Blogs

Orgullo

Orgullo de ser español. Las chicas de la selección española de baloncesto se han hecho otra vez con el oro del Campeonato de Europa.

-Y contra las francesas, tan altas, tan fuertes físicamente.

Otra demostración de que la “ciencia” de la veloci9dad, la creatividad y la fe son fuerzas más poderosas que esos misiles de la Corea aficionada, desde hace unos años, a acollonar al planeta Tierra con sus exhibiciones.

-La verdad: qué rollos son esos coreanos con sus misiles.

La vida se divide entre gente como las chicas de nuestra formidable selección de baloncesto y gente que sin gracia pone toda su falta de gracia en asustar.

España, deportivamente, en los dos géneros, en el masculino y en el femenino, no hace otra cosa, desde Barcelona 92 hasta el presente, que dar lecciones de solidaridad y amor.

-¿Solidaridad y amor?

Sí. El deporte es, amén de ganar, ganar y volver a ganar, solidaridad, esto es, unidad, y amor vocacional.

-¿Amor vocacional?

Me explico. La vocación es la vez un sentimiento y una profesión. Picasso lo explicaba de esta manera:

-Lo que más me gusta de esta vida es pintar: el sentimiento de la pintura. Encima, y este es el regalo de mi sentimiento, es que vivo de pintar.

Las féminas españolas de baloncesto han dado toda una vocacional lección de sentimiento y profesionalidad.

-Las francesas – decía la víspera del enfrentamiento Lucas Mondelo- son respetables por su poder físico; el poder de las nuestras es la unidad, somos un gran grupo, y la velocidad.

Ellas, dijo también comparando, “son los elefantes, las españolas los ratones colorados. Vamos a ver quién gana”.

Qué orgullo el orgullo de la victoria de los ratones.

-Victoria aritméticamente casi humillante, además.

Sobre el humillante. Victoria de un grupo familiar. Ya saben: la familia que juega unidad, es siempre, en todos los órdenes, una gran familia. Qué orgullo, por lo tanto, constatar que el deporte español es un deporte de unidad y orgullo.

-A ver si aprenden eso los políticos, tan chicho a la greña por todo, todos los días. Tan rollos como los misiles coreanos.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario