Blogs

Archivo de la categoría ‘2018’

Sencillamente Iniesta

Lunes, 23 Abril 2018

Admiro la humana lealtad del perro y detesto la inhumana bestialidad del ser humano.

-¡Qué inhumana paradoja!

Lo que no es paradoja, rara vez es humana lealtad. La obra humana de Iniesta, paradójicamente, es él.

-No te vaya, sin ti yo soy menos yo- me cuentan que le ha pedido Messi.

Inista y Messi: ¡vaya binomio!

-Se miran y se entienden. No necesitan decirse nada.

Guardiola, que es como es, amarillista (le gusta lucir ese color en forma de lazo en las solapas de las americanas), es indiscutible que sabe de fútbol.

-No es que yo sea sabio en fútbol – dijo siendo entrenador del Barça-, es que lo intuyo. Iniesta matizó- es feliz como futbolista. Se le nota y yo intuyo ese valor.

Iniesta tiene otra virtud excelsa: gusta a todos como futbolista. Gusta pos su magia, por su forma de resolver las situaciones, por su sentido solidario, por su compañerismo.

-Como él, sólo hay uno como él: él

Chócala, Rexach. Completamente de acuerdo contigo.

-Juego para ser feliz –tiene declarado Iniesta-, no para ganar Balones de Oro.

Y para hacer goles de oro: uno, el que hizo campeón a la selección española en el Mundial de Sudáfrica; otro, el que hizo campeón de Europa al Barça.

Cuando empezó a destacar con el balón, confesó:

- Mi padre me trajo al mundo, es obrero, mi ilusión es que deje de madrugar.

Su otra cualidad excelsa: es “español” por los cuatro puntos cardinales. Juegue donde juegue, todos le aplauden, todos celebran su talento, todos le quieren, vista la camiseta del Barcelona o la de la Selección:

-Yo me debo al fútbol -otra frase suya-, lo que soy se lo debo a él.

Si los cuarenta y sesenta y seis millones de españoles fuésemos como Iniesta, ¡qué país maravilloso seria España, Miquelarena!

Dicen que se va a ir a China. Qué suerte para China. Qué mala suerte para España.

“Boom”

Jueves, 12 Abril 2018

El “boom” del penalti del Real Madrid en el minuto 97 a la Juventus es el “boom” de hoy en España, en Italia y en el resto del mundo más o menos futbolero.

-Delicioso. A Pablo Hernández Coronado (fue seleccionador nacional español y directivo y ejecutivo del Real Madrid) le gustaba ganar en el último minuto y de penalti injusto –me recuerda un compañero del año catapum.

El penalti es la demagogia de la democracia y la demagogia del fútbol es el penalti. La diferencia entre la democracia y el fútbol es que en la democracia se habla de ideólogos y en el fútbol de fans, y tanto el ideólogo como el fan son, como se sabe, fanáticos.

–Hay dos clases de árbitros -decía don Santiago Bernabéu- : los que se equivocan contra el Real Madrid y los que se equivocan a favor del Real Madrid. Los árbitros buenos son los que equivocan inteligentemente a favor del Real Madrid.

El “boom” de anoche en el Bernabéu, cómo no, fue el penalti que fue o no fue, según el color del fan que lo enjuicie.

-Fue penalti, clarísimo.

-No fue penalti, clarísimo que no lo fue.

Lo de siempre: ser o no ser.

-¿Fue penalti para usted? –me preguntan dos colegas casi adolescentes (qué suerte ser colega adolescente: toda una vida demagógica por delante)

-Sí. Claro que sí. Mis razones, que son las razones de mis ojos: el defensa italiano “ataca” a Lucas Vázquez por la espalda, le mete la pierna por encima de la cintura (juego peligroso) y lo desnivela. Si eso no es penalti, ¿qué es?

-Pues nosotros creemos…

-No sigáis –les corto-. Yo jamás discuto las razones de la oposición.

Lo relevante para mí de este penalti no fue el penalti, fue el árbitro inglés Michael Oliver.

-¡Qué soberanamente bien puestos los tiene! –comenté en voz alta sin poder contenerme-. No sé si calificarlo de héroe o de inconsciente. ¡En el último segundo además! Esta eliminatoria está ya, para siempre, en la historia del fútbol: por la chilena de CR7 en Turín y por la chilena de Oliver.

Y claro es, también por la expulsión de Buffón. Cordial, afable, caballero, veteranísimo (40 años).Adornan su currículo todos estos laureles.

-Era su último partido de Copa de Europa –me recuerdan uno de los colegas adolescentes.

Fútbol “boom”. El fútbol es así y así seguirá siendo.

Llegar y libres indirectos

Domingo, 1 Abril 2018

El Barça, sin Messi, llega hasta donde llega y si no llega, llega Messi.

-Messi, venga, quítate el chándal, hay que remontar este dos a cero que nos ha metido el Sevilla

Messi, en la alineación o en el banquillo, no dice nunca nada.

-Contento, Messi –le felicitó una vez un periodista.

-He cumplido con mi trabajo- contestó sin sonreír

Opaco, silente, feliz a su manera.

-Y sin embargo, es un tornado. El tornado Messi.

Un Tornado “humilde”, qué contradicción.

Cuando vea a Bertín Osborne, se lo sugeriré:

-Bertini, oye, tienes que llevar a tu casa a Messi y conversar con él (una cosa es conversar, otra entrevistar) como conversas con todos. A ve si tú consigues sonsacarle por qué es como es: calmoso, plácido, frío, mudo, nada envidioso.

-En el césped, no; en el césped, todo lo contrario: raudo, agresivo, feroz.

Feroz y calmoso: eso es lo que vemos, eso es lo que transmite. Pero algo especial y desconocido tiene que haber en su fuero interno para ser, como es, el mejor entre los mejores, a pesar de que CR7 opine que él es el mejor, “digan lo que digan” (como canta Raphael)

-Es que CR7, digan lo que digan, es otro tornado.

Dos estrellas polares del fútbol. Estrellas como ellos hacen que el fútbol siga siendo el deporte “señorito” y preferido de ls televisiones.

-La televisión, ciertamente, es actualmente la medida de todos gustos de la especie humana.

Lo que sigo sin entender del fútbol, cambiando de tercio, es que los árbitros no piten ya libres indirectos dentro del área. En las áreas, en casi todos los partidos, se cometen faltas que no son penaltis pero sí infracciones que, por motivos que ignoro, no sancionan los árbitros. ¿Por qué?

-Si se resucitasen los libres indirectos, el fútbol ganaría en ardor y suspense.

Con el VAR, que antes o después va a ser al fútbol lo que las redes sociales a los ordenadores, pienso que debería revivirse el libre indirecto.

-Añadiría, sin discusión, emoción a la emoción del fútbol y haría todavía más atractivo el deporte favorito de la televisión.

Einstein, Puigdemont y mi tío

Sbado, 24 Marzo 2018

A mí las matemáticas nunca se me dieron bien. Mi padrino, hermano de mi padre, era un genio. Tenía tres carreras, era catedrático, hablaba cuatro idiomas, pilotaba aviones y era del Real Club Deportivo Español.

-Tío, dentro de unos días, tengo examen de Estado (revalida del bachillerato de mi época). Voy bien en todo, pero las matemáticas…

-Ya, ya lo sé –me cortó-. Dios te ha negado el gen de los números. Bien: hablaré con él.

Él era el catedrático que, en el examen oral, me haría las preguntas que me acollonaban.

-¿Se has hizo?

-Sí. Pero admiraba a mi padrino como yo. Me dijo:” Qué suerte tienes de tener el tío que tienes. No entiendo que seas tan mastuerzo”.

Me aprobó con un cinco pelado. Siempre he creído en la amistad y en los tíos como mi tío Pepe, cuyas diversiones eran estudiar y volar. Voló al cielo leyendo una biografía o un libro sobre Albert Einstein. Unos días antes de irse al cielo me dijo:

-Mira qué pensamiento de Einstein:” La política es más difícil que las matemáticas”. Qué lúcida y verdadera ironía- remató.

Viendo una vez más el espectáculo de los catalanes que no quieren ser españoles, ni monárquicos ni del Real Madrid, me ha venido al caletre la frase de Einstein, y me he dicho:

-Qué talento tenía Einstein, como mi tío.

Si estos señores separatistas y golpistas – se pongan como se pongan y digan lo que digan, son golpistas y separatistas - viesen los partidos de la selección española de fútbol no dirían las chorradas antidemocráticas que dicen y no se pondrían como se ponen de angelitos sin pecado concebidos.

-Somos demócratas –claman.

Los demócratas respetan las leyes, y ustedes, no.

-Hemos tenido que exiliarnos.

Hay que hablar con propiedad: ustedes no se han exiliado, ustedes han huido como conejos acojonados al olfatear el olor de la cárcel.

-Queremos un país donde se respeten los derechos fundamentales.

¿Es que los respetan ustedes?

Yo no sé si a Einstein le gustaba o no el fútbol. Pero si hubiera visto el primer tiempo de España contra Alemania, se hubiera dado de alta como fan del manchego/azulgrana Iniesta (los talentos, entre ellos, siempre que no sean políticos, se admiran y se comprenden).

-Sin él y sin Messi, el Barça no sería lo que es.

Un manchego y un argentino, hijos del fútbol y para el fútbol, y como ellos, todos los jugadores de la selección: todos con todos y para todos. Eso es la selección, eso debería ser España.

-¿Por qué a toda esa tribu de Puigdemonts les ha picado la boa del separatismo?

Einstein tampoco lo comprendería, de vivir. Por cierto: el seleccionador alemán Joachim Löw (vestido de negro y con flequillo y bajito) es casi un calco de Puigdemont:

-Con gafas, igualito, igualito a él.

Seguro que igualito e igualito, no. Löw es un tío como eran Einstein y mi tío. Un tío políticamente bien manufacturado.

¡Qué maravilla!

Jueves, 15 Marzo 2018

Si el mundo es redondo, el fútbol es demagógico. De todos modos, mundo y fútbol, dos misterios.

-Mi ambición fue siempre comprender el misterio del universo.

La frase es del sabio/mito Stephen Hawking.

-Vivir es muy complejo –dijo también-, porque la vida es muy compleja.

Ya lo creo. En Inglaterra, cómo no, ha sentado a cuernos quemados a la brasa la eliminación del Manchester United y del Chelsea. Y es que el fútbol, en efecto, es un misterio. Por eso es tan colosalmente universal. Fútbol y Universo: ahí es nada.

-Los periódicos ingleses zurran hoy sin piedad a Mourinho –me comentan.

Mourinho, como bien saben los devotos del fútbol, es, desde hace años, santón del fútbol.

-Conoce tan bien el fútbol, que no se fía nada de él –me dijo una vez de él no recuerdo quién.

Por eso, como el Cholo, construye las alineaciones con criterios antes defensivos que ofensivos. Pero eso ya no gusta a la crítica inglesa, que, tras el punzante disgusto de la caída del United ante el Sevilla, opina que a Mourinho se le ha parado el reloj.

-Conservador, miedoso –le han soltado desde la BBC.

La demagogia es la hemiplejía de la democracia y de la crítica.

-Un crítico –decía don Santiago Bernabéu- es un señor al que le duele el estomago las 24 horas del día, hasta cuando duerme.

Oscar Wilde, más o menos, opinaba como don Santiago.

-Los que no saben, critican.

Imposible desterrar la demagogia de este misterioso y complejo mundo.

-Sin demagogia, no hay oposición y sin oposición, no hay democracia.

El fútbol, demagógico o no, es como es y así hay que tomarlo: versátil, divertido, cabroncete, gozoso.

-Misterioso, vaya.

Y gozoso, muy gozoso, esto también (quedémonos con el lado buena de los misterios). Sevilla, que es siempre una feria de alegría y optimismo, gracias a su Sevilla FC ha anticipado este año su feria de color, felicidad, bailes y manzanilla.

-¡Qué maravilla es el Sevilla!

Concuerdo con el sabio/mito Stephen Hawking. El mundo, sí, es misterioso, y la vida, compleja, también. Pero a veces, como Sevilla y el Sevilla FC, qué maravilla es la vida y el mundo.

Valores

Jueves, 8 Marzo 2018

Dos valores: en lo suyo, el COE, Alejandro Blanco, y en eL futbol, lo suyo, Zidane.

Alejandro Blanco es un valor por él, por su capacidad de trabajo y por su capacidad de gestión.

-Y por emprendedor- me recuerdan.

Alejandro Blanco, el otro día, en los Desayunos Deportivos de Europa Press, apenas iniciada su intervención, dijo:

-Yo no soy político.

Sardónico, susurró un oyente:

-Por eso funciona el COE, por eso funciona el deporte y por eso funciona él.

Bisbiseó otro oyente:

-Como Charlot. Charlot decía que él creía en la libertad, no en los políticos; los políticos, según él, sólo creen en sus ideologías y en sus ambiciones personales.

Alejandro dijo cosas interesante y tal vez hasta molestas para los políticos: que España, internacionalmente, es lo que es gracias al deporte:

-Lo más loado y brillante de las marca España en el extranjero (al margen del sol) es el deporte.

Deportivamente, España , sin discusión, es “marca entre plata y oro”.

-Individualistas y difíciles de gobernar, pero magistrales haciendo deporte.

Así se nos ve. Y es que, en efecto, somos así.

-Somos cuarenta y nueve millones- informó también Alejandro- y veinte hacen deporte.

Ofreció otras cifras de la actividad deportiva de los españoles, pero lo mejor de su peroración fue su fe en los valores (tan subestimados y tan desdeñados por los políticos retroprogresistas, o sea más retrógrados que progresistas, aunque ellos crean lo contrario).

-El progreso es el rejuvenecimiento de los valores tradicionales.

Zidane, a su manera, es otro valor. Cree “en lo que hacemos”” y cree en sus propios valores. Lo suyo, como tiene reconocido, es escuchar y pensar. Contra el PSG se jugaba su “ser o no ser”. Hoy es más figura y valor que nunca, sin embargo.

-Además de pensar, sabe ver y elegir – opina Sergio Ramos.

Así lo ven también, hoy, en todos los periódicos galos y no galos. Leo en uno de ellos que se ha ganado otra “temporada de años” en el Real Madrid.

Parece que sí. Si bien la substancia del fútbol, como bien se sabe, a veces es tan falaz como la substancia política.

-Cuando los políticos piensen más en los valores y menos en ellos, me haré político –me dijo en cierta ocasión un valor humano e intelectual tentado tenazmente por un partido político.

Sigue en los suyo, triunfando. Valores: qué importante son.

Adiós, Liga

Lunes, 5 Marzo 2018

El milagro del pan y los peces y el milagro de que el Barcelona, esta temporada, es indudablemente el mejor gracias al inenarrable Messi, el jugador más milagrero del fútbol.

-No verlo así es tener el ojo de la objetividad ópticamente averiado.

La Liga, virtualmente, está decidida por arriba. El Barça, guste o no, fastidie o no, está remando mejor.

-Con el remero Messi, casi le basta.

Su gol de ayer al Atlético, gol de la victoria, ópticamente precioso; geométricamente, también. El geómetra y óptico Messi. El otro día, un barcelonista canoso y nostálgico, me comentaba:

-Con Cruyff, empezó la edad contemporánea del Barça. Con Messi, el siglo de oro.

El fútbol es a la vez espectáculo de masas (socios, abonados, afines, fanáticos) y laurel individual de los individuos como Messi.

-Y a partir de ahora, por arriba, ¿a quién va a interesar la Liga?

Eso digo yo. El Real Madrid es ya un corista, y el Atlético, desde ayer, salvo milagro, también.

-Hasta el final, de todos modos, quedan por jugar onceo partidos.

Ese consuelo es consuelo feble.

El Atlético, según la lógica, tiene asegurada su participación en la Champions; el Real Madrid, no.

-Por eso va a ganarla, por eso, tiene que ganarla.

Quien así piensa es un soñador/ músico del fútbol. Para el genial pianista Joaquín Achúcarro, por cierto, la música es un ejercicio intelectual, pero también físico.

Mourinho, que de vez en cuando esculpe frases relucientes, opina como Achúcarro:

-El fútbol es un juego físico, pero también mental.

Mental y físicamente, repito, salvo hecho asombroso, la Liga, para los que disfrutamos con el fútbol- suspense , a partir de ahora va a ser un poco rollo, un poco insípida, un poco incolora. Lo dijo nada menos que Maquiavelo:

-La vida es lucha, pugna, guerra. Ése es su atractivo.

VALORES

Lunes, 26 Febrero 2018

Somos, todos, ellos y ellas, portadores de valores positivos y negativos.

-¿Y por qué no sólo portadores de valores positivos?

No nacemos perfectos. Nacemos como nacemos: unos, hijos de millonarios, qué suerte ( no es mi caso), y otros hijos de eso que hemos dado en llamar mala suerte. Ya dijo alguien que nacer es una moneda al aire. Cara, todo de cara; cruz, todo de culo.

-Messi, cara.

Messi, en efecto, cara: es un portador de goles. Y ese valor, el valor de hacer goles, es un valor oro en el podio de los salarios: por eso cobra lo que cobra al año: ¿cuarenta millones de euros o muchos más con el dorado plus de la publicidad?

-Muchos más, que lo sé yo.

-Gracias por la aclaración.

ZZ, o sea Zidane, nació con una flor en el nalgatorio (eso opinan los malpensados) y por eso es un portador de hechos, goles y suerte para el Real Madrid, a pesar de quela actual temporada no la tiene muy florida.

-Si gana la Champions, y puede ganarla, podrá agregar a su flor de nacimiento docenas de rosas blancas y de todos los colores, consecuencia de que BBC vuelve a ser otra vez la BBC.

En el “césped” de la política hay, por cierto, una CC (le falta la b de belleza, pero es que, repito, no nacemos perfectos.

-¿Una CC?

-Sí. Alcaldesas ambas: la señora Colau y la señora Carmena. La señora Colau, hay que precisar, no es la alcaldesa de todos los barceloneses, es solo la alcaldesa de una parte de ellos, los sediciosos.

-Eso no es democrático. El Rey, por ejemplo, es el rey de todos los españoles. ¿Por qué ella es sectaria?

Ha nacido con esa antidemocrática discapacidad

-Pobrecilla.

Pues sí. Democráticamente, pobrecilla. Paciencia. A Podemos, últimamente, no están saliéndole bien las cuentas de los votos, según sondeos.

-Claro, con gente descortés (con el Rey) como la señora Colau…

De los valores negativos de la alcaldesa Carmena (varios) escribiré mañana, que dirían Tip y Coll, u otro día. Hoy quiero acabar con valores positivos: el más positivo de todos, el 5-2 del Atlético al Sevilla. No se me malinterprete: no me alegra la derrota del Sevilla (Sevilla es luz, sol, simpatía y españolidad, y el Sevilla es también todo eso). Me alegra, soy así de sincero, el sueño positivo de un resultado positivo para el Atlético en Barcelona el próximo 4 de marzo.

Destrozos

Lunes, 12 Febrero 2018

¿Somos los españoles destrozadores? Carlos Puigdemont , con la hoz del separatismo, sigue intentando, todavía, destrozar la unidad de España.

-¿Por qué, señor Puigdemont, si Cataluña, su cuna, mi cuna , la cuna de tantos españoles, es , desde que existe, tierra fértil en sabios, empresarios y futbolistas?

-Es que, mire, los españoles, sobre destrozones , a veces, como yo, somos puñeteros y tozudos- podría contestarme.

Inés Montero, la “portavoza” de Podemos, el invento de Pablo Iglesias, físicamente es maja , pero políticamente es algo así como avispa asiática (esa especie que está cargándose las abejas españolas ) de la Real Academia Española.

- ¿Por qué, maja Inés, alma de Pablo y de Podemos, quieres destrozar el idioma de Cervantes y de los apóstoles de la RAE? Sé maja, lo que eres, Inés, y deja en paz el idioma.

-Es que yo soy muy progresista y moderna.

- La gilipollez no es progresista, tampoco es políticamente correcta, y tú, insisto en ello,, eres maja

Boadealla también pretende destrozar el prestigio universal de Picasso. ¿”Mierda”, según usted, casi todo lo que pintó? Hay que tenerlos muy bien puestos y muy bien pintados para decir eso.

-Siempre los he tenido así, bien puestos y bien pintados.

Eso es verdad. Le admiro, y mucho, tanto por eso como por su ingenio y por ser un español españolista.

Otro destrozo: el empate a cero del “modesto” Getafe en el Camp Nou. Valverde, que de fútbol lo sabe casi todo, ya predijo la víspera del tropezón que respetaba al Getafe:

-El Getafe es un rival incómodo que no te deja en paz.

Otra avispa asiática. Es lo que pasa con ciertas avispas, es lo que pasa con ciertos equipos como el Getafe.

¿Somos o no somos destrozones los españoles? El pueblo –la voz de la calle, la voz de la masa, la voz de los que observan y saben deducir y pensar- piensa y deduce, según escucho en las emisoras de radio en la que se les da micrófono, que la España de las Autonomías está destrozando “nuestra unidad”.

-La educación no debió transferirse jamás – expuso el otro día la voz de un opinante-. La educación –agregó- es importantísima. De ella depende que seamos una familia unida con un interés común.

El Getafe, “voz del pueblo”, le ha bajado los humos al Barça y le ha hecho un favor emocional al Atlético y a la Liga. De donde se infiere, paradójicamente, que hay también destrozos competitivamente feraces.

Crisis

Lunes, 5 Febrero 2018

Más sabios que los sabios griegos, a quienes tanto citamos, son los proverbios españoles. Entre un Platón o un Demócrito (a los dos, por cierto, les encantaba el deporte: por eso eran tan sabios) o un refrán celtíbero, elijo éste.

-¿Por qué?

-Los sabios griegos elucubraban mucho; los celtíberos, en cambio, somos más cartesianos. Nada como lo de al pan, pan, y al vino, vino, o a lo de hecho, pecho.

-Es verdad: eso se entiende muy bien.

Leo las críticas al Real Madrid. Duras, acerbas, algunas tan despiadada como la de aquellos hombres sin piedad de aquella película.

-Qué radicales somos los españoles. Lo decía hasta el republicano Azaña.

Real Madrid: “fracaso, batacazo, crisis”, leo. ¿Fracaso? Está, en la Liga, a diecinueve “pedradas”, como quien dice, del Barça.

-Eso, ciertamente, es fracaso.

Batacazo: su empate –otro empate- en el Bernabéu con el Levante.

-Eso, ciertamente, es también batacazo.

Crisis: su fútbol no gusta, es impotente, su fútbol ha dejado de ser el fútbol que arramblaba títulos con codicia despótica.

-Eso, ciertamente, es crisis.

Zidane, sin embargo, pone “buena cara al mal tiempo” (otro refrán).

-Es su deber. El deber de un entrenador, como el de un general, es no perder la moral jamás.

Bien. A la vuelta de la esquina, su “cara a cara” (casi otro refrán), sus partidos con el “feroz y brillante” PSG. ¿Qué pasa si pierde la eliminatoria?

-Pasarán cosas tan desagradables como las que están pasando en Cataluña por culpa de ese señor cloroformizado por el dislate.

-¿Está usted pensando en Puigdemont?

-Qué listo es usted. Ha acertado.

Real Madrid, FP y ZZ: pienso que a lo mejor –no estoy seguro, por supuesto- están en crisis los tres. Si bien FP es muy listo y hábil en el “arte” de superar crisis.