Blogs

Entradas con etiqueta ‘Sergio Scariolo’

España y los buenos principios

Viernes, 1 Septiembre 2017

Es difícil ser prudente con las expectativas de España en este Eurobasket después del enorme rendimiento de la selección en el partido frente a Montenegro. Conviene hacerlo, sin embargo, porque esto es muy largo y basta un mal día para irse a casa antes de tiempo. No es más favorita España al título después de la victoria frente a Montenegro pero es gratificante reencontrarse con un baloncesto de tan alto nivel que tiene en la solidaridad en ambos lados de la pista su idea principal.

Lo cierto es que, además del excelente nivel de juego, da la sensación de que el equipo acude muy mentalizado en cuanto a aquellos aspectos sobre los que tiene que poner el acento para exprimir al máximo el elemento diferencial que suponen los hermanos Gasol y sus complementarios bases.

El reiterado mensaje de Sergio Scariolo en todas sus comunicaciones respecto a que la suerte del equipo vendrá muy relacionada con el rendimiento defensivo ha tenido una respuesta muy positiva por el equipo. El impacto de Ricky Rubio en este sentido es altísimo por su actividad en líneas de pase y su inteligencia para manejar fintas y ayudas defensivas. A lomos de Rubio y con la protección que ofrecen los Gasol, España ha sabido exprimir todas las carencias de Montenegro, esto es, mal trabajo sin balón, deficiente ocupación de los espacios, poco talento para el pase y nula disposición para jugar a otra cosa que no sea un ritmo cansino en media pista.

Montenegro ha planteado un partido para llevar a España a pocos puntos y se ha llevado casi 100 porque su propuesta no ha hecho sino aumentar la confianza de un grupo que conjuga confianza y humildad en la pista como pocos. El partido ha confirmado el potencial del grupo de Scariolo que tiene la idea clara de jugar a partir de los Gasol, que es mucho mejor que jugar para los Gasol. El matiz diferencial viene dado por el hecho de que técnico y compañeros tienen muy claras la capacidad de Pau y Marc para aportar en muchas facetas además de la anotación y porque están muy pendientes de crear mecanismos que exploten la atención que generan. Conviene detenerse en la madurez de los hermanos Gasol y su extraordinario conocimiento del juego, una vez más. Antes del partido los Vucevic, Dubljevic y Todorovic añadían cierta incertidumbre al resultado. Todos ellos son buenos o muy buenos jugadores que no llegan a la excelencia de los nuestros porque no son capaces de implicar tanto a sus compañeros ni superar el muro mental que les supone no anotar con continuidad.

Si Ricky Rubio ha mandado el primer mensaje respecto a la intensidad, Sergio Rodríguez ha aportado brillantez y un punto más de velocidad en el juego. La solidez de esta pareja es fundamental para España. Los equipos seguirán poniendo a prueba el tiro de Rubio y la defensa de Rodríguez pero ambos llegan en un momento óptimo de confianza que contagian a los que le rodean.

Los objetivos de la primera fase son mejorar automatismos, identificar como camuflar carencias, obtener victorias que faciliten, a priori, buenos cruces y no “perder” jugadores por el camino. Quizás, por tanto, tenga más valor este primer triunfo por el “cómo” que por el “qué”. Todos los jugadores han aportado, se ha protegido el físico de aquellos que tendrán más desgaste y hemos asistido a momentos brillantes de aquellos que tendrán el complicado reto de mantener el nivel de este grupo.

La dictadura del pase

Martes, 22 Agosto 2017

Hace tiempo que España nos acostumbró a ser prudentes con las conclusiones que deparan sus partidos de preparación. Hace tiempo también que dejó de merecer la pena cuestionar rivales y entorno de estos partidos, porque el callo del equipo hace que tengan muy presente saber los momentos en los que hay que “ponerse”.

La lesión de Llull durante la preparación y la ausencia de habituales como Reyes, Mirotic o Rudy Fernández concedían quizás algo más de interés a esta preparación para ver las diferentes alternativas que elegía Scariolo. Confirmada la presencia de Vives y Oriola, y a  falta de que se disputen los partidos preparatorios con más miga, sí se pueden adivinar algunas de las intenciones y certezas que presenta un combinado que, como he comentado en otras ocasiones, es tan favorito como el que más a conseguir el título.

Principio y fin. Los Gasol son el punto de partida del juego del equipo. Ellos determinan la organización ofensiva y los planteamientos defensivos. Absolutamente lógico. Su convivencia en el campo posibilita disponer de los dos mejores pasadores interiores del mundo con todo lo que significa. Los hermanos Gasol además tienen amenaza desde la línea de tres puntos lo que permite una distribución de espacios adecuada. Me gusta mucho como ambos están manejando esta amenaza en el lanzamiento exterior en estos partidos. Como un recurso, pero sin  olvidar que donde marcan diferencias es jugando cerca del aro. Los Gasol darán muchos tiros librados a sus compañeros. La mayoría de exteriores del equipo son eficaces lanzadores a “pies quietos” y pocos son capaces  de generar sus opciones habitualmente después de bloqueos indirectos, por lo que los hermanos Gasol ayudarán a que encuentren lanzamientos en las situaciones más ventajosas para ellos. La presencia simultánea de Pau y Marc ocupará mucho tiempo del scouting de los rivales que intentarán buscar la manera de castigarles explotando el uso del “cuatro” abierto en ataque. Scariolo está usando los partidos para ofrecer distintas respuestas colectivas ante este hecho (eso sí,  Ndour generó bastantes problemas..).

Entre los jugadores que son capaces de fabricarse tiros después de bloqueos está Álex Abrines. De momento, el balear sigue mostrando esa versión contenida que evita que cualquier partido suyo pueda calificarse como malo… pero tampoco como bueno. No es buena cosa que con 24 años la mayoría de las veces se pase inadvertido.

El ritmo. Me gusta la intención de España de jugar rápido. Aprovecha las virtudes de Ricky Rubio y Sergio Rodríguez y explota la actividad de tipos como San Emeterio, Sastre, Juancho Hernangómez y, sobre todo, un Pierre Oriola cuya movilidad e intensidad parecen gozar de la confianza de Sergio Scariolo por encima de un Willy Hernangómez que también ha tenido muchos momentos positivos. Las soluciones de contraataque y juego en llegada darán muchos puntos a España, sobre todo si la defensa alcanza una solidez que realmente está siendo difícil medir en los partidos de preparación disputados.

La alternativa. La solución de juntar a Rubio y Rodríguez en el mismo quinteto ya ha sido explorada por Sergio Scariolo y estoy convencido que la veremos en algunos finales de partido. Compensará la creatividad que aportaba Llull y ayudará a liberar algo a los Gasol.  Los dos bases de España son una garantía. Rubio es más sólido en defensa mientras que Rodríguez tiene más puntos en sus manos. Los dos comparten gran capacidad para pasar por lo que ayudan a confirmar esa sensación optimista que desprenden todos los equipos que cuentan con buenos pasadores.

Una selección en abril

Jueves, 30 Marzo 2017

Respeto a la historia y los galones o paso al empuje, al mérito y al futuro. No es la selección española de baloncesto el primer caso, ni será el último, donde estas opciones se “enfrentarán” pero el próximo Eurobasket y las seis ventanas para compromisos de selecciones que tendremos entre finales de 2017 y comienzos de 2018, obligan a reflexionar sobre cuál es la mejor manera de afrontar el futuro del combinado.

La sensación después de la gira del seleccionador Sergio Scariolo por Estados Unidos es que todos los jugadores españoles que juegan en la NBA han manifestado su intención de acudir a la cita del próximo verano. El compromiso de los Gasol y compañía sigue siendo admirable y único en el mundo y no debe dejar de mencionarse. El rendimiento de los hermanos Gasol no genera ninguna duda pero hay otros componentes de esta época dorada de la selección que, por su momento actual, pueden generar más incertidumbre.

Después de los Juegos Olímpicos de Brasil sólo José Manuel Calderón anunció su decisión de dejar la selección nacional. La sensación previa de fin de etapa no acabó de corresponderse con la realidad.

Es evidente que hay varios jugadores que han dado un paso adelante estos meses. Willy Hernangómez ya es un habitual de las últimas convocatorias y su temporada en los Knicks está superando las expectativas. Lo mismo se puede decir de su hermano Juancho, de manera más discontinua, pero con partidos de mucho valor en un equipo que opta a los Play Offs. La energía y versatilidad del pequeño de los Hernangómez son cualidades necesarias en España así como la capacidad de tiro de un Abrines que aportaría esa amenaza exterior de la que España va menos sobrada de lo que pensamos.

Valencia Basket aporta buenas noticias colectivas e individuales en forma de progreso de Joan Sastre y un interesantísimo Pierre Oriola. Claro que también debemos destacar la solidez de San Emeterio, Rafa Martínez y los cortos pero firmes pasos de Vives. El otro finalista de la Eurocup, Unicaja de Málaga tiene un perfil interesante de especialista en Alberto Díaz  y un valor seguro en un Carlos Suárez al que siempre, quizás de manera injusta, damos por descartado para estas cosas.

En definitiva, hay alternativas y Scariolo tiene que decidir entre aquel principio de que hay jugadores que deciden cuando se retiran o pensar en dar entrada a tipos que necesitará con total seguridad más adelante.

Los casos de Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes son los de más miga. Hasta este momento, la temporada de Navarro ha estado muy condicionada por las lesiones y sus Juegos Olímpicos en Brasil ya dejaron claro que no es un elemento esencial en la rotación de la selección. Su condición de mito es indiscutible pero si atendemos al mérito, a día de hoy Joan Sastre, Rafa Martínez o Fernando San Emeterio deberían estar por delante.

Reyes ha demostrado que se adapta a roles con pocos minutos y es capaz de producir en poco tiempo y nos tiene acostumbrados a finales de temporada magníficos mientras que Oriola viene demostrando en Valencia Basket su capacidad para adaptarse a todos los retos que se le presenta por delante jugando mucho o menos y en la posición de “cuatro” y de “cinco”.

Bueno, basta de dar rodeos, esta sería mi lista si el Eurobasket fuera dentro de un mes

Bases: Ricky Rubio, Sergio Rodríguez, Sergio Llull (sí, ya sé que jugará de dos en la selección..)

Exteriores: Rudy Fernández (hay caso Rudy es evidente, pero incluso sin anotar aporta tanto en otras facetas..), Joan Sastre, Juancho Hernangómez (también puede hacer y muy bien el “cuatro” y ahora mismo su temporada dice más cosas que la de Claver aunque el valenciano  está en plena remontada. ), Alex Abrines. Un apunte en esta posición, elijo a Sastre como guiño al futuro pero viendo jugar a Rafa Martínez siempre tengo la sensación de que ha jugado menos con España de lo que ha merecido.

Interiores: Pau Gasol, Marc Gasol, Nikola Mirotic, Willy Hernangómez

Faltaría una plaza…. Pero no pensaríais que me iba a mojar tanto. Quizás Alberto Díaz por si necesitas un base que apriete cinco minutos a una estrella rival, el mencionado Rafa Martínez por si el día está que no entra ni un tiro, u otro pívot (a día de hoy, Oriola) si se obvia que Juancho Hernangómez puede darte minutos en la posición de cuatro.

Una escuela de valores

Domingo, 21 Agosto 2016

Es difícil escribir de esta selección sin tener la sensación de haber leído y escuchado todo.  No es tarea fácil mantenerse tantos años en la excelencia por lo que debe valorarse este tercer puesto en los Juegos Olímpicos de Brasil como un éxito indudable de este grupo de técnicos y jugadores que han luchado hasta el límite de sus fuerzas llevando hasta el límite su talento y ambición para compensar el evidente desgaste de sus piernas.

El partido contra Australia ha expuesto muchas de las cualidades que han definido a España durante todos estos años. En especial, aquellas que daban soporte a otras más comentadas pero que son imprescindibles para formar un grupo campeón. España ha demostrado un nivel competitivo admirable y se ha agarrado a un encuentro frente a un rival que le superaba físicamente. El nivel de deseo de jugadores con la barriga llena de títulos conmueve y emociona. Más allá de la calidad de los “nuestros”,  no debe dejar de valorarse su compromiso por defender su trayectoria y por engrandecer, aún más, su legado. Deseo, compromiso y mucha solidaridad, representada como nadie por José Manuel Calderón, impecable en su lenguaje gestual en el banquillo. No soy yo de comparar actitudes con otros deportes pero Calderón es uno de los mejores jugadores de la historia de nuestro baloncesto, con más de 500 partidos en la mejor liga del mundo, vamos que no es un buen jugador entre muchos, un Pedro o Pedrito de la vida para que nos entendamos.

Pau Gasol es el mejor jugador de baloncesto en competiciones FIBA del Mundo, quizás exagero, o no, pero es el que más veces me transmite la sensación de ser “imparable”. En una época de buenos jugadores interiores, Gasol supera a todos y cada uno de ellos en cada partido con la selección. Su capacidad para jugar dentro y fuera y su nivel técnico es un activo de valor incalculable para esta selección. Desconozco si esta cita de Brasil será la última con la selección de Pau Gasol pero conviene no ahorrar en elogios a un tipo que ha hecho de España lo que es y ha sabido encontrar en la selección un grupo de jugadores y entrenadores que le han ayudado a explotar, como en ningún otro sitio, sus infinitas cualidades técnicas y tácticas.

A lomos de Gasol y del descaro de Sergio Rodríguez, España ha sacado un partido adelante frente a una selección australiana que, salvo su petardazo de semifinales, ha demostrado un nivel altísimo en el Torneo. Esta última defensa de España, decisiva para la victoria es un gran reconocimiento para ese trío de amigos que son Llull, Claver y Ricky Rubio. Llull ha tenido un día errático en el tiro pero su generosidad en defensa es imprescindible. Llull se encuentra jugando más cómodo cuando es defendido por bases, cuando saca más ventaja de sus cualidades físicas Claver ha demostrado que tiene hueco en este equipo y ha confirmado su buena costumbre de realizar campeonatos “de menos a más”. Tengo mucha curiosidad por ver si su temporada en el Barcelona le ayuda para “romper” en un jugador mucho mejor de lo que es o por el contrario le “confunde” algo más. Por último, Ricky Rubio, enorme en actividad defensiva pero demasiado timorato y dubitativo en ataque. Los parciales de España con él en pista durante el torneo son más positivos que su actuación individual y también deben ponderarse. Espero mucho de Ricky Rubio en el futuro por su inteligencia para “leer” lo que esta experiencia FIBA le ha enseñado sobre su juego. Sin duda, debe ser uno de los pilares de esta selección en el futuro. La pareja que ha formado con Sergio Rodríguez es muy complementaria.

Ya habrá tiempo de analizar el futuro de España después de estos Juegos Olímpicos pero me gustaría apuntar que esta competición ha reforzado la visión optimista que tenía. Asumiendo que Pau Gasol es insustituible, queda recordar que su hermano Marc no ha podido acudir a Brasil y que le quedan varios años de buen nivel, que Willy Hernangómez ha dado buenos minutos en la competición y que LLull, Rudy Fernández y Sergio Rodríguez son jugadores de primer nivel que siempre han demostrado un gran compromiso con el grupo. En espera de Juancho y Abrines, los Juegos Olímpicos han significado un paso adelante de Nikola Mirotic respecto a lo realizado en el pasado Eurobasket. Sus cualidades refuerzan las de Pau Gasol en ataque pero aún tiene recorrido para ser un jugador más sólido en defensa y rebote. Es joven, lo logrará.

Ayudará para el futuro que siga Sergio Scariolo al frente de la nave. Su manera de entender como dirigir a este colectivo, la capacidad para evolucionar al grupo y de alcanzar el mejor rendimiento cuando toca es admirable. Merece más que un par de líneas, las tendrá.

La duda de España

Lunes, 11 Julio 2016

Algo menos de un mes para que España comience su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Hasta ese primer partido contra Croacia, Sergio Scariolo tendrá que decidir definitivamente los 12 convocados y construir los roles y el modo de juego de un combinado que parte con la ventaja de contar con estructuras muy asentadas pero que, como todos los grupos, tiene incógnitas pendientes de resolver.

En la lista de los 20 jugadores con los que está trabajando Scariolo hay cuatro bases más Sergio LLull. La estructura de la selección hace pensar que es muy complicado que Llull ocupe la posición de base y que Guillem Vives es uno de los descartes casi seguros para la cita olímpica. Entiendo que esta cita tiene un cierto aroma a fin de etapa y que hay jugadores que, por su historial, se han ganado el derecho a decidir cuándo dejan de acudir a la selección pero llevar a Rubio, Rodríguez, Calderón y Llull obliga a que, alguno de ellos tenga un rol muy limitado y en una posición que no es habitual. Llull jugará de escolta porque en esa posición, ahora mismo,  es el mejor de los convocados y entre los otros tres habrá alguno que será el “sacrificado” en minutos, presumiblemente, Calderón.  Hay veces que muchos jugadores buenos en un mismo puesto no consiguen un buen rendimiento en una posición. La última vez que estos cuatro jugadores coincidieron con España, en el Campeonato del Mundo de Madrid, ninguno de ellos rindió a su nivel, todos parecieron desubicados y sin saber muy bien lo que se esperaba de ellos. Seguro que Scariolo tomó buena nota de aquello y delimitará muy claramente los papeles de cada uno de ellos.

La presencia de los cuatro “bases” deja muy limitadas las opciones en el resto del juego exterior , contando con que  Navarro y Rudy tienen plaza fija salvo que sus problemas físicos se lo impidan. Si pensamos que en el Juego interior, España acudirá con Claver como comodín y cuatro jugadores  más (Pau Gasol, Felipe Reyes, Mirotic, Mar Gasolc o Willy Hernangómez), cabe deducir que entre San Emeterio, Ribas y Abrines se disputan una única plaza.

No lo tiene fácil Scariolo. Si la decisión dependiera del rendimiento en la temporada, me quedaría con San Emeterio. Si fuera por trayectoria reciente en la selección debería pesar el recuerdo del gran Eurobasket de Ribas el pasado verano y  si fuera por necesidades específicas del grupo y como un guiño al relevo inevitable que se avecina, la elección debería ser Abrines.

San Emeterio, que siempre suele ir de “tapado” tiene sus opciones porque siempre ha parecido muy del gusto del seleccionador por su alto grado competidor y por su experiencia en el rol que se le pediría. Ribas es un gran jugador pero con Calderón, Ricky, Navarro y Llull quizás se necesite a alguien con otro perfil aunque su presencia no “cantaría” en absoluto. Particularmente pienso que por estructura del equipo, que Ribas estuviera en la lista de 12 sería la decisión menos lógica pero me gustaría  por lo que significaría el reconocimiento de su trabajo en el pasado Eurobasket cuando otros se bajaron del carro. Si Abrines hubiera “roto” como muchos esperábamos quizás a estas alturas no habría mucho debate sobre su convocatoria definitiva. La realidad es que por unas causas u otras, el balear no tiene un rendimiento constante aunque si Scariolo elige por características que puedan complementar lo que ya tiene, quizás sería la decisión más lógica.

Clásicos

Viernes, 3 Julio 2015

Semanas veraniegas regadas de rumores, fichajes, renovaciones y atracos, principalmente al otro lado del charco, donde jugadores de medio pelo accederán a contratos de súper estrellas.

España ha dado su preselección para el campeonato de Europa. Nunca he entendido muy bien esto de las preselecciones a este nivel pero bueno, todo sea para que no haya dudas en los seleccionadores y tengan pleno convencimiento del grupo que quieren formar. A priori, contando con que Marc Gasol finalmente no acudirá, los descartes más probables apuntan a Aguilar, Rabaseda, Dani Díez y un base entre la pareja Colom y Vives. No es tema menor la elección del tercer base, sobre todo, tras la ausencia de Navarro ya que puede tener más sentido que los “Sergios” compartan minutos en pista, una de las claves del buen rendimiento del Real Madrid. Por primera vez, Sergio Rodríguez y Sergio LLull llevarán el timón de España con el peso de primeros espadas. En mi opinión, uno de los puntos a seguir más interesantes respecto a nuestra selección y un reto atractivo para el seleccionador, Sergio Scariolo, que tendrá la misión de equilibrar la propuesta de juego que representan estos jugadores con la excepcional ventaja que significa tener a Pau Gasol en tu equipo.  Será interesante ver el “aterrizaje” de Mirotic y las prestaciones de jugadores que parecen preparados para ser más que útiles en este grupo como Pau Ribas. Una selección competitiva en un campeonato de Europa que se presume muy competido.

Volviendo a la pareja de bases parece además que, tanto Llull como Rodríguez, seguirán jugando para el Real Madrid la próxima temporada. Ambos tienen espacio en la NBA y, encontrar sustitutos de su nivel hubiera resultado imposible para el equipo madrileño. Su implicación y la diferencia que han marcado en los últimos años merecen cualquier esfuerzo que realice el Real Madrid. Una buena noticia para sus seguidores y también para la competición nacional que, eso sí, no hace sino demorar su transición hacia “cantera” de una NBA que, a su propio atractivo, unirá un nuevo convenio que permitirá a las franquicias mejorar sus ofertas económicas hacia los jugadores que les interesen.

No hay marcha atrás en este camino como tampoco en el deterioro de nuestro deporte que asiste cada día a nuevas noticias sobre equipos que desaparecen, que descienden voluntariamente de categoría o que renuncian a disputar competiciones dignamente peleadas en la cancha. No hay fin de la crisis en nuestro baloncesto y lo peor de todo es que tampoco parece haber un plan para huir de ella. Pero bueno, lo importante ahora son las selecciones nacionales, y explotar convenientemente esas medallas que se logran que siempre vienen bien para ocultar el progresivo y deterioro de todas y cada una de las competiciones que aglutinan nuestro baloncesto.

Detrás del “Ibaka o Mirotic”, del “qué le pasa a Claver”, de las filias y fobias al seleccionador y del prometidísimo cambio en la ACB que revitalizaría la competición, hay un deporte abandonado mantenido por héroes anónimos a los que hace mucho que no se les recompensa.

Lo que apetece

Martes, 1 Octubre 2013

En vísperas del comienzo de la temporada en la Liga Endesa, es tiempo de impresiones, valoraciones y sobre todo, especulaciones sobre lo que nos pueden deparar los diferentes equipos que forman parte de una organización que aún tiene pendiente una profunda renovación que no sólo debe afectar a sus mandos sino que debe pasar por un revisión del Sistema de Competición, su relación con los aficionados y su convivencia con el resto de competiciones nacionales y europeas.

Mientras tanto, conviene centrarse en lo que tenemos en este momento y buscar aquellas preguntas que esperas que tengan su respuesta durante los próximos meses.

¿Barcelona o Real Madrid?.  Intento tener una visión lo más global de la competición pero sería injusto exigir a ningún otro equipo  disputar el título a cualquiera de estos dos conjuntos. A dos semanas de empezar la Liga Endesa mi sensación es que el nivel de juego que exhibió el Real Madrid en la pasada final no le bastaría en esta ocasión ante la plantilla que ha formado el Barcelona, que ha mejorado en capacidad atlética y cuenta con muchos más jugadores capaces de generar sus propias canastas. Creo que Bourousis y Mejri son dos buenas incorporaciones pero no se debe basar en ellos únicamente la progresión del Real Madrid sino en algunos jugadores que el año pasado estuvieron por debajo de lo que pueden ofrecer.

Scariolo, Plaza y su regreso.  Considero positiva la vuelta a la Liga Endesa de dos técnicos que ya saben lo que es ganar este título. Scariolo regresa a Vitoria en pleno proceso de reestructuración de un Baskonia que intentará seguir siendo alternativa a pesar de perder a sus mejores hombres y afrontar un descenso en su presupuesto. Joan Plaza está llamado a acabar con la travesía en el desierto de Unicaja y estoy convencido que podrá “crear proyecto” en la ciudad andaluza.

Bilbao, Las Palmas y Valencia. Son tres ciudades que acogen a tres proyectos sólidos en la Liga. Ninguno de ellos está ajeno  a dificultades económicas pero comparten elementos fundamentales como para aventurar una buena temporada. Por un lado, su gestión es bastante modélica (aunque quizás en Bilbao deban más de la cuenta) y por otra parte son clubes ambiciosos que evitan resignarse cuando se enfrentan a los poderosos. Su empuje es el verdadero termómetro de la competición y lo que proporciona verdadero nivel a esta Liga por lo que nunca sobran halagos para ellos.

Tres realidades, una idea. Cualquier tiempo pasado fue mejor para  Cajasol, Estudiantes y Joventut pero las plantillas  de estos conjuntos históricos tienen muchos componentes atractivos y pueden ser las primeras páginas de historias prometedoras. Comparten un buen puñado de buenos proyectos de jugadores sobre los que conviene ser prudentes pero también hacerles ver lo afortunados de la oportunidad que se les presenta. Tres equipos para disfrutar que deberán tener pildoritas en forma de victorias para gozar de la suficiente tranquilidad de consolidar sus ideas.

¿El año de…? Recién terminada la participación de España en el Eurobasket y en puertas de un Campeonato del Mundo en nuestro país, uno se hace esta pregunta pensando en jugadores españoles. La pretemporada ha empezado a insinuar nombres, Abrines es probablemente el proyecto más interesante,  Dani Díez es un competidor excepcional y Willy Hernangómez ha acertado de pleno en su decisión de jugar en Sevilla y no debemos olvidarnos de un Carlos Suárez que parece decidido a recuperar habilidades olvidadas o poco exprimidas en su nueva etapa en Málaga.

Pascual, la coartada perfecta

Lunes, 16 Enero 2012

Las brillantes actuaciones de Ricky Rubio en la NBA nos han pillado con el paso cambiado, o eso parece. Mandamos a un jugador dubitativo, con tendencia a dejarse llevar por los partidos y nos estamos encontrando con un base mandón, con carácter, sin miedo a tomar decisiones y con una gran incidencia en el juego. Una versión mejorada del mejor Ricky Rubio, el de sus años en la Penya y su primera temporada en el Barcelona Regal.

Llegado este punto, parece que es hora de pasar el rodillo y encontrar por qué Ricky Rubio no ha demostrado ese nivel en sus últimas actuaciones en Europa. Es evidente de que el jugador había perdido confianza, de que las necesidades del Barcelona no le obligaban a ser la primera, ni siquiera la segunda referencia ofensiva y también parece que la actuación en el Mundial de Turquía dónde se vio obligado por primera vez a ejercer de base titular de la selección le afectó emocionalmente.

Sin embargo, todas esas apreciaciones no parecen suficientes y empieza a asentarse lenta pero  firmemente la idea de que el culpable del rendimiento de Ricky Rubio en su última temporada europea fue Xavi Pascual.

No olvidaré en mi defensa de Pascual que la obligación de todos los entrenadores es sacar lo mejor de sus jugadores. Por lo tanto igual que el técnico del Barcelona Regal integró de manera perfecta a Rubio en la maquinaria azulgrana en su primera temporada, no tuvo el tino para hacer lo mismo en la segunda. De ahí, a acusar a Xavi Pascual de poner límites a la creatividad del ex base de la Penya media un análisis sesgadísimo e injusto.

Es cierto que la temporada ofensiva del Barcelona Regal alimenta a los “Conspiranoicos” que ven en Pascual un entrenador que limita la fantasía y el juego rápido en sus jugadores. El ataque del equipo catalán se ha vuelto más lento y previsible porque a Huertas le gusta más jugar en posicional que en transición y porque Lakovic y Grimau eran unos reservas muy dados a revolucionar los partidos con sus imprevisibles acciones. Comparto los análisis que hablan de este Barcelona como un equipo menos vistoso pero su grado de competitividad es igualmente máximo y cuando tenga a todos sus jugadores será el máximo aspirante a todos los títulos que dispute. Es, con mucho, el equipo con mejor defensa del continente y eso acaba dando sus frutos.

Abundan en estos días mensajes revanchistas tipo “dónde están los críticos de Ricky” o aquellos destinados a alimentar el ego del autor “yo siempre dije que este chaval era un crack”. Ante estas afirmaciones se me ocurren algunas preguntas  ¿Qué hay de malo en decir que un jugador no ha estado bien? ¿Significa eso que se deje de valorar? ¿No se debe exigir más a los que más capacidad tienen? ¿De verdad no ha dado Ricky Rubio ningún motivo para dudar de él en estos años? ¿Por qué los que hemos dudado no podemos valorarlo ahora?. La respuesta está clara, la culpa es de Xavi Pascual ( y algo de Scariolo, digo yo, porque con España tampoco Rubio ha rendido a su máximo nivel).

N´Dong y el dilema Perovic-Wallace

Lunes, 7 Noviembre 2011

Es difícil de explicar que Boniface N´Dong no haya tenido una carrera larga en la NBA. La cuna del baloncesto ha permitido a los Ratlif y Mbengas de turno hacer carrera en diversas franquicias pero no ha permitido consolidarse a otros jugadores como N´Dong, en mi opinión un buen jugador de rotación para cualquier equipo de la Liga americana.

(more…)

Suárez, y van…

Mircoles, 24 Agosto 2011

Tiene un punto macabro que un mismo jugador se quede a las puertas de vivir una competición internacional por tercer año consecutivo. Lamentablemente, el exitoso Método FEB también incluye entre sus propuestas un reality veraniego que entre pachangas y pachangas ofrece a los espectadores la posibilidad de elucubrar sobre quién será el próximo descarte del seleccionador. Me repito, lo sé, pero indigna señalar de una manera tan evidente a determinados jugadores. Cualquier seleccionador debe saber lo que pueden ofrecer todos sus jugadores en cada momento. Scariolo es un trabajador incansable que habrá visto más de 60 partidos este año de cada uno de ellos y tendrá toda la información disponible a su alcance. De verdad, ¿es necesario todo esto?

Suárez vs San Emeterio. Desde el momento en que Claver ha jugado toda la preparación de “cuatro” parecía difícil que fuera uno de los descartados. El jugador de Power Electronics ofrece la posibilidad de explorar nuevas vías ofensivas con falsos jugadores interiores que abran más el campo. Será difícil que juegue más de 10 minutos en algún partido, pero su presencia se aventuraba como segura. Otro de los señalados era Víctor Sada pero se ha filtrado desde hace tiempo que Scariolo quería tres bases y los recientes problemas físicos de Ricky Rubio parecían consolidar la posición del excelente Sada que, a buen seguro, será importante en algún partido del próximo Campeonato de Europa.

Por lo tanto, vislumbrada la estructura del equipo, parecía claro que la decisión estaba entre Suárez y San Emeterio. Mirándolo así, la elección de Scariolo está amparada en la lógica. No me atrevo a asegurar que San Emeterio sea mejor que Suárez pero sí parece más preparado para un rol más secundario que el madrileño. San Emeterio parece más maduro para adaptarse rápidamente a las exigencias del partido, sabe fabricarse mejor sus propias acciones ofensivas y, con los años, ha aprendido a no restar cuando no se encuentra acertado.

Poco tiene que reprocharse Carlos Suárez de su pasada temporada. Hasta la marcha de Messina sus actuaciones disimularon muchas carencias del equipo, posteriormente le costó algo más porque quizás percibió menos confianza de la que se había ganado. Ahora se lleva un nuevo varapalo que debe revertirlo en un nuevo estímulo para seguir creciendo como jugador y recibir el premio de una convocatoria definitiva para un campeonato internacional con España. Lo logrará, aunque mirará con cierto recelo si en la lista hay más de doce, normal.