Blogs

Archivo de la categoría ‘General’

Ligas

Lunes, 22 Mayo 2017

LaLiga Santander la ha ganado el Real Madrid y la Liga PSOE 1 (Sánchez), 2 (Díaz), 3 (López) la ha ganado Sánchez.

-Un PSOE unido, rumbo a la Moncloa - subrayó eufórico anoche Sánchez con una sonrisa morena y joven de oreja a oreja.

O sea: por el imperio de la unidad hacia la Moncloa.

Dijo Henry Ford que el éxito es siempre una cuestión de probar y perseverar, y que el gran éxito es el resultado de la suma de fracasos varios.

Pedro Sánchez, experto en fracasos, en lugar de decir “me voy, a la porra todo”, perseveró y hoy es el gran Ford del PSOE.

-Hay que felicitarle, pues.

-Claro que sí.

El problema para España y para el PP, mayormente para el PP, sin embargo, que diría Susana, es él, es otra vez Pedro Sánchez

-¿Por qué?

Si el PSOE no traga a Podemos ni al PP (principalmente a Rajoy) y Podemos no traga al PSOE ni al PP, ¿cómo va a deglutir la gobernación de España, a partir de ahora, el PP de Rajoy?

-¡Vaya cisco, es verdad! Había olvidado el lema de Sánchez, su ‘no es no’, que según todos los indicios es un ‘no es no’ contaminado de rencor y ansias de venganza. ¡Vaya embrollo!

Dijo Ford lo que acabo de exhumar y dijo Churchill (mi político favorito, bueno, tengo otros dos), en un discurso, esto otro.

-El torso de la democracia es “saber” ceder, es saber “servir”.

¿Es Sánchez así?

PSOE, PP, Podemos, ¡vaya batiburrillo de bien avenidos! ¿Pobre España?

La Liga Santander. Esa Liga sí funciona. Ya lo creo. Hasta la crítica blaugrana, tan ácida habitualmente con el Real Madrid, reconoce elegantemente esta vez,, sin rencor, que el Real Madrid ha sido más regular en el torneo de la regularidad. “Por eso lo ha ganado”.

El fútbol, como ven, es más noble y solidario que la política.

-¿A pesar de que los árbitros ayudan más al Real Madrid que al Barça?

A pesar, sí. Porque el fútbol es un juego de goles y fallos, y esta temporada el Barça ha fallado contra el Celta y el Málaga y el Real Madrid, no.

Tripletes

Lunes, 15 Mayo 2017

Constato que la vida es una cosa de tripletes en el fútbol y en la política.
-El popularizado hat trick, vaya.
Exacto. El Barça, gracias a su honorable triplete, es un hat trick de goles.
-Mi primer hat trick fuera de casa, estoy en una nube – manifestó eufórico su alegría Neymar por sus tres goles a Las Palmas. Neymar no hace sino acercarse, día a día, al talento de Messi:
-Sigo –reconoce cada vez que se le pregunta – fiel a mi proyecto de tratar de parecerme cada vez más a él.

Está consiguiéndolo. Ver y ser es aprender, como el tenista austriaco Dominic Thiem:
-Nadal – ha afirmado después de su nueva derrota ante él- es el mejor jugador de la historia sobre tierra. Algún día, con suerte, a lo mejor consigo parecerme a él.
Nadal se ha apuntado también al triplete, al hat trick: Mónaco, Barcelona y Madrid de una sentada.
-Claro que estoy feliz. Hacía tiempo que no me sentía tan feliz. Pero no por ganar, sino por ver que sigo “estando” – dice una vez más con humildad, que él nunca renuncia a ese formidable sentimiento.

Otro triplete. El triplete Susana Díaz, Patxi López, Pedro Sánchez. He visto el debate en la televisión con gusto y objetividad de liberal del Atlético de Madrid. ¿Digo lo que me ha parecido? ¿Lo que me han parecido los debatidores?
-¡Sí!
Allá voy. Patxi ha sido el Messi del triplete. Moderado, centrista y centrado, “izquierda –digamóslo así- vanguardista”. Unionista.
-¿Por qué Messi?
Messi, en el césped, es un ángel del balón. Vestido de paisano, físicamente, no dice nada, no atrae. ¿Atrae físicamente, Patxi? No. Pero así como el fútbol es el arte de la imaginación y del gol, o sea Messi, la política en el siglo XXI es el arte del dialogo y la solidaridad (sin la tiña del rencor) en lo que atañe al bienestar del Estado, del país, o sea Patxi.
-Si gano, pediré la dimisión de Rajoy -se ha apresurado a soltar Pedro Sánchez acabado el debate.
¡Oh, cuanto ‘no es no’ todavía , cuando uno lo creía ya curado de esa maligna y tóxica gripe rencorosa.
-Suárez, en el Barça, no es así. Suárez olvida los fallos en seguida y felicita, también en seguida, a sus goleadores compañeros.
Susana. Yo creo que no da la talla todavía. Creo. A lo mejor estoy equivocado. Perdón, si es así. Me gusta de ella, sin embargo, que es, al igual que Patxi, europeísta, muy española y muy psicóloga. Lo demostró con este reproche a Pedro Sánchez:
-Tu problema no soy yo, tu problema eres tú.
Cierro el hat trick del debate, y de la columna, con esta frase de Patxi:
-Quiero un PSOE al servicio de España y no España al servicio del PSOE.

Macron y Simeone

Lunes, 8 Mayo 2017

Es lo que es y tiene lo que tiene. Me refiero a Emmanuel Macron , el nuevo presidente de la Republica francesa. Tiene, solamente, 39 años.

-Casi un chaval, un Messi de la política. Desde que Francia “inventó” la república, nunca había tenido un presidente tan joven, tan omnipotente como Messi.

Llama la atención eso. Y también que su esposa, Brigitte, como la famosa y sensual Bardot (la verdad es que la recuerda), es una señora con clase y atractiva, a pesar de sus de 61 años, con tres hijos de su anterior matrimonio.

-Se llevan como padre e hijos biológicos, tanto se quieren y se admiran –puntualiza ella la mar de orgullosa cada vez que los hurgadores de intimidades le preguntan.

Macron es así. Se enamoró de ella siendo ella su profesora y él su discípulo.

-Algún día –le dijo él –serás mi esposa.

Conseguido. Al parecer, este señor es como Simeone. Lo de Simeone es “partido a partido”, y “partido a partido” el Atlético, con él, se cae, se levanta, cree en su destino e incordia a los dos “grandes”, a pesar de que no es tan grande como ellos.

-Si la fe mueve montañas, el Atlético, como es fe, contra pronóstico, a veces se sube a las barbas de los serranos Barça y Real.

Intuyo que Macron es como Simeone.

-¡Qué va!

-¿Cómo que qué va? ¡Que sí!

Claro que sí. Con un partido recién gestad, , “En Marcha”, se ha cepillado a los socialistas, a los republicanos y a los ultras de la señora Le Pen .

-¿Cómo es, señora Le Pen, que un señor bajito y sin currículum casi y sin socios de cuota, como los clubes de fútbol, ha podido con usted.

-Cosa de la política, que la política es como el fútbol: a veces gana quien no se lo merece.

¿Cuál es, pues, el secreto o la clave del éxito del señor Macron? ¿Por qué tiene lo que tiene, o sea la presidencia de la dulce Francia?

-Porque es como es. No es ni de izquierdas ni de derechas, es moderado. Es liberal. Cree en el sentido común. Cree que la política , hoy, es esencial y nuclearmente bienestar económico y social. Y es, en fin, un señor tan preñado de fe como Simeone. Vivir es creer. Es valer. Es ser honrado y es casarse con una señora 24 años mayor que él que recuerda a Brigitte Bardot.

La camiseta del Real Madrid

Viernes, 5 Mayo 2017

Leo que ya está en el mercado la camiseta del Real Madrid desposeído el escudo de la corona. El Real Madrid, rey de de la Champions, descoronado, según leo, por “activistas madridistas de izquierdas”.

-¿Cómo es eso? ¡No lo creo!

España, de un tiempo a esta parte, vuelve a ser diferente, cada vez más desagradable y sectariamente diferente. Le va, le va a España el lema ‘No es no’ de Pedro Sánchez.

-Antes se decía: “España es diferente”.

-Ya no. Ahora el lema de España es ‘No es no’.

‘No es no’ al águila imperial (que, dicho sea al paso, no tenía nada que ver con Franco, sí con los Reyes Católicos).

‘No es no’ al Belén en la Puerta de Alcalá, “mírala, mírala”, (decisión de la venerable alcaldesa Carmela, atea al parecer. Su predecesor, el liberal -qué difícil es ser liberal en este país- profesor Tierno Galván decía: “Soy agnóstico”. Dichoso usted que no lo es).

‘No es no’ a la fiesta de los toros (la fiesta nacional del pueblo, que se decía).

‘No es no’ a la bandera de España (¿ven ustedes banderas españolas en manifestaciones y mítines de la izquierda?)

‘No es no’ a la secular unidad de España (¿por qué quieren una España federal, asimétrica y plural?)

‘No es no’ a las calles rotuladas con nombre de señores que no son de izquierdas o republicanos.

‘No es no’ a la misa dominical en TVE (que tanto agradecen inválidos, enfermos y “terminales” con pasaporte para el cielo).

‘No es no’ a los que no piensan “como yo”.

No sigo. ¿Para qué? Jardiel Poncela, que tanto sabía de la naturaleza ideológicamente humana y no humana, ya lo dejó escrito: “Detesto, por incómodas, antipáticas y feas, la política y la vejez”.

Rafa Nadal

Mircoles, 3 Mayo 2017

Rafa Nadal y la excelencia. ¿Qué es la excelencia?

-La excelencia es la superación de los límites naturales de lo excelente. Tocar el cielo con la imaginación. La imaginación es excelencia también.

Me gustó esta definición del profesor Tierno Galván, y la archivé.

-La utilizaré –me dije- algún día.

Ha llegado el día; Rafa Nadal, este domingo, con la excelencia de su imaginación y de su talento, ha ganado su décimo Trofeo Conde de Godó derrotando al austríaco Dominic Thiem (23 años, noveno del mundo: excelente jugador también).

-En tierra, sigues siendo el maestro.

Así le felicitó, según me cuentan, acabado el partido, el joven Thiem.

¿Cuál es el secreto de la excelencia de Nadal? ¿Por qué “muere” –para el tenis- y resucita una y otra vez?

-El bíblico Lázaro resucitó una vez; no se sabe ya la de veces que ha resucitado Nadal.

Así es, querido Santana, tú que también, en tu época, fuiste excelencia.

He visto en La Sexta, por cierto, a Pablo Iglesias. Políticamente es la negación de la excelencia, políticamente es apocalíptico, apocalípticamente acollonador. “En el PP no hay nada limpio”. “Pasado, viejo, caduco”.”Hacen negocios en los campos de fútbol” (leñazo sibilino a Florentino Pérez). Él, que se presentó en La Zarzuela con estética de vaqueros y en mangas de camisa, argumenta su moción de censura a Rajoy (al Gobierno, vaya) “con razones también estéticas”.

-Si esto es ser un político templado, cerebral y moderno –me dije-, yo soy san Pablo.

Vuelvo a Nadal. ¿Por qué es cómo es, cuál es el secreto de su excelencia?, le preguntaron. Contestó:

-No dar excesiva importancia ni a la victoria ni a la derrota.

Nadal y Pablo Iglesias. Dos extremos antagónicos, estéticamente. Uno, la excelencia; el otro, “ardientemente sectario”. ¿Saben lo que hace siglos dejó escrito Quintiliano? Esto: “El que pretende pasar por honorable entre los necios, pasa por necio entre los honorables”.

El sol de España y el sol de españoles como Nadal. Qué difícil la elegante y honorable moderación.

Fútbol y filosofía

Viernes, 21 Abril 2017

Hay entrenadores de fútbol que aprenden a filosofar gracias al fútbol. ¿Han caído en ello?

-El fútbol me ha enseñado a dudar.

Luis Enrique tiene de filósofo tanto como de entrenador. O más de filósofo que de entrenador, a veces.

-Rara vez tomo decisiones a lo loco. Pienso mucho mis decisiones.

Ignoro si detesta o no a los periodistas.

-Qué difícil es coincidir con los que viven del oficio de criticar –opina, sin embargo.

Un día, sorpresivamente, soltó que dejaría su trabajo en el Barça acabada la temporada.

-Necesito paz, descanso.

El fútbol, por muy bueno y listo que se sea, gasta ferozmente

-Hay dos cosas que gastan, que nos minan: el trabajo con alta presión y la vejez –me expuso por cierto hace años un entrenador hoy retirado-. El gran depredador del ser humano es la vejez. La vejez, se mire por donde se mire, es fea, incómoda, antipática. El otro depredador del ser humano es, si eres alguien, la crítica acerada porque sí, toda vez que hay quienes piensan c que ser crítico es zurrar y ser ponzoñoso siempre, todos los días.

Viejo no está, todavía, Luis Enrique; me refiero a la vejez biológica. ¿Desinflado por la crítica pertinazmente crítica?

-Algo, o bastante de eso, hay. Luis Enrique no es exactamente ese técnico duro e irónico, también filosófico, de las ruedas de prensa. Luis Enrique, en la corta distancia de la amistad, es muy sensible –me dice quien bien le conoce y quiere, amigo suyo de “toda la vida”.

El caso es que el Barça aspiraba al oro (Champions), a la plata (Liga) y al bronce (Copa del Rey).

-Ese, ambiciosa y ciertamente, , era su objetivo: los tres escalones del podio. El triplete.

Si no gana en el Bernabéu, adiós también a la plata. En cuanto al bronce, es lo más asequible que tiene, salvo susto.

-A ver qué dice o qué filosofa en el Bernabéu, tanto si gana como si pierde, acabado el partido.

El Bernabéu, si pierde, puede ser, emocionalmente, su tanatorio.

Tramabús

Martes, 18 Abril 2017

Con “pan y circo” calmaba a la “plebe” la Roma Republicana. La frase ha sobrevolado sobre los siglos. Y ahí sigue, ahí está. A la plebe, al pueblo, al ciudadano de papeleta y urna ,hay que amansarlo con trigo y circo.

-Hay cosas que poco han cambiado.

Del “pan y circo”, desde hace cuarenta y ocho horas, al “Tramabús y Pablo Iglesias“.

-¿Qué es eso?

Otra manera de divertir a la gente, al pueblo; otra manera de jugar al fútbol; otra manera de hacer “política con trampa”.

-El “Tramabús” es como jugar al fútbol con patadas y codazos, y un árbitro (la alcaldesa Carmena) que lo tolera.

-Pues al autobús Hazte Oír le metía caña en forma de multas nada benignas..

Es lo perverso de las ideologías “ardientes”, dogmáticas, cerriles. La frase es de don Manuel Azaña: “Tengo la soberbia de ser ardientemente sectario”.

-Como la alcaldesa Carmela, pues.

Y como don Santiago Bernabéu:

-Como presidente del Real Madrid –decía-, no soy imparcial. Soy del Real Madrid en todo lo que le beneficia, sea justo o injusto, y me irrita todo lo que le perjudica, aunque sea justo.

El ser humano es así: ardiente, ardorosamente arbitrario.

-Usted presume de imparcial.

-Para ver las cosas con imparcialidad hay que cruzar, biológicamente, la línea antipáticamente roja Ebro de los sesenta o setenta años.

Yo, inocente de mí, he creído siempre que la política es el arte de construir, de instruir, de educar, de beneficiar, no de destruir o de acusar. O de amargar. O de vengarse.

-Yo acuso.

Eso es “Tramabús”, una acusación zafiamente circense. “Cuidado –viene a decir, viene a ‘imputar’- con las caras de estos señores que hemos estampados en los laterales del autobús (Felipe González, Rajoj, Cebrián y otros ‘malhechores’) , que estos señores son la exterminadora carcoma de la democracia”.

No sé. Pero me parece que esta manera de hacer “circo político” no es juego limpio. Como tampoco es “juego limpio” que todavía nadie del “honorable clan” Pujol haya pisado una “celda a cuadraditos” (expresión chilena de mazmorra).

“No es no”, por lo tanto, al juego sucio en el fútbol y en la política.

Efímeros

Mircoles, 12 Abril 2017

Vapuleado otra vez, y de qué manera, el Barça. Efímero todo en el fútbol.

-¿Qué no es efímero?

Eso, eso quisiera saber uno. El Barça, hace unos días, era antológico.

-Qué bello es el fútbol del Barça – exclamaba admirativamente un futbolista de PSG.

La vejez es un síntoma de que se ha vivido y de que se está dejando de vivir. ¿Viejo ya, acaso, el Barça? ¿Achacoso ya el Barça del mejor tridente del mundo? ¿Caducado ya quien hace sólo un par de semanas era antológico?

-¡Estuvimos nefastos!

Nada de benignidad en esa sentenciadora frase de Luis Enrique, ayer. Como tengo escrito, el talento del entrenador, casi siempre, lo evalúa el talento de sus jugadores.

-Vale mi talento la materia gris del talento de mis jugadores.

¿Qué a quién se le ocurrió eso? A Kubala, que era inteligente jugando al fútbol e inteligente dirigiendo a la selección de España.

-Yo no soy inteligente -sostenía también-, yo lo que tengo es experiencia.

El español, se dice, es ineluctablemente extremista en sus emociones y “sentires”. Y también ineluctablemente nostálgico.

-Y efímero como consecuencia de ser así.

Revolcón, desastre, palizón: así califican/ven los periódicos el 3-0 de la Vecchia Signora al antológico Barça.

¿Remontará el Barça este 3-0 como superó el meneo en París del PSG?

Esta vez –reconoce hasta Iniesta- será muy difícil. La Juve tiene mucha picardía y experiencia.

¿Por qué no, de todos modos? Hay que ser en fútbol como es en política Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida y “comunista nostálgico”.

-El marxismo –predica- es una luz que nos permite entender mejor la realidad.

No seamos ardientemente nostálgicos de lo que ha dejado de ser, y no seamos tampoco flácidamente efímeros de nuestras emociones. Entre el Barça antológico y el Barça zurrado, pensemos: “Los milagros existen y se repiten, también en fútbol”.

Carme

Lunes, 10 Abril 2017

Carme Chacón ha muerto a los 46 años. Eso, con perdón, es una putada. A los 46 años hoy se es tórridamente joven.

-Hay quien se muere por cansancio, porque la vida, cansada, quiere dormir en la muerte. Vale. Ocurre eso, eso se piensa, cuando la vida nos ha desgastado.

El terrible depredador del ser humano es la vejez.

-Ya soy viejo. Soy como mi coche: él ha cumplido los doscientos mil kilómetros, yo los ochenta. Quiero seguir viviendo, pero sin dolores. No a base de pastillas, no a toda `pastilla. Si no, no.

Me lo dijo un compañero, Andrés Sanz. Hace poco.

La vida, en efecto, no se ve igual a los ochenta que a los cuarenta y seis de Carme Chacón.

-¡Qué putada, en la almendra de la vida!

Lo he dicho alguna vez: yo soy apolítico del Atlético de Madrid y liberal del Real Madrid.

-Galimático..

-En absoluto. Eso significa que el Atlético me gusta más que el Real Madrid, pero que el Real Madrid me gusta también. Hay dos cosas de las que huyo como rana del cocodrilo: de los dogmatismos y de los forofismos.

-¿Estás seguro?

-Completamente. En política jamás voto derecha o izquierda, voto sentido común. Lo tengo escrito también: Javier Gómez Navarro, socialista, ha sido el mejor secretario de Estado que ha tenido el Deporte desde la bendita Transición al bendito día de hoy. Hay dogmatismos que duran toda la vida y hay dogmatismo que, afortunadamente, no duran toda la vida: Woody Allen lo diría así.

Considero que vivir toda una vida con el mismo dogmatismo es insípido e insubstancial, en mi discutible y rebatible opinión. Ser capullo y ser mariposa, según: esto es vivir, esto es no ser dogmático

Lo siento, Carme. Siento en el alma que hayas tenido que irte siendo todavía mariposa. No he olvidado aquello que me dijiste una vez:

-Ser político es ser como tú eres: amigo de todos.

No sé si eras o no cristiana, es igual. Intuyo que estás con Él. Como cristiano, soy también liberal y apolítico de Él. Los bobos prefieren decir que no son apolíticos de Él.

-Como uno es progresista -arguyen

Bobos de baba dogmática. ¿Y si Él existe? Menuda putada para todos vosotros los progresistas.

Ilusión

Martes, 4 Abril 2017

La vida es sueño e ilusión. O ilusión y sueño. O ambas cosas. Siendo él muy viejo, me refiero a Azorín, y siendo yo muy joven, conocí al gran escritor Azorín.

-Qué ilusión, maestro, conocerle –le dije.

Me miró –tenía más de ochenta años- con mirada gastada y acuosa:

-Palabra mágica –me contestó-. Yo ya no tengo ilusión de nada. Ser viejo es no tener ilusiones; ser joven es vivir de ilusiones, es tener ilusión de vivir.

Llegué a casa y apunté la frase. Me dije:

- No quiero que se me olvide.

Y desde entonces, casé a la palabra ilusión con la palabra voluntad.

-Soy una voluntad de hierro – declaró, hace algún tiempo, Rafa Nadal.

¿Lo ven? Voluntad e ilusión, dado que Nadal es también ilusión férrea. Nadal ha empezado 2017 con éxitos de plata: finalista en Melbourne, Acapulco y Miami.

-He rozado el oro. Estoy contento, muy ilusionado.

Ilusión. Qué formidable es vivir con la fe de la ilusión.

-Ahora -confiesa ilusionado- llega la temporada de la tierra.

Su “pista” favorita: Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros.

-Sólo -recuerda- he perdido cinco partidos en 2017. Y -repite- he rozado el oro.

Nadal razona su ilusión, amén de sentirla. Zidane, creo, siente también la fe de la ilusión. Hay que interpretar cómo dice lo que dice:

-Yo creo en este Real Madrid, si bien la Liga, como el ciclismo, hasta el final, va a ser ya un “recorrido” de rampas pinas.

Alcácer, al fin, en Granada, y jugando de extremo, ha hecho un gol y ha dado otro. Su media, en la Liga, es floja sin embargo: un tantito cada 205 minutos. “Hay que volver a creer en él”, escriben algunos críticos. Dice él:

-He recuperado la ilusión.

Rajoy, en el césped de la política, exhala también ilusión:

-Trabajamos con ilusión por España, España mejora cada día un poco más.

Creo en los políticos que dicen España, no en los que dicen “este país”. Y creo en el ser humano con ilusiones.