Blogs

Archivo de la categoría ‘Luis Enrique’

Luis Enrique y Trump

Jueves, 9 Marzo 2017

Luis Enrique tiene algo de filósofo y de leche acre, depende del día

-Aunque no leo nada –dijo ayer a los periodistas culminada la remontada-, me entero de todo.

Tiene también algo de la manera de ser de Trump. Trump, al margen de la opinión que se tenga de él, unos a favor y otros en contra, no deja indiferente a nadie.

-Pertenece Trump- asó lo ve un diplomático estadounidense (apócrifo, que uno es prudente) – a esa casta de seres humanos que, que para bien o para mal de la humanidad, dejan huella.

Luis Enrique, que ya ha anunciado que no seguirá en el Barça, será recordado por la épica huella del 6-1 al PSG y por la golosa huella de sus títulos.

-Huella que podrá agigantar si gana la Copa del Rey, la Liga y la Champions.

-¡Vaya epílogo feliz si en su último trimestre de entrenador blaugrana logra encima ese “hat trick”!

Imposible no es. Y las remontadas –ojo, atención, Real Madrid- fervorizan la fe.

-¡Lo que define esta victoria (la remontada) es la fe!

Otros dicen actitud; Luis Enrique, tan concluyentemente rotundo calificando, llama fe a la actitud.

-Sin ella –agrega-, esto (la remontada) no hubiera sido posible.

Dijo más cosas, pues estaba embalado.

-El fútbol es un deporte chiflado.

O de chiflados, que el fútbol es más que un deporte: son los jugadores, es la afición y somos los periodistas, a quienes no nos lee Luis Enrique.

-Le cuentan lo que escribís –me dijo una vez un directivo azulgrana- . Sostiene la teoría de que de “algunos” se aprende, si bien la mayoría daña el hígado. E hígado, como madre, no hay más que uno.

A lo mejor tiene razón. Un político, que fue notorio años atrás, un día me dijo:

- Llevarse bien democráticamente con todos los políticos y con todos los periodistas es imposible. Es el gran fallo de la democracia.

Agregó corrosivo, cínico:

-Si no fuese político, me gustaría ser periodista. No creas: lo pienso veces. Pues eso de poner a parir a los políticos por la más vil de las razones, la ideológicamente sectaria, es morbo que desconozco y me atrae. No, no me disgustaría probarlo,

El morbo de Luis Enrique. Irse del Barcelona cargado de laurel, de historia y de enterarse de lo que escriben los periodistas sin leerlos. Puro Trump.

Luis Enrique y Trump

Jueves, 9 Marzo 2017

Luis Enrique tiene algo de filósofo y de leche acre, depende del día

-Aunque no leo nada –dijo ayer a los periodistas culminada la remontada-, me entero de todo.

Tiene también algo de la manera de ser de Trump. Trump, al margen de la opinión que se tenga de él, unos a favor y otros en contra, no deja indiferente a nadie.

-Pertenece Trump- asó lo ve un diplomático estadounidense (apócrifo, que uno es prudente) – a esa casta de seres humanos que, que para bien o para mal de la humanidad, dejan huella.

Luis Enrique, que ya ha anunciado que no seguirá en el Barça, será recordado por la épica huella del 6-1 al PSG y por la golosa huella de sus títulos.

-Huella que podrá agigantar si gana la Copa del Rey, la Liga y la Champions.

-¡Vaya epílogo feliz si en su último trimestre de entrenador blaugrana logra encima ese “hat trick”!

Imposible no es. Y las remontadas –ojo, atención, Real Madrid- fervorizan la fe.

-¡Lo que define esta victoria (la remontada) es la fe!

Otros dicen actitud; Luis Enrique, tan concluyentemente rotundo calificando, llama fe a la actitud.

-Sin ella –agrega-, esto (la remontada) no hubiera sido posible.

Dijo más cosas, pues estaba embalado.

-El fútbol es un deporte chiflado.

O de chiflados, que el fútbol es más que un deporte: son los jugadores, es la afición y somos los periodistas, a quienes no nos lee Luis Enrique.

-Le cuentan lo que escribís –me dijo una vez un directivo azulgrana- . Sostiene la teoría de que de “algunos” se aprende, si bien la mayoría daña el hígado. E hígado, como madre, no hay más que uno.

A lo mejor tiene razón. Un político, que fue notorio años atrás, un día me dijo:

- Llevarse bien democráticamente con todos los políticos y con todos los periodistas es imposible. Es el gran fallo de la democracia.

Agregó corrosivo, cínico:

-Si no fuese político, me gustaría ser periodista. No creas: lo pienso veces. Pues eso de poner a parir a los políticos por la más vil de las razones, la ideológicamente sectaria, es morbo que desconozco y me atrae. No, no me disgustaría probarlo,

El morbo de Luis Enrique. Irse del Barcelona cargado de laurel, de historia y de enterarse de lo que escriben los periodistas sin leerlos. Puro Trump.

Absolutista

Martes, 15 Marzo 2016

El español es absolutista. Acabo de leerlo.

-Cuando critica, el español no es relativista, es absolutista.

El político no es relativista, ni pactista: es mayormente absolutista, también.

-¡No, no y no, y absolutamente no, a Rajoy! –exclama una y otra vez Pedro Sánchez en los mítines, en las cadenas de televisión y merendando chocolate con churros.

A la vez, este joven y absolutista político habla, contradiciéndose, de pactar y de gobernar con “híbridos ideológicos”.

-¿Qué es eso?

-Un “híbrido ideológico” es algo así como un gazpacho andaluz pero muy mal hecho.

-¡Ah!

El Barça es también absolutista, pero de otro modo.

-Aspiramos a absolutamente a todo: al triplete, al Balón de Oro, al Pichichi y a las supercopas. Cada día –opina Luis Enrique- lo hacemos mejor.

El Real Madrid, en cambio, tiene inexplicablemente picado el sentimiento del absolutismo.

-La verdad es que lo veo y no me lo creo –dicen que susurra FP en voz baja para que no nos enteremos los medios.

El ego de FP, sin embargo, es también absolutista, como el de Pedro Sánchez. Y los dos, auguran los que viven de augurar, van a salir, pobrecillos, chasqueados, con perjuicio para terceros, por sus equívocos modos absolutistas.

-¿Por qué?

- Los “híbridos ideológicos” son experimentos peligrosos. Son ya muchos los que consideran que el pacto/matrimonio PSOE -Ciudadanos es algo así como un matrimonio/ pacto híbridamente morganático, luego nada natural y por lo tanto raro. En cuanto a FP, hay que convencerle de que el fútbol no es absolutamente el poder de la chequera, sino la serena y paciente vertebración de un proyecto.

Simeone no es absolutista. Es argentino. Por eso, tal vez, ha conseguido hacer del Atlético un conjunto absolutamente armónico, sin híbridos de individualidades absolutistas.

-Ya ni los atléticos más viejos del Calderón, por cierto, se acuerdan de que hubo un tiempo en que Atlético era sinónimo de “pupas”.

Contra la tozudez del absolutismo (insolidario y poco racional), pues, la inteligencia pragmática de la reflexión y relatividad. Fíjense lo que consiguió Einstein con su relatividad: la gloria por los siglos de los siglos. ¡Coño, no seamos absolutistas!

Conciencia

Domingo, 21 Febrero 2016

El Barça es un crisol de amor, talento y sentido común. Amor: de los jugadores entre los jugadores y de los jugadores al Barça, cuyo escudo (símbolo) lucen y empapan de sudor.

-Jamás me había sentido tan a gusto y dichoso en un equipo. Aquí –en el Barça- todo es alegría –dijo recientemente Neymar.

Talento: como futbolistas, ejecutan muy bien con las piernas lo que piensan.

-Son imprevisibles: de ahí que cuanto se prevea para anularlos sea tan difícil de conseguir.

Otra verdad.

Valdano, que entiende y piensa el fútbol, pondera el amor, el talento y el sentido común del Barça:

-También esta temporada vuelve a estar cerca del triplete..

En el fútbol, a lo sumo, hay errores o mala suerte. En la política, no. El crisol de la política a día de hoy es el desamor, es la Moncloa (símbolo del máximo poder) y la desunión.

-¡Qué pena que sea así!

-Es que es así.

Desamor: no hay manera de que los políticos se quieran entre sí como entre sí se quieren los jugadores del Barça. Cada uno va a lo suyo, y a España, que le den.

-¡Hombre!

-Es que es así también.

Ahora, mofarse de Padrenuestro o de la Religión o de la fiesta de los Reyes Magos, no es falta de respeto, no es ni delito.

-¿Qué es?

-Libertad de expresión

Vuelvo al deporte. El TAD (Tribunal Administrativo del Deporte), compuesto por “siete hombres justos”, ha pospuesto la apertura de expediente a Ángel María Villar. ¿Qué es lo que realmente quiere Miguel Cardenal? Qué se castigue a Villar por “agravio comparativo” o “menosprecio del principio de igualdad”. Quiere inhabilitarlo. Echarlo. Lo que ha demostrado el TAD al demorar su “resolución” es que tiene “conciencia”. La conciencia es el espíritu de la Ley, con mayúscula.

-¿Defiendes a Villar?

-Sí y no. Si realmente ha incurrido en “delito grave”, que lo dudo, que lo inhabiliten. Lo chocante, la paradoja, al comparar fútbol y política, es que en política el delito o la falta grave (pitar el Himno, pitar al Rey, mofarse de los valores o de la tradición) ) es libertad de expresión: ni es delito ni es falta. En el mundo del fútbol, en cambio, el “agravio comparativo” es delito, ¡nada menos!, que de inhabilitación.

Chinos y pragmatismo

Jueves, 11 Febrero 2016

Como nadie lo ha dicho –creo-, lo digo yo: el hombre, más que él y sus circunstancias, es él y su pragmatismo. Hay que ser como Luis Enrique.

-¿Cómo es Luis Enrique?

-Pragmático. Pragmático es el hombre que desea “hechos” y no es feliz hasta que los consigue, los palpa.

Luis Enrique suma la cifra de 29 partidos invicto. Pero lo suyo no es disfrutar con esa clase de récords. Lo repite cada dos por tres y cada tres por cuatro:

-Si el récord de invicto no acaba en la consecución de títulos, ¿de qué sirve, para qué sirve?

Luis Enrique, como Groucho Marx, que decía:

-Correr una maratón e ir el primero todo el recorrido y ser pasado en los últimos metros, es un fracaso.

El fútbol es el juego-espectáculo-neurosaludable (gritar es otra forma de terapia)-, negocio (para los jugadores) del globalizado siglo XXI.

-Por eso, así como Unamuno y Ortega pedían la europeización de España, España, en fútbol, esto es, la España del fútbol, pide ahora su asiatización.

Sólo, matizo, que Asia no nos achina el fútbol con jugadores, sino con colosales ejecutivos colosalmente multimillonarios. Lo de China, de verdad, es fantástico: da la impresión de que sólo tiene dos clase sociales: la clase de los que montan tiendas de frutas y toda clase de objetos baratos gobernadas por empresarios tenaces y modestos, y la clase de los que invierten sus sacos sin fondo de exultantes millones en clubes de fútbol.

-El fútbol –me alecciona un chino millonario que habla el español como yo chapurreo el inglés- educa, el fútbol es cultura, el fútbol divierte.

Y agrega filosóficamente:

-La diversión es la felicidad de los que no saben ganar dinero. Por eso gusta tanto el fútbol, por eso se llenan los estadios.

Lo malo de estos chinos con acciones en clubes españoles es que, como sigan así, o sea desencantando (Real Club Deportivo Español, Valencia…) , el fútbol español puede irse “pragmáticamente” a la porra, que es donde, por cierto, puede terminar también España, políticamente, si el Podemos del seductor Pablo Iglesias consigue noquear (en ello está) al iluso y patológicamente enfermo de poder o Moncloa, que tanto monta, Pedro Sánchez.

Hay que ser como Luis Enrique: pragmáticamente inteligente.

Tres centenarios

Lunes, 8 Febrero 2016

Tres centenarios: Luis Enrique, Torres y Simeone. Enhorabuena a los tres.

Luis Enrique y el Barça sintonizan. Yo ya no sé si el Barça es lo que es gracias a Luis Enrique o Luis Enrique es lo que es gracias al Barça. El caso es que cada día son más “mayoría absoluta” juntos, eso que era antes Rajoy con su PP.

-Que ya no, que ahora la liga de los partidos políticos está interesantísimo: el PSOE de Pedro Sánchez a matar contra el PP de Mariano Rajoy; el Podemos de Pablo Iglesias, en plan Atlético de Madrid de Simeone, incordiando a Pedro y a Mariano, y Albert Rivera, en plan espectador, viendo con elegancia descomprometida como se atizan “por el bien de España” –qué sarcasmos- los “picapiedras” (que dicen en las redes sociales) Pedro y Pablo.

-Hay que divertirse, oiga, que la vida es un pestañeo, que escribió el poeta, y ya que ya no hay boxeo, casi, qué mejor boxeo que el de los políticos.

Luis Enrique. Me divierte su mirada de desdén en las ruedas de Prensa y su pimienta filosófica. Luis Enrique ha alcanzado ya la cifra centenaria de cien partidos como entrenador del Barça.

-Felicidades, catedrático.

-¿Por qué? En el Barça, yo sólo soy uno más.

Modesto, a pesar de que su ego es un ego efervescente. Como debe ser.

-Lo importante –dice- no son los números, son los objetivos.

Y su objetivo, esta temporada, es el haz, otra vez, de los tres “Grandes”: Liga, Copa del Rey y Champions:

-Como tenemos muy buenos jugadores, imponernos esos tres objetivos no es soñar.

Pragmático. Como Simeone, otro centenario. Su centenaria rúbrica: suma ya en el Atlético, como técnico, cien victorias

-Y eso que el Atlético, en vez de tridentes, tiene, sencillamente, gente jabata con las cáscaras de yemas gordas y acollonantes como las de las avestruces.

Pasito a pasito, partido a partido, el Atlético, ciertamente, es su obra. Picasso decía:

-Yo trabajo, y me sale lo que ven ustedes.

Simeone, salvando las diferencias entre pinceles y balones, podría decir lo mismo:

-Yo trabajo, y me sale que el Atlético es el jamón entre el Barça y el Real Madrid.

Torres, el otro centenario del día. Al fin “El Niño”, ya, ay, no tan niño, marcó su gol número cien. Lo más bello del mundo es el amor. Amar y ser amado. Lo de Torres y la parroquia rojiblanca.

Tres centenarios. Tres personas. Tres personalidades. A ver si los políticos aprenden a amarse como enseña el fútbol.

Error

Lunes, 28 Diciembre 2015

Si yo fuese Rafa Benítez, telefonearía a Florentino Pérez y le diría a bote pronto o con mano izquierda, según el talante de su voz:

-Presidente: amo al Real Madrid, lo amo de toda la vida, usted lo sabe, pero el Real Madrid no me ama a mí.

-¿Qué me dice usted, Benítez? – le contestaría perplejo FP.

Ignoro si se tutean, que es lo que se lleva desde que la izquierda progresista inventó lo de compañera y compañero y derogó el rancio y educado convencionalismo del usted, o si todavía se tratan como nuestros ñoños y adocenados antepasados, o sea de usted.

Florentino Pérez, en el Real Madrid, cambia de entrenador como uno de calcetines cada veinticuatro horas.

-En verano, a veces, hasta dos veces.

Desde Del Bosque (año 2003), y de eso hace trece años, el Real Madrid ha contratado y mal gastado a once entrenadores, creo.

-Cree usted bien.

Entre los malgastados, técnicos como Capello, Pellegrini, Mourinho y Ancelotti.

-Todos notorios, todos carísimos, todos importantes, todos sabios.

Más o menos, sí. Lo cual que o el Real Madrid es mucho más equipo de lo que se ve, se piensa y se crees, y de ahí que confunda y acollone a los entrenadores, o que los entrenadores tienen más engañosa fama que chicha y sustancia gris.

-Pudiera ser. Vaya usted a saber. Ahí está, al respecto, hecho chicha y trizas, Mourinho. De todos modos, como acumula fama, y la fama vende, a no tardar volverá a lucir en equipo de cascabeles su palmito de entrenador cinco estrellas, cinco tenedores, cinco balones.

Benítez, por currículum, es también entrenador cinco balones.

-¿Por qué, pues, ha fracasado?

Ah, ah. Eso es lo que uno quisiera saber. Alguien ha dicho que ser entrenador del Real Madrid es tan difícil como gobernar a los españoles. No por culpa de los españoles de papeleta y urna cada cuatro años (masa, pueblo soberano), que hay que matizar, sino por el talante sectario y poco pactista de los partidos.

Luis Enrique presume del clima amical que se respira en el Barça. Simeone proclama que el Atlético es una familia. ¿Qué es el Real Madrid? ¿Hay o no hay calor de hogar en el Real Madrid?

-No, no lo hay –me aseguran-. De ahí que Benítez esté en el Real Madrid como Van Gaal en el Manchester United: más cerca del asfalto que del césped.

Si se va, leo que le sustituirá Zidane, de quien por cierto, , quien sabe, me dice:

-Verderón, bastante verderón todavía, para la jaula de tigres del vestuario blanco. Error.

De todos modos, si yo fuese Benítez, que lo tiene todo en contra (vestuario, prestigio, afición…), no lo dudaría:

-Presidente, pactemos mi salida. Mi salud no aguanta tanta presión.

Caza mayor

Lunes, 26 Octubre 2015

Crea el ambiente propicio y crearás, como poco dudas. El español es aficionado a la caza.

-El otro deporte preferido del español, después del fútbol, es la caza.

Pudiera ser.

-Pudiera ser, no. Es.

Artur Mas cree que se ha iniciado - en Madrid y desde Madrid, naturalmente- una orquestada “caza mayor contra él”. Se siente “presa” de “cazadores”.

-¿Cazadores de políticos?

-A ver, su coto es la política.

-¿Tiene razón en quejarse Mas?

- La razón, en política, como se sabe, es cuestionable y relativa. Nada más relativa y cuestionable, en España, que política. Rajoy no cree en Sánchez, Sánchez no cree en Rajoy, Pablo Iglesias no cree ni en Sánchez ni en Rajoy. En la política, como en el fútbol, todo es según el color del cristal ideológico o fanático (forofo) con que se mire.

Otra “caza mayor”:la del Barça. ¿Es cierto que un árbitro asistente del árbitro principal -¿un monaguillo de banderín?- ha recibido presiones para beneficiar al Real Madrid?

-En este país –ha declarado cucamente al respecto Luis Enrique- me lo creo todo.

No dice que no, pero tampoco que sí. Muy celtíbero lo de Luis Enrique. “Lo español” es tirar la piedra y esconder la mano.

-Y a ver qué pasa.

Eso, y a ver qué pasa.

El caso es que algunos medios informativos de la ciudad condal se escribe que, en Madrid y desde Madrid, se ha iniciado la caza del Barça con “balas de pitos” (los pitos de los árbitros “matan” con las balas de sus decisiones).

-¿Acaso están pensando ya en el próximo partido de Liga entre el Real Madrid y el Barça?

-Sin acaso. Tan cierto como que Pablo Iglesias no ganará el 20 de Diciembre. Incordiará, eso sí.

Sería de ley y de sentido común (perdón por la tautología) que “la autoridad competente” ( LFP de Tebas, RFEF de Villar, CSD de Cardenal y CTA de Sánchez?) no investigase lo del árbitro asistente del árbitro principal. Ya hay bastante corrupción donde la hay por el maldito y negligente · dejar hacer y dejar pasa”, también tan español. ¿Qué es la zapatiesta soberanista de Artur Mas sino la consecuencia del “dejar hacer, dejar pasar y a ver qué pasa”

Hay que podar el “crecimiento” del ambiente propicio para que no germine la venenosa seta de la maledicencia y la perversidad. Y de lo que no es o de lo que es. A investigar. Ya.

La colosal pitada

Lunes, 1 Junio 2015

De la final de la Copa del Rey pasarán al baúl de los recuerdos el primer gol de Messi , realmente colosal, y la colosal pitada pactada de las aficiones vasca y catalana al Himno de España. Digo pactada porque en estos días, como saben, no se habla de otra cosa, en el amustiado “césped” de la política, que de pactos.

-Del café para todos, nefasto café, de Adolfo Suárez, a la España de los pactos. La materia no muere ni desaparece, se transforma como España.

Messi es ya el rey de reyes del fútbol de todos los tiempos. “Lo que él hace, no lo ha hecho nadie” (Guardiola). “El Barça, con Messi, juega tan bien, que sólo juega él, no deja jugar al otro” (Rexach). “Para ganar el sábado al Barça, habrá que hacer bien muchas cosas, quizá el partido del año” (Allegri, entrenador de la Juventus).

Empate desecho. El “macho alfa” del fútbol es Messi.

-¿Y Cristiano Ronaldo?

-El macho beta. Cristiano es la potencia física y la bicicleta; Messi , la potencia creativa y el bordado de sus regates.

Ernesto Valverde, sonriente, pues lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, fue sincero con los periodistas:

-Parar a Messi es difícil, y difícil es también parar a Neymar y a Suarez.

Abrumadora verdad.

La pitada al Himno de España. Alguien lo dijo así: “España es un país maravilloso: su problema son los españoles”. O sea: España es maravillosa; los españoles, no tanto.

-Discrepo de ese juicio

-Está usted en su liberal derecho.

El problema de la democracia española es que a veces deja hacer y deja pasar impunemente lo que no debiera dejar hacer y dejar pasatr (si no fuese así, el señor Más hace tiempo que habría dejado de estar donde está, por obvia exigencia constitucional). El profesor Tierno Galván, político inteligentemente cínico, era un demócrata “especial”: “Lo soy, lo he suido siempre. El problema es que los demás no lo son”. Y matizaba: “Ser demócrata es cumplir las leyes y hacerlas cumplir”.

Bingo, admirado profesor que estás en los cielos de la filosofía y del placer, esto es, en el paraíso. “Prevenir, para evitar curar, que dicen los médicos. ¿Por qué no se aplican también esa máxima los políticos y “custodios” de las leyes? ¿Qué va a hacer ahora, “a posteriori”, la Comisión Estatal contra la Violencia? ¿Castigar a la Real Federación Española de Futbol, castigar al Barça, castigar al Athletic?

El señor Artur Mas, que, como se sabe, se ríe de la Constitución como el telespectador de las gansadas de Javier Mota, vuelve a alertarnos chulescamente desde su consentida impunidad: “Si el Gobierno sigue amenazando, hará el ridículo y fomentará este tipo de actuaciones”, en referencia a la colosal pitada.

Bochornosamente colosal la pitada, colosalmente maravilloso el primer gol del rey de reyes, de Leo Messi

Trino Barça

Mircoles, 13 Mayo 2015

La Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y la asombrosa trinidad del Barça, esto es, Messi, Neymar, Suárez. Trino Barça. Su número de la suerte, esta temporada, es el tres, el número del dios Marte, número guerrero y valeroso.

Sentencia el reputado Guardiola:

-El Barça, hoy por hoy, tiene al mejor jugador de todos los tiempos, Messi, y el mejor contraataque del mundo, con Suárez y Neymar.

Barcelona trinitario: “a 90 minutos”, dice Luis Enrique, de ganar la Liga, la Copa y la Champios . Tres eran las hijas de Elena y tres pueden ser los títulos que gane el Barça del sortudo” Luis Enrique.

-La suerte de Luis Enrique, ¡qué sortudo!, es Messi. Luis Enrique quizá no sea el mejor entrenador del mundo, pero hoy lo es gracias a Mesi y a los eficaces y leales “colaboradores” de éste, Neymar y Suárez. Quienes juegan pensando en Messi y para Messi, de igual modo que Messi juega pensando en ellos y para ellos. Trinitaria sintonía, trinitaria sinergia.

Apócrifo quien así se expresa, argentino por todas señas. Sabio, objetivamente sabio, como Guardiola. Hace unos días, Guardiola, que no es arrogante, lo recuerdo, decía:

-No estoy aquí, en el Bayern, para ser el mejor entrenador del mundo: eso es una mierda.

O sea, que se es o no se es una mierda, como entrenador, en función del talento de los jugadores “docentes” Luego, si la cosa se mira como la ve Guardiola, es más bien el jugador el que hace al entrenador, no tanto el entrenador al jugador.

-Discrepo,

- Si no se discrepase la vida, también la democracia, sería aburridísima.

El Barça ha derribado el “muro” de Munich, ahora le toca derribar el “muro” de Berlin.

-Si no hace el “pardillo –opina también al respecto Guardiola- , el Barça puede ganar la quinta.

La Quinta, “La Orejona”, que dice Xavi, más viejo ya que Matusalén, aritméticamente, como jugador de la Champions: 150 partidos.

-Ganar la Quinta, qué sueño.

-Y qué manera, Xavi, de cerrar tu carrera como barcelonista de toda la vida.

Xavi, ciertamente, se merece el premio de la Quinta. ¿A que sí?

-Claro que sí .Pero no, por supuesto que no, si el Real Madrid, que aspira a la Undécima, es su rival en Berlín- me matiza un colega madridista.

Europa, en fin, hoy: la señora Merkel en lo suyo y el Barça en fútbol. Alemania, tan guerrera como el dios Marte, hoy, unánimemente, rinde admiración y culto al trinitario Barça.