Blogs

Entradas con etiqueta ‘Teodosic’

El “Chacho” y el CSKA

Martes, 18 Julio 2017

Sergio Rodríguez jugará en el CSKA de Moscú al menos las dos próximas temporadas. Buena noticia para la Euroliga necesitada de recuperar iconos y, especialmente para el equipo ruso que contará con uno de los pocos jugadores capaces de suplir la creatividad y el talento del ya “Clipper”, Milos Teodosic.

La marcha de Sergio Rodríguez no ha sentado nada bien en cierto sector del madridismo, probablemente minoritario, que entiende, en base a no sé qué criterio, como una “traición” que el internacional español no acabe a las órdenes de Pablo Laso después de su aventura americana. Asume este grupo de “indignados” que el Real Madrid ha hecho todo lo posible por recuperar a Rodríguez. A diferencia de todos ellos desconozco el nivel de real interés que han demostrado los dirigentes blancos. Desde luego, a nivel público no ha habido ningún gesto que evidenciara un verdadero deseo por reincorporarle y aunque así hubiera sido es imposible obviar que Sergio Rodríguez tiene todo el derecho y razones para escoger el proyecto moscovita.

Hay dos realidades innegables en el pasado reciente de Sergio Rodríguez en el Real Madrid. La primera de ellas es que el tinerfeño alcanzó el mejor nivel de su carrera y fue decisivo en los éxitos que tuvo el equipo. La segunda realidad es que el “base” del ciclo Laso siempre fue en primer término Llull y no Sergio Rodríguez que acostumbraba a no empezar los partidos de titular pero, eso sí, siempre solía ser protagonista junto a Llull de los minutos decisivos de los encuentros. Se obvia este detalle en determinados análisis y no hay que reducirlo a anecdótico porque en Moscú la marcha de Teodosic le permite un rol totalmente protagonista mientras que, en su año de ausencia, el peso y la influencia de Llull en el Real Madrid no ha hecho otra cosa que aumentar.

Asumiendo que el Real Madrid tiene todo el derecho a otorgar a Sergio Rodríguez el rol que considere, deberíamos ser consecuentes y pensar que el “Chacho” pueda sentirse atraído por la excepcional oferta económica y deportiva del CSKA de Moscú que hace pensar que apuestan por él como el base de referencia de un equipo aspirante, como el que más, a conquistar el título más preciado de los que se disputan en el viejo continente.

La unión de Sergio Rodríguez y su nuevo técnico, Itoudis, presenta retos atractivos para el jugador canario.  Seguramente el técnico griego le protegerá en defensa como hacía con Teodosic. Protección que no significará condescendencia ya que no dudará en penalizarle en determinados momentos. En ataque, Rodríguez exprimirá su capacidad para “alimentar” a sus compañeros y deberá adaptarse a combinar su creatividad en el dribling con la dinámica de un equipo que ha hecho de la circulación de balón su mejor aval en los últimos tiempos.  Su consolidación como tirador de larga distancia también es una característica decisiva que ha impulsado al conjunto ruso a abordar su incorporación. La óptima explotación de los espacios de la que suele hacer gala el equipo ruso le dará opciones de disfrutar de buenas opciones de tiro además de las que se puede generar él mismo.

Particularmente me gusta el desafío que ha asumido Sergio Rodríguez. La sombra de Teodosic le acompañará especialmente en sus malas actuaciones (y eso que el serbio también ha tenido sus “gatillazos”) pero Rodríguez está en la edad ideal para liderar junto a Nando de Colo uno de los proyectos más importantes del baloncesto europeo. Nada le atrae más al “Chacho” que la NBA pero una vez cerrada esa puerta, guste o no,  pocos destinos más estimulantes que Moscú, o mejor dicho que el CSKA.

CSKA y el resto

Viernes, 23 Diciembre 2016

La Euroliga cerrará antes de que acabe el año la primera vuelta de su novedosa primera Fase. Entiendo que para equipos y jugadores, sobre todo aquellos que también disputan competiciones nacionales exigentes como es la ACB, el calendario es tremendo pero soy un firme defensor de esta Liga de “todos contra todos” que rara es la semana que no depara duelos de gran nivel y calidad.

El CSKA  Moscú es líder destacado de una competición en la que sus seguidores acumulan un importante número de derrotas que acercan mucho a los equipos que van desde la segunda posición en adelante. Queda tiempo y hay margen, incluso para conjuntos con dinámicas erráticas como el Barcelona, para optar a unas plazas de Play Offs muy abiertas y que van a deparar una lucha intensa hasta el final. La superioridad del CSKA de Moscú detecta el punto débil de este sistema. El primer clasificado de la Liga Regular debería acceder directamente a la Final Four y premiar de esta manera ser el mejor de los mejores en 30 partidos.

No es ninguna sorpresa que el CSKA de Moscú lidere la tabla, aunque es más llamativa la amplia distancia sobre sus seguidores. Los de Itoudis son el actual campeón, cuentan con dos de los cinco mejores jugadores que juegan en el continente (Teodosic y De Colo) y son el grupo que mejor responde en todos aquellos “medidores” que reflejan la solidez de un colectivo. Esto es, intensidad y colaboración defensiva, uso del pase en ataque e implicación de muchos jugadores perfectamente integrados en sus roles. Incluso sin sus dos mejores jugadores, el CSKA es muy competitivo y es capaz de llevar su defensa a un nivel que pocos equipos son capaces de igualar. Podrían igualarlo conjuntos como Fenerbahce y Real Madrid pero los de Obradovic y Laso acusan cierta falta de solidez que les hace no acabar de dominar los partidos como se les presupone. Si hablamos de rendimiento respecto al nivel de su plantilla merece destacarse la labor de David Blatt en Darussafaka Dogus donde está construyendo un equipo sólido en el que parece encontrarse cómodo rodeado de buenos jugadores pero sin ninguna “estrella”.

En el caso del Real Madrid la racha de derrotas fuera de casa empieza a consolidar ciertas dinámicas que debe resolver Pablo Laso. La plantilla tiene un potencial impresionante pero hay varios jugadores que, por su etapa formativa, como Doncic, o porque esta etiqueta les acompaña durante toda su carrera (Taylor, Thompkins y especialmente Randolph) son muy irregulares y cada partido es una especie de tiro al aire. Parece peligrosa la tendencia hacia esa misma línea de Rudy Fernández del que su equipo necesita más puntos de los que quizás parezcan preparados para dar sus piernas. La dependencia de Llull es otro asunto pendiente de resolver porque Draper ofrece lo que se espera de él pero hay momentos de los partidos que requieren algo más de verticalidad y claridad de cara al aro.

Pese a todos estos “problemas” el Real Madrid sigue bien posicionado para optar a su objetivo de estar entre los cuatro primeros de esta fase, algo a lo que optará también un Baskonia que, como el año pasado, está dejando su mejor baloncesto en Europa. Los vitorianos son un equipo durísimo que exprime al máximo la versatilidad de sus jugadores interiores, los puntos de Larkin y Beaubois y la omnipresencia del “tres” más determinante de Europa, Hanga. Me alegra que a un técnico del nivel de Sito Alonso le salgan las cosas bien y que junto a Laso y Pascual (buen trabajo el suyo en Panathinaikos) defiendan de manera tan brillante el papel del técnico español en un evento tan maravilloso.

Lecciones de Berlín

Martes, 17 Mayo 2016

La Final Four de Berlín ha estado a la altura de toda la temporada de la Euroliga. CSKA de Moscú ha sido un justo campeón refrendando el extraordinario nivel de su juego durante todo el año. Los rusos han derrotado al excepcional Fenerbahce y a muchos de sus “fantasmas”.  Durante el ciclo de Itoudis al frente del CSKA, el equipo de Moscú ha desarrollado el mejor juego en Europa.  He conocido plantillas de los rusos en años recientes a priori mejores que su magnífico grupo de jugadores actual, pero este año las piezas parecían más encajadas, los roles más definidos y la pareja De Colo-Teodosic ha marcado diferencias.

La trascendencia de los partidos no ha limitado el nivel de los equipos. Tanto el partido entre el Baskonia y Fenerbahce como la Final fueron dos partidos magníficos, con alternativas y riqueza visual y táctica.

La Final exhibió la maestría del CSKA en la ocupación de los espacios y en su manera de circular el balón durante la primera parte y el orgullo del Fenerbahce para remontar subiendo líneas en defensa y jugando con mayor ritmo en ataque. Los detalles magníficos de De Colo y Teodosic no deben menospreciar el valor de hombres como Hines o Khryapa, absolutamente decisivos para el desenlace del encuentro y los mejores representantes de la filosofía de juego que ha impuesto Itoudis.  De Colo mereció el MVP por su madurez y su capacidad para jugar con la aceleración y la pausa.

Destaco de Fenerbahce la capacidad de Obradovic para exprimir al máximo las distintas combinaciones que les ofrece las características de su plantilla. Acostumbrados a un baloncesto excesivamente riguroso en cuanto a  las condiciones de los jugadores que deben ocupar cada posición, hemos visto como Obradovic, que utilizó como “interiores” a Kalinic y Datome en su cruce contra el Real Madrid,  ha usado durante la Fase Final el recurso de jugar simultáneamente con sus dos  “cincos”, Vesely y Udoh. La apuesta le salió mejor en algunos momentos que en otros pero valoro mucho su iniciativa por inusual en estos tiempos tan dogmáticos.

La semifinal de Baskonia reivindica el nivel y el trabajo del equipo. Sólo determinados detalles le apartaron de jugar la final.  Para mí, Darius Adams sale reforzado de este evento porque jugó con una personalidad tremenda, ayudó a que su equipo se metiera en el partido y superó una y otra vez a una defensa que había demostrado su nivel para defender a jugadores exteriores durante toda la temporada. Cierto, tomó malas decisiones en momentos trascendentes (en ningún caso el último tiro) pero también Teodosic, por ejemplo, tuvo  su cuota de responsabilidad en permitir laremontada de Fenerbahce en la Final.

Bourousis también realizó un partido acorde a su trayectoria en Vitoria. El pívot griego llegó un poco cansado al final del encuentro lo que le limitó a la hora de trabajar para conseguir mejores opciones para recibir el balón (movió más la boca que las piernas en los últimos minutos), pero su partido fue espléndido. En un baloncesto que valora cada vez más a  jugadores interiores móviles y versátiles, Bourousis marca diferencias por su capacidad para jugar de espaldas a canasta (poca variedad de movimientos pero muy efectiva), su liderazgo y su gran manera de entender el juego que expresa a través del pase.

Un gran Baskonia que además exhibió a su extraordinaria afición. Con ganas de ver si son capaces de trasladar su versión Europea a los Play Offs de la Liga Endesa. Si es así, la Liga saldrá ganando y el título tendrá un firme candidato más.

El Grupo

Sbado, 19 Diciembre 2015

El próximo 29 de diciembre “comenzará”una nueva edición de la Euroliga. La Fase recién terminada es en la práctica una previa que sirve para empezar a conocer los equipos, dar alguna sorpresa que otra (decepcionante el Bayern de Munich de Pesic) y, en esta edición, a poner en apuros al actual campeón que ha sabido reaccionar defendiendo su título con orgullo.

También sirve la Primera fase para organizar los grupos del 2016 que este año harán coincidir en el grupo F a cuatro campeones de esta competición, Olympiacos, Real Madrid, Barcelona y CSKA de Moscú, al talentoso pero imprevisible Khimki de Moscú a los, a priori más débiles, Brose Basket y Zalgiris de Kaunas y a uno de los equipos que mejor baloncesto ha desplegado en esta primera fase de la Euroliga, el Laboral Kutxa. Seguro que el equipo vasco deseaba un “premio” algo mejor a los grandes partidos que ha realizado en esta primera Fase pero si es capaz de mantener  su nivel de juego y hace del Buesa Arena un campo inexpugnable puede avanzar en la competición.

Efectivamente, la solidez de los equipos en los partidos que disputen como locales resultará decisiva en un grupo que se presenta apasionante. Por este hecho concedo mucho crédito al Barcelona que habitualmente concede pocas opciones en el Palau. Los de Xavi Pascual no acaban de ser un equipo redondo. Tanto en la Liga Endesa como en Euroliga ha tenido momentos de juego excepcionales, con un nivel defensivo excelente y con gran circulación de balón en ataque. Sin embargo, en las últimas semanas han empezado a asomar algunas dudas manifestadas en ese cierto vicio del equipo de “contenerse” en el ritmo de juego y en que su mejor pareja interior en ataque (Doellman-Tomic) suele provocar concesiones en defensa.

El Real Madrid merece crédito porque es el actual campeón y porque es evidente que el equipo ha progresado en las últimas semanas. La necesidad de victorias ha vuelto a sacar lo mejor de un equipo que, además, parece que se reforzará aún más en las próximas semanas. El progreso del equipo tiene aspectos muy definidos, mayor actividad e intensidad en defensa, la aportación más constante de complementos de lujo como Taylor y Maciulis y, por encima de todo, los “Sergios” que han recuperado un nivel que les hace absolutamente diferenciales. Por cierto, de nuevo ha acertado Pablo Laso modificando su estructura de quinteto inicial, iniciando los encuentros con Rodríguez y Llull juntos, medida que ha tenido indudable éxito en los últimos partidos.

La lógica indica que CSKA sea otro de los equipos que progrese en la competición. Los rusos sólo han sumado una derrota en esta fase y aún parecen en condiciones de elevar un punto su nivel de juego. La pareja Teodosic-De Colo garantiza un buen manejo de balón y grandes posibilidades de alimentación para los jugadores interiores. No es precisamente en el Top 16 donde se merece que sospechemos de los chicos de Itoudis.

Olympiacos sigue al pie de la letra un guión ya conocido. En verano no parece reforzarse tanto como otros candidatos, su plantilla parece lejos de varios equipos pero llega la hora de competir y acaba la primera fase como líder claro de su grupo. Veremos si el colmillo competitivo de los griegos sigue haciendo honor a su merecida fama pero puede ser la rendija por la que Baskonia se cuele entre los ocho mejores. Eso y  no conceder nada ante Brose y Zalgiris que, con total seguridad, como locales, darán más de un susto.

Vencer a la memoria

Mircoles, 13 Mayo 2015

Me cuesta encontrar un favorito para la Final Four de la Euroliga. Más allá del tópico de que, una vez llegados aquí, cualquier equipo puede ser campeón, es difícil concentrar en un equipo más factores que puedan hacernos pensar que parte con más opciones que el resto. Y claro, yo también pienso como la mayoría que, a priori, en las semifinales tanto Real Madrid como  CSKA Moscú parecen mejores que sus rivales pero entonces recuerdo que el presupuesto del Fenerbahce supera por bastante al de los blancos y que los entrena un tipo que sabe un poquito de qué va este tema y que  Olympiacos tiene un alma de superviviente que se adapta perfectamente a los partidos del “todo o nada”.

Me rindo entonces en la tarea de escoger favorito y prefiero centrarme en aquellos factores que pueden resultar decisivos para resolver la incógnita de quién será el campeón de Europa en el año 2015. Pienso en el Real Madrid y me provoca mucha curiosidad saber cómo lidia con el hecho de ser el equipo local. Merece Pablo Laso culminar su obra con un título que se le resiste. Las opciones del Real Madrid pasarán por ser sólidos en defensa, encontrar al menos un aliado en el juego interior (Ayón parece en buen momento) y, por encima de todo, evitar que la ansiedad y la presión lleven al equipo a esos momentos en los que se utilizan demasiados botes, el balón apenas circula y  se abusa del lanzamiento exterior.

Esta competición está llena de historias de héroes que han resultado decisivos para decantar el título para sus equipos pero el Real Madrid menos brillante de la temporada es el que ha olvidado las bondades del juego colectivo y ha intentado ganar los partidos a través, exclusivamente, de la capacidad en el juego “uno contra uno” de sus jugadores exteriores más importantes. El cuarteto Llull, Rodríguez, Rudy y Reyes es diferencial en el Real Madrid. Desde su talento se ha creado un equipo impresionante que roza la excelencia cuando logra implicar a más jugadores en una dinámica positiva, por eso creo que las posibilidades de título pasan porque jugadores como Ayón, Carroll o Nocioni ofrezcan minutos de calidad y superen esa irregularidad que parece acompañarles este curso.

La semifinal frente a Fenerbahce presenta retos difíciles para Laso y su grupo. Los turcos juegan numerosísimas situaciones de “pick and roll” que medirán al Real Madrid desde los primeros minutos. Queda pendiente ver el plan de partido de Obradovic y si se atreve a retar a los locales jugando “a ritmo” o si opta por arriesgar menos y jugar con la ansiedad que puede suponer a los blancos ver que no anotan con fluidez y no pueden encontrar canastas en transición. El Real Madrid tiene ventaja en la posición de base y los turcos tienen más talento en jugadores como Goudelock, Vesely, Bogdanovic, Preldzic o Bjelica.  No cabe duda del potencial del Fenerbahce pero el Real Madrid se impondrá si domina el rebote (ojo con esto que es el termómetro del Real Madrid esta temporada) y si exprime al máximo esos minutos que tienen los turcos en todos los partidos donde sus jugadores parecen desconectar y hacer la guerra cada uno por su lado.

¿Por fin, Teodosic?.  Personalmente, uno de los alicientes que presenta esta Final Four es observar si Milos Teodosic culmina la que puede haber sido la mejor temporada de su carrera. El base serbio es un talento impresionante pero ha pegado algún petardazo que otro en este tipo de citas. El CSKA comparte con el Real Madrid un par de detalles. Como los blancos, también luchará contra su historia reciente y también, en sus peores momentos, echa en falta mayor aportación anotadora de sus jugadores interiores, aun así, ningún equipo en Europa ha jugado mejor baloncesto hasta ahora del que han exhibido los rusos en varios de sus partidos de esta edición de la  Euroliga .

El mapa de la Euroliga

Viernes, 18 Octubre 2013

Pienso en lo primero que se viene a la cabeza sobre la recién comenzada edición de la Euroliga y llego a la conclusión de que, probablemente, el año pasado por estas fechas tenía muchas ideas parecidas.

Que si Barça y CSKA son favoritos, que vaya equipazos tienen los turcos, que seguro que Maccabi da guerra, que el Real Madrid puede imponer su estilo también en Europa y que no parece que Olympiacos llegue al nivel de los equipos anteriores (¿me llevaré otro ZAS¡?).

Así que pretendo rascar un poquito más y centrarme en algunos aspectos que merecen llamar la atención sobre la evolución de una competición fantástica, destinada a convertirse en una liga cerrada que tiene su lunar en que no ha sabido enriquecerse con la presencia de proyectos deportivos que han merecido el enorme reconocimiento que supone formar parte de ella.

Porque la Euroliga mola y mucho. Es una competición de grandes historias. La de los jóvenes que empiezan a abrirse camino en la élite europea como Gentile o el jovencísimo base del Fenerbahce, Ilkay, terreno redentor como lo fue para Nachbar en el pasado y puede serlo para Kleiza en el presente y el particular talón de Aquiles de jugadores brillantes a los que la Euroliga parece empeñada en poner piedrecitas en su camino año tras año como Milos Teodosic, o les recuerda que hay mucho por hacer todavía como a Nikola Mirotic. La Euroliga es un “medidor” extraordinario. Primero de jugadores, aquello de “Nivel Euroliga” o no que decide un buen puñado de euros o dólares; también de entrenadores exigidos como nunca por el potencial de equipos y del resto de técnicos y, por último, del propio juego, acostumbrado últimamente a que le hundan sus tópicos por el éxito de tipos como Hynes, que han depreciado el valor del centímetro en el mercado.

También, por qué no decirlo, la Euroliga es  un reflejo de la situación general del continente y de la gestión deportiva en los distintos países. Así, cada vez es más reconocible el paulatino auge en el baloncesto de clubes alemán, que aún tardará tiempo en dar un equipo candidato al título pero que va ganando peso por el respeto y seriedad con el que abordan sus proyectos. También son muy identificables esos proporcionados pabellones franceses repletos de entusiastas seguidores.  Cierto que tampoco será francés el próximo campeón pero no deben dejar de reconocerse proyectos muy serios con jugadores muy interesantes que mientras esperan ofertas mejores al menos tienen asegurado su sueldo a final de mes (por cierto, ¿cuánto durará Ajinca en Strasbourg..?).

Lo que no debe tapar un tiro

Lunes, 14 Mayo 2012

 

La Euroliga 2012 pasará  a la historia por la remontada de Olympiacos culminada por el tiro de Printezis. El equipo griego ha conseguido un merecidísimo título con su plantilla más limitada de la última década. Salvo Spanoulis, cuesta encontrar un jugador del Olympiacos que tuviera un rol importante en cualquiera de los otros finalistas. Para ellos la gloria, para nosotros analizar qué nos ha dejado una Final Four con muchísimas más sombras que luces.

El nivel. Los partidos no han sido buenos, esa es la verdad. No soy de los que piensa que un partido es bueno o malo exclusivamente por los puntos que se anoten, pero en esta ocasión el nivel de anotación ha reflejado los malos partidos que han realizado los cuatro participantes. Ha ganado el equipo que ha logrado que sus rivales fallaran más y el que mejor mentalidad ha demotrado, quizás porque era el grupo del que menos se esperaba. El miedo a perder ha sido la sensación dominante en Estambul. La Euroliga es una competición fantástica pero también necesita de nuevos proyectos que alteren el orden establecido y que den que pensar a los cuatro o cinco equipos que siempre están presentes en estas citas. Indudablemente, si hablamos del juego,  un paso atrás respecto a la Final Four de Barcelona.

El CSKA. Creo que no exagero si digo que el CSKA de Moscú ha hecho dos de sus peores partidos de esta Euroliga en la Final Four. Su entrenador, Kazlauskas se llevará todos los palos, porque el circo está montado así, pero llama la atención el bloqueo y la suficiencia con la que se han manejado sus jugadores. La condición de favoritos les ha pesado en las piernas y sobre todo en la cabeza y su juego dinámico y con excelente circulación de balón ha dejado paso a las dudas, los botes de más y a la mala selección de tiro. Teodosic es muy bueno, que duda cabe, pero aún debe caminar para subir al escalón de los Diamantidis, Papaloukas (el de hace unos años) y McCalebb.

El Barça y su método. El nivel de juego del Barcelona Regal ha sido una enorme decepción. Su momento de forma y su habitual solidez en estos partidos aventuraban algo muy distinto a lo que ofreció en su semifinal frente a Olympiacos. El Barcelona un equipo extraordinario, con una capacidad defensiva brutal y con una disciplina ofensiva llevada al máximo que, sin embargo, adolece de un punto de genialidad, de gente capaz de alterar el guión y distribuir la atención ofensiva que acaparan Navarro y Lorbek. En este sentido, los sustitutos de Lakovic, Grimau y Morris no han mejorado lo que aportaban estos singulares jugadores desde el banquillo. Creus se ha ganado mucho margen, pero este verano tendrá nuevos retos que afrontar, se precisan jugones que descarguen a Navarro y un jugador interior capaz de generarse sus tiros como ahora hace Lorbek.

¿Fin de ciclo en Panathinaikos? Viene anunciándose desde hace meses que este era el último proyecto ganador de Panathinaikos ya que reducirá enormemente su presupuesto. El ejemplo de sus vecinos no debe descartarlos en absoluto pero da la sensación de que Obradovic buscará nuevos retos la temporada que viene. El equipo al que vaya se convertirá desde el principio en candidato al título. Por el momento, en la derrota, sólo cabe ponderar su excepcional trayectoria en un club, indudable referencia del baloncesto continental.

Ivkovic. Para terminar, una mención especial al entrenador del campeón, Dusan Ivkovic. Ha ganado de la única forma que podía ganar, limitando el talento de los rivales y con una extraordinaria disciplina táctica de sus jugadores. La valentía que le ha faltado a su propuesta de juego le ha sobrado manejando los recursos de los que dispone.

La Final Four en claves

Jueves, 10 Mayo 2012

El partido: Respetando el Olympiacos-Barcelona Regal, la semifinal que enfrentará a Panathinaikos y CSKA de Moscú tiene el aroma de un partido ya clásico por la rivalidad de los dos equipos en la última década y por la curiosidad que produce ver que recursos utilizará Obradovic para compensar el teórico favoritismo de la súper plantilla rusa. Hay partidos para ver y otros para ver y grabar, creo que éste es uno de ellos.

El Barça. Nadie podrá acusar a Xavi Pascual y su equipo de haber hecho una mala preparación. LLegan en el mejor momento del año y al habitual talento de Navarro y Lorbek suma la capacidad competitiva de Mickeal y Eidson o el poderío físico de Vázquez, N´Dong y Perovic. Puede haber alguien tan favorito como ellos, pero no más, se lo han ganado.

Los bases. Su rendimiento suele ser decisivo en estos partidos pero hay que poner esta reflexión en cuarentena. Panathinaikos y CSKA crecen cuando Diamantidis y Teodosic están muy acertados pero el Barcelona es un equipo poco dependiente del rendimiento de Marcelinho y Sada. De hecho los bases del equipo catalán no acaban de redondear una buena temporada. Veremos si en Estambul el equipo necesita más de ellos.

Olympiacos, un escalón por debajo. Siempre hay que respetar a un campeón de Europa, pero sería una  gran sorpresa que el conjunto entrenado por Ivkovic obtuviera el título. En cualquier caso, su temporada es muy positiva, en noviembre parecía un equipo sin alma, debilitado y con un entrenador pasado de rosca, mañana jugará por acceder a la Final de la Competición, las cosas del deporte. Aún así si simplificamos la comparación con sus rivales en términos como talento y capacidad atlética, está  por debajo de ellos.

CSKA. Probablemente los momentos de juego más brillantes en la competición los ha ofrecido el equipo ruso. Tiene de todo, buenos pasadores, muchos tiradores y referencias dominantes en el juego interior. La Final Four pone a prueba su alma y su capacidad competitiva, por ahí es por dónde se pueden agarrar al partido el Panathinaikos y el Barça en una hipotética final. Hubo algún detalle en la serie contra Gescrap Bizkaia que me dejó alguna duda sobre el empaque de este equipo cuando no todo va rodado.

¿Y el relevo? Analizando los nombres que serán protagonistas en Estambul te das cuenta de que estamos ante una generación magnífica de jugadores a los que está costando encontrar relevos. Salvo el ruso Shved y la mayor juventud de Teodosic, los Navarro, Spanoulis, Siskauskas, Diamantidis, Jasikevicius y compañía siguen siendo los jugadores-referencia de sus equipos. Jugadores veteranos pero de un nivel máximo que les ha permitido ser competitivos durante mucho tiempo y obligar a sus equipos a rodearles de jugadores que les permitieran llegar a esta cita. No es que los que vienen sean malos, es que ellos son absolutamente extraordinarios, merece la pena disfrutarlos una vez más.

Serbios sin alma

Viernes, 9 Septiembre 2011

Peco de injusticia en el titular por varios motivos. Primero, porque debería centrarme en hablar de España, del excepcional partido que ha realizado el equipo entrenado, hoy también, por Sergio Scariolo. Debería hablar de los detalles de nuestro equipo, de la mejora evidente de Ricky, de cómo su empuje “pica” a Calderón y éste saca orgullo en el comienzo del segundo tiempo. No debería olvidarme de aspectos relacionados con la rotación, de Felipe , queva ganando su espacio y de Ibaka, que tendrá que recuperar el suyo. También tiene toda la pinta de que me equivocaré en mis predicciones que hablaban de Sada como un jugador importante en este grupo y por último debería elogiar sin parar los buenos detalles defensivos de nuestro equipo limitando enormemente a un equipo con gran talento. España crece, sobre todo en defensa y ese es el mejor mensaje posible.

Pero como a uno le gusta mucho el baloncesto, mira con cierta decepción que uno de los presumibles partidos más interesantes del campeonato se venga abajo porque esta generación de Serbia olvide que las características que han escrito su brillante historia han sido el talento y el orgullo. Si hablamos de talento, esta selección Serbia está a la altura de sus predecesoras, sus jugadores son pequeños manuales de técnica individual. En especial, Teodosic, brillante en ataque y pasota en defensa. El futuro base de CSKA representa lo bueno y lo malo del grupo. Capaz de realizar un baloncesto excelente y de mostrar una soberbia inaudita para alguien con no demasiados logros hasta el momento.

Pero lo más decepcionante de Serbia ha sido el hecho de que ha renunciado realmente al hecho de medirse a España. Su empeño ha durado cinco minutos, vista la superioridad inicial de los nuestros,  los balcánicos han mirado para otro lado (Turquía) y han exhibido momentos de forma desaprovechados (Savanovic) talento exagerado (Bjeliça) e ideas oxidadas (Ivkovic).

Como sigo considerando el talento y las condiciones físicas los elementos más diferenciadores de este juego, no cometeré el error de enterrar a Serbia, de momento, lo que me deja su campeonato es la sensación de que no he visto a esta selección nunca defender tan mal. Se lo ha jugado todo a la carta de ganar a Turquía, veremos como le sale.

Una de bases y una de prudencia

Domingo, 4 Septiembre 2011

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre los bases. Hay muchas reflexiones acerca de ellos y poca precisión sobre qué se necesita realmente de los jugadores que ocupan esa posición. Calderón ofrece muchas de las respuestas en el partido contra Lituania, abandona su actitud pasiva de los pasados encuentros y decide intervenir  desde el primer minuto y no permitir que el partido pase por delante de él como sucedía hasta ahora.

No se trata de ese simplista debate de si un base debe anotar o no. En un equipo con los jugadores interiores que tiene España, más los Gasol, Rudy y Navarro no es imprescindible un base que anote pero sí un jugador que tome iniactivas, que alterne ritmos y que frente a un jugador que venía crecido (Kalnietis) le intimide los primeros minutos. La actuación de Calderón ha sido decisiva para la extraordinaria victoria de España, también por el efecto que ha tenido en sus compañeros que han decidido imitar la actividad mostrada por el jugador extremeño.

La posición de base vive un momento incierto en el baloncesto europeo. Echamos en falta verdaderos directores de juego. Hay muchísimos buenos jugadores de uno contra uno o de bloqueo directo pero pocos chicos que entiendan qué es lo que está pasando en el partido que juegan. Los mejores bases europeos son los mismos que hace un lustro y si este Europeo es el primer escaparate de futuros dominadores interiores (Valanciounas, Kanter) no encontramos un buen base joven europeo que tenga pinta de ser referencia de este juego durante años. Apuntaba a serlo Teodosic, de hecho está realizando un Europeo fantástico, pero en su juicio no debemos olvidar el sesteo que frecuenta entre octubre y junio. Teodosic es un excelente jugador de selección y un claro sobrevalorado jugador de club, curiosa su carrera hasta ahora.

Seguro que muchos entrenadores de este Europeo comparten algunas de estas reflexiones, por ejemplo Pianigiani, entrenador de Italia que se ha quedado fuera de toda opción por las medallas por no tener un jugador simplemente capaz de pasar el campo botando y poner el balón en buena situación a los mejores jugadores de su equipo.

No ha sido el caso de  España que nos vuelve a recordar las virtudes de jugar con un pase más, de no renunciar a las transiciones rápidas y que los porcentajes de tiro suelen mejorar cuando los pases vienen de dentro hacia afuera. La victoria es más importante por las sensaciones que deja que por su trascendencia real en el campeonato, algo que debemos recordar para no disparar nuestra euforia. El equipo, en sus declaraciones, ha mostrado una madurez excelente para “leer” el regular juego que había mostrado hasta ahora, seguro que ahora saben analizar realmente lo que supone la victoria frente a Lituania.