Blogs

Hierba sin flor

No soy envidioso. Nunca lo he sido.

-Pues el hombre que nada envidia y a nadie envida, no es feliz. Y sobre no ser feliz, es un tío raro, un ET. Algo le pasa.

Acepto sin rechistar la admonición. Discuto poco, de donde se infiere que tampoco, nunca, he tenido madera de político.

-Mejor para ti. Dios creó al hombre. Y Satanás, para fastidiar a Dios, creó al político, o sea su “no es no”.

Tengo, sin embargo, otros defectos.

-¿Cómo cuáles?

-Ser más del Atlético que del Real Madrid. Ojal matiz. No estoy diciendo que sea antimadridista, cosa que tampoco he sido nunca. Don Santiago, que me “valoraba”, me dijo una vez: “Con lo que yo te quiero y que seas del Atlético…Bueno, yo te lo perdono, espero que Dios sea tan magnánimo como yo”.

El extremoso “anti” jamás me ha hecho tilín.

-Es que eres raro. ¿Ves como eres raro?

Lo soy. Bueno, vale. Cada vez que el Real Madrid hace algo campanudo, lo celebro. Ser del Atlético y querer bien al Real Madrid es como ser catalán y querer bien a España. Uno es así de bien nacido.

-Sigues siendo raro.

Bueno, bueno. Cuando el Real Madrid ganó la quinta Copa de Europa, don Santiago, que era ocurrente y hablaba con tacos, como Cela, a quien admiraba, dijo:

-Amor y deporte. Hemos jodido a Europa.

Ganar en Europa, en la guerra o en el deporte, jode, la verdad es que jode , naturalmente, a los europeos que no son españoles. El Real Madrid, con ZZ, es realmente prodigioso: ocho títulos en menos de dos años.

Y eso que era novicio como entrenador, sólo un licenciado a secas.

Yo creo en los que nacen como ZZ: con una flor en las nalgas de su destino. Ya lo dijo el inolvidable, para mí, José Luis Coll:

-Una flor es una hierba con suerte.

Los brasileños del Gremio de Poro Alegre, más bien Porto Triste, no han digerido todavía la derrota.

-Lógico. Pero no deben quejarse. Jugaron a no perder y jugar a no perder es, obviamente, jugar a no ganar.

-Sin embargo, a veces ganan.

Ocurre, sí. Atribúyase a la flor de alguien. Lógico que FP adore a ZZ y diga que con él, a la eternidad.

Celebro el nuevo éxito del Real Madrid como siempre, sin envidia, con cariño. Uno no es como Puigdemont. Cualquiera que atente contra la unidad de España, para mí es como una hierba sin flor.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario