Blogs

Archivo de la categoría ‘General’

Trío

Jueves, 20 Septiembre 2018

La Champions League es el objetivo prioritario, preeminente, del Barça, del Real Madrid y del Atlético.

-Este año, a por la Champions, y en el Metropolitano.

Otros dicen Wanda, yo prefiero decir Metropolitano (suena más español y tradicional), como Enrique Cerezo.

-Esa linda Copa.

Messi la ha bautizado así, con dulzura argentina.

-Es que toca, este año –desafía- es que toca ganarla.

La Champions League es cosa del Real Madrid desde casi siempre y muy especialmente desde que Florentino Pérez, a lo Bernabéu, se hizo fan de la consecutividad.

-Me gustaría –sueña Florentino- igualar la cifra de don Santiago (cinco Copas consecutivas).

La ambición deportiva es más sana que la ambición de dinero. No obstante, la Champions League, como se sabe, es exquisita y generosa fuente de dinero.

-La Champions League es capitalismo –me matiza un empresario capitalista.

Pienso que sí. Libre mercado y capitalismo son la misma cosa. La Champions, sin embargo, da muchas cosas a la vez: dinero, fama, respeto, admiración.

-Gracias al Real Madrid –presumía Raimundo Saporta, aquel cerebro de don Santiago, “mi otro cerebro”, decía don Santiago-, todo el mundo sabe señalar en el mapa donde está España.

Los tres: Real Madrid, Barça y Atlético, han empezado francamente bien la Champions League.

-El Barça, este año, va a ser adversario inquietantemente temible: no sólo por Messi. Coutinho y Dembélé mejoran “artísticamente” día a día.

La observación no debe caer en saco vacío.

-El Real Madrid, en cuanto el engranaje colectivo empiece a funcionar, va a ser también un peligro colosal –me apunta otro opinante.

El Atlético, de momento, es la “Cenicienta” del trío.

-Las apariencias engañan – sonríe Simeone.

Una cosa está clara: quien empieza bien, casi siempre acaba muy bien. Sonríamos con espíritu competitivo.

Bonitos

Lunes, 17 Septiembre 2018

El Atlético se ha gastado un pastón, 175 millones de euros o así, para ponerse al nivel del Barça y el Real Madrid.

-Hay jugadores, hay equipo, esta temporada el Atlético va a ser la pesadilla de esos grandotes.

Esos grandotes son, naturalmente, los grandotes de siempre, el Real Madrid y el Barça

-La Liga es una cosa plutocrática: dos colosos y el resto.

Dije para mis adentros: pues sí.

Hechos: el Atlético es el peor Atlético de la era del mago argentino de momento. Cuatro partidos: una victoria, dos empates y una derrota.

-Impensable. Se ve y no se cree. Y a siete puntos del Barça.

Lo cual, se crea o no, se quiera ver o no, es mucha distancia.

-La Liga se gana con los partidos que no se pierden al comienzo de la competición – sostenía el “clásico” Helenio Herrera.

Simeone, sin embargo, no ve o no quiere ver lo que vemos todos.

-Veo el vaso medio lleno –dice con contundencia, a pesar del empate “in extremis” con el Éibar-. Tuvimos ocasiones, generamos juego…

Cierto. Pero no se ganó. Y el fútbol, como la política, es eso.

-¿Ganar?

Exacto. Lo bonito, en fútbol y en política, es ganar. Si juegas bonito y no ganas, fracaso. El Gobierno de Pedro Sánchez es “bonito, pero le pasa lo que al Atlético en el comienzo de esta Liga que acaba de nacer: cuando él hace algo que cree bonito, a las 24 horas tiene que borrar lo bonito hecho rectificar.

-¿Acaso no es bonito exhumar los restos de Franco?

-Franco es un muerto ya “viejo”. Lleva ahí, en ese valle de la cruz/rascacielos, casi medio siglo, 43 años. Apuesto a que todos los chavales menores de 15 años ignoran quién fue Franco.

-Posiblemente. Yo a los doce años oía hablar a mi abuelo de la guerra de Cuba y, la verdad, ignoraba esa guerra y, además, me importaba un bledo.

Pedro Sánchez, sin embargo, no ha olvidado a Franco. Hay políticos que tienen buena memoria para lo que deberían olvidar y una memoria pésima para no hacer lo que tendrían que hacer.

-¿Quién dijo eso?

- Un político de pacotilla, un político quincallero: Churchill.

Simeone: rectifica ya y haz bonito de verdad al Atlético. No nos defraudes. Tú puedes.

Goles y cojones

Jueves, 13 Septiembre 2018

Pablo Pinto, colega, dice que hay más madridistas en la Selección (seis: Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Ceballos, Asensio, Isco) que españoles en el once del Real Madrid.

-Caray, sí. Y eso que Luis Enrique, si hay que juzgar por su biografía futbolística, es más azulgrana que blanco.

De donde se infiere, una vez más, que el hombre más que ser él y sus circunstancias es él y sus intereses profesionales.

-Estoy encantado –dice Luis Enrique como seleccionador - de tener jugadores de este nivel, independientemente de donde vengan.

Los seleccionadores piensan como los empresarios: el negocio es el negocio.

El negocio de Luis Enrique, hoy, es ganar como seleccionador, como en el Real Madrid, en su día, fue ganar como madridista y luego, en sus años de azulgrana, ganar como barcelonista.

-La honradez y lealtad de un profesional del fútbol es contentar a quien le paga y al aficionado que le ve.

Luis Enrique es como es: muy él, muy suyo, muy poco de ‘amar’ a los críticos.

-No es que él sea antipático, es que usualmente sus puntos no siempre coinciden con las observaciones críticas de sus críticos.

Quizá sea así, vaya usted a saber. Lo cierto es que ha empezado muy bien. Y, a pesar de que los críticos barcelonistas o de Barcelona, que tanto monta, le ven “muy madridistas” y los críticos de Madrid o del Real Madrid, que tanto monta también, celebran su selectivo ojo madridista, Luis Enrique, en dos partidos de enjundia y lucidez, ha quedado como el dios del fútbol.

-Es obvio que sabe lo que se hace y que afronta el futuro renovador con denuedo y recia seguridad en sí mismo –pondera un fan suyo.

Otro colega, Julio Merino, me suelta:

-¿Has visto lo de Barcelona?

-No. ¿Por qué?

-Me refiero a la Diada del independentismo, a los a estentóreos gritos de “¡Ni 155, ni Rey, ni jueces, ni presos políticos! ¡República e Independencia!”.

Hasta que en la Moncloa no se siente un político con los arrestos y los cojones estatutarios de un Luis Enrique, no hay nada que hacer. Así como el futbol es Reglamento, VAR, gol y cojones, la democracia es Ley, respeto, autoridad y cojones. Perdón.

Cien días y un día

Lunes, 10 Septiembre 2018

Los cien días de Pedro Sánchez en la Moncloa y el primer día de Luis Enrique en la Selección. El deporte de la política y la política del fútbol. Mariano Rajoy, de quien ya apenas se habla y escribe (¿se lo ha tragado la política, se lo ha tragado el fútbol?) me dijo una vez:

-El fútbol me entretiene y me gusta, la política me gusta y me entretiene.

Chanza, también confesión, en ese juego de palabras.

-¿Por qué es usted político? – se me ocurrió de pronto.

Ironizó la mirada y contestó:

-Como el fútbol, también la política es un juego atractivo. Me gusta jugar.

Pedro Sánchez está contento, como Luis Enrique.

-¿Quién más contento de los dos?

-Yo juraría que Luis Enrique, pero no se debe jurar en vano ni con ignorancia.

Como se sabe, los políticos “prometen porque pueden prometer” (Adolfo Suárez) y “no cumplen porque no pueden cumplir” (mío).

-Estamos cambiando España –dijo ayer en la televisión Pedro Sánchez.

¿A mal, a peor, a mejor, a qué?

-A no se sabe qué, posiblemente ni él lo sabe: de ahí que hoy diga amarillo (lo digo por Quim Torra) y al día siguiente diga rojo (lo digo por Pablo Iglesias). El político es un señor bastante mentiroso (no todos, claro es) que sueña también mucho.

No sueña, por ejemplo, como un deportista, macho o hembra. Pero como España es como es, cachonda, cabreada, divertida, cambiante, gritadora, genial, soñadora, también a veces por arte de birlibirloque pare deportistas galácticas como, por ejemplo, la galáctica Carolina Marín, oro olímpico, tricampeona mundial y cuatro veces campeona de Europa.

Y eso en un país, España, que ignoraba y casi sigue ignorando el bádminton.

-¡Qué sueño de deportista, eh, Carolina!

-A todo lo maravilloso o extraordinario se le llama sueño, pero lo que yo soy se lo debo todo al sacrificio del trabajo. Soñar es trabajar –opina, sabiamente contundente, Carolina.

Suerte a los dos: a Pedro Sánchez, al que le sugiero que sueñe como Carolina, y a Luis Enrique, cuyo sueño es el trabajo, no prometer y cumplir.

Negocio, progreso

Jueves, 6 Septiembre 2018

Se ha globalizado tanto el fútbol, que el fútbol es ya todo esto: juego, ocio, industria, negocio…

-Si no fuese así, Ronaldo Nazario no se habría metido en el juego/negocio de comprar el Valladolid (mayor accionista, con el 51%).

Si no fuese así, Javier Tebas, presidente de LaLiga, no andaría metido en el juego/negocio de ‘vender’ partidos de la Liga a EEUU.

-Mis iniciativas son siempre pensando en el bien del fútbol –argumenta.

Tebas es una cabeza bulliciosa: piensa a lo grande.

-La verdad es que tiene una testa grande.

Y lista y astuta.

El dinero, ha dicho alguien, es un idioma, y el fútbol habla el idioma del dinero.

-Por eso se pagan las patadas y los goles como se pagan.

El peligro del fútbol como juego/negocio es que son ya muchos los que quieren vivir de él y con él suntuosamente.

-Messi ya menos –me cuentan-. Se siente bien pagado y ahora su objetivo no es ganar más, sino ganar la Champions.

Por eso ha dicho:

-Ya toca; esta temporada toca ganar la Champions.

Ojo, pues, Real Madrid, que la Champions es patrimonio, casi, tuyo, del mismo modo que el fútbol, individualmente considerado, es patrimonio, casi, de Messi, y la selección nacional es patrimonio, casi, de Luis Enrique.

-Luis Enrique, por cierto, va a dar la sorpresa, casi enorme, este sábado en Londres contra Inglaterra.

-¿Por qué?

-Luis Enrique no quiere ser revolucionario, quiere ser distinto. Ser progresista, según él, es ver y hacer lo que no hace ni ve nadie. En ello está.

Otra definición de progresista, pues. Ciertamente, eliminar lo gastado y creer en lo nuevo es también progreso.

Mente y fe

Lunes, 3 Septiembre 2018

¿Qué es vivir? A lo mejor es verdad que vivir es sufrir, pensar y dudar.

-Exacto. Sufro, pienso, dudo, luego vivo.

Hay quien cree que vivir no es so.

-¿Qué es entonces?

- Hacer goles. Que el autobús no tarde. Dormir nueve horas seguidas sin que nada te despierte ni te atormente con sueños oscuros y pesimistas. Vivir es también ver a Rafa Nadal y, acabado su partido, gritar “¡He sufrido, Dios, pero qué gozo su triunfo!”.

Nadal, para mí, es sufrimiento, y lo es porque admiro su poder mental y su fe.

-Yo –dijo una vez Nadal- me siento en forma cuando la fe y la mente me susurran: “Hoy, Rafa, vas a poder”.

Poder no siempre es querer y querer tampoco es siempre poder.

-Yo quería ganar hoy, pero no ha podido ser. Lo que no sé es lo que nos ha pasado hoy: no sé si es que hemos perdido por nuestros errores o porque ellos lo han hecho mejor. Tengo que reflexionar sobre ello.

Lo dijo hace poco un entrenador de fútbol de no recuerdo qué equipo.

El Atlético de Madrid no ha empezado con buen pie, con buena bota, la Liga.

-La Liga de esta temporada – pensaron y escribieron auspiciadores de tronío- va a ser cosa de tres: Real Madrid, Barça y Atlético.

Vivir es también auspiciar y errar.

-Vivir, nos pongamos como nos pongamos, nunca es fácil.

Ya lo creo. Simeone, menos mal, “calza y viste” mente y fe primas hermanas de la mente y de la fe de Nadal.

-Esto es lo mejor que nos puede pasar – ha declarado tras el 2-0 de Vigo, tras la derrota.

Matiz sin pizca de disgusto.

-Es un toque de atención.

O sea, que hay derrotas que no hay que metabolizarlas como derrotas, sino como rapapolvo o lección de aprendizaje.

Como Nadal: mente y fe poderosas tanto en la victoria como en la derrota.

-Cuando pierdo –tiene dicho también mi admirado Nadal- me enfado, no me cabreo. Medito el enfado.

¡Cuánto tienen que aprender los políticos de los deportistas! ¿Por qué no nos gobiernan deportistas?

Actualidad

Jueves, 12 Julio 2018

La actualidad tiene gran atractivo y colorido mientras es actual. Es actual CR7, Croacia, Sánchez (don Pedro, el de la Moncloa).

-¿Por qué andan todavía los políticos con los muertos, con la religión, con cosas pasadas que las jóvenes generaciones tenemos poco menos que olvidadas?

A lo cual, sin cinismo contesto:

-Hay dos clases de políticos: los vitalistas, que miran hacia adelante sin volver la cabeza atrás y los revanchistas, que viven de volver la cabeza atrás. Nefastos, por supuestos, estos.

Franco. El otro día me acerqué a un corro de niños de edades entre 12 y 15 años.

-¿Qué sabéis de Franco? –les pregunté.

-Según mi abuelo, fue un dictador.

-Según mi padre, creó las clases medias.

-Yo, no sé: unos hablan mal de él y otros dicen que construyó más de 700 pantanos.

Éstas fueron las respuestas. Mi opinión: lo importante, de verdad, de verdad, es que don Pedro Sánchez se ocupe más de Torra, menudo pájaro, que del pájaro muerto, Franco. Franco es ya, sólo, un muerto, mientras que Torra es un vivo muy vivales empeñado en algo tan vivamente grave como romper la unidad de España como quien rompe un vaso.

-Cuidado con el vaso de la unidad de España, don Pedro.

La otra cosa que, por lo que leo, importa a los madridistas es cómo va a “rellenar” Florentino Pérez el vacío que ha dejado CR7. Oigo y escucho:

-Neymar está lejos de Cristiano como hombre-gol.

-El Barça sigue teniendo un gran equipo, y el Real Madrid, con CR7, la pasada temporada, no pudo con él.

-Sin CR7,el Barça lo va a tener más fácil la próxima temporada.

Eso, don Pedro, y la unidad de España es lo que realmente interesa e importa.

-Y que no se meta con los cristianos, que España es cristiana y la asignatura de Religión, sobre no hacer daño, por el contrario hace mucho bien.

Más fútbol con jugadores como CR7, pues, y políticos que fijen solidariamente su atención en el presente y en el futuro. El “revanchismo” de la Memoria Histórica es, sencillamente, caca de políticos zurullos.

¡Ah! Croacia, formidable.”No es la épica, es la fe la que nos ha llevado a la final” (Zlatko Dalic, el “novato” seleccionador croata).

El nuevo fútbol

Lunes, 9 Julio 2018

Mis principios en el fútbol, en la política, en el arte, en las relaciones sociales y en casi todo, vaya, son flexibles y liberalmente subjetivos. Como la vida es como es y el clima es como es y el fútbol es como es y la política es como es, yo soy como soy, o sea subjetivamente flexible y liberal.

- Sea usted flexible, no sea usted imperativamente subjetivo -me recomendó recientemente un político-. Un hombre inteligente, periodista o político, tiene que ser flexible. Aprenda de la vida, que es como el fútbol: a veces te golea y a veces se deja golear.

La nueva portavoz del Gobierno, de apellido entrañablemente casi celiano, Isabel Celaá, ha soltado esta flexible y liberal frase:

- La legalidad va por un camino y la política por otro.

Da que pensar. ¿Hay una política que no es legal? ¿Cómo es?

- Es algo así – me aclaran- como el fútbol sin árbitro. Y sin VAR, que es el último grito.

Gareth Southgate es el seleccionador de Inglaterra.

- Usted, señor –le han preguntado-, ¿por qué gasta chaleco,prenda tan pasada moda, tan poco progresista?

El señor Southgate es británicamente flemático, flemáticamente inglés:

- La vida –ha contestado- es sentido común y un poco de superstición; entendiendo por superstición las cosas buenas que a veces, inesperadamente, nos suceden. Yo, esencialmente, no soy supersticioso, pero tampoco tengo nada contra la superstición si me ayuda

Con este señor tan poco conocido planetariamente, Inglaterra ha llegado a las semifinales del Mundial de Rusia, tristemente capado de las selecciones tradicionalmente imperialistas: Argentina, Alemania, Brasil, la misma España…

- Si Florentino no hubiera fichado tan precipitadamente a Lopetegui, ahora, a lo mejor, podría estar pensando en el inesperado señor Southgate.

Este señor tiene un concepto flexiblemente liberal del fútbol:

- La posesión del balón es importante. Pero tan importante como la posesión del balón es la fortificación del área.

Ciertamente, desde el punto de vista estético, el Mundial de Rusia no está siendo precisamente bello, a la vez que está caracterizándose por los sistemas defensivos aburridamente cerrados y poco porosos.

- A lo mejor es el nuevo fútbol.

Podría ser. Igual que la política va por un camino y la legalidad por otro, el fútbol también: por un camino va el fútbol aburrido y por el otro, si bien al parecer caduco, el fútbol de posesión. Todo cambia en esta vida del balón y de la política: a veces hasta los principios.

En el autobús

Sbado, 7 Julio 2018

La ciudadanía, esto es, la gente de urna, papeleta y salario flácido, está cabreada.

-Somos el pueblo, o sea los que viven de nosotros, los políticos, lo cual que la democracia es fantástica para los que viven de nosotros. Escaños, ministerios, consejos de Estado, qué bien ellos y qué engañados nosotros.

Mitinea en el autobús un señor de edad entre joven/ viejo y viejo/joven. Grita, no habla, grita para que nos enteremos todos. Prosigue:

-Lo que ignoran esos señores (los políticos) ) es que el pueblo está hasta aquí (se señala el colodrillo) de las autonomías, de los partidos y de los políticos. Y encima, el de ahora (se refiere al presidente del Gobierno) haciéndole carantoñas al chalado ese de Torra. ..Si no fuese por el fútbol.

Intriga. ¿Se meterá con el fútbol?

-Cuando aquel señor (Franco), se decía que el fútbol era el ocio del pueblo. Aquel señor tampoco me gustaba nada, ¡Qué vocecita, casi cuarenta años gobernados por aquella vocecita!

Calla. Toma aire. Mira. Se cerciora de que le escuchamos Reanuda la retahíla:

-El fútbol sí me gusta. Como soy pueblo, mi ocio es el fútbol. Mi equipo es el Real Madrid. El Atlético no me cae mal: es el eterno rival, el hermano menos listo. El Barça, en cambio, desde que España es un invento de autonomías, es como el Torra ése, que también quiere separarse de España. ¡Qué burros, separarse de España!

Para el autobús. Y sube un señor también entre Joven/ viejo y viejo/joven. Se coloca al lado del ciudadano de la perorata político- futbolística y sus dos amigos.

-En el fútbol – retorna el mitinero- los errores cabrean, pero nada más. Los errores de los políticos, en cambio, afectan. Ahora, a Dios gracias, se ha ido el tal Rajoy, pero en su lugar “se ha puesto” el tal Sánchez. ¿Es, me pregunto, políticamente correcto que sus compinches sean los catalanes separatistas, los amigos de los etarras y el señor Iglesias, que encima es ateo? – pausa, mirada elíptica, concluye- . Me bajo en la próxima .Reflexionen sobre lo que han oído. Gracias por la atención que me han prestado.

Casi textual.

Tetas

Mircoles, 4 Julio 2018

Si fútbol es fútbol, CR7 es CR7 y Florentino es Florentino. CR7 tiene 33 años.

-La edad de Jesucristo cuando lo crucificaron.

Jesucristo nos dejó, como testamento, el cristianismo.

-Que a Dios y a Jesucristo gracias, no ha muerto, que sigue vivo.

Vivir y morir. CR7 lleva en el Real Madrid nueve años.

-Casi toda una vida.

Una vida de buena vida para el Real Madrid y para CR7. Lo de CR7 no es exactamente la estética y el regate. Lo de CR7 es el más difícil todavía: el gol.

-Ya lo creo: 450 goles en 438 partidos.

Y los goles, que decía Jardiel Poncela, son las tetas del fútbol:

-Si las tetas del gol, el fútbol no es nada placentero ni divertido.

Cero placer: eso es el fútbol sin tetas. No sé por qué están de morros FP y CR7 tras nueve años de goles, títulos y placeres varios.

El ego de CR7 es celosamente envidioso, como bien sabe hasta CR7. Y el ego de FP, en cambio, es fríamente reflexivo.

Posiblemente. Pero CR7, a pesar de sus 33 años, goleando, sigue siendo el mejor.

-¿Mejor que Neymar?

-Pues sí , y mejor, también, que Mbappé.

CR7, todavía hoy, es el ‘Cañón de Navarón’ del gol, de igual modo que en su día, hace de esto años, ay, Puskas era el ‘Cañoncito Pum’ del gol del Real Madrid de Bernabéu y Di Stefano.

-Puskas –le dije una vez- empiezas a tener barriguita.

Puskas no se enfadaba jamás por nada. Puskas tenía sentido del humor.

-Lo sé –contesto-. Pero ¿quién hay con barriguita en el mundo mejor que yo metiendo goles?

Di Stefano, que tenía también un ego bulboso, parecido al de CR7, le dejaba tirar todas las faltas. Comentaba:

-No entiendo como con un pie tan pequeño (un 36) mete los goles que mete.

Cuando metía los goles que metía, tenía más de 36 años (creo).

CR7, pues, para uno, es todavía un ‘valor’ difícil de sustituir.

-Nadie es insustituible.

Eso es relativo, como casi todo. Si yo fuese FP, y perdón por la osadía, pensaría muy bien la operación de vender a CR7.

-¿Estás convencido de lo que dices?

-Si no fuese así, no lo estaría escribiendo.CR7 se cuida mucho físicamente. Y tiene 33 años vigorosos , poco gastado y con mucho gol.