Blogs

Archivo de la categoría ‘General’

Cracks

Jueves, 19 Octubre 2017

En plural, o sea genios, figuras, encumbrado, seres de oro todos ellos. Mis genios o encumbrados de hoy: el escritor Eduardo Mendoza, el economista Carlos Solchaga, la atleta Ruth Beitia, el futbolista Messi y el entrenador Simeone.

Leo todas las novelas de Eduardo Mendoza. Con deleite, con el placer de la sonrisa. Leer a Mendoza es pasárselo tan bomba como en una final de la Champions con victoria de equipo español.

-¿El Real Madrid?

-¿Es usted del Real Madrid?

-Claro, sí.

-Pues con victoria del Real Madrid.

Eduardo Mendoza quiere una España unida, como todos los españoles nacidos como Dios manda. Le preguntan por “lo de Cataluña” y contesta:

-Algo que no debería haber ocurrido. Es un lío que puede acabar mal. Lo teníamos todo para vivir bien: una ciudad bonita (Barcelona, obvio), un país estupendo (España, obvio) y el Barcelona (obvio).

Culpable del lío, también para él, el virus secesionista.

Carlos Solchaga es uno de los economistas más inteligentes y sensatos que ha dado esta España que quieren romper “El Gordo” (Junqueras) y “El Flaco” (Puigdemont). Le he escuchado esta mañana en la radio. Brillante, didáctico, colosal. ¿Por qué no le entrevistan en “hora de máxima audiencia” en TVE para que de una vez por todas se enteren todos los españoles, mayormente los separatistas, del desastre que sería “para todos los españoles” , catalanes incluidos, el “divorcio” de Cataluña de España.

La atleta Ruth Beitia. “Adios, atletismo, adiós”, se ha despedido. La mejor atleta española de todos los tiempos. Superaba los listones –ay, ya en pretérito- como Messi regatea a los defensas.

-Siempre digo- confiesa- que el salto de altura no lo elegí yo, me eligió él a mí.

Treinta y ocho años. Y quince medallas (su cosecha): cinco oros, seis platas y cuatro bronces. Y su señorial conducta. Excelente atleta, excelente compañera, excelente española.

Messi, siempre Messi, de quien Valdano opina que es “Maradona todos los días”. Ya eurocentenario. Ya cien goles en sus 120 europartidos como azulgrana. Preocupación del barcelonismo:

-¿Por qué sigue resistiéndose a la fotografía de la firma de su renovación?

Eso. ¿Por qué?

A pesar de la “bofetada” del Atlético de Madrid en Bakú, donde se daba por “hecha” la victoria, Simeone no está afectado:

-Creo absolutamente en este equipo –dice-. Estoy tranquilo.

Hombre de fe. La familia rojiblanca, sin embargo, tiene afectada su fe.

Hacer fútbol, hacer política

Lunes, 16 Octubre 2017

Hacer fútbol es hacer goles y hacer política es resolver las cosas

-El gol, es cierto, se nos resiste últimamente.

Así es, admirado y admirable Cholo. El Atlético, en la Liga, en ocho partidos, ha coleccionado sólo trece goles; el Barça, veinticuatro; el Valencia –segundo en la clasificación- veintiuno; el Real Madrid, quince: cifra también parca, tal vez.

-Y sin tal vez.

El Atlético es equipo ponderado por su estructura defensiva. Incómoda para el rival por su solidez con escasas fisuras. En ocho partidos, sólo le han hecho cinco. Al Valencia, diez; al Real Madrid, siete; el Barça, únicamente tres.

-El Barça del ‘pro referéndum Puigdemont‘, está refrendando, de momento, poder, estética y talento –me recuerda un compañero catalán no secesionista.

Como vivir es ‘vivir el ahora’ (no cuentan el pasado por pasado y el futuro porque no ha llegado) lo que cuenta, aritméticamente, es por lo tanto ‘el ahora’.

-La Liga -decía don Santiago, uno de mis siete sabios en fútbol- la gana al final el que menos partidos ha perdido al principio.

Eso, se me dirá, es discutible. Por supuesto. Pero el Barça tiene ya la ventaja de cinco puntos sobre el Real Madrid y seis sobre el Atlético.

-Antes o después, no hay Liga sin baches y socavones. No hay equipo que se libre de ellos.

Otra obviedad. Que el fútbol, como se sabe, es una cosa de goles y obviedades. La obviedad, sin embargo, a veces, es también aviso. El Atlético tiene un Robinson colosal, Griezmann

-¿Por qué Robinsón?

Por su soledad. Está pero, como Crusoe, más solo que náufrago en una isla deshabitada. Ése es uno de los puntos débiles del Atlético, otro punto sensible es que avanza poco por las alas. La virtud esplendente del Barça, en cambio, es que juega con arte e inteligencia a lo largo y a lo ancho del campo.

-Estás crítico con el Atlético,eh.

Criticar sin adjetivar es razonar. “Escribir con adjetivos –decía Azorín- es hacer trampa”.

-¿Estás seguro de que lo dijo Azorín?

-Yo rara vez estoy seguro de nada. Vivir ‘el ahora’ es dudar, también.

Hacer política, por cierto. ¿Qué es hacer política? ¿Dialogar con un señor cuya política es evacuar su vejiga sobre la Constitución? Ha dicho otra vez Pablo Iglesias que hay que dialogar y ha dicho también, dicho sea al paso -esto me hizo gracia- que “no tengo hijos, pero me gustaría tenerlos”.

-Eso, Pablo –pensé-, se soluciona haciendo el amor. Ella es muy mona. La política del amor, además, es la mejor política del mundo.

Bueno, Cholo, como a ti se te da la política del fútbol mejor que el fútbol de la política a los políticos, mejora los defectos del Atlético. Tú puedes, pues tú vales.

Yo o tú

Viernes, 13 Octubre 2017

El capitalismo lo inventó un avaro, el socialismo un resentido y el deporte, Dios.

-¿Dónde ha leído usted eso?

Ni lo sé, ni me importa. ¿Es verdad o es mentira.

-Las dos cosas, con matices.

Matices. El mundo del mercado, o del dinero, o de ambas cosas, tiene razones que la lógica seca, dura y pura no siempre entiende.

-Si el mundo fuese lógico, la emoción no existiría.

Comparación: Hamilton y Vittel, tal como lo veo yo, son a la F1 lo que CR7 y Messi al fútbol. Los cuatro ganan, ganan y ganan, últimamente.

-Fernando Alonso, en cambio, no.

Sequía en títulos, también últimamente, de nuestro compatriota, sí. Sin embargo, su imagen, su manera de conducir, su fama es, o sigue siendo, fantanstica.

-Nadie conduce como él –estoy harto de leer-. No hay en el circuito nadie que conduzca con su técnica y su talento.

A sus 36 o 37 años, no es viejo. No está acabado o amortizado, que se dice. Sigue siendo el mejor. ¿Cómo matiza o razona esto el mercado neuronal y dinerario de la lógica?

No lo explica. En el mundo hay muchas cosas –a lo mejor la mayoría de cosas- inexplicables.

-El mundo - dijo un hedonista- es para disfrutarlo, no para explicarlo. Esta es la razón por la que casi todos los filósofos son seres tristes o pesimistas. Piensan en lugar de disfrutar.

McLaren parece que le ofrece 40 millones para que no se vaya, para que siga con ellos a Fernando Alonso. Un pastón. Hamilton y Vettel ganan menos. También Messi y CR7, creo.

-¿Qué tiene Alonso, pues, de oculto o velado para que McLaren lo “ame” tan ciegamente? –pregunto a dos compañeros que saben de esto, que yo no.

Me responden casi al unísono

-Le van a cambiar el motor al coche, y Alonso, con un motor como los que tienen en sus marcas Vettel y Hamilton, es el mejor

Mi curiosidad insaciable:

-La F1 es un deporte de mucho riesgo, exige a veces casi jugarse la vida, y el hombre, conforme suma años y millones s, se hace más bien prudente y conservador.

A la vez los dos:

-Todos sabemos que Alonso, con un motor campeón, es el campeón. No hay que darle más volantazos a la cuestión.

Me lo creo. ¿Por qué no? Ellos saben de F1 y yo quiero que el invento de Dios siga dándonos a los españoles el orgullo de ser españoles, eso que tanto nos regatean muchos políticos.

-Es que la política, como se sabe, no es una pugna de “tú y yo”, sino una pugna ambiciosa de “yo o tú”. En el deporte, en cambio, también la pugna es de “yo o tú” pero sin la pecaminosa ambición de joder a los ciudadanos.

Vivir, por lo tanto, es el “deporte” de aprender algo o mucho todos los días.

El gordo y el flaco

Mircoles, 11 Octubre 2017

Cada uno es como es. ¿Cómo soy yo? Verán: me gusta leer, me gusta el cine, me gusta el deporte. El cine es mi terapia. Cuando me noto desfallecido o bajo el tono del ánimo, es que ni lo dudo.

-Al cine, Miguel –me digo.

Viendo cine, comparo. No puedo evitarlo. Es uno de mis vicios inocuos.

-Caramba – comento con un amigo viendo una vetustísima película de Laurel y Hardy, o sea ‘El Gordo’ y ‘El Flaco’-, me recuerdan a Junqueras y a Puigdemont.

Sonríe mi amigo:

-¡No me digas!

Razono:

-La diferencia es que Laurel y Hardy hacían reír, mientras que Junqueras y Puigdemont hacen llorar.

¿Acaso no? Jardiel Poncela, a quien releo, era bastante escéptico, no creía en casi nada:

-Bueno, creo un poco en mí, pero muy poco –matizaba.

Por no creer, no creía, naturalmente, en la política:

-Si será mala la política, que a la suegra se le llama mamá política.

Tampoco creía en la democracia de partidos:

-¿Democracia? ¿Partidos? Eso es una pugna de consuegras cabreadas.

¿Acertaba pensando así? No digo que no ni que sí, pero si tuviera que elegir diría que sí. ¿Qué es Puigdemont? Un mentiroso muy mentiroso (descendiente de Pinocho) y un delincuente confeso.

-¿Por qué hay, sin embargo, quien, como Pablo Iglesias, dice que hay que dialogar con Puigdemont? ¿Por qué una persona legal, llámese Rajoy o Pepe Lemoko (el de la película Casablanca) debe dialogar con un delincuente?

-Es que en democracia hay que dialogar, sabes –me regaña mi amigo- Ya sabes: sin ley y sin dialogo, no hay democracia.

Pero –insisto- es que Puigdemont vulnera la Constitución como yo voy al fútbol: todos los días.

De verdad: no entiendo a los políticos (por lo menos, a los españoles). Aprender ruso, con lo difícil que es, es más fácil que entender a los políticos.

¿Sabes ruso?

-No, nada. Rusos y políticos: ¡qué rollo! Yo soy un simplón ciudadano de balón, lectura y cine. Ser político como Puigdemont. ¡Qué horror!

Ignoro, cuando esto escribo, qué van a hacer los “legales” (los que cumplen la Constitución) con ‘El Gordo’ Junqueras y con ‘El Flaco’ Puigdemont. Pero que salubre sería para Cataluña y para España que los “exiliasen”.

-Hala, majos, a la puta rúe.

Pekín y Barcelona

Domingo, 8 Octubre 2017

Domingo pegado a la televisión, zapeando: de Pekín a Barcelona y de Barcelona a Pekín para ver a Rafa Nadal (“ese oro español”) y ver y escuchar a Vargas Llosa y a Borrell. Deporte y política.

-No hay que mezclar política y deporte –piensan algunos puritanos.

El deporte, como tengo dicho, es otra manera de hacer política.

-Si no fuese por el deporte –me dicen con frecuencia turistas extranjeros-, España no sería tan admirada y ponderada en el planeta Tierra.

-Rehacen los deportistas -me comenta un compañero veterano como uno- lo que a veces tratan de escachifollar lo que hacen los políticos.

Qué formidable verdad, mal que les pese a esos demócratas (¿?) que, intentando sajar la piel de toro, se destruyen, afortunadamente, ellos (Fernando e Isabel, gracias). Vargas Llosa, con el flequillo al viento-¡cómo se lo tremolaba el viento barcelonés!-, reverberó;

-Se necesita mucho más que una conjura (Puigdemont y Junqueras, los “presuntos” dinamiteros de España) para destruir lo que han unido cinco siglos.

A Pekín. Nadal, el “inmortal” Nadal, soberbio. Su tono vital y mental, de nuevo en horas sobresalientes:

-Este chico tiene un gen especial. ¿Por qué no estudian los científicos?

Deben hacerlo. Ya, hace años, su íntimo amigo y rival, Federer lo definió, competitivamente, así:

-No es invencible, pero ¡qué difícil y complicado es vencerle!

Me digo qué bien va, qué bien está jugando.

A Barcelona. Si ser patriota y sentir a España como la siento yo es ser rancio, yo soy rancio.

-Yo no soy como usted, oiga –me objetan a veces los oponentes, especialmente sin son hinchas del infiable Podemos-. Yo no soy rancio. Eso del patriotismo es cosa antañona.

-Lo siento por usted. No me incomoda su mal gusto.

Borrell. Socialista. Y muchas cosas más: muy inteligente y cabeza luminosamente estructurada (donde pone sus manos y sus neuronas, crece la hierba del éxito y el bienestar: me consta. En CEPSA dejó huella). Hachazo a los golpistas:

-Ustedes se creen sus mentiras. ¡Dejen de engañar a los catalanes!

Ovación cerrada de los miles de abanderados.

-La política – sostiene también- es el arte de la sensatez.

Colosal. Digo, me digo:

-Si en vez de Pedro Sánchez (otro ambiguo nada fiable) estuviese Borrell en su lugar, a lo mejor votaba al PSOE.

No juzgo a los políticos por sus ideologías, los juzgo por su sensatez y su patriotismo.

Vuelta a Nadal. Colosal también. Le ha zurrado bien zurrada la badana, y con qué arte adolescente y talento genético, al australiano Nick Kyrgios, 22 años, y “promesa estancada”.

Ojalá todos los domingos fueran como éste

Encabronado

Mircoles, 4 Octubre 2017

Si Cela viviese y viese lo que está ocurriendo en Cataluña o entre Cataluña y el resto de España, diría:

-El país está encabronado.

A Cela, por su vigor macho y enjundia, le gustaba este vocablo:

-Yo –decía también- cuando algo me pone hervir la sangre, grito que estoy encabronado.

España, pues, está encabronada. Hierve mucho la sangre de los españoles. ¿Quién ha puesto a hervir la sangre del país: Rajoy por su sostenida su pasividad, los golpistas Puigdemón y Junqueras o Piqué por su chifladura o manía “tuiteadora”.

-Las redes sociales –me alecciona un sabio en este masificado invento de comunicación e insulto- son ya tan peligrosas como esos desconocidos virus malignos y letales que surgen de pronto,

No soy cliente de las redes sociales.

-¿Por qué?

-Me encanbrona que me insulten sin ironía y con adjetivos zafios.

El otro día, Rafa Nadal, siempre sensible y comedido, dijo:

-Me dan ganas de llorar viendo lo que está sucediendo.

Como a uno. ¿Por qué somos así los españoles?

-¿Cómo somos los españoles?

-Como estoy encabronado, lo diré con encabronamiento: nada demócratas. Los “golpistas” no son demócratas. Son sencillamente “golpistas”, y golpista es el que pisotea la Constitución como un toro la hierba. ¿Miento?

-No, no mientes.

Rajoy. Pasivo. Lo es. Si cuando Artur Más prendió la mecha del separatismo, hubiese actuado, cual bombero dirigente, con el agua de la ley, nadie, hoy, estaría encabronado. “Sin ley –recuerda frecuentemente Rajoy- no hay democracia”. Tampoco hay democracia sin la gónada de la autoridad. “La autoridad es la corona de la ley”, que dijo quien lo dijera.

-Por lo tanto, culpables de lo que hace llorar a Nadal unos y otros.

Si bien, otros más que unos.

Piqué. ¿Debe o no debe jugar en la selección? Piqué es un enfermo “nada” inteligente del “tuiteo”. Piqué, sin embargo, también esto es verdad, con la zamarra roja es tan español como el resto de sus compañeros. Bravo, leal, honrado. He aquí, pues, el “laberinto” Piqué: ¿qué hacer con él? , No opino. Sólo digo que yo también, hoy, estoy encabronado por culpa de la “casta” política.

Puigdemont

Lunes, 2 Octubre 2017

Qué domingo más movido y revoltoso el de ayer, políticamente, que no futbolísticamente, ya que en el fútbol ganaron los que tenía que ganar, Barça y Real Madrid. Políticamente, en cambio, perdieron los que tenían que perder, Puigdemont y Junqueras.

-¿Cree usted, está usted seguro de que perdieron?

Lo confieso todos los días laborables y fiestas de guardar, que uno, como cristiano del siglo pasado, respeta todavía la fiesta de guardar.

-¿Cómo?

-Viendo el partido más importante de cada domingo, que a veces son dos.

A lo que voy. Confieso que rara vez, en política como en fútbol, estoy seguro de lo que pienso, de lo que digo y de lo que escribo. Decía no sé quien que la política es el arte de prever lo imprevisible (lo que está pasando en Cataluña, tras cuarenta años de democracia), y se me ocurre que también el fútbol, a este respecto, es primo hermano de la política. Con una diferencia.

-¿Cuál?

-Los políticos, cuando delinquen, son ostentosamente delincuentes. Malversaciones a lo bestia y sediciones a lo salvaje. Las conculcaciones de los futbolistas, en cambio, son leves. Pecados veniales. Algunos, a veces, hasta ponen la otra mejilla. Puigdemont, por ejemplo, no podría ser futbolista.

-¿Por qué?

-Según la Real Academia de la Lengua es delincuente el que comete un delito. ¿Es delito ciscarse y mofarse con recochineo en la Constitución?

-Por supuesto.

-¿Se ha ciscado y se mofado Puigdemont en la Constitución?

-Obvio.

-Sin embargo, en la televisión, en la radio y en los periódicos, nadie le llama delincuente; le llaman, a lo sumo, soberanista, independentista, secesionista.

-No había caído en ello.

-Es que el mundo de la política es bastante fariseo y falaz. El del fútbol, no: el del fútbol es noblote y procaz :”¡Árbitro, hijo de p…”.

Puigdemont no podría ser futbolista. Le expulsarían en todos los partidos.

-¿Por qué?

-Por jacarandoso, jactancioso y jaranero, pero sobre todo por retrogrado y arcaico.

-¿Retrógrado?

-¿Qué es el siglo XXI? El siglo de la Unión de Europa, de todos con todos. ¿Qué es Puigdemont? Un secesionista del año de maricastaña (obvio la palabra delincuente).

Digamóslo, pues, así: España somos todos (catalanes, madrileños vascos, andaluces…), a pesar que de vez en cuando mi querida Cataluña geste especímenes tan rancios y trasnochados como Puigdemont. ¡Qué bien para el fútbol que no eligiera la “carrera” de futbolista!

Demagogia y fútbol

Mircoles, 27 Septiembre 2017

“La República nos ha quitado la ilusión de la República”, escribió Julio Camba. Sus armas eran el humor y el pesimismo Yo era un chaval cuando le conocí. El ABC, para mí, era especialmente, mayormente, Julio Camba.

-¡Como le admiro, don Julio! – le dije de carrerilla cuando me lo presentó Miguel Utrillo.

Me miró casi despectivamente. Y me amonestó:

-Hace usted mal en admirarme. Cuando se me conoce, no se me admira. Los españoles tienen la mala costumbre de admirar al primer vistazo.

Era así. Qué pena que no haya hoy quien escriba como escribía él y dijera las cosas, lacónicamente, con poco e ingeniosísimo texto, como las decía él.

Anoche, en la televisión, vi al Real Madrid y, esta “madrugada” (ocho y media de la mañana, en radio Nacional) he oído/escuchado a Pablo Iglesias. Comparo, no puedo evitarlo, y digo, me digo: si la demagogia, de pronto,cobrase forma fútbol, su CR7/Messi sería Pablo Iglesias.

-¿Por qué?

-Regatea y cuela sus chirigoteros pensamientos como Messi, y le zurra al balón de la demagogia con la potencia y la puntería de CR7. Un artista., en fin, de la demagogia dura y pura. Defendió a los independentistas catalanes como Satanás defiende el pecado. Ni una sola vez, siquiera para disimular, aludió al grave pecado de golpismo de los Puigdemont y Junqueras. La vulneración de la Constitución, para Pablo Iglesias, obviamente, no es pecado. Sigue ignorando Pablo Iglesias, por supuesto, que la libertad, fuera de la ley, no existe , y que el secreto del hombre libre y demócrata, dentro de la democracia, es aceptar la ley de un modo voluntario. No como él.

-Te ha cabreado, vaya

-En absoluto. Ya no me cabrea. Es otro “juguete roto” de nuestra democracia (al tiempo). Julio Camba lo diría así, y Julio Camba, que conste, en sus años jóvenes, era anarquista.

Real Madrid. Esto ya va en serio. Gran partido. Suspense, emoción, voluntad. La Champions es la Moncloa del Real Madrid. Es difícil, sí, sacarlo de la Moncloa. El Real Madrid, en la Champions, de un tiempo a esta parte, rara vez decepciona. La Champions, para Florentino, es lo que más:

-Ganar la Liga es una alegría. Ganar la Champions, la gloria.

Algo así.

El fútbol es mucho “más puro” que la política. A la postre, gana siempre el mejor, el más noble, el más honrado,, el más demócrata, el menos demagogo.

Tres, son tres

Lunes, 25 Septiembre 2017

La liga es larga. Bueno, sí y no, según, que el fútbol es un ocio de suspense. Tres, son tres, o sea Valverde, Zidana y Simeone. El Barça, con Valverde, ha ganado los seis partidos jugados.

-No presume de ello –comentan quienes tratan a Valverde con más o menos intimidad.

Frase hecha: la cara es el espejo del alma. Sí y no, según. Lo cual que, a veces, el entrenador es el espejo del buen funcionamiento de un equipo.

-Lo que más me gusta de todo –susurra Valverde casi con timidez- es el sentido de equipo que estamos teniendo.

Valverde es el polo opuesto de Luis Enrique. Sereno, calmoso, estoico.

-La prensa es, ciertamente, poder. Respeto el poder crítico de ella. –dijo una vez, en Bilbao.

Su pasión, pues, la pasión de la inteligencia.

-El Barcelona le debe mucho a Iniesta. Iniesta es todavía mucho en el buen hacer del Barcelona.

Equilibrado. A cada uno lo suyo.

-¿Mi mérito? –confiesa-. El de ellos, soy lo que soy gracias a ellos, a los jugadores.

Su otra inteligente pasión, la humildad.

-Tener a Messi es como ser millonario.

¡Toma frase!

Zidane. El gran y grande Zidane es su refrescante y apaciguadora sonrisa y su flor, que la tiene.

-No estamos viviendo un momento brillante-reconoce-. Pero estoy tranquilo.

Mira a los periodistas abacialmente y sonríe:

-Remontaremos “ésta”. Creo en mi flor –agrega con dulce ironía.

Socrático, además.

Simeone y el Atlético. He aquí el hueso a roer del Real Madrid y el Barça. ¿Qué tiene Simeone? ¿Cuál es su seráfico don? Desde que llegó, el Atlético es generador de alegría y de fe.

-Cuando el público se “haga” a este estadio, este estadio será un circo.

Simeone es populista. Pero no un populista soflamista y fariseo (¿a qué juega?) como Pablo Iglesias.

-Pablo Iglesias, ¿no lo has observado? –me decía hace poco en tono confidencial nada menos que un “podemista” vetustillo, con canas y arrugas-, es totalitarista. En cuanto alguien le hace sombra, lo margina. Puro y duro marxismo.

Con Simeone –lo vaticino-, el Atlético, esta temporada, va a ser más Atlético. Más pedregoso, más sólido, más puñetero para los adversarios.

Tres, van a ser tres, los entrenadores y los equipos de resplandor de esta temporada en la Liga.

-Mira que si te equivocas…

-Más se equivocan los políticos y seguimos votándoles. España es diferente.

Siglo XXI

Jueves, 21 Septiembre 2017

Siglo XXI: huracanes a lo bestia, incendios a tutiplén (mayormente en España: ¿intencionados, no intencionados?: he aquí la cuestión)) y terremotos.

-El cambio climático, claro.

-Y tan claro, según los que, científicamente, saben de esto.

¿Cambio “climático” también en el Real Madrid?

Vistazo a la Liga: el Real Madrid, en casa, sin CR7 empata; con CR7, pierde. Paradoja. El Barça, vapuleado por el Real Madrid en agosto, vuela sin embargo: le saca, ya, al Real Madrid de ZZ siete puntos, y en la clasificación, ¡oh!, es el séptimo: incolora clase media

.No se le da el número 7 al Real Madrid

Aritméticamente, no.

El fútbol, como la política, es también a veces un juego, o como se le quiera llamar, de extremos o extremidades. En agosto, el Real Madrid extasiaba: en él, todo era casi perfecto y gloriosamente prometedor: tanto por sus figuras de “siempre”, como por las “jóvenes promesas”.

-Este Real Madrid, también esta temporada, va a arrasar en la Liga y en l Europa –se decía, se escribía, se vaticinaba.

Por el contrario, la “fiel infantería” (socios, abonados, leales) del Barça pedía la dimisión del presidente Bartomeu:

-Na vale, no sirve, es un piernas, no funciona- vociferaba

¡Corcho (de la categoría de los corchos de los vinos de Ribera del Duero, mis preferidos) que no funciona!: en la Liga, 5 partidos, 5 victorias, 17 goles a favor y sólo 2 en contra!, y Messi más seráfico que nunca. Real Madrid: en casa, increíblemente, no huele la victoria (¿hay memoria de algo parecido en la era FP?)

FP, lo sé, está que se sube por los madroños.

-Así, así, no podemos seguir - rumia

Claro que no.

ZZ, en cambio, en lugar de estar acoquinado, efluye esperanza:

- Superaremos esto, no se dude.

Pienso como él. Así como la demagogia es la osteoporosis de la democracia (en España, perdón por la opinión, hay más demagogos que demócratas, especialmente en el partido del apóstol Pablo Iglesias), el optimismo es la avena (la reina de todos los cereales) de los pesimistas.

-¿Cree usted, pues, en el Real Madrid de FP, ZZ y CR7?

-A pies y neuronas juntillas. No soy extremista. El extremismo es el cabreo de los que piensan con las “neuronas” de la emoción”, tan nociva. Serenidad. Y fe.