Blogs

Monocracia

21 Marzo 2017 por Miguel Ors

He llegado a esta decepcionante –y discutible- conclusión: el español no es demócrata.

-¡Quééé!

Que el español es monócrata. O sea: demócrata de lo que a él le conviene. Oigo hoy en la radio a Echenique, el de Podemos. Su concepto de la democracia es ineluctablemente monócrata.

-Nosotros los demócratas…

Y pone en cuarentena a todos los que no piensan como él. Demócrata, por lo tanto, de su muy particular manera de pensar y de ver la vida. Además de democráticamente monócrata, también ácrata.

-Éste - comenta mi mujer mientras me afeito - es más sexista que religioso.

Como su jefe, como Pablo Iglesias. Otro monócrata, que se cepilló a Errejón, y lo sustituyó con su novia actual (¿nepotismo?), por ponerle palos a las ruedas de su ideología monocrática.

Los presidentes de clubes de fútbol son también monócratas.

-En el Real Madrid –me confidenció una tarde Raimundo Saporta, cuando la monocracia de Franco-, se hace siempre lo que decide don Santiago.

Era verdad. En junta directiva, don Santiago, a imagen y semejanza de Pablo iglesias, se cepilló a un directivo por disentí de su monocrático criterio.

-Tú –le dijo más o menos- estás aquí de sobra.

Y se fue, claro, y eso que era registrado de la propiedad, creo.

En el Barcelona, ahora mismo, hay dos dudas: una, ¿quién sustituirá a Luis Enrique?

-Casi seguro que Unzué –me informa mi surtidor blaugrana-. Lo avalan los “egos” del vestuario. Pondera Messi en Unzué que, sobre saber de fútbol, es psicológicamente sabio en el arte de llevarse bien con los jugadores.

La otra duda: la renovación del contrato de Messi. Una incógnita, cuyos tejemanejes y dificultades (muchas) es secreto del presidente Bartomeu.

-Yo decidiré lo del nuevo entrenador y lo de Messi –repite cada vez que se le pregunta el monócrata Bartomeu.

Somos, en efecto, monócratas. No lo duden. Yerran si lo dudan.

¿Todos?

-Yo diría que sí.

Cada español es una opinión. Si no me creen, ahí está, corroborándome, el cisco de puñetazos entre padres de jugadores infantiles en una bella localidad balear (en las Islas Baleares, a pesar del rifirrafe monocrático, todo es bello).

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Liberal

16 Marzo 2017 por Miguel Ors

Ser liberal es no ser forofo de ideologías y radicalismos. Ser liberal es ser socio del Real Madrid y reconocer que el Barcelona es también un gran equipo.

-Eso es imposible.

Pues si eso es imposible, amigo, usted no es liberal. Liberal es Vicente Del Bosque.

-Me ha gustado la remontada del Barcelona y no me ha gustado la eliminación del Sevilla- dijo ayer en el acto de entrega de los Premios Blanquerna.

Con esos Premios, aclaro para quienes lo ignoren, Cataluña distingue a quienes la comprenden y agasajan.

Ser liberal no es ser pelota. Del Bosque, que no lo es, dijo también:

-Sería un desastre que Cataluña se separase de España.

Es que lo sería, ineluctablemente, para Cataluña y para España, porque España es Cataluña y Cataluña es España.

-Hay quien no lo ve así.

No son liberales, no aman ni a España ni a Cataluña. Son, por poner otro ejemplo, como Pablo Iglesias. ¿Es demócrata Pablo Iglesias? Rotundamente no, porque no es liberal. A Pablo sólo le gusta lo que a él le place y le conviene. Su ego no es demócrata. A Pablo le atrae el sufijo “anti”. Anticristiano (por eso está contra la misa en TVE, que es la misa de los enfermos, inválidos y desesperanzados). Anti periodista (amenaza, al parecer, a quien no piensa como él). Tibio con la unidad de España (asimetrías, federalismo no explicado, zalamero con el nacionalismo catalán).Y antipático con la Unión Europea.

-No siga.

Sí. Es mejor no seguir. Ya dejó escrito don Manuel Azaña que él era ardientemente sectario, y ya dijo no sé quien que “si la democracia fuese democracia, la democracia hace tiempo que habría dejado de existir”.

En las elecciones holandesas, qué bien, ha ganado un liberal, Mark Rutte, a quien, por cierto, le gusta el fútbol. Como a Del Bosque. ¡Qué difícil es ser humana y políticamente liberal, de todos modos!

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Divisas

13 Marzo 2017 por Miguel Ors

Dicen que los conoceremos por sus frases o divisas. Divisa de Pedro Sánchez: “No es no”.

-Esa es una divisa implacable, inexorable, rígida y peligrosa por insociable

Divisa de Patxi López: “Unión, hay que unir”

-Ya sabes:”La familia que reza unida, permanece unida”. Divisa sociable.

Divisa de Susana Díaz: “Me encanta ganar”.

-Deportiva. El “sport”, que decía Julio Camba, hace liberales y caballerescos a los ingleses.

Divisa de Luis Enrique tras el frenazo y marcha atrás del resultado en La Coruña: “Quedan todavía muchas jornadas”

-O sea: que nada de rendirse. Y que recuperaran la fe gracias a la cual, dicho sea al paso, a lo “peor” el PSG, por “orgullo”, se carga a Umai.

Orgullo. Otro matiz. Lo del PSG ha herido el orgullo galo. Mucho. Y en lugar de tomarla con el árbitro y cebarse con él – lo hispánico-, la han “tomado” con lo mal que planteó el partido el entrenador.

-Es que los franceses son menos místicos que nosotros, menos líricos. Más autocríticos.

Creo que sí Piensan de otra manera. Otra divisa. No quiero que se me pase. Divisa de Bale: “La Premier es más competitiva que la Liga”.

-¿Amor nostálgico de Bale?

No. Análisis certero. En la Premier, todos los equipos pugnan, ganen o no por muchos goles, durante los 90 minutos. Corren sin descanso. En España, no. En La liga –obsérvese que esto es verdad- los equipos, cuando creen “resuelto” el partido, levantan el pie del acelerador. ¿Qué ha pasado esta semana? El Betis y el Coruña, inquilinos de la planta baja de la clasificación, jugaron con ahínco y sin relajamiento alguno desde el principio hasta el final, al extremo de que muchas veces –en velocidad, imaginación y ocasiones de gol- parecían mucho mejores.

-La verdad es que juzgando por los partidos de esta semana, no merecen estar en los puestos bajos. Bien conjuntados, animosos, con ideas.

En fin, que por lo que dicen y cómo lo dicen, a veces intuimos, y hasta sabemos, como son.

-Pregunta impertinente, para acabar. ¿A quién votaría usted si fuese de la familia socialista, a Pedro, a Patxi o a Susana.

-A Pedro, no. Rotundamente no. No es liberal. “Tanto si eres de izquierdas como si eres de derechas –tengo leído a no sé quién-, jamás te fíes de los insociables y los radicales. La democracia es el arte de saber pensar, saber elegir y saber convivir”. Jamás el arte de descalificar”. Lo cual que, expuesto lo expuesto, me gusta el talante deportivo de Susana.

Julio Camba tenía razón: el “sport” es sumamente importante tanto deportiva como pedagógicamente.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Luis Enrique y Trump

9 Marzo 2017 por Miguel Ors

Luis Enrique tiene algo de filósofo y de leche acre, depende del día

-Aunque no leo nada –dijo ayer a los periodistas culminada la remontada-, me entero de todo.

Tiene también algo de la manera de ser de Trump. Trump, al margen de la opinión que se tenga de él, unos a favor y otros en contra, no deja indiferente a nadie.

-Pertenece Trump- asó lo ve un diplomático estadounidense (apócrifo, que uno es prudente) – a esa casta de seres humanos que, que para bien o para mal de la humanidad, dejan huella.

Luis Enrique, que ya ha anunciado que no seguirá en el Barça, será recordado por la épica huella del 6-1 al PSG y por la golosa huella de sus títulos.

-Huella que podrá agigantar si gana la Copa del Rey, la Liga y la Champions.

-¡Vaya epílogo feliz si en su último trimestre de entrenador blaugrana logra encima ese “hat trick”!

Imposible no es. Y las remontadas –ojo, atención, Real Madrid- fervorizan la fe.

-¡Lo que define esta victoria (la remontada) es la fe!

Otros dicen actitud; Luis Enrique, tan concluyentemente rotundo calificando, llama fe a la actitud.

-Sin ella –agrega-, esto (la remontada) no hubiera sido posible.

Dijo más cosas, pues estaba embalado.

-El fútbol es un deporte chiflado.

O de chiflados, que el fútbol es más que un deporte: son los jugadores, es la afición y somos los periodistas, a quienes no nos lee Luis Enrique.

-Le cuentan lo que escribís –me dijo una vez un directivo azulgrana- . Sostiene la teoría de que de “algunos” se aprende, si bien la mayoría daña el hígado. E hígado, como madre, no hay más que uno.

A lo mejor tiene razón. Un político, que fue notorio años atrás, un día me dijo:

- Llevarse bien democráticamente con todos los políticos y con todos los periodistas es imposible. Es el gran fallo de la democracia.

Agregó corrosivo, cínico:

-Si no fuese político, me gustaría ser periodista. No creas: lo pienso veces. Pues eso de poner a parir a los políticos por la más vil de las razones, la ideológicamente sectaria, es morbo que desconozco y me atrae. No, no me disgustaría probarlo,

El morbo de Luis Enrique. Irse del Barcelona cargado de laurel, de historia y de enterarse de lo que escriben los periodistas sin leerlos. Puro Trump.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Luis Enrique y Trump

9 Marzo 2017 por Miguel Ors

Luis Enrique tiene algo de filósofo y de leche acre, depende del día

-Aunque no leo nada –dijo ayer a los periodistas culminada la remontada-, me entero de todo.

Tiene también algo de la manera de ser de Trump. Trump, al margen de la opinión que se tenga de él, unos a favor y otros en contra, no deja indiferente a nadie.

-Pertenece Trump- asó lo ve un diplomático estadounidense (apócrifo, que uno es prudente) – a esa casta de seres humanos que, que para bien o para mal de la humanidad, dejan huella.

Luis Enrique, que ya ha anunciado que no seguirá en el Barça, será recordado por la épica huella del 6-1 al PSG y por la golosa huella de sus títulos.

-Huella que podrá agigantar si gana la Copa del Rey, la Liga y la Champions.

-¡Vaya epílogo feliz si en su último trimestre de entrenador blaugrana logra encima ese “hat trick”!

Imposible no es. Y las remontadas –ojo, atención, Real Madrid- fervorizan la fe.

-¡Lo que define esta victoria (la remontada) es la fe!

Otros dicen actitud; Luis Enrique, tan concluyentemente rotundo calificando, llama fe a la actitud.

-Sin ella –agrega-, esto (la remontada) no hubiera sido posible.

Dijo más cosas, pues estaba embalado.

-El fútbol es un deporte chiflado.

O de chiflados, que el fútbol es más que un deporte: son los jugadores, es la afición y somos los periodistas, a quienes no nos lee Luis Enrique.

-Le cuentan lo que escribís –me dijo una vez un directivo azulgrana- . Sostiene la teoría de que de “algunos” se aprende, si bien la mayoría daña el hígado. E hígado, como madre, no hay más que uno.

A lo mejor tiene razón. Un político, que fue notorio años atrás, un día me dijo:

- Llevarse bien democráticamente con todos los políticos y con todos los periodistas es imposible. Es el gran fallo de la democracia.

Agregó corrosivo, cínico:

-Si no fuese político, me gustaría ser periodista. No creas: lo pienso veces. Pues eso de poner a parir a los políticos por la más vil de las razones, la ideológicamente sectaria, es morbo que desconozco y me atrae. No, no me disgustaría probarlo,

El morbo de Luis Enrique. Irse del Barcelona cargado de laurel, de historia y de enterarse de lo que escriben los periodistas sin leerlos. Puro Trump.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Por favor

6 Marzo 2017 por Miguel Ors

Soy creyente. Creo en los creadores de trabajo, riqueza y bienestar.

-¿Cómo quiénes?

-Como Domingo Ortega, el de Zara y otras marcas, o como Juan Roig, el de Mercadona, o como Juan José Hidalgo, el de Aire Europa. Tres ases de oro y de altos vuelos. Dos, autodidactas, Ortega e Hidalgo. Los tres, como empresarios, imaginativos, generosos, innovadores. Generales épicos en lo suyo.

-Qué formidable sería si fuesen políticos.

-La política de ellos como empresarios, es, sencillamente, hacer lo que los políticos profesionales no saben hacer como empresarios de la “cosa pública” Política es también hacer lo que hacen Hidalgo, Roig y Ortega: dinero y puestos de trabajo. ¿Qué es en sustancia la política sino eso?

-Es que, palpablemente, racionalmente, la política , es eso.

Eso, sin embargo, es chino para la mayoría de los políticos, que sólo saben pelearse y hablar enigmáticamente de líneas transversales y asimetrías.

Real Madrid. ¿Qué es el Real Madrid? Otra forma de hacer política. Cuando el Real Madrid ganó la primera Copa de Europa. Don Santiago Bernabéu, que era un manchego cachondo y listo como Roig, Hidalgo e y Ortega, dijo:

-Otro símbolo de España. España: el sol, el toro de Osborne y el Real Madrid.

Se celebra hoy, en los periódicos, el cumpleaños del Real Madrid: ya ciento quince años.

-Y pese a tan longeva edad, vigoroso, fértil, fresco, jocundo, creador.

Con este glorioso bagaje: 20 Copas de Europa: 11 en fútbol y 9 en baloncesto.

Fecundidad: esto, amigos, es la vida, esto es la política. “Follar”, que diría Cela, crear y respetar.

-Lo contrario de algunos políticos.

Exacto. La “progresía” de algunos de ellos, dicho sea al paso, en cargarse las tradiciones y los símbolos.

-¿Tú por qué no vas nunca a ninguna manifestación? –me preguntó hace años un político de izquierdas inteligente y caducamente “patriota” (voz desacreditada por los asimétricos y los transversales).

No dudé la contestación:

-No veo en ninguna de ellas, salvo rara excepción, banderas de España, sólo banderas anticonstitucionales. Yo soy un español constitucional, un español de símbolos en extinción. ¡Qué le vamos a hacer!

Que no le cojan manía al Real Madrid los transversales y asimétricos, por favor.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Ganar

3 Marzo 2017 por Miguel Ors

La medida de la verdad la da la experiencia.

-Y la experiencia, a veces, es maliciosa, Piensa con malicia.

Luis Enrique, ayer y hoy, en los medios, ocupa tanto espacio, o más, que los habituales inquilinos de ellos, y que son, obvio, Trump, cómo no, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Mariano Rajoy y otros tan familiares como ellos.

-La vida es política y fútbol, mayormente.

Eso parece. Ganar, he aquí el vocablo del día. “Las guerras son para ganarlas”, dice Trump. Un eurodiputado polaco, Janusz Korwin Mikke, misógino y machista a carta cabal él, suelta que las mujeres deben ganar menos dinero que los hombres porque son más débiles.

-Ese señor debe de ser extraterrestre de otro planeta o señor evidentemente muy obsoleto y muy seníl . ¿Cómo se puede decir eso en el siglo XXI y en pleno e irrefrenable apogeo ascendente de la mujer?

Apogeo, dicho sea al paso, merecido. Si la mujer, hasta hace poco, era el descanso del guerrero, que se decía, hoy es deleitoso descanso para el hombre que también ella aporte salario a los gastos de la casa, de la familia.

-Y a no tardar, ya lo veréis, el descanso de la guerrera será el hombre. Ése día está ya muy cerca. En las cadenas de televisión, cada día hay más presentadoras, hasta en el fútbol: sirva esta observación como corroboración del irrebatible hecho aritmético del esplendor laboral de la mujer.

Ganar. Sigamos con el verbo. Luis Enrique, que gana más de cinco millones de euros al año, se ha ganado, ciertamente, como él dice, un año sabático. Un año de familia, surf y bicicleta. Un año de leer el periódico, de ver la televisión y de oír la radio sin que nadie le cite.

- ¡No me lo creeré! –seguro que piensa-  ¡Al fin olvidado!

A Luis Enrique, lo que realmente le descoyuntaba el ánimo y el descanso familiar era la crítica.

-Eso de que le estén poniendo a parir a uno casi siempre…

Luis Enrique, en tres años, ha ganado ocho títulos. Que pueden ser diez si gana la final de la Copa del Rey, cosa que parece chupada, y la Liga, que de pronto ha empezado a ponérsela a huevo de avestruz el Real Madrid.

-¿Es verdad –he preguntado a mi ojo de halcón en el Barça- que se va, como dice, por cansancio y desgaste?

-Creo que se mira en el espejo de Guardiola. Guardiola también se tomó un año sabático tras cuatro años de agavillar prestigio en el Barcelona. Y retornó sin merma en su aureola de entrenador cum laude. Primero en Alemania y ahora en Inglaterra. Hat trick en idiomas: español, alemán e inglés.

-Cuando deje el fútbol, si le place, sólo para no aburrirse, podrá entretenerse como profesor de idiomas.

Luis Enrique, como Guardiola, otro afortunado.

-¿Y qué opina Messi al respecto?

-Sus cuerdas vocales son las botas. Los goles, su oratoria. Le deseará suerte a Luis Enrique. Messi es un “mudo” muy sabio.

Vivir la vida, ganarse la vida. Qué bella es la vida cuando puede ganársela uno como Guardiola y Luis Enrique.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Echar

1 Marzo 2017 por Miguel Ors

El español es tozudo y echador. Pedro Sánchez quiere echar a Rajoy de la Moncloa.

-¿A que sí, señor Sánchez?

-Claro que sí. Yo quiero mi España, no la España de Rajoy.” Sí es sí”, por lo tanto, a mi tozudez.

Baltasar Garzón quiere echar a Franco (su cuerpo, los restos de su cuerpo, claro es) del Valle de los Caídos.

-Juez tozudo.

-Ya lo creo. A Franco, ahora, lo quieren echar de España hasta los que chuparon hasta saciarse de sus “tetas”.

Artur Más quiere echar a España de Cataluña.

-Que se sepa , por cierto, España no le ha hecho ningún mal, al contrario.

-Así es, en efecto. Pero el señor Más, cismáticamente hablando, es cismáticamente tozudo también

Y el Barcelona, tozudo en su manía de ver vestidos de blanco a todos los árbitros, sería feliz si pudiera echar a todos los árbitros que en vez de equivocarse a favor de él se equivocan a favor del Real Madrid.

-Hay obsesiones patológicas incurables tanto en el oficio de la política como en juego del fútbol.

Por eso, cuando alguien pide perdón, uno casi lo encuentra raro. Decía Gandhi, aquel ser pulcro y casi divino, que el perdón es la actitud que mejor deja al descubierto la grandeza de una persona.

-Qué bonito..

El otro día, como saben, el árbitro del partido entre el Villarreal y el Madrid, Jesús Gil Manzano, pitó un penalti a favor del Real Madrid.

-¡Eso no es penalti! -gritó enfurecida la parroquia del Villarreal.

Enfurecida y también, hay que subrayarlo, con razón, en cuanto que fue el balón, rebotado, el que golpeó el brazo del submarinista. El caso es que se armó y al árbitro le pegaron en el coche un cartelito con el denuesto de ladrón. ¿Qué ha hecho el club levantino que preside el elegante y pulcro Fernando Roig . Pedir perdón. Así: “Siempre hemos defendido la honradez de los árbitros. El Villarreal entiende la difícil tarea del árbitro y confía plenamente en la profesionalidad e integridad del colectivo arbitral”

-Eso, en el fútbol, por poco habitual, es bombazo de elegancia deportiva.

Por eso es noticia. Pero, ay, bondad y el estilo, máxime actualmente, casi nunca es noticia. Es noticia, y gorda, naturalmente, lo de Pedro Sánchez, lo de Artur Más, lo de Baltasar Garzon y llamar ladrones a los árbitros.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

¡Qué gran país!

27 Febrero 2017 por Miguel Ors

Cuando “aquello”, España era diferente, según eslogan de un ministro inquieto, brusco y honrado a carta cabal (todo a la vez), amén de gallego.

-¿Fraga?

-Exacto.

Fraga, a su manera, era, antes que nada, español desde el colodrillo hasta las uñas de los pies.

-Lo importante es España.

Que decía y que es verdad. España, ahora, en muchas cosas, es sin embargo surrealista.

-¿Más surrealista que demócrata?

-Casi sí.

Hay dos pugnacidades surrealistas –entre otras- ahora mismo.

-¿Cuáles?

La de los cismáticos y la de los penaltis. Los cismáticos, como ya han deducido ustedes, que ustedes si no fuesen inteligentes no me leerían, son desde Arturo Mas hasta Carlos Puigdemont, empeñados todos ellos (ellos y sus coristas) es que la Constitución no es una constitución democrática y que lo democrático es lo que ellos exigen y hacen, y que es ciscarse todos los días laborales, festivos y fiestas de guardar en la Constitución que dice en su “impertinente y estúpido” título preliminar que la unidad de España es indisoluble.

-Es que a lo mejor no se han enterado todavía, y de ahí el oneroso cacareo y jaleo que se traen con que España les roba y todas esas zarandajas.

Pudiera ser. Pero no sé, no sé. Ya digo que España, ahora, es surrealista. ¿Acaso no es surrealismo ver a Felipe VI, Rey de todos los españoles, cenando con Puigdemont cuando Puigdemont no quiere ser español?

-Ya dijo el otro día la vicepresidenta Santamaría que España es un país complejo.

Lo es, lo es. Otro ejemplo de “cómo es” o de “cómo somos” actualmente es la otra onerosa manía del Barça con los penaltis “a favor” del Real Madrid.

-Los árbitros, la mayoría –acusan-, en la duda, se equivocan siempre a favor del Real Madrid, y si no dudan, con tal de hacer daño al Barça, algunos se inventan penaltis contra el Barça.

Fraga, como digo, era rudo, tosco, pero honrado. Uno, aunque no es tosco ni rudo –eso creo-, al opinar o criticar, trata de ser honrado como Fraga. Lo cual que, en efecto, el penalti del jugador del Villarreal Bruno, al que le rebotó el balón en el brazo, no fue, en mi interpretación, penalti.

-Eso, viviendo usted en Madrid, es muy objetivamente honrado.

Es que si todos fuésemos honrados en política y en fútbol, España sería única y maravillosa en Europa y en todo el mundo. Un periodista francés, Jean Eskenazi (ya en el cielo), me dijo hace muchos años, saliéndole del alma (él vivía y yo era joven):

-¡Qué gran país es España, tan afable, tan cordial, tan soleado!

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

El hat-trick de Cospedal

22 Febrero 2017 por Miguel Ors

Ser hat-trick en fútbol es algo así como ser matrícula de honor en los estudios. O Sir en Inglaterra. O Legión de Honor en Francia. O conde, duque o marqués en España.

-O Toisón de Oro.

El Toisón de Oro, que concede el Rey (Felipe VI ahora), que yo sepa, jamás ha sido otorgado a un deportista.

-¿Por qué?

-No lo sé. Solo sé, si no yerro, que lo han recibido, en este o en el pasado siglo, Javier Solana, Adolfo Suárez, Víctor García de la Concha…Hay algunos más. Deportista, ninguno.

-Rafa Nadal, por si trayectoria, se lo merece sobradamente.

-Claro que sí. Pero…eso: pero.

El hat-trick en fútbol, como digo, es lo que más para los “monarcas” del gol. Por eso se llevan el balón a casa.

-He aquí mi colección de balones hat-rick – presumen con orgullo los “monarcas” españoles del gol CR7 y Messi.

En política, ahora mismo, hay también una ‘hat-trick’: María Dolores de Cospedal, ministra, secretaria general del PP y “monarca” de la autonomía de Castilla-La Mancha.

-¡Qué suerte, qué tía! ¿Y cobra por los tres cargos?

-Lo ignoro.’La’ Cospedal, que dicen y escriben algunos, es al parecer un cerebro. Hace bien todo lo que hace bien, que es todo o casi todo.

-Si no fuese así, Rajoy no la habría abrumado con un ‘hat-trick’ de tanta nobleza y enjundia.

El ser humano femenino, tanto en la política, como en la televisión, en el deporte o en cualquier trabajo, ha dejado de ser el tradicional y secular sexo débil.

-La verdad es que el sexo débil cada vez es más fuerte en igual medida que el sexo fuerte cada vez es más débil

Ya lo ha dicho alguien: “El Siglo XXI es el siglo de la globalidad cada vez más globalmente femenino”.

Como ven el ‘hat-trick’, un galardón tan futbolero, ha invadido el mundo de la política.

-¿Y a usted eso que le parece?

Magnífico. “Las mujeres son fuerzas ‘ciegas’, como los volcanes, las tormentas o las cataratas. Ciegas o no, amo a las mujeres” (Jardiel Poncela). Y yo.

Enhorabuena, señora Cospedal: aquí un rendido admirador de usted y su merecido ‘hat-trick’.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis