Blogs

ONCE

A los españoles se nos da de perlas y rubíes el número once. El fútbol, juego de once jugadores, esta temporada, no hace sino regalarnos satisfacciones.

- Si los políticos nos hicieran tan dichosos como los futbolistas, qué estupenda sería la política, no lo que es.

- ¿Qué es?

- Egoísmo, puñeterías.

- ¿Puñeterías?

- Claro. La del señor Torras. “Quiero dialogar con Pedro Sánchez, de gobierno a gobierno, o sea, de nación a nación, y que conste –avisa anticonstitucionalmente- que no renunciamos a nada.

Dialogo. El dialogo entre dos personas solo es posible si ambas están dispuestas a entenderse. El señor del lazo amarillo- lagarto, lagarto, el color amarillo- es obvio que renuncia al entendimiento.

- Señor Sánchez –le dirá el señor Torra si se reúne con él para dialogar-, o pasa usted por mi aro, el de mis exigencias, el de la independencia, o aquí no hay nada que hacer.

¿Dialogo, pues, para qué?

- Es que la democracia es hacer política, dialogar democráticamente, dialogar políticamente.

- Y ¿usted, señor Torra, es demócrata?

- Claro que sí. Demócrata de la república de Cataluña.

Olé. Que le den el rabo de la democracia, si es que la democracia tiene rabo, como el rabo que le han dado en la plaza de toros de Madrid al rejoneador Diego Ventura.

- Y ¿usted, señor Ventura, es demócrata?

- No señor. Yo soy rejoneador, que para ser rejoneador hay que ser muy noble y leal. Constitucionalmente muy noble y leal.

Repito: el once es número que se nos da a los españoles, el once es número de valor, aventura y pasión: ésas son sus deslumbrantes perlas.

- Once mujeres como once españolas de olé y vocación política en el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

- Es obvio que a Pedro Sánchez le gustan las mujeres y el deporte.

- ¿Más las mujeres que el deporte?

- Ambas cosas a la vez. El deporte es un placer; la mujer, el placer sumo. Once mujeres, un equipo para triunfar en el césped de la política. Seguro.

Y otro once: el del quimérico Rafa Nadal en París. París, en efecto, es la ciudad de la luz, pero también la ciudad donde resplandece Nadal brilla por los vatios de su talento y de su mente. ¡Casi nada: once Trofeos Roland Garros en su currículo! ¡Zeus Nadal!

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario