Blogs

Archivo de la categoría ‘Champions’

Divisas

Lunes, 13 Marzo 2017

Dicen que los conoceremos por sus frases o divisas. Divisa de Pedro Sánchez: “No es no”.

-Esa es una divisa implacable, inexorable, rígida y peligrosa por insociable

Divisa de Patxi López: “Unión, hay que unir”

-Ya sabes:”La familia que reza unida, permanece unida”. Divisa sociable.

Divisa de Susana Díaz: “Me encanta ganar”.

-Deportiva. El “sport”, que decía Julio Camba, hace liberales y caballerescos a los ingleses.

Divisa de Luis Enrique tras el frenazo y marcha atrás del resultado en La Coruña: “Quedan todavía muchas jornadas”

-O sea: que nada de rendirse. Y que recuperaran la fe gracias a la cual, dicho sea al paso, a lo “peor” el PSG, por “orgullo”, se carga a Umai.

Orgullo. Otro matiz. Lo del PSG ha herido el orgullo galo. Mucho. Y en lugar de tomarla con el árbitro y cebarse con él – lo hispánico-, la han “tomado” con lo mal que planteó el partido el entrenador.

-Es que los franceses son menos místicos que nosotros, menos líricos. Más autocríticos.

Creo que sí Piensan de otra manera. Otra divisa. No quiero que se me pase. Divisa de Bale: “La Premier es más competitiva que la Liga”.

-¿Amor nostálgico de Bale?

No. Análisis certero. En la Premier, todos los equipos pugnan, ganen o no por muchos goles, durante los 90 minutos. Corren sin descanso. En España, no. En La liga –obsérvese que esto es verdad- los equipos, cuando creen “resuelto” el partido, levantan el pie del acelerador. ¿Qué ha pasado esta semana? El Betis y el Coruña, inquilinos de la planta baja de la clasificación, jugaron con ahínco y sin relajamiento alguno desde el principio hasta el final, al extremo de que muchas veces –en velocidad, imaginación y ocasiones de gol- parecían mucho mejores.

-La verdad es que juzgando por los partidos de esta semana, no merecen estar en los puestos bajos. Bien conjuntados, animosos, con ideas.

En fin, que por lo que dicen y cómo lo dicen, a veces intuimos, y hasta sabemos, como son.

-Pregunta impertinente, para acabar. ¿A quién votaría usted si fuese de la familia socialista, a Pedro, a Patxi o a Susana.

-A Pedro, no. Rotundamente no. No es liberal. “Tanto si eres de izquierdas como si eres de derechas –tengo leído a no sé quién-, jamás te fíes de los insociables y los radicales. La democracia es el arte de saber pensar, saber elegir y saber convivir”. Jamás el arte de descalificar”. Lo cual que, expuesto lo expuesto, me gusta el talante deportivo de Susana.

Julio Camba tenía razón: el “sport” es sumamente importante tanto deportiva como pedagógicamente.

Luis Enrique y Trump

Jueves, 9 Marzo 2017

Luis Enrique tiene algo de filósofo y de leche acre, depende del día

-Aunque no leo nada –dijo ayer a los periodistas culminada la remontada-, me entero de todo.

Tiene también algo de la manera de ser de Trump. Trump, al margen de la opinión que se tenga de él, unos a favor y otros en contra, no deja indiferente a nadie.

-Pertenece Trump- asó lo ve un diplomático estadounidense (apócrifo, que uno es prudente) – a esa casta de seres humanos que, que para bien o para mal de la humanidad, dejan huella.

Luis Enrique, que ya ha anunciado que no seguirá en el Barça, será recordado por la épica huella del 6-1 al PSG y por la golosa huella de sus títulos.

-Huella que podrá agigantar si gana la Copa del Rey, la Liga y la Champions.

-¡Vaya epílogo feliz si en su último trimestre de entrenador blaugrana logra encima ese “hat trick”!

Imposible no es. Y las remontadas –ojo, atención, Real Madrid- fervorizan la fe.

-¡Lo que define esta victoria (la remontada) es la fe!

Otros dicen actitud; Luis Enrique, tan concluyentemente rotundo calificando, llama fe a la actitud.

-Sin ella –agrega-, esto (la remontada) no hubiera sido posible.

Dijo más cosas, pues estaba embalado.

-El fútbol es un deporte chiflado.

O de chiflados, que el fútbol es más que un deporte: son los jugadores, es la afición y somos los periodistas, a quienes no nos lee Luis Enrique.

-Le cuentan lo que escribís –me dijo una vez un directivo azulgrana- . Sostiene la teoría de que de “algunos” se aprende, si bien la mayoría daña el hígado. E hígado, como madre, no hay más que uno.

A lo mejor tiene razón. Un político, que fue notorio años atrás, un día me dijo:

- Llevarse bien democráticamente con todos los políticos y con todos los periodistas es imposible. Es el gran fallo de la democracia.

Agregó corrosivo, cínico:

-Si no fuese político, me gustaría ser periodista. No creas: lo pienso veces. Pues eso de poner a parir a los políticos por la más vil de las razones, la ideológicamente sectaria, es morbo que desconozco y me atrae. No, no me disgustaría probarlo,

El morbo de Luis Enrique. Irse del Barcelona cargado de laurel, de historia y de enterarse de lo que escriben los periodistas sin leerlos. Puro Trump.

Luis Enrique y Trump

Jueves, 9 Marzo 2017

Luis Enrique tiene algo de filósofo y de leche acre, depende del día

-Aunque no leo nada –dijo ayer a los periodistas culminada la remontada-, me entero de todo.

Tiene también algo de la manera de ser de Trump. Trump, al margen de la opinión que se tenga de él, unos a favor y otros en contra, no deja indiferente a nadie.

-Pertenece Trump- asó lo ve un diplomático estadounidense (apócrifo, que uno es prudente) – a esa casta de seres humanos que, que para bien o para mal de la humanidad, dejan huella.

Luis Enrique, que ya ha anunciado que no seguirá en el Barça, será recordado por la épica huella del 6-1 al PSG y por la golosa huella de sus títulos.

-Huella que podrá agigantar si gana la Copa del Rey, la Liga y la Champions.

-¡Vaya epílogo feliz si en su último trimestre de entrenador blaugrana logra encima ese “hat trick”!

Imposible no es. Y las remontadas –ojo, atención, Real Madrid- fervorizan la fe.

-¡Lo que define esta victoria (la remontada) es la fe!

Otros dicen actitud; Luis Enrique, tan concluyentemente rotundo calificando, llama fe a la actitud.

-Sin ella –agrega-, esto (la remontada) no hubiera sido posible.

Dijo más cosas, pues estaba embalado.

-El fútbol es un deporte chiflado.

O de chiflados, que el fútbol es más que un deporte: son los jugadores, es la afición y somos los periodistas, a quienes no nos lee Luis Enrique.

-Le cuentan lo que escribís –me dijo una vez un directivo azulgrana- . Sostiene la teoría de que de “algunos” se aprende, si bien la mayoría daña el hígado. E hígado, como madre, no hay más que uno.

A lo mejor tiene razón. Un político, que fue notorio años atrás, un día me dijo:

- Llevarse bien democráticamente con todos los políticos y con todos los periodistas es imposible. Es el gran fallo de la democracia.

Agregó corrosivo, cínico:

-Si no fuese político, me gustaría ser periodista. No creas: lo pienso veces. Pues eso de poner a parir a los políticos por la más vil de las razones, la ideológicamente sectaria, es morbo que desconozco y me atrae. No, no me disgustaría probarlo,

El morbo de Luis Enrique. Irse del Barcelona cargado de laurel, de historia y de enterarse de lo que escriben los periodistas sin leerlos. Puro Trump.

Política

Mircoles, 14 Septiembre 2016

-¿Y qué es política?

-¿Y tú me lo preguntas? Política es lo que está sucediendo en España y que no gusta a casi nadie.

Política es todo. Absolutamente todo. El hombre es un animal político desde que nace, desde Aristóteles.

-Y desde antes de Aristóteles.

-.Exacto, sólo que la expresión animal político se le ocurrió a Aristóteles.

-¿Le gustaba el deporte a Aristóteles?

-No tanto como a Platón, pero también.

A los independentistas, o secesionistas, o como se les quiera llamar a esos señores, les gusta también el deporte. Lo que no sabría precisar es si les gusta el fútbol como simple juego o como medio para “preñar” una y otra vez el estadio azulgrana de banderas estrelladas.

-Yo creo que más bien para “joder” a los no secesionistas o independentistas.

Pudiera ser. Si “fútbol es fútbol”, lo “políticamente sano e higiénico sería no envenenarlo con símbolos políticos que enojan y “separan”. Separatismo, secesionismo, independentismo: virus ponzoñoso contra la unidad de España.

-Y usted, es obvio, es unitarista.

-Por supuesto. Como tengo escrito, yo soy un español que vino al mundo en Barcelona. Y estoy orgulloso de las dos cosas: de ser español y de haber nacido de Barcelona. Nada más nacer, por cierto, antes de llorar, se lo dije a mis padres.

-¿Qué les dijiste?

-Mamá, papá: gracias por haberme traído a España en la ciudad de Barcelona. No volví a hablar hasta uno o dos años después.

La UEFA, salvo que el TAS diga lo contrario, lo cual se duda, volverá a sancionar al Barça por su empeño en dejarse preñar una y otra vez por los secesionistas, separatistas o independentistas. Se prevé multa de órdago.

¿Por qué –es la pregunta que se formulan millones y millones de españoles- el Gobierno permite también una y otra vez el “embarazo” no consentido por la Constitución del Camp Nou?

-Los gobiernos, a veces, desgraciadamente, tienen razones torticeras que la razón del sentido común y la razón de la legalidad no entienden.

Pudiera ser.

La Juisticia Deportiva

Mircoles, 18 Mayo 2016

No sé qué es Justicia Deportiva. No sé qué es eso. No sé para qué sirve eso

-Seguro que para incordiar.

La democracia, ciertamente, es el menos malo de los sistemas de gobierno (Churchill).

-¿Está usted seguro de esa definición, Sir Churchill, ahora que está usted viviendo en mundo sin impuestos ni inspectores de Hacienda?

Churchill, que no siempre creía en lo que escribía, seguro que, si le llega mi pregunta, me contestará:

-La democracia está hecha para los hombres menos malos. Si falla, la culpa es de esos hombres.

Leo que “Justicia Deportiva” –vaya invento, ¿quién la ha inventando , quién vive a lo bobo de ella ?- opina que la UEFA debe desposeer al Real Madrid las cinco copas europeas que ganó una detrás de otra, consecutivamente. Alega que el Real Madrid las conquistó gracias al franquismo ). Algo así.

-¿Está de coña la Justicia Deportiva ésa?

Con Franco, como se sabe, se vivía mejor. Los viejos éramos jóvenes y no había que hacer declaración de Hacienda. ¿Qué, se vivía mejor o no?

-Es una frase hecha. No me hagas caso. Es que puestos a decir y escribir y hacer tontería vale todo.

-De todos modos, Franco construyó muchos pantanos

-Una tontería suya. Como se aburría, le dio por ahí. Ya ves para lo que sirven: para acumular agua.

Jardiel Poncela, como Sir Churchill, tenía sentido del humor. Escribía :

-Si será mala la política, que a la suegra se le llama mamá política.

Decía también:

-El hombre inútil es un presunto político.

Eso debe de ser Justicia Deportiva: un presunto grupo de chiflados. ¿Por qué no me quita a mí también esa Justicia Deportiva el título de abogado y de periodista? Los obtuve durante el franquismo.

Míster ‘hat-trick’

Mircoles, 20 Abril 2016

El fútbol, amén de un juego ya universal y también ya el universal “ocio del pueblo”, es un gran negocio para los jugadores de oro (galácticos, vaya) y sus agentes. El CR7 de los agentes es, al parecer, y sin al parecer, el portugués Jorge Mendes.

-Quien , por cierto, está más euroforrado que su “representado” CR7.

La vida, nos pongamos como nos pongamos, es negocio. Jorge Mendes es un “gran” y “grande” hombre de negocios, y los hombres de negocios, como los políticos, a veces prometen para no cumplir y a veces incumplen lo que prometen.

-Vaya, que son entre poco de fíar e infiables.

-Así es.

CR7, cuando se le pregunta, también como los políticos, contesta con cortinas de humor , ambigüedades y retorica populista.

-¿Está o no está contento CR7 en el Real Madrid?

-Según él –me informan-, sí, está contento y quiere seguir en el Real Madrid.

O sea: que no se sabe. Lo que sí sabemos, gracias a los periódicos galos, es que, de tapadillo, a la chita callando, ha estado fugazmente, sólo horas, en París.

-¿En París? ¿A qué ha ido a París?

- A verse, según France Football, con el propietario del PSG, Nasser Al Khelaifi.

Este señor, todo él muchísimo dinero, es, desde hace tiempo, un “enamorado” de la capacidad goleadora de Cristiano.

-Es “el hombre gol”. El número uno. Entre él y el gol –agrega- no hay secretos.

Se sabe también que no es la primera vez que se reúnen. Este señor, además, presume de “conseguir todo lo que le hace feliz”.

Hoy, a día de hoy, ni FP, ni nadie, puede poner la mano en el fuego para asegurar la continuidad de CR7 en el Real Madrid. Sí se puede poner la mano en el fuego para aseverar que entre el señor que presume de conseguir todo lo que se propone, Jorge Mendes y Cristiano hay coqueteo, o flirteo, o cortejo de dinero.

-¿Seguro?

-Tan seguro como que Cristiano, el otro día, le cascó un “hat trick” a ese equipo alemán que soñó con echar de la Champions al Real Madrid. Qué inocentón, teniendo el Real Madrid a mister “Hat Trick”, o sea a CR7.

El rumor, como se sabe, es una de las fuentes en las que sacia su sed de curiosidad el mundo del periodismo y el mundo de los informados.

La Champions es España

Viernes, 18 Marzo 2016

La Champions, aritméticamente, es España (Barça, Real Madrid, Atlético).

-Qué feliz le haría a don Miguel de Unamuno ver la españolización del fútbol europeo, cuya obsesa preocupación era la europización de España.

Y qué feliz nos haría a todos los españoles que la casta política se pareciese a la casta del balón y el sudor de la camiseta.

Tres equipos españoles siguen en esta Europa de nuestros entrañables amores y de nuestros criticados –políticamente- pesares. El sorteo, que es ciego como la Justicia, ha emparejado al Barça con el Atlético.

-Hasta el sorteo es poco piadoso con el Atlético.

El Atlético, “apupado” cuando lo presidía Vicente Calderón en este valle de lágrimas y duro y atractivo como la caoba desde que lo gobierna el “estratega” Simeone, era, antes del sorteo, el hueso de taba de los octetos de la Champions:

-Con el Atlético, no cabe decir eso de que no luce etiqueta de favorito: error. Pues luce etiqueta negra o rojiblanca, que tanto monta, de tremendamente incómodo e incómodamente peligroso.

Naturalmente, los estadistas ya han empezado hoy a tirar de números y a recordar que el Atlético, contra el que tantos equipos se la pegan, también él se la pega sistemática y numerariamente contra el Barça de Luis Enrique.

-El Barça, hoy, ahora mismo, es el “grandísimo favorito”.

La unanimidad es aplastante. Hasta Wenger, el otro día, ponderaba su poder. “Hace arte de lo normal”, decía. Si el Atlético es la peligrosa incomodidad, el Barça es el fútbol hecho arte. Wenger no exageraba. Definía. Y como Wenger, casi todos. O todos.

-¿También Guardiola?

- Guardiola ha aprendido mucho. “Aprendo – comentaba recientemente- de la experiencia cada día. Qué gran maestra es la experiencia”.

Creo yo que, por razón de pulsión profesional, Guardiola, ahora mismo, no opina, piensa. Y lo que piensa es que ojalá llegue el Bayern a la final de la Champions y el otro adversario, en ella, no sea el Barça.

¿Y por qué no el Real Madrid? ¿O el Atlético? El Atlético, al margen de que supere o no el farallón del Barça, es “alguien”, tiene la personalidad de su heridora y, a veces, hasta letal pugnacidad, cuyo lema ahora es “Nuca hay que dejar de creer”.

-Es que se llega más lejos creyendo que siendo ateo- me recuerda de vez en cuando Antonio Aradillas, antes “padre”, ahora simplemente sacerdote (¡cómo cambian los tiempos y los hábitos!).

Real Madrid. No es favorito. ¿Por qué?

-Es que no es el que fue, es que ha dejado de ser el que era –argumenta los pesimistas.

El Real Madrid, de todos modos, es el más histórico de la historia de la Champions, antes Copa de Europa. A lo mejor le favorece -¿por qué no? – que no figure con la etiqueta de pata negra de favorito!

-¡Cuidado, ojo, con los que han sido y siguen vivos! – avisan siempre los sabios prudentes

Viva el fútbol. Sus disgustos, no matan. Sus alegrías, los hacen históricos.

Chicharito

Jueves, 23 Abril 2015

Chicharito: he aquí el hombre. He aquí el “reserva” opaco. He aquí el autor del gol que ha abierto la puerta de la semifinal al Real Madrid. Chicharito estaba pero no existía, o existía y apenas se contaba con él. Chicharito, sin embargo, y por eso lo trajo quizás el Real Madrid, es puro nervio de área.

-¿Un ariete a la vieja usanza?

-¡Pues sí! Un Villa. Villa, ¿lo recuerdan?, olfateaba el gol. Era lo mejor de él.

El fútbol es instinto y olfato. Casillas, “un bajito” ágil y con reflejos raudos entre los palos, se lo debe todo, o casi todo, al “gen” del instinto.

-Eres, Casillas, puro jamón de instinto.

Le dijeron en cierta ocasión. Gen o jamón de bellota, qué más da.

Chicharito ha amortizado su coste en un solo partido. Gracias a su gol, respira sin angustia Florentino Pérez, gracias a su gol ha sosegado su entramado nervioso Ancelotti, gracias a su gol quizá el Real Madrid llegue a la final de la Champions y la gane.

-Y entonces, claro es, quizá Ancelotti y Florentino le digan a Chicharito: de irte, nada; tú no te vas, tú sigues con nosotros.

Ni Rato – qué cansino y vengativo empieza a oler lo de este señor-, ni Montoro – qué cansino también lo de este otro señor-, ni la “peste del fraude” –qué hedor la de esta plaga, también- nublan el éxito de Chicharito.

-No era nadie. Ya es astro. Chicharito hace historia para su currículo y para el currículo del Real Madrid. Dos pájaros con el tiro de un solo gol.

Ser sabio. ¿Qué es, en fútbol, ser sabio? ¿Fue sabio Simeone, tan sabio, al sustituir a Griezmann, el goleador rojiblanco, por Raúl García? ¿Fue sabio Ancelotti eligiendo para la titularidad a Chicharito en detrimento de Jesé? No soy juez, Dios me libre. Ni sabio. Soy, como todo “bicho” racional o irracional viviente, espectador de lo que ocurre.

-Y como espectador, ¿no cree que en esta ocasión el Atlético planteó el partido con sobredosis de miedo?

-No lo sé. El partido lo único que ofreció fue incertidumbre, la emoción de la incertidumbre. Calidad de fútbol, poca. Pero ya dijo quien lo dijera que el fútbol es también el dilema de la incertidumbre y del gol.

Chicharito, en fin, repito, era el “fichaje opaco” que escondía el Real Madrid para este partido con el Atlético. El día de San Jorge, el día de Chicharito. Libros, goles.

Difuntos con botas

Jueves, 26 Febrero 2015

Hay Partidos en los que los jugadores no saben por dónde pasar ni a quien pasar. Lo del Atlético de Madrid en Leverkusen. El Bayer le trituró todo: el orden, la serenidad, la máquina de pensar El peor partido del Atlético de la era Simeone, quien, sin embargo, al final del partido declaró que estaba contento: “Me da la sensación de que tenemos vida”.

El Atlético, ciertamente, estuvo en Leverkusen, pero no existió. Existió, eso sí, para lucimiento del Bayer, para que el Bayer, insólitamente, pareciese el Bayer de Simeone y el Atlético, el Atlético de Schmidt (nombre del entrenador del Bayer).

José Luis Coll, una noche, en una cena del Club de Medios de Luis María Anson y del que uno es vicepresidente, dijo:

-Si el fútbol, de pronto, cobrase forma de mujer, sería puta. Nada tan tornadizo y desleal como el puto fútbol. ¿Cuántas veces pone los cuernos a sus fieles “compañeros” perdiendo partidos que debería ganar?

¿Exageraba Coll? “Consí, consá”, que decían Coll y su compañero Tip .

-Lo que es el fútbol. Hay que ver como embiste el Bayer. Embiste como embestían los miuras cuando eran miuras a lo bestia.

Le repliqué:

-Las olas de siete metros del Cantábrico que tan acojonados tienen estos días a sus ribereños, olas mansas comparadas con estos miuras. Pobre y desintegrado Atlético.

Está claro que el señor Schmidt se había estudiado a fondo al Atlético de su colega Simeone. Pienso que pensó: “Contra el Atlético de Simeone, fútbol Simeone elevado a la enésima potencia”. Acertó. Plenamente. Absolutamente.

-Si no nos machacan, es gracias al ángel rojiblanco de la guarda –rumié en más de una ocasión.

Por eso, con sinceridad, al final del partido Simeone respiró y se dijo y dijo que el Atlético había salvado la vida. Yo no sé qué pasará o que no pasará en el Calderón, en el partido de vuelta. ¿Será capaz el Bayer de repetirse, de calcarse, de ser a la vez y otra vez ola del Cantábrico y miura?

-Fácil, el Atlético, no lo va a tener.

Pudiera ser. Pero el fútbol, como pensaba José Luis Colll, igual que hoy te ama como nunca y para siempre, al día siguiente , tornadizo y puto, te hace la putada de irse con quien tu creías poco menos que virtual cliente de tanatorio.

-O sea, el difunto no está muerto.

-O sea, ojo con los difuntos con botas de fútbol.

Líder Simeone

Jueves, 27 Noviembre 2014

Personas, corromper, líderes, repetir

-Maestro –le dijo un periodista a don Jacinto Benavente-: he observado que ha repetido tres veces la misma frase en la obra que ha estrenado usted hoy.

Asintiendo don Jacinto:

-Es cierto. Aún así, muchos no se enteran.

Repito lo que tengo repetido: el fútbol es otra forma de hacer política.

He escuchado hoy a Pedro Sánchez en “su partido”, en el Congreso de los leones, con Rajoy. Pedro es joven, y no es joven quien no es rebelde y brioso (otra cosa es que tenga o no tenga razón).

-Lo que hay –dijo el sucesor de Rubalcaba en el PSOE en un momento de su intervención- son personas que corrompen y personas que las corrompen.

Agrego mi amigo Hernán San Pedro, madridista desde la cuna:

-Y hay partidos que corrompen a las personas que corrompen.

Suavicé su afirmación:

-Y hay personas como Simeone, que saben hacer personas – futbolistas, vaya- inermes al desaliento.

El fútbol es un complejo de muchas cosas. De ahí, quizá, su enorme y asombroso éxito. Es el deporte más seguido - mejor dicho, teleseguido- en el planeta azul. Azul y gol: esto es también, con o sin dinero, el planeta azul.

Acabado el partido de la goleada del Atlético al Olympiaco de Michel, Simeone dijo:

-No es fácil jugar en el Atlético.

No lo es, ciertamente. Me lo ha susurrado uno de los tres amigos que tengo en las alineaciones, en plural, del “virtuoso” argentino:

-Ustedes –me cuenta que les dijo una vez Simeone- tienen que creen en mí, como yo creo en ustedes. El colectivo del fútbol es un juego de confianza. Si yo me equivoco, díganmelo. No se callen. Yo no soy más que ustedes, yo soy uno más de ustedes. Amigos todos, pues. Siempre. No lo olviden

Lo que jamás perdona Simeone, en ningún partido, sea de competición o no, es la desidia y la laxitud.

-La ilusión la genera la esperanza. Estamos hechos- recalca- de esperanza e ilusión.

La autoridad moral de Simeone, a juzgar por lo que me cuentan y me llega, es realmente inmensa. Sabe mucho, al parecer, y sabe transmitir, también al parecer, que sus jugadores saben más que él: así de increíble es este “mago” del Atlético

No perderá nunca vigencia la discutida duda de ¿quién hace a quién? ¿Es el jugador el que hace al entrenador? ¿Es el entrenador el que hace al jugador?

-En el Atlético, el Atlético es el entrenador.

Me lo creo. ¿Por qué no?