Blogs

Entradas con etiqueta ‘Randolph’

Historia de una decepción

Viernes, 15 Septiembre 2017

No formaré parte del bando de los apocalípticos ni de los desagradecidos. La selección española ha caído en unas semifinales del Eurobasket, las décimas consecutivas y optará con todas las garantías a una nueva medalla continental. Tampoco creo que sea positivo cerrar los ojos y obviar la pequeña decepción se supone la derrota frente a Eslovenia, no tanto por el mero resultado en sí, sino porque  España no compitió cerca de su mejor nivel. Es asumible el mayor entusiasmo esloveno, propio de quién se encuentra ante una oportunidad única, pero deja mal sabor de boca esa percepción de que los nuestros tuvieran su peor partido defensivo en el peor momento.

El encuentro dejó la sensación de que Eslovenia superó a la selección tanto en planteamiento como en disposición. Kokosvov demostró un buen conocimiento de nuestra selección y explotó al máximo carencias de las cuales veníamos avisados y sobre las que se debe prestar atención en los próximos años, especialmente la ausencia de tiradores y de jugadores creativos en el uno contra uno. El plan de Eslovenia imitó varios aspectos de lo que realizó Turquía en el encuentro de octavos de final. Concedió opciones de tiro a costa de evitar que los Gasol jugaran cómodos y lograron que éstos no conectaran con sus compañeros ni entre ellos (cuando los pívots no logran pasarse entre ellos es mal síntoma).

Aunque eficaz en fondo y forma, el destino del partido no pasó exclusivamente por la defensa eslovena y el escaso acierto en el lanzamiento exterior español. Lo más sorprendente de la semifinal resultó el bajísimo nivel defensivo de España. Cierto es que los eslovenos lanzaron con gran acierto pero discrepo de los que justifican el resultado sólo en este aspecto. Ni siquiera comparto que se trabajara especialmente mal sobre Doncic y Dragic que no tuvieron grandes porcentajes en el tiro. El problema de España fueron las canastas fáciles concedidas, el deficiente balance defensivo y la ausencia de esa solidaridad que ha sido santo y seña de este colectivo. En ningún  momento España logró alterar el “timing” de pase esloveno y eso es peligrosísimo ante un equipo en el estado anímico de los balcánicos que crecieron y crecieron ante la falta de cualquier atisbo de duda que les pudiera plantear la defensa de los de Scariolo.

La propuesta de juego eslovena merece destacarse porque es vistosa para el espectador y quizás representativa del estilo de juego que parece imponerse. A lomos de los excepcionales Dragic y Doncic y explotando como nadie los espacios, Kokoskov ha construido un equipo en el que todos tienen muy claro cuál es su papel. Asumiendo el peso de sus dos talentos exteriores, el factor que hace crecer a los eslovenos es la capacidad física y el talento de Randolph y el buen trabajo de Vidmar cerca del aro. En estos dos jugadores está el destino de Eslovenia en la final además de en su trabajo defensivo, más inteligente que intenso.

España, en cierto modo, representa una propuesta poco habitual en estos tiempos. Un equipo construido en torno a la convivencia simultánea de los Gasol que deberá afrontar paulatinamente una transición en la que tiene que encontrar perfiles determinados que parecen no abundar, especialmente exteriores que tengan en su cabeza como primera opción tirar desde larga distancia. Mejor centrarse en lo más cercano,  esto es,  la disputa por la medalla de bronce, que sería un final fantástico para uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro baloncesto, Juan Carlos Navarro. ¡¡A por ello¡¡

España-Eslovenia en claves

Mircoles, 13 Septiembre 2017

España y Eslovenia disputarán un puesto en la final de la presente edición del Eurobasket. Dos selecciones invictas que han alcanzado las semifinales con cierta autoridad y cuyas propuestas son, en gran medida, antagónicas. España se construye a partir de su juego interior y alcanza su mejor nivel cuando sus “pequeños” explotan los espacios que les generan los hermanos Gasol. Eslovenia está determinada por la creatividad de sus “combos” pero ha llegado a su plenitud competitiva cuando Vidmar y Randolph han sabido explotar la atención que generan Doncic y Dragic. ¿Favorita?. España, por experiencia y, sobre todo, por la mayor solidez que exhibe en defensa y rebote.

Ritmo. Me gusta que España corra aprovechando su defensa y capacidad reboteadora. No debe privarse de conseguir estos puntos “gratis” en la semifinal, eso sí, tiene que tener la cabeza fría para no convertir el partido en un correcalles. En este escenario, Eslovenia igualará el hecho de contar con menos variedad de recursos ofensivos.

Profundidad.  España cuenta con mayores alternativas desde el banquillo que una Eslovenia que ha crecido en el campeonato a medida que ha reducido los minutos de sus jugadores de rotación. Eslovenia se beneficia de este hecho por la confianza con la que juegan los chicos que disponen de minutos pero se ve perjudicada por determinadas concesiones defensivas donde, especialmente Doncic y Dragic, tienden a dosificarse. Es fundamental que estos dos superclases se sientan presionados en su labor defensiva. En este sentido, es importante que Rubio siga mostrándose agresivo, que el “Chacho” castigue a sus pares y que Sastre, San Emeterio y Juancho Hernangómez sigan mostrando determinación e incluso se atrevan, en el caso de los dos últimos, a explorar terrenos que han pisado poco en el campeonato como el poste medio.

¿Qué tapamos con la manta?. Es raro el ataque que Eslovenia no utiliza una situación de “pick and roll” para Dragic o Doncic. Lo ideal es que España pueda ir alternando situaciones defensivas que obliguen a pensar a estos jugadores. Mi opinión es que la prioridad debe ser proteger divisiones profundas y continuaciones ganadoras de Randolph y Vidmar a costa de conceder algún tiro exterior de más de sus estrellas. Eslovenia no gana por los triples de Doncic y Dragic sino por las faltas que provocan, los tiros de alto porcentaje que consiguen,  las continuaciones de sus interiores y los tiros librados que conceden a sus compañeros.

El peso de la defensa. Ya he comentado que Eslovenia deja momentos defensivos que exhiben cierta sospecha. No creo que, por lo menos en los primeros minutos, se obsesione con excesivas ayudas sobre los hermanos Gasol. El paso del tiempo hará que se vayan cerrando más y pongan a prueba el tiro exterior de los de Scariolo. España no ha necesitado hasta el momento utilizar durante muchos minutos defensas alternativas, algo que puede ser de utilidad en la semifinal, fundamentalmente para alternar el ritmo ofensivo esloveno.

En definitiva, una semifinal con una  pinta estupenda, con grandes talentos en la pista en la que España cuenta con recursos para llevar a Eslovenia a un terreno que no ha pisado en todo el Eurobasket, el  terreno de la duda.

El cascabel de España

Martes, 29 Agosto 2017

¿Exagero si digo que España acude a este Eurobasket con la mejor pareja de bases e interiores de todos los equipos?. Pienso que no. ¿Es por tanto la selección española la máxima favorita para obtener el título? Desde luego, es el combinado que más merece este calificativo. ¿Quién puede ganar a España?. Basta un partido poco sólido en defensa, desacertado en el lanzamiento exterior (los Gasol van a conceder muchos tiros librados) y  un rival con recursos para que los pronósticos no se cumplan.

A pesar de las ausencias de jugadores importantes, hay varios equipos muy interesantes que optan a los puestos de privilegio. Algunos de ellos inspiran más atractivo viendo su plantilla que verdadera confianza en sus resultados y otros, sin embargo, tienen la experiencia y calidad para pensar en ellos como verdaderos candidatos al título.

Entre los equipos que formarían el primer grupo pienso por ejemplo en Letonia, Eslovenia y Montenegro, tres de las selecciones que más me apetece ver en el próximo Eurobasket. Los letones cuentan con un jugador llamado a impactar y dominar las competiciones FIBA en los próximos años (si su compromiso permanece). Kristaps Porzingins  asumirá con 22 años la responsabilidad de intentar llevar a Letonia a la fiesta de los mayores, la lucha por las medallas. Junto al jugador de los Knicks, Timma y los hermanos Bertans lideran la mejor selección letona de siempre. Mi desconfianza hacia Letonia viene dada por esa sensación de que a la hora de la verdad les faltará cuajo, un líder en la pista y dureza defensiva.

Menor talento que Letonia y, por tanto, más dudas, me genera Montenegro  que dependerá de la implicación de Rice y de que sus exteriores puedan elevar su presumible nivel aprovechando la atención que generará el atractivo juego interior formado por Vucevic y Dubljevic.

Eslovenia cuenta con Dragic , Randolph y Doncic y eso ya hace que sea un equipo que merece la pena. La preparación de Doncic ha sido excelente evidenciando progresos en eficacia y velocidad de ejecución en su tiro. El talento esloveno tiene capacidad para jugar de base pero encasillarle tácticamente en esa posición limita a veces sus enormes posibilidades. En sus últimas semanas con el Real Madrid eché en falta verticalidad y atrevimiento para atacar el aro. En Eslovenia estamos asistiendo a la versión más anotadora de Doncic. A pesar de este hecho, no confío en esta selección para las medallas por la falta de regularidad de su juego interior y por su nivel defensivo.

Igual se cuela alguno de estos equipos en la lucha por el título pero veo un escalón por encima a Serbia, Grecia, Lituania, Croacia y Francia. Me atrevo a descartar para algo más que victorias de prestigio en la primera fase a Turquía, Alemania (con algo de prudencia), Georgia y a las irreconocibles Italia y Rusia.

 Las bajas de Teodosic y Antetokounmpo cambian la dimensión de Serbia y Grecia. Serbia dependerá de Bogdanovic pero merece un margen de confianza por sus buenas últimas actuaciones. Jovic tiene una oportunidad para demostrar que en él Serbia tiene otro  base de nivel para muchos años y habrá que seguir el impacto del gigante Marjanovic en su primera experiencia internacional de gran nivel con Serbia. Grecia cuenta con físico, experiencia y, a buen seguro, una de las mejores defensas del campeonato pero quizás le falte algo de creatividad en el juego exterior. Los griegos suelen mostrarse más sólidos en los partidos de “grupo” que en los cruces decisivos, veremos si cambia la tendencia. Lituania siempre juega mejor de lo que “pinta” su plantilla pero no descartaría que este fuera el año donde se ajustaran expectativas a resultados. Croacia tiene problemas en el puesto de base pero cuenta con uno de los más firmes candidatos a MVP del evento, Saric. Por último, Francia presenta una selección muy competitiva a pesar de las numerosas ausencias. Es el equipo con mejor fondo de armario de Europa. Su trío de bases y su capacidad atlética son avales para considerarles candidatos sobre todo si De Colo se parece al de las últimas temporadas en CSKA. Tengo interés particular en ver si Edwin Jackson, en su primer Eurobasket,  se hace con un hueco importante en la rotación y si Seraphin está en la suficiente forma como para enfrentarse a los buenos pívots que ofrece el campeonato.

Dentro de poco se acabarán las especulaciones y comenzarán las certezas. ¡ A disfrutar ¡

LLull y Don Pablo Laso

Lunes, 20 Febrero 2017

El trayecto entre Vitoria y Madrid en coche está en el límite de lo que aún se puede considerar un viaje llevadero. Si se realiza después de asistir a una edición como la que se ha celebrado de esta Copa del Rey, el recorrido todavía se lleva mejor por la cantidad de momentos  excepcionales que ha dejado el evento.

Comentaba antes de la Copa que llegará un momento en que esta competición no pueda dar cobijo a determinados males que acechan y ya están presentes en nuestro baloncesto, pero no es el día hoy para profundizar en la situación de las categorías de formación, en el futuro papel del jugador español, en el efecto perverso de los cupos o en que roten más los entrenadores de ACB que los de la Minicopa.

Hoy es momento para presumir de algunos partidazos vistos, dignos de Final Four de Euroliga, de un excepcional ambiente en las gradas y del gustazo que representa contar, todavía, con algunos jugadores legendarios y con técnicos de primerísimo nivel obligados a exprimirse al máximo para superar a sus rivales.

Un equipo legendario. El Real Madrid era el máximo favorito y cumplió los pronósticos. Los de Pablo Laso superaron un primer partido durísimo y dieron lo mejor de sí en la Semifinal y en la Final. Baskonia y Valencia obligaron a sacar lo mejor del actual líder de la Euroliga. La Copa ha confirmado el gustazo que supone contar con un talento como Randolph, el momento de incertidumbre que vive la carrera de Rudy Fernández y el liderazgo de Sergi Llull. El jugador balear es el icono de la Liga Endesa en este momento. LLull representa un carácter diferencial en este juego que tiene su máxima expresión en los momentos decisivos de los partidos donde su figura parece agrandarse.

En Vitoria también ha dejado momentos excepcionales Luka Doncic. El esloveno se lleva de este cita la enorme sensación de sentirse capaz de dominar en su casa a uno de los mejores equipos de Europa, Baskonia, y algunos deberes técnicos y tácticos (fundamentalmente el uso y la pérdida del bote) que le acentuó Valencia Basket.  Lejos de significar un problema, estos aspectos serán retos que ayudarán a un jugador con la mentalidad de Doncic a seguir creciendo.

No puedo hablar del Real Madrid sin dedicar unas palabras a Pablo Laso. El técnico vitoriano es uno de los responsables de los continuos ejercicios de fe de su equipo y un maestro en el manejo de los recursos de su plantilla. La manera de implicar a Taylor y conseguir que un tipo se “mate” sabiendo que apenas hará dos o tres tiros por partido o el buen uso de Carroll en la final son dos muescas más en las numerosísimas lecciones de gestión que lleva realizando Laso desde su llegada al club blanco. Sigo pensando que se le da poca bola a Laso, vale que en España maneja el segundo mayor presupuesto pero que nadie olvide que el Real Madrid domina la Euroliga cuando su inversión en plantilla no está entre las cuatro mayores de Europa. La historia del Real Madrid es Ferrándiz, Lolo Sainz y Don Pablo Laso, lástima que haya gente que todavía lo dude.

Algo más que un finalista. Valencia Basket decidió cambiar el signo de su Copa en el descanso del partido frente al Barcelona. En ese momento decidió pensar más en todas las virtudes que les han ganado el respeto del baloncesto. Pedro Martínez debe sentirse orgulloso de su obra y del carácter que ha inculcado a su grupo. El Real Madrid tuvo que ganar varias veces el partido a los valencianos. Cuando parecía que rompía el encuentro, Valencia siempre volvía. Un ejercicio de fe, determinación y calidad (qué buen uso del pase y los espacios) extraordinario que sólo el mejor equipo de nuestro baloncesto en muchos, muchos años logró superar.

Merecían Real Madrid y Valencia acaparar la mayoría de estas líneas. La temporada nos dará más ocasiones para reivindicar al maravilloso Morabanc Andorra, disfrutar con el juego de Baskonia y analizar la fiabilidad de sus jugadores en finales igualados. También habrá que vigilar la mentalidad del Unicaja de Joan Plaza, algo frío en su encuentro frente a Barcelona o ver en qué acaba este vía crucis del Barça, que transmite síntomas en el lenguaje gestual del colectivo, muy preocupantes.

El tren de la Copa

Jueves, 16 Febrero 2017

Repaso lo que he escrito en años anteriores los días previos a la Copa del Rey y afronto estas líneas con la idea de no repetirme y excederme en todas las bondades de esta competición. Me encanta “la Copa”, como a muchos otros, pero empiezo a detectar que su paraguas no es lo suficientemente grande para tapar algunas miserias de nuestro baloncesto.

Es inevitable acercarse a las horas previas al inicio de la competición con el ánimo de especular sobre lo que nos podemos encontrar en Vitoria. El formato y la historia, ésta cada vez menos,  aventuran la posibilidad de sorpresas y el nivel de los participantes augura que viviremos grandes partidos en los que la influencia de determinados detalles decantará los vencedores.

Clase Preferente . Juega  la Copa del Rey el actual líder de la Liga Endesa y de la Euroliga, el Real Madrid, luego si hay algún equipo que merece la condición de candidato principal al título, es el grupo que dirige Pablo Laso. Los blancos llegan en buen momento, con el colmillo defensivo más afilado que a principio de temporada y con “sospechosos habituales” como Randolph y Taylor  muy asentados en sus respectivos roles. El factor que más define el nivel de los madrileños es la velocidad de circulación de balón en ataque. Los momentos de duda del Real Madrid coinciden con abuso de dribling y ataques reducidos a situaciones de uno contra uno. El mejor Real Madrid castiga en campo abierto y explota al máximo  la capacidad para pasar de sus jugadores.

En Primera.  Valencia Basket llega con menos peso en la mochila que en la edición del año anterior donde su racha triunfal de victorias les situó en el centro de los focos. El caso es que Valencia Basket juega tan bien como el año pasado. Es un EQUIPO en el que todos aportan y que, por madurez y continuidad en una idea tiene todas las condiciones para optar al título. Baskonia no llega en un momento tan fino como el que exhibía hace algunas semanas. Los de Sito Alonso serían candidatos en cualquier sede, más aún siendo locales. Para lograr su objetivo deberán controlar que su ritmo de juego sea un aliado y no un medio que conduzca a la anarquía, al desequilibrio y al desánimo que acarrea el poco control del balón.

Vagón con peligro. Barcelona, Unicaja y Herbalife Gran Canaria forman el tercer grupo de candidatos. Llama la atención que coloque al Barcelona en este lugar y doy fe que he dudado en situarle a la altura de Valencia y Baskonia pero consideraba justo reforzar el trabajo que vienen haciendo estos dos equipos. Obvio que el Barcelona es un candidato y la Copa ya ha dado ejemplos de “resurrecciones” pero el equipo de Bartzokas no ha dado ninguna señal para pensar que  puede hacer  tres partidos de muy buen  nivel de manera consecutiva, y eso es lo que se necesita para ser campeón.

Unicaja será un rival durísimo para los catalanes en el duelo de cuartos. Reforzados por su reciente victoria frente al Real Madrid, los de Joan Plaza tienen profundidad y variedad, sobre todo en su juego exterior, para castigar al Barça. ¿Por qué Unicaja no está con Valencia y Baskonia?. La respuesta es porque hay varios jugadores del equipo andaluz que, sin dudar de su calidad, me generan incertidumbre por su habitual irregularidad.

Herbalife Gran Canaria es el actual campeón de la Súpercopa y su evolución en las últimas semanas indica que llega en buen momento al evento. Comparte con su rival  en cuartos de final, Valencia Basket, esa sensación de que no depende de ningún jugador sino que cuenta con varios que “te la pueden liar”.  El desenlace de este encuentro dependerá en gran parte del rendimiento de los bases. Oliver y McCalebb deberán estar a un gran nivel para igualar el potencial de Valencia en ese puesto.

El vagón del Milagro. No gustará a los seguidores del segundo clasificado de la Liga, el Iberostar Tenerife, que los coloque en el grupo con menos opciones para conseguir el título. En ningún caso es un desprecio sino una manera de exculpar a los de Txus Vidorreta de cualquier responsabilidad. La versatilidad de la plantilla canaria y su excelente nivel defensivo aventuran que competirá hasta el final contra Baskonia,  este debe ser su primer objetivo, alargar el desenlace hasta un punto donde el hecho de ser local deja de ser una ventaja sino una losa.

Morabanc Andorra recordará esta edición siempre. Seguro que Peñarroya ha preparado al máximo el partido contra el Real Madrid para corroborar en Vitoria la gran temporada que viene realizando. Apuesto a por minutos utilizando defensas zonales y mucho protagonismo de Shermadini en ataque porque es un jugador que suele castigar mucho a los blancos. Lo normal es que la amplitud de recursos del Real Madrid se imponga, otra cosa sería una enorme sopresa.

CSKA y el resto

Viernes, 23 Diciembre 2016

La Euroliga cerrará antes de que acabe el año la primera vuelta de su novedosa primera Fase. Entiendo que para equipos y jugadores, sobre todo aquellos que también disputan competiciones nacionales exigentes como es la ACB, el calendario es tremendo pero soy un firme defensor de esta Liga de “todos contra todos” que rara es la semana que no depara duelos de gran nivel y calidad.

El CSKA  Moscú es líder destacado de una competición en la que sus seguidores acumulan un importante número de derrotas que acercan mucho a los equipos que van desde la segunda posición en adelante. Queda tiempo y hay margen, incluso para conjuntos con dinámicas erráticas como el Barcelona, para optar a unas plazas de Play Offs muy abiertas y que van a deparar una lucha intensa hasta el final. La superioridad del CSKA de Moscú detecta el punto débil de este sistema. El primer clasificado de la Liga Regular debería acceder directamente a la Final Four y premiar de esta manera ser el mejor de los mejores en 30 partidos.

No es ninguna sorpresa que el CSKA de Moscú lidere la tabla, aunque es más llamativa la amplia distancia sobre sus seguidores. Los de Itoudis son el actual campeón, cuentan con dos de los cinco mejores jugadores que juegan en el continente (Teodosic y De Colo) y son el grupo que mejor responde en todos aquellos “medidores” que reflejan la solidez de un colectivo. Esto es, intensidad y colaboración defensiva, uso del pase en ataque e implicación de muchos jugadores perfectamente integrados en sus roles. Incluso sin sus dos mejores jugadores, el CSKA es muy competitivo y es capaz de llevar su defensa a un nivel que pocos equipos son capaces de igualar. Podrían igualarlo conjuntos como Fenerbahce y Real Madrid pero los de Obradovic y Laso acusan cierta falta de solidez que les hace no acabar de dominar los partidos como se les presupone. Si hablamos de rendimiento respecto al nivel de su plantilla merece destacarse la labor de David Blatt en Darussafaka Dogus donde está construyendo un equipo sólido en el que parece encontrarse cómodo rodeado de buenos jugadores pero sin ninguna “estrella”.

En el caso del Real Madrid la racha de derrotas fuera de casa empieza a consolidar ciertas dinámicas que debe resolver Pablo Laso. La plantilla tiene un potencial impresionante pero hay varios jugadores que, por su etapa formativa, como Doncic, o porque esta etiqueta les acompaña durante toda su carrera (Taylor, Thompkins y especialmente Randolph) son muy irregulares y cada partido es una especie de tiro al aire. Parece peligrosa la tendencia hacia esa misma línea de Rudy Fernández del que su equipo necesita más puntos de los que quizás parezcan preparados para dar sus piernas. La dependencia de Llull es otro asunto pendiente de resolver porque Draper ofrece lo que se espera de él pero hay momentos de los partidos que requieren algo más de verticalidad y claridad de cara al aro.

Pese a todos estos “problemas” el Real Madrid sigue bien posicionado para optar a su objetivo de estar entre los cuatro primeros de esta fase, algo a lo que optará también un Baskonia que, como el año pasado, está dejando su mejor baloncesto en Europa. Los vitorianos son un equipo durísimo que exprime al máximo la versatilidad de sus jugadores interiores, los puntos de Larkin y Beaubois y la omnipresencia del “tres” más determinante de Europa, Hanga. Me alegra que a un técnico del nivel de Sito Alonso le salgan las cosas bien y que junto a Laso y Pascual (buen trabajo el suyo en Panathinaikos) defiendan de manera tan brillante el papel del técnico español en un evento tan maravilloso.

El Barça y el viejo dogma

Domingo, 6 Noviembre 2016

El Barcelona ha sumado su segunda victoria de la temporada frente al Real Madrid, en un partido que ha dominado de principio a fin y en el que ha sabido utilizar sus bajas como un estímulo. Bartzokas ha tenido muy claro el plan del partido y se ha aprovechado de la actitud displicente de un Real Madrid, desconocido pero reincidente en algunos  errores que está cometiendo desde principio de temporada,  y que han sido camuflados con alguna victoria  sin brillantez. El Barcelona ha jugado mejor y ha tenido mucho mejor actitud como ha evidenciado Laso en sus declaraciones del descanso y en su apuesta por un quinteto aparentemente “defensivo” que ha ayudado a reducir la diferencia en el último cuarto.

Tomic es un jugadorazo en el que el peso de sus defectos ha ganado demasiado espacio en la opinión pública respecto a la dimensión de sus virtudes. Se le cuestiona su falta de competitividad pero es una delicia contar con un jugador que entiende el juego de esa manera y sabe distribuir el balón y fabricarse sus canastas a través del talento. Es de los pocos pívots de Europa que en sus momentos dulces domina los partidos. No se merece que todas las derrotas trascendentes del Barcelona se cuelguen sobre sus hombros incluso habiendo pegado grandes petardazos en alguna de ellas.

Recursos. Muchas veces las bajas ayudan a que los jugadores tengan más continuidad y jueguen con más confianza. Las ausencias del Barcelona son numerosas y el nivel de la plantilla se resiente pero, a priori, los mayores recursos del Real Madrid no se han justificado porque no ha dado la sensación de que el equipo tuviera identificados los detalles en los que podía superar al Barcelona. Es raro que Randolph no pise la pintura jugando contra Vezenkov en los primeros minutos o que Ayón no castigue con más situaciones de llegada su mayor velocidad frente a Tomic. Si a todo esto le sumas la escasa clarividencia para compartir el balón y la ausencia de la mejor actitud en el balance defensivo, las posibilidades de ganar en el Palau son nulas. La apatía defensiva del Real Madrid le ha evitado sumar puntos en transiciones lo que ha reducido sus recursos ofensivos a jugar en media pista y abusar de malos tiros y jugar con poca agresividad. 

El base y el pívot. La superioridad del Real Madrid sobre el Barcelona en la última final de la Liga Endesa se plasmó en el duelo Ayón-Tomic y en el dominio de los “Sergios”. La forma de Ayón no es la misma en estos meses de competición y el soberbio comienzo de Llull parece haberse detenido en los últimos partidos quizás debido al cansancio acumulado y a ciertas dudas por varios partidos desacertados en el tiro. De esta manera, Rice y Tomic han dado la vuelta a ese dogma que, por antiguo y usado, a veces no pierde valor. Quién tiene un base y un pívot tiene un tesoro y alrededor de ellos crecen tipos como Perperoglou, Vezenkov y Oleson en su mejor momento desde que son jugadores azulgranas.

Una de invictos

Martes, 18 Octubre 2016

Una de Invictos

Dinámicas. De eso se trata ahora mismo. Las primeras jornadas de la Liga Endesa nos están apuntando las primeras sensaciones de los distintos equipos y empiezan a señalar nombres interesantes que pueden ser los grandes protagonistas del curso.

Las primeras semanas de competición también están confirmando la intención de la mayoría de los equipos ACB por jugar con un ritmo rápido, explorar más los conceptos que los sistemas y no especular con el ritmo. Ya sé que venden más los mensajes siempre negativos y las críticas pero también merece la pena apuntar que se juega un buen baloncesto en la Liga Endesa y que el nivel de competitividad de los equipos es máximo. Cierto, hay menos talento que hace años pero también hay más trabajo y menos resignación.

Dominion Bilbao Basket e Iberostar Tenerife son los dos líderes de la competición. Sus cuatro victorias sin derrota son un justo premio a su nivel de juego. Sobre esa base trabajarán con más tranquilidad y, aunque es muy probable que en alguna semana sean superados por los transatlánticos que les persiguen, estos triunfos son un paso importante para optar a disputar la Copa del Rey, el primer objetivo de los primeros meses de competición.

Dominion Bilbao Basket es el equipo de Alex Mumbrú. Probablemente no hay un jugador en toda la Liga Endesa con más influencia en la personalidad de un grupo. Mumbrú es un dolor de muelas para los rivales, un activo incalculable para sus compañeros y un síntoma de las carencias que acompañan a generaciones posteriores de jugadores.  No hay otro “tres” más completo que Mumbrú capaz de tirar y de jugar para él y sus compañeros desde el poste bajo. Mumbrú da sentido a tener un alero alto porque sabe aprovechar su cuerpo. Sus habilidades y su liderazgo son claves para que un equipo que estuvo a punto de no seguir en la competición por sus dificultades económicas muestre ese carácter y personalidad cada semana.

La fortaleza de Iberostar Tenerife es  la variedad de recursos ofensivos que maneja. No tiene grandes anotadores pero tiene muchos jugadores con puntos en sus manos. Su técnico, Txus Vidorreta está desarrollando un gran trabajo adoptando decisiones y propuestas que están ayudando a la evolución de sus jugadores. Ya hablé en otro post del todoterreno Beirán pero cada semana encuentras aportaciones muy interesantes de otros jugadores como Vázquez, Grigonis, Doornekamp y un Rodrigo San Miguel quizás en el mejor momento de su carrera porque el ritmo al que quiere jugar su técnico es el que más le va a sus cualidades.

Hay varios puntos en común que comparten estos equipos, destaco entre ellos el buen y amplio uso que hacen del lanzamiento de tres puntos. Si quieres competir al máximo nivel es imprescindible contar con varios jugadores que amenacen desde larga distancia, sin duda es un aspecto diferencial y que muestra la evolución del juego en los últimos años donde los equipos no tienen que prepararse para defender al “tirador” sino a equipos que tiran.

Cierra el trío de invictos, con un partido menos, el Real Madrid. Los actuales campeones se agarran a un Llull extraordinario y a una defensa algo más consolidada que otros años por estas fechas. Los blancos siguen con una facilidad extraordinaria para anotar y eso es demasiada exigencia para sus rivales. Aún tienen puntos de mejora los de Laso, en especial en las figuras de Maciulis y Taylor y en mecánicas colectivas que puedan ayudar más a aprovechar el extraordinario talento para generar juego de Anthony Randolph.

Asignaturas pendientes

Lunes, 26 Septiembre 2016

No es en baloncesto septiembre el mes donde se saldan las cuentas de todo un curso sino el periodo donde empiezan a vislumbrarse detalles sobre los que deberá centrar su atención los equipos para alcanzar su mejor rendimiento. En este sentido, la Supercopa  ha identificado varios aspectos que, a buen seguro, ya estarán en la cabeza de los cuatro técnicos que estuvieron en Vitoria.

Herbalife Gran Canaria ha sido un brillante campeón, confirmando las buenas sensaciones que ha dejado en pretemporada. El conjunto de Luis Casimiro ha demostrado solidez, carácter y muchos recursos ofensivos que han sido decisivos para confirmar sus dos victorias. El triunfo de Gran Canaria confirma el buen trabajo durante muchos años del club insular y su habilidad para moverse en el mercado. El todoterreno Royce O´Neale, Darko Planinic y Bo McCalebb son incorporaciones de mucho nivel mientras que la Supercopa deja alguna incógnita respecto al rendimiento de Richard Hendrix que parece lejos de sus mejores años y por el  espacio en la rotación que pueda tener Oriol Paulí, uno de los jóvenes sobre los que apetece seguir en su evolución.

En la final, Herbalife Gran Canaria no dio ninguna opción a un F.C Barcelona Lassa que ha dejado sensaciones contradictorias, quizás lógicas en un equipo que ha cambiado de entrenador y ha incorporado jugadores con mucho peso en la rotación. La sensación es que con Bartzokas el equipo jugará algo más rápido y que el técnico griego quiere aprovechar al máximo la amplia nómina de tiradores con los que cuenta. Tyrese Rice será el referente absoluto de un equipo en el que Víctor Claver ha demostrado un nivel excepcional en ataque y en defensa. Dentro de los aspectos negativos que ha mostrado el equipo catalán aparece la dupla Rice-Tomic defendiendo el “pick and roll” (dramático…) y en ver cómo se adapta Tomic a un modelo de juego que no parece tenerle como su eje principal, algo que por experiencias pasadas, siempre ha penalizado al pívot croata.

También la inconsistencia fue determinante para la derrota del Real Madrid en la semifinal frente al Barcelona. El conjunto blanco  enseñó su presumible potencial en determinados momentos pero volvió a exhibir esa indolencia defensiva que suele caracterizar los comienzos de temporada del equipo dirigido por Pablo Laso. El partido sirvió para apuntar alguna dinámica que puede generar incógnitas. El grupo aun no identifica claramente todo el potencial de Randolph y Rudy Fernández se empeña en convertirse exclusivamente en un tirador cuando su prestigio se lo ha ganado por ser un “todoterreno”.

Baskonia concedió 22 rebotes ofensivos a Herbalife Gran Canaria y aun así no estuvo lejos de llevarse el partido. Los problemas de lesiones y ausencias durante la pretemporada hacen que el equipo parezca demasiado cogido por alfileres pero la sensación es que hay potencial y capacidad para repetir una gran temporada. Si Beaubois y Bargnani, ausentes en la Supercopa, se implican y alcanzan un buen nivel, la plantilla vitoriana es lo suficientemente amplia y cuenta con recursos suficientes para ser un serio aspirante a todo. Hanga está muy asentado en su papel de líder y de “pegamento” del equipo y Larkin es una amenaza dentro de un juego exterior necesitado quizás de algún tirador más sólido. Confío  mucho en el trabajo de Sito Alonso en Vitoria aunque necesitará su tiempo para adaptar su propuesta a la plantilla. El nuevo formato de la Euroliga puede penalizar más a Baskonia que a Real Madrid y Barcelona pero Alonso tiene capacidad de sobra para hacer jugar a Baskonia un gran baloncesto.

Gran Canaria y tres más

Viernes, 23 Septiembre 2016

Pensaba antes de escribir sobre la Supercopa si sería una sobrada decir que el Herbalife Gran Canaria es el favorito para levantar el primer título oficial de la temporada. Probablemente lo sea si tenemos en cuenta que sus rivales son tres de los diez mejores equipos de Europa. Lo cierto, es que si atendemos al nivel mostrado en los partidos de pretemporada, los canarios son tan favoritos como sus rivales, aunque siempre conviene relativizar lo hecho hasta ahora de igual manera que habrá que tener mucha cautela para analizar todo lo que nos deje este fin de semana de baloncesto.

Herbalife Gran Canaria se enfrentará en semifinales al Baskonia, anfitrión y con el reto de romper con la dinámica negativa en las últimas competiciones en las que ha ejercido de local. El conjunto vasco llegará con menos rodaje porque algunos jugadores vienen de disputar el preeuropeo y Sito Alonso no ha podido trabajar con una plantilla que ha sufrido varios cambios. Las ausencias de Beabuois y Bargnani restan atractivo al encuentro. El pívot italiano es uno de los fichajes del año en la Liga Endesa y creo que la filosofía de juego de Alonso le puede ayudar a impulsar una carrera bastante errática de momento. Sin Bargnani, Beaubois y la duda de Larking, la atención en Baskonia se centrará en comprobar si Hanga mantiene su extraordinario nivel y si el alemán Voigtmann puede contener al versátil juego interior de Herbalife Gran Canaria. Los canarios se han movido bien en el verano y su nuevo técnico, Luis Casimiro, parece haber encontrado buena aceptación a su propuesta de juego entre los jugadores. McCalebb es su fichaje más mediático y el que más condicionará el nivel del equipo. Si el “macedonio” recupera su mejor nivel será una noticia estupenda para la amplia nómina de tiradores que le acompañan y que hacen de Gran Canaria un equipo muy peligroso con muchos puntos en sus  manos.

La pretemporada del Real Madrid ha sido bastante atípica. Laso ha sido el técnico que más descanso ha dado a sus jugadores internacionales y los blancos apenas han disputado partidos de preparación. Una buena idea a tenor de lo cargada que se presenta la temporada. A priori, el Barcelona parece más rodado de cara a este primer partido pero un grupo tan ganador como el madridista aprovechará cualquier opción que tenga para llevarse el título. Anthony Randolph es un fichaje excelente, uno de los jugadores con más talento que ha pisado nuestra liga en los últimos años pero llevará un tiempo ver qué impacto tiene en el equipo y cómo encaja con un Gustavo Ayón que se llenó de galones en la última campaña.

El primer “clásico” del año se empezará a decidir desde la posición de base. Tyrese Rice se ha hecho pronto con los mandos del Barcelona mientras que Llull lleva más de un mes sin disputar un encuentro oficial. Al Real Madrid le acompañará en cada derrota o momento malo la sombra de Sergio Rodríguez pero apenas tres partidos de pretemporada han bastado para confirmar que Doncic está listo para dar otro paso adelante. En el Barcelona apetece ver si Tomic es tan del agrado de Bartzokas como lo era de Pascual además de comprobar cómo maneja el técnico griego la versatilidad de Claver y los minutos de calidad que puede aportar Navarro.

La Supercopa es un título que no deja heridas pero que tiene el atractivo de dar a conocer rápidamente las caras nuevas de los mejores equipos de nuestro baloncesto. Cumple a la perfección su papel de primer acto de la temporada pero siempre conviene acercarse a ella con mucha prudencia que seguramente se respete poco a tenor de la moda imperante de sacar conclusiones incluso sin arrancar la temporada. Intentaremos disfrutar y no contagiarnos de esa tendencia.