Blogs

Entradas con etiqueta ‘Timma’

Efecto Martínez

Lunes, 20 Noviembre 2017

No sé si exagero si digo que Baskonia es uno de los equipos que mejor baloncesto practica en Europa en estos momentos. Incluso diría que el mejor, si no hubiera tenido esa sensación en el reciente CSKA Moscú-Fenerbahce, de que rusos y turcos son capaces de llevar su intensidad defensiva y capacidad para circular el balón a un nivel muy difícil de igualar para sus rivales.

Lo cierto es que la llegada de Pedro Martínez ha revitalizado a un conjunto que, no sólo ha cambiado la dinámica de resultados, sino que está exhibiendo un nivel extraordinario en el que  merecen destacarse varios detalles de valor que podrían ser perfectamente una guía sobre qué hacer para impulsar un grupo e imponer un sello propio en muy poco periodo de tiempo.

Definir una rotación. Baskonia tiene una rotación definida que hace que cada jugador tenga muy claro lo que se espera de él. La titularidad de Malmanis no exime que Shengelia sea el “cuatro” de referencia y que compense con su dureza  los minutos de  convivencia con Voigtmann. La renovación de Janning hasta final de temporada es una apuesta por el jugador y por su técnico que parece valorar la implicación defensiva y los pocos errores que comete un chico con condiciones extraordinarias que no pone ningún “pero” en adaptarse al rol de jugador de “equipo”.

Interiores en toda la pista. El juego interior de Baskonia tiene mucha parte de culpa del momento actual del equipo. Es cierto que los exteriores anotan de tres con grandes porcentajes y muchos de ellos tienen talento para generar ventajas cuando ponen el balón en el suelo. Dicho esto la versatilidad, movilidad y capacidad para jugar en muchos lugares de la cancha de los Malmanis, Shengelia, Poirier, Voigtmann  y, en menor medida, Diop (aunque tendrá su momento) son factores diferenciales. Detrás de muchos tiros librados de sus compañeros hay un buen trabajo de rebote, continuaciones veloces al aro después de bloqueo y una voluntad extraordinaria de correr la cancha y obligar a los defensores a proteger el aro por su amenaza. El pegamento perfecto entre el juego interior y exterior es Janis Timma que, ahora sí, está cumpliendo con las expectativas generadas con su fichaje.

Granger  y el mensaje. Acertó Pedro Martínez en poner el foco en la defensa en sus primeras declaraciones como técnico de Baskonia. El mensaje se ha trasladado en hechos concretos. El primero de ellos ha sido apuntar a la responsabilidad de cada jugador evitando situaciones algo más cómodas que se vivían en las primeras semanas de competición. A partir de aquí la influencia de Granger como “primer” defensor es muy importante así como la gran mejora en todo lo referido al trabajo de los defensores más alejados del balón. Baskonia lleva los partidos a un ritmo alto de muchas posesiones que obliga a mucha concentración defensiva y a jugadores versátiles capaces de adaptarse a la necesidad de alternar atenciones en ciclos de pocos segundos. Es un equipo muy exigido física y mentalmente que también obliga a sus rivales a entrar en esta dinámica.

Expectativas. El primer objetivo con la contratación de Pedro Martínez ya se ha cumplido, cambiar la dinámica. A partir de aquí es justo pensar que este momento extraordinario tenga algún momento de discontinuidad. La Euroliga castiga mucho y, aunque suficiente, la rotación de Baskonia no es tan grande como la de alguno de sus rivales. Por el camino queda disfrutar de la propuesta del equipo vitoriano y analizar con detalle la manera en que responde los días que su porcentaje de tres puntos sea más bajo y como es capaz de adaptarse a planteamientos de rivales encaminados a ralentizar el ritmo de juego. Lo cierto es que, a día de hoy, se ven pocos conjuntos capaces de vencerles si la batalla se lleva a campo abierto.

El caso Prigioni

Jueves, 26 Octubre 2017

La historia nos dice que son pocos los entrenadores que tuvieron una primera experiencia positiva después de iniciar su carrera inmediatamente a continuación de dejar su actividad como jugadores. Los casos que superaron su primera misión lograron consolidarse como los mejores del mundo en su especialidad.

El reto de Prigioni cuando Baskonia apostó por él era mayúsculo. El equipo Vitoriano afrontaba una nueva reconstrucción después de la pérdida de referentes como Hanga y Larkin. El Eurobasket, las lesiones ,la exigencia de la ACB y el formato de la Euroliga dejan poco espacio para las dudas.

“No me apetece seguir entrenando al equipo”. Creo que no hay frase más representativa que exprese lo que puede estar sintiendo Prigioni y su renuncia a seguir afrontando el reto encomendado por Querejeta. Quién sabe si el argentino se ha anticipado a su Presidente o si el aval de su trayectoria en el club le ha evitado un cese anterior.

La frustración de Prigioni es comprensible atendiendo al rendimiento de Baskonia. En ataque el equipo no ha dado continuidad a la intensidad y actividad que proponía el tan poco apreciado por Vitoria, Sito Alonso. Jugadores como Voigtmann o Timma han sido los más perjudicados por esa cierta anarquía ofensiva que ponía demasiado tiempo el balón en las manos de sus bases. Las dificultades en ataque también tenían relación con los pocos puntos aportados desde la defensa. En mi opinión, utilizar en demasía los cambios defensivos y tratarlos como norma y no como recurso disminuye la responsabilidad individual y afecta a la agresividad del grupo.

La contundencia con la que Prigioni ha anunciado su renuncia hace pensar que no habrá vuelta atrás pese al mensaje de algunos jugadores asumiendo su responsabilidad. Creo que Prigioni tiene todas las condiciones para ser un gran entrenador pero tanto él como quién le puso infravaloraron la exigencia actual para todos los equipos y , en especial para aquellos que disputan la Euroliga. Episodios como su expulsión en Fuenlabrada enviaron señales claras de desconcierto y cierta improvisación para reducir a emociones evidencias de carencias en el funcionamiento colectivo del equipo.

La honradez de Prigioni no debe salvar de la crítica por la contradicción en el manejo de entrenadores que, a veces, se expresa desde el club vasco y su entorno. Es curioso como en una entidad que se precia de exigente con las condiciones que exige a sus técnicos, (tanto como que en ocasiones parece que no gusta nadie) no ha tenido más celo y paciencia para formar a uno de sus mitos.

El cascabel de España

Martes, 29 Agosto 2017

¿Exagero si digo que España acude a este Eurobasket con la mejor pareja de bases e interiores de todos los equipos?. Pienso que no. ¿Es por tanto la selección española la máxima favorita para obtener el título? Desde luego, es el combinado que más merece este calificativo. ¿Quién puede ganar a España?. Basta un partido poco sólido en defensa, desacertado en el lanzamiento exterior (los Gasol van a conceder muchos tiros librados) y  un rival con recursos para que los pronósticos no se cumplan.

A pesar de las ausencias de jugadores importantes, hay varios equipos muy interesantes que optan a los puestos de privilegio. Algunos de ellos inspiran más atractivo viendo su plantilla que verdadera confianza en sus resultados y otros, sin embargo, tienen la experiencia y calidad para pensar en ellos como verdaderos candidatos al título.

Entre los equipos que formarían el primer grupo pienso por ejemplo en Letonia, Eslovenia y Montenegro, tres de las selecciones que más me apetece ver en el próximo Eurobasket. Los letones cuentan con un jugador llamado a impactar y dominar las competiciones FIBA en los próximos años (si su compromiso permanece). Kristaps Porzingins  asumirá con 22 años la responsabilidad de intentar llevar a Letonia a la fiesta de los mayores, la lucha por las medallas. Junto al jugador de los Knicks, Timma y los hermanos Bertans lideran la mejor selección letona de siempre. Mi desconfianza hacia Letonia viene dada por esa sensación de que a la hora de la verdad les faltará cuajo, un líder en la pista y dureza defensiva.

Menor talento que Letonia y, por tanto, más dudas, me genera Montenegro  que dependerá de la implicación de Rice y de que sus exteriores puedan elevar su presumible nivel aprovechando la atención que generará el atractivo juego interior formado por Vucevic y Dubljevic.

Eslovenia cuenta con Dragic , Randolph y Doncic y eso ya hace que sea un equipo que merece la pena. La preparación de Doncic ha sido excelente evidenciando progresos en eficacia y velocidad de ejecución en su tiro. El talento esloveno tiene capacidad para jugar de base pero encasillarle tácticamente en esa posición limita a veces sus enormes posibilidades. En sus últimas semanas con el Real Madrid eché en falta verticalidad y atrevimiento para atacar el aro. En Eslovenia estamos asistiendo a la versión más anotadora de Doncic. A pesar de este hecho, no confío en esta selección para las medallas por la falta de regularidad de su juego interior y por su nivel defensivo.

Igual se cuela alguno de estos equipos en la lucha por el título pero veo un escalón por encima a Serbia, Grecia, Lituania, Croacia y Francia. Me atrevo a descartar para algo más que victorias de prestigio en la primera fase a Turquía, Alemania (con algo de prudencia), Georgia y a las irreconocibles Italia y Rusia.

 Las bajas de Teodosic y Antetokounmpo cambian la dimensión de Serbia y Grecia. Serbia dependerá de Bogdanovic pero merece un margen de confianza por sus buenas últimas actuaciones. Jovic tiene una oportunidad para demostrar que en él Serbia tiene otro  base de nivel para muchos años y habrá que seguir el impacto del gigante Marjanovic en su primera experiencia internacional de gran nivel con Serbia. Grecia cuenta con físico, experiencia y, a buen seguro, una de las mejores defensas del campeonato pero quizás le falte algo de creatividad en el juego exterior. Los griegos suelen mostrarse más sólidos en los partidos de “grupo” que en los cruces decisivos, veremos si cambia la tendencia. Lituania siempre juega mejor de lo que “pinta” su plantilla pero no descartaría que este fuera el año donde se ajustaran expectativas a resultados. Croacia tiene problemas en el puesto de base pero cuenta con uno de los más firmes candidatos a MVP del evento, Saric. Por último, Francia presenta una selección muy competitiva a pesar de las numerosas ausencias. Es el equipo con mejor fondo de armario de Europa. Su trío de bases y su capacidad atlética son avales para considerarles candidatos sobre todo si De Colo se parece al de las últimas temporadas en CSKA. Tengo interés particular en ver si Edwin Jackson, en su primer Eurobasket,  se hace con un hueco importante en la rotación y si Seraphin está en la suficiente forma como para enfrentarse a los buenos pívots que ofrece el campeonato.

Dentro de poco se acabarán las especulaciones y comenzarán las certezas. ¡ A disfrutar ¡