Blogs

Griezmann

El Atlético es así. Ha sido siempre así: tierno, duro, imprevisible, fantástico, o sea el Atlético.

-Dirán de nosotros lo que se quiera, que no somos el Real Madrid ni el Barcelona, ni estamos entre los “grandes” aristócratas de Europa. Bueno. Pero el Atlético tiene lo que no tienen el Real Madrid y el Barcelona: que el Atlético tiene una personalidad muy atractiva.

Quien esto dijo está ya en el azul y solado cielo de la eternidad. Se llamaba Vicente Calderón.

Qué alegría, sí, el triunfo del Atlético en Lyon. Según el gran José Luis Garci, tuvo suerte:”En el fútbol -escribe en ABC- tantas veces fue más importante tener la suerte de cara que jugar bien”. Gran Verdad. Porque la suerte existe, si bien la suerte, como bien se sabe, es una cortesana, que hoy se da a éste y mañana a otro.

-Una cortesana con la que todos quieren acostarse, ricos, pobres, monjes y pecadores.

Otra gran verdad. El día hoy, en Madrid, es rojiblanco. El Atlético tiene ya en sus vitrinas tres trofeos de la Europa League. Es por lo tanto un grande de Europa.

-Europa se la da mucho mejor a la España del fútbol que a la España de los políticos –me dice un compañero.

-¿Por qué dices eso?

-Por lo de los independentistas catalanes. La justicia belga y la alemana protegen a los prófugos de la justicia española casi con descaro de mofa. “Hala, España, toma Unión Europea”, parece que nos dicen..

Aparquemos ese tema ciertamente espinoso, y comentemos otro tema también espinosillo futbolísticamente.

-Griezmann es un jugador del Atlético. Punto.

Así de tajante fue anoche Enrique Cerezo. Griezmann hizo dos de los tres goles del Atlético. Goles no de puntapié abrupto al balón, sino goles trufados de talento. Qué elegantemente le ganó el “tú y yo” al portero galo. Amagó con la mirada y con el cuerpo y lo engañó con la exquisitez de su inteligencia.

-Aplaudieron los goles –me cuentan- todos los espectadores inteligentes del estadio.

El Atlético, como bien se sabe, es más eficaz que estético. Pero a veces también es estético. Simeone, ya seis títulos con el Atlético y para el Atlético, es fiel a su vademécum:

-El fútbol – ha vuelto a repetir- es sufrir y ganar, porque –matiza - para ganar hay que sufrir.

Razón por la cual el Atlético no es recomendable para los “tocados” del corazón.

Griezmann. ¿Se irá al Barça, se quedará?

-Vamos, de verdad, a hacer todo lo posible con la “proporcionalidad” de la razón para que no se vaya. En ello estamos, y estamos en ello con muchísimo interés – me aseguran.

Les creo.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario