Blogs

Forges

22 Febrero 2018 por Miguel Ors

“Yo pinto lo que pienso”, decía Picasso. Al periodista Antonio Domínguez Olano, de quien fue bastante amigo, le confesó también que le costaba más pensar que pintar:

-Con los pinceles no me enredo, me enredo siempre con lo que pienso.

¿Por qué me viene ahora a la memoria Picasso? Por Forges. Forges y yo coincidimos en la televisión en blanco y negro del Paseo de La Habana. Trabajaba como mezclador en el equipo de realización de la primera edición de Telediario.

-Oye, Miguel –me dijo un día enseñándome su dibujos-, ¿crees tú que estos chistes podrían publicarse en Pueblo?

Los vi. Asentí:

-Se lo diré a Emilio Romero.

Emilio Romero era el director de Puebl” y su exigente máxima era que “Pueblo, todos los días, absolutamente todos los días, tenía que sorprender a los lectores y desazonar a la competencia”. El Pueblo de Emilio Romero, que fue también el Pueblo /escuela de Juan Luis Cebrián, Jesús de la Serna, Jesús Hermida, Raúl del Pozo, Antonio Casado, José María García, Julio Merino y de quien esto escribe, entre otros, a pesar de ser el periódico de los sindicatos verticales, era descarado, atrevido y audaz como La Codorniz.

-Cualquier día nos echan a todos a la calle.

Nos tranquilizaba Emilio Romero:

-Veréis como eso no ocurre nunca. Hacemos bien lo que otros no se atreven, y quien podría echarnos está encantado con nuestras “travesuras liberales”.

Vio los dibujos de Forges y me dijo:

-A ver si es ingeniosos, porque dibujar no dibuja bien.

Forges publicó sus primeros dibujos en las páginas deportivas. Se me lamentó un día:

-Yo observo mucho (Picasso pensaba, Forges observaba), Miguel, y mi fuerte no es exactamente el deporte.

Era joven. Empezaba. No era nadie todavía.

-Paciencia, majo, y a hacer méritos –le aconsejé.

Los hizo. Hasta don Santiago Bernabéu, en el fútbol, un domingo, celebró uno de sus dibujos.

-No es madridista –me dijo-, pero tiene ingenio y sus muñecos son chocantes.

De Pueblo saltó al desaparecido Informaciones de Cebrián.

Cada vez que se muere alguien de la época del Pueblo de Emilio Romero, qué formidable director, hiere severamente mi corazón el puñal de la nostalgia. A ver qué le parecen a Dios los dibujos de Forges.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Pensadores

19 Febrero 2018 por Miguel Ors

Si somos muy entusiastas corremos el peligro de convertirnos en fanáticos, pero si no somos entusiastas corremos el peligro de no hacer cosas.

-Yo creo en el fanatismo del entusiasmo.

Cuando leí esto, hace años, a Mourinho, me dije:

-Ese hombre, sobre saber de fútbol, sabe pensar.

Hay ‘pensadores’ (me refiero a quienes ‘viven’ del oficio de pensar) que, sin embargo, le hacen ascos al entusiasmo del fútbol.

-Una cosa que se hace con los pies, no merece nuestro entusiasmo - dicen.

Yerran. El fútbol, con su flujo de entusiasmo, es también escuela de aprendizaje y pensamiento.

-No me interesan los próximos partidos, sino el próximo partido. Hay que ir partido a partido.

Las frases quedan. Ha quedado ésta de Simeone. Su ‘partido a partido’ como lema, es un buen lema. Como buen lema es también el de Zidane:

-¿Mi futuro? Sólo me interesa, en mi oficio, el día a día.

O el de Unai Emery:

-Sólo me aterra lo que viene. Rara vez lo que me ha ocurrido: esto, a lo sumo, me hace pensar.

Lo he contado algunas veces. Don Santiago Bernabéu, que se lo pasaba teta pensando, aseveraba:

-Soy un fanático del pensamiento. Pensar es lo que más me distrae. Luego la música y a continuación el fútbol.

Cundo se piensa racionalmente, el pensamiento es pedagógico. No lo es cuando los pensadores piensan confusamente, como los obispos catalanes, en la Conferencia Episcopal en Tarragona, el otro día, que en un alarde de surrealismo medroso, para no quedar mal con los separatistas, redactaron un comunicado en el que no decían ni que sí ni que no al independentismo, sino todo lo contrario.

-El vaticanismo es a Dios lo que Dios no es el vaticanismo –me dijo hace años un sacerdote “rebelde y anarquista”.

“Dios ha muerto”. Esto lo dijo Nietzsche, cierto. Pero no así, sino exactamente de esta manera: “Dios ha muerto, y lo hemos matado nosotros”. ¿Por qué se mutila sistemáticamente el párrafo?

Cada vez creo más en Dios y menos en los curas, de igual manera que cada día creo más en los entrenadores de fútbol que saben pensar y nada en los políticos que sólo piensan en ellos y en la Moncloa.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Su majestad el Real Madrid

15 Febrero 2018 por Miguel Ors

Cuando Napoleón, Europa era él, Napoleón. La Champions, desde las cinco copas europeas consecutivas de la trinidad Bernabéu, Di Stéfano, Saporta, es el Real Madrid.

-Si viviese Napoleón, ¿de qué equipo sería fan, del PSG o del Real Madrid?

-Los generales, entre ellos, se admiran y se respetan: del Real Madrid.

Algo tiene el agua cuando la bendicen y algo tiene el Real Madrid cuando sigue siendo el Napoleón de la Champions.

-Casta, realeza, calidad: eso tiene.

Recientemente, un árbitro de fútbol también con casta, y con sentido del humor, me decía:

-No soy monárquico ni del Real Madrid, pero los reyes y el Real Madrid me imponen mucho respeto.

El PSG, antes del día de ayer, ser creía el mejor. A la hora de la verdad, se ha dado cuenta de que no, de que el mejor, en la Champions, sigue siendo Su Majestad el Real Madrid.

-El árbitro ha ayudado al Real Madrid – lloriqueaban, acabado el partido, el jeque presidente del equipo galo Al- Khelaifi , y el entrenador vapuleado Unai Emery.

¿Con o sin razón? El fútbol tiene razones que no siempre riman con la racionalidad de la razón. ¿Severo el penalti que convirtió en gol CR7? Sí y no, según el color de su pasión. ¿Por qué el árbitro no castigó con penalti el brazo/mano de Sergio Ramos?

-Al árbitro, italiano, se ve que el Real Madrid, como al árbitro español, le inspira también respeto.

Lo tengo escrito y reescrito: cuando el árbitro yerra, contra el primero que yerra es contra él.

-Soy feliz: llevo una temporada en que no me equivoco contra mí –me dijo siendo yo joven el árbitro español Gardeazabal, muy internacional y muy respetado por cierto (ignoro si, como yo, sigue existiendo).

Queda, lo sé, el partido de vuelta en París. Luego hay que felicitar al Real Madrid por su victoria de ayer, con dos goles casi al final del partido (CR7 y Marcelo), pero sin redoble de campanas.

-Moderadamente contento –dijo, también al final del partido, el sensato Butragueño.

Lo importante, en conclusión, para uno, es que el Real Madrid, en Europa, sigue siendo el Napoleón del fútbol. O sea, CC: casta y calidad.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Destrozos

12 Febrero 2018 por Miguel Ors

¿Somos los españoles destrozadores? Carlos Puigdemont , con la hoz del separatismo, sigue intentando, todavía, destrozar la unidad de España.

-¿Por qué, señor Puigdemont, si Cataluña, su cuna, mi cuna , la cuna de tantos españoles, es , desde que existe, tierra fértil en sabios, empresarios y futbolistas?

-Es que, mire, los españoles, sobre destrozones , a veces, como yo, somos puñeteros y tozudos- podría contestarme.

Inés Montero, la “portavoza” de Podemos, el invento de Pablo Iglesias, físicamente es maja , pero políticamente es algo así como avispa asiática (esa especie que está cargándose las abejas españolas ) de la Real Academia Española.

- ¿Por qué, maja Inés, alma de Pablo y de Podemos, quieres destrozar el idioma de Cervantes y de los apóstoles de la RAE? Sé maja, lo que eres, Inés, y deja en paz el idioma.

-Es que yo soy muy progresista y moderna.

- La gilipollez no es progresista, tampoco es políticamente correcta, y tú, insisto en ello,, eres maja

Boadealla también pretende destrozar el prestigio universal de Picasso. ¿”Mierda”, según usted, casi todo lo que pintó? Hay que tenerlos muy bien puestos y muy bien pintados para decir eso.

-Siempre los he tenido así, bien puestos y bien pintados.

Eso es verdad. Le admiro, y mucho, tanto por eso como por su ingenio y por ser un español españolista.

Otro destrozo: el empate a cero del “modesto” Getafe en el Camp Nou. Valverde, que de fútbol lo sabe casi todo, ya predijo la víspera del tropezón que respetaba al Getafe:

-El Getafe es un rival incómodo que no te deja en paz.

Otra avispa asiática. Es lo que pasa con ciertas avispas, es lo que pasa con ciertos equipos como el Getafe.

¿Somos o no somos destrozones los españoles? El pueblo –la voz de la calle, la voz de la masa, la voz de los que observan y saben deducir y pensar- piensa y deduce, según escucho en las emisoras de radio en la que se les da micrófono, que la España de las Autonomías está destrozando “nuestra unidad”.

-La educación no debió transferirse jamás – expuso el otro día la voz de un opinante-. La educación –agregó- es importantísima. De ella depende que seamos una familia unida con un interés común.

El Getafe, “voz del pueblo”, le ha bajado los humos al Barça y le ha hecho un favor emocional al Atlético y a la Liga. De donde se infiere, paradójicamente, que hay también destrozos competitivamente feraces.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Sin ánimo de molestar

8 Febrero 2018 por Miguel Ors

La vida es una cosa de ciclos. El otro día, en un quiosco de periódicos, el propietario me dijo:

-Cada día vendemos menos periódicos. La inmensa mayoría de lectores de periódicos es gente mayor, de sesenta años para arriba. Mi querido señor –me dijo con prosopopeya nostálgica a continuación- el ciclo del quiosco y del papel se muere. De los más de tres mil quioscos que había en Madrid, a lo sumo, quedan cuatrocientos.

Pensé:

-Muere mi ciclo. Yo nací con el ciclo del quiosco y el papel.

Y me entró el virus de la nostalgia, como al quiosquero.

Edades y ciclos: esto es también la vida, como digo. La vida es plural como España, que dicen los políticos que se llevan como perros.

-¿Cómo perros?

-La frase no es mía. La he leído. Dice así: “Los perros, entre ellos, se llevan como políticos, y los políticos, entre ellos, se llevan como perros”.

-Discutiblemente creíble.

Replico:

-En España, creo, juzgando por lo que se oye en las Cortes de los leones y en las declaraciones, más creíble que discutible.

En la naturaleza selvática, los animales irracionales (seres no dotados para el pensamiento filosófico) viven para sobrevivir (sólo para eso, mayormente), y en la naturaleza de la racionalidad, los animales civilizados viven (no todos, los hay conformistas: son los más felices) para saciar codicias, vanidades, avaricias. CR7, por ejemplo, ha cumplido 33 años, la edad de Cristo, también la edad de las canas, metafóricamente, en cuanto que a partir de esa edad el atleta (CR7 lo es) acusa los primeros síntomas de declive, si bien lo niegan.

-¿Cómo CR7?

Sin ánimo de molestarle, la impresión es que sí. CR7 quiere ganar 30 millones netos al año. Pregunta: ¿hay proporcionalidad sensata entre su edad y su pretensión?

-No –me dicen en el entorno del Real Madrid.

CR7 ya no corre como corría. Ya no es tan omnipresente ni tan omnipotente. Sin embargo, él sigue creyéndose igual a Neymar y Messi, con quienes se compara.

-Vanidad de vanidades. Entre él y ellos se la levantado la barrera de la edad.

Razón por la cual, según mi enterado susurrante, la edad de CR7 y de algún otro han empezado a calentarle seria y empresarialmente el caletre a Florentino, y un empresario, como se sabe, es un señor que no se casa ni con Dios ni con su oposición, o sea el maldito Satanás. Serial.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Crisis

5 Febrero 2018 por Miguel Ors

Más sabios que los sabios griegos, a quienes tanto citamos, son los proverbios españoles. Entre un Platón o un Demócrito (a los dos, por cierto, les encantaba el deporte: por eso eran tan sabios) o un refrán celtíbero, elijo éste.

-¿Por qué?

-Los sabios griegos elucubraban mucho; los celtíberos, en cambio, somos más cartesianos. Nada como lo de al pan, pan, y al vino, vino, o a lo de hecho, pecho.

-Es verdad: eso se entiende muy bien.

Leo las críticas al Real Madrid. Duras, acerbas, algunas tan despiadada como la de aquellos hombres sin piedad de aquella película.

-Qué radicales somos los españoles. Lo decía hasta el republicano Azaña.

Real Madrid: “fracaso, batacazo, crisis”, leo. ¿Fracaso? Está, en la Liga, a diecinueve “pedradas”, como quien dice, del Barça.

-Eso, ciertamente, es fracaso.

Batacazo: su empate –otro empate- en el Bernabéu con el Levante.

-Eso, ciertamente, es también batacazo.

Crisis: su fútbol no gusta, es impotente, su fútbol ha dejado de ser el fútbol que arramblaba títulos con codicia despótica.

-Eso, ciertamente, es crisis.

Zidane, sin embargo, pone “buena cara al mal tiempo” (otro refrán).

-Es su deber. El deber de un entrenador, como el de un general, es no perder la moral jamás.

Bien. A la vuelta de la esquina, su “cara a cara” (casi otro refrán), sus partidos con el “feroz y brillante” PSG. ¿Qué pasa si pierde la eliminatoria?

-Pasarán cosas tan desagradables como las que están pasando en Cataluña por culpa de ese señor cloroformizado por el dislate.

-¿Está usted pensando en Puigdemont?

-Qué listo es usted. Ha acertado.

Real Madrid, FP y ZZ: pienso que a lo mejor –no estoy seguro, por supuesto- están en crisis los tres. Si bien FP es muy listo y hábil en el “arte” de superar crisis.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Dudar

1 Febrero 2018 por Miguel Ors

Dudar, ciertamente, es humano. Pero sobre la duda hay tantas versiones como clases o calidades de paellas.

-La mejor paella no es la valenciana, es la alicantina.

La paella me encanta, sea valenciana o alicantina, si bien prefiero la alicantina.

-¿Por qué?

-Nací en Barcelona pero crecí y me hice preuniversitario en Alicante. La mayoría de los terrestres somos –creo- de la ciudad en la que disfrutamos los mejores años de nuestra vida, que usualmente son los de la infancia (sin derechos, sin obligaciones) y la adolescencia. Luego uno llega a mayor y cae, a veces, en el fanatismo de hacerse de éste o aquel equipo de fútbol o de esta o aquella ideología.

-Es verdad: el ser humano antes o después, en la barriguita de mamá o en la selva de la vida, desarrolla inexorablemente el l excitante del partidismo.

Carles –en español, Carlos- Puigdemont ha dudado, no en balde ser un humano separatista. Reconoce de entrada:

-Sí, dije que esto ha terminado ( la balumba del proceso) y que he sido sacrificado.

Dio la vuelta al mundo, instantáneamente, ese convencimiento de fracaso.

-¡Qué bien! –se pensó, pensamos-. Se ha dado cuenta al fin de que el infierno no son los otros, sino él.

Rectificó, también súbitamente, sin embargo:

-Seguimos.

Su mensaje de que se arrepiente de su “buen pensamiento de renunciar a la política” ha dado igualmente la vuelta al mundo. Chasco, decepción mundial, sobre toda en la Europa de “todos unidos”.

-¡Horror! -exclama esa Europa-¿Acaso le encanta – se pregunta a continuación- seguir siendo el infierno de los españoles, mayormente de sus conciudadanos, y de nuestro anciano y hermanado continente?

Dudar, dudar. Ya dijo Oscar Wilde que la duda es tan profundamente peligrosa como profundamente apasionante. Otra duda, cambiando de “suerte”, ésta mía: el Barcelona, la próxima temporada, alineará los siguientes cañones de Navarón: Messi, Suárez, Coutinho, Dembelé y Griezmann . Es de espera por lo tanto que Florentino Pérez, ante tan inquietante amenaza, reaccione con la grandeza a que nos tiene habituados y nos sorprenda con fichajes como Neymay y otros de parecida textura técnica y neuronal. Yo no dudo de la grandeza de FP.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Once jueces justos

29 Enero 2018 por Miguel Ors

¿Qué es la felicidad En fútbol, la felicidad es el gol. En política, la felicidad es el gol de la justicia

-Paz ya –de momento- en el Real Madrid y paz ya -también de momento- en el Atlético.

La felicidad es paz. Y la paz se consigue con respeto. ¿Por qué algunos españoles ignoran el democrático valor humano del respeto mofándose de lo que la mayoría de los españoles respetamos?

-Es que, en efecto, algunos españoles son así.

Afortunadamente, el Tribunal Tribunal Constitucional con sus once jueces justos (aritméticamente, un equipo de fútbol) no quiere que “algunos españoles” sean como son.

-O sea, como Puigdemont.

Como ese prófugo, sí. El fútbol tiene sus reglas y, gusten o no, hay que respetarlas, hay a que hacerlas respetar El otro día, en el Camp Nou, el árbitro señor Lahoz amonestó con tarjeta amarilla, entre otros, a Suarez y a Messi.

-De mí no se mofa nadie – vino a decirle a Suárez con el pensamiento.

A Suárez, que no esperaba tal castigo, se le heló en un santiamén la sardónica sonrisa.

-¿Se pasó el señor Lahoz con Suárez?

-En absoluto. Cumplió con su deber.

Messi, dicho sea en honor suyo, rara vez protesta. Pero esta vez se sobrepasó.

-Respéteme –le dijo con la mirada el señor Lahoz y le mostró también el cartoncito amarillo.

Como tengo escrito, mi oficina es la calle. Y la voz de la calle es la voz del pueblo soberano. En Radio Nacional, sobre las diez menos cinco de la mañana (parco y estreñido tiempo), dan micrófono a las voces del pueblo soberano. Unanimidad: salvo algún amigo de Puigdemont, todos están contra el secesionismo. Todos defienden la paz y la unidad de España.

-¿Todos?

-Sí, todos. El otro día, en el autobús, por cierto, una señora comentaba: “Ya no sé, viendo los telediarios, si la capital de España es Madrid o Barcelona y si el presidente del Gobierno es Puigdemont o Rajoy”.

Chufla o no, la verdad es que el crack de la política española, en tertulias y telediarios, por los espacios que ocupan,, son Puigdemont y el “parlament” catalán.

-Barcelona es bona.

-Barcelona y Cataluña, sí, por descontado, no así, según la voz de la calle, el “honorable” Puigdemont.

Conclusión: una democracia que genera la chocante e incongruente confusión de la identidad del presidente del Gobierno es, obviamente, una democracia gripada. . Y un deporte como el fútbol en el que hay árbitros como el señor Lahoz es un deporte respetable. La felicidad es, como digo, paz y respeto a la ley.

-Y sin jueces justos, por consiguiente, no hay respeto, ni paz, ni felicidad, columnas dóricas de de la democracia.

Eso.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

El inmenso error de ZZ

25 Enero 2018 por Miguel Ors

El fútbol es el hoy, el día a día, el partido de hoy, no el de ayer o anteayer.

-Lo del Cholo, partido a partido.

Es quizá lo bueno y lo malo del fútbol; y es que el fanatismo (el hincha es fanático) es la religión que tendrían las fieras si se las pudiera enseñar un culto.

-Qué pensamiento tan estrafalariamente chocante.

Lo leí no sé dónde, a no sé quién.

Cuando el Leganés, insólitamente, marcó su primer gol, mi mujer que de fútbol sabe lo que yo de cocina o ganchillo, o sea nada, comentó -Ahora sacará a Cristiano y al otro (Bale).Y todo arreglado.

Le aclaré:

-No, se los ha dejado en casa.

La vida nos ha enseñado, incluso en forma de refrán, que no hay enemigo pequeño. El Leganés, al lado del Real Madrid, es, ciertamente, un enano, de igual modo que el Real Madrid, al lado del Leganés, es alto, guapo, fuerte, noble y una leyenda colosal.

-No hay en el mundo, ningún equipo con su biografía. El Real Madrid, en la historia del fútbol, es oro y envidia, la envidia del oro de sus títulos.

Eso es así, no sé si exactamente o exagerando. Zidane, desdeñando el teórico ‘poderío’ del Leganés, se ha jugado sin remisión su futuro en el Real Madrid.

-Si hay algo que revoluciona la bilis de Florentino es la humillación. Está, desde anoche -me cuentan telefónicamente- que se sube por las paredes del Bernabéu y de su casa.

Lo creo. Porque la gesta del Leganés, en efecto, es una gesta de corona de laurel.

-¡Qué vergüenza para el Real Madrid!- se oye insistentemente aquí y allá, en la calle, desde ayer.

Si bien se mira, sí, y si mal se mira, también.

ZZ, de todos modos, es un caballero:

-Lo de hoy –reconoció sin paliativo alguno, acabado el partido- es un fracaso mío. Soy el responsable.

Fracaso gordo, muy gordo, por el resultado y por el ‘infantilismo’ de dejarse en casa a Bale y a Cristiano. El primer mandamiento de quien compite, desde que el hombre compite, es no desmerecer nunca al contrario por feble y flaco que sea.

-¿Crees, a pesar de los pesares, que Florentino perdonará el fracaso/error de ZZ?

-Florentino es como don Santiago Bernabéu. Don Santiago no perdonó a Di Stefano (ya contaré esta historia otro día) la derrota contra el Inter de HH en la famosa final europea de Viena. Él y la derrota se llevaban muy mal. “La derrota -decía- es lo único que me da dolor de estómago”.

Las humillaciones, también.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Qué bello es el fútbol de izquierdas

22 Enero 2018 por Miguel Ors

Ser de derechas, ser de izquierdas. Así como nadie es absolutamente perfecto, nadie es absolutamente de izquierdas o absolutamente de derechas.

-¿Está seguro?

-Nadie está absolutamente seguro de nada.

En Barcelona, hace años, en una emisora de radio, me preguntaron por mi ideológica.

-Verá –contesté- . En el mundo del fútbol, soy apolíticamente liberal de izquierdas, y en el mundo de la política (cuando toca votar) son apolíticamente liberal de derechas.

-No le entiendo.

-Yo tampoco me entiendo, pero soy así. No soy, vaya, fanático. Por eso soy liberal de todo.

-¿Apolíticamente? Suena raro –ironizó la entrevistadora (joven, guapa, lista).

Me explayé entonces:

-El fútbol es una de mis diversiones. La que más, después de la lectura y el cine. Como lo mío es ser apolítico en todo, del fútbol me gustan los jugadores de izquierdas.

-¿De izquierdas?

-Los zurdos. Los que hacen goles con la zurda, con la izquierda. En mi apolítico gusto, son los goles más bellos y extraordinarios. La zurda de Puskas (usted no había nacido) era una verdadera maravilla. Hasta Di Stefano la elogió admirativamente una vez: “Con la izquierda, Puskas hace cosas casi imposibles de hacer con la derecha”. Puskas, Maradona, cuya izquierda era tan rítmica como el bolero de Ravel, Rivaldo y Messi, entre otros muchos. ¿Me explico?

-Diáfanamente, pero –insistió-, ¿por qué a la hora de votar es usted apolíticamente liberal de derechas?

-Cuando se lo explique, lo comprenderá. Comprenderá, naturalmente, la razón de mi opinable punto de vista. La derecha, en política, es a la vez creadora y egoísta, humanamente realista, y el ser humano, como se sabe, es puñeteramente egoísta (hay excepciones, pocas). La izquierda, en cambio, es quimérica y poco creadora. Dijo alguien que “la izquierda, frecuentemente, cuando gobierna, malgasta el dinero que ha fabricado la derecha”.

-Eso es muy discutible –me corta con dureza.

-Lógico. Ya lo está discutiendo usted con su forma de mirarme. Yo, señorita, en esta entrevista, me limito a ser yo, no a ser como a usted le gustaría que yo fuese.

Bien; ayer, Bale metió con la zurda un golazo de padre y madre muy señores míos. Elíptico, bello. Qué bello es el fútbol de izquierdas. ¿A que sí?

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis