Blogs

Entradas con etiqueta ‘Nedovic’

Mérito

Viernes, 29 Diciembre 2017

Las tres victorias de Real Madrid, Unicaja y Valencia Basket en esta jornada de la Euroliga merecen un reconocimiento importante para los tres equipos. Suponen confirmar o alterar inercias y tienen el mérito añadido de los rivales que tenían enfrente,  todos ellos instalados en los puestos de privilegio de la Euroliga.

El Real Madrid ofreció una versión espléndida en el campo del actual campeón. Las numerosas bajas han reforzado el compromiso del equipo, muy solidario en defensa y ataque, y también han permitido continuidad a jugadores como Thompkins o Reyes que están siendo fundamentales para mantener al grupo. La versión dominadora de Doncic ante el campeón de Europa no sorprende pero no debe dejar de resaltarse. No vi nadie a su edad controlar el juego de esa manera. Su nivel también evidencia las dificultades de Campazzo en Euroliga, donde no tiene tanta facilidad para anotar bandejas y disponer del tiempo que necesita su tiro para ser eficaz, pero hay que reconocer al base argentino su empeño defensivo que le está valiendo para gozar de muchos minutos justamente ganados. Meritoria la manera en que está soportando su prestigio el Real Madrid y su técnico que tendrá un nuevo reto cuando vaya sumando piezas.  Deberá reconocer a los que están manteniendo al equipo a la vez que ayuda a que los “recuperados” vayan entrando en competición.

Unicaja de Málaga es un equipo muy distinto al de hace un mes. Las últimas victorias han mejorado la energía de un grupo que ha dado un paso adelante en la velocidad de piernas y balón en ataque. Si Nedovic tiene continuidad y Shermadini y Brooks continúan evolucionando, el equipo sumará muchas más victorias porque sus conceptos defensivos (marca Joan Plaza) son buenísimos. No olvido en los andaluces la labor de pegamento que ejercen tipos como Carlos Suárez (el más estable cuando la dinámica no era tan positiva) y Alberto Díaz, otro de los que pensaba que no tenía nivel para jugar en Euroliga y que, como en Tel Aviv, es capaz de cambiar dinámicas de los partidos con acciones decisivas en ambos lados del campo.

Me deja mala sensación que el público de La Fonteta pite al equipo con un comienzo adverso de 0 a 7 como sucedió en el encuentro frente  a Panathinaikos. Valencia Basket está teniendo la fortuna en contra en forma de lesiones y en Euroliga es difícil rascar partidos si no estás al máximo. La victoria frente a los griegos debe servir para tranquilizar los ánimos y mejorar la autoestima de un colectivo al que creo que no se le puede reprochar actitud. De todas las lesiones doy importancia a las que se sufren en el puesto de base por lo que afectan y retrasan a la hora de consolidar automatismos e integrar a los nuevos jugadores. Es importante que técnicos y jugadores no caigan en la complacencia y se enfrenten a la adversidad con decisión, el primer paso para eso es que las lesiones dejen de ocupar todo  el espacio de análisis de su rendimiento, vamos, todo lo contrario de lo que he hecho yo en estas líneas….

La Copa en ocho nombres

Mircoles, 18 Febrero 2015

Las últimas ediciones de la “Copa”  han alejado a esta competición de ciertos tópicos que la venían acompañando. Aquello de “la competición de las sorpresas” o “la plataforma de lanzamiento de nuevas estrellas” ha dado paso en los últimos años a desenlaces más previsibles y a demasiados encuentros, sobre todo de cuartos de final, resueltos demasiado pronto. Tengo gran confianza en que este año, la igualdad que está presidiendo la Liga Endesa, pueda trasladarse a la Copa del Rey y aquellos conjuntos que están haciendo de la rebeldía y el desenfado su seña de identidad sepan agarrarse a la oportunidad única que supone disputar una competición tan atractiva.

Claro está, que favoritos, solo hay dos, Real Madrid y Barcelona pero equipos como  Bilbao Basket o Joventut se merecen refrendar en Gran Canaria el enorme mérito de su rendimiento en la temporada y la personalidad que tienen sus respectivas propuestas de juego. Por tanto, la primera incógnita de esta edición viene determinada por cómo afecta la entidad de la competición y su formato a conjuntos que se han establecido en la élite de nuestro baloncesto a través del riesgo, la valentía y la determinación en creer en sus propuestas para superar sus limitaciones.

Además de cómo afecta el formato de la Copa a los distintos equipos, uno intenta imaginar en los días previos cuáles pueden ser los distintos protagonistas de cada conjunto. No son necesariamente los mejores jugadores de sus equipos, o sí en algún caso, pero por debilidad personal o por su impacto en el rendimiento de su grupo, este año estaré atento a estos nombres.

- Justin Doellman. Si nos preguntan por el rendimiento de Doellman en el Barcelona no tendremos una respuesta muy rápida. Diría que el norteamericano se ha dejado llevar por la dinámica del equipo y, a las buenas, ha destacado y en los peores momentos no ha dado un paso adelante. Su versatilidad debe marcar diferencias en el puesto de “cuatro” aunque hay ciertos momentos en los que no parece al nivel defensivo de sus compañeros. La Copa puede darnos algo de luz sobre el impacto de Doellman en el Barça.

- Jaycee Carroll. Los esfuerzos de Pablo Laso por recuperar a Carroll para la causa parece que empiezan a dar sus frutos y el escolta está empezando a dar señales de vida. Ayuda que alguna vez empiece de inicio y no tenga siempre que “meterse” en los partidos sobre la marcha. Los rivales tienen como consigna clara jugar contra él para aprovecharse de su debilidad defensiva pero un Carroll enchufado y con confianza compensa esa limitación.

- Nemanja Nedovic. Esperaba algo más de Nedovic. Cuando Valencia anunció su fichaje pensé que tendría un impacto inmediato y que el estilo de juego del Valencia Basket iba a favorecer a sus cualidades. Es cierto que parece que está progresando en las últimas semanas pero aún es un jugador poco sólido, con tendencia a tomar decisiones equivocadas. Si los valencianos quieren sorprender al Barcelona, Nedovic se antoja fundamental para intentar igualar la aportación de la pareja Huertas-Satoransky.

- Raúl López. Porque sí. Ya es hora de dejar de aludir a aquello de “lo que podía haber sido sin lesiones” y disfrutar su talento, sus detalles técnicos y la pasión con la que vive cada minuto que juega.

- Carlos Suárez. El pegamento de Unicaja. Jugador imprescindible para Joan Plaza. Un buen momento para recordar a todos que sigue aquí, que es un jugador muy útil y que merece volver a estar en la terna de “seleccionables”.

- Tariq Kirksay.  Un tipo ejemplar, el rey de los intangibles que ha encontrado en Badalona el lugar perfecto para seguir disfrutando del baloncesto. Da la sensación de que está en el partido un poco de paso, como el que juega una pachanga con sus amigos. Pero ese desenfado no puede ocultar la realidad de un competidor tremendo que ha dejado buenísimos recuerdos en todos los equipos de nuestra Liga en los que ha jugado.

- Steven Jelovac. El CAI Zaragoza vuelve a estar presente en la Copa del Rey. Conviene recordarlo y valorarlo en su justa medida por el mérito que supone la estabilidad entre los mejores. Jelovac se ha consagrado en pocos meses como un referente en un equipo que necesitará mucho más que la aportación del jugador serbio para derrotar al Real Madrid en su cruce de cuartos.

- Walter Tavares. Me gusta la progresión de Tavares. Creo que las carreras largas se consolidan con pasos pequeños y el gigante de Cabo Verde cada vez muestra más seguridad en la cancha. Quién sabe si será su última Copa antes de su aventura en la NBA pero lo cierto es que apetece y mucho disfrutar de sus progresos y de ese duelo con Savané donde el veterano jugador de la Penya a buen seguro que le dejará de recuerdo algún otro truquito para llevarse en la maleta rumbo a Atlanta.

Crédito para Valencia Basket

Mircoles, 26 Noviembre 2014

Cierto es que esperaba algo más de Valencia Basket en este comienzo de temporada pero me sorprende la rapidez con la que se pretende laminar y cuestionar el crédito de un equipo que animó  la Liga Regular la temporada pasada y que puede presumir de disputar la Euroliga con el mejor aval posible, el que le proporcionó su rendimiento deportivo.

Probablemente el peaje por competir en la Euroliga esté haciendo mella en un equipo que realizó un buen trabajo en verano para mantener una plantilla competitiva pero que está acusando bastantes problemas de lesiones,  el descenso del rendimiento de jugadores hasta ahora fiables, inconsistencia en la dirección que ofrecen sus bases y el desgaste que las derrotas están produciendo en la confianza de Perasovic para otorgar roles más estables a la mayoría del grupo.

Detallando cada aspecto, es bastante significativo el escaso impacto de Romain Sato en el juego del equipo. El jugador centroafricano no acaba de encontrar su espacio en un equipo que se distingue porque la mayoría de sus opciones ofensivas están dirigidas para explotar la creatividad a través del bote de jugadores como Van Roosom, Rafa Martínez, Pau Ribas y ahora, Dedovic.

Si bien, la idea principal de juego es muy similar a la temporada pasada, es cierto que algo no está funcionando tan bien como el curso precedente y es la manera en que circula, o mejor dicho, que no circula, la pelota en ataque. Pienso que hay que buscar una de las causas en la inestabilidad en el puesto de base. Van Roosom, ahora lesionado, está a un nivel algo más bajo que el año pasado, Vives está adaptándose aún a una forma de juego que le obliga a pensar algo más rápido de lo que venía haciendo y Nedovic acaba de aterrizar. También influye, lógico, las ausencias de dos talentos como Doellman y Lafayette pero Valencia Basket se está haciendo más pequeño porque el desequilibrio entre su juego exterior e interior es demasiado grande y le impide competir contra equipos del máximo nivel.

Si las piezas en ataque no parecen tan ajustadas, en defensa el equipo ha perdido actividad y también se ha encontrado contra rivales más preparados para atacar a una estructura defensiva muy agresiva que, en sus mejores momentos, posibilitaba muchas opciones de canastas en contraataque.

A pesar de que buena parte de la estructura se mantiene, el grupo pide a gritos mayor continuidad. Por un lado, las lesiones han impedido una estructura estable de la plantilla y por otro lado Perasovic empieza a mostrar algo de impaciencia con alguno de sus jugadores. Este factor  puede ser contraproducente para una plantilla que necesita estabilidad, recordar sus principios básicos de juego, integrar en mayor medida en el juego a sus pívots (sobre todo Dubjlevic y Loncar) y conseguir alguna victoria de mérito frente a un rival de entidad que les vuelva a recordar el gran equipo que pueden llegar a ser.

No tengo ninguna duda de que Valencia Basket ofrecerá muchos buenos momentos de baloncesto en la temporada, eso sí, la reacción tendrá que ser inmediata porque entonces esos momentos en ningún caso serán en la Euroliga.