Blogs

Archivo de la categoría ‘clásico’

Macron y Messi

Lunes, 24 Abril 2017

“Bonjour, Macron”. Macron, ayer, en la dulce Francia, fue el Messi de las elecciones a la presidencia de la siempre, repito, dulce Francia. “Bons dies, Messi”. Messi, ayer, salvó al Barça del KO en la Liga, con dos goles de KO al Real Madrid.

Bajitos los dos, Macron y Messi.

-Casi todos los bajitos de estatura, son genios por la estatura de jugadores de baloncesto de sus neuronas.

Leído. ¿Cuándo, a quién? Vaya usted a saber. Macron es un político moderadamente liberal, liberalmente social, socialmente híbrido.

-¿Híbrido?

-Inteligentemente híbrido en cuanto que pica indistintamente en los valores de la derecha y en los valores de la izquierda. Selecciona, mezcla los valores y le sale una tortilla a la francesa ideológicamente al gusto de los votantes galos.

-Le votan porque ni es populista ni demagogo.

“En Marcha” es el nombre de su partido. Nombre raro, ciertamente, pero lo suyo, si se sienta en El Elíseo (todo indica que sí), es hacer marchar a Francia por otros caminos más de todos para todos y con todos, a imagen y semejanza de los “Tres Mosqueteros”.

-Lo mío- dice, piensa, proclama- es desenfrentar, es hacer más solidarios entre sí a mis compatriotas.

Una de sus palabras predilectas, por cierto, es la palabra patria. En España, como se sabe, la progresía de vaqueros rotos y coletas desgreñadas, huye con horror pavoroso de la palabra patria.

-¡Arcaico y fascista palabro! –exclaman.

El otro Messi de ayer fue, naturalmente, el Messi del Barça, gracias al cual la Liga no ha muerto para el Barça. Nadal dice que él no es héroe, aunque lo es, y Messi, que es como Nadal y Macron, tampoco presume de héroe.

-Me limito a cumplir –dice- con mis obligaciones.

La modestia, como se sabe, no es atolondradamente verbenera y verborreíca.

-¿Está usted pensando en esos jóvenes diputados que hablan torrencialmente, sin comas ni puntos, ahogándose?

-Pues sí.

Messi, con las botas, habla sin hacer ruido. Atropella sin empujar, pasmando. Y jamás se queja ni de los árbitros ni de los trastazos que le dan.

-Gracias a Messi, pues, hay Liga.

Para rabia del Real Madrid, sí. De donde se infiere que los bajitos, por causa de la “estatura” de sus neuronas, son peligrosísimos siempre, aun moribundos. Alejandro Magno, César, Napoleón, Macron, Messi.

El gen prioritario

Lunes, 23 Marzo 2015

La urna es la portería de la política y la portería es la urna del fútbol, de igual modo que el gol es la papeleta de la urna y la papeleta es el gol del fútbol. A la misma hora, casi, jugaba en Andalucía Susana Díaz, que ganó, y jugaba el Real Madrid en el campo azulgrana, donde perdió.

-Al Barça le han entrado dos papeletas; al Real Madrid, sólo una.

Mascherano, al final del partido, filosofó:”Fútbol es todo”. Exacto. El Real Madrid, en el primer tiempo, hizo un fútbol más peligroso y lúcido, pero sin suerte; el Real Madrid, antes del descanso, incluso acojonó a la familia azulgrana.

-Los tengo en la garganta.

Traslucía ese pensamiento la expresión de la cara del presidente del Barcelona, el muy honorable señor Bartomeu. Qué incomodo tiene que ser para el presidente del club anfitrión, por cierto, tener que aguantar durante noventa minutos a su lado al presidente del equipo visitante. Hieráticos los dos. Horrible.

-¿A qué sí, señor Pérez, a qué sí señor Bartomeu?

-Pues sí.

El Barça tuvo más suerte. Como escriben hoy los críticos, merecieron ganar los dos. Los dos manufacturaron papeletas de gol. Mascherano, que habla casi siempre sin pasión, dijo al final del partido :”Hemos encontrado el camino, pero falta una eternidad”. O sea: el Barça, tras la derrota ante el Málaga-¡qué fiasco, qué susto!-ha sumado siete victorias consecutivas: el buen camino. El Real Madrid, en cambio, no está en el buen camino: sólo ha ganado –contra el Levante- uno de sus cinco últimos encuentros. Pero, en efecto, pare el final de la Liga falta todavía la eternidad de diez jornadas. .

Ancelotti, como siempre, señor. Gustará o no gustará esa dimensión del carácter del italiano, no lo sé, pues en la viña del fútbol hay opiniones tan diversas como contrapuestas, mas lo innegable es que Ancelotti “es un señor muy bien educado. Jamás se sobrepasa; siendo un hombre de fútbol qué estilo tan antifútbol el suyo. Me encanta” (de una señora, esposa de un diplomático, más amante de la ópera que del fútbol). En mi sentir es indiscutible que hay que ser muy señor para manifestar esta objetividad:” Somos dos equipos de muy alto nivel. Los dos hemos merecido ganar. Ha ganado el Barça, bien por ellos”.

Suscribo la opinión de Mascherano: falta una eternidad. Aplaudo el estilo de Ancelotti: los dos merecieron la victoria. Pero, como se sabe, el gen prioritario del fútbol es el gol.

Modric y el día 22

Lunes, 16 Marzo 2015

Donde hay equilibrio y armonía, hay belleza. Un equipo de fútbol es también la belleza de su armonía y equilibrio. Como no soy sabio, nunca me he avergonzado de preguntar a los sabios en fútbol.

-¿Qué le pasa al Real Madrid? – le pregunté recientemente a un laureado en fútbol.

-Es un equipo desestabilizado – aseveró.

Asistí con este sabio el partido del Real Madrid con el Levante. Acabado el partido, me aleccionó con este juego de palabras.

-Modric ha estabilizado al desestabilizado Real Madrid.

El Real Madrid tiene a esa troika asombrosa de CR7, Bale y Benzema, pero esa troika, desde que empezó el año2015, no daba pie con balón. No daba con el balón dentro de la red.

-¡Con lo que cobran, con lo envidiado que es el Real Madrid por tenerlos, por lo envidiado que son ellos por la suerte de jugar en el Real Madrid…están de pena! –era lamento generalizado.

El lamento, a veces, es una forma más o menos racional o irracional de razonar. El croata Modric, físicamente, es poquita cosa: algo alfeñique. Pero Modric alberga en el coco de las neuronas y en el coco milimétrico de los pies muchas virtudes. Sabe hacerse valer. No hace falta esperarlo, está. Y se nota que está. Cubre espacios, sube y baja, trabaja con ahínco (no como el aburguesado Bale, que al fin ha resucitado como goleador gracias en parte considerable a Modric. Modric intervino en la manufacturación de los dos goles del croata).

-Modric vigoriza y abrillanta con su talento la muy hiperfamosa personalidad de sus hiperfamosos compañeros.

El fútbol es así. El fútbol no santifica a todos con el mismo rasero. El gol, para el fútbol, es más importante que el que los prepara. Modric no hace goles, pero hace equipo

-Así como el Barça es más que un club, el Real Madrid es más equipo con Modric.

Mi sabio tiene razón. Claro que sí. El Barça llega a la fecha de “alerta roja” (para el Real Madrid) del próximo día 22 con dos lideratos: el de la Liga y el de Messi, en el Pichichi.

-¿Crees que el Real Madrid con Modric puede darle el gran susto al Barça en su campo?

-Sí. Puede dárselo. No hay que olvidar que el Real Madrid es gestador de gestas: es uno de los blasones de su currículum-me recuerda mi sabio.

Si bien, agrego yo ahora en mi sentir, que para gestar otra gesta, el Real Madrid deberá jugar con más velocidad y pugnacidad. Con Modric, es más equipo, incuestionable; pero para volver a ser el que fue en el último trimestre del año pasado, el Real Madrid necesitará más vapor, luego más caballos, en las calderas de su ánimo.

Muerto Franco, ¿a quién culparía TV3?

Lunes, 20 Octubre 2014

Entramos en la primera Semana Grande de las varias semanas grandes que disputan cada temporada el Real Madrid y el Barcelona desde que la Liga, salvo sorpresa del Atlético de Madrid, es una competición tan injustamente desigual como desigualmente injusta.

- No se me haga usted pucheritos demagógicos. La naturaleza, desde que el mundo es mundo, es pugna que gana siempre el más fuerte. La desigualdad, que dijo un filósofo, es la sustitución de la cantidad por la calidad.

¿Es eso verdad?

-Los filósofos, como se sabe, yerran menos que los políticos.

-Caramba, no había caído en eso, ahora que caigo.

El sábado, el Bernabéu, con todas las entradas vendidas, ofrecerá a millones de espectadores de sillón, cerveza y tele, el morboso espectáculo cum laude del portero Bravo, imbatido, contra Cristiano Ronaldo, el goleador jamás visto por los siglos.

A Luis Enrique y a Pablo Iglesias les une el mismo amor: el amor por el verbo poder.

-Querer es poder: por eso es poderoso el Barcelona: puede porque quiere.

Así piensa Luis Enrique.

-Creo en Podemos. Podemos es el partido de la honradez. Vamos a acabar con los ladrones.

Así piensa, más o menos maniobrero, Pablo Iglesias.

Luis Enrique, como no es político, conjuga el verbo poder con más credibilidad, respeto y cautela, pues sabe que “acabar” con la fortaleza del Bernabéu es tan difícil como para Pablo Iglesias “acabar” con Rajoy o el PSOE del “lindo y tierno” ( oído en la radio) Iglesias.

Ancelotti, de momento –se ve que ha leído a Platón y a Maquiavelo- ve, escucha, levanta la ceja y rumia:” Vaya yo caliente mientras no se me lesione Cristiano)

Cristiano, nunca, desde que se empadronó en el Real Madrid, ha estado tan feroz como en el comienzo de la actual temporada. Quince goles en sólo ocho partidos

-¿Cómo estás, hijo?

-Ya lo ves, madre: como Moisés separando las aguas.

Si yo jugase a algo –al fútbol, a las apuestas, a la primitiva, a la lotería- apostaría por…No, no ha puesto, no me gusta jugar.

-¿Miedo al Barça?

-Al Barça exactamente, no. Miedo a herir mi reputación si yerro.

-Los periodistas no sois infalible; hay que ver la de veces que, pronosticando, erráis.

Ciertísimo. Por eso, precisamente, opinaré después de la la victoria del Real Madrid sobre el Barcelona. Hay que ser objetivos.

De todos modos, a partir de hoy, esta que empieza va a ser la Primera Semana Grande de las varias semanas grandes (2014-15) entre el Barça y el Real Madrid.

-La vida, si no es espectáculo grande, no es vida.

Sobre todo, si pierde el Barça. No quiero imaginar el patatús anímico de TV3. Muerto Franco, ¿a quién culparía TV3? Se me ocurre.

Gana la competición

Lunes, 24 Marzo 2014

El fútbol es un estado de opinión. Digo opinión, no crítica. No obstante, a raíz de lo visto en el Bernabéu, el día de hoy es fértil en críticas y opiniones.

-La crítica, mayormente, no es sino una opinión cabreada.

Cristiano y Sergio, acabado el partido, estaban cabreados. Ancelotti, elegante, “la elegancia de la mesura”. El Tata, estoico; el Tata se ha atrincherado en lo que percibe, y una cosa es la realidad tal cual es y otra la interpretación –percepción- de esa realidad. El Tata, a pesar del triunfo, huye del repique de las campanas de la loa. “El fútbol en España –tiene dicho- es cosa compleja”. Percibe que es así.

De los siete puntos a sólo uno, y el Atlético sentadito en la cima de la clasificación. De un Barcelona poco menos que “descalificado”, a un Barça que puede “volver” a ganar la Liga, y de un Madrid que parecía que podía poco menos que sentenciar la Liga en el Bernabéu a un Madrid amenazado peligrosamente por el Atlético y el Barça.

-Lo que iguala, en fútbol, mejora la calidad de la competición.

Creo, en efecto, que es más sano y hermoso para el fútbol como competición lo que iguala, no lo que distancia.

-Ya que no se puede distribuir equitativamente la riqueza, distribuyamos equitativamente la pobreza.

Viene al pelo la frase, si bien ni el Real Madrid ni el Barça ni el Atlético son pobres. El Atlético es, todavía, el que menos cuenta; el Real Madrid, el que, tras el 3-4, ha perdido puntos en su carnet de favorito, y en cuanto al Barça, ojo de nuevo con el Barça.

El árbitro le echó un par de cigüeñales señalando tres penaltis. El favorable al Real Madrid, no lo fue; los otros dos, creo que sí. ¿Cuántas veces hubo que ver en la televisión las secuencias de las jugadas de los tres penaltis? Muchas, y aún así discrepan críticos y opinantes, de donde se infiere que arbitrar a gusto de la unanimidad es imposible.

-¿Perjudicó más al Real Madrid que al Barça el árbitro?

Lo que sostengo al respecto es que la expulsión de Sergio Ramos fue castigo exorbitante. En los delitos, hay atenuantes y agravantes. Hay faltas de penalti en que, en efecto, el jugador que en ella incurre debe ser expulsado. En otras faltas, no: el penalti es castigo sobrado. ¿Por qué los señores que desde la FIFA gobiernan el fútbol no se estrujan sus arcaicas mentes y revisan, actualizándolas, sus reglas? La salida de Sergio, esto por descontado, dañó al Real Madrid.

En cuanto al resultado, el Barça tiene dos jugadores que, en forma física, son satánicos para sus rivales. Me refiero a Iniesta y a Messi. Messi, manufacturado o prefacturando goles, es siempre impredecible y creativo. E Iniesta, con su talento, angeliza el fútbol.

El Real Madrid, en fin, no estuvo fino.

¿Mis armas? La moral

Lunes, 17 Marzo 2014

El fútbol es como el tiempo. El fútbol, como el tiempo, cambia de un día para otro.

-Mañana -informan los pitonisos de la meteorología- sol en toda España.

Miau. Llueve, poco pero llueve. El tiempo es irrespetuoso. Como el fútbol. El Barça, antes del 7-0 a los navarricos, era un equipo feble.

-A este Barça en horas bajas al fin, le vamos a dar un meneo hat trick marca Cristiano Ronaldo en el Bernabéu …

Eso era lo que se pensaba. Lo que pensaban los madridistas. ¿Qué piensan hoy?

-Que Iniesta está de león de la Metro y que Messi ha vuelto a sacar sus garras de león de la Metro de Iniesta.

Iniesta, ciertamente, está de cine otra vez. Ágil de mente y de piernas. Y creativo. “El otro Nadal. Oído no recuerdo dónde. Es verdad: Iniesta gusta a todos, enamora, como Nadal, por su cercanía y humildad.

-Soy madridista. Viciosa y gozosamente madridista – me euforiza un amigo-, pero el forofismo no me ciega hasta el límite de no desearle lo mejor de los mejor a Iniesta como futbolista siempre y por siempre con la única salvedad del próximo domingo.

Iniesta es una de las turbinas del Barça. Hace goles y los prefabrica. Y está otra vez épico. Casi como Messi.

-Vuelvo a ser el que debo ser, el que quiero ser siempre- leo que declara Messi en Barcelona.

Messi e Iniesta. Y Pedro: he aquí la única incógnita de Martino, al parecer. Martino cree saber ya, hoy, cómo debe y con quienes debe jugar en el Bernabéu. Su única duda, Neymar. Martino es hombre prudente, tiene eso que ha dado en llamarse “la inteligencia de la prudencia”.

-Si dijese siempre lo que pienso –soltó en una rueda de Prensa- , no sería inteligente.

Neymar quiere jugar en el Bernabéu. El problema de Neymar es que hace malabarismos con las neuronas y con los pies pero con cuentagotas. Pugna poco. Huye de “los contactos físicos”. Aparece y desaparece, como el sol en días de muchas y veloces nubes blancas. Pedro, en cambio, “está” en el partido los noventa minutos.

-Claro que me dolería no jugar en el Bernabéu, pero soy disciplinado – reconoce limpiamente.

En fin, que los dos, Real Madrid y Barça, están en “plena forma” de moral.

-¿Mis armas?…La moral. Más alta que nunca.

Aplicable esta frase de Camacho a los dos titanes del fútbol español. La moral, digámoslo también, tiene por objeto la felicidad, según el filósofo.