Blogs

CORISTAS

El Mundial de fútbol, en Rusia, tan totalitario como siempre…

-Putin, oye, es un demócrata.

-Un demócrata totalitario. La democracia tiene tantas caras como el poliedro.

Digo, el Mundial de Fútbol, en Rusia o en la liga de cualquier país, es una competición democráticamente desigual: tres o cuatro selecciones favoritas y el resto, coro.

-Chicos, hala, no os acojonéis, que ellos son muy buenos pero vosotros los tenéis como garrapiñadas y belicosos.

O sea, los chicos de Islandia.

-Ha sido un partido incómodo –justifica el empate Messi- porque ellos no querían jugar.

No, Messi, no. Islandia, país, tiene una población casi tan exigua como raquítica: no llega a 4000. 000 habitantes.

-¿Tan pocos?

Terreno volcánicos además. O sea, que de campos de fútbol, pocos.

-Pues casi ganan a Argentina .

El Mundial que acaba de empezar se está caracterizando, ya, por los equipos que juegan a no jugar, que dice Messi, sino a no perder. Por eso son incómodos, por eso saben cerrarse como valvas, por eso es tan difícil quebrar o sus prieta y defensivas valvas.

-¿Crees que va a ser así todo el Mundial?

-En la primera fase, probablemente.

Los vikingos islandeses , que son unos jabatos hijos de sus padre (la terminación sson, en islandés, significa hijo: hijo del nombre de pila de su padre: Halldorsson, Magnusson y así) van a dar guerra.

-Qué horror.

O no: el fútbol es un juego de fuerza, talento y pulso con el pie, y cada uno, conforme a sus poderes físicos y neuronales (los vikingos, como se ha visto, son fibrosos y pugnaces) manufactura el juego que más les beneficia tácticamente.

-Estamos felices de haber empatado con Argentina, un gigante del fútbol –opina los jugadores con apellido acabado en “sson”.

Y feliz, también, por cierto, España, de la que los sabios en fútbol de España y el resto del mundo (he leído mucha prensa extranjera) opinan que “juega con arte”, que “tiene jugadores artistas” y que tal vez le falta más “velocidad a sus acciones”.

-¡Qué grato que se escriba todo eso de España!

Ya lo creo. Pero no hay que fiarse, de todos modos, de los “coristas”.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario