Blogs

Entradas con etiqueta ‘Taylor’

“Hay final”

Viernes, 9 Junio 2017

Sería algo pretencioso y quizás injusto no conceder el cartel de favorito al Real Madrid de Pablo Laso en la final de la Liga Endesa contra Valencia Basket. Los blancos han caminado hacia la final dejando alguna incógnita respecto a su nivel de juego pero con esa seguridad que transmiten los equipos en dinámica ganadora de que, a la hora de la verdad, tienen infinitos recursos para sacar los partidos adelante.

Valencia Basket optará al título después de derrotar a Barcelona y Baskonia (casi nada)  y con varios jugadores quizás en el mejor momento de la temporada. San Emeterio, Sastre, Thomas o Sato demuestran una enorme confianza cuando atacan el aro y proporcionan equilibrio al talento de Diot y a la capacidad de Dubljevic para generarse puntos cerca del aro. El nivel de intensidad de los de Pedro Martínez en los últimos partidos ha sido excelente y debe ser la base que sustente las opciones del equipo “taronja”. Si decíamos que el Real Madrid merecía el cartel de favorito, por trayectoria, antecedentes y, sobre todo, por nivel de juego, Valencia Basket es un candidato serio a un título que vendrá condicionado en función de cómo se resuelven algunos de los siguientes aspectos.

.- Sergi Llull es un azote habitual de Valencia Basket. El liderazgo del jugador balear en el Real Madrid es incuestionable. Particularmente, me gusta más la versión de LLull que es capaz de alternar anotación con voluntad de integrar a más compañeros en el juego. Creo que Pedro Martínez también tendrá este detalle en la cabeza y no se obsesionará exclusivamente con que Llull no anote sino en evitar, por ejemplo, esa productiva conexión con Ayón. Al mejicano le cuesta entrar en los partidos si en los primeros minutos no se encuentra bien “alimentado” por sus compañeros.

.- La recuperación de Vives puede tener trascendencia en la serie. La pareja con Diot da un gran  nivel en la posición de base de Valencia Basket. El Real Madrid ha tenido problemas defendiendo bases durante toda la temporada. En varios momentos  ha tenido que recurrir a Taylor para esta misión. Veremos los recursos que utiliza Laso pero quizás el sueco sea más útil intentando limitar la verticalidad de Sastre o San Emeterio. Desde el “base” se empiezan a construir los títulos, un tópico que no pierde vigencia por mucho que las características de los jugadores que ocupan esa posición sean distintas a las de hace unos años.

.- Dubljevic es otro tipo de jugador que suele castigar la estructura defensiva del Real Madrid. Es cierto que los de Laso no suelen recurrir a ayudas en situaciones interiores para evitar que, a partir de estas situaciones, se generen tiros librados pero a veces se echa en falta cierta agresividad para que el balón no llegue tan fácil a situaciones cercanas al aro. Será interesante ver cómo responde el físico de Dubljevic en la serie y la manera en que se protege de cometer demasiadas faltas al principio del partido.

.- El “más-menos” de Carroll. El tirador norteamericano está en un momento muy dulce. Tanto que se vuelve a plantear si quizás debería estar en pista más minutos. La respuesta a esta pregunta la ofrece su rendimiento defensivo. Es saltar Carroll a pista y todos los equipos “giran” su plan ofensivo para atacar sus debilidades. Pedro Martínez no será una excepción e intentará que los minutos del bueno de “Jaycee” en pista le salgan favorables.

.- Mentalidad y atrevimiento. El Real Madrid castiga mentalmente con esos minutos en los que infringe parciales importantes a través del ritmo y la inspiración de sus mejores jugadores. Habitualmente marca diferencias porque en sus minutos malos sale mejor parado que sus rivales. Valencia Basket tiene una estructura defensiva sólida que obligará a que los blancos se esmeren en una de sus carencias habituales, el juego sin balón. Los de Pedro Martínez competirán si juegan con atrevimiento, huyen de la especulación y obligan al Real Madrid en el balance defensivo. La manera en que han trabajado el rebote en sus series previas a la final debe ser un motivo de alerta para Pablo Laso y su equipo.

Una final apasionante entre los dos mejores equipos del curso y una oportunidad extraordinaria para volver a reivindicar el enorme valor de nuestra competición, o de sus equipos, mejor dicho, que no es exactamente lo mismo.

El tren de la Copa

Jueves, 16 Febrero 2017

Repaso lo que he escrito en años anteriores los días previos a la Copa del Rey y afronto estas líneas con la idea de no repetirme y excederme en todas las bondades de esta competición. Me encanta “la Copa”, como a muchos otros, pero empiezo a detectar que su paraguas no es lo suficientemente grande para tapar algunas miserias de nuestro baloncesto.

Es inevitable acercarse a las horas previas al inicio de la competición con el ánimo de especular sobre lo que nos podemos encontrar en Vitoria. El formato y la historia, ésta cada vez menos,  aventuran la posibilidad de sorpresas y el nivel de los participantes augura que viviremos grandes partidos en los que la influencia de determinados detalles decantará los vencedores.

Clase Preferente . Juega  la Copa del Rey el actual líder de la Liga Endesa y de la Euroliga, el Real Madrid, luego si hay algún equipo que merece la condición de candidato principal al título, es el grupo que dirige Pablo Laso. Los blancos llegan en buen momento, con el colmillo defensivo más afilado que a principio de temporada y con “sospechosos habituales” como Randolph y Taylor  muy asentados en sus respectivos roles. El factor que más define el nivel de los madrileños es la velocidad de circulación de balón en ataque. Los momentos de duda del Real Madrid coinciden con abuso de dribling y ataques reducidos a situaciones de uno contra uno. El mejor Real Madrid castiga en campo abierto y explota al máximo  la capacidad para pasar de sus jugadores.

En Primera.  Valencia Basket llega con menos peso en la mochila que en la edición del año anterior donde su racha triunfal de victorias les situó en el centro de los focos. El caso es que Valencia Basket juega tan bien como el año pasado. Es un EQUIPO en el que todos aportan y que, por madurez y continuidad en una idea tiene todas las condiciones para optar al título. Baskonia no llega en un momento tan fino como el que exhibía hace algunas semanas. Los de Sito Alonso serían candidatos en cualquier sede, más aún siendo locales. Para lograr su objetivo deberán controlar que su ritmo de juego sea un aliado y no un medio que conduzca a la anarquía, al desequilibrio y al desánimo que acarrea el poco control del balón.

Vagón con peligro. Barcelona, Unicaja y Herbalife Gran Canaria forman el tercer grupo de candidatos. Llama la atención que coloque al Barcelona en este lugar y doy fe que he dudado en situarle a la altura de Valencia y Baskonia pero consideraba justo reforzar el trabajo que vienen haciendo estos dos equipos. Obvio que el Barcelona es un candidato y la Copa ya ha dado ejemplos de “resurrecciones” pero el equipo de Bartzokas no ha dado ninguna señal para pensar que  puede hacer  tres partidos de muy buen  nivel de manera consecutiva, y eso es lo que se necesita para ser campeón.

Unicaja será un rival durísimo para los catalanes en el duelo de cuartos. Reforzados por su reciente victoria frente al Real Madrid, los de Joan Plaza tienen profundidad y variedad, sobre todo en su juego exterior, para castigar al Barça. ¿Por qué Unicaja no está con Valencia y Baskonia?. La respuesta es porque hay varios jugadores del equipo andaluz que, sin dudar de su calidad, me generan incertidumbre por su habitual irregularidad.

Herbalife Gran Canaria es el actual campeón de la Súpercopa y su evolución en las últimas semanas indica que llega en buen momento al evento. Comparte con su rival  en cuartos de final, Valencia Basket, esa sensación de que no depende de ningún jugador sino que cuenta con varios que “te la pueden liar”.  El desenlace de este encuentro dependerá en gran parte del rendimiento de los bases. Oliver y McCalebb deberán estar a un gran nivel para igualar el potencial de Valencia en ese puesto.

El vagón del Milagro. No gustará a los seguidores del segundo clasificado de la Liga, el Iberostar Tenerife, que los coloque en el grupo con menos opciones para conseguir el título. En ningún caso es un desprecio sino una manera de exculpar a los de Txus Vidorreta de cualquier responsabilidad. La versatilidad de la plantilla canaria y su excelente nivel defensivo aventuran que competirá hasta el final contra Baskonia,  este debe ser su primer objetivo, alargar el desenlace hasta un punto donde el hecho de ser local deja de ser una ventaja sino una losa.

Morabanc Andorra recordará esta edición siempre. Seguro que Peñarroya ha preparado al máximo el partido contra el Real Madrid para corroborar en Vitoria la gran temporada que viene realizando. Apuesto a por minutos utilizando defensas zonales y mucho protagonismo de Shermadini en ataque porque es un jugador que suele castigar mucho a los blancos. Lo normal es que la amplitud de recursos del Real Madrid se imponga, otra cosa sería una enorme sopresa.

Una de invictos

Martes, 18 Octubre 2016

Una de Invictos

Dinámicas. De eso se trata ahora mismo. Las primeras jornadas de la Liga Endesa nos están apuntando las primeras sensaciones de los distintos equipos y empiezan a señalar nombres interesantes que pueden ser los grandes protagonistas del curso.

Las primeras semanas de competición también están confirmando la intención de la mayoría de los equipos ACB por jugar con un ritmo rápido, explorar más los conceptos que los sistemas y no especular con el ritmo. Ya sé que venden más los mensajes siempre negativos y las críticas pero también merece la pena apuntar que se juega un buen baloncesto en la Liga Endesa y que el nivel de competitividad de los equipos es máximo. Cierto, hay menos talento que hace años pero también hay más trabajo y menos resignación.

Dominion Bilbao Basket e Iberostar Tenerife son los dos líderes de la competición. Sus cuatro victorias sin derrota son un justo premio a su nivel de juego. Sobre esa base trabajarán con más tranquilidad y, aunque es muy probable que en alguna semana sean superados por los transatlánticos que les persiguen, estos triunfos son un paso importante para optar a disputar la Copa del Rey, el primer objetivo de los primeros meses de competición.

Dominion Bilbao Basket es el equipo de Alex Mumbrú. Probablemente no hay un jugador en toda la Liga Endesa con más influencia en la personalidad de un grupo. Mumbrú es un dolor de muelas para los rivales, un activo incalculable para sus compañeros y un síntoma de las carencias que acompañan a generaciones posteriores de jugadores.  No hay otro “tres” más completo que Mumbrú capaz de tirar y de jugar para él y sus compañeros desde el poste bajo. Mumbrú da sentido a tener un alero alto porque sabe aprovechar su cuerpo. Sus habilidades y su liderazgo son claves para que un equipo que estuvo a punto de no seguir en la competición por sus dificultades económicas muestre ese carácter y personalidad cada semana.

La fortaleza de Iberostar Tenerife es  la variedad de recursos ofensivos que maneja. No tiene grandes anotadores pero tiene muchos jugadores con puntos en sus manos. Su técnico, Txus Vidorreta está desarrollando un gran trabajo adoptando decisiones y propuestas que están ayudando a la evolución de sus jugadores. Ya hablé en otro post del todoterreno Beirán pero cada semana encuentras aportaciones muy interesantes de otros jugadores como Vázquez, Grigonis, Doornekamp y un Rodrigo San Miguel quizás en el mejor momento de su carrera porque el ritmo al que quiere jugar su técnico es el que más le va a sus cualidades.

Hay varios puntos en común que comparten estos equipos, destaco entre ellos el buen y amplio uso que hacen del lanzamiento de tres puntos. Si quieres competir al máximo nivel es imprescindible contar con varios jugadores que amenacen desde larga distancia, sin duda es un aspecto diferencial y que muestra la evolución del juego en los últimos años donde los equipos no tienen que prepararse para defender al “tirador” sino a equipos que tiran.

Cierra el trío de invictos, con un partido menos, el Real Madrid. Los actuales campeones se agarran a un Llull extraordinario y a una defensa algo más consolidada que otros años por estas fechas. Los blancos siguen con una facilidad extraordinaria para anotar y eso es demasiada exigencia para sus rivales. Aún tienen puntos de mejora los de Laso, en especial en las figuras de Maciulis y Taylor y en mecánicas colectivas que puedan ayudar más a aprovechar el extraordinario talento para generar juego de Anthony Randolph.

Talento y “colmillo”

Jueves, 23 Junio 2016

Se puede profundizar mucho más pero no hay indicadores más llamativos que distancien a Real Madrid y Barcelona. Por un lado,  la capacidad de determinados jugadores del equipo blanco de mantener a su equipo en el partido con acciones geniales cuando el funcionamiento colectivo no es adecuado y por otro, ese punto mayor de competitividad y ambición que marca la diferencia y que pone en evidencia la “frialdad” de determinados jugadores de referencia del conjunto azulgrana.

El definitivo cuarto partido que ha dado el segundo título consecutivo de la Liga Endesa al Real Madrid ha sido un perfecto resumen de las virtudes y defectos que han mostrado estos equipos durante esta temporada.

El Real Madrid ha tenido momentos brillantes, especialmente cuando el balón circula rápido, sus jugadores se pasan y logran conseguir tiros cómodos después de poner el balón en situaciones interiores. También, puntualmente,  ha exhibido cierta falta de tensión defensiva y ha abusado de ataques donde el balón pasa por pocas manos y se han resuelto con tiros poco trabajados. Afortunadamente para los de Pablo Laso la balanza entre los momentos positivos y los menos brillantes se ha decantado en esta final para la versión más sólida del equipo. A pesar del esfuerzo de Satoransky, la genialidad de Llull y Rodríguez marca diferencias y la movilidad de Ayón es un tremendo desahogo para sus compañeros.

Laso ha tenido las ideas más claras que Pascual en esta final. Iniciar los partidos con Jayce Carroll le ha permitido tener la iniciativa táctica y un plan muy definido para los primeros minutos y tipos como Taylor, Maciulis y Nocioni se han adaptado a roles muy concretos pero muy necesarios. Probablemente a todos ellos les gustaría jugar más pero tienen muy claro lo que se espera de ellos. Los dos primeros, representan el pegamento defensivo y gastan pocos tiros mientras que Nocioni (al que eché en falta en momentos de la segunda parte del cuarto partido) eleva el nivel de competitividad y agresividad del grupo. Pablo Laso, que ha logrado cambiar la dinámica de una sección a la deriva, tiene en su haber no sólo los títulos de esta temporada sino la capacidad de haber evolucionado al grupo y encontrar utilidad a casi toda la plantilla, como ha sido el caso de un Thompkins, muy mejorado en facetas defensivas y que, por su talento y  capacidad de evolución, podría ser interesante que continuase en el equipo.

Pablo Laso maneja a la perfección la exigencia de su cargo y lo hace apostando por un baloncesto que ha enganchado a una afición con tendencia a renegar. Apetece ver su próxima obra que contando con el aval del trío más fiel de su etapa (LLull, Chacho, Rudy) seguro que será positiva. Si se confirma la continuidad de Ayón, no hay factor más ilusionante que observar la progresión de Luka Doncic y ver si logra ser un jugador de referencia antes de que el “monstruo” (NBA) le atrape en sus garras.

Creo que Xavi Pascual es uno de los cinco mejores entrenadores de Europa. También creo que el ciclo de Xavi Pascual en el Barcelona está en su tope de rendimiento. El equipo transmite síntomas que indican que el mensaje del entrenador no llega del todo claro. Mientras todos los jugadores del Real Madrid tenían claro lo que se esperaba (o no) de ellos, en el Barcelona no ocurría lo mismo. Abrines, no logra quitarse la etiqueta de promesa porque un día parece imprescindible para Pascual y otro es el último alero en saltar a la pista. Lo mismo se puede decir de Oleson e incluso de un Pau Ribas, claramente de más a menos en la temporada. El pasillo de seguridad lo han formado Satoransky, Doellman y Tomic. Satoransky es mucho mejor jugador ahora que el que llegó a Barcelona en 2014 pero le ha faltado ayuda en esa posición mientras que Doellman y Tomic son dos tipos de una calidad tremenda pero que mezclan mal en defensa y tienen cierta falta de fiabilidad cuando los partidos no dependen exclusivamente de la técnica individual sino de la fe y el deseo. Navarro volvió a dejar una lección de dignidad pero  la primera necesidad del Barcelona es un exterior de referencia que incluso en sus días malos garantice un mínimo de puntos.

Acabo con una mención a Sergio LLull, el merecidísimo MVP de esta final. Llull es el máximo representante de la etapa de Pablo Laso en el Real Madrid. Desde el primer día, el técnico, apostó por el  balear como base, habitualmente es el jugador que más minutos disputa y expone como nadie la ambición del grupo por seguir sumando títulos a pesar de tener la barriga bastante llena. Laso es bastante responsable de la evolución de Llull en estos años y de cómo ha mejorado en la interpretación del juego. Me gusta que Llull reconozca públicamente la aportación de su técnico a los éxitos colectivos y estoy convencido de que valorará como es debido la importancia que ha tenido encontrarse con Laso para el desarrollo de su carrera. Llull no es un base al uso pero es en el puesto de base donde más partido saca de sus cualidades, ahora se puede afirmar este hecho con bastante rotundidad, hace cinco temporadas, Pablo Laso y pocos más pensaban así.

Historia de un lío

Viernes, 4 Diciembre 2015

Parece un poco prematuro que el Real Madrid ande disputando “finales” a estas alturas de la temporada. La victoria frente a Fenerbahce permite a los blancos depender de sí mismos para avanzar en la Euroliga. Sin margen de error, eso sí, pero con la confianza que puede dar un partido que ha recuperado una versión muy positiva de un equipo que ha mostrado excesivos síntomas de fragilidad en estas semanas y que, contra los turcos, pareció recuperar el compromiso defensivo que les dio el salto de candidatos a campeones hace unos meses.

Son varias las causas que explican que el actual Campeón de Europa esté “jugando”  con una eliminación prematura. El desgaste de muchos jugadores después de un Eurobasket duro ha influido quizás más en la cabeza que en las piernas. Muchos de los errores que ha mostrado el equipo indican cierta falta de preparación mental para retos exigentes, como si el el grupo pensara que con la rutina habitual bastaría y que podrían permitirse irse adaptando poco a poco a la exigencia de la competición…. hasta que la propia competición les ha atropellado.

Las derrotas han provocado cierta ansiedad que ha penalizado especialmente a las nuevas incorporaciones. Thompkins y Taylor son dos jugadores más que interesantes. Thompkins es un chico con talento, buena mano y capacidad para pasar y entender el juego que, sin embargo presenta carencias importantes en defensa. Demasiado lento para enfrentarse a “cuatros” móviles que pueden poner el balón en el suelo y poco agresivo para defender en situaciones cercanas a jugadores interiores más físicos. Por su parte, Taylor se ha visto penalizado por la lesión que sufrió  en pretemporada. Los últimos encuentros han empezado a mostrar todo lo que puede aportar el jugador sueco y le ayudarán para consolidarse en la rotación y ganarse el respeto de sus compañeros. Un auténtico portento físico que debe adaptarse aún a las normas defensivas europeas y que explotará sus cualidades cuando el equipo progrese en defensa y pueda permitirse más situaciones en campo abierto. Aún en periodo de adaptación, Taylor parece el “tres” más sólido del equipo porque Maciulis no parece ni la sombra del jugador de final de temporada pasada y del pasado Eurobasket.

Las situaciones agónicas y los momentos difíciles pueden abrir paso a soluciones ilusionantes. Doncic es la mayor promesa del baloncesto europeo y un talento ya preparado para ayudar en determinados momentos a su equipo. Me gusta del esloveno su afán por ser protagonista en varios aspectos del juego (fijaros como ataca siempre el rebote), su personalidad y su extraordinaria capacidad para asistir a sus compañeros. Junto a Doncic, Laso parece decidido a dar más espacio en la rotación a Hernangómez. El pívot puede dar buenos minutos de rotación a Ayón y equilibrar con sus centímetros el juego del equipo en ambos lados de la cancha. Laso ha dado la sensación de sospechar de su actitud defensiva pero la corpulencia  del internacional  dan la sensación de poder ayudar a equilibrar el equipo.

Revoluciones e involuciones

Jueves, 30 Julio 2015

Anda uno esperando que se anime algo esto, echando de menos un poco más de chicha en espera del inicio de la súper gira de la “ÑBA”. Es tiempo de rumores, especulaciones y certezas que empiezan a consolidar sensaciones sobre determinados personajes y lo que nos pueden deparar los próximos eventos. Comparto algunas de mis inquietudes.

¿Y Claver?. El Barcelona ficha a Perperoglou y el Real Madrid parece que a Taylor. Ninguno de los dos equipos con más presupuesto de nuestro baloncesto ha caído en la cuenta de incorporar a Víctor Claver. Después de confirmarse su no continuidad en el Khimki, el futuro del jugador valenciano es una incógnita que quizás nos ayude a resolver la convocatoria con la selección española. Personalmente, pienso que Claver está en una edad perfecta y que hay pocos jugadores con sus condiciones y su versatilidad. El hecho de que aun esté sin equipo parece indicar que esta opinión no está muy extendida.

Revolución azulgrana. Ya he escrito sobre esto en más ocasiones pero es que el Barcelona no para de hacer fichajes y con ello se refuerza mi sensación de que el afán por cambiar piezas está haciendo olvidar otros aspectos muy importantes para consolidar el rendimiento de una plantilla. Es incuestionable que Arroyo y Perperoglou son buenos jugadores pero los dos creo que ya han dado su mejor baloncesto. Arroyo es un base de talento que se complementará seguramente muy bien con Tomic en el juego 2×2 pero su rendimiento sólo ha sido óptimo cuando ha jugado con continuidad y sintiendo que el equipo le pertenece. Esto es muy difícil en el Barcelona actual y el matiz diferenciador y que más valoro de los bases del Real Madrid, especialmente de Sergio Rodríguez que rinde al máximo con poco más de 20 minutos de media en pista. En definitiva, la plantilla del Barcelona tiene una pinta estupenda y sobre el papel es candidata a todo. Una plantilla amplia por aquello de dosificar esfuerzos ante la dureza del calendario aunque difícil de manejar cuando estén todos los jugadores disponibles.

Italia y Francia. En clave de Eurobasket, estas dos selecciones me llaman la atención por las plantillas que presentan aunque mi pronóstico para ellas es muy distinto. Italia presenta un “roster” magnífico, el más redondo de los últimos años pero me da poca confianza porque algunas de sus presuntas estrellas no acompañan su talento con un carácter competitivo idóneo, además, no tiene mucha calidad en el puesto de base y eso le penaliza frente a otras selecciones. Francia es el máximo favorito para el Eurobasket. Físicamente es el mejor equipo del continente y cuenta con el conocimiento del juego que aportan hombres como Parker, De Colo y Diaw.

Es el tiro… Sigo con atención los campeonatos de Europa de selecciones en categorías inferiores. No hay mayor termómetro para identificar cuales son los aspectos que imperan en la formación de los jugadores y aventurar hacia donde camina nuestro deporte. Este verano confirma lo que viene anticipándose desde hace tiempo en los jugadores españoles. Hemos ganado en capacidad competitiva y contamos con técnicos muy preparados a nivel táctico capaces de formar grupos sólidos y difíciles de ganar. Por contra, se va agudizando la escasa solidez de nuestras promesas en el lanzamiento exterior. Cada vez contamos con menos jugadores fiables en el tiro, muchos de ellos son capaces de anotar (mayor versatilidad) pero pocos se les puede considerar como especialistas en el tiro. Mala selección de tiro y poco acierto.