También lo hace, Antoine Diot,  otro que tuvo ese puesto en la cabeza desde joven y que este año está siendo clave, como titular de Valencia Basket, en la buena marcha del equipo dirigido por Pedro Martínez. Diot ha vuelto a sus orígenes y desde el puesto que le parece más natural ha dado un paso adelante muy agradecido por su equipo.

Una de invictos

Martes, 18 Octubre 2016

Una de Invictos

Dinámicas. De eso se trata ahora mismo. Las primeras jornadas de la Liga Endesa nos están apuntando las primeras sensaciones de los distintos equipos y empiezan a señalar nombres interesantes que pueden ser los grandes protagonistas del curso.

Las primeras semanas de competición también están confirmando la intención de la mayoría de los equipos ACB por jugar con un ritmo rápido, explorar más los conceptos que los sistemas y no especular con el ritmo. Ya sé que venden más los mensajes siempre negativos y las críticas pero también merece la pena apuntar que se juega un buen baloncesto en la Liga Endesa y que el nivel de competitividad de los equipos es máximo. Cierto, hay menos talento que hace años pero también hay más trabajo y menos resignación.

Dominion Bilbao Basket e Iberostar Tenerife son los dos líderes de la competición. Sus cuatro victorias sin derrota son un justo premio a su nivel de juego. Sobre esa base trabajarán con más tranquilidad y, aunque es muy probable que en alguna semana sean superados por los transatlánticos que les persiguen, estos triunfos son un paso importante para optar a disputar la Copa del Rey, el primer objetivo de los primeros meses de competición.

Dominion Bilbao Basket es el equipo de Alex Mumbrú. Probablemente no hay un jugador en toda la Liga Endesa con más influencia en la personalidad de un grupo. Mumbrú es un dolor de muelas para los rivales, un activo incalculable para sus compañeros y un síntoma de las carencias que acompañan a generaciones posteriores de jugadores.  No hay otro “tres” más completo que Mumbrú capaz de tirar y de jugar para él y sus compañeros desde el poste bajo. Mumbrú da sentido a tener un alero alto porque sabe aprovechar su cuerpo. Sus habilidades y su liderazgo son claves para que un equipo que estuvo a punto de no seguir en la competición por sus dificultades económicas muestre ese carácter y personalidad cada semana.

La fortaleza de Iberostar Tenerife es  la variedad de recursos ofensivos que maneja. No tiene grandes anotadores pero tiene muchos jugadores con puntos en sus manos. Su técnico, Txus Vidorreta está desarrollando un gran trabajo adoptando decisiones y propuestas que están ayudando a la evolución de sus jugadores. Ya hablé en otro post del todoterreno Beirán pero cada semana encuentras aportaciones muy interesantes de otros jugadores como Vázquez, Grigonis, Doornekamp y un Rodrigo San Miguel quizás en el mejor momento de su carrera porque el ritmo al que quiere jugar su técnico es el que más le va a sus cualidades.

Hay varios puntos en común que comparten estos equipos, destaco entre ellos el buen y amplio uso que hacen del lanzamiento de tres puntos. Si quieres competir al máximo nivel es imprescindible contar con varios jugadores que amenacen desde larga distancia, sin duda es un aspecto diferencial y que muestra la evolución del juego en los últimos años donde los equipos no tienen que prepararse para defender al “tirador” sino a equipos que tiran.

Cierra el trío de invictos, con un partido menos, el Real Madrid. Los actuales campeones se agarran a un Llull extraordinario y a una defensa algo más consolidada que otros años por estas fechas. Los blancos siguen con una facilidad extraordinaria para anotar y eso es demasiada exigencia para sus rivales. Aún tienen puntos de mejora los de Laso, en especial en las figuras de Maciulis y Taylor y en mecánicas colectivas que puedan ayudar más a aprovechar el extraordinario talento para generar juego de Anthony Randolph.

Los Otros

Martes, 30 Diciembre 2014

Conviene no reducir la Liga Endesa a las andanzas de los equipos de la Euroliga. Escribo esto como una pequeña autocrítica repasando que hace mucho tiempo que no dedico unas líneas a alguno de los equipos que están contribuyendo a una edición bastante interesante de nuestra competición, donde, a diferencia de cursos anteriores, pronosticar tiene un componente de riesgo bastante elevado.

En su momento ya mencioné lo meritorio de la propuesta del FIATC Joventut pero el equipo de Badalona sigue mereciendo todos los elogios posibles. Maldonado ha construido un equipo sin apenas jugadores de “entre tiempo”. Sus veteranos han encontrado en Badalona el mejor escenario posible para exigir un poco más a sus cuerpos y los jóvenes crecen arropados por tipos de sobrada profesionalidad que no dudarán en enseñarles el camino correcto al mínimo despiste que tengan. La manera de jugar de la Penya engancha por desenfadada y dinámica, esperemos que el vértigo que les puede dar cuando miren la clasificación no afecte al equipo.

Si el Joventut tiene bastante amarrada su presencia en la Copa del Rey algo parecido pueden decir en Bilbao, donde Sito Alonso no ha tardado mucho en consolidar una dinámica positiva. Nuevamente, como en Badalona, son algunos veteranos como Mumbrú, Hervelle y Raúl López los que aportan una dosis de estabilidad importante complementados por jóvenes prometedores como Marko y Dejan Todorovic. Merece destacarse el rendimiento que está mostrando Quino Colom, probablemente en su mejor etapa como jugador ACB.

Si la lucha por entrar en la Copa promete emociones fuertes (Valencia y Baskonia tienen muy poco margen de error), la competición paralela de todos los años por evitar el “descenso” tiene la novedad de que no hay ningún equipo que se descuelgue de manera prematura. A priori, La Bruixa D´Or Manresa parecía el equipo menos sólido pero los catalanes están progresando y cuentan con el aval de ser dirigidos por Pedro Martínez. Los manresanos compiten contra cualquier rival cuando juegan como locales y da la sensación de que seguirán sumando victorias en el Nou Congost, la duda es si el equipo también tiene interiorizada esa sensación y eso les hace ser más débiles e inconsistentes cuando juegan fuera de casa. Ahí tienen su asignatura pendiente, en cualquier caso merece destacarse la gallardía con la que se agarra a la competición un club con medios tan limitados.

Tampoco Movistar Estudiantes sabe lo que es ganar fuera de casa y eso que ha estado cerca de lograrlo en varias ocasiones. Su clasificación está por debajo de lo que transmite un equipo que, si se confirma la continuidad de Slokar, cuenta con una plantilla amplia y  capacitada como para que podamos pensar que progresarán con el paso de las jornadas.

Sorprende que cierre la clasificación Baloncesto Sevilla pero en realidad es un hecho que confirma la tendencia y dinámica de las últimas semanas donde es el equipo de los de “abajo” que peor está compitiendo. La defensa del conjunto sevillano está lejos del nivel necesario en la ACB y  se echan en falta referentes que proporcionen estabilidad en este tipo de situaciones.  Antes hemos mencionado el caso de Joventut y Bilbao donde los jóvenes crecen protegidos por las victorias que se logran en gran parte gracias a la aportación de veteranos conocedores de la Liga. En Sevilla, no existe este perfil de jugador y cuentan con muchos jugadores que no conocen la competición o que han desarrollado roles secundarios, sólo Berni Rodríguez podría ayudar en este sentido pero la dinámica del equipo también se lo ha “tragado”. Huele a cambios en Sevilla, veremos cuándo y cuántos, teniendo en cuenta que el primero que debe afectar al equipo es el de actitud. Andorra, Estudiantes, Manresa, Fuenlabada y Gipuzkoa Basket parecen tener más claro a lo que se enfrentan, es hora de que en Sevilla se olviden, por lo menos este año, de los sueños de grandeza, están de lleno metidos en el barro, es hora de tirar a la basura los trajes de gala.

Las manos de Calderón

Viernes, 13 Septiembre 2013

Hay varias similitudes entre las dos derrotas de España en este Eurobasket. Esa sensación de vulnerabilidad en momentos determinados que hace que parezca que la puerta siempre está medio abierta cuando en otros momentos estaba completamente cerrada; ese aroma a que somos mejores pero competimos peor cuando la cosa se aprieta; ese paso de los minutos que “elimina” jugadores españoles por el camino y también esos momentos donde el partido se decide en los que no está José Manuel Calderón en pista.

Y claro, teniendo en tu equipo a Ricky Rubio y Sergio Rodríguez no es un drama jugar sin Calderón, ni mucho menos pero, en ausencia de Navarro, y combinando muchas veces la opción de jugar dos pequeños, pocas manos mejores que las de Calderón para poner el balón en los últimos minutos.

Lo cierto es que la derrota contra Grecia sí que tiene trascendencia competitiva y obliga a vencer a Italia y Finlandia, algo sobre lo que no tendríamos muchas dudas hace unas semanas pero que genera algo más de inquietud si atendemos a la trayectoria de la selección y a la de nuestros rivales durante el campeonato. No debe cundir el pesimismo porque el grupo y los técnicos tienen capacidad sobrada para solventar esta situación y porque no parece nada trascendente el puesto en el que nos clasifiquemos para cuartos de final, ya que no habrá mucha diferencia en la entidad del rival y todo pasará bastante por lo que puedan hacer los nuestros. Por eso, es mejor centrarse en analizar lo que nos han dejado estas dos derrotas y pensar en cómo evitar situaciones parecidas

- El “pacto”. Por mucho que estuviera hablado, el hecho de mantener a Marc Gasol en pista pudo no ser lo mejor porque el resultado en ese momento invitaba a ser más flexible. Hubiera entendido que se le hubiera cambiado con dos faltas y arriesgar si llegara el “arreón” griego pero de esta manera no se evitó ninguna de las dos cosas.  Eso sí, es divertido el ejercicio de buscar la clave, el kid, el fáctor o llámalo X que explique una derrota, pero limitarlo a la tercera falta de Marc Gasol son ganas de llamar la atención o de hurgar en la herida.

- Claver y Rudy. Sin duda, los dos aspectos positivos del partido. Muy agradable la voracidad reboteadora de Claver, un jugador que necesita de constantes acciones positivas en los encuentros que le recuerden sus enormes posibilidades en este juego. Rudy Fernández demostró valentía para atacar el aro pero no tuvo respuesta en los últimos minutos y volvió a acusar un arbitraje que ya mira con recelo cada contacto que sufre (esto duele decirlo pero probablemente se lo haya ganado).

- “El tres”.  Comentaba Orenga antes de la preparación, y con mucha razón, la gran variedad de recursos tácticos que ofrecía la confección del equipo. Si nos detenemos a analizar la situación actual parece que nos estamos limitando. Sigo viendo al equipo pequeño en determinados momentos y reducir a Mumbrú e incluso Claver a la posición de “cuatro” todo el rato nos resta alternativas más físicas en posiciones exteriores. No estoy diciendo que tenga que ser la norma habitual porque la composición del equipo inclina a quintetos pequeños pero a veces se necesita más cuerpo y más dureza, no sé, serán cosas mías, pero a veces una cosa más clásica con un base, Rudy de dos, Mumbrú de tres, Claver y Marc tampoco suena nada mal.

- Y ahora. Me  inquieta la reacción inmediata del equipo pero no tengo dudas de que pasaremos a la siguiente fase. Las dos derrotas han dejado huella pero no han sido partidos catastróficos ni mucho menos. Quiero ver las caras, los gestos y la gestión que deja el partido de Grecia. Hay jugadores más experimentados que tienen que dar un paso adelante. Seguro que nos gustaría estar en una situación más desahogada pero tiene mucho interés eso de que, a partir de ahora, cada partido sea una Final, vamos, como si esto fuera un Campeonato de Europa en toda regla.

Preparados, o casi

Martes, 27 Agosto 2013

Pues sí, España está lista, o eso parece, aunque la verdad siempre he pensado que estos partidos de preparación son sólo eso, meros fuegos artificiales que sólo deben servir para detectar carencias, aprender a camuflarlas y reconocer aquellos aspectos que más dañan a los rivales.

Por eso, más allá de aventurarnos sobre futuros éxitos o elucubrar sobre posibles rivales prefiero plantear el análisis sobre España pensando en cómo se están definiendo los roles de los distintos jugadores, quién ha ganado espacio desde el comienzo de la preparación, quién parece haber perdido protagonismo y cómo está organizando el seleccionador, Juan Antonio Orenga el juego del equipo.

La sensibilidad que está mostrando Orenga por intentar implicar a los tres bases en el juego de la selección es reseñable. Es cierto que esa decisión limita los minutos a jugadores como Rudy Fernández, Sergi Llull o Fernando San Emeterio pero la medida se está justificando por el rendimiento de Calderón, Rodríguez y Rubio, éste último fundamental por los “cambios de ritmo defensivos” que imprime a los partidos. Eso sí, Orenga rota y rota pero, a día de hoy, tiene claro con quién se quiere jugar los minutos decisivos de los partidos y Sergio Rodríguez está respondiendo con nota.

Los “Hormiguitas”. Hay dos jugadores que están consolidando su aportación con el paso de los partidos y que parecen muy cómodos en el papel que tienen que representar. El primero de ellos es Alex Mumbrú cuya experiencia es muy útil en momentos determinados de los partidos así como su capacidad para jugar en el poste bajo. Dado que ni Aguilar ni Claver están tirando la puerta abajo (ni mucho menos) no es nada descartable que le veamos jugar de “cuatro” en momentos puntuales. El otro jugador que me gustaría destacar es Xavi Rey. No es fácil ser el suplente de Marc Gasol, sobre todo de esta versión tan excepcional del jugador de los Grizzlies que, incluso jugando contra Francia, se muestra tan descaradamente “abusón”. Rey cumple perfectamente con lo que se espera de él, solidez defensiva, trabajo cerca del aro y buena calidad en los bloqueos y además tiene la virtud de “engancharse” rápidamente a los partidos. Claro, no es Ibaka ni Pau Gasol pero el peso de las ausencias no debe evitarnos ser justos y ponderar a tipos que más allá de componentes estéticos demuestran oficio y sentido colectivo.

No merece tanto elogio Víctor Claver aunque tampoco ensañamiento y juicios desmedidos. El jugador valenciano no acaba de encontrar un buen nivel de manera constante. Su aventura americana no le ha servido para corregir la excesiva dependencia que supone para su rendimiento el resultado de las primeras acciones que realiza. Si Claver entra con buen pie en los partidos parece que redobla su energía y encuentra impulso para exhibir sus magníficas condiciones. Por el contrario, si no tiene acierto en sus primeros minutos vuelve el jugador cabizbajo y lleno de dudas tan frecuente en el equipo nacional. Es lógico dudar de Claver pero aún está a tiempo de identificar este Eurobasket como una gran oportunidad para reivindicarse y consolidarse en una selección en la que siempre ha tenido un papel muy secundario. Yo no pierdo la esperanza.

Los retos de Orenga

Mircoles, 7 Agosto 2013

Mientras España comienza su preparación para el Europeo es un buen momento para analizar cuales son los objetivos de un grupo, indudablemente marcado por el vacío de los ausentes, pero con muchos motivos para ilusionar. Está claro que el mayor objetivo es competir y demostrar capacidad para optar al título, pero más allá de eso, la configuración del equipo y la peculiar situación que se planteará en la Selección después del Mundial de 2014 hacen que debamos atender a algunos de los retos que se le presentan al nuevo seleccionador nacional, Juan Antonio Orenga y sobre los que, seguramente, ya está trabajando.

Calderón, Ricky Rubio, Sergio Rodríguez. ¿Es posible que salgamos del Europeo con la sensación de que los tres jugadores han estado bien?. Sería casi el primer caso donde un equipo logra que sus tres bases rindan a buen nivel. Aunque Orenga ha avisado que pueden coincidir en pista, los primeros partidos de preparación servirán, o no, para aventurar quién parte en desventaja. Calderón es la experiencia y la garantía de solidez y Sergio Rodríguez cuenta con el aval de su entendimiento con otros exteriores como LLull o Rudy Fernández. No dudaré de un jugador como Ricky Rubio pero necesitará de ser constante en su lanzamiento exterior para elevar el nivel del equipo. En el baloncesto europeo es más difícil camuflar este déficit que en la NBA.

Algo más.  Sí, lo sé, ganar, ganar y después ganar, pero no quedaría del todo convencido si el equipo obtiene un gran puesto basado exclusivamente en la aportación de los de siempre (esto es Calderón, Rudy, Marc Gasol..). Las ausencias merman el poder del grupo (a priori) pero posibilitan espacio para jugadores necesarios para la famosa “transición”. Por eso, sería importante que este Eurobasket se recuerde como aquel donde jugadores como Aguilar o Víctor Claver “rompieron”. Sobre este tema, me interesa mucho ver cómo resuelve el seleccionador el reparto de minutos y roles entre las parejas Claver-Mumbrú y Gabriel-Aguilar o mejor dicho cómo lo resuelven los propios jugadores en las oportunidades que tendrán en los partidos de preparación.

El desequilibrio.  Aparentemente, el potencial del juego exterior del grupo es mayor aunque cuente con uno de los mejores pívots del mundo como Marc Gasol. Seguro que Orenga presta atención a que Gasol tenga un papel principal en el juego ofensivo pero habrá momentos donde las características del grupo deriven por inercia hacia un juego demasiado exterior con tendencia a abusar del bote.  Será importante evitar que esos minutos se prolonguen y conseguir que el balón circule con fluidez.

Rudy - LLull. Aunque son jugadores con larga trayectoria en la selección (sobre todo el primero) es evidente que su rol en el equipo se altera con la ausencia de Juan Carlos Navarro, un absoluto referente del grupo en la última década. Rudy probablemente juegue más minutos de “escolta” y LLull parte como algo más que ese especialista para revolucionar partidos que ejercía con Scariolo. Están más que capacitados para adaptarse a su nueva realidad y para ello les ayudaría apostar por un ritmo alto que les posibilite lucir en situaciones de transición.

Sobre la Lista

Mircoles, 10 Julio 2013

Ya es oficial la lista de jugadores que representarán a España en el próximo Eurobasket, juventud, veteranía, oportunidad para varios jugadores de relanzar sus carreras y para otros de interpretar un rol distinto al que habitualmente exhiben con la selección. La primera lista de Juan Antonio Orenga y seguro que no la última.

- Los bases. Estaba claro que la temporada de Sergio Rodríguez le llevaría directo a la selección. Junto con Calderón y Ricky Rubio forman probablemente el puesto más sólido del equipo. La duda en estos casos es saber cómo se reparten los minutos y cómo afecta a su rendimiento saber que será muy difícil que alguno de ellos supere los 20 minutos en pista. No es fácil rendir bien con poca continuidad y alguno de ellos ya lo ha sufrido en el equipo nacional. A priori, una garantía, pero veremos…

- El Llull de Messina. El papel de Sergi Llull en esta selección ante la ausencia de Navarro recuerda al que tenía en el Real Madrid de Messina. Presumbiblemente será el escolta titular con responsabilidad en la anotación exterior del grupo. El jugador balear no es de los que precisa periodo de adaptación, veremos si controla la ansiedad y la experiencia de jugar en el puesto de base le ayuda a interpretar mejor situaciones determinadas del juego. Su rendimiento aumentará si Orenga apuesta por un juego rápido.

- El reto de Rudy. La temporada de Rudy Fernández ha dejado una sensación de “sí pero no”. En el Campeonato de Europa tendrá la oportunidad de despejar dudas sobre su evolución como jugador y ser el referente del equipo junto a Calderón y Marc Gasol. En especial prestaremos atención a su lanzamiento exterior, no sólo en lo que se refiere al acierto sino a lo habitual que viene siendo la mala selección que está realizando. Sin duda, una oportunidad para reencontrarse con su mejor versión.

- Claver, ¿por fin? Tengo gran curiosidad por ver si Víctor Claver es capaz de dar un paso adelante. Ya son varias convocatorias donde la palabra que define su presencia es “intrascendencia” y ésta no debería ser igual. Fundamental, en su caso, que en los partidos de preparación demuestre evolución, personalidad y atrevimiento.

- El juego interior. Las ausencias se acumulan en las posiciones interiores  y es lógico afirmar que el equipo pierde gran potencial. Por contra, veremos mayor capacidad para abrir el campo con jugadores como Gabriel y Aguilar, la solidez que siempre aporta Xavi Rey y contamos con la garantía que supone tener a Marc Gasol que quizás deberá asumir más tiros que nunca en la selección. Ilusionante la presencia de Aguilar por el test que supone el Europeo de cara a futuras convocatorias, justa la presencia de Gabriel por su buena temporada y por el reconocimiento a una trayectoria e interesante la aportación que pueda realizar un jugador como Xavi Rey que puede ser muy útil por su entrega defensiva y su capacidad para rebotear, siempre necesaria en estos campeonatos.

- Las ausencias. En mi opinión la lista es poco cuestionable aunque entiendo que pueda generar debates. La presencia de Mumbrú no debe extrañar si hemos seguido su temporada, y la ausencia de Rafa Martínez cobra sentido desde el momento que se llevan tres bases y se apuesta por LLull de escolta. No ha sido el mejor año de San Emeterio pero conoce al grupo y es un buen competidor y, por dentro, Nacho Martín ha realizado méritos para ir convocado pero Aguilar es una alternativa para más años, Xavi Rey es necesario para defender a jugadores más físicos y Germán Gabriel ofrece un perfil más polivalente. No sería injusta la presencia de Martín pero tampoco lo es la presencia de las elecciones de Orenga.

- El caso Mirotic.  No distingo la ausencia de Mirotic del resto de bajas voluntarias. Tampoco entendería comportamientos revanchistas que evitaran que el jugador pudiera cumplir su deseo de jugar con Montenegro, si fuera el caso. No está y no quiere estar pero no pensamos que, en su momento, pudo y quiso estar y no se le citó. Respeto para su decisión y a centrarse en los convocados.

El cruce

Jueves, 17 Mayo 2012

Hay ganas de que comiencen los Play Offs, realmente cuesta imaginar esta competición sin este modelo de eliminatorias que se ha extendido a muchos deportes. No creo que ahí radique el problema de la falta de interés aparente que suscita la Liga Endesa.Son muchos los alicientes de las eliminatorias de este año. Por un lado, es muy gratificante observar la presencia de proyectos que hace muy poco luchaban por la permanencia como Lagún Aro y Lucentum Alicante. Su temporada y el justo premio recibido deben ser el faro sobre el que se alumbren muchos equipos. También deberemos estar atentos a cómo responde el Barcelona Regal a su favoritismo y a las extrañas sensaciones que dejó su partido de la Final Four contra Olympiakos. Por primera vez desde que Xavi Pascual se hizo cargo del equipo empiezan a tener eco voces críticas y sólo el título de Liga puede hacer que se mantenga la fe en la idea.

Pero de todas las eliminatorias de cuartos de final, el cruce con más miga es el que enfrentará a Caja Laboral  y Gescrap Bizkaia. La rivalidad que se está generando en los últimos tiempos podría ilustrar un libro llamado “cómo fabricar un derby”. El empuje del equipo de Katsikaris ha venido a cuestionar la que parecía intocable hegemonía local del Baskonia. Los antecedentes de los últimos partidos hacen pensar en una serie muy igualada, tensa y que se decidirá por pequeños detalles y pinceladas de talento de los grandísimos jugadores que militan en ambas plantillas. Veamos  algunos de los factores decisivos de la eliminatoria:

- Ritmo: No considero a Ivanovic un tipo especulativo. Su Caja Laboral es un equipo atrevido que intenta generar ventajas a través de la actividad pero la presencia de Prigioni condiciona el juego del equipo hacia más situaciones de media pista. En este sentido Gescrap Bizkaia intentará que se juegue a mayores pulsaciones y que Prigioni sufra la velocidad de Aaron Jackson. La serie se empezará a decidir dependiendo de la velocidad a la que se juegue.

- Nocioni-Teletovic-Lampe. Qué bien suena este trío. A  priori son jugadores superiores a sus pares ( y a los de muchos equipos) y pueden ser el factor diferencial entre los dos equipos. La sensación es que después de la llegada del “Chapu” todavía están en fase de ir conociendo cómo acoplar sus cualidades. No hay más tiempo, los bilbaínos no conceden periodos de prueba.

- El comando Play Off. Representado por Vasiliadis, Mumbrú y Grimau, todos ellos especialistas en esta Fase de la Temporada. Buenos jugadores y grandes competidores, si Caja Laboral les deja oler sangre, no tendrán piedad porque a pesar de que están hartos de jugar partidos de este tipo mantienen intacta su ambición.

- Los banquillos. Katiskaris ha empezado a jugar la Serie desde las ruedas de prensa, innecesario desgaste para un técnico brillante que se ha conseguido distinguir fundamentalmente por sus decisiones en este tipo de partidos. Ivanovic sabe que dispone de su plantilla más amplia de los últimos años. Habituado a tener rotaciones muy estandarizadas, tiene el reto de saber aprovechar todo el arsenal del que dispone, que es mucho, tanto como para considerar a su equipo un serio candidato a ganar el título.

Thrilla in Miribilla

Martes, 7 Febrero 2012

No llegan a la categoría de clásicos, pero los Real Madrid-Bizkaia Bilbao Basket, tienen un sabor bastante especial que depara partidos más que entretenidos. Dos buenas plantillas y dos entrenadores valientes que buscan generar superioridades desde el primer momento, duelos colectivos y mini retos llenos de “trash talking” (Sergio Rodríguez-Jackson, Hervelle-Mirotic, Fisher-Begic).

En Bilbao se cerrará este ciclo de partidos  en un encuentro con mucha miga. Una victoria del Real Madrid le dejaría muy cerca de luchar por alcanzar la Final Four y una derrota añadiría mucha enjundia al grupo, reforzaría la moral de los de Fotis Katsikaris y quizás dejaría las primeras serias dudas del curso para los madridistas en vísperas de la Copa.

Mirotic y Tomic. Me pongo en la piel de Pablo Laso y entiendo lo que puede pasar por su cabeza. Ofensivamente es su mejor pareja de pívots pero en defensa están sufriendo un calvario con Banic y Fisher. Katsikaris tiene claro cuáles son las debilidades defensivas del Real Madrid y las explota sabiamente. Banic percute contra Mirotic en situaciones cercanas y jugando sin balón, casi literalmente le mete debajo del aro dónde lo único que se puede hacer es coger rápido el balón de la cesta. Lo malo para los blancos es que la frustración de Mirotic le afecta a la hora de atacar dónde muestra un pelín más de ansiedad de lo habitual. Una lección más para el joven talento que sin duda superará, soy muy malo en los pronósticos pero apostaría por un buen partido suyo en Miribilla.

El duelo Tomic-Fisher es de lo más interesante a nivel táctico. Fisher sufre en situaciones cercanas al aro porque es un gran taponador pero no un buen defensor y Tomic defendiendo los bloqueos directos, en fin, aún con toda la admiración que le tengo, es un gran problema para su equipo (aunque los exteriores tampoco le ayudan mucho). A nivel colectivo es un reto defender el dos contra dos que generan Jackson y Fisher porque éste último puede continuar hacia el aro o abrirse para utilizar su eficaz tiro a cuatro metros. Esto obliga a que se puedan generar recursos colectivos pero que la máxima responsabilidad recaiga en los dos defensores implicados, lo que supone un problema para el Real Madrid. Quizás en Bilbao, utilice más tiempo defensas zonales para solucionar este inconveniente.

Mumbrú y la pasión. No he sido muy de Mumbrú, he de reconocerlo, me parecía un jugador con tendencia a abusar del bote, a tomar decisiones erróneas, y con cierto desorden en su juego. Ahora mismo, es un jugador al que merece la pena admirar. Con muchos éxitos a sus espaldas afronta cada partido con una disposición mental óptima y, sobre todo, con una pasión extrema. Se nota que disfruta  de su profesión y eso le hace tremendamente peligroso. Hasta ahora, está superando a todos sus pares y su juego en el poste medio es un problema táctico para el Real Madrid.

Leo lo escrito hasta ahora y observo que he sido muy elogioso con el Gescrap Bizkaia y escueto con el Real Madrid, injusto. El Real Madrid es un equipo al que merece la pena ver y no diría que jugase nada mal en su última derrota. Sus defensas alternativas están alterando por momentos el plan de los de Katsikaris y cuando controla el rebote anota con una facilidad insultante. Su estilo atractivo es plenamente compatible con el éxito y creo que Pablo Laso compatibiliza bien las distintas cualidades de sus jugadores para conseguir equilibrio a ambos lados del campo. El entrenador ha conseguido tener a muchos jugadores “vivos” que en cualquier momento pueden ser protagonistas. El único problema que le veo al equipo es que  entre los mejores equipos de Europa es el que más opciones concede a los rivales para desarrollar su juego, por eso hay que dar un gran valor a la temporada que está realizando el equipo hasta el momento. Si el Barcelona y CSKA consiguen que sus rivales parezcan equipos menores, los equipos que se enfrentan al Real Madrid aceptan el reto de juego que ofrece el equipo blanco y sacan lo mejor de sí mismo porque encuentran facilidades para desarrollarlo. Los beneficiados somos los espectadores que, en la mayoría de las ocasiones, tenemos garantizado ver un partidazo cada vez que juega el Real Madrid.

Verdades a medias

Lunes, 30 Mayo 2011

Es curioso como determinados juicios de valor sobre jugadores y aspectos del juego se consolidan en el tiempo. Parece que, por repetirse, se dan como ciertas determinadas apreciaciones que parecen guardar poco parecido con la realidad. Evidentemente, no pienso a la hora de escribir estas líneas en las supuestas afirmaciones de Pippen sobre que Lebron James puede alcanzar el nivel de Jordan porque está lejos de ser una opinión muy compartida y porque su traducción no se ajusta totalmente a lo que nos han querido vender. Más bien, pensaba en estas verdades a medias…

 LLul, ¿gran defensor? Escribe uno de los grandes admiradores del jugador balear, sin su energía el Real Madrid navegaría en la más absoluta intrascendencia en el juego. Con Llull se eleva a la máxima aquella percepción de que cualquier jugador con grandes capacidades atléticas es un buen defensor. El base-escolta del Real Madrid es intenso y activo pero sufre demasiado en las situaciones de uno contra uno, se precipita y le falta paciencia para aguantar delante de su oponente, además en ocasiones tiene problemas para “leer” el espacio adecuado para pasar los bloqueos.  Quizás, una hipotética final contra Juan Carlos Navarro me haga cambiar de opinión aunque tengo la sensación de que lo defendería Prigioni.

EL “Cuatro” y el “Cinco”.  El efecto Garbajosa hizo que de un tiempo a esta parte todos los equipos orientaran su plantilla a buscar un pívot más móvil, capaz de abrir el campo con su amenaza en el lanzamiento que se complementara con otro jugador interior más capaz de jugar cerca del aro. Como todas las tendencias, tiene su lado perverso. España fue víctima en el pasado Campeonato del Mundo de la obsesión por buscar perfiles distintos de pívot haciendo que jugadores como Vázquez y Marc Gasol no compartieran nunca pista.  Fotis Katsikaris, entrenador del Bizkaia Bilbao Basket, juega mucho tiempo a la vez con dos “cuatros” de libro como Hervelle y Banic. Sin duda que no son muy complementarios pero son los dos mejores jugadores interiores que tiene.

La Defensa en Zona y el rebote. Otro de los falsos mitos. La defensa en zona no ayuda a mejorar el control del rebote, las responsabilidades dejan de ser individuales y por tanto la coordinación aún tiene que ser mayor, además con el alejamiento de la línea, las defensas zonales tienden a ser cada vez más abiertas por lo que el espacio del que cada jugador es responsable aún es mayor.

ACB-¿Tiempo de qué Magia?. Las dos semifinales se camuflaron entre Roland Garros, el Giro de Italia y la Final de la Champions de Balonmano. El cruce entre el actual campeón y subcampeón se emite por canales autonómicos. La otra semifinal se emite por un canal temático a un horario más que cuestionable. El Caja Laboral parece haber cumplido llegando a semifinales, muestra una falta de carácter nada acorde con su condición de campeón, al primer arreón serio del Barça dimite del partido. La semifinal entre Real Madrid y Bizkaia Bilbao Basket muestra las paradojas de ambos equipos. El “joven” (otra media verdad) equipo madrileño juega andando y los Mumbrú, Hervelle, Vázquez y compañía, con muchos kilómetros a cuestas en sus piernas saben que correr es  su única opción pasa  desmontar el plan de Messina, perdón de Molin (¿Qué ha cambiado para mejor?)