Blogs

El inmenso error de ZZ

El fútbol es el hoy, el día a día, el partido de hoy, no el de ayer o anteayer.

-Lo del Cholo, partido a partido.

Es quizá lo bueno y lo malo del fútbol; y es que el fanatismo (el hincha es fanático) es la religión que tendrían las fieras si se las pudiera enseñar un culto.

-Qué pensamiento tan estrafalariamente chocante.

Lo leí no sé dónde, a no sé quién.

Cuando el Leganés, insólitamente, marcó su primer gol, mi mujer que de fútbol sabe lo que yo de cocina o ganchillo, o sea nada, comentó -Ahora sacará a Cristiano y al otro (Bale).Y todo arreglado.

Le aclaré:

-No, se los ha dejado en casa.

La vida nos ha enseñado, incluso en forma de refrán, que no hay enemigo pequeño. El Leganés, al lado del Real Madrid, es, ciertamente, un enano, de igual modo que el Real Madrid, al lado del Leganés, es alto, guapo, fuerte, noble y una leyenda colosal.

-No hay en el mundo, ningún equipo con su biografía. El Real Madrid, en la historia del fútbol, es oro y envidia, la envidia del oro de sus títulos.

Eso es así, no sé si exactamente o exagerando. Zidane, desdeñando el teórico ‘poderío’ del Leganés, se ha jugado sin remisión su futuro en el Real Madrid.

-Si hay algo que revoluciona la bilis de Florentino es la humillación. Está, desde anoche -me cuentan telefónicamente- que se sube por las paredes del Bernabéu y de su casa.

Lo creo. Porque la gesta del Leganés, en efecto, es una gesta de corona de laurel.

-¡Qué vergüenza para el Real Madrid!- se oye insistentemente aquí y allá, en la calle, desde ayer.

Si bien se mira, sí, y si mal se mira, también.

ZZ, de todos modos, es un caballero:

-Lo de hoy –reconoció sin paliativo alguno, acabado el partido- es un fracaso mío. Soy el responsable.

Fracaso gordo, muy gordo, por el resultado y por el ‘infantilismo’ de dejarse en casa a Bale y a Cristiano. El primer mandamiento de quien compite, desde que el hombre compite, es no desmerecer nunca al contrario por feble y flaco que sea.

-¿Crees, a pesar de los pesares, que Florentino perdonará el fracaso/error de ZZ?

-Florentino es como don Santiago Bernabéu. Don Santiago no perdonó a Di Stefano (ya contaré esta historia otro día) la derrota contra el Inter de HH en la famosa final europea de Viena. Él y la derrota se llevaban muy mal. “La derrota -decía- es lo único que me da dolor de estómago”.

Las humillaciones, también.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario