Blogs

Ayudemos al Barça y Cataluña

Libertad. La libertad nos viene de Dios (para los cristianos). La libertad es vida, es la vida, pero es también el derecho a no hacer lo que perjudica al prójimo.

-¿Lo de los separatistas catalanes?

Más o menos, más bien más que menos. El estadio del Barça (creo que lo comenté aquí recientemente) ya no se llena. Por culpa de los separatistas –leo-, ha decrecido en Barcelona “el turista de fútbol”.

-Cifras contrastadas. Hasta hace poco, el Camp Nou tenía un cupo casi fijo un de asistentes extranjeros, de turistas. Cupo importante.

Ha bajado el cupo. Cataluña, por “virtud” de la “peste separatista”, sufre las consecuencias de esa “peste” en varios sectores, mayormente en el empresarial, en el económico, en el turístico y, claro es, en el futbolístico.

-La “peste”, a pesar de las evidencia de los hechos, parce que ha echado raíces.

La gente del pueblo soberana, tan abusivamente explotada por políticos indignos y deshonestos, afortunadamente, sin embargo, ha empezado a darse cuenta del indigno y deshonesto engaño.

-Lo que ocurre –me cuentan colegas catalanes- es que en los colegios, en los libros de texto y en otros foros, a todos los menores de cincuenta años les han inculcado que España lleva siglos explotando a Cataluña. De ahí el éxito del falaz eslogan “España nos roba” y de otras falacias.

Libertad, derecho a decidir, derecho a opinar, derecho a votar.

-Derecho, en fin, a crear inestabilidad, zozobra y malestar, y derecho, también esto, a perjudicar al Barça Club de Futbol.

Me comentan también al respecto:

-El Barça, esta temporada, en la Liga, en la Champions y en la Copa es el coco que era el Real Madrid la pasada temporada. Problema del Barça, no obstante: si no llena el Camp Nou, no podrá seguir invirtiendo en jugadores “cinco estrellas” lo que invierte actualmente.

Desde mi punto de vista, resumiendo, yo veo el problema del separatismo catalán con

los cinco sentidos del “seny”. ¿Quién es Puigdemont? Un prófugo. ¿Quién es Junqueras? Un preso por delinquir contra la Carta Magna. De verdad, de verdad, desde la ética, la lógica, la estética y la seriedad democrática, esta sencilla pregunta: ¿se merece la siempre “bona”, brillante y soberbia Cataluña un presidente prófugo o enrejado?… Ayudemos al Barça y a Cataluña con un presidente “no apestado” , con un presidente honesto y honorable. Los hay así, a montones, en Cataluña.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario