Blogs

Entradas con etiqueta ‘navarro’

Dimisiones y algo más

Jueves, 18 Septiembre 2014

Sería bastante injusto que la dimisión de Juan Antonio Orenga del cargo de entrenador de la selección española de baloncesto fuera la única consecuencia de la decepcionante actuación del equipo en la Copa del Mundo.

No quiero decir con esto que Orenga se equivoque, porque la situación no daba para mucho más pero es evidente que se tiene que producir una profunda reflexión en la Federación Española de Baloncesto que mucho me temo no llegará y que se aplazará o camuflará bajo el amparo de frases tan vacías como “hemos organizado el mejor mundial de la historia” y las que están por venir.

Conviene detenerse un poco más en lo que ha sucedido después de la derrota ante Francia, en lo leído y escuchado y en qué manera todos hemos podido a construir unas ideas equivocadas.

Orenga y punto.  Asumido el papel de señalado inherente al cargo de entrenador, me ha sorprendido cierta crudeza en algunas críticas al seleccionador. Curiosamente, las mayores barbaridades se han escuchado de gente alejada del deporte en general y al baloncesto en particular. No diré yo que Orenga estuvo bien, su ciclo en la selección se resume en victorias abultadas y derrotas en partidos ajustados donde no ha dado la sensación de ser capaz de exprimir todo el potencial del equipo. Dicho esto, salvo error, Orenga no ha matado ni robado ni siquiera ha amenazado a nadie de la Federación para que le pusieran en el cargo. Han existido niveles de crítica solo compatibles contra alguien poco dedicado y que no se dedica a su profesión con esmero. Pongo la mano en el fuego por la dedicación, mimo y esfuerzo que Juan Antonio Orenga ha puesto en su labor y sólo por eso hay determinadas líneas que no se deberían pasar.

Los jugadores.  El agradecimiento eterno que debemos a este grupo no debe alejarnos de algunas realidades poco comentadas. El rendimiento de la mayoría de ellos en el partido decisivo fue bastante pobre. Acostumbrados a romper el partido en los primeros minutos se vieron sorprendidos de encontrarse con un partido igualado. Ni la cabeza de la mayoría ni las piernas de algunos estaban preparados para un partido tan duro. Inconscientemente el equipo fue víctima de cierta soberbia que se ha ido generando, alimentando y consintiendo  durante mucho tiempo.

¡Gracias por venir¡. Hay una cosa del baloncesto que comparte con otros deportes (en este caso, no con el fútbol) sobre la que se debe reflexionar. La condescendencia con la que se asume que los jugadores no acudan a convocatorias con sus selecciones. Duele que en un Campeonato del Mundo tengas que especular permanentemente con lo que darían todos los equipos sin sus ausencias. Nos dicen y reiteran que tenemos que estar muy agradecidos al compromiso que demuestran los jugadores españoles, que nunca fallan. Y digo, que es  verdad, pero que los demás se equivoquen no debe hacernos caer en valorar de manera extraordinaria hechos que deberían catalogarse como normales. Seré un desagradecido acomplejado y todo lo que queráis pero no me parece nada heroico que vengan Ricky Rubio, Marc Gasol,  Pau Gasol o José Manuel Calderón a jugar con España cuando su último partido oficial lo habían disputado hace más de cuatro meses. Me parece bastante más meritorio que acudan los jugadores de Real Madrid y Barcelona que jugaron la final de la Liga Endesa hasta finales de junio.

La FEB y la figura indispensable. Soy un firme convencido de que las organizaciones crecen con un número conveniente de “tocapelotas”. Desde fuera parece que esta figura no existe en la Federación Española de Baloncesto. Seguramente porque su Presidente, José Luis Sáez no los quiere cerca ni en pintura (como ya demostró). Empieza el debate sobre quién será el próximo seleccionador y yo digo que tiene que ser un técnico de sobrada experiencia y preparación pero que también sería muy positivo que fuera alguien con la capacidad de remover alguna idea que pueda estar equivocada. Alguien que pueda plantear que no pasa nada porque una preparación tenga más de un partido fuera de casa, que reflexione con los técnicos de la casa si el servilismo a la medalla es el mejor camino en las selecciones inferiores para preparar a los futuros jugadores de la selección, y también que se cuestione porque desde hace casi una década apenas aparecen jugadores que se integren con plenitud en la rotación de la selección en  los partidos importantes.

Generosidad, Prudencia y Memoria

Martes, 29 Julio 2014

Si tuviera que elegir dos aspectos que determinarán el resultado de España en el Campeonato del Mundo que se jugará en nuestro país, sin duda, señalaría la generosidad y la prudencia.

Estamos, probablemente, ante el mejor combinado de siempre de España y ante una oportunidad histórica de ser campeones del Mundo en nuestro país pero, ni siquiera estos hechos garantizan el éxito porque en un momento determinado el margen de error será mínimo y porque España, sí, también España, deberá resolver ciertas incógnitas a la hora de encajar su plantilla y de luchar sobre determinados síntomas recientes (Campeonato de Europa del pasado verano) y ya algo más lejanos, pero que pueden volver a aparecer como en el Campeonato de Europa de 2007 como anfitriones donde el equipo se mostró algo más rígido y nervioso que en otros eventos.

Este grupo ha dado muestras sobradas de capacidad de adaptación durante toda su trayectoria. En esta cita, como anfitriones, deberán luchar contra cierta ansiedad que se sabrá manejar si los jugadores, sobre los que poco cabe dudar en este sentido, saben adaptarse al espacio asignado por el seleccionador, Juan Antonio Orenga. Por ejemplo, la presencia de Juan Carlos Navarro no hará tan fácil la convivencia de Rubio, Rodríguez y Calderón. Seguramente Calderón sea utilizado en la posición de escolta y también Navarro deberá acostumbrarse a ser productivo con menos tiempo en cancha del que acostumbraba en el equipo nacional. Los bases, sin embargo, tendrán un motivo de alegría con la presencia de Pau Gasol y Serge Ibaka que sabrán beneficiarse de su  capacidad en el juego de “pick and roll”. En muchas ocasiones España se construirá desde “dentro hacia fuera” por lo que los jugadores exteriores deberán ser pacientes para esperar su momento ante la atención que generarán los hermanos Gasol. Como siempre, la cuota de generosidad de cada jugador en beneficio del rendimiento colectivo será el aspecto más decisivo en el camino al éxito. Si todos pretender tener su rol habitual, el juego caerá en el desorden y España será un equipo más accesible.

Además de la indudable calidad e impacto que supone el regreso de los Pau Gasol, Navarro, Ibaka y Reyes, su “incorporación” ayudará a establecer unos roles  que en el pasado Campeonato de Europa se echaron en falta en determinados momentos. Es evidente que jugadores como Claver y LLull verán reducida su presencia en cancha respecto al verano de 2013,  y que Abrines afrontará esta cita como el primer paso de su largo camino en la selección pero que, a priori, no tendrá un papel principal. Felipe Reyes e Ibaka son ideales porque saben producir sin necesitar una excesiva continuidad en pista y , probablemente, hasta bien avanzado el campeonato no sepamos cual de los bases es el que se descuelga en la rotación de Orenga.

Mientras tanto, me subo al carro de la ilusión y busco arrimarme al de la prudencia, necesaria y conveniente para manejar tan altas expectativas. Es cierto que España aparece como el equipo menos debilitado por las ausencias de los considerados como favoritos pero han cambiado algunas cosas desde que este equipo se juntó en su totalidad. Hay algún kilómetro más en las piernas, alguna lesión por el medio y antiguos meritorios o descartes que se han ganado el derecho a que se les mire desde otra perspectiva.

Gestas y Gestos

Viernes, 13 Junio 2014

La coincidencia con las Finales de la NBA (qué maravilla los Spurs) y el habitual poco tacto en la difusión y promoción del producto, no deben hacernos caer en la injusticia de no valorar en su justa medida las semifinales de la Liga Endesa. Los dos emparejamientos han tenido (y lo que queda) momentos muy interesantes, propuestas tácticas brillantes, acciones de gran talento y, por encima de todo, un grado de competitividad muy gratificante.

La Final Four a cuestas. Tengo la sensación de que Real Madrid y Barcelona no han borrado de sus cabezas las heridas que dejó la Final Four de Milán. Vaya por delante que los blancos ya están clasificados para la Final, que su serie contra Unicaja ha sido muy exigente y que se presentan como máximos favoritos al título sea cual sea el rival. Dicho esto, la sensación que queda es que el equipo tiene menos confianza en aquellos aspectos del juego en los que había mostrado un salto cualitativo la presente temporada, su trabajo defensivo y el rebote. Este Real Madrid recuerda mucho más al de la primera temporada de Pablo Laso que al de los primeros meses del presente curso. Aquel Real Madrid ya era un gran equipo pero era mucho más vulnerable e inestable que el conjunto que nos ha maravillado durante muchos meses.

La semifinal Real Madrid-Unicaja ha tenido momentos extraordinarios propiciados por la valiente propuesta de Joan Plaza. El técnico catalán acostumbraba a plantear los partidos frente al Real Madrid llevando el partido a un ritmo lento, de posesiones largas que intentaba evitar que los blancos entrarán en “combustión”. La novedad de esta serie ha venido porque Unicaja ha jugado asumiendo muchos riesgos, con un ritmo altísimo de juego y trabajando distintos tipos de defensas con el fin de hacer pensar más de la cuenta al conjunto de Pablo Laso (cuántas pistas ha dado Maccabi). Lo cierto es que el tres a uno final con el que ha resuelto la eliminatoria el Real Madrid suena demasiado contundente para lo igualada que ha estado una serie que debe significar el primer paso de un proyecto que tiene buena pinta como es el malagueño dirigido por Joan Plaza.

Si bajamos al terreno de los nombres, la semifinal ha vuelto a poner en cuestión el momento de forma y, sobre todo, de confianza de Mirotic y la maravillosa longevidad de Felipe Reyes. Por Unicaja, además de la madurez de Jayson Granger me quedo con la aportación de dos jugadores que han mostrado sus condiciones en un momento de máxima trascendencia. Fran Vázquez ha dominado a todos sus rivales del Real Madrid y ha tenido una enorme influencia en que su equipo compitiera cada segundo de los partidos. Carlos Suárez es una gran noticia para Unicaja y para el baloncesto español en general. Durante todo el año ha sido probablemente el jugador más utilizado por Joan Plaza y eso es suficiente aval para ilustrar la importancia de su trabajo en defensa y rebote, la mayor confianza en su lanzamiento exterior, su estabilidad para limitar sus errores y su versatilidad para  generar ventajas desde la posición de “cuatro”.

Fe, trabajo y el aliento del rival. Que Valencia haya llevado su eliminatoria frente al Barcelona a un quinto partido es una gesta extraordinaria, digna de un grupo de jugadores y técnicos que se merecen cualquier premio que les llegue. El equipo ha llegado justo físicamente, con muchos problemas de lesiones y cierta falta de fluidez en su juego. La semifinal pintaba a que iba a terminarse en tres partidos pero Valencia decidió dignificar su temporada y no dejarse ir cuando tenía todo perdido. A partir de ese momento, el Barcelona puso también mucho de su parte. Algo parece haberse roto en Barcelona y tiene pinta de que en el quinto partido en La Fonteta se jugará algo más que la clasificación para la Final. El equipo transmite dudas y ya ni siquiera puede agarrarse a la pareja Huertas-Tomic. Navarro lo intenta pero está muy penalizado por lo obligado que está en defensa con los  exteriores valencianos. Demasiados jugadores  azulgranas aparecen con una interrogación debajo de su número por lo incierto de cual puede ser su rendimiento, o alguien da un paso adelante o Valencia no desaprovechará la oportunidad que tan brillantemente ha conseguido para ganar la serie ante su público.

El ciclo del Madrid, el momento del Barça

Jueves, 15 Mayo 2014

Después del exitazo de Valencia Basket, Real Madrid y Barcelona optan a que los equipos de la Liga Endesa monopolicen los títulos de clubes europeos.

El encuentro de la Final Four de Milan entre madrileños y catalanes tiene muchísimos atractivos, más allá de la trascendencia del choque. No sólo medirá en la competición de mayor prestigio las diferentes propuestas de ambos clubes sino que respaldará o llenará de incógnitas dos proyectos destinados a ganar pero con un grado de urgencia algo distinto. Es probable que el Real Madrid llegue algo más presionado a este partido. Su temporada es intachable y su juego ha calado de manera indudable en estos tres últimos años. Ha conseguido enganchar a una afición necesitada de estímulos y se ha ganado la admiración de muchos seguidores. Parece el momento perfecto para redondear el proyecto con la Euroliga  pero este hecho puede volverse en contra y generar cierta ansiedad en determinados momentos.

El Barcelona llega en un momento extraordinario, las piezas parecen por fin encajar y los jugadores incorporados el pasado verano tienen más definidos sus roles y las necesidades del colectivo. Sin duda, que representando al club que lo hacen, acudirán muy responsabilizados pero tengo la sensación de que el equipo dirigido por Xavi Pascual está aprovechando de manera positiva esa sensación general de que “ahora es el ciclo del Real Madrid” para encontrarse bastante cómodo cada vez que compite contra los blancos. Es cierto, la balanza en los últimos duelos es muy favorable al Real Madrid pero siempre, desde la pasada final de la Liga,  hasta la última Copa del Rey, los de Xavi Pascual han obligado al club madrileño a jugar al máximo y han cuestionado su triunfo hasta los últimos instantes. Los partidos han sido más parejos que las sensaciones previas que desprendían ambos conjuntos.

No es difícil por tanto imaginarse un partido apretado en el que nuevamente habrá que estar muy atentos a los mensajes que dirigen los entrenadores desde el banquillo. Laso deberá encontrar soluciones a la conexión Huertas-Tomic y Pascual deberá decidir si apuesta por Sada para limitar a Sergio Rodríguez o traslada las preocupaciones del canario a su parcela defensiva otorgando minutos a Jacob Pullen. Para el Real Madrid será importante controlar los primeros minutos de anotación de Tomic porque el croata se desengancha de los partidos si en los momentos iniciales no encuentra el aro con facilidad. Otro reto de los de Pablo Laso será limitar el verdadero termómetro del Barcelona, el triángulo Oleson-Papanikolau-Nachbar, tan buenos jugadores como irregulares, sobre todo en el caso de los dos últimos. Como aliciente, será muy interesante comprobar el protagonismo y atrevimiento con el que juega Abrines.

El Barcelona ha mostrado debilidad contra el Real Madrid en la posición de “Cuatro”. Seguro que Xavi Pascual ha pensado en eso. Su jugador más en forma en esta posición es Nachbar pero los momentos que ha jugado contra Felipe Reyes, han sido minutos muy favorables para los blancos por el dominio del rebote del capitán del Real Madrid. Soy de los que piensa que en este ciclo Barcelona-Real Madrid, el aire empezó a cambiar cuando se invirtió el jugador que dominaba en la pareja Lorbek-Mirotic. El jugador esloveno aún conserva mucho talento pero no es el jugador de hace tres temporadas cuando castigaba la inexperiencia de Mirotic jugando cerca de la canasta.

El partido tendrá momentos para dos figuras históricas de nuestro baloncesto. Juan Carlos Navarro no está haciendo una buena temporada pero suele “liarla” en estos eventos. Rudy Fernández vive una plenitud fantástica y es el jugador diferencial que se esperaba y que echó en falta el Real Madrid en la Final del año pasado. En definitiva, un partido impresionante, con tufillo a Final Anticipada, que no sólo dará acceso a un título sino que rodeará de brillo o dudas a dos equipos que han ofrecido duelos maravillosos en los últimos años.

El árbol de España

Viernes, 4 Abril 2014

Sergio Rodríguez, Calderón, Ricky, Llull, Navarro, Rudy, Marc Gasol, Paul Gasol, Claver, Felipe Reyes e Ibaka forman un grupo difícil de discutir. El puesto número 12 dependerá del estado físico de los fijos y de que el jugador elegido asuma el papel de no esperar muchos minutos de juego. Quizás Pau Ribas, aunque la composición de la selección juegue en su contra, tal vez San Emeterio, aunque su temporada no está siendo buena, a lo mejor un guiño al pasado, con Álex Mumbrú o, tal vez, el inicio de la transición con la presencia de Álex Abrines.

Lo cierto es que, salvo lesiones de por medio, el  árbol de España (en este caso hablo de la selección de baloncesto, aunque se podría aplicar en otros ámbitos) no se mueve a cinco meses del Mundial. No tengo muy claro que sea malo pero sí tengo más certezas de que no es bueno que no encontremos muchos nombres que puedan provocar algo de debate sobre su presencia en la selección. Visto que no hay aire que mueva el árbol, el debate se centra en quién elegir entre Mirotic e Ibaka. En mi opinión, el debate es más artificial que real porque la Federación hace tiempo que eligió a Ibaka. El problema es que cuesta decirlo públicamente porque Mirotic también es muy bueno y porque la FEB no quiere perder la opción Mirotic en caso de cualquier contratiempo con el jugador de los Thunder.

La decisión de contar con Ibaka es irreprochable (como también lo sería que fuera Mirotic). Que Mirotic se exhiba más cerca de nosotros no debe hacernos obviar el impacto de Ibaka en uno de los mejores equipos de la NBA. Hemos sido espectadores cercanos de la transformación de promesa a realidad de Mirotic pero la progresión de Ibaka en estos años también ha sido magnífica. El jugador de origen congoleño ha desarrollado un tiro bastante fiable y físicamente marca diferencias. Probablemente, un “cuatro” del estilo Mirotic es más compatible con los hermanos Gasol pero es cierto que Ibaka garantiza estabilidad defensiva y capacidad atlética para jugar por encima del aro que puede ser muy aprovechable por la extensa nómina de pasadores de España.

Dicho esto, da la sensación de que en todo este tema ha faltado comunicación entre todas las partes y que se ha echado de menos cierta o mucha sensibilidad para manejar una situación nada sencilla pero que se ha hecho más complicada desde el verano pasado. Asumiendo que la Federación tiene todo el derecho a elegir a quién considere oportuno, no parece muy justo el paulatino y sibilino proceso de desarraigo al que se está sometiendo a Mirotic. Es lo que tiene intentar abarcar tanto, que a veces te ves desbordado. Y eso que Oleson todavía no ha abierto la boca….

El amigo invisible

Martes, 24 Diciembre 2013

Cuando yo era profesional de esto, no entendía muy bien por qué se montaban tantos follones con aquello de los cupos y nadie protestaba porque no se disponía de unos breves días de descanso en épocas navideñas. Ahora, como aficionado, bien que me alegro porque esto de que haya partidos siempre es una buena excusa para huir de escaparates, cortilandias y demás. Entre la Liga Endesa, la jornada navideña de la NBA, la Premier y la San Silvestre matamos los viciosos del deportes estos días tan “entrañables”.

Es tiempo de regalos y he hecho el ejercicio de imaginarme qué regalos les habrán realizado a alguno de los protagonistas de nuestro baloncesto.

Por ejemplo, a Xavi Pascual seguro que le han regalado una foto de Pérez Pizarro, su árbitro favorito, aquel que ya le hace fruncir el ceño cada vez que sabe que les dirige. Eso u otro jugador, que va con una plantilla corta.  Claro que si de árbitros va el tema, supongo que Navarro y Jaycee Carroll habrán tenido un detallito con el colectivo por todos aquellos “pasos” que se van olvidando por el camino.

En la ACB de regalo van a llegar unos intérpretes que hablen BALONCESTO, que es de lo que menos se habla por allí últimamente. Eso o igual un Sistema de competición nuevo que durará un año porque enseguida habrá alguien que se queje porque imaginaros una edición como la actual si el sistema de competición fuera una liga de ida y vuelta. La sede de la Euroliga también acogerá regalos, en especial el despacho del Sr Bertoméu. No vendrá de Málaga, no seáis mal pensados sino de Gran Canaria, unas vacaciones pagadas por el Cabildo.

La FEB no recibirá regalos porque siempre ha destacado por su generosidad. Este año hará llegar a todos los clubes de la Liga Endesa un manual ilustrado de su famoso Método FEB en el que dedicará una línea de sus 250 páginas a agradecer el trabajo de los clubes con esos jugadores. En el libro no aparecerá Mirotic, sino todo el trabajo que realizó Ibaka en esas concentraciones con la FEB cuando era cadete y junior.

También llegarán regalos a nuestros jugadores de la NBA. A Pau Gasol, mientras cena con Howard y D´Antoni, le llegará un obsequio del resto de pívots de la Liga, a Marc Gasol tiene pinta de que le van a traer tiempo de sobra para preparar el Mundial de España mientras que Ricky Rubio, al que Pekovic y Love deberían llenarle la casa de obsequios por sus numerosas asistencias, recibirá un duendecillo que recitará sin parar “Lo de Sergio no es por la barba sino por el tiro”.

Pues eso, Feliz Navidad¡¡

Algo más que sensaciones

Martes, 17 Diciembre 2013

Entra la temporada en una fase en la que las sensaciones pasan a convertirse en certezas, o casi. La Liga Endesa avanza muy rápido para algunos,  muy despacio para otros, a los que casi parece molestar los partidos, y de manera agónica para equipos como Valladolid, incapaz, como es lógico por cómo se gestó el proyecto, de competir en sus encuentros.

- “El Barça de los 14″ se empieza a cobrar sus primeras víctimas. Las lesiones de Navarro, Oleson y Lorbek allanaron el camino de los descartes en los primeros partidos pero, una vez recuperados, Pascual se ve obligado a elegir. Lo normal es que Todorovic y Hezonja (dos proyectos de jugadores de primer nivel europeo) sean los elegidos pero el técnico catalán ha dado un aviso en forma de grada a Lampe, al que se le aventura un futuro negro en Barcelona. El jugador polaco sólo ha rendido cuando ha tenido el rol de indiscutible y en el Barça actual ese papel sólo está reservado para Marcelinho, Navarro, Papanikolau y Tomic. El resto son meritorios permanentemente a prueba, algo que, sin duda, influye en que el equipo no tenga la regularidad necesaria.

- Valencia. Las cosas bien hechas bien parecen. El equipo valenciano no se dejó llevar por impulsos revolucionarios cuando fue eliminado en los Play Offs de la temporada pasada. Tuvo la serenidad para valorar el conjunto y no el detalle y está obteniendo fruto de esa estabilidad que hace tiempo se impuso en el club taronja. El grupo tiene muchos jugadores de gran capacidad competitiva (Martínez, Ribas, Sato), grandes proyectos (Dubjlevic) y absolutas estrellas de esta competición como Doellman. A día de hoy es el único conjunto que amenaza el liderato del Real Madrid, absolutamente meritorio si atendemos al nivel del equipo blanco. Mi única duda con el equipo dirigido por Perasovic está en el puesto de base, quizás no al nivel del resto de posiciones y de los rivales por los que luchará por los puestos de privilegio.

- Piano, Piano.  Escribe un gran fan del juego, la propuesta y el rendimiento del Real Madrid de Pablo Laso. Su comienzo de temporada es histórico y fruto de todo lo construido en las dos temporadas precedentes, la madurez de sus jugadores y el valor de las incorporaciones. Dicho esto, considero excesivas diferentes apreciaciones tipo “El mejor Real Madrid de la Historia”. Aún es pronto para eso, falta llevar esta racha a los meses decisivos lo que se traduciría en títulos.

- La sombra de Andorra. Que el equipo Andorrano,con su pasado ACB a cuestas, lidere la Adecco Oro es algo que tienen muy presente los equipos de la zona baja en la Liga Endesa. Eso de que el descenso pueda dejar de ser algo virtual se traducirá en nervios, fichajes, destituciones y, casi con toda seguridad en más euros en la mochila de la deuda. Al tiempo.

Más del Barça y de Pascual

Domingo, 3 Noviembre 2013

Por aquí y por allá, en papel y digital, el juego del Barcelona ocupa buena parte de los debates en torno a nuestro deporte en estos días. Es verdad, el equipo no ha arrancado bien, marcha invicto en la ACB de la misma manera que podía llevar más de una derrota y en Europa, el modesto Nanterre ha destrozado ese aura de imbatibilidad del Palau.

Dicho esto, la intensidad de algunas críticas también permiten pensar que se lleva tiempo “esperando” al entrenador del Barcelona, protegido hasta ahora por el peso de sus títulos, pero más vulnerable por la arrolladora puesta en escena del Real Madrid de Laso, cuyo juego merece un respaldo unánime pero que también cuenta con la ventaja añadida de mantener la misma estructura desde hace más tiempo.

Curiosamente, Xavi Pascual ha concedido varias entrevistas en los últimos tiempos lo que, lejos de haberle ayudado, parece incluso que le ha desprotegido algo más. Algo injusto bajo mi punto de vista porque apetece conocer algo más de un entrenador excepcional que colocó al Barcelona como referencia del baloncesto europeo y con el que comparto su opinión de que se le ha estigmatizado demasiado en cuanto a su propuesta de baloncesto. Da la sensación de que Pascual buscaba explicarse, acercarse algo más a los aficionados de los que quizás se había mantenido algo distante y que sus argumentos han reafirmado mucho más a sus críticos que a sus desaparecidos (ya volverán) seguidores. Y que conste que puedo entender esta reacción porque a veces se transmite cierto aire de justificación y poca autocrítica en las palabras del técnico del Barcelona. 

La realidad es que el Barça actual necesita tiempo para ajustar muchas piezas de calidad pero no tengo ninguna duda de que disputará todos los títulos en los que compita, como es su obligación. Se olvida con demasiada frecuencia que el equipo ha realizado varias incorporaciones y que está inmerso en un proceso de reconstrucción y renovación muy personificado por ejemplo en esa transición silenciosa entre Navarro y Abrines, por el que Pascual está apostando mucho en este inicio de temporada.

Hay un debe que sí se puede achacar al técnico azulgrana y es su falta de una apuesta decidida por unas rotaciones determinadas que ayuden a encajar las nuevas piezas y que permitan un mayor grado de confianza a determinados jugadores que, por su historial, necesitan sentirse importantes para poder explotar sus cualidades. Quién sabe, quizás esas críticas externas a las que Pascual se esfuerza en dar respuesta han generado muchas dudas en el técnico del Barça. Ya sabéis, dudar es bueno pero transmitirlo no tanto. Pienso, por ejemplo, en si superará su ostracismo Pullen, un jugador que podía encajar como revulsivo capaz de dar un aire nuevo desde el banquillo que rompiera ese aire previsible que a veces rodea el juego del equipo catalán. Pero, sobre todo, centro el foco en dos jugadores de una calidad incuestionable que parece que van perdiendo peso en la rotación del Barcelona como Lampe y Nachbar. He aquí dos ejemplos del reto al que se enfrenta Pascual esta temporada, ser capaz de obtener lo mejor de dos verdaderos talentos muy necesitados de encontrar confianza cuando miran al banquillo. Su trayectoria nos obliga a pensar que si lo que reciben es dudas e irritación sus cualidades se difuminarán pero eso ya lo sabía el Barcelona cuando los fichó, supongo.

“Clásicos”

Lunes, 14 Octubre 2013

Interesante primera jornada de la Liga Endesa. Buenas propuestas de juego, apariciones estelares, oportunidades para jugadores jóvenes y algunas situaciones que empiezan a ser recurrentes y merecen destacarse de manera positiva.

- Gran Canaria y Zaragoza. Sus dos primeros partidos tienen un aire reivindicativo que demuestran la ambición de ambos clubes de mantener su bien ganado status. Herbalife Gran Canaria venció en Vitoria presentando a Hansbrough (un clásico aquello del nuevo americano de Gran Canaria que seguro impactará en la competición ) y confirmando el acierto del fichaje de Nacho Martín, empeñado en reafirmarse como uno de los mejores “cuatros” de la competición. Cai Zaragoza se aprovechó de la demostrada endeblez defensiva de Bilbao Basket. No deben preocuparse mucho en Bilbao porque el juego interior maño tiene pinta de que va a ser un dolor de cabeza para muchos equipos de liga Endesa.

- El primer partido contra un “Ex”. Otro de los clásicos es que el primer partido de un jugador contra su anterior equipo sea una exhibición en toda regla. Estudiantes empezó sin tensión su partido contra Unicaja y eso es demasiada ventaja frente a un equipo del potencial del andaluz. Jayson Granger fue el mejor del equipo dirigido por Joan Plaza que seguro sabe valorar la intensidad defensiva y capacidad física del uruguayo al que sólo le falta ser más consistente en su lanzamiento exterior para ser uno de los bases de referencia en la ACB. En Estudiantes destacó otro “clásico”, Andrés Miso, camino de engrosar la lista de los que empiezan como temporeros y acaban como imprescindibles.

- El partido del Palau entre Barcelona y Valencia dejó varios detalles a destacar. El primero, las enormes posibilidades de la plantilla del Barcelona, aún sin ajustar.  Será interesante ver cómo conjuga Xavi Pascual los minutos necesarios para el despegue de Abrines con la aportación infinita de Navarro. En Valencia merece nombrarse a Justin Doellman, probablemente el mejor “cuatro” de la Liga y, como aspecto negativo, camino de convertirse en otro “clásico”, me siguen pareciendo exagerados los aspavientos y quejas contra los árbitros de Xavi Pascual, reiteradas de un tiempo a esta parte y muy consentidas, a mi entender por los colegiados.

- Plataforma Manresa.  Nuevo ciclo en Manresa y mismos buenos hábitos, apuesta por jugadores jóvenes o habituales de la Liga Adecco Oro que encuentran en el club catalán un sitio idóneo para jugar sin presión y en un ambiente óptimo. El nombre de esta semana es Rasmus Larsen, probablemente ganaría más dinero en otro sitio pero es muy discutible que encontrara otro lugar mejor para desarrollarse, madurar y crecer que en Manresa. 

Miedo

Viernes, 14 Junio 2013

Durante los 30 primeros minutos del tercer partido se refuerza la sensación de que si hubiera que elegir un término para definir lo que estamos viviendo en la Final de la Liga Endesa sería el de Miedo. El Barcelona, que también lo padece, como analizaremos después, ha encontrado en el temor que transmite el Real Madrid en su juego su principal elemento motivador y con ello se ha dado una opción, ahora mínima,  de competir por un título ante un rival que durante muchos momentos ofrece una sensación de vacío, de necesidad de encontrar un anotador constante que les alumbre en los abundantes minutos de oscuridad.

En este contexto, Felipe Reyes que de miedos sabe lo justo, se empeña en mandar mensajes a sus compañeros para que alguien se sume a su esfuerzo y se anime a no dejar escapar una oportunidad histórica de conquistar el campeonato. El primero en reaccionar es Sergio Llull, un tipo al que se le pueden cuestionar alguna toma de decisión pero en ningún caso su capacidad competitiva y la confianza que muestra en sus cualidades. Sobre estos dos jugadores, el Real Madrid realiza un último cuarto magnífico, el mejor de la final en el que suma buenas noticias además de la victoria, como los primeros minutos grandiosos de Mirotic en la Serie y las posibilidades que ofrece Darden en el poste bajo.

Todos los mensajes positivos que suma el Real Madrid son puñaladas en el corazón de un Barcelona que tiene dificultades para encontrar escuderos a Navarro en los momentos decisivos. Marcelinho Huertas, buen jugador de finales de partido, no ha entrado en la eliminatoria, como tampoco Lorbek, y Tomic no es alimentado con la continuidad que requiere. Quizás, solo quizás, el Barcelona ha interiorizado tanto su inferioridad que no ha sabido castigar lo suficiente tantos minutos sombríos de su rival y se ha conformado con seguir a rajatabla su plan de intentar llegar con opciones a los últimos minutos.

No nos engañemos, la Final no está siendo grandiosa, aunque sí interesante. El Real Madrid tiene casi todo en su mano pero le convendría no olvidar que sus mejores minutos han venido cuando se ha olvidado de envidar contastemente a la “chica” y apostar a la “grande”. Si se empeña en aceptar la propuesta del Barcelona aún puede meterse en un problema porque los de Xavi Pascual parecen disminuidos y lejos del potencial de la temporada pasada pero tienen orgullo, carácter, muchos títulos a sus espaldas y a Navarro…, demasiados argumentos para que los madrileños no teman un quinto partido.