Blogs

El gordo y el flaco

Cada uno es como es. ¿Cómo soy yo? Verán: me gusta leer, me gusta el cine, me gusta el deporte. El cine es mi terapia. Cuando me noto desfallecido o bajo el tono del ánimo, es que ni lo dudo.

-Al cine, Miguel –me digo.

Viendo cine, comparo. No puedo evitarlo. Es uno de mis vicios inocuos.

-Caramba – comento con un amigo viendo una vetustísima película de Laurel y Hardy, o sea ‘El Gordo’ y ‘El Flaco’-, me recuerdan a Junqueras y a Puigdemont.

Sonríe mi amigo:

-¡No me digas!

Razono:

-La diferencia es que Laurel y Hardy hacían reír, mientras que Junqueras y Puigdemont hacen llorar.

¿Acaso no? Jardiel Poncela, a quien releo, era bastante escéptico, no creía en casi nada:

-Bueno, creo un poco en mí, pero muy poco –matizaba.

Por no creer, no creía, naturalmente, en la política:

-Si será mala la política, que a la suegra se le llama mamá política.

Tampoco creía en la democracia de partidos:

-¿Democracia? ¿Partidos? Eso es una pugna de consuegras cabreadas.

¿Acertaba pensando así? No digo que no ni que sí, pero si tuviera que elegir diría que sí. ¿Qué es Puigdemont? Un mentiroso muy mentiroso (descendiente de Pinocho) y un delincuente confeso.

-¿Por qué hay, sin embargo, quien, como Pablo Iglesias, dice que hay que dialogar con Puigdemont? ¿Por qué una persona legal, llámese Rajoy o Pepe Lemoko (el de la película Casablanca) debe dialogar con un delincuente?

-Es que en democracia hay que dialogar, sabes –me regaña mi amigo- Ya sabes: sin ley y sin dialogo, no hay democracia.

Pero –insisto- es que Puigdemont vulnera la Constitución como yo voy al fútbol: todos los días.

De verdad: no entiendo a los políticos (por lo menos, a los españoles). Aprender ruso, con lo difícil que es, es más fácil que entender a los políticos.

¿Sabes ruso?

-No, nada. Rusos y políticos: ¡qué rollo! Yo soy un simplón ciudadano de balón, lectura y cine. Ser político como Puigdemont. ¡Qué horror!

Ignoro, cuando esto escribo, qué van a hacer los “legales” (los que cumplen la Constitución) con ‘El Gordo’ Junqueras y con ‘El Flaco’ Puigdemont. Pero que salubre sería para Cataluña y para España que los “exiliasen”.

-Hala, majos, a la puta rúe.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario