Blogs

El insensato Rubiales

Emilio Romero, aquel director de aquel periódico que en ‘vida’ (murió a los pocos años de ser enterrado Franco en el Valle de los Caídos, de donde quiere echarlo ahora Pedro Sánchez, cuya manía es echar a la gente que no le cae bien o de la Moncloa o del Valle de los Caídos o de TVE), repito, Emilio Romero, director de aquel periódico, Pueblo, tenía dos máximas

-Hay que hacer todos los días –exigía, nos exigía- un periódico que sorprenda a los lectores y desazone a la competencia.

-Sí, director –asentíamos como corderos.

-Y –continuaba- no adjetivéis, argumentar.

-Sí, director –obedecíamos como canes leales.

A la selección de España le atizan hoy sin piedad con el látigo del adjetivo por el ridículo bochornoso de su fútbol H2O (símbolo químico del agua), esto es, incoloro, inodoro e insípido que ha hecho en el Mundial de Rusia.

-Putin – me dicen- - pensaba asistir al partido pero le dijeron que España era un equipo poderoso y que lo casi seguro es que ganaría.

Putin, acostumbrado a ganar siempre en las urnas, se acollonó:

-No me gusta perder y ver perder -dijo o pensó.

Y se sentó en su butacón favorito, delante de la televisión. Erró.

Errar: he aquí lo que, a menudo, hace el hombre.

-El hombre es él y sus errores.

Con lupa y sin lupa, se buscan culpables del ridículo bochornoso. Unos culpan a Florentino Pérez, otros a Rubiales, otros a Hierro, otros a los jugadores.

-O sea, que no se ponen de acuerdo los analistas.

-Es lógico, son españoles.

Cuando escucho a los jugadores –y a todo el mundo-, leo en lo que dicen sin decir. Dijo Hierro, tras el ridículo bochornoso:

-Éste no era el plan.

Y se enredó en elogios a los jugadores, de quienes estaba orgulloso. Bueno.

Koke, en lugar de adjetivar, argumentó:

-Con Lopetegui se fue nuestro líder.

Al margen de varios errores, hubo, pues, un error, inmenso error (el más inmenso de todos): el cese de Lopetegui. Señor Rubiales, gobernar es pensar. Creo que le vendría muy bien a la Federación Española de Fútbol que usted, a lo Rajoy, desapareciese.

-¿Cómo va a desaparecer? Menudo chollo es el chollo de la presidencia de la FEF.

No había caído en ello. Me gustaría saber, por curiosidad, cómo lo pasó Felipe VI en el palco de la presidencia lado de insensato (perdón) señor Rubiales .

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , ,

Deja tu comentario